De un tiempo a esta parte, los estudios relacionados con la ‘Leyenda Negra’ antiespañola gozan de una apreciable popularidad. Los títulos que incorporan ese rótulo más que centenario –Emilia Pardo Bazán ya lo empleó en 1899- han crecido, saltando a los medios de comunicación y a los auditorios. En este contexto, la publicación de algunos trabajos de laboratorio sobre algunos aspectos del Imperio español, no hacen sino realimentar este auge negrolegendario.

El primero al que hemos de referirnos nos lleva a Bélgica. Allí se ha indagado sobre la notoria presencia de población morena y de baja estatura en determinadas regiones. La causa de la existencia de esas trazas podría ser el paso de las tropas imperiales españolas, siempre acompañadas de su consustancial violencia sexual. En definitiva, muchos de quienes presentan esos rasgos serían descendientes no deseados de españoles.

Ni siquiera en Amberes o Malinas, lugares donde los tercios españoles se emplearon con mayor furia, hay una impronta cromosómica española reconocible

Quedaría de todo ello un recuerdo popular que llevaría, según Maarten Larmuseau, investigador de la Universidad Católica de Lovaina y responsable de un estudio sobre perfiles genéticos en Bélgica, a que durante sus intervenciones sea preguntado frecuentemente sobre la huella de ADN español en el torrente sanguíneo flamenco. Pero las conclusiones de este estudio desmienten el mito, pues ni siquiera en Amberes o Malinas, lugares donde los tercios españoles se emplearon con mayor furia, hay una impronta cromosómica española reconocible.

El ADN refuta la 'Leyenda Negra' antiespañola

La leyenda negra antiespañola: de Flandes a Roma

Añade el genetista belga que, frente a estos resultados, es en otros lugares -la Inglaterra a la que llegaron los vikingos, o la Sicilia a la que accedieron los griegos- donde la penetración invasora dejó más descendencia. Aunque reducido al siempre limitado círculo académico, el trabajo de Larmuseau abre otra fisura en la estructura propagandística antiespañola, que funcionó en esa parte de Europa gracias a la imprenta. Pero ello probablemente no impedirá que el Duque de Alba siga conservando su terrible halo, ni que los futbolistas vestidos de naranja canten un himno holandés que sigue denostando al rey de España.

Ni los mandos ni las tropas que arrasaron la Roma en 1527 procedían mayoritariamente de España, sino de Alemania

El estudio referido nos invita a recorrer el Camino Español, ruta que seguían los Tercios para llegar desde España a Flandes, y dirigirnos a Roma. Su saqueo por parte de las tropas imperiales el 6 de mayo de 1527 arrojó una espesa sombra sobre la imagen española, y ello a pesar de que ni los mandos ni las tropas que arrasaron la ciudad procedían mayoritariamente de España, sino de Alemania. Convertido en un negro episodio, no fueron pocas las plumas que se cebaron sobre las huestes del emperador Carlos V, queriendo ver en la conducta desplegada por la milicia, el verdadero y desagradable rostro de unos españoles enfermos de codicia y brutalidad.

Jiménez de Quesada y su ‘Antijovio’

Dentro de esta ofensiva antiespañola de papel destacó el obispo de Nocera, Paulo Jovio, cuyos escritos no se quedaron sin respuesta. El encargado de darla fue Gonzalo Jiménez de Quesada, que contestó en un libro no por casualidad titulado El Antijovio (1567), obra en la que refutó las acusaciones del distinguido clérigo. En ella, el fundador de Bogotá se detuvo de este modo en el turbio episodio de las violaciones: «Pero béase de vn escritor graue a qué propósito pone vn egenplo tan ynfimo y tan vmilde, que en vn saco de vna çiudad tan grande quisiesen dos soldados acometer a vna muger para sus suzios pensamientos, porque si no aconteçió más de aquel caso, no avía para qué ponello, qu’era avajar la ystoria de su estimaçión».

La metodología de la Leyenda Negra se basa en la exageración y distorsión de los datos, en la interesada confusión entre la parte y el todo

Denunciaba así Jiménez de Quesada la metodología negrolegendaria, basada en la exageración y distorsión de los datos, en la interesada confusión entre la parte y el todo. El saqueo de Roma, en el que sin duda se produjeron violaciones, no fue muy diferente, más allá del simbolismo adherido a la Ciudad Eterna, de los que todas las tropas de la época realizaban al entrar en cualquier población. No en vano el saqueo, acompañado de violencias, constituía a menudo una parte de la paga del soldado.

El ADN refuta la 'Leyenda Negra' antiespañola

La salmonella, posible causa de la muerte de indígenas en México

Dejando atrás Bélgica e Italia, el siguiente hito relacionado con el laboratorio nos conduce al actual México. Es allí donde el ADN, analizado por los investigadores del Instituto Max Planck, ha servido para concluir que la alta mortandad de los naturales ocurrida tras la llegada de los españoles se pudo deber a una bacteria doméstica: la salmonella.

El material de campo lo han ofrecido 30 esqueletos enterrados en un cementerio de la ciudad de Teposcolula, en Oaxaca. Es decir, justo en los predios que dieron nombre al Marquesado del Valle, cuyo primer titular fue nada más y nada menos que Hernán Cortés, cuya osamenta fue en su día objeto de unos análisis que sirvieron de pretexto al muralista Diego Rivera para presentar a un individuo cuya deformidad física pretendía extender a la moral. La epidemia ahora estudiada, causante de una mortandad estimada entre 12 y 15 millones de muertos, se produjo entre 1545 y 1550, es decir, décadas después de una conquista que se llevó a cabo bajo una atmósfera enfermiza que invita a la reflexión.

Pese a evidencias en contra, la idea de que en América los españoles llevaron a cabo un genocidio sigue siendo cultivada por muchos

A menudo ligada a la descollante personalidad de un Cortés perfilado bajo los cánones del héroe romántico, la caída del sangriento Imperio mexica sólo fue posible tras el establecimiento de alianzas entre la escasa hueste española y las naciones étnicas sojuzgadas por Moctezuma, a las que el conquistador liberó de su sujeción. Fue el músculo de la oprimida nación tlaxcalteca, unido a su respaldo en lo logístico, el que permitió descabezar la estructura mexica en cuya cúspide se situaba el emperador. Al mismo tiempo, como es sabido, la toma final de Tenochtitlan estuvo marcada por la devastación producida por una epidemia que llegó al continente del modo en que, con su habitual naturalidad, lo cuenta Bernal Díaz del Castillo en Historia verdadera de la conquista de la Nueva España (1568):

«Y volvamos agora al Narváez e a un negro que traía lleno de viruela, que harto negro fue para la Nueva España, que fue causa que se pegase e hinchiese toda la tierra dellas, de lo cual hobo gran mortandad, que, segund decían los indios, jamás tal enfermedad tuvieron, y como no lo conoscían, lavábanse muchas veces, y a esta causa se murieron gran cantidad de ellos. Por manera que negra la ventura del Narváez y más prieta la muerte de tanta gente sin ser cristianos

La viruela no hace distinción entre amigos y enemigos

La viruela, concluirá cualquier analista afecto a la Leyenda Negra, allanó el camino de los españoles. Sin embargo, la epidemia no pudo hacer distingos entre mexicas y tlaxcaltecas, pueblos igualmente indefensos ante los agentes patógeno y, a la vez, enemigos jurados cuyo antagonismo hace añicos la ingenua idea de un Anáhuac que, visto bajo el prisma del indigenismo, poseería atributos arcádicos. Por otro lado, las pestilencias se sucedieron, y conviene reparar en el hecho de que la mortandad objeto del trabajo del Max Planck afectó a una población integrada en las instituciones virreinales.

En definitiva, los muertos fueron en gran medida hombres a los cuales se había tratado de proteger mediante numerosas leyes, y para cuyos males no existían remedios sanitarios eficaces. Pese a estas evidencias, la idea de que en América los españoles llevaron a cabo un genocidio, sigue siendo cultivada por muchos, mostrando hasta qué punto las cadenas ideológicas son más fuertes que las helicoidales.


Hazte Mecenas Disidente

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo con tu pequeña aportación puedes salvaguardar esa libertad necesaria para que en el panorama informativo existan medios disidentes, que abran el debate y marquen una agenda de verdadero interés general. No tenemos muros de pago, porque este es un medio abierto. Tu aportación es voluntaria y no una transacción a cambio de un producto: es un pequeño compromiso con la libertad. Muchas gracias.

9 COMENTARIOS

  1. Evidentemente hay poderes a los que interesa una visión de la presencia de España en el continente americano como depredadora. Y evidente también que hubo cosas interesantes y constructivas. Sin embargo, no debemos dejar de mirar lo que nuestros ancestros hicieron, con algo de objetividad. Y en la mirada de este artículo falta la parte que narra Bartolomé de las Casas en su Brevísima relación de la destrucción de las Indias, al margen de que haya quien ahora afirme que su relato era exagerado, un recurso retórico, y otros empeñados en crear ahora una nueva leyenda, esta vez blanca, le califiquen de “tonto útil”.

    Para no alargar mi comentario, cito a Casilda Rodrigañez, que lo describe, a mi juicio, muy bien:

    “Dice de las Casas que en menos de cien años no quedaba ni un sólo indígena en la isla La Española. Si los araucanos hubieran podido imaginar que podía invadirles algo semejante a los españoles que llegaron un buen día a sus tierras, seguro que hubiesen formado un ejército de defensa, fabricado armas, murallas, etc. Pero en su contiuum filogenético no había conocimiento alguno de que pudiera existir el fratricidio y el Poder. (…) y por otro lado, los españoles en plena epopeya de expansión y dominación, que escribían en sus diarios que ‘eran tan inocentes y confiados que sólo con 50 de los nuestros se les podría someter’, y que había oro y que las tierras eran muy fértiles, y que como no creían en ningún dios ni tenían religión sería muy fácil evangelizarles, etc. etc.; la confrontación de estas dos actitudes es la confrontación entre movimiento de la vida y la dinámica jerarquico-expansiva de dominación, el movimiento de la muerte.”

  2. Es lo que tiene la ciencia, que no depende de opiniones, aunque la mafia politica y degenero, por ley, debe revisar y aprobar los contenidos cientificos universitarios y de secundaria, segun la perspectiva de genero.
    Ahora que publiquen que la población amerindia es de origen asiatico, se juntan en mesoamerica con la de origen europeo.
    Tambíen hay una analisis de ADN del vasco puro, realizado y pagado en los 90, y son de origen bereber, o como decian los roamnos, son Moros, los vascos y su Rh- son moros, a pesar de su xenofobia y racismo, y dicho estudio nunca mas se supo. El idioma antiguo de la Kabilia, de Argelia, es muy parecido al vasco, y tambíen poblaron en aquella epoca las Islas Canarias, y asi hay infinidad de vestigios o el museo de Fuerteventura
    En cuanto a la conquista, toda mesoamerica hasta tierra de fuego, eran sociedades en guerra permenente, sanguinarias, crueles, sadicas, y los propios indios se unían a los Españoles para derrocar al tirano de turno. la cultura Maya colapsó por esto 500 años antes de Colón y los supervivientes, enseñaron a los españoles como quemar los poblados con la gente dentro y de esta forma matar a los supervivientes, ejemplo Iximche, la capital Maya de Guatemala cuando la conquista. El genocido fue causado por los propios indigenas

  3. Hace ya más de 200 años de la independencia de casi todos los países americanos. Si la influencia española hubiese sido ta perniciosa como nos cuentan, éstos, libres de tal opresión , habrían mejorado algo o bastante o mucho pero, oh casualidad, no sólo es así sino que están mucho peor. Al menos no hay noticia de que en Méjico hayan vuelto a practicar el canibalismo y los sacrificios humanos.
    ¿No dice eso algo sobre la falsedad de la Leyenda Negra?

  4. No hay que sentarse frente al ordenador y decirse antes de empezar: voy a desmentir la leyenda negra sobre España. Porque no merece la pena, francamente, lo que ocurrió es irreversible, y ya està consumado desde hace siglos. Quizá fuera mas interesante la segunda onquista cevAmŕrica, aquella en la que los colonos se liberan de sus conexione y sumisiones con los Reinos de Europa, y establecen una jerarquía de dueños ( de origen europeo), indígenas y esclavos negros. No me extenderé. Existe una película de Pontecorvo, ” Queimada” , que explica sobradamente todo el proceso. Y curiosamente, en la película en VO, la isla Queimada era española, en la doblada al español era portuguesa. Cosas de la censura de entonces.

  5. La leyenda negra se creo a partir del desarrollo de la imprenta.
    Flamencos y alemanes fueron pioneros en ello y se dedicaron a imprimir libros para una cada vez mas sedienta de papel Europa.
    Casi contemporáneo al descubrimiento y conquista de America se editó por parte del flamenco Theodor de Bry una obra fundamental en la leyenda negra: Les grands Voyages.
    En ella se describía con láminas ilustradas escenas de la conquista, donde abundaban las de tortura y violencia contra los nativos.
    Tuve la suerte de comprar dos láminas coloreadas a mano mal catalogadas en una subasta de una de las primera ediciones y que conservo en mi casa.
    Para ver la magnitud de la operación de propaganda debemos considerar que Theodor de Bry jamás estuvo en América y toda su variopinta serie de ilustraciones fue recreada segun su imaginación sobre hechos históricos contados por terceros a posteriori.
    Algo que nació de la inamadversión flamenca hacia los españoles fue recogida por sus enemigos, principalmente ingleses y holandeses como propaganda política visual expandiéndose por toda Europa como si de un comic se tratase.
    Casi con seguridad una de las primeras acciones de propaganda ilustrada de la historia.

  6. Pues como es toda conquista. A ver si ahora va a resultar que conquistar es repartir florecitas.

    Conquista griega y romana y vikinga y china y mongol y mexica e inca y jemer y arabe y zulu y etipe y egipcia y sumeria y asiria y britanica y francesa y holandesa y norteamericana.

    No es vd. Mas tonto/a porque no entrena

  7. Poner en entredicho la crueldad y la codicia del invasor español es casi tan insultante como pretender que fueron estos, los más despreciables de cuanto conquistdor cayó por América. Con el rollo de la evangelización, sojuzgamos, robamos y asesinamos a as poblaciones autóctonas.
    El hecho de que estos pobladores, tampoco fueran unos angelitos piadosos que carecían de remilgos a la hora de martirizar y esclavizar a su coterráneos de distintas etnias, no hace mejores a esta canalla valerososa que ha llevado nuestr lengua y nuestros vicios allende los mares.

    • Evidentemente que la colonización española tuvo sus sombras. ¿Quién va a negarlo?. Pero lo que no se puede “sojuzgar” son circunstancias del S.XV con la óptica del siglo XX. Si lo hacemos, no hay debate posible.

  8. Cuando en el año 1636 se fundó la Universidad de Harvard, ya había en las Indias españolas una decena de Universidades que llegarían a más de treinta en el momento de la independencia. Cuando se fundaron las Universidades de Santo Tomás de Aquino de Santo Domingo (1536), San Marcos de Lima (1551), México(1551), San Carlos de Guatemala (1676) y San Cristóbal de Huamanga (1677), no existían las Universidades de Milán o Dublín, por poner un ejemplo.
    Una diferencia esencial con las colonizaciones llevadas a cabo en América por otras naciones europeas, estuvo en el hecho de que los españoles concibieron en el Nuevo Mundo un sistema educacional pensado para la población autóctona, al menos en sus comienzos, pero donde también tenían cabida los hijos de los colonos.
    Extracto del artículo eldiariodelamarina.com

Comments are closed.