Como si fuera un guiño del destino, uno de los postreros signos de 2018 fue la elección de George Soros como personaje del año por parte de Financial Times. Así lo anunciaba la cabecera británica con una empalagosa pieza donde calificaba al magnate norteamericano de campeón de la democracia liberal y de la sociedad abierta. Esta elección de FT reavivó la polémica que gira alrededor Soros, quien para muchos es la mano que anima el globalismo, esa doctrina que instrumentaliza la globalización para promover un nuevo orden mundial sin naciones ni fronteras.

No faltan quienes ven exagerada esta imputación a Soros, incluso hay quienes ridiculizan las teorías conspirativas que giran en torno al personaje. Sin embargo, más allá de exageraciones y bromas, existen razones suficientes para no ver en este magnate al filántropo que el FT afirma que es. Lo cierto es que Soros no siempre actúa de manera lícita ni transparente. Y que, a través de su fundación The Open Society Foundations, a la que ha dotado con 14.000 millones de dólares, desestabiliza gobiernos democráticos, promueve el multiculturalismo, la inmigración masiva, las políticas de la identidad y, en definitiva, toda aquello que contribuya a arruinar lo que queda de la democracia liberal.

Demencias, delirios… e intereses

Sin embargo, los conspiranoicos se equivocan en una cuestión fundamental, el plan de Soros es el plan de Soros y de nadie más. En todo caso, también es el de aquellos a los que alcanza su dinero (quizá el Financial Times sea uno de ellos). Pero no es desde luego un plan que aglutine a todas las fuerzas del mal. Agentes como Soros, con las mismas demencias y delirios hay muchos… pero cada uno tiene sus propios intereses.

En lo que sí parecen estar cada vez más de acuerdo todos los agentes políticos y económicos es en crear entornos donde poder alcanzar compromisos que se anticipen a la acción legislativa de los gobiernos

Lamentablemente, que no exista un villano con un poder universal no es una buena noticia. Al contrario, es una mala noticia, especialmente para los amantes de la concreción y los nombres propios. Si las conspiraciones obedecieran a un plan maestro, y las decisiones estuvieran centralizadas, al menos podríamos tener, por así decir, una imagen nítida del mal. Pero cuando lo que sucede es el resultado de la interacción de intereses coyunturales de infinidad de agentes, la imagen es borrosa y está llena de incertidumbres.

Ahora bien, en lo que sí parecen estar cada vez más de acuerdo todos los agentes políticos y económicos es en crear entornos donde poder alcanzar compromisos que se anticipen a la acción legislativa de los gobiernos. Foros no democráticos sino tecnocráticos que, con la aureola de estar constituidos por expertos, añadan una pátina de legitimidad y solvencia a sus acuerdos, para luego imponerlos.

La expropiación de la política

Así, en la Unión Europea, como advertía Hans Magnus Enzensberger, los países ya no se rigen por instituciones legitimadas democráticamente, sino por una serie de abreviaturas que las han suplantado. Nuevos entes se superponen a los parlamentos, el FEEF, el MEDE, el BCE, la ABA o el FMI. Una sopa de letras que solo los “especialistas” están en condiciones de desgranar. De igual manera que solo los muy iniciados pueden deducir quién decidirá qué y cómo en la Comisión y en el Eurogrupo.

Además de la UE, a nivel transnacional está la ONU, y sus innumerables organismos, que promueve tratados internacionales que los gobiernos suscriben sin consultar siquiera a sus gobernados, y también el G20 o el Foro Económico Mundial, cuyo antagonista, el Foro Social Mundial no hace sino replicarlo de manera cómica, pero con un sesgo contrario.

El proceso de expropiación de la política había pasado inadvertido hasta que la Gran recesión puso de manifiesto la existencia de un nuevo statu quo

Esta proliferación de organismos supranacionales y/o extra parlamentarios supondría no sólo la concentración del poder más allá de los límites del Estado nación; también significaría una progresiva expropiación de la política. Este proceso de expropiación habría pasado inadvertido hasta que la Gran recesión puso de manifiesto la existencia de un nuevo statu quo. Un shock que supuso, por un lado, el descubrimiento de que la democracia estaba a merced de entidades superiores. Y por otro, que el nuevo orden abocaba al Estado nación a una obsolescencia prematura.

Sin embargo, lo que ha terminado prendiendo la mecha del motín europeo es que, no sólo este modelo disparatado no proporciona prosperidad y certidumbre, sino que además supone una injerencia intolerable en el espacio íntimo de las personas.

Esta nueva tecnocracia sin fronteras, en efecto, se muestra incompetente ante los grandes asuntos (la globalización, nos dicen, es una fuerza intratable que genera ganadores y perdedores, y punto), pero extremadamente diligente a la hora de imponernos nuevos usos y costumbres… e inventar nuevos impuestos.

Así, mientras la deslocalización, la inmigración masiva, la precariedad laboral y la incertidumbre material son problemas intratables, toda cuestión relacionada con el estilo de vida de las personas es sistemáticamente intervenida.

Ponga un lobby en su vida

Por si esto no fuera calamidad suficiente, al mismo tiempo que el individuo es expulsado de la política, los lobbies presentes en la UE alcanzan categoría de plaga: casi 12.000 entidades registradas en 2018. Lo que significa que decenas de miles de agentes acreditados deambulan alegremente por Bruselas, desenvolviéndose en sus vericuetos burocráticos como pez en el agua. ¿Cómo controlar a tanto agente concertando entrevistas? Sencillamente, no se puede.

Todos los que tienen posibles se han convertido en lobby, y han encontrado en las Agencias de Relaciones Públicas el vehículo perfecto para alcanzar, a golpe de talonario, una posición de privilegio

No sólo son grandes corporaciones industriales, también la Prensa, las asociaciones profesionales y los gremios se han constituido en grupos de presión. Todos los que tienen posibles se han convertido en lobby, y han encontrado en las Agencias de Relaciones Públicas el vehículo perfecto para alcanzar, a golpe de talonario, una posición de privilegio, en perjuicio, claro está, del ciudadano corriente, que ni siquiera puede recurrir a un simple parlamentario sin que, en el mejor de los casos, termine despachándole un becario.

Ni qué decir tiene que estas “empresas de relaciones y contactos” se saben al pie de la letra el catecismo posmoderno y cumplen todos y cada uno de los mandamientos de la corrección política: exudan feminismo, ecologismo e igualdad a espuertas. No es que se lo crean a pies juntillas, simplemente piensan que les conviene porque es lo que se lleva en los ambientes políticos. Aunque alguna hay que ha chiflado por completo.

Pero, sobre todo, estas agencias son el corolario de un statu quo que ha logrado cerrarse sobre sí mismo. Son la quintaesencia de la confusión entre lo público y lo privado y la sublimación de las puertas giratorias. Es tal su virtuosismo que, gracias a ellas, por fin política y negocio son exactamente lo mismo.

Incorporan como consultores a exgobernantes y expolíticos, lo que refuerza su capacidad de persuasión por partida doble. Por un lado, porque se aprovechan de relaciones forjadas al calor de las instituciones públicas y pagadas por los contribuyentes. Y por otro, porque generan en sus interlocutores, los tecnócratas con los que negocian, expectativas de futuro. “Tal vez tengamos un puesto para ti mañana, querido, así que no te pongas melindroso”. ¿Recuerdan cuando muchos se preguntaban qué movía a Zapatero a arrastrarse a los pies de Maduro? Ahora ya saben la respuesta.

Retrotraer la política y evitar el desastre

Por si alguien aún no se ha percatado, vivimos tiempos prerrevolucionarios. Y va siendo hora de recordar aquel poema de Victor Hugo, en el que la cabeza cortada de Luis XVI reprocha a sus antepasados que hayan sido ellos quienes han construido, con su recalcitrante injusticia y latrocinio, la máquina que le ha decapitado.

Decir que la política se ha extralimitado es quedarse muy corto. Sería mucho más preciso, aunque menos elegante, afirmar que se nos ha ido completamente de madre

Y es que decir que la política se ha extralimitado es quedarse muy corto. Sería mucho más exacto, aunque menos elegante, afirmar que se nos ha ido completamente de madre. Si se quiere evitar el desastre, la solución pasa por retrotraerla a su verdadero cometido. Ocurre que hacerlo supone generar nuevos perdedores, pero esta vez no serían los ciudadanos corrientes, sino una cifra nada despreciable de tecnócratas y expertos. Y, claro, no están por la labor de irse al paro, además, no tienen costumbre.

Tal vez su negativa a reclicarse tenga algo que ver con que, cuando nos advierten de que la democracia liberal de George Soros está en peligro, casi nadie se asuste; al contrario, muchos se sonríen y se dicen a sí mismos: “No soy de ningún lobby, no formo parte de grupo de presión alguno, tampoco pertenezco a ninguna identidad de las formalmente admitidas y subvencionadas. No hago otra cosa que trabajar, pagar impuestos, vivir al día y soportar todas las estupideces que se les ocurren, ¿de qué democracia me hablan?”

En efecto, como escribía en esta misma cabecera Dalmacio Negro, el 2019 promete ser un año divertido. Por mí parte, deseo que, pese a todo, sea un buen año.

Foto: Dollar Gill


Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo con tu pequeña aportación puedes salvaguardar esa libertad necesaria para que en el panorama informativo existan medios disidentes, que abran el debate y marquen una agenda de verdadero interés general. No tenemos muros de pago, porque este es un medio abierto. Tu aportación es voluntaria y no una transacción a cambio de un producto: es un pequeño compromiso con la libertad.

Apadrina a Disidentia, haz clic aquí

Muchas gracias.

13 COMENTARIOS

  1. FELIZ AÑO A TODOS.

    Un deseo: que este año comience el proceso para despenalizar el deseo sexual no perverso.

  2. “Si las conspiraciones obedecieran a un plan maestro, y las decisiones estuvieran centralizadas, al menos podríamos tener, por así decir, una imagen nítida del mal. Pero cuando lo que sucede es el resultado de la interacción de intereses coyunturales de infinidad de agentes, la imagen es borrosa y está llena de incertidumbres”

    Así es, Javier. Lo que ocurre es que nuestra atracción por el misterio que entrañan ciertas incertidumbres de la política, a gran escala, nos inclina a cavilar, escudriñar y querer atar cabos, para que todo cobre un sentido, una razón de ser.
    Pero en demasiadas ocasiones, esos hilos frágiles que conseguimos atar, se rompen cuando otro elemento imprevisible o que habíamos pasado por alto, aparece en la escena y desbarata nuestro plan cognitivo de haber dejado todo bien atado. Así que: vuelta a empezar y vuelta a tejer la trama de nuevo, descartando los errores cometidos e incorporando los nuevos, que, sin duda, harán acto de presencia en el momento menos pensado.
    Es algo así como caernos del guindo para subirnos de nuevo, en un eterno bucle que se repite año tras año y renueva nuestro deseo de narrar la historia como creemos que es o como desaríamos que fuera. Un eterno bucle que se repite año tras año y renueva nuestras ilusiones y nuestro firme compromiso por querer “salvar el mundo” y combatir sus peligros desde este espacio disidente y querido en que interactuar, narrar y compartir inquietudes.

    Mis mejores deseos a todos para el 2019!

  3. FELIZ AÑO NUEVO a todos, que Disidentia nos acompañe con su luz, y nos alumbre el camino.
    Saludos disidentes.

  4. No conozco personalmente a Soros, tampoco me apetece, y aunque tampoco he analizado su vida a fondo no me resulta simpático por producirme un malestar de origen indefinido.
    Siempre le veo metido en líos extraños, sé que le gusta mucho el dinero y el poder y que tiene un sexto sentido algo atrofiado para perturbar naciones donde recoger beneficios.
    Ucrania, “las Femes”, barcos cargados de manzanas o de té, Cataluña, Sánchez, Y ahora una nueva financiación Catalana sacada de la manga me preocupa. El golpe de estado catalán tiene varias puntas de lanza aparte de los conocidos: Ciudadanos, Valls, Sánchez, y ahora se abre uno nuevo, si yo fuera Soros endeudaria Cataluña hasta hacer su deuda inasumible, bien para quedarme con ella bien para forzar su independencia.

  5. Eso de que vivimos tiempos prerrevolucionarios me parece un tanto optimista y a la vez peligroso ya que la revolución puede acabar siendo comandada por los totalitarios que quieren aún más intervencionismo, sobre todo al tener en cuenta que el ideal o diría inclusive religión predominate hoy en día no solo en occidente sino en el mundo es el estatismo, es decir esta idea que se tiene de que el Estado u organizaciones supranacionales construirán el paraíso en la tierra.

    Casi todo este pensamiento o realismo mágico viene de la izquierda, que en su mayoría son tontos últiles de los que viven muy bien instalados en el Estado, en grandes empresas u organizaciones supranacionales medrando cómodamente de los cada vez más esclavizados ciudadanos que no llegan a fin de mes.

  6. Las conspiraciones no es que estén absolutamente centralizadas, pero sobre todo están institucionalizadas. Sus muchísimos agentes lo dejan claro. El Financial Times nos aclara su premio revelador y nos muestra que de esa lista obtenemos un tweet de Luis Garicano (vicepresidente del grupo parlamentario europeo de los liberales (ALDE), y representante en la dirección de Ciudadanos), y dice lo siguiente:
    “Felicidades a George Soros, merecida “Persona del año” del @FinancialTimes por su incansable trabajo por la libertad y las sociedades abiertas, que le ha expuesto a ser vilificado por lo peor de nuestras sociedades.” Luis Garicano @lugaricano https://twitter.com/lugaricano/status/1075462081447649280?lang=en

    No es que Ciudadanos sea un partido anticonstitucional, pero la Constitución Española y la libertad se defienden mediante la soberanía Nacional e individual. Esto no ocurre así con Luis Garicano, ni con el psicópata Guy Verhofstadt o con el Petit Macron – el hazmerreír – Rivera, todos miembros del mismo grupo y de ALDE, y es que son muy dados a los cordones sanitarios, lo que hace prever con quien están de acuerdo y que es lo que pretenden estos traidores. https://www.youtube.com/watch?v=74mAwIBou1A

    Como solución sólo cabe esperar que España, los españoles, intensifiquen la protección nacional mediante derogaciones de las normas infames de la corrección política, el feminismo, la intolerancia climática, las agendas y tratados globales. Emprendimiento de la recuperación, para y desde el pueblo, del ingenio, la propiedad, parte de sus impuestos, un nuevo discurso y su integridad moral.

  7. El Foro Social Mundial (FSM, WSF su sigla en inglés) es un caballo de Troya metido a calzador en medio del movimiento disidente y financiado por el gran capital. Tiene varios subproductos regionales como por ejemplo el Foro del Mediterráneo muy cercano a nosotros. Presume de ser una organización de resistencia y lucha contra la hegemonía imperialista y el neoliberalismo en el mundo, los reinos del dinero, de las armas y de los medios de comunicación monopolistas y defensora de que «otro mundo es posible». Y se propone ser un altavoz de una «politización alternativa» para construir un movimiento social internacionalista y anticapitalista de alcance mundial. ¡Menos sociedad civil y más desobediencia civil!, reclamó Naomi Klein, asidua participante en este Foro, activista social canadiense y admiradora de Hugo Chávez y Lula da Silva.

    Financiado por las Fundaciones Ford, Rockefeller, Tides, EDGE Funders Alliance, Fondo Wallace Global, Open Society para Europa (Soros), grandes ONGs (Oxfam, etc.), el FSM paradójicamente depende económicamente de los intereses corporativos contra los cuales pretende luchar. Está todo muy claro. Las corporaciones están financiando la disidencia para tener a los movimientos de resistencia bajo control.

    El grupo está fomentando movimientos de contestación y movilización en apoyo de levantamientos populares en África (Burkina Faso, Togo, Congo…) y en Europa (especialmente Grecia y España), contra las instituciones financieras internacionales, contra la explotación de los recursos naturales por parte de las multinacionales, contra los tratados neoliberales de libre comercio, contra la regresión de los derechos humanos más básicos, la violencia contra las mujeres, por la justicia climática y la soberanía alimentaria, la justicia social y la paz. Lo que evidencia que se alinean con los buenos.

    Los medios pasaron a ser una herramienta computacional para el control social, manipulados por asesores políticos avispados. Están detrás de las TVs y de las tertulias manipuladas. La oligarquía, «follow the money», intenta censurar Internet, censurar todas las narrativas no alineadas. Dicen que es para proteger la democracia y ni se les crece la nariz.

    El bando aliado con el maquiavélico Soros se ha vuelto muy poderoso, aunque España no hace parte por ahora del tablero donde se juegan las grandes apuestas. Pero nos tienen bajo el ojo, hoy ya no hay fronteras, se está formando un torbellino.

    Lo de que nos vamos a divertir mucho en 2019, en España no lo sé, tal vez se nos congelen las risas. Y conjuremos a los dioses para que el enfrentamiento civil que se otea en el horizonte no produzca demasiadas bajas que empeoren nuestras estadísticas demográficas ya tan escuchimizadas de por sí.

  8. Muy bueno, como siempre tratándose de Don Javier. Esto de los consultores es un cáncer ya muy viejo. Lo que ocurre es que ha metastatizado. Y sus conexiones con los lobbys son más que evidentes.
    Disfrutamos de unos políticos cada vez más zotes que no son capaces de dar un paso sin contar con ellos.
    Aquí, sin ir más lejos, las políticas están siendo diseñadas por un profesional de la opinión pública que le susurra a nuestro zote máximo sus ocurrencias y cuyas conviccciones son, como su cabellera, inexistentes. Nada como un buen postizo para ocultar lo que no existe.
    Es preciso un buen vendaval que haga volar ese tupé.
    Y parece que por el sur va entrando una brisa con aspiraciones de viento huracanado.
    A ver en qué se queda.

  9. No sólo George Soros seguirá siendo actor del año 2019 que empieza pasado mañana, también el socio de la banca Rothschild con apenas treinta años Emmanuel Macron y su paracaidista* en Barcelona, señor Valls, postulante a la alcaldía que internacionalizará el conflicto catalán si sale elegido, como Vd. mismo señor Benegas pudo oír en directo de los labios de Luis del Pino ayer sábado a las nueve de la mañana en su programa de radio.

    Ayer Abascal cargaba contra Rivera: “Aburres. Te crees Bismarck pero ves un extranjero y te postras, ‘petit Macron’ henchido de cosmopaletismo”. Albert Rivera no lo considera “constitucional” a su partido que junto con el Kitchi de Cádiz lo tildo de excremento a Vox.

    España está siendo invadida por los mamelucos malucos por los Pirineos, por el Sur por los pateros de los nuevos negreros, por el Este de ladrones georgianos, de las familias mafiosas italianas de toda la vida… y ansí.

    Bailén figura en el Arco de Triunfo de Paris como batalla ganada por las tropas de Napoleón pero fue el general Castaños quien la ganó. Los 400.000 votantes de Vox en Andalucía es la retreta del variopinto pueblo español de la parte de la Remonta de Caballería para dar por el derrière a los que por los cuatro puntos cardinales quieren desmembrarnos y empiolarnos. Va a haber guantás, la peña no aguanta más.

    *paracaidista. DRAE: 4. m. y f. coloq. C. Rica, Ec., El Salv., Nic., R. Dom., Ur. y Ven. Persona que se presenta en un lugar sin haber sido invitada, o sin estar citada.. como los que se presentan a concejal o diputado viviendo en Madrid, como Carmen Romero, esposa de Felipe González y salió elegida por Sevilla

  10. “Lo cierto es que Soros no siempre actúa de manera lícita ni transparente.” Probablemente nunca. El historial del personaje es bastante truculento. Claro que no está sólo, sería estupendo poder identificar el origen del caos.
    Una digresión (algunos días de ocio me han recalentado el caletre): en España la “derecha caviar” ha resultado letal. Acomplejada, miedosa, entreguista, chaquetera, melindrosa…ha dado alas y patente de corso a la izquierda. La llamada izquierda caviar ha sido la leva de estupidos colaboradores inanes pero dañinos en alentar una ideología tóxica y destructiva; el armazón de la ideología de género, la algarabia LGTBI, y algún que otro pienso ideológico que nutre ese catecismo posmoderno.
    El liberalismo socialdemócrata es una componenda que, como todo engendro, tiende a la autolisis.
    La derecha tradicional y conservadora enseña sus garras. Si, 2019 será revolucionario. El hartazgo despierta la tormenta, abre la caja de los truenos, y nos coge sin recambios…Hace semanas se hablaba del ‘eje’ Merkel-Macron, el bálsamo de Fierabrás devenido en agua de borrajas.
    Una espoleta retardada que usted menciona es la falta de oxígeno de la libertad que resulta absolutamente intorelable y asfixiante. Los políticos almendrucos han jugueteado con la argolla hasta que se ha soltado.
    Clint Eastwood tenía razón, leo en otra sugerente entrada. La tiene.

Comments are closed.