Estimado lector, Disidentia cumple hoy su primer mes de existencia. Sin embargo, antes ya habíamos alcanzado varios hitos. En nuestra cuenta Twitter @disidentia superamos los 3.000 seguidores, con un nivel de interacción inusual, muy por encima de otras publicaciones con muchos más recursos. También en Faceebook superamos a las pocas semanas los 2.000 fans, igualmente activos.

Pero uno de los datos más valiosos, por cuanto demuestra el interés en Disidentia, es el índice de atención de las publicaciones, que supera holgadamente los 7 minutos por artículo. Dato inalcanzable para los diarios generalistas. Esto significa no sólo que cada pieza de Disidentia es valiosa, sino que juntos, creadores y lectores, estamos empezando a arrebatar la agenda de la opinión a los medios convencionales y a la clase política, dando voz a las verdaderas preocupaciones de la sociedad.

Dicen que los jóvenes no leen, que sólo ven Youtube. Y puede ser cierto. En cualquier caso, a lo que parece, aquellos jóvenes que sí leen están en Disidentia

Tenemos más datos positivos, por ejemplo, el elevado número de jóvenes que leen los contenidos de Disidentia. Dicen que los jóvenes no leen, que sólo ven Youtube. Y puede ser cierto. En cualquier caso, a lo que parece, aquellos jóvenes que sí leen están en Disidentia, porque el 58% de nuestra audiencia son personas de 18 a 35 años. También hay prácticamente paridad entre hombres y mujeres, lo que demuestra que no hacen falta consignas ni discriminaciones positivas para que las mujeres decidan por sí mismas. Aquí lo que importa es cada persona, con independencia de su condición o circunstancias.

Apoya a Disidentia con una pequeña suscripción voluntaria aquí.

Por nuestra parte, hemos trabajado duro editando más de 100 contenidos, poniendo al día el cuadrante de publicaciones, animando las redes sociales, confeccionando el boletín diario para nuestros suscriptores, atendiendo sugerencias, solventando pequeños problemas… Pero el mérito principal es de los autores de Disidentia, porque no se limitan a escribir chismorreos ni textos convencionales sujetos al corto plazo, a la noticia del momento, sino que realizan un esfuerzo adicional de documentación para ofrecer ideas, hallazgos, reflexiones y puntos de vista valiosos. Esto es lo que da valor a este medio y a su marca. Un valor que pretendemos seguir incrementando con su ayuda.

Este no es un artículo de autoadulación. Queremos compartir todos estos datos porque es usted, querido lector, el corazón de Disidentia, su pilar fundamental. Esto es un elogio hacia usted. Todos los que hacemos Disidentia nos sentimos muy orgullosos de nuestros lectores, porque demuestran cada día que hay personas independientes, con coraje, gente comprometida con la causa de la libertad. El aplauso es, por tanto, para Usted, el espejo donde nos miramos para seguir adelante.

Muchas gracias por apoyarnos.

19 COMENTARIOS

  1. , Recién emigrado de otro medio me he visto gratamente sorprendido, un medio joven y unos contenidos muy bien elaborados invitan a quedarse.

    Otra trinchera abierta en la búsqueda de la verdad, pasando primero por el fielato del desenmascaramiento de la Gran Mentira.

    El engrudo manoseado de muestra transición cada día se muestra como esa masa pringosa aceitosa y gelatinosa carente de valor alimentario, ni proteínas ni vitaminas, todo sebo partidocratico incapaz de alimentar mínimamente el cuerpo social de una sociedad raquítica de libertad.

    Salú2.

  2. Mi enhorabuena, señores. Sobre todo, por la calidad de los artículos que he podido leer hasta ahora.

    Algunos de los articulistas me son familiares. Otros, completos desconocidos, pero he de decir que leyendo algunos artículos de estos últimos me ha sorprendido enormemente para bien su calidad, tanto por la exposición de las ideas como por su redacción (como bien comenta luzbelguerreo antes).

    Saludos cordiales.

  3. “En cualquier caso, a lo que parece, aquellos jóvenes que sí leen están en Disidentia, porque el 58% de nuestra audiencia son personas de 18 a 35 años”

    Podrían decirme qué fuente de datos tienen para asegurar eso? digo, lo del 58%. Que yo sepa mi edad no la conocen, espero…así que la fiabilidad de ese dato es más que cuestionable. Como medio que aboga por la transparencia deberían dar respuesta a mi pregunta.

  4. Enhorabuena, por el medio, la línea editorial y la valentía de crearlo dada la feroz competencia de internet y la sobreabundancia de medios, pero este es único y recopila lo que se podría leer en otros sitios blogs personales, pero articulo a articulo, no de forma conjunta ni continuamente
    Tal vez, hacer una versión en inglés ayudaría, y se podria darle mas difusión en RSS incluido crowfunding y mecenazgo más arraigado fuera de España, ya que la axfisia y sometimiento al ciudadano libre, los mismos lobbys de poder basados en el neomarxismo feminazi, indigenismo, islamismo, género, lgtbi, revisionismo historico, odio al hombre blanco, odio al cristianismo y sobre todo, política de y para tweeter y RSS mas que ideológica, es ya un fenómeno universal.
    Mucha suerte

  5. La disidencia tiene dos vertientes. Cuando el poder, esté o no apoyado por una mayoria social, impone unas normas, se entiende que la disidencia a esas normas o comportamientos es la expresión de una minoría, que no acepta la norma mayoritaria o la que el poder entiende como tal. Pero si resulta que, por el devenir del tiempo (medio o largo plazo), o por un proceso revolucionario (plazo mas corto), determinadas posturas, o comportamientos, o formas de pensar, adquieren relevancia, abandonando esa posición minoritoria, y convirtiéndose en mayoría, resultará, oh paradoja, que el nuevo disidente será el que mantiene invariable su forma de pensar, y que era antes la mayoritaria socialmente. Lo podemos aplicar a una ley o a una moda, porque la reflexión es la misma. Un bikini, en la España de los 50, era una prenda indecorosa (y estaba prohibida usarla en playas y piscinas ), mientras que en los 80 era prenda de uso normal. El disidente, es por tanto, el que no está de acuerdo nunca o casi nunca con la sociedad en la que le toca vivir, sea esto bueno o no. Lo que las abuelas han dicho siempre ” mi nieto es un poco raro, no sale con chicas, espero que no sea un gay de esos”.

    • Buenos días Golfus de Roma, creo que está obviando una posibilidad que en España y en muchos otros sitios, se presenta como cainismo de bar. Basta con que seas del Real madrid para que desprecies al Barça aunque lo tengas a una distancia casi inalcanzable; que seas de Valladolid, para que te caigan mal los leoneses o que seas blanco y gilipollas para ver a las otras razas como inferiores.
      Seguimos despreciando a los portugueses aunque nos están dejando a la altura del betún en los modos de tratar de enmendar los desmanes de esa estafa a la que convenimos en llamar crisis.

      Los chinos siempre nos dieron risa, la verdad no sé porqué; pero ahora que nos han hundido en la cochina miseria con las deslocalizaciones debido a su mano de obra barata, ya los miramos con un cierto recelo.
      No obstante, y porque estamos todos bastante tiesos, les compramos sus fruslerías sin pensar que ese mismo producto lo podríamos comprar un poco más caro en una ferretería española sin que haya cruzado el océano pero sí sufrido la exacción impositiva correspondiente, a cargo del Estado, las CC.AA etc.
      ¡Pero ojo con comprar español!, que pudiera ser un producto vasco o catalán, ¿y quién quiere ayudar a esos mierdas que desprecian nuestra gloria como nación y reivindican “dialectos” y particularidades culturales inventados para hacernos creer que son más que nosotros, los andaluces genéricos y entusiastas de la recaudación de los laboriosos para mantener a los clientelares y nacionalistas a ultranza.
      ¡Pues que si se quieren ir, que lo votemos todos, que semos mú democráticos; así se joden y se tienen que quedar, pagar parte de la fiesta de la que no disfrutan y aguantar, como aguantamos todos, por nuestra profundo patriotismo, ese que nos hace desconfiar de la izquierda tradicionalmente, porque de ellos nos dijeron que nos van a quitar la bici.
      ¿Y quién nos lo ha dicho?, losque se han quedado con nuestro piso; con parte sustancial de nuestras nóminas para pagar los entramados corruptos, y a una familia de parásitos que no compran en los chinos porque todavía no tienen toisones más que de polipropileno…¡qué ordinariez, pardiez!

      Y hablando de los chinos de las tiendas, ¿no os parece curioso que un país con una cultura milenaria; con unas corrientes espirituales envidiables y una historia, no por desconocida menos valiosa y exuberante, y que destila aforismos brillantes y profundos como:
      “Si no sabes sonreír, no abras tienda”, nos invada con unos tipos que menos mal que tuvieron hijos aquí, porque además de bordes y toscos, parecen incapaces de aprender el Castellano?

      • El disidente, en cuestiones de compras, sería el que no quiere comprar a los chinos, pero ” la invasión de los ultracuerpos “, valga la referencia cinematográfica, está ya en niveles avanzados, no solo en bazares de barrio. Marcas como Calvin Klein o Burberrys no tienen problemas en vender sus caros productos con un ” Made in China” en su etiqueta.

    • No creo que el disidente sea la persona que cuestiona una costumbre, que también puede serlo, más bien creo que el disidente es atemporal, el disidente es aquel que duda de todo aquello que impidie al hombre desarrollarse plenamente, disidente fue Giordano Bruno que estaba poco interesado en el tamaño del biquini, al menos eso creo, aunque lo investigaré.

  6. Y todo ello sin tener sección de deportes -para los hombres-, ni de cotilleos -para las mujeres, aunque la lean los hombres-, ni de viajes -para los hombres-, ni de cocinillas -para las mujeres que quieren gustar a los hombre-.

    Gracias por las adulaciones y mis enhorabuenas.

    Pero si me permiten, y por aquello de disentir, les diría que amplíen el abanico de temas, que no se centren en la crítica del postmodernismo, la postverdad, el buenismo y la corrección política. Amplien el espectro, no consientan caer en el pozo de sus propios fantasmas, no vaya a terminar cansando.

    • Buenos día Petra Pacheco, si me lo permite, creo que es mejor ahondar en los temas jugosos y exprimirlos al máximo; por decantación natural, irán apareciendo otros, seguramente relacionados. De lo que habla DISIDENTIA, es de una época, y es mejor empezar por los albores más sangrantes de una situación que requiere urgentes atenciones.
      Le hago extensivos mis deseos de un excelente fin de semana y la sugerencia radiofónica hecha al Sr. Boswell.

  7. ¡Mi enhorabuena a ambos y a muchos de los redactores y comentaristas!
    Es tal cual lo decís, artículos que escapan de lo facilón, tratados con altura intelectual y corrección gramatical y ortográfica (esto sólo es ya de agradecer en el mundo de las portavozas, las miembras y los empoderados( ¡para mí de queso y nueces por favor!)
    Sé que hay infinidad de horas de trabajo en vuestro éxito, y que la proximidad de autores y comentaristas, irá diluyéndose por causas naturales, esto es, la esperada afluencia producto del boca a boca, cerebro a cerebro, impedirá que los autores se arriesguen a responder a unos e ignorar a otros.
    Por tanto, me considero un privilegiado por haber vivido esta etapa de ebullición y fraternal intercambio de golpes ideológicos con la mejor de las intenciones.
    Tampoco es probable que podáis soportar este ritmo, porque terminará haciendo mella en vuestra salud y la de la relación con vuestras familias y allegados, pero el piloto automático sestará en marcha, y habrá hostias entre los autores para ver su firma plasmada en DISIDENTIA.
    ¡Gracias!