Australia vive bajo un régimen de terror y de histeria. Vemos comportamientos políticos y sociales que parecen el guión de una serie post apocalíptica. Lo que causa más inquietud no es que no sean una recreación para las grandes pantallas domésticas, sino que parece que una parte amplia de la sociedad lo considera quizás excesivo, pero tolerable, cuando no conveniente o incluso necesario.

Publicidad

El país se ha embarcado en una política de COVID cero: adoptará las medidas que sean necesarias para erradicar la epidemia y los contagios. Hay medidas que puedan considerarse necesarias para lograr un objetivo tan extremo como ese, pero que desborden la legalidad o, simplemente, atenten contra los principios de una sociedad libre.

Cuando no hay tolerancia alguna con un virus, se puede llegar a cualquier extremo. Una mujer fue detenida en su propia casa por estar organizando desde Facebook una manifestación. Si el Gobierno hace esto en un domicilio particular, ¿qué será capaz de hacer en la calle?

Por ejemplo, en Queensland una norma obliga a los conductores, aunque estén solos, a llevar la mascarilla en el coche. La consejera de Sanidad de Nueva Gales del Sur le ha pedido a los ciudadanos que, si se encuentran con alguien conocido, no le dirijan la palabra para que con ella no se extienda el virus.

Daniel Andrews, líder laborista australiano y gobernador del estado de Victoria, dijo el 22 de agosto: “El domingo va a ser un día espléndido… en casa. De otro modo, serán varios los domingos que pasen en el hospital”. Andrews dijo más tarde, el 6 de septiembre, que su intención era la de impedir que las personas que no estén vacunadas salgan de sus casas. Andrews ha comprobado, con gran pesar, que hay ciudadanos que se quedan en la playa de Rye a contemplar la puesta de sol. Y tiene que decir algo al respecto: Puede que sea una bonita puesta de sol, pero contemplarla “no está en el espíritu o en la letra de las normas”.

Se ha implantado, con la colaboración de los medios de comunicación, una mentalidad colectivista nosotros-ellos. “Ellos” son los que infringen las normas o protestan contra ellas. Contra “ellos” cabe todo; no sólo el peso de la ley, sino el escarnio público. Se desató una histeria colectiva, que desembocó en una caza al hombre, con unas imágenes de un australiano estornudando en un ascensor.

Los confinamientos no se limitan a restringir el acceso de los vecinos a la calle, sino que consisten en que las viviendas pasan a estar bajo el control del sistema nacional de salud. Y puede imponer sus propias condiciones a los residentes. Una de las que ha impuesto en el contexto de la lucha ‘contra el coronavirus’ es la limitación a seis cervezas por vivienda “para asegurar la seguridad y la salud de los funcionarios y de los vecinos”.

Los policías inspeccionan el abastecimiento que reciben los vecinos antes de que los repartidores lleguen a sus casas y requisan los bienes que consideran superfluos.

Por otro lado, el Gobierno de Australia ha recurrido al Ejército del país para hacer cumplir el confinamiento. De modo que se pueden ver en ciertas zonas de Sydney la presencia de hombres y mujeres con uniformes militares.

El Gobierno de Australia del Sur está desarrollando una aplicación que tiene reconocimiento facial y, por supuesto, geolocalización. Esta aplicación permitirá al Gobierno contactar con cualquier ciudadano y comprobar si está en una localización que se corresponde con su confinamiento, o no. El ciudadano tiene quince minutos para dar cuenta de que está en el área confinada. De otro modo, el Gobierno envía al domicilio a un agente, o varios, para ver qué ha pasado.

Esas medidas no son necesarias, pero tampoco son efectivas, a la luz de los últimos datos. Pero es que tampoco son suficientes. Para lograr un objetivo de ese cariz sería necesario impedir cualquier interacción humana, convertir a cada ciudadano en un ser aislado, cortar toda forma de comercio, internacional, nacional o local, e incluso toda forma de producción que exigiese una colaboración presencial.

El Gobierno se ha defendido con un informe elaborado por el propio gabinete en el que dice que, de no seguir esta política de corte fascista, habrían muerto entre 15.000 y 48.000 australianos. La dicotomía entre fascismo y salud es algo que yo no había previsto.

Llega a esta conclusión a pesar de reconocer que “no es posible determinar” por qué unos países han logrado controlar la extensión de la enfermedad, y otros no. Ahora bien, cita un conjunto de factores que sí parecen haber contribuido a ello. Vuelvo a citar el informe: “(Entre) algunos de los factores que pueden haber influido (están) el momento en que se ha intervenido en la salud de la población y el rigor con que se ha hecho, el número de pruebas y la secuenciación genómica, la solidez del sistema de salud pública, la claridad y coherencia en la comunicación de los gobiernos, la medida en que la respuesta de la salud pública está basada en la evidencia científica y preparación para enfrentarse a una pandemia”.

Todo ello es razonable. Pero no se puede decir que los confinamientos indiscriminados sean útiles en el control de la pandemia. El caso de España es el más claro. Según un informe de Apple, España fué el país que más controló a su población del mundo, y ello no impidió que el nuestro fuera el país número uno en muertes por 100.000 habitantes. Eso sí, la paralización de la actividad hizo que la nuestra fuera también la economía más castigada del mundo, detrás de Argentina.

El Gobierno central dijo que levantaría las medidas en cuanto se vacunase el 70 por ciento de la población. Ahora dice que lo hará cuando el porcentaje alcance el 80 por ciento. Si el objetivo sigue siendo un COVID cero, ni siquiera vacunar a toda la población será suficiente.

Cuando no hay tolerancia alguna con un virus, se puede llegar a cualquier extremo. Una mujer fue detenida en su propia casa por estar organizando desde Facebook una manifestación. Si el Gobierno hace esto en un domicilio particular, ¿qué será capaz de hacer en la calle?

Por desgracia, tenemos la respuesta. El pasado 22 de septiembre se repitieron los enfrentamientos entre la Policía y los manifestantes contrarios al confinamiento y al resto de medidas coercitivas, ahora en la ciudad de Melbourne. En otras ocasiones…

Ese miércoles fueron arrestadas más de 200 personas. Más de 700 agentes de Policía, algunos a caballo, uniformados todos como antidisturbios, y con apoyo aéreo de helicópteros, se emplearon a fondo para impedir las protestas. Recurrieron a lanzar pelotas de goma y gas pimienta, entre otros medios.

Australia es uno de los países que más destacan por haber controlado la epidemia, hasta el momento. Lo logró en su momento gracias a su aislamiento geográfico, a haber adoptado ciertas medidas de control muy tempranas, como la de prohibir los vuelos desde la (relativamente) cercana China, y por una campaña de información a los ciudadanos que facilitó que éstos adoptasen un comportamiento responsable. Pero es muy difícil mantener a una población al margen de la incidencia del virus, y la experiencia de otros países como Portugal muestra que el control de la pandemia en un primer momento no evita que una población pueda sufrir su incidencia más adelante.

Australia no quiere que pase eso. Pero a costa de un autoritarismo que, en ciertos aspectos, recuerda al de las peores dictaduras. Que una democracia como esta permita una violación de los derechos individuales de este calibre hace pensar que somos sociedades tolerantes con el autoritarismo, y que estamos dispuestas a entregar nuestra libertad en cuanto un político pronuncia (y un medio de comunicación repite) una palabra como “salud” o “medioambiente”.

Foto: Ehimetalor Akhere Unuabona.


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

¡Conviértete en patrocinador!

14 COMENTARIOS

  1. Buen artículo y buenos comentarios. He estado una semana fuera de España, en un país de nuestro «entorno». He ido en coche para evitar humillación Covid, alojamiento en «tercer circuito» y llevando comida desde España, porque no tengo «greenpass» ni estaba dispuesto a que me metan el palito por … Puedo corroborar que el mundo (occidental) está loco y posiblemente acabado.

    Me van a poner verde: pero España ahora mismo es un paraíso de libertad, comparado con lo.que hay por ahí fuera y eso que tenemos a un lacayo del globalismo al frente. Los hosteleros autóctonos de alli cumpliendo a rajatabla las órdenes, porque van a por ellos y a freirlos a multas. Me he tenido que aficionar al café y al té moruno para desayunar caliente. Ahí sin tonterías. Es lo que tenemos.

    Respecto a Federico Jiménez Vacunas y a Luis del Covid antes los escuchaba. Ya no. No merece la pena. Suenan a disco rayado comprado, con todas sus neuras. Mientras, Casado sigue como ministro de la Oposición. Todo en orden.

  2. A mi lo que más me llama la atención es la irracionalidad y totalitarismo de la que hacen gala, no aquellos que se inoculan el brebaje, sino aquellos que están empeñados en imponer sus creencia y fe en la ciencia a los demás sin ningún criterio lógico.

    Se supone que si alguien se vacuna es para lograr la inmunidad a un determinado patógeno.
    Se supone que el inmunizado no debe preocuparse del asunto, él ya está a salvo.

    Todo es irracional.

    Dicen que las vacunas son efectivas en un 90% , el responsable médico de Israel decía que 85%

    La inmunidad natural tiene más del 90%.Ver contagiados en España.

    No tenemos a mano ninguna tabla o gráfico que nos muestre que porcentaje de vacunados se contagian de manera leve, menos grave, grave, muy grave o fallecen, para poder compararla con los mismos datos de los no vacunados.

    Cuando alguien vacunado la palma dicen con toda la irresponsabilidad, negligencia y criminalidad que tenía «patologías previas». Así lo sueltan sin pensar lo que dicen y se quedan tan panchos.

    O sea, que antes de administrar la vacuna a alguien con patologías previas no se hace un estudio previo del paciente para saber si la vacuna puede agravar su patología y provocarle la muerte. Cojonudo, ¡viva la medicina!

    Por el supuesto bien de unos matas a otro por no explorar antes su estado de salud. Cojonudo. ¡Viva la medicina!

    La irresponsabilidad médica en el asesinato pasa a ser un número estadístico, «son muy pocos y tenían patologías previas» dicen. Yo alucino.

    Un acto de fe en un brebaje y el que la palme la palma por estadística. Una locura.

    Naturalmente yo no me pienso vacunar jamás, no porque sea contrario a las vacunas, que no lo soy, aunque prefiero la inmunidad natural, sino porque no le encuentro ningún sentido a vacunarse con algo que no inmuniza. Federico está muerto de miedo y vacunado, le pasa lo mismo que le pasó a Muñoz Seca antes de ser fusilado, el miedo no se lo pudo quitar nadie aunque lo desvalijaron entero.

    No me voy a vacunar porque me parece que los médicos son unos verdaderos irresponsables al administrar un fármaco por cuestiones estadísticas. No creo que su trabajo consista en mirar gráficos, a no ser que ya no trabajen en la Seguridad Social y si lo hagan en INE.

    Al.menos deberían exigir todos los datos para saber qué tipo de personas sufren efectos secundarios con las vacunas y advertirles del peligro. Que menos que hacer un chequeo general previo antes de ser vacunado. Digo.

    Un saludo.

    • Los médicos tienen su grado de responsabilidad pero el verdadero problema es que todo el mundo quiere vacunarse. Si dices, habla con tu médico que has pasado cuatro infartos, te contestan mi cuñado tenía problemas de trombos se ha puesto Astra Zeneca y no le ha pasado nada.
      Ahora están esperando todos la tercera dosis y cuando dices que la FDA no lo ve claro, te contestan que no hay ningún problema.

      • Efectivamente en España todo el mundo, bueno la inmensa mayoría, quiere vacunarse, y si pudiesen vacunarían hasta el gato. No se, algún día, supongo que lejano, los psicólogos y sociólogos analizaran este fenómeno. Cómo se ha podido construir una pseudorealidad apocalíptica qué tiene muerto de miedo a una gran parte de la población. Yo puedo entender que haya gente, mucha, que se haya vacunado pensando que con esto se volvía a la normalidad, pero una vez que han visto que no tiene pinta de que ocurra eso ¿por qué siguen creyendo? porque es una creencia, es una nueva religión, de las muchas que están apareciendo, todas ellas absurdas e irracionales, pero cada vez más fanáticas.

    • Orwell analizó muy bien el fenómeno, creo que entendía perfectamente la psicología de masas. Sí, acudo mucho a Orwell, pero es que todo lo que ocurre lo he leído en su obra. Todo lo que la gente opina y cree sobre las vacunas, no tiene absolutamente nada que ver con lo que esa misma persona opinaría el 14 de marzo de 2020, por poner una fecha…y no se acuerdan. Uno a veces se siente como Wilson Smith ¡pero no os dais cuenta que ayer estábamos en guerra con Eurasia y no con Asia Oriental! Entonces ¿Cuándo nos han mentido, antes o ahora? ¿desde cuando uno se vacuna por solidaridad? ¿desde cuando un vacunado tiene miedo de un no vacunado? Cuando en conversaciones sobre las vacunas, conocidos y amigos me instaban a vacunarme por las razones que la tele dijese en el momento, yo preguntaba, ingenuo de mí, ¿y a ti que más te da si estás vacunado? Y mi pregunta era pertinente, teniendo en cuenta lo que cualquier españolito medianamente instruido sabía sobre las vacunas. La cara de incomprensión era mayúscula, aunque ellos hubiesen formulado esa misma pregunta el 14 de marzo de 2020

      • A mi me parece fascinante lo del tío Federico, es algo así como si todo espíritu crítico, si alguna vez lo tuvo, quizás fuera solamente cotilleo ilustrado, hubiera sido entregado rindiendo pleitesía al miedo inoculado, y que la antigua FE en la vacuna de la viruela haya suplantado al totalitarismo sanitario, o quizás le hayan e echado algo en la bebida, o quizás un extraterrestre le ha dado a elegir entre la pasta verde y la pastilla roja. No lo sé, pero le han engañado como a un hijo de Xi Jinping.

        Un saludo.

  3. Se podría hacer la broma de que como Australia nació como un presidio vuelve a sus orígenes por lo que no hay que preocuparse, pero la verdad es que nos quejamos mucho en España y estamos viendo hasta donde están llegando las hasta ahora denominadas democracias occidentales y qué poderes tienen sus ejecutivos, inimaginables en España. Aunque también hay que reconocer que en España se actúa por la vía de hecho y solo gracias a que el fascismo tiene más de 50 escaños, no vivimos en un estado parapolicial. Porque si no llega Vox a recurrir el confinamiento, nadie lo habría hecho y entonces continuaríamos con los confinamientos masivos y la adopción de otras medidas dictatoriales.
    Lo que ocurre en Australia, como lo que ocurre en menor medida en Francia y en Italia, es un anticipo del mundo globalista del mañana, cuyo modelo es China. Hoy la excusa es la pandemia, pero la excusa perfecta es el cambio climático, que ya está condicionando nuestras vidas, por ejemplo con la subida de la luz o con las prohibiciones a los vehículos particulares. Lo más preocupante de la situación mundial, es que la resistencia es muy minoritaria. Lo de Australia se puede imponer porque la población está de acuerdo, al menos una gran parte.
    Se aproximan tiempos oscuros para lo que conocíamos como Occidente.

  4. Los datos que aporta el artículo son tremendamente elocuentes. Lo cual hace que el periodismo patrio, salvo contadísimas excepciones, se hunda cada vez más en pestilente ciénaga en proclamación de su inutilidad para la democracia.

    Esto de usar la casa de cada cual como cárcel bajo control totalitario de gobiernos y empresas tecnológicas es una obsesión en la que llevan trabajando hace tiempo. En 2008 comenzaron a construir la ciudad de «Masdar» en el emirato árabe Abu Dhabi. Foster, el progre que se apunta a todo proyecto narcisista y totalitario, es el diseñador del modelo de cárcel del futuro en medio del desierto. La excusa estetizante del empeño es recuperar la arquitectura tradicional de calles estrechas del urbanismo árabe, es ser muy ecológica y controlar hasta los pedos de los habitantes. Es una ciudad inteligente, es decir que almacena todos los datos de habitantes y visitantes. En 2015, la Agencia Internacional de las Energías Renovables instaló allí su sede. Queda clara la asociación entre los negocios de las enegías renovables y la erradicación de la libertad y la democracia. Este proyecto se instaló allí donde ni la democracia ni la libertad son valores muy apreciados.

    Luego vino el virus para hacer experimentos totalitarios en el resto del Mundo. España era importante porque ya en 2019 nuestro nivel de libertad había disminuido bastante. Había que probar qué pasaba encerrando a la gente en su casa de forma ilegal en un país que ama la vida en la calle y en los bares. Esa brutalidad no ha desbancado al gobierno sino que un partido como el PP, que debería hacer sangre con ese asunto, se suma a las propuestas totalitarias. Hoy Rajoy las ha ratificado. A los totalitarios les ha salido bien el experimento.

    Han decido probar ahora con Australia que tenía unos grandes niveles de libertad individual. Si aquí tambiín les sale bien no nos quedarán ni las zonas más aisladas de Alaska para vivir en libertad.

    Hay un asunto que hay que considerar como factor determinante en estas operaciones. Durante 2020 la inteligencia artificial ha conocido un desarrollo equivalente al de los diez años anteriores. Eso significa que, durante los confinamientos, las tecnológicas se han hecho mucho más fuertes y poderosas que antes. Es una obsesión enfermiza de esas empresas la de acumular datos y utilizarlos en su beneficio.

    En las mal llamadas vacunas hay componentes que generan electromagnetismo. Eso lo ha comprobado todo el que ha acercado algo de acero o hierro a la zona del pinchazo. La cuestión, que no se si alguien ha investigado, es si ese campo electromagnético es vehículo de información biológica que los teléfonos inteligentes que llevamos encima pueden transmitir a las propias farmaceúticas o a otras empresas.

  5. Macron aún está a tiempo de que le incluyan en el club de «Los cinco ojos» y Australia le reactive el pedido anulado de submarinos, le basta con eliminar todas las restricciones por Covid.

    O se lo cargan o le compran los submarinos y le admiten como socio, ánimo Macron. Tu puedes dejar de ser Le Gran Naïf.

  6. Paco Peko chico rico, insultaba como un loco a su tío Federico, y este dijo: poco a poco Paco Peko, ponte un pico.

    En la antigüedad cuando un hombre se hería con un hierro oxidado se le administraba la vacuna del tétano.

    En la antigüedad cuando un hombre era mordido por un murciélago le inyectaban la vacuna de la rabia.

    En la posmodernidad cuando un hombre es infectado por los medios, sea éste estatal, prensa, radio o televisión subvencionada se le administra la vacuna del Covid 19.

    Decía el tío Federico que cuando te halagan en la SectaTV es que algo estás haciendo mal. ¿Sabe alguien a quien halagaron el sábado?

    Yo no he escuchado más disparates en mi vida que en los últimos dieciocho meses. Menos mal que están mis comentarios para demostrar que todo ha sucedido como yo dije que sucedería en marzo de 2020.

    …….. LA GOTERA Y LA GOTA QUE COLMA EL VASO……..

    Cuando uno observa una gotera en el techo de su casa antes de romperla en mil pedazos investiga cual puede ser la causa; la rotura de una tubería en el piso superior, una filtración, un canalón en mal estado, un descuido constante al regar las macetas, al lavar los platos o al salir de la ducha, una junta desgastada o cualquier otra posibilidad insospechada hasta descubrí su origen.

    Si uno observa un virus en televisión lo primero que debe hacer es observar si el virus es:

    Natural
    Artificial.

    Virus Natural:
    Propagación natural.
    Propagación intencionada.

    Virus Artificial.
    Propagación accidental,
    Propagación intencionada.
    Propagación descontrolada.

    Al primer ministro australiano un consejo, deja de hacer el gilipollas, no has aprendido nada de las barbas de los demás idiotas presidentes. Tienes donde elegir, aquí tenemos uno cojonudo. Evitó cuatrocientas mil muertes que nunca se produjeron, vamos a crecer al 2,8% y no tenemos a nadie en paro. Todos colocados con el chute..

    Yo advertí al inicio de la pandemia que todos los países tendrían un porcentaje de contagiados muy similar. Entonces era la época donde los locutores de radios se volvían expertos en pandemias, aunque todos la cagaron, el único que acerté fui yo en marzo de 2020,
    «99.999 muertes de rebaja de primavera» y por ahí andará la cifra oficial la primavera que viene,

    Como decía antes, yo no he visto decir más disparates en mi vida, y si disparates han dicho políticos y periodistas, los sanitarios de medio pelo los han dicho descomunales.

    Si hay algo que ha estado ausente en esta epidemia es la lógica,

    Nadie me podrá sostener con lógica que la cosa que inyectan, que no es una vacuna, no inmuniza, haya reducido los contagios. NADIE. Reto a cualquiera,
    Basta comparar países vacunados con países no vacunados.

    Nadie me podrá sostener que los confinamientos hayan evitado una sola muerte. Quizás la del pastor que se quedó solo en el monte y la anciana a la que le pasaban la comida por la gatera. Quizás.

    Yo dije aquí, todos los países que no habían sufrido la pandemia en los primeros meses la sufrirían después,
    Hubo algunos «expertos periodistas en Covid» que ponían de ejemplo a Australia y el «pico» como remedio.

    Ayer escuchaba a un imbécil comunista con aire de facultad decir: «es innegable que las vacunas han reducido los contagios» así que lo dijo el gilipollas.
    Claro que para comprobar su imbecilidad solo hay que comparar a la India o Rumanía con Israel o con España.
    No hay más que verlos, por no decir Australia en la que todos los ingresados hace unos días estaban vacunados, todos vacunados.

    https://rumble.com/vmy9ab-los-contagios-en-australia-desmontan-los-mitos-oficiales-de-la-timo-vacunac.html

    Reto a cualquiera a que con un razonamiento lógico me demuestre que la inyección o el confinamiento han evitado alguna muerte.

    Yo sé que se imposible, digo razonamiento lógico, no falacia,

    La ciencia se basa el la lógica, no la lógica en la ciencia.

    Antes de decir disparates, elaborar estadísticas imposibles, dictar normas totalitarias, soltar falacias ex cátedra yo recomendaría a periodistas, políticos y sanitarios que dejen de hacer el ridículo.

    Hay una cosa que se llama lógica que está muy por encima de la ciencia televisada, y otra que se llama duda y que junto al instinto de supervivencia la naturaleza otorga a todos los hombres. Solo el miedo es capaz de anular ambas.

    Desde hace casi un mes vengo enlazando en ocasiones datos de Extremadura,

    Región que elegí por tener un millón de habitantes y un periódico que publicaba los datos de con precisión.

    El último día que enlacé los datos la media de edad de los fallecidos por Covid era de 86 años todos vacunados.

    Naturalmente y como advertí que pasaría días antes han dejado de publicar los datos.

    Por favor, lógica, lógica, lógica.
    Esto ha sido, es y pretenden que siga siendo un disparate,

    Prepararos para la moneda digital con sensor biológico, y luego no digáis que no lo advertí.

    China ya ha prohibido el Bitcoin, algo que también he comentado aquí que sucedería en occidente.
    Australia es oficialmente socio prioritario de EEUU e Inglaterra y no puede defraudar en la represión y el control diseñado.