La famosa sentencia que condenó en España a nueve años de prisión por abusos sexuales a un grupo conocido como “la manada” desencadenó una serie de reacciones desproporcionadas. Como impulsadas por un resorte, enormes muchedumbres salieron a la calle, atacando imprudentemente a los jueces por considerar demasiado leve la condena.

Las redes sociales se inundaron de insultos e improperios, de argumentos absurdos, de razonamientos incoherentes, de ideas que no resisten el más mínimo escrutinio. Incluso de propuestas que, aun cuando podrían implicar el deterioro de los derechos y libertades, fueron esgrimidas con una contundencia y un grado de vehemencia que no sólo escandaliza y asusta; también desorienta pues resulta complicado encontrar una explicación plausible a tanta irracionalidad.

Sin embargo, hay un elemento que ofrece la pista crucial de este tipo de arrebatos de ira y ofuscación: suelen tener una dinámica colectiva, todos rabian al mismo tiempo y por el mismo motivo. Y, casi siempre, por algún suceso difundido, aireado, repetido hasta la nausea con extremado morbo por los medios, especialmente por la televisión.

Asistimos a una manipulación interesada de la plebe para demoler los últimos mecanismos de control del poder

No se trata en realidad de una nueva “rebelión de las masas” sino de una manipulación interesada de la plebe, como si de títeres o marionetas se tratase. Presenciamos una tergiversación de la realidad, teledirigida por el poder político, en connivencia con los grandes medios de comunicación, para demoler los últimos mecanismos de control del poder que todavía existen en España.

Pero la pregunta que queda en el aire es ¿por qué resulta tan sencillo manipular a tanta gente? La estupidez, la necedad o la ignorancia no son buenas respuestas pues muchos de los que esgrimen este grado de irracionalidad son inteligentes y cultos. La manipulación tiene otro fundamento: se trata de crear un estado emocional tan intenso que nuble completamente la razón.

Las debilidades del cerebro humano

En Risk: the Science and Politics of FearDan Gardner explica los motivos por los que impulsos y emociones prevalecen en demasiadas ocasiones sobre la razón: el cerebro humano se formó en el Paleolítico y no ha tenido tiempo suficiente para evolucionar y adaptarse completamente al mundo moderno. En cierto sentido, seguimos siendo hombres de las cavernas o, al menos, compartimos los mismos impulsos. Por ello, cometemos errores de apreciación y somos tan vulnerables a la manipulación interesada.

La evolución estableció una mente con dos sistemas para procesar la información: dos cerebros distintos con funcionamiento dispar. Primero surgió un cerebro primitivo, o cerebro de reptil, que se localiza en la amígdala. Es la patria del instinto, las emociones, los gustos, los impulsos. Y funciona con gran celeridad, de manera inconsciente, en términos de “bueno o malo”, “me gusta o me repele”, “me asusta o me atrae”.

Es un cerebro que opera con fuerte carga emocional y obtiene conclusiones muy rápidas con muy poca información. Aunque genera notables sesgos de apreciación, resultaba muy útil para sobrevivir hace miles de años en entornos muy peligrosos. Permitía huir o reaccionar de forma instintiva en momentos en los que unas décimas de segundo podían suponer la diferencia entre la  supervivencia y la muerte.

Mucho después apareció el cerebro racional, patrimonio del pensamiento consciente y calculador, que actúa con mucha más lentitud, procesando cuidadosamente mucha más cantidad de información. Pero lo curioso es que el cerebro primitivo no desapareció sino que, en gran medida, también permaneció. Por eso, hoy tenemos dos sistemas cerebrales distintos para procesar la información y alcanzar conclusiones: el rápido, impulsivo, de primera impresión frente al razonado y meditado.

Así, ante cualquier acontecimiento, primero actúa el cerebro primitivo, generando un impulso, una emoción: buena o mala, agradable o desagradable. Y después entra en acción el cerebro racional que, con mucha más calma, información y argumentos, debería corregir o matizar estas apreciaciones iniciales.

El conflicto interno surge cuando cada sistema conduce a una conclusión distinta o contradictoria. El problema, sostiene Gardner, es que en estos casos, el cerebro racional no suele refutar la primera impresión: difícilmente contradice completamente al cerebro primitivo, a la emoción, cuyos marcadores tienden a prevalecer, implicando un fuerte anclaje.

Cuando las emociones y la razón resultan contradictorias, mucha gente elabora razonamientos engañosos que justifiquen sus impulsos

El dilema es comprensible; cuando los impulsos y emociones nos conducen en un sentido pero la razón en el contrario, caemos en una especie de disociación, en una contradicción que debemos resolver. Y la tentación más fuerte es resolverlo falsa y cómodamente, engañándonos, elaborando razonamientos que, aun resultando muy dudosos, justifiquen nuestros impulsos, sensaciones y emociones iniciales.

Pero la resolución correcta requiere ser consciente de la contradicción y aceptar que nuestras emociones pueden ir por un lado y nuestra razón por otra. Salir de la trampa de las intensas emociones, juzgar con objetividad, requiere un enorme esfuerzo de racionalización, que no todo el mundo está dispuesto a acometer.

La famosa sentencia y la manipulación del público

La sentencia que ha generado tanta polémica tiene todos los elementos para provocar esa enorme reacción emocional capaz de nublar la razón. La calaña de los sujetos juzgados, su carácter, sus costumbres, sus acciones, su estilo de vida provoca instantáneamente en cualquier persona un fuerte sentimiento de repulsión. El cerebro primitivo resulta espoleado, generando rabia, ira, ansias de venganza.

Pero el cerebro racional procesa la información en otros términos: hoy día no son las hordas quienes se toman la justicia sino un sistema judicial que debe ser independiente y guiarse por unos principios que, de entrada, favorecen al acusado: la presunción de inocencia, la necesidad de probar cualquier delito más allá de toda duda razonable.

La razón acepta que, con estos principios, muchos culpables serán absueltos por falta de pruebas sólidas. Es el precio que ha de pagarse para garantizar que difícilmente algún inocente será encarcelado con pruebas inconsistentes o, todavía peor, sin pruebas pero bajo la presión de la opinión pública.

Sin embargo, en las condiciones que se han presentado en España, con medios de comunicación, políticos y activistas agitando la opinión pública, apelando a los más bajos instintos, el cerebro primitivo prevaleció en determinadas multitudes, que acabaron aceptando argumentos absurdos para justificar sus impulsos. Como, por ejemplo, que debe lincharse mediáticamente o encausar a unos jueces por dictar una sentencia que, con la ley en la mano, es severa pero que, naturalmente, no colma la ira, las ansias de venganza de una turba manipulada.

El predominio de las emociones impide comprender a la turba que presionar a la Justicia es una de las acciones más irresponsables que pueden llevarse a cabo

El predominio de las emociones impide comprender a toda esta turba  que presionar a la Justicia, poniendo en tela de juicio su independencia, es una de las acciones más irresponsables que  pueden llevarse a cabo. Mucho más grave cuando esta presión proviene de dirigentes políticos o, incluso, de algún miembro del gobierno.

Ciertamente, no todos los jueces son justos, honrados o competentes. Pero para eso están las apelaciones, la supervisión de los tribunales superiores. Sin embargo, esta operación de agitación contra la Justicia permite a los políticos, con la ayuda y el concurso de una masa enardecida, ir desactivando las dosis de independencia del Poder Judicial que todavía permanecen.

Es necesario ser consciente de que el cerebro primitivo y el racional pueden llevarnos a conclusiones opuestas, un conflicto que debe resolverse con prudencia. Las emociones y los impulsos estarán siempre presentes en nuestras vidas pero deben interferir lo menos posible en aquellos asuntos que requieren el dominio de la razón, especialmente cuando afectan a la convivencia, la organización social o al Estado de derecho.

De cualquier modo, evitaremos gran parte de estos conflictos internos si practicamos la sana desconfianza de todo aquello que pregonen los medios de comunicación de masas, especialmente la televisión, o los políticos. Porque todos ellos viven de manipular nuestro cerebro primitivo.


Si este artículo le ha parecido un contenido de calidad, puede ayudarnos a seguir trabajando para ofrecerle más y mejores piezas convirtiéndose en suscriptor voluntario de Disidentia haciendo clic en este banner:

19 COMENTARIOS

  1. Los comentarios dejan poco margen para algo distinto y que no sea simple repetición.

    En mi opinión, el proceso de manipulación al que está sometida la sociedad española es tan grande y tan burdo que se ve claramente. Estan pretendiendo crear una sociedad en la que no se puede vivir con criterio propio. Ese poder manipulador quiere redefinir la moral sometiendola a su capricho y voluntad. Los que no aceptamos esa manipulación somos peligrosos agentes anti-sociales, a excluir.

    Mucha gente se adhiere a esas causas por simple supervivencia. No hay mejor puesto de trabajo en España que el de político o funcionario. Los primeros son los únicos que hacen ricos, ricos. Los segundos disfrutan de seguridad y nivel de vida.

    “Si puedes controlar toda la información que llega a tu ponente político, puedes influir en como este percibe el espacio de lucha y por tanto puedes influir en su comportamiento y sus reacciones”. Esta afirmación la hace Christopher Wyley, el whistblower de Cambridge Analytica, cuando explicaba como actuaba esa empresa.

    La manipulación que telediarios y medios realizan hoy es evidente. Tratan por una parte de minimizar los riesgos que para nuestro futuro tienen el secesionismo catalan , el origen de su financiación, la corrupción galapante, o de vender como vistoria ante ETA lo que no es más que una deshonrosa derrota aceptada por Zapatero-PSOE y Rajoy-PP. Donde están las armas? donde están los asesinos?

    Las últimas movilizaciones del ‘poder que manipula’ como los pensionistas o las feministas son maniobras de distracción para oscurecer otros problemas gravísimos con la capacidad de destrozar el futuro de millones de españoles.

    No es comparable el problema del incremento de la pensión que reclamaban los pensionistas, con la posibilidad de quedarse sin pensión que bien puede ocurrir si el reto secesionista termina a su favor. Y sin embargo, se movilizan por lo primero y no por lo segundo.

    • Las últimas movilizaciones del ‘poder que manipula’ como los pensionistas o las feministas son maniobras de distracción para oscurecer otros problemas gravísimos con la capacidad de destrozar el futuro de millones de españoles. Cuando mediante técnicas de manipulación modifican la opinión de la gente, están pretendiendo convertir ciudadanos libres en súbditos sumisos. Así sus deseos de poder y sus intereses particulares podrán alcanzarse más fácilmente.

  2. Conviene señalar, con el debido respeto, que el señor Dan Gardner es uno de los periodistas que escriben sobre ciencia, o, mas bien, que extraen de ella elementos para novelar. Nada mas. Y quiero apostillar que las afirmaciones contenidas aquí respecto al cerebro no tienen el menor respaldo científico.
    Para no extendernos, y a propósito de profundizar, a quien pueda interesarle, sobre las cualidades del cerebro, y los problemas de los “qualia” y “quanta” recomiendo la lectura del libro “Cerebro y Libertad” del neurocientífico español J.M. Fuster.
    Constatado ésto, la justicia popular es la abstracción de todo lo mejor y peor de lo que es capaz el genero humano.
    Hubo hace tiempo un señor llamado Socrates, cuyas representaciones mentales, muy atrás – a contratiempo – ya serian suficientes por si mísmas para cuestionar las “teorías” del Sr. Gardner que fue condenado por un tribunal popular a muerte “por corromper a los jóvenes” . Eran 500 tipos elegidos al azar, de los cuales 280 le encontraron culpable y 220, inocente. Pues bien, ese mismo jurado, cuando eligió el tipo de condena, 360 lo condenaron a muerte y 140, no. O sea, que 80 de los que le habían considerado inocente, al final formaron parte de los que fallaron su ejecución.
    Esto es de lo que es capaz la gente y su sentido de la justicia.
    Nos libre Dios.

  3. Buenas tardes Sr Blanco

    Interesante teoría, pero no nos despeja la duda de porque “todos” (o casi todos/as/es..) reaccoinamos de una manera tan “coordianada” ante determinados hechos/sucesos.

    Lo primero es que usted parece olvidar como/para qué y de quien dependen nuestros medios de manipulación, llamarlos de comunicación a estas horas del partido es de una ingenuidad pasmosa.

    Volvamos la vista atrás.. hace 3-4 meses.. había un monotema “Cataluña” que había dejado a nuestra clase política a los pies de los caballos. A unos mas y a otros menos.

    Era estrictamente necesario sacar otros temas a la palestra para distraer la atención.. tenga en cuenta que lo de Cataluña va ligado a nuestro sentimiento territorial, de patria, y si eso no es una aspecto emocional que está conectado con la amidgala pues que baje dios y lo vea.

    La primera adanada vino ocn el dia ese del feminazismo, el 8 de Marzo, y les salió tan bien que pensaron que se tenía que incidir en él, pero iplicando a una de las partes que en la probelamática catalana, corrupción, etc etc.. mas daño les está haciendo. Y son los Jueces, la Judicatura.

    Desde el PODER SE DECIDIÓ QUE HABÍA QUE DESACREDITAR A LOS JUECES, AL PODER JUDICIAL

    Y para eso pusieron a rastrear,.. la cosa se les torció con lo de Gabriel, una mujer emigrante asesina.. pero con el tema de la manada lo tuvieron chupado.

    Nos ha dicho el ministro que el juez que quedó en minoría.. o sea que sabían desde hace tiempo, porque estas cosas no se improvisan, que por ahí dependiendo de lo que saliera y poneiendo toda la carne del asador de los medios, y mas idota fuera la “refexión” (oximron pero cierto) mejor.. tendríamos al personal entretenido sin saber nada de porque dentro de un mes vamos a tener un gobierno nazionalista en Cataluña y el Gobierno de Rajoy pareciendo que no ha ocurrido nada.

    Y Chaves y Griñan.. ¿Quien son Chaves y Griñan? preguntara mucha gente…

    Y si no hubiera sido lo de la manada habría sido otra cosa.

    El caso es que si se trata de un monotema que ellos pueden manipular le darán hilo a la cometa hasta hartar. Y eso no es casualidad.

    Y como dice Emme, el cerebro reptil no tiene mucho que ver ahí.

    un cordial saludo

    • Comparto su acertada reflexión, Pasmao. No se trata como titula nuestro querido Juan de “Una manipulación interesada de la plebe”; es una de tantas manipulaciones interesadas y no de la plebe precisamente. Subestimar el “cerebro primitivo” de la “plebe” en favor del supuesto “cerebro racional” del juez discrepante de “la manada” podría ser considerado una manipulación interesada para preservar la capacidad de raciocinio o las salud mental de los jueces al dictar sentencia. Si le digo la verdad, aprecio más la poca evolución del cerebro en ese voto particular del juez de” la manada” que la plebe. Y no es porque sepa a ciencia cierta cómo funcionaba en el paleolitico el cerebro de los varones con las féminas, pero imagino sus apreciaciones subjetivas sobre la los hechos grabados en la línea del juez en discordia: “todos en el mismo saco disfrutando de una prácticas sexuales deshinbidas en un ambiente de jolgorio y regocijo, así, sin matices”

  4. Interesante argumentación e inquietante conjetura. Don Juan nos señala cómo, por qué y para qué en este ruidoso asunto.
    El objetivo es, claramente, la deslegitimación del poder judicial a través de un caso extremo que ha conmovido a casi todos. Los distantes jueces contra el sano pueblo. Y Podemos centrando a gol en las instituciones europeas. Buena y sucia jugada.
    Es parecido al caso Alfie. En el fondo, lo que se buscaba era la preeminencia del poder sobre la institución familiar, tan odiada por la progresía por ligar al individuo a algo que le trasciende.
    Todo debe ser decidido por el pueblo y sobra cualquier institución que lo controle o suponga un elemento aglutinador. Así queda el individuo solo e inerme ante el veredicto popular.
    Y lo popular, ya se sabe, son ellos.

  5. Interesante artículo.
    El cerebro primitivo es que el marca la supervivencia y las necesidades vitales del ser humano, comer entre ellas, es lo mismo que les pasa a los animales, luego existe el cerebro emocional y el racional, éste puede estar más o menos desarrollado en las personas, pero tengo serias dudas de que haya evolucionado desde el paleolítico. Aficionada como soy al arte paleolítico, ese cerebro era de una racionalidad asombrosa, sólo hay que contemplar las pinturas rupestres o los útiles labrados para la caza o la pesca para darse cuenta que ese hombre era racional, pensaba de una manera asombrosa, no sólo era pintar era fabricar las pinturas, los pinceles y adaptarse al espacio, ah y crear luz para poder pintar en zonas totalmente oscuras.
    Vamos unos genios sin duda. Pero claro, los animales también crean nidos, madrigueras, pero más o menos siempre igual desde hace millones de años. Supongo que su cerebro es la parte primitiva, lo necesario para sobrevivir y no para evolucionar.
    Pero tengo serias dudas de que nuestro cerebro racional haya evolucionado mucho el hombre paleolítico, simplemente fuimos descubriendo cosas, pensando en como trabajar y cocer el barro, hasta hoy en día trabajar con ordenadores, Hemos evolucionado tecnológicamente pero dudo que racionalmente, por ello ese cerebro primitivo continúa prevaleciendo, si hoy nos eliminan cosas básicas, agua en las casas y luz creo que todos nos volveríamos salvajes para sobrevivir, de entrada abandonaríamos las ciudades para regresar a zonas donde pudiéramos por lo menos comer y beber. Nos hemos vuelto demasiado dependientes, nuestra autonomía hoy en día está en entredicho, para cubrir nuestras necesidades vitales, primitivas dependemos de tener alimentos en un supermercado, agua corriente en los grifos y luz para incluso poder conectarnos a los últimos inventos como es internet.

    No sé si la racionalidad la dan los genes o la sociedad. Supongo que ambas, si la dan los genes estoy segura que es muy difícil la manipulación, si la da la sociedad, el grupo entonces es facilísimo de manipular.

    Muchas veces me paro a pensar porqué hay personas tan manipulables y otras no, incluso hay familias que se ve que su evolución genealógica de los últimas generaciones fue siempre de superación y no me refiero a determinadas familias que por apellidos han tenido siempre un poder social, no, me refiero a familias normales y corrientes que siempre se han superado sin ser manipuladas y otras a lo largo de su historia no lo han hecho, incluso aunque hoy en día tengan todas sus necesidades vitales plenamente cubiertas, buena formación e incluso reconocimiento social su cerebro es plenamente manipulable pero me da que el cerebro que se manipula es el racional y no el primitivo, éste simplemente marca la supervivencia de las necesidades vitales, incluso casi diría que el cerebro que se manipula es el emocional si está en superioridad al racional.

    Complejo todo esto pero también creo que cuando el hombre pierde una serie de valores es mucho más fácil su manipulación por muchos que algunos crean que es al contrario.

    • En el siglo XX un evolucionado científico se inventa un planeta que no había sido considerado como tal por los hombres primitivos que tumbados panza arriba observanban las estrellas, el hombre siguió evolucionando hasta llegar al siglo XXI, donde no se cuestionó la razón por la cual el hombre primitivo estaba en lo cierto al no incluir a Plutón en su lista planetas, prefirió adentrarse en discusiones sin sentido polititicamente correctas tan infinitas como la estupidez humana.

      https://m.youtube.com/watch?v=2e1Sm2uiGB8

      • Pues sí Henry, nos consideramos unos sabelotodos o al menos seres superiores a quienes vivieron hace miles de años y tengo la sensación que aquellos no eran tan tontos ni atrasados como muchos piensan y nosotros no somos tan listos como creemos. Me fascinan las civilizaciones antiguas, con medios que hoy consideramos totalmente precarios y rudimentarios llegaron a crear obras tanto artísticas, como arquitectónicas grandiosas y llegaron a tener unos conocimientos, en muchas materias, abrumadores.

        Hace falta limpieza mental que tenemos la mente llena de estupideces y si mirásemos más a nuestro pasado a lo mejor aprendíamos a no cometer muchos errores que de una manera u otra se han repetido tanto en la Historia.

    • “el cerebro que se manipula es el racional y no el primitivo”

      No le quepa duda Emme, no le quepa duda.

      Interesante post el suyo, pero lo que mas esa frase. El cerebro primitivo depende de un empirismo, de una lógica positiva, donde si la cagas te comen, o la palmas que sólo se puede manipular una vez.. “esa” y si sobrevives lo aprendes para siempre.

  6. Los de la manada no se percataron de que para ir de juerga hoy en día, o vas de putas directamente o vas con un notario al lado.
    Esta actitud de los hombres que ya temen querer saber nada de ellas en muchos casos, entán convirtiendo a muchas mujeres en auténticas prostitutas camufladas.

    • La mujer y mas en estos estratos funciona por instinto, si se siente aprovechada y las leyes lo facilitan (ahí entra Zp y sus masones) se aplica el derecho positivo y a otra cosa mariposa. La idea es mantener una élite ilustrada siempre por encima de un populacho atemorizado. Nada que ver con el derecho natural promovido por la iglesia en la época de Franco, mucho mas razonable. Eso sí, el ministro que promovió la ley, de rositas.

  7. Más allá de las teorías psico-sociológicas referidas en el artículo (de las que habría mucho que hablar desde la perspectiva científica), para el feminismo, como ideología política que es, la cuestión central que simboliza el tema de “la manada”, es ¿Quien tiene el poder sobre quien? y ¿En qué legitima el feminismo dicho poder?.

    Con respecto a la primera pregunta, la respuesta está clara (siempre lo estuvo). El feminismo desde sus orígenes, y así lo ha demostrado siempre la jurisprudencia feminista, el poder de la mujer ha de garantizarse siempre sobre el varón (ese es su concepto de “igualdad jurídica”). No hay ley feminista en la que no sea favorecida la mujer con respecto al varón.

    ¿En qué legitima el feminismo dicho poder?, No en la razón, sino en el sentimiento. Para el feminismo no es suficiente que el varón se porte bien con la mujer, ella ha de sentirse bien. Si nos vamos a lo que simboliza el caso de “la manada” y los cambios que el feminismo quiere introducir en las leyes sexuales entre hombres y mujeres, en síntesis vienen a exigir que no es suficiente con que la mujer dé su aprobación sexual al varón, pues para el feminismo sus leyes (muy en concreto las sexuales) no están basadas en la conducta, sino en el sentimiento.

    Es decir, por mucho permiso sexual que dé la mujer al varón (incluso por escrito), si al final afirma que se “sintió abusada”, lo firmado por ella no es suficiente para exculpar al varón, por lo que automáticamente el varón podrá ser imputado como culpable. Por supuesto, el hombre en las relaciones sexuales con las mujeres nunca podrá denunciar “sentirse abusado”.

    Siglos atrás se afirmaba que “la razón crea monstruos”, con el feminismo sin la más mínima duda podemos afirmar “que el sentimiento crea monstruos”.

    Por cierto, a cuento vienen estos dos links:
    De cómo el feminismo sueco marca la agenda de las leyes sexuales en toda Europa desde hace sesenta años
    https://www.elespanol.com/mundo/europa/20171221/nueva-violaciones-sueca-quiere-acusado-demuestre-consentimiento/271223011_0.html

    De cómo el feminismo español ha ido introduciendo los cambios jurídicos en la sexualidad entre hombres y mujeres

  8. Son temas complejos en que el marketing mediatico juega un papel esencial. ¿Como si no se explica que la flor que tienen entre las piernas las jovencitas segun sus madres, grupos heteropatriarcales y ahora parece que tambien el ejecutivo que esta detrás del judicial, vale mas que el futuro de cinco personas en fase de maduracion?.
    “The conscious and intelligent manipulation of the organized habits and opinions of the masses is an important element in democratic society. Those who manipulate this unseen mechanism of society constitute an invisible government which is the true ruling power of our country. …We are governed, our minds are molded, our tastes formed, our ideas suggested, largely by men we have never heard of. This is a logical result of the way in which our democratic society is organized. Vast numbers of human beings must cooperate in this manner if they are to live together as a smoothly functioning society. …In almost every act of our daily lives, whether in the sphere of politics or business, in our social conduct or our ethical thinking, we are dominated by the relatively small number of persons…who understand the mental processes and social patterns of the masses. It is they who pull the wires which control the public mind.”
    ― Edward L. Bernays, Propaganda
    Thanks, in Love, Light, Science, and Reason.

      • Algo eso hay. La televisión y otras pantallas necesitan para funcionar que todo se convierta en espectáculo y cuanto más sórdido mejor. Los tipos del paleolítico se jugaban la vida para cazar al oso. De su éxito dependía que su gente comiera y tuviera abrigo. Además de inteligencia, hacía falta valor. Hoy ni la inteligencia ni el valor están bien vistos y generan recelos porque no se soporta que haya héroes.
        Por eso el espectáculo de las manadas atrapadas en redes sociales fascina hasta dejar tonto al hombre contemporáneo.

  9. Compartiendo el fondo y la intención del artículo, discrepo de lo de “enormes muchedumbres salieron a la calle”. Es un efecto óptico de la inflación mediática a la que el hombre de hoy se encuentra sometido, cuando está “conectado”. Sucesos nimios se convierten en gigantescos por la magia visual y repetitiva de los medios. Se podrían poner montones de ejemplos, pero mejor absolver al lector de tan aburrido ejercicio, cuya cotidianeidad es la lógica de los medios.

    De otro lado, explicar estos fenómenos recurriendo a la psicología evolutiva, “el cerebro humano se formó en el Paleolítico y no ha tenido tiempo suficiente para evolucionar y adaptarse completamente al mundo moderno.”, no deja de ser una hipótesis evolucionista convertida en creencia. Quién sabe cuándo se formó el cerebro humano, ni siquiera qué es eso que llamamos cerebro. No son más que suposiciones desde concepciones evolucionistas a las que habría que preguntar por qué el cerebro de otros animales no evoluciona. El naturalismo cientifista vigente, una creencia convertida en fe, se empeña en concebir al hombre como un capítulo dentro de la zoología general. Y es más que probable que esta fe naturalista, que durante 200 años se ha dedicado a barrer las creencias tradicionales y sus religiones, se encuentre en la base del comportamiento irracional de las muchedumbres actuales. Muchedumbres que creen en el “paraíso terrenal”, igualitario, sin violencia y feliz, cuya realización depende de una ley positiva o legislación imperativa, para lo que están dispuestas a entregarse en manos del poder político que prometa la proclamación de tal ley. Muchedumbres que han sustituido la ley moral y su conciencia, por la ley positiva y el BOE. Muchedumbres que al mismo tiempo que proclaman el endurecimiento de las leyes, defienden la amoralidad del cuerpo y del sexo, pero que se extrañan que sus consecuencias se lleven a término.
    El evolucionismo racionalista carece de realidad y está infectado por la vieja idea de progreso del S.XVII y sus intentos de fundamentar una moralidad desde supuestos nihilistas y base puramente racionalista, cuya genealogía viene de la Reforma y de Calvino, cuyo último reformador fue el bueno de Kant.

    • Estoy de acuerdo con su comentario Tamuda.

      Incluso decir que enormes muchedumbres salieron a la calle es una forma de manipulación, claro desde el sofá de casa da la sensación que el mundo entero está en la calle pero hay que ser muy conscientes de que eso no es así. Es como cuando se habla del mayo del 68, da la sensación que el mundo entero estaba haciendo colas para la revolución y resulta que eran cuatro gatos.

      Otra cosa es que el movimiento de estos cuatro gatos o de quienes se han manifestado por esta sentencia o por otros temas alguien los utilice en provecho para manipular hasta a quienes lo ven desde el sofá de su casa. Hay que ser muy conscientes de que lo que sale en una pantalla, o en un periódico o actualmente en las redes sociales a lo mejor poco tiene que ver con la realidad, simplemente interesa que las personas no piensen por si mismas sino que lo hagan en colectivos y con ello crear tendencias, más que la parte racional lo que interesa es manipular la emocional.