Casi tres horas de reunión con Pablo Casado y un día de reflexión progresista le han llevado a Pedro Sánchez a pronunciar un juicio político que podría haber sido un exabrupto de Celia Villalobos: Casado es un “radical” y un “extremista”.

Podemos hacer un repaso por todas las contradicciones, hipocresías y falsedades que entraña el hecho de que Sánchez, ¡Sánchez!, llame extremista a Pablo Casado. El líder del PSOE comanda el voto de 85 diputados, de 350 que tiene nuestra Cámara Baja, y para alcanzar la mitad más uno necesita el concurso de un partido que se sitúa a la izquierda de Izquierda Unida, a quien ha engullido (Podemos), de dos que llaman a la revuelta contra las instituciones y cuyos líderes son racistas (ERC y PDeCat), de otro partido endófobo, que no xenófobo (PNV), más otros de la rehala nacionalista. Podemos continuar el repaso por el hecho de que Sánchez quiere levantar a un muerto para enterrar políticamente a los vivos que tienen la desfachatez de no votar a la izquierda, pero que para él los extremistas son otros. Y así seguiríamos por un consabido y monótono camino señalado por mojones de sectarismo y contradicciones.

Sánchez quiere levantar a un muerto para enterrar políticamente a los vivos que tienen la desfachatez de no votar a la izquierda

Pero para qué. Pedro Sánchez vive contradicho. Es como la segunda ley de Newton del discurso político. A toda afirmación suya se le opone otra de igual magnitud y en sentido contrario. Su enemigo, Pablo Iglesias, dice siempre eso de que hay que vivir con las contradicciones. Pero mientras que Sánchez se ahoga en un discurso que va en todas direcciones, Iglesias desayuna y merienda incongruencias, sobre las que avanza en un juego dialéctico de afirmaciones contradictorias. Tesis y antítesis, de las que sólo se desliza una síntesis posible: el poder absoluto. Es una lectura pedestre, pero muy útil, de la izquierda hegeliana. Es Lenin, en definitiva. Pedro Sánchez no, él vive en el equilibrio entre fuerzas y mensajes en brutal colisión, prometiendo una Constitución en la que no creen ni él ni sus socios. Sánchez, que quiere hacer de la exhumación de Franco un acto político, debería leer una buena biografía del dictador para saber lo que es manejar apoyos contradictorios. Pero ¿qué va a saber él?

No. La cuestión relevante aquí es esa mención al extremo y la radicalidad. Más allá de la cara dura de Sánchez, y de las tragaderas de sus votantes y simpatizantes, ¿qué sostiene el discurso del líder del PSOE de que su homólogo del PP es la nueva vieja extrema derecha? ¿Qué permite que Oscar Puente, alcalde de Valladolid, compararlo con Matteo Salvini?

“Extrema derecha”, en el lenguaje de la izquierda, quiere decir inaceptable para la democracia

El PSOE, y la izquierda en general, le concede al líder del PP, sea cual fuere, el sempiterno puesto del líder de la extrema derecha. Da igual lo que haga o lo que diga. Puede parecer burdo, pero es una posición más sutil de lo que parece. “Extrema derecha”, en el lenguaje de la izquierda, quiere decir inaceptable para la democracia. Y la izquierda reconoce, de este modo, que ella es incapaz de asumir que la derecha, por más que abrace el conservadurismo, o reniegue de él, sea o no liberal, haga o no suyas las campañas de la izquierda, tenga legitimidad para gobernar el país, aunque gane unas elecciones. Es la izquierda la que no acaba de asumir el juego democrático. Es la izquierda (en general) la que es tan extrema que no acepta que los españoles que no piensan igual tienen los mismos derechos políticos.

Esta concepción de la política tiene varias ramificaciones. La izquierda (siempre en términos generales, no de cada uno de quienes se definen así) no puede asumir al conjunto de la sociedad como parte de una comunidad. Es normal que sea así, pues sus bases ideológicas le llevan a ver una oposición existencial entre las fuerzas de progreso y las que se resisten al cambio. Las primeras contribuirán a solucionar los gravísimos problemas que vivimos, mientras que las segundas prefieren mantener todas las iniquidades actuales a tener que aceptar un cambio. Esa parte conservadora de la sociedad, puesto que transige con la injusticia, no está en el mismo plano moral, o político, que quienes quieren remozar todo vestigio de desafuero. Por eso la derecha no tiene legitimidad.

Pero emerjamos de las profundidades de la izquierda al plano del discurso del momento, a un terreno en el que no se pierda un lector de eldiario.es. A Casado le han otorgado el papel de Saurón por varios motivos. El principal es que ha dado muestras más que sobradas de que no va a dejar que derriben la arquitectura institucional del 78, sobre cuyos cascotes se quiere erigir una nueva constitución. Ha advertido de que no transigirá en la cuestión catalana; es decir, española. Y ha dado muestras de tener el valor moral de asumir una política razonable en materia de inmigración. Si es capaz de todo ello, Casado es capaz de no asumir como propias las posiciones de la izquierda. No es Rajoy. No acepta las barreras invisibles que le impone la izquierda. Y eso es inaceptable.

Rajoy dio por hecho que gestionar la economía, hacer que las cuentas cuadren y retocar un par de mercados sería suficiente. Y se equivocó

Pablo Casado ha visto en primera fila a dónde ha conducido la estrategia de Mariano Rajoy. El registrador expulsó de su partido a quienes quisieran hacer del PP un partido liberal o conservador. Renunció a la política. Dio por hecho que gestionar la economía, hacer que las cuentas cuadren y retocar un par de mercados sería suficiente. Y se equivocó.

Ahora Casado no tiene tiempo para jugar con las contradicciones, como Sánchez o Iglesias. Camina recto, y parece no asumir más ataduras de las necesarias. De modo que ha vuelto la extrema derecha española; es decir, la intolerancia de la izquierda.

29 COMENTARIOS

  1. El problema de muchos es la credulidad. El PP y PSOE en sus formas actuales son sólo dos caras de la misma moneda. Rajoy y el PP NI SIQUIERA intentaron echar para atrás NINGUNO de los desmanes del PSOE, es más han fortalecido por su omisión los nacionalismos, la ideología de género y la inmigración de reemplazo con contingentes del Maghreb y del África. Sólo un cambio radical tendría oportunidad de salvar a España.

  2. El gran problema de la izquierda española es que no ha evolucionado en nada y siguen anclados en el XIX ¿pero hay izquierda en España? o simplemente meros voceros sin sentido en Europa también hay izquierda faltaría más pero bien distinta a la que en España padecemos, de echo para empezar tienen asumido lo que son y que representa su nación y nadie reniega hasta de su bandera.

    La prostituida Constitución abrió la puerta otra vez a los nacionalismos cuando ya se demostró que son un cáncer hasta el propio Indalecio Prieto así lo expreso y no digamos ya Benito Pérez Galdós cien años antes.

    ¿Alguien es capaz de citar una nación en donde el socialismo comunismo funcione? no, no lo hay, ni uno solo ya hemos visto en que ha derivado Venezuela y como Cuba se está empezando abrir tímidamente, y ya de la extinta URSS ni hablemos.

    Y sin embargo aquí en España vemos esa izquierda trasnochada revindicando el comunismo, pero si ello no bastara ahí siguen fomentando la división con una memoria histórica a su medida, a veces hasta de ejemplo citan a Alemania “cuando les conviene” y obvian que en Alemania no existirían, azuzan la división con ONGs de todo tipo, la masificación “importación” de inmigrantes, con las LGTB incluso estás apoyando a musulmanes ¿a caso no son conscientes que los musulmanes, cuelgan, apedrean, a los gay o les? inaudito.

    Y es natural que muchos españoles no estemos en absoluto con estas clases de políticas de ahí el nacimiento del mal denominado “ultra derecha” ¿o no es que no hay ultra izquierda” un ejemplo lo acabamos de vivir en Algeciras, donde se le ha denegado a VOX un espacio cerrado y después en la calle llevar a cabo un mitin, ¿Cómo se debe calificar esto? esa decisión no es una decisión ultra izquierda?

    También se obvia que tanto la derecha como la izquierda hay una influencia de los mismos y no son otros que la Open Society y al frente de ellos el criminal Soros que tanto maneja a su interés a la izquierda y derecha.

  3. Disculpen que no participe en este agradable lugar de encuentro, pero estoy muy ocupado leyendo en los canales de Youtube las opiniones de los seguidores de Kylie frente a los seguidores de Madonna, encarnizadas luchas fratricidas entre amantes de la cultura del pop contemporáneo.

    Por lo demás, políticamente hablando, seguimos instalados en aquella tarde del 4 de julio de 1976 cuando Juan Carlos de Borbón invitó al Palacio de la Zarzuela a Adolfo Suárez para que se hiciera cargo del Gobierno de España.

    Creánme, entre vividores y aficionados, entre ágrafos tesinandos inéditos y alfabetizados con títulos dudosos, desconocedores de los principios elementales de la libertad política y el buen gobierno, toda discusión es ociosa y gratuita, como las arriba citadas polémicas eruditas entre los aguerridos fans de cada pop star.

    Izquierda y derecha, por supuesto: se mojan igual de bien en el chocolate caliente, ya sean churros madrileños o porras andaluzas, aunque los buñuelos de viento son mejores, menos calóricos…, por lo que Rivera tendrá su oportunidad.

    • Comentario acertado. Realmente el autor del artículo cree, que lo que se nos muestra en el escenario, es la verdad, de lo que realmente ocurre. Tres personajes vacíos al servicio de plutócratas, mientras destruyen alegremente el país. Incitando las bajas pasiones ante una nación que ya no se cree lo que ve. Pero muchos llorarán ante la leche derramada. Fuera ya la dialéctica falsa “izquierda contra derecha”. Es más falsa, que un billete de medio euro.
      Casado es un don nadie, y su discurso contra la inmigración ilegal lo rubrica en Algeciras, saludando a africanos recogidos en las mismas playas marroquíes. Ni se ha molestado en ir a Ceuta. Como ha ido el oportunista Rivera, un proinmigracionista “solidario” radical. Hay algo que me huele a podrido. Primero no den por muerta a la triple S. Debe estar maniobrando con sus aliados en las otras bandas, para “tomar el mando” de su sector. La junta “hispana” de Bildderberg al completo y genuflexos ante el gran visir Soros. ¡Qué no harían éstos por dinero!
      en Zaragoza, mientras un matrimonio está durmiendo en la calle (en su coche). Los “refugiados” los han alojado en hoteles.
      Que venga la extrema derecha. Ya. Cuanto antes, porque cada minuto que esta mafia oligarquica esté en el poder, es una hora menos para España tal como la conocemos.

  4. La izquierda en España cree que tan solo ella tiene el derecho de gobernar, y cuando no gobierna porque los electores acaban hartos de su tontería, entonces le dice a la derecha como debe gobernar. Se encabrita, saca la gente a la calle, monta follones, para obligar a la derecha a hacer “lo correcto” que no es más que su programa más descabellado. La izquierda padece de HIPERLEGITIMIDAD, sus ideas son tan acertadas, tan honestas que nadie en su sano juicio puede hacer otra cosa, y si el pueblo no le agrada su amarga medicina, entonces es un ingrato por rechazar el consejo de gente tan sabia, que solo se desvela por la gente,… Desagradecidos, más que desagradecidos,… No hace mucho vi dos entrevistas de Dilma Rusell la populista de izquierda y Cristina Kirchner, la peronista, y por separado las dos decían lo mismo: el pueblo ingrato al que ellas dieron todo, no las votó ¡¡¡No había derecho a tanta ingratitud!!!! No analizaron nada más sobre su derrota.

  5. Estas son las opiniones de nivel? Me parece a mí que esto prometía mucho y al final se va a quedar en lo de siempre; un conjunto de simplezas

  6. Es curioso como, conforme se van enredando más y más los políticos en los juegos de turno de dimes y diretes, los partidos pequeños tradicionalistas vayan haciéndose un huequecito.
    Ni el PP, ni PSOE, ni C’s, ni mucho menos Podemos y su amalgama de grupúsculos están haciendo nada por intentar conquistar el desencanto de miles de españoles. Y del mismo modo que digo esto, el peligro es que acabe saliendo un partido de ultraderecha de verdad, y se líe parda.
    O, que me preocuparía mucho más, que la cúpula militar se harte de tanta tontería con la constitución y de paso decidan “poner en orden” el país.
    La libertad no es algo que puedas retorcer hasta el infinito. Llega un punto en el que rompe, y la reparación a veces no es la prioridad del partido que toma el poder.

    • La cúpula militar de España, la que ha pasado de coronel a general en estos últimos 20 años, por lo menos, lo ha hecho con criterios básicamente políticos.

      Todos deben de creer firmenente en la NATO cómo nidad de destino en lo universal. La NATO esa que que no considera que se deba defender la parte de nuestro territorio con mas riesgo de ataque enemigo, Ceuta y Melilla. Esos generales que se vuelven locos si una vez hechos los méritos suficientes acaban en Generl Dinamics y similares..

      Yo no confio un pelo en eso militares.

      En los otros si, pero de esos ya no quedan casi.

      • Ya, se a lo que te refieres, pero piensa que mucha de la cúpula militar… Son hijos de miembros de la cúpula previa. Sí, la OTAN afecta mucho a su política, pero eso de que haya gente intentando reventar el país no creo que les deje indiferentes.
        Y de ahí, a reorganizar el resto de problemas, hay un paso.

    • Pues yo creo, que esto ya sólo lo arregla un general con mano dura y que institucionalice un sistema representativo similar a la V República de Francia. Este régimen es una pérdida de tiempo. Son como pollos sin cabeza. Política idiota a más no poder. Si España no se une al grupo de Visegrado lo antes posible, no habrá salvación de nada ni de nadie. Ésa es la realidad. Parece que Suecia podría dar un vuelco espectacular en sus próximas elecciones generales. Donde los suecos hartos de su socialdemocracia aliada a sus “conservadores”, pueden ser derrotados por un partido identitario y poner orden y mano dura a sus inmigrantes, que campan por sus respetos. Las elecciones bávaras determinarán el futuro de Merkel. En Alemania empiezan a considerar el rearme militar como opción.
      ¿España? Con este régimen, sin ideas, sin rumbo, donde el extremismo ideológico de la “izquierda de humo” es el pensamiento dominante. De tipos ignorantes, que no saben nada de como funcionan las cosas ahí fuera. Si te abandonas como nación, lo más probable es que te coman. Rige el darwinismo ahí fuera. Lo mejor que puede suceder es que un general salve la situación. Lamento haber llegado a esa conclusión. Pero es así.

  7. La PSOE lleva décadas con el cordón sanitario al PP. Es lo que se podría llamar el “discurso del desgaste”. Andar arreándole mamporros al PP a diestro y siniestro, a cuento o a destiempo… porque como dice el refrán “difama que algo queda”.

    Y claro que algo queda. Nuestro cuerpo electoral, una parte significativa de él, practica la memoria selectiva: se rasga las vestiduras por los hechos acaecidos en la guerra civil, pero es incapaz de ver la traición de ZP y Rajoy con la excarcelación de etarras, que supuestamente se pudrirían en la cárcel. A este electorado es bien fácil colocarle un discurso anti-PP, anti-heteropatriarcado, anti-católico, anti-tradicional con bonitas palabras de progresismo, feminismo, libertad religirosa y avances sociales.

    Pero llama poderosamente la atención que casi nunca el PP, en su discurso, no saca a la luz la contradicion de apoyarse en la rancia derecha nacionalista o que Zsanchez haya sido investido con votos pro-etarras. ¿ Por qué calla esto el PP ?¿ Por qué no lo repite machaconamente, buscando el mismo efecto que pretende la PSOE, a saber, un desgaste progresivo del adversario ? Pareciera que el PP o está lleno de maricomplejines, estilo Rajoy, o pretende conseguir el poder sólo cuando le cae como una breva, después de que la PSOE haya dilapidado todos los recursos económicos y lleve al límite a la nación.

  8. Comparto la opinión del articulista: la izquierda española no reconoce legitimidad alguna a la derecha española, pero si concede toda la legitimidad del mundo a la derecha antiespañola nacionalista o separatista. Es un problema estructural de la izquierda, un problema para los que creen en la alternancia pacífica en el poder, que eso es en esencia la democracia, no para fuerzas políticas como Podemos que conciben al adversario político como enemigo y a la política, por tanto, como una forma diferente de hacer la guerra. El modelo de la izquierda española no revolucionaria siempre ha sido el PRI mejicano, una democracia aparente sin alternancia de poder. Ese fue el ideal de Azaña y más recientemente de Felipe González, si bien este último era más moderado que el sectario Azaña. De ahí las descalificaciones continúas a la derecha española y la incapacidad del PSOE de lograr acuerdos con el PP en asuntos esenciales para un país, salvo que vengan impuestos desde fuera. No hablo del contenido de dichos acuerdos, sino del hecho del acuerdo en sí.La izquierda solo acepta la sumisión de la derecha a sus postulados y aún así siempre será el enemigo del progreso y la libertad y nunca será aceptada como igual. Un ejemplo reciente ilustra lo que digo. En la Comunidad de Madrid gobernada por el PP con apoyo de Ciudadanos, se ha aprobado una ley LGTB que cumple con todas las expectativas de la izquierda y de los ideólogos de género. Pues a pesar de ello el PP de Madrid, paladín del LGTB, fue vetado en las fiestas del orgullo…por homófobo.
    PD: Si bien el PP representa en gran parte a la derecha social es dudoso que hoy pueda ser calificado como un partido de derechas.

    • Donde usted dice

      “PD: Si bien el PP representa en gran parte a la derecha social es dudoso que hoy pueda ser calificado como un partido de derechas.”

      Yo mas bien diría que los votantes del PP representan a la derecha social… Pero el PP cómo partido representa exactamente lo mismo que el PSOE, y mucho mas desde el 20N 2011. El por qué los votantes del PP siguen votando al PP es algo digno de tesis doctorales.

      En mi opinión hay una cobardía extrema en muchos de ellos, ese mas vale malo conocido, y ese no quererse creer que les han engañado pr que ellos son muy listos.

      De la izqueirda no me preocupo, como no moe preocupo por los autralianos o los venusinos, el problema principal de España no es que tenga una izquierda lerda, lerdísma; es que tiene una derecha (masa social) cobarde cobardísima.

      Un cordial saludo

      • También están en el circulo vicioso del dilema del “mal menor”. Sin asumir que el mal menor es permanecer en el mal y no salir de él nunca.
        Mientras haya gente, que no rompa el círculo, no hay nada que hacer. No son conscientes, de que no tienen nada que perder, si en lugar de quedarse en casa el día de la votación, hacen un acto de valentía y votan útil para si mismos y en lo que creen.
        El “voto útil” no es asegurar la victoria a uno de los dos partidos principales del régimen, que son las dos caras de lo mismo. El voto útil verdadero es el se usa para producir un cambio de verdad. Independientemente de que vote uno solo o cuatrocfientos. De repente muchos se sienten inspirados y hacen lo mismo y se obtiene un porcentaje, que lleve la voz al congreso y perfore la barrera del aislamiente.
        Cuando voté a VOX por primera vez era muy consciente, que no iba a sacar más de 300 votos en mi provincia. Aún así me sentó muy bien, porque hice un auténtico voto útil.

  9. Casado es un caballo de troya de Aznar que ayudaba a ancianitas consevadoras a cruzar la calle y por otra parte llenó el pais de moneda fiat con la disculpa de la construcción, desvalorando los ahorros de esa misma ancianita. No deja de ser un bipartidismo que siguen instrucciones externas superiores envueltos en pieles de tendencias politicas clásicas pero desfasadas.

  10. La izquierda no gusta del juego democrático, dice el autor, dejando entender que la diestra cuasi disfruta del mismo. Pues mire, no. En este país se legisla a la sombra de las mayorías absolutas parlamentarias, sean de derechas o de izquierdas. Lo que, bajo mi punto de vista, dista enormemente de una concepción saludable del juego democrático, salvo en su acepción más raquítica.
    Como es común en esta publicación, se utilizan sistemas críticos unidireccionales, es decir, se señala un defecto común pero sólo se aplica a la parte que interesa defenestrar.
    Dice, la izquierda sólo quiere ostentar el poder (aquí, oportunamente se cita a Hegel). Bueno, pues aceptando esa crítica, es perfectamente aplicable a la derecha porque poder y política, en la práctica democrática conocida, son prácticamente sinónimos.
    Dice, para que lo entienda un lector de una determinada publicación, dejando a sus hábiles lectores llegar a la conclusión de que ese es el periodismo ideológico incorrecto. Pues mire, tampoco. Si quiere hacer una crítica del periodismo ideológico, aténgase a las consecuencias y ponga el espejo delante de su pluma, primero, y después compare con el ejercicio de tan noble profesión de sus publicaciones amigas en las que el proselitismo ideológico, la falta de rigor, la creación de bulos y la argumentación finalista son dignos de estudiar en las facultades de periodismo.
    Y por último, y no menos importante, defender la figura de un personaje con la trayectoria política y vital del citado, debería dar vergüenza, por mucho que sea de la cuerda ideológica propia. ¿Cómo pueden admirar a alguien que habla de excelencia y de mérito desde una posición personal tan incoherente? Para gobernar con unos principios, ¿vale todo, vale cualquiera? Si hemos de esperar algo de una persona que ha hecho carrera política y académica como el señor Casado la ha hecho, será la concesión de poder a los afines y no a los que lo merecen.
    El partido popular, no es el diablo por ser de derechas, lo es por su falta de congruencia y desfachatez, y hasta que no transforme profundamente sus verdaderos principios (reparto de beneficio entre afines) ya puede defender en la tribuna los conceptos e ideas que considere oportunos que algunas personas, entre las que me incluyo, no confiaremos en sus palabras hasta que sintonicen con sus actos.
    Al PP no lo ha hundido el diario.es por destapar sus vergüenzas, lo ha hundido la constancia de que demasiados periodistas consideran que por ser representantes de una ideas con las que comulgan, esas vergüenzas no deben ser destapadas. Craso error y flagrante desconsideración de la deontología profesional.
    Los que leemos prensa diversa, incluso el diario. es, no somos acomodaticios y preferimos información y opinión crítica a proselitismo autocomplaciente.

    • A la izquierda no le gusta el juego democrático.

      De hecho nuestra derecha ha tomado de la izquierda los modos y maneras de “entender” la democracia, por eso estamos cómo estamos.

      Excepto si usted está en la rama mas anarquista.. entonces si se le podría aceptar parte de su enmienda. Pero sepa que la derecha ha entendido como nadie los mecanismos marxistas de toma y control del poder, y se ha mimetizado con el Estado de tal manera que no hay maner ahora de saber donde acaba el Estado y donde empieza el IBEX, o los diferentes IBEX del mundo.

      Pero eso se ha conseguido gracias al marxismo y su manera de acabar con las disidencias y discrepancias.. y esto va ara los 350 ladrones, donde no se libra ni uno. Y de las 17 basuras ni le cuento.

      • Pues, sí, me ha pillado. El anarquismo es la teoría política que más me atrae.
        No sé si estoy de acuerdo con la expresión “mecanismo marxista”, en tanto que no creo que se trate de ningún mecanismo sino en que la lectura marxista de la realidad económica y política se sigue confirmando como válida, no para todo, no en todo momento, pero válida al fin y al cabo. Igual opino de Smith, Maquiavelo, Marcuse, Orwell, Quino y otros muchos, perfectamente vigentes y útiles para discernir la realidad humana.

    • Gastas demasiadas palabras para saturar el campo. Defender al PSOE, con lo que ha hecho Sánchez es muy sectario. ¿ Qué dirías si la derecha intentará gobernar con el 20% del Parlamento?. “Mutatis mutando ” es la repetición del golpe del año 34 con métodos no sangrientos.
      Saludos disidentes.

  11. Pues Casado no me merece demasiada credibilidad, al margen de las corruptelas universitarias. Estas operaciones del PP para recuperar electorado de derechas ya se hicieron con Rajoy. Además apuntala el bipartidismo con Sánchez. Por eso Sánchez le hace el favor de colocarlo en la extrema derecha. Una farsa. Mal negocio para España y para la derecha.

  12. Pienso que los artículos con títulos que no coinciden con el contenido, suelen indicar falta de confianza del autor en que lo que quiere contar sea interesante para los lectores.

    • Creo que no acabaste de leerlo o no comprendiste de que va el artículo pero al final lo expresa muy claro “De modo que ha vuelto la extrema derecha española; es decir, la intolerancia de la izquierda.”

      • Yo creo que Alquimia tiene razón

        Casado es un bluf, muy poca cosa, para un Partido que llegó al poder en 23011 engañanado y decepcionando a una mayoría de sus votantes, continuando básicamente con la que hacía el anterior presidente Zapatero.

        Él ha estado allí todo ese tiempo y sólo ahora nos enteramos de que no penasba cómo Rajoy.. pues vaya.

        El que personajes cómo Iglesias, Sánchez, los nazionalistas variopintos califiquen a Casado de extrema derecha es lo mejor que le puede pasar a Casado.

        Y el titular un artíuculo, com una frase en la que están Casado y extrema derecha es en el fondo dar credibilidad a esos individuos.

        Casado es socialdemocracia vergonzante, la versión digestible de una Soraya a la que se le pasó el arroz.. para que ese devoto de unas siglas crea que no se ha equivocado pensando que “eso” tenia solución y que haber votado con la pinza desde ese 20N 2011, después de todo no fue tan malo y equvocado.

        El PP (Como Ciudadanos) tiene un serio problema con la política lingüistica, por ejemplo.

        El el caso del PP tolerar que lo que se hace en Cataluña se haga en Galicia, donde tienen mayoría absoluta. El PP es el promotor del dislate de querer ser esa CSU bávara en Galicia, Valencia, Baleares y Navarra.. que nos ha llevado donde estamos.

        Y no he oido críticas de ellos a Casado.

        Extrema derecha no existe en España, porque ni VOX es extrema derecha, derecha a palo seco y poco mas.

        Inisto

        “El que personajes cómo Iglesias, Sánchez, los nazionalistas variopintos califiquen a Casado de extrema derecha es lo mejor que le puede pasar a Casado.

        Y el titular un artíuculo, com una frase en la que están Casado y extrema derecha es en el fondo dar credibilidad a esos individuos.”

        Hay todo una arqutectura de polcía bueno/malo en los medios para

        • Continuo

          Hay todo una arqutectura de policía bueno/malo (depende del gachó el bueno o el malo será no u otro) en los medios para que nos olvidamos de que en ese falsificado estido del CIS la suma PP+Ciudadanos bajara un 6,5% misteriosamente sin saber a donde de han ido esos que jamás votarían aun Sánchez o a un Pablemos.

          Y que me malicio que serán muchos mas del 6,5%.

          Un cordial saludo

          PS En Disidentia podrían ir poniendo artículos de verdad con ensayistas de verdad y esta publicidad encubierta a Casado, que apesta.

          • Humildemente creo que está en todo lo correcto. PP y PSOE en su forma actual son dos caras de una misma moneda. El PP consolida lo que hace el PSOE dándole a las acciones de éste legitimidad en el tiempo.

          • A su comentario, con el que estoy de acuerdo de arriba a abajo, le contestaría con humor, al estilo del “joven” Arenas: “Cumbre jefe, haz estao cumbre”.
            Como se nota. Cuando escribimos aquí, traemos la obsesión por el refresco de pantalla y la limitación de caracteres. Parece que hemos de repetirnos eso de: ‘Tranquilízate y sosiégate al escribir, que Benegas de momento no nos hace esas maldades. Lo cual es muy de agradecer.

Comments are closed.