En un imprescindible artículo publicado en Disidentia titulado “Diez mentiras sobre las armas y los asesinatos masivos“, José Carlos Rodríguez destruye ese sentimentalismo del que se sirven los detractores del derecho a portar armas en Estados Unidos para conseguir sus objetivos. En un párrafo señala: el ciudadano armado es un ideal republicano que muchas personas, que están totalmente convencidas de ser republicanas, rechazan de plano“. Esta frase resume más de quinientos años de pensamiento político occidental vinculado a la función cívica del derecho individual a portar armas en una sociedad libre.

En su libro, El Momento Maquiavélico, J.G.A. Pocock señala que el gran problema político de los hombres libres siempre fue determinar el modo en que podían regirse por sí mismos, desenvolverse en sociedad de acuerdo con su condición de ciudadanos. Maquiavelo, haciendo suyos los argumentos de la Grecia clásica, consideró que la afirmación de la personalidad moral de un pueblo sólo podía lograrse mediante el ejercicio de la acción cívica, esto es, a través de la actividad política. Y el fundamento material de ese humanismo cívico fue, antes que cualquier otra cosa; la propiedad inmobiliaria, la posesión de la tierra. Bajo esta premisa, el derecho a llevar armas era considerado una función inherente al derecho de propiedad.

El derecho a llevar armas era considerado una función inherente al derecho de propiedad

El ciudadano armado era necesario para garantizar una distribución y uso del poder acorde con el bien común de la república, y para posibilitar el ejercicio de la virtud cívica, pues cada uno de los individuos era responsable de la defensa de su libertad. Empuñar las armas para servir a otros, o para defenderse a sí mismo, era la línea que separaba el vasallaje de la libertad. El libre propietario armado estaba irremediablemente politizado, pues de su virtud dependía el bien de la república y la salvaguarda de su autonomía personal.

El derecho a portar armas: un ideal de la República Clásica

El ascenso de la propiedad mobiliaria

Esta concepción republicana se trastoca cuando la propiedad inmobiliaria, tierras, pierde su preponderancia económica en favor de la propiedad mobiliaria, bienes, valores. Si la virtud ciudadana y la estabilidad de la república provenían del usufructo de la libre propiedad, garantizada por el derecho a portar armas, el triunfo del comercio promovió la cultura y la riqueza, pero también el lujo y la corrupción. Neutralizadas la libre propiedad y las armas como fundamento de la virtud cívica sobre la que se sostenía la república, resultaba muy difícil evitar que ésta cayera en el desorden y la decadencia.

El paradigma del ciudadano armado, decadente ya en Europa, se trasladó a Estados Unidos en el momento de su fundación

En Europa el paradigma del ciudadano armado se encontraba ya muy debilitado; pero se trasladó a Estados Unidos en el momento de su fundación. La solución a la crisis de virtud cívica, generada por la alienación fruto de las exigencias de especialización económica, fue la democracia liberal. Se trata de un sistema fundamentado en la representación política, un artificio originado en la idea de que el bien común no necesita hombres cívicos, pues sólo cuando uno es capaz de reconocer las acciones de Otro como propias, entonces es capaz de poseer una moralidad cívica propia. Es decir, es ese Otro quien debe poseer todas las armas porque es capaz de defender a todos.

Por tanto, la representación es el medio de crear y de establecer al Soberano y el acto de escoger al máximo representante en realidad excluye la participación política. La elección era la declaración de que existía una persona cuyos actos estaban investidos de una autoridad tal, que deberían ser considerados como propios de los sujetos que le habían elegido. En este momento, pierde sentido el derecho individual a portar armas pues el Soberano es el padre y madre de todas las cosas, incluidas la propiedad y las armas.

El derecho individual a portar armas pierde sentido con el sistema de representación pues esa potestad pasa al Soberano

El artificio de la representación no pudo ocultar a los Padres Fundadores de los EE.UU. que todos los delegados eran susceptibles de corrupción, por lo que debían conseguir que la elección de representantes pudiera satisfacer, si no la virtud, al menos el interés de la mayoría. El remedio encontrado para que la representación no derivara en tiranía y corrupción fueron los controles y equilibrios, la separación de poderes. Pero el paradigma político ya había cambiado: la personalidad moral, forjada, entre otras cosas, en el uso de las armas, había dejado su lugar a los representantes en los que se concentraba todo el poder.  En suma, el republicanismo había dejado paso al liberalismo.

El Oeste Americano: la reserva de virtud

Sin embargo, las enormes tierras por conquistar daban al hombre la última oportunidad de ser virtuoso a la clásica manera, más allá de la innovación que suponía la idea de representación. En la frontera, en los grandes espacios abiertos se encontraba la “reserva de virtud“, libre propiedad garantizada por el derecho a portar armas, que podía frenar la decadencia en la conciencia cívica inherente a la división del trabajo que las nuevas fuerzas de la historia demandaban.

Fue en los Estados Unidos donde fraguó la disyuntiva radical entre dos categorías de valor: la virtud cívica de los poseedores de la tierra, que llevaba consigo el derecho a portar armas, y el interés propio del hombre crecientemente especializado, que permite el aumento exponencial de la producción y la riqueza, pero donde el derecho individual a llevar armas resulta contraproducente para el despliegue del Soberano. Es ésta disyuntiva, alejada de todo interesado sentimentalismo, la que permite entender la resistencia a perder el derecho a portar armas de gran parte del pueblo americano.

Eliminar completamente el derecho a portar armas supondría liquidar toda vinculación entre virtudes cívicas y bien común de la república

No entro en la forma en que debería regularse ese derecho, pero eliminarlo, una vez que la propiedad ha quedado muy dañada por las regulaciones y los impuestos, implicaría liquidar cualquier vinculación entre virtudes cívicas y bien común de la república. Sería el triunfo definitivo del Soberano hobbesiano y de las fuerzas económicas basadas en la propiedad mobiliaria. Quizás por eso exista tanto interés en acabar con él.


Si este artículo le ha parecido un contenido de calidad, puede ayudarnos a seguir trabajando para ofrecerle más y mejores piezas convirtiéndose en suscriptor voluntario de Disidentia haciendo clic en este banner:

7 COMENTARIOS

  1. El derecho a portar armas entre los excombatientes de la guerra civil siempre existió aunque camuflado bajo licencia de armas de muy sencilla obtención. Y supongo que en la II República tambien para los afines. Ahora a Jose Antonio le enchironaron por encontrarun arma corta en su domicilio, prueba facil de urdir. En la actualidad si por ejemplo te encuentran una pequeña navaja abrecartas con muelle pueden detenerte.

  2. Yo creo que el derecho a portar armas está bien justificado en el preámbulo de la constitución americana.
    La traducción al español es:

    “PREÁMBULO
    Sostenemos como evidentes por sí mismas dichas verdades: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre estos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad; que para garantizar estos derechos se instituyen entre los hombres los gobiernos, que derivan sus poderes legítimos del consentimiento de los gobernados; que cuando quiera que una forma de gobierno se vuelva destructora de estos principios,el pueblo tiene derecho a reformarla o abolirla, e instituir un nuevo gobierno que base sus cimientos en dichos principios, y que organice sus poderes en forma tal que a ellos les parezca más probable que genere su seguridad y felicidad. La prudencia, claro está, aconsejará que los gobiernos establecidos hace mucho tiempo no se cambien por motivos leves y transitorios; y, de acuerdo con esto, toda la experiencia ha demostrado que la humanidad está más dispuesta a sufrir, mientras los males sean tolerables, que a hacerse justicia mediante la abolición de las formas a las que está acostumbrada.
    Pero cuando una larga serie de abusos y usurpaciones, que persigue invariablemente el mismo objetivo, evidencia el designio de someterlos bajo un despotismo absoluto, es el derecho de ellos, es el deber de ellos, derrocar ese gobierno y proveer nuevas salvaguardas para su futura seguridad.

    El último párrafo es toda una declaración de la justificación del derecho a armarse. Aparte de que la hipocresía y desvergüenza de los “bienpensantes” europeos. En Europa cualquiera que quiera puede conseguir armas, por mucho que las prohiban. En la época del general Franco el control de armas era muy estricto. Pero en la “demomierda”, que disfrutamos los delitos con armas de fuego han aumentado extraordinariamente. Lo que desmiente aquéllo de la “pasión latina de sangre caliente”, que nos hacía preferir el cuchillo. La gente que mataba con cuchillo, era porque no podía conseguir una pistola.

  3. La segunda enmienda habla del derecho a portar armas para constituir una milicia y es de 15 de Diciembre de 1791.

    Ruego téngase en cuenta el verdadero espíritu de la enmienda en su tiempo y lugar

  4. Creo que el estado de la sociedad española, su falta de tolerancia y la regresión de su sociedad civil harían de cualquier facilitación del acceso a las armas un grave error con consecuencias catastróficas. Sencillamente, hay demasiados ciudadanos que son un riesgo inasumible con un arma en las manos.

  5. Muy interesante su blog Sr Castro.

    ¿Se puede descargar en formato electrónico su ensayo ‘EL ÚNICO PARAÍSO ES EL FISCAL’?

    gracias

    • Muy amable.
      Creo que la editorial aún conserva algún ejemplar.
      Pero no está en formato electrónico.
      Le editaremos para dar satisfacción a lectores como usted.
      Gracias y hasta pronto.

Comments are closed.