Prestando un poco de atención quizá usted haya percibido últimamente un drástico cambio en el lenguaje. Puede incluso que utilice cotidianamente expresiones y conceptos que ni siquiera existían hace algunos años. Hasta la persona más desconectada de la política, dice hoy “visibilizar” en lugar de “difundir”, “inclusivo” en vez de “justo” o “transversal” en lugar de “todos”. El proceso de cambio ha sido paulatino, sin estridencias, pero en modo alguno inocente ni espontáneo.

Se han introducido sinónimos de algunas palabras, con significado teóricamente idéntico pero con una connotación muy distinta. Se habla de emprendedor, que es lo mismo que empresario pero suena mucho más aceptable, más buenista y menos capitalista. Si usted es un emprendedor será considerado un bienhechor social que dinamiza la economía, que está dispuesto a dar mucho más de lo que recibe, incluso a sucumbir sin hacer ruido. Nada que ver con el tradicional empresario que “sólo busca enriquecerse“, a pesar de ser dos palabras sinónimas.

Se habla de emprendedor, que significa lo mismo que empresario pero con una connotación mucho más aceptable, más buenista y menos capitalista

Otros términos que siempre tuvieron significado claro, inequívoco y neutral, hoy adquieren una connotación negativa y necesitan ser acompañados de calificativos que los transformen, los afinen y les otorguen una intencionalidad que antes no tenían, un fin mucho más “loable”. Así, hoy hablamos de “consumo sostenible”, “precio justo” “ciudad pacificada”, “capitalismo ético”, “periodismo responsable” o “alimentos biológicos“.

Una transformación nada inocente

Sutilmente, de manera inadvertida, cada término es redefinido, dotado de otra connotación para otorgarle una nueva dimensión y una utilidad distinta. Así “consumo” tendría ahora un significado peyorativo que debe ser compensado con el nuevo término “sostenible”, incluso si es de alimentos deben ser por fuerza “biológicos“, algo absurdo porque siempre lo fueron. El capitalismo también sería nocivo, sólo tolerable cuando es “ético”. Infinidad de términos, antes aceptados de forma natural, hoy han adquirido un sentido cuestionable, incluso inmoral.

Estos términos han sido politizados y su actividad monitorizada, vigilada, controlada. En definitiva: manipulada. Por ejemplo, un acuerdo voluntario entre personas podría no ser válido si no lleva el adjetivo “transversal”. O una información no resultar aceptable si no se ajusta al canon del “periodismo responsable”: no es suficiente que la información sea veraz, debe ser “moralmente correcta”. El problema es que quienes asignan todos estos calificativos actúan como comisarios políticos con aspiraciones a formar parte de una policía del pensamiento.

Ningún ciudadano normal cambiaría una palabra tan clara y sencilla como “difundir” en favor otra tan forzada como “visibilizar

La introducción de este lenguaje no siguió un proceso evolutivo espontáneo, en la calle, en discusiones entre amigos y conocidos, en el habla del ciudadano común. Estos neo-términos no son producto del ingenio popular: ningún ciudadano normal cambiaría una palabra tan clara y sencilla como “difundir” en favor otra tan forzada como “visibilizar”.

El lenguaje no evolucionó de forma natural para ajustarse a las verdaderas necesidades de comunicación: son los partidos políticos los que difundieron esta neolengua, cuya naturaleza describió de manera magistral George Orwell en su novela 1984. Sin embargo, aunque los partidos sean sus divulgadores… en realidad no son sus creadores.

Hacia una sociedad "inclusiva", "transversal", "sostenible"... y absurda

La coalición de partidos y activistas

Los políticos de todo signo incorporaron a su vocabulario expresiones tan artificiales como “inclusivo”, “transversal”, “visibilizar”, “pacificar”, “sostenible”. Y los asimilaron de tal modo que hoy no pueden pronunciar un par de frases sin añadir varios de estos neo-términos. Sin embargo, esta neolengua fue inventada por activistas de grupos de presión minoritarios pero muy bien organizados.

Esta neolengua fue inventada por activistas de grupos de presión minoritarios pero muy bien organizados

Así, quienes defienden el “transporte alternativo” en perjuicio del automóvil, necesitaban argumentos más contundentes que la tranquilidad o la limpieza. Intentaron convencer al público recreando el concepto de ciudad actual como un entorno hostil, maligno, peligroso e inhumano. Crearon el concepto de “ciudad pacificada” para contraponerla a la ciudad convencional asimilada a un espacio en guerra, tomado por los automóviles, unas máquinas infernales responsables de innumerables muertes por atropellos y contaminación.

Por su parte, los anticapitalistas no podían enfrentarse frontalmente contra un sistema económico del que depende el mundo entero y cuya alternativa, el comunismo, resultó económicamente inviable. Pero sí podían rodear a tan colosal enemigo si inventaban un término nuevo, el “capitalismo ético”, un sistema sometido a un número creciente de controles y condiciones, generalmente arbitrarias e interesadas, que con el tiempo permitiría erradicar el capitalismo en sí o, al menos, ponerlo a su servicio.

Todas estas transformaciones forman parte de un proceso, descrito y explicado por varios autores, por el que las democracias fueron tomadas paulatinamente por grupos minoritarios caracterizados por su cohesión, su estricta organización, su capacidad para ejercer presión y su fanatismo. Pero también contribuyó a ello la decadencia de los partidos políticos tradicionales, que dejaron de ser organizaciones de masas, con bases, con militantes, con ideales y visión del mundo para convertirse en rígidas estructuras construidas desde arriba, carentes de debate ideológico, donde la mayoría de sus miembros solo busca un puesto en la Administración, con cargo al erario público.

Como los partidos políticos carecen de bases y, por tanto, de debate interno, no son capaces de generar ideas propias ni de ocuparse de las demandas del ciudadano común

Como los partidos políticos carecen de bases y, por tanto, de debate interno, no son capaces de generar ideas propias ni de ocuparse de las demandas del ciudadano común: asumen los postulados de los activistas, por muy absurdos que estos sean. Se nutren de la visión del mundo y de las propuestas de colectivos minoritarios, extraordinariamente activos y radicalizados, asimilables a aquellos predicadores de la antigüedad que peregrinaban por villas y poblados pregonando la inminencia del Apocalipsis o convenciendo a la gente de que la Tierra era plana.

En A Theory of Political Parties (2012) Kathleen Bawn y otros consideran que la política sufre una fuerte reideologización porque los partidos, en su búsqueda de atajos hacia el poder, descubrieron que ganan votos más rápida y fácilmente incorporando las ideas de estos activistas bien organizados que elaborando las suyas propias. En consecuencia, se alejan cada vez más de las verdaderas preocupaciones de los ciudadanos.

En realidad, la idea de que la política podía ser capturada por grupos minoritarios es antigua. Fue contemplada por Anthony Downs en An Economic Theory Of Democracy (1957), donde definió el concepto de “coalición de minorías”: un partido podría ganar las elecciones apoyando medidas que favorecieran a grupos minoritarios. Más tarde fue elaborada por Mancur Olson en The Rise and Decline of Nations (1982), donde mostró que, debido a que la estructura de costes y beneficios favorece la creación de pequeños grupos interesados, estos ganarían la partida a las organizaciones defensoras del bien común y, en consecuencia, acabarían capturando los partidos, los gobiernos, perjudicando a toda la sociedad para favorecer tan solo a determinadas minorías.

Hacia una sociedad "inclusiva", "transversal", "sostenible"... y absurda

Los expertos como oportunistas

Sin embargo, estas teorías, aun arrojando bastante luz sobre el problema, no acaban de explicar por sí solas el predominio del imaginario activista en la política y la abrumadora imposición de su neolengua. Existe otro elemento clave: la creciente influencia de los “expertos” en el diseño de la política.

La estrategia de los colectivos minoritarios no consiste sólo en ejercer presión: deben también convencer al público de que existe un problema social grave, casi siempre inventado, que podría ser resuelto recurriendo a la ingeniería social. De esta forma, la tarea de los activistas resulta hoy mucho más fácil porque proporcionan a los expertos los argumentos que necesitan para expandir su labor: a mayor número y gravedad de problemas, más excusas para tomar innumerables medidas, para promulgar infinidad de leyes, para poner en práctica la ingeniería social. Esta coalición de intereses entre activistas, inventando causas, políticos, en busca de votos, y expertos, a la caza de nuevos problemas, explicaría la enorme difusión de esta neolengua orwelliana.

Se vence así la resistencia de los ciudadanos a la ingeniería social porque el nuevo significado de la palabra les infunde miedo, preocupación pero, sobre todo, un sentimiento de culpa colectiva

Los expertos refrendarían de buen grado el cambio semántico de muchas palabras, antes neutras, para convertirla en problemáticas. Vencen así la resistencia de los ciudadanos a la ingeniería social porque el nuevo significado de la palabra les infunde miedo, preocupación pero, sobre todo, un sentimiento de culpa colectiva: “somos culpables por utilizar el automóvil, por consumir demasiado, por usar el lenguaje de toda la vida…”. Y también porque el nuevo calificativo que acompaña al sustantivo, además de reflejar la “solución” propuesta, añade una falsa pátina de complejidad, de tecnicismo.

Al fin y al cabo, ¿quién va a discutir un acuerdo transversal… si nadie sabe exactamente lo que es? ¿Quién puede criticar una política inclusiva, cuando se asocia difusamente con algo positivo, aunque no se acabe de entender? Imposible imaginar a unos padres explicando a sus hijos que llegaron a un acuerdo transversal para asignar sus pagas semanales. O que se hicieron cargo de los abuelos porque son una familia inclusiva. Por suerte, los ciudadanos de a pie conservan todavía mucho más sentido común que los activistas, los políticos y ciertos “expertos”.

Así se explica que en países como España, el desempleo estructural,  la reforma de las pensiones, el desbarajuste autonómico o la asonada separatista catalana cedan el paso a polémicas artificiales

Todo esto desemboca en una sociedad donde las palabras, los criterios, los significados son oscilantes, cambiantes al son de los intereses de ciertos colectivos y donde el omnipresente paternalismo estatal acaba manipulando a buena parte del público y dañando seriamente la libertad. Hoy, prácticamente ningún problema de los que de verdad preocupan a la sociedad tiene voz y voto en los parlamentos. Las agendas giran en torno a las demandas de los  activistas y las declaraciones públicas están impregnadas de una jerga absurda, ridícula, falsamente técnica e incomprensible que expulsa al ciudadano común.

Así se explica que en países como España, el desempleo estructural,  la reforma de las pensiones, el desbarajuste autonómico o la asonada separatista catalana cedan el paso a polémicas artificiales, inventadas, efectistas, que retratan una sociedad imaginaria. Un mundo donde todo es “inclusivo”, “sostenible”, “transversal” y demás majaderías recientemente inventadas.


Si este artículo le ha parecido un contenido de calidad, puede ayudarnos a seguir trabajando para ofrecerle más y mejores piezas convirtiéndose en suscriptor voluntario de Disidentia haciendo clic en este banner:

30 COMENTARIOS

  1. “Prestando un poco de atención quizá usted haya percibido últimamente un drástico cambio en el lenguaje. Puede incluso que utilice cotidianamente expresiones y conceptos que ni siquiera existían hace algunos años… El proceso de cambio ha sido paulatino, sin estridencias, pero en modo alguno inocente ni espontáneo.”
    Añado algunos ejemplos:
    Interrupción voluntaria del embarazo, en lugar de aborto voluntario
    Matrimonio igualitario en lugar de unión homosexual
    Educación sexual en lugar de perversión de menores
    Discriminación positiva en lugar de privilegio

    Saludos.

  2. Larga vida a Disidentia y a quienes lo hacen posible.

    Mis recuerdos para las víctimas del 11M.

  3. Sí; por ejemplo, un término de esa jerga usado para epatar al personal es el de ‘posmoderno’ que, cuando se usa -con reiteración-, deja al personal obnubilado por la contundencia y profundidad de un concepto ABSOLUTAMENTE VACÍO.

    Los autores, artículo a artículo, están empeñados, con frenesí, en analizar los síntomas y consecuencias del fenómeno sólo; quizás porque, si entraran a enunciar las causas, tendrían que denunciar también al que sospecho, sobre todo por algunos tuits de Benegas, que es el patrocinador en la sombra de esta aventura de Disidentia, esto es, el PP.

    Los autores culpan a un difuso conglomerado de activistas, ‘expertos’, tecnócratas y no sé quién más del desaguisado, cuando el responsable real de toda esta estrategia aberrante es evidente para cualquiera que tenga dos dedos de frente y la mente despejada de sectarismo y prejuicios; los responsables, y me repito, pero es necesario insistir porque el personal, muy especialmente el español, se obstina en no enterarse y en refugiarse en las mismas simplezas obtusas, son, en último extremo, los MARXISTAS PROMOTORES DE LA TIRANÍA TOTALITARIA DE LO POLÍTICAMENTE CORRECTA, que controlan con mano de hierro al Establishment occidental, ejecutor de todas estas sevicias, mediante su control de la ONU, la Universidad y los grandes medios de comunicación mundiales, los New York Times, CNN, Washington Post y cía.

    Este es el brutal enemigo a batir, y no unos fantasmagóricos activistas y demás don nadies.

  4. “Esta coalición de intereses entre activistas, inventando causas, políticos, en busca de votos, y expertos, a la caza de nuevos problemas, explicaría la enorme difusión de esta neolengua orwelliana”

    Pues sí, amigos J&J, y todos los amigos que debaten en este gran foro; esta coalición de intereses es un círculo vicioso capaz de frustrar las expectativas e ilusiones de cualquier ciudadano con un mínimo de cultura y sentido crítico. El espacio político, social y mediático está poblado de eufemismos pedantes, de términos vacíos sin ningún valor que nadie entiende y que pese a ello se utilizan igualmente para no pasar por disnosaurios o “tontos anticuados” que no asimilan los nuevos “valores” de estos tiempos revueltos.

    Quizás sea en la red de Linkedin donde más confluye esa neolengua, a través de una amalgama de perfiles laborales, ofertas de empleo, negocios… muchos de ellos imposibles de descifrar. Una neolengua, prima hermana de la posverdad, con efecto anestesiante para que la verdad duela un poco menos. Y así con la política, con los medios y con todo aquello que podría perjudicar seriamente nuestra integración en la sociedad. Esa neolengua contribuye a garantizar nuestro conformismo unánime con esa caterva de impostores políticos y sociales, que serían capaces de vender a su madre si ello les garantizase no perder el privilegio de manejar los hilos de la realidad a su antojo.

    • Estimada Silvia, estas jergas, tratan de dar la apariencia de una especialización profunda, sugiriendo que uno, tiene mucho que aprender de ellos, los mediums de la ilustración de última hora. Así, el trabajo en colaboración es : “co working”,y esas zarandajas por el estilo.
      Siempre ha habido vivillos; pèro la crisis ha alumbrado ejércitos de ellos a la caza de un nicho, no ya laboral, sino donde medrar. Esos es lo que son muchos de los que impulsan esas causas estrafalarias que buscan la teta de los Presupuesos Generales del Estado.
      Siempre habrá aspirantes/as a subvencionados, así que no les costará a estos vendedores de crecepelo, encontrar un coro y unos palmeros que le aproximen a su verdadero objetivo, que casualmente es también su modus vivendi.
      Como bien ha notado, a los de Linkedin, hay que darles de comer aparte; a veces me ha dado por pensar que se cuecen todo tipo de guisos en esa red, y el que menos, el que hipotéticamente justifica su existencia.

      • El uso de jergas sólo puede ser por dos motivo, esconder lo que se dice o epatar al no iniciado. En ambas la falsedad es lo único común.

      • Coincido plenamente con sus observaciones, amigo Luzbel. Ojalá fuese de otra manera, pero no, la cruda realidad aunque intenten epatar (como dice Incandescente) o camuflarla con la neolengua más pomposa y hortera, la realidad sobresale con todo su hedor.

  5. Hoy se cumple el décimocuarto aniversario de la mayor y más abyecta infamia de la historia de España, la masacre del 11-M, perpetrada desde lo más repugnante de las pútridas cloacas del Estado para salvar un Régimen criminal y expoliador que se caía a pedazos… y lo consiguieron, lo que da idea del atraso político y moral milenario del cortijo tercermundista que es España, un inmenso rebaño de borregos sin cerebro, alma ni dignidad.

    Tengo la absoluta convicción de que el hallazgo, precisamente hoy, del cadáver del ángel Gabriel no tiene nada de casual, sino que se trataba, como siempre, de eclipsar el aniversario de la mayor infamia de la historia de España.

    Y el personal aborregado, incluidas las asociaciones de víctimas, tocando el violón…

  6. El camelo ha estado presente siempre en la política, diría incluso que es intrínseco a ella desde hace décadas; antes los parlamentarios tenían un léxico poco habitual, lejano al habla popular, pero se trataba de palabras que sí existían en el idioma, sólo que, o eran demasiado específicas de algo minoritario, o reminiscencias de un lenguaje clásico en desuso.
    Escuchar: “crecimiento negativo”, “movilidad exterior”, por poner sólo dos ejemplos, para llamar al decrecimiento o al exilio, es un afán de disimulo inútil y burdo, pero ahí están esas perlas, en bocas de los políticos.
    Me pone especialmente de los nervios: “empoderar”, que no sé si la RAE, tan solícita a veces, la ha sancionado como válida cuando ya existía “apoderar” que significa lo mismo, pero es idéntica a otra palabra que despierta suspicacias al tratarse de políticos, que se dedican a apoderarse de todo lo que pueden.

    B&B han hecho una muy ajustada descripción del problema de los partidos convertidos en empresas sin objetivo concreto más el de medrar sobre los presupuestos colocando a sus pares, encubridores y compinches para llevar a cabo las reivindicaciones de los activistas, los lobbistas o las ONGs, que funcionan de modo parecido pero en terrenos más inhóspitos que la moqueta el canapé y el teléfono caro gratis (no los altos cargos, sino los curritos).

    A las bases sólo se las convoca cuando hay que dirimir una cuestión de jerarquías o dominio de las estructuras partidistas; el aparato, confiando en el “virgencita, virgencita” de los veteranos y los aspirantes, en el hartazgo de los desmanes de unas cúpulas que tras cuarenta años, no han logrado siquiera plantear alguna de las reivindicaciones estrella de partido.

    Los “Todólogos”, esos expertos que tanto hablan de cambio climático como de cuestiones de género o desempleo, suelen ser unos jetas con tirón mediático que en definitiva responden a intereses concretos que no son precisamente los interesados en acabar con los problemas; eso es parte del circo, otra de las pistas en las que adoctrina al respetable sobre las cuestiones que se tratan en el Congreso de los diputados.

    En lo único que discrepo, es que, efectivamente, las ciudades se han convertido en un sitio insano y las autoridades tienen que regular la calidad del aire para no agravar el problema que existe desde hace mucho.

    • Al hilo de su comentario y del de Henry Killer a esio de las 12:37 hora peninsular, quiero añadir algún matiz al mío de las 10:26.
      Las palabras no son neutras y, de hecho, las frases-palabrería o la palabrería de combate es lo utilizado por la izquierda prosélita y doctrinaria mucho más que por ninguna otra tendencia política, es parte de su adn.
      En el discurso liberal y en el conservador el eufemismo se encuentra muy relegado, no exento sin embargo de la metáfora patriotera y sectaria para la exaltación del ánimo.
      Creo yo que no se trata de “… un afán de disimulo inútil y burdo”, sino del combutible que alimenta las emociones revanchistas y los resentimientos de clase porque si, parafraseando a Victor Hugo, “a las emociones les faltan las palabras” las palabras, el verbo, es capaz de exaltar los peores y mejores instintos…y contagiarlos.
      Es el arma y es el escudo.

      • La Nación es un símbolo y por lo tanto verdadero, de ahí el error de los partidos políticos de uno y otro signo al pretender utilizar el símbolo Patria como signo. La lección aprendida en Cataluña debería haber bastado para el aprendizaje de políticos y expertos, pero no ha sido así, y no han tardado en precipitarse de nuevo en el error intentando convertir en signo el símbolo femenino, poco tardará en sucederles lo mismo.

  7. En este entramado de políticos, expertos y «agitadores profesionales», que forman una «coalición de minorías», faltan hilos conductores.

    La pregunta es: ¿qué posición dentro del Estado ocupan esos «agitadores» apoyados en minorías (?), de misteriosa identidad, y quiénes los han colocado ahí?

    Los dos últimos párrafos resituan el análisis descriptivo sobre base bibliográfica estadounidense en su «contexto español». Los autores no explicitan demasiadas cosas: por ejemplo, que lo que en EEUU es producto de la cultura universitaria más elitista, en España es un dispositivo de Inteligencia manejado muy torpemente por unos partidos y unos medios de comunicación dentro de un Estado detentado por un Régimen de poder cuyos sujetos no son quienes parecen.

    El modo como todo funciona al unísono y haciendo eco dentro de las mismas instancias es señal inequívoca de una dirección y una centralidad organizada del poder.

    Algún día Benegas y Blanco tal vez debieran desvelar qué es, cómo funciona, cómo se coordina y cómo se decide dentro de ese círculo del «Poder informal», porque eso es lo realmente interesante para la reflexión.

    Hace tiempo que un Estado apoderado por facciones, que ocupan desde los colegios y universidades, direcciones de comisarías y hospitales, televisiones, radios y prensa periodística, empresas y administraciones hasta todo tipo de organizaciones no gubernamentales, funciona al modo soviético, y la jerga o «neolengua» traduce en la superficie del lenguaje, como efecto «superestructual» clásico, el Logos interno a través del cual la Burocracia de Estado se representa ante sí misma un orden social sometido a su retícula.

    Hay hechos, situaciones, acontecimientos y procesos que permiten vislumbrar que en España, después de cuarenta años de ejercicio incontestado de un poder omnímodo, se ha formado ya una auténtica Burocracia de Estado, que pese a sus luchas internas, actúa como un solo hombre y es un cuerpo perfectamente constituido con un único propósito, pero un propósito de un nihilismo destructivo que de manera creciente se va desplegando.

    No hay que hacer vaga crítica cultural, sino crítica política directa y sin concesiones. Pero para eso habría que empezar a desbrozar el terreno de la forma de Estado y de Gobierno que soportamos en esta España, que en modo alguno es conocida y descrita como tal.

  8. “De la boca sale la palabra, el signo y símbolo. Si la palabra es un signo, entonces no significa nada. Pero si la palabra es un símbolo, entonces significa todo” (p. 311) El libro rojo. Carl G. Jung.

    La inutilidad de los signos vacios de significado es algo que desconocen los politícos de andar por casa que tenemos en España, no saben que ese lenguaje crea vacio y les deja indefensos frente a cualquier político que se atreva a utilizar un lenguaje sencillo y veraz. En este momento en España el único partido que lo utiliza es VOX aunque de manera balbuceante. Es probable que consiga muchos mas diputados de los que se presupone. Los “polítologos” y “expertos” se preguntarán que ha sucedido y como con las banderas no sabrán encontrar la explicación.

    • De acuerdo. Pero habría que considerar muchas cosas más: por ejemplo, cómo es posible expresar públicamente algo verdadero bajo condiciones políticas que implican la mentira organizado por sistema.

      Yo no simpatizo con nada ni con nadie, pero he escuchado muchísimo a Santiago Abascal y digamos que soy buen conocedor, que no admirador ni simpatizante, de todo el ala derecha extraparlamentaria y mediática a la derecha del PP (?).

      El problema de toda esa corriente es que no sabe en qué tablero de juego se mueven las piezas, pero tampoco sabe que no hay jugada posible bajo condiciones formales en las que un único individuo concentra toda la capacidad de decidir quién participa activamente en el juego (el sistema de listas de partido no ha sido analizado por nadie, salvo por Trevijano) como lo que realmente es: un cierre dentro del poder constituido a priori en el Estado para impedir y obliterar la circulación de las élites en la sociedad civil.

      Algo desconocido en el mundo anglosajón y el punto nodal que marca la diferencia de los tres sistemas políticos que existen en el Occidente actual: democracia formal bajo forma republicana presidencialista en EEUU, gobierno parlamentario en Reino Unido y Estados de Partidos continentales.

      Dicen Benegas y Blanco que la población no tiene ni voz ni voto en el penúltimo párrafo del artículo. Plantean el problema de la representación política, lo sobrevuelan con mirada de águila, y lo que debería ser la punta de la flecha crítica contra el Régimen aparece poco más que como una alusión encubierta y apenas relevante.

      Todos los textos de «Disidentia» giran sobre el mismo silencio. No se conecta con los españoles porque nadie les dice la verdad sobre las condiciones políticas bajo las que viven, o mejor, malviven.

      • Dos veces he intentado contestarle y dos veces se ha actualidado la página borrando lo escrito.
        Estoy de acuerdo con su respuesta y su comentario anterior. No pretendia hacer una defensa de VOX solo señalar que es el partido menos contaminado en el lenguaje y que por lo tanto podrá obtener una atención mayor que el pervertido y corrupto lenguaje institucional. Mas que nada por el descanso cerebral que proporcionará a los votantes.

        Con respecto a Disidentia también estoy de acuerdo, parece que hay un techo político e incluso intelectual en el discurso provocado por una ingesta excesiva de ensayos sociopoliticos que prolificamente se publicaron en la segunda mitad del siglo pasado, ensayos escritos desde el subsuelo de la metrópolis en lugar del subsuelo siberiano.

        Y ahora me toca felicitar y dar las gracias a Disidentia por sus mágnificos artículos y colaboradores, no quiero que se interprete mal.

        Un cordial saludo a todos.

        • Advierta bien hacia dónde se dirige siempre mi crítica “literaria” a esta tentativa de emulsionar la mini-opinión “conservadora” o “liberal”: no se puede hacer la masa a medias, con grumos y exceso de sal, hay que hacerla comestible y para ello hay que ir hasta el final del proceso.

          “Disidentia” me recuerda demasiado aquella “escena” de Gila en la que el cómico afirma que fue ayudante una vez de Sherlock Holmes y ambos se dirigieron en sus pesquisas a un hotel donde, al parecer, se había ocultado el sospechoso de un crimen, cuya paciencia agotaron haciéndole observaciones, cuando se cruzaban en el pasillo, del tipo “alguien ha matado a alguien…”. Y claro el hombre acabó confesando la verdad por hastío.

          Pues bien, en la mejor opinión publicada estamos atascados y estancados ahí: todos sabemos lo que está muerto, quiénes son los culpables, pero cuidado con decir en voz alta nada referente a las verdaderas causas de la muerte, y por supuesto me refiero a la muerte de la sociedad española, a la muerte de la Nación política española y a la muerte en ciernes del Estado que aún los cobija, agujereado de goteras…, pero con tronío e ínfulas de Gran Señor….

          • Advertido estoy. Divertido y certero ejemplo.

            Yo confío más en la resurreción del muerto que en pormenorizar las verdaderas causas de la muerte.
            Es la ventaja de creer en los milagros.

            Un cordial saludo.

        • Para evitar la frustración que produce perder un texto escrito, estimado Henry, le sugiero que escvriba el comentario en “word” o una de esas etiquetas de que tanto disponen los PC y los Mac; una vez satisfecho con el texto, cópielo y péguelo en el cajetín de los comentarios.

  9. Honor y gloria a las víctimas del 11-M.
    Emprendedor por empresario, porque la progresía busca siempre el eufemismo y la baratija intelectual. El otro día léi en una cosa de educación “segmento de ocio” por “recreo” y también una charleta del profe con el alumno fue denominada como “intervención psicopedagógica”.
    Son las palabras inclusivas, transversales y absurdas las que tratan de vendernos una sociedad igualitaria para personas todas diferentes. El camelo y la trampa del socialismo.

  10. Excelente, como siempre.

    “En A Theory of Political Parties (2012) Kathleen Bawn y otros consideran que la política sufre una fuerte reideologización porque los partidos, en su búsqueda de atajos hacia el poder, descubrieron que ganan votos más rápida y fácilmente incorporando las ideas de estos activistas bien organizados que elaborando las suyas propias. En consecuencia, se alejan cada vez más de las verdaderas preocupaciones de los ciudadanos”.

    Qué gran verdad.

    P.S: Estoy con PASMAO. Si hay una no verdad (mentira, ni siquiera posverdad), es la explicación oficial del 11 M.

    Creo que DISIDENTIA, también debería denunciarlo, y recordarlo.

    • Hola BOS

      Te contesto aquí porque en VP es insufrible. En efecto ‘DESDE EL 11M TODO ES 11M’es manufactura de un bloguero.

      Hoy escuchaba el editorial de LUIS DEL PINO en el aniversario de la masacre señalar que la frase la acuñó FJL. No tal. Aunque es costumbre que se apropien en los blogs de las cositas de los demás.

      • Yo también lo advertí.

        Federico (al César lo que es del César, y no precisamente Vidal…Me parto) ha acuñado muy buenas frases, pero no ésa, que, en efecto, se debe a un forero de VP o de EC.

        Manía de no citar bien las fuentes, y atribuir paternidades que no son. Iba a decir paternidades putativas (apócrifas?), pero suena tan mal el palabro…

        P.S. Me ha gustado con ese sentido la palabra “manufactura”. Rayos. Tienes una prosa muy elegante…

  11. Don B&B

    Excelente artículo, pero le falta algo, miren en que fecha estamos: 11 de Marzo

    Ya se que es la fecha que aprovecha todo el politiquerío para decir cada vez mas bajo, para que no se note, que todo lo que tenga que ver con el 11M está mas que resuleto, y dar carpetazo una vez mas al asunto.

    Pero ustedes saben que no es así.

    Además de un crimen terrible con 200 muertos (yo tambien incluyo a los de Leganés y al GEO, porque murieron por algo que no tiene nada que ver con la ver con la verdad judicial) y mas de 3.000 heridos hubo mucho mas.

    Entre otras cosas un ejercicio de manipulación, genuino, del estilo al que ustedes denuncian hoy. Mucho mas chapucero, mucho mas polfónico .. que hubiera mercido al menos una rseña específica.

    un saludo

    • Hola Pasmao

      He dejado el link al vídeo que dejaste en el artículo de DANTE sobre la democracia.

      slds

      • Hola Derondat

        Me pareció un video inquietante. Cierto es que estamos infestados de paranoias diversas, pero cada vez está mas claro que hay cosas que se ignoran deliveradamente en los “media” y no es por casualidad.

        No creo que los Rockefeller tengan el monopolio del mal, pero si que de vez en cuando les sale alguno en la famila lo suficientemente bicazas para que nos llegue algún eco de lo que se juega por ahí arriba.

        Creo nceseario recordar lo que comentó el patriarca tras su visita a China en el año 73.

        “Sea cual sea el precio de la Revolución China, es obvio que ésta ha triunfado no sólo al producir una administración más eficiente y dedicada, sino también al promover una elevada moral y una comunidad de propósitos. El experimento social en China, bajo el liderazgo del presidente Mao, es uno de los más importantes y exitosos en la historia humana” David Rockefeller, “From a China Traveler”, en el The New York Times, el 10 de agosto de 1973.”

        http://blogs.periodistadigital.com/contracorriente.php/2012/03/08/rockefeller-y-mao-de-la-mano-

        Por cierto, supongo que conoce que en China se está ensayando toda una tecnología a lo minority report
        https://elpais.com/tecnologia/2017/08/07/actualidad/1502125524_290007.html

        que antes o después nos lo querrán aplicar aquí, o por que se cree que estaban tan contentos en el 73.

        un muy cordial saludo

      • Le he dejado aquí mismo un comentario a la espea de ser moderado, a saber cuando los dioses nos darán su placet.

        Por lo demás ya comenté en una de las columnas de Blanco lo interesante que sería que uno pudiera conocer quien a comentado uno de sus comentarios, de la mima manera que en tiempos muy pretéritos se podía hacer en VP.

        Y lo mismo respecto a la posibilidad de seguir a un comentarista en concreto, algo que es posible el El Confidencial.

        Por experiencia propia se que corregir errores o añadir posibilidades a una plataforma cuando está comenzando a nacer es mucho mas fácil que hacerlo cuando está crecidita.

        Pero parece que ni caso.

        un muy cordial saludo

    • Olvídate de que hablen del 11-M; es un tema tabú para toda laya de patrocinadores, siempre dependientes del Régimen.

      Saludos.

Comments are closed.