A principios de mes la misión de la ONU en Irak hizo un descubrimiento macabro: más de 200 fosas comunes con restos de miles de cadáveres. Las fosas, repartidas por varias provincias iraquíes del norte del país, dan fe del extremo de barbarie que alcanzó el ISIS en su punto álgido. La más reciente de las fosas data del año pasado, de poco antes de que el Estado Islámico implosionase tras haber controlado durante varios años un área gigantesca que cubría un tercio de Irak y otro de Siria.

Hoy el ISIS es un amargo recuerdo del pasado que, aunque podría reaparecer bajo otra forma, es poco probable que renazca tal y como lo conocíamos. El hecho es que esta peculiar banda yihadista que llevó el rigorismo islámico a límites desconocidos, que arrasó Oriente Medio y que atemorizó a Europa durante varios años fue liquidado en sólo unos meses y nadie quiere reconocer los méritos de quien lo hizo posible.

En aquel entonces el Estado Islámico parecía invencible. Era una suerte de maldición bíblica y así lo reflejaban los medios de comunicación

Hace sólo tres años, en noviembre de 2015, se produjo la matanza de Bataclan, la mayor que reivindicó el ISIS en territorio europeo. En aquel entonces el Estado Islámico parecía invencible. Podía reclutar efectivos en Europa y atentar donde y cuando quisiese. Era una suerte de maldición bíblica y así lo reflejaban los medios de comunicación.

Cuando se produjeron los ataques de París el ISIS llevaba ya dos años cabalgando por Oriente Medio al abrigo de la crisis en Irak y, especialmente, de la guerra de Siria. El califato como tal fue proclamado en junio de 2014 ante el estupor de Occidente y el pavor de sirios e iraquíes. Empezó entonces a extenderse como una mancha de aceite por toda Mesopotamia, desde las inmediaciones de Bagdad al norte hasta las de Damasco al oeste, y de la frontera turca a la jordana. En su apogeo los territorios controlados por esta secta islámica abarcaban unos 50.000 kilómetros cuadrados (el equivalente a Eslovaquia o a dos veces Galicia). Controlaban además algunas ciudades importantes como Raqqa en Siria y, sobre todo, Mosul, en el norte de Irak a orillas del Tigris.

En su mejor momento llegaron a contar con un ejército perfectamente armado de no menos de 40.000 efectivos que sembró el terror allá por donde pasaba. Implantaron la modalidad más intransigente de la sharia, bombardearon enclaves arqueológicos patrimonio de la Humanidad, masacraron a miles de cristianos, chiítas y yazidíes, reclutaron yihadistas en todo el mundo a través de Internet y pusieron en jaque a las potencias occidentales que, durante varios años, no supieron cómo enfrentar semejante amenaza.

La Operación Inherent Resolve se puso en marcha a instancias de Estados Unidos en el verano de 2014, poco antes de que fuese proclamado el califato, pero sus avances fueron extraordinariamente lentos durante sus dos primeros años de vida. Ese vacío invitó, por ejemplo, a que los rusos entrasen en el teatro de operaciones apoyando al gobierno de Bashar Al-Assad, lo que vino a complicar aún más el mapa del conflicto.

Fue la campaña de terror en las capitales europeas y el ascenso de Donald Trump a la presidencia los que sellaron el destino final del Estado Islámico

No fue hasta bien entrado 2016 cuando empezó a funcionar de verdad. EEUU puso sobre la mesa armas y dinero, es decir, potencia de fuego suficiente y repartida tanto desde el Mediterráneo como desde el golfo Pérsico. Hasta cuatro portaaviones con su grupo de combate intervinieron en la operación. El ISIS jamás llegó a contar con una fuerza aérea y ahí es donde se centró la estrategia en un primer momento: hostigar desde el aire las columnas yihadistas para detener sus ofensivas y cortarles la retirada.

Pero las guerras no se pueden librar sólo desde el aire, menos aún una guerra de esas características. En tierra la alianza apoyó decisivamente al ejército iraquí y a los rebeldes sirios. Una guerra se gana con dinero y pólvora. De ambas Washington va sobrado. Con algo tan elemental los caudillos del Califato no contaban.

A ello no fue ajeno el hecho de que el ISIS estaba recrudeciendo su ofensiva terrorista en Europa. A los atentados de Paris le sucedieron ataques en Niza, en Bruselas, en Berlín, en Londres y en Barcelona. Fue la campaña de terror en las capitales europeas y el ascenso de Donald Trump a la presidencia los que sellaron el destino final del Estado Islámico. Si bien el autoproclamado califa Abu Bakr Al-Bagdadi fue perdiendo territorio desde mediados de 2015, no fue hasta principios de 2017, ya con Trump en la Casa Blanca, cuando se empezó a hablar del fin próximo del Estado Islámico.

En marzo del año pasado fueron expulsados de Palmira, donde causaron un gran destrozo en unas ruinas romanas de altísimo valor, en julio de Mosul y en septiembre arrancó la ofensiva final contra la capital, Raqqa, que capituló el día 17 de octubre. ¿Por qué se solucionó en poco más de seis meses lo que llevaba cuatro años enquistado? Porque en EEUU se lo tomaron en serio. Simplemente eso.

Obama no alcanzó a ver la envergadura de la amenaza que suponía aquella banda de iluminados en el mismo corazón de Oriente Medio. Se negó, por ejemplo, a bombardear los campos petrolíferos con los que el ISIS se financiaba. Al parecer temía provocar víctimas civiles. Curioso habida cuenta de la matanza de civiles que estaba perpetrando el ISIS por todos los pueblos y ciudades por los que pasaba. Tampoco quiso que los asesores militares y las tropas especiales se acercasen demasiado al frente por temor a tener que repatriar cadáveres.

Los titubeos de Obama costaron miles de vidas y complicaron una situación que ya de por sí era complicadísima

Tan pronto como Trump levantó ciertas restricciones que el Pentágono se había autoimpuesto las operaciones se aceleraron y el ISIS pasó a un estado zombi. Hoy sus menguados efectivos apenas controlan unos 300 kilómetros cuadrados de desierto, son un problema menor y muy localizado. De todo este episodio se pueden extraer valiosas enseñanzas.

La primera de ellas es que no hay amenaza pequeña. El ISIS surgió de un pequeño grupúsculo radical en el Irak ocupado y se transformó en un ejército de dimensiones muy respetables. La segunda que con el terror no caben las medias tintas. O se le aniquila o te aniquila él a ti. Los titubeos de Obama costaron miles de vidas y complicaron una situación que ya de por sí era complicadísima. La tercera que el papel de EEUU en Oriente Medio sigue siendo fundamental. Hoy por hoy nadie está en condiciones de sustituirle, ningún otro país puede poner tanta madera en un solo escenario. Los recursos del gigante son virtualmente inagotables y tecnológicamente se halla muy por encima de cualquier otro ejército del mundo

Por último, el envés de esta historia nos cuenta otra bien distinta: la incapacidad de la Unión Europea para defender sus propias fronteras y para influir sobre sus vecinos. Sin la Inherent Resolve, patrocinada y financiada por el Pentágono, el ISIS aún estaría cometiendo atrocidades en Siria a Irak, enviando refugiados a Turquía y apadrinando terroristas suicidas en Europa. Quizá en lugar de censurar continuamente a la Casa Blanca, los líderes europeos no harían mal en reconocer sus propias debilidades y lo dependientes que son de Estados Unidos. Es un jarabe amargo pero que deberían recetarse a sí mismos.

Ayúdanos a seguir editando piezas como esta apadrinando a Disidentia. Averigua cómo haciendo clic en este banner:

12 COMENTARIOS

  1. Tiene razon Pasmao.
    La entrada de Putin y su ejercito en Siria para proteger a los Assad desequilibro la balanza y liquido al ISIS.
    Daños colaterales: los kurdos y la relacion con Turquia ahora en reconstruccion. La situación de Qatar aliada de Iran curiosamente con su gas en competencia del ruso y la guerra Yemen Arabia Saudi son consecuencias de lo mismo.
    Oriente medio sigue siendo un avispero con fronteras artificiales creadas tras la I guerra y la demolición del Imperio Otomano antiguo señor de la zona.

    Ahora añadamos Israel y tendremos a los actores principales retratados.

  2. Don Fernando

    Cómo se le presupone cierta inteligencia, no es un Podemita al uso, relamente lo que me preocupa es cómo ha tenido la desfachatez de escribir semejante columna, que es muy libre de hacer, sabiendo cómo sabe que es una auténtoca sarta de mentiras.

    No voy a dedicarme a desmontarlas una a una, me llavaría varaias tardes, pero por favor no nos tome por tontos. Pero entre sus columnas y las últimas de Doña Maria Teresa González ortes la verdad es que no se que pensar.

    Usted sabe prefctamente que los que comentamos aquñi no somos un rescoldo de podemitas snobs rencorosos, ni unos antijudios, o anti estado de Israel de los de piñon fijo. Asi por que favor no nos tome por ellos.

    Ya puestos en materia y de manera somera:

    1/Quien ha desestabilizado toda esa zona incluyendo Irak en los últimos 25, sobre todo 15, años ha sido USA, con la ayuda inestimable de Israel y Arabia Saudí.

    2/ Quien ha recuperado esa zona para con la civicilación ha sido Rusia, con Putin.

    Y no hace tener un Master en geoestrategia par al URJC para saber que es cierto.

    Esas mismas tropas de Putin que han encontrado numerosos asesores norteamericanos, israelíes,.. en los terrtorios (cuarteles) capturados al ISIS y que además han sufrido, el último hace no mucho, un continuo hostigamiento a su fuerza aérea, la última vez por Israel, anteriores por Turquía, simpere con USA detrás.

    Y respecto la versión africana del ISIS, el Daesh, lo mismo que se puede decir de los rusos se puede decir de la Legión Francesa. Con la pega de antes la liaron y bien en Libia.

    Insisto en que no se por qué y para qué esa intención de intoxicar, y además de una manera tan burda. Ustedes se parecen a Sánchez vendiéndonos que prácticamente ha recuperado Gibraltar tras 300 años de dominio británico.

    Pero preocupa y mas en medio cómo éste, que debería de tener a bien no querer colocar motos cómo las suyas entre sus lectores.

    un cordial saludo

    • Es cierto que tanto Republicanos como Demócratas han respaldado a Arabia Saudita y es probable que continúen haciéndolo en el futuro. Obama ayudó a derrocar a Mubarak y Gaddafi, sabiendo que serían reemplazados por los supremacistas islámicos. Le dejó a Israel solo ante la amenaza islamita, bloqueó los intentos de impedir un Irán nuclear. La incompetencia de Obama es el efecto de la ideología demócrata intentando convencer al mundo de que la guerra contra el terrorismo fue una idea estúpida de Bush. Trump no tiene ninguna estrategia para Siria, los estadounidenses no saben qué hacer, la situación es complejísima, nadie sabe quién está luchando contra quién, en nombre de quién y por qué.

      • Israel en una estrategia que aún no alcanzo a entender, y que a ellos por ahora les funciona, pero que el día que no les funcione, kaput se ha dedicado a promocionar avisperos en la idea de que mientras se peleen entre ellos, él los podrá mangonear.

        Por ejemplo dividiendo a los palestinos, y acabando con un movimiento mas/menos laico, como fue la OLP (laico dentro de lo que es aquello) promocionando a Hizbula. Una Hizabulá escapó a su control y que cuando alcanzó musculo via Irán, se las ha tenido bien tiesas con Israel.

        Lo mismo con Siria, alentando un ISIS fanatizado contra un régimen corrupto despótico cómo el de Bashar al-Ásad pero donde había un mínimo respeto con las otras minorías religiosas.

        El propio Israel ha pasado de ser un Estado Laico, que era lo que promocionaban los sionistas y de lo que abominaban muchos integristas judios, a ser un cuasi Estado confesional.

        Complicando aún mas todo ese avispero. Es mucho mas dificil arreglar/pactar un conflicto de territorios que uno de religíon.

        En la idea de que su superioridad militar les garantiza el poder seguir contrlando todo ese infierno que hay a su alrededor.

        Pero por ejemplo pagando el precio de que mucha de su juventud menos fanatizada se quiera ir de allí, normalmente a Alamenia, y que mucha de su “diaspora” les considere cada vez menos dignos de confianza.

        • PASMAO:

          ‘Por ejemplo dividiendo a los palestinos, y acabando con un movimiento mas/menos laico, como fue la OLP (laico dentro de lo que es aquello) promocionando a Hizbula. Una Hizabulá escapó a su control y que cuando alcanzó musculo via Irán, se las ha tenido bien tiesas con Israel’

          …Apuntas bien. De esa operación, bien descrita por los analistas israelís del postsionismo , se arrepintió uno de los duros en la época, Isaac Rabin, que trató de enmendar el error con la OLP, lo que le costó su asesinato a manos de Yigal Amir de varios disparos por la espalda.

  3. El padre espiritual de la actual islamomanía europea es Gotthold Lessing (1729-1781) quien veía el Islam como la religión natural. Llamó al Islam la «Era de la Ilustración» y lo consideraba tan importante para nuestra cultura como Roma y Grecia. Definió la tolerancia como la voluntad de respeto y diálogo, que debía llevar al reconocimiento. Esta exactamente es la actitud de la UE al día de hoy: verbigracia, el presidente alemán Johs Rau en la celebración del 225 aniversario de Lessing en 2004, quien afirmó que Lessing había sido un «profeta» del actual empeño europeo en la promoción del Islam. Y Angela Merkel, terciando en un debate sobre la identidad cultural de Alemania, reiteró que el Islam y los musulmanes «son parte» de su país, sin olvidar su entusiasta aportación a la formulación del texto del Pacto Global sobre Migraciones (Global Compact) que la ONU espera hacer firmar en breve.

    La cubana María Rosa Menocal (1953-2012) emigrada en 1960 a los EEUU y catedrática en la Universidad de Yale, publicó el libro «The Ornament of the World: How Muslims, Jews and Christians Created a Culture of Tolerance in Medieval Spain», Little, Brown and Company, 2002, editado en español por Plaza & Janés en 2003. Este documento fue llamado a ser el heraldo en los países de habla inglesa del mito de la idílica convivencia entre musulmanes, judíos y cristianos en la Andalucía medieval que, según la opinión crítica anglosajona dominante, fue un paraíso de tolerancia y portadora de la paz que trae la tolerancia, «Si fue posible entonces, ¿por qué no es posible hoy?» preguntaba Rosa Torres Ruiz, a la sazón Consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, en la primera edición del Foro Social del Mediterráneo (FSMed), Barcelona 2005.

    Todo esto nos lleva a sospechar que la masiva inmigración ahora en curso ha empezado por ser facilitada e incluso organizada desde las más altas esferas del poder.

    La invasión de Europa por el Islam, iniciada a principios de los años 60 del siglo pasado, ya permitió el asentamiento de cerca de 55 millones de musulmanes residentes. En este último lustro, millones huidos de la guerra, la represión política y la depresión económica, contribuyeron a que la riada haya aumentado dramáticamente de volumen. Y la inexistencia de una política firme de deportación de la inmigración ilegal y de la aplicación de condenas a las mafias y ONGs que la promueven, seguirá dejando las puertas abiertas en los años venideros a los 20 o 30 millones de desplazados sin hogar que esperan en las fronteras de la UE.

    Las líneas entre el Islam, los musulmanes y los islamistas son tan tenues que en muchos casos ni llegan a percibirse. Y lo que muchos ignoran, o se resisten a admitir en un intento de ignorar las verdades incómodas, es que el radicalismo islámico está muy generalizado en las comunidades musulmanas inmigrantes y dispone de toda una estructura preparando el asalto al poder. Mezquitas salafistas financiadas por los países ricos del Golfo, con imames auténticos líderes yihadistas difundiendo el discurso del victimismo y de la islamofobia de los europeos. Organizaciones islámicas dirigidas por yihadistas formados en las universidades occidentales, con el adoctrinamiento como mecanismo persuasivo programático y con su propia policía controlando el consumo de alcohol, la escucha de música inapropiada y hasta el atuendo de las jóvenes. Cientos de zonas «no go» en las que la policía no se atreve a entrar, verdaderos microemiratos que funcionan como enclaves autónomos regidos por la ley islámica y enteramente al margen de la jurisprudencia comunitaria. Hasta en las cárceles están infiltrados, la policía ha desmantelado una red yihadista que operaba dentro de más de una docena de cárceles españolas. Y grupos salafistas violentos que reciben instrucción y entrenamiento militar, para ir desestabilizando el orden social y político del país recipiente,

    A lo largo de la Historia el Islam siempre tuvo como principal objetivo la conquista del poder político. Para lograrlo cuenta con un código de proceso civil y penal (la sharia), un proyecto de gobierno (el califato) y una religión instituida en el libro El Corán. El principal objetivo es la toma del poder, lo demás es meramente instrumental. El propósito actual a largo plazo es imponer un orden social islámico en Europa, con el establecimiento del califato, la sharia y la religión como forma de Estado. Y cuando la aritmética demográfica les confirme su mayoría, lo van a tener fácil. En la UE (tasa de fecundidad 1,4%), el Islam (tasa de fecundidad 8%) gana por la procreación. En 20 años el número de nacimientos de musulmanes inmigrantes o descendientes de inmigrantes superará al de los residentes de origen europeo.

    La siembra en nuestro sistema de partidos políticos ya ha empezado. Partidos políticos islamistas por doquier: Denk en Holanda, PEJ, UDMF y PMF en Francia, NBZ en Austria, Islam en Bélgica, y otros en Grecia, Bosnia, Bulgaria, Finlandia y hasta en España existe uno, el Partido Renacimiento y Unión de España (PRUNE) con la primera sede establecida en Asturias, cuna de la Reconquista, por si nos quedaba alguna duda.

    El Estado Islámico sigue vivo y va cambiando de careto según soplan los aires (EIIL – ISIS – ISIL – DAESH, o EI desde 2014). Ya mostró en un mapa las zonas que son el objetivo de su expansión como autoproclamado «Estado Islámico»: La península Ibérica, la península de los Balcanes, Turquía y todo el Oriente Medio árabe, el Gran Korasán, África del Norte.
    https://intereconomia.com/economia/politica/asi-conquistaran-europa-musulmanes-20170410-0844/

    Así que ya saben lo que nos espera. Como no surja pronto otro Carlos Martel o un Don Pelayo, la próxima generación verá asomar la patita del totalitarismo detrás del radicalismo islámico. El revulsivo que provocará el cambio de orden en Europa será el enfrentamiento entre los aborígenes y la colonización musulmana y no sería de extrañar que la nueva Santa Alianza del siglo XXI la conformaran aquellos países europeos en los que sus mayorías islámicas hayan logrado instituir el califato.

      • Enrivax: El desconocimiento del Islam por parte de mi entorno es demencial. Conocen mucho más de Japón que de los musulmanes que los tenemos a 14 Km.

        Comentas que la sharía es una parte de su dominación y lo escrito en El Corán. El Corán da de sí una mínima parte de lo que supone El Islam. Mucho peor y más radical es El Hadiz, auténtico tratado de manipulación, control y totalitarismo.

        La Sharía está formada por El Corán y El Hadizz y su cumplimiento es obligatorio para todo buen creyente.

        Quiero que quede bien claro el musulmán no es libre, su libertad es la SUMISIÓN.

        Para aquellos que quieran empezar a entender El Islam recomiendo el libro de Antonio Elorza ” La Umma. El integrismo en El Islam”.

        Saludos disidentes.

        • No te distraigas, amigo Mesnadero, contando el número de libros repositorios de sus códigos existenciales. Lo esencial es comprender cuáles son sus objetivos y sus planes para alcanzarlos. Lo que pasa con tu círculo social ocurre con la mayoría de los europeos y, lo que es peor, con la casi totalidad de sus políticos.

          El Islam está en guerra contra Occidente y las guerras ni se hacen con flores ni se ganan con velitas y demás exvotos depositados en el lugar de cada ataque. Y para colmo vamos a aguas internacionales a traerlos y los mantenemos entre nosotros en un gratis total.

          Mi intención es tan solo concitar a una reflexión sobre los peligros que nos acechan, y a las generaciones de nuestros hijos y nietos, cada vez en menor número, por cierto. Pero nosotros seguimos con nuestras cuitas, discutiendo si la culpa es del capitalismo mundial, del hombre blanco heterosexual o de Trump.

          Un abrazo.

  4. Yo me acuerdo muchos días. Esta mañana sin ir más lejos, antes de leer este artículo me acordé de los budas volados por los talibanes (eso dijeron) y pensé que volar la Cruz de los Caidos, algo oído a talibanes podemitas, es algo similar, por no decir lo mismo.
    Los tenemos en casa y los alimentamos, que importa que vengan algunos más de fuera.