El 8 de marzo se ha convocado una huelga para protestar contra la situación de la mujer, entre otras cosas contra la supuesta diferencia de sueldos, la llamada brecha salarial, uno de esos fantasmas que todo el mundo persigue pero nadie acaba de atrapar. Pero el montaje proporciona suculentos beneficios y ventajas a una verdadera legión de cazafantasmas.

Los medios suelen informar de la brecha salarial con poco rigor, a veces por desconocimiento pero otras porque una historia de buenos y malos, de víctimas y verdugos… vende mucho más. Así, se trataría de una flagrante injusticia contra las mujeres con un evidente culpable: el “heteropatriarcado“, el machismo imperante. “Las mujeres ganan menos que los hombres” constituye una cabecera tan impactante, que no puede permitirse a las matizaciones de la realidad fastidiar un buen titular.

Si se compara la media del salario por hora, las mujeres cobran típicamente entre un 80% y un 90% del salario de los hombres, dependiendo del país y del estudio. En España, esta cifra podría estar aproximadamente en un 85%. Hasta aquí el titular, el agravio, la denuncia de la brecha salarial, de la intolerable discriminación. Pero las cosas cambian cuando se cae en la cuenta de que no es posible comparar directamente dos colectivos heterogéneos, que poseen, en promedio, distintos niveles de educación, formación, experiencia laboral etc. Es necesario considerar estas diferencias para realizar una buena comparación.

La comparación correcta exige confrontar los salarios de un hombre y una mujer con las mismas cualidades, que desarrollen un trabajo similar

La comparación correcta exige confrontar los salarios de un hombre y una mujer que tengan las mismas cualidades y desarrollen un trabajo similar. Que sean iguales en todo menos en el sexo. Y al eliminar las diferencias observables de educación, formación o experiencia, la diferencia salarial se reduce considerablemente hasta situarse típicamente entre un 3% y un 5%. Es el punto del que hay que partir para analizar el problema.

La brecha salarial, un fantasma que nadie logra atrapar

¿Discriminación o preferencias distintas?

¿A qué se debe la diferencia restante? Existen dos respuestas: o hay discriminación o las mujeres tienen, en promedio, gustos y preferencias distintas, que conducirían a elegir profesiones y puestos diferentes a los hombres. Tan sólo con que las mujeres tengan mayor inclinación hacia la vida familiar, prefieran puestos o profesiones con más fácil conciliación o, simplemente, muestren una menor propensión a empleos más peligrosos… se explicaría esta diferencia salarial sin necesidad de recurrir a la discriminación.

Si las mujeres tienen preferencias distintas, se explicarían las diferencias salariales sin recurrir a la discriminación

El problema de fondo es que, ni la discriminación ni las preferencias heterogéneas son fácilmente observables en los estudios. De ahí la dificultad para asignar la causa.

Sin embargo, si hubiera discriminación, debería detectarse en casos concretos. En una empresa cuando un hombre y una mujer, con las mismas características, realicen un trabajo equivalente pero el hombre reciba un salario superior. O cuando, existiendo dos candidatos de distinto sexo, y teniendo la mujer mejores cualidades, se ofrece el puesto al varón. Estos casos concretos, hasta el momento muy desconocidos, deberían ser denunciados por los sindicatos; al menos para que los clientes de la empresa tuvieran constancia de ello.

Pero la hipótesis de la discriminación tiene otra dificultad: discriminar perjudica seriamente los beneficios de la empresa. Si fuera más barato contratar mujeres por el mismo rendimiento, resultaría antieconómico mantener en nómina a hombres a un coste superior. Y, si la candidata está mejor cualificada que el candidato, elegir al segundo perjudica seriamente la eficiencia de la empresa.

Los empresarios no discriminadores producirían con unos costes inferiores y acabarían expulsando del mercado a los discriminadores

Al final, los empresarios no discriminadores producirían con unos costes inferiores y acabarían expulsando del mercado a los discriminadores. Quizá existan personas con prejuicios irracionales contra ciertos colectivos pero, cuando los beneficios o el futuro de la empresa están en juego, hay motivos de peso para no llevar estos prejuicios a la práctica.

Ello hace que las diferencias de preferencias, la elección voluntaria de puestos y condiciones de trabajo distintos, gane enteros como explicación de las diferencias salariales. Aun así, los partidarios de la hipótesis de la discriminación llegan incluso a rizar el rizo, a afirmar que las diferencias de gustos son otra forma de discriminación al ser producto de una cultura machista que inculca a las mujeres una determinada forma de pensar. En consecuencia, proponen políticas que cambien la mentalidad de las mujeres.

Los ingenieros sociales proponen políticas que cambien las preferencias, la mentalidad de las mujeres

Aunque no se puede descartar el papel de la educación en la formación de las preferencias, este enfoque tan determinista presupone que las personas carecen de libre albedrío, que se encuentran encadenadas a la cultura recibida. Pero la mentalidad y la forma de pensar evolucionan con el tiempo, de forma espontánea, y de una generación a otra. Afirmar que una mayor tendencia de las mujeres hacia la vida familiar es incorrecta, y debe ser erradicada mediante la ingeniería social, denota un enfoque profundamente totalitario: implica que sólo los activistas, los expertos o los gobernantes conocen la manera correcta de pensar.

Otras brechas salariales: feos, bajitos, gorditos

Pero, no crean, los economistas son, o somos, todavía más curiosos. Algunos se tomaron la molestia de averiguar si existían otras brechas salariales además de las típicas, asociadas al victimismo del sexo o la raza. Así, Daniel Hamermesh, de la Universidad de Texas, se dedicó a analizar las diferencias salariales entre guapos y feos. Sus resultados, compilados en el libro Beauty Pays: Why Attractive People Are More Successful (2011) son bastante reveladores: en efecto, aquí también hay brecha salarial.

Los hombres muy guapos ganan un 5% más que la media, y los muy feos un 9% por debajo de la media

Con datos de Estados Unidos y Canadá, Hamermesh concluye que los hombres muy guapos ganan un 5% más que la media, mientras los muy feos reciben un 9% por debajo de la media. Y, lo que resulta todavía más sorprendente: aunque tal brecha existe también entre las mujeres, en contra de los cánones del pensamiento políticamente correcto ¡es inferior a la de los hombres! Las muy guapas ganan un 4% más que la media y las muy feas un 6% menos que la media. ¡Recórcholis!, nos engañaron: la belleza es más rentable en los hombres que en las mujeres. Todos, sin perder un minuto, a comprar cremas antiarrugas, lociones o cualquier cosmético que nos permita ganar algún dinerillo adicional.

Todavía más retorcido fue un grupo de investigadores de varias universidades (Harvard, MIT, Exeter) que analizó si la estatura y el peso afectaban a los salarios. Pues también hay brecha salarial: es más rentable ser hombre alto o mujer delgada. En los varones, 6,3 centímetros adicionales permiten ganar, de media, unos 1.611 dólares más al año. Por el contrario, un incremento de 4,6 puntos en el Índice de Masa Corporal de las mujeres, reduce sus ingresos anuales en 4.200 dólares.

Lo fundamental no es que todos los grupos tengan, en media, los mismos ingresos sino que cualquier persona disponga de las mismas oportunidades de formación y trabajo

No es necesario citar más artículos que identifican diferencias salariales entre distintos grupos. En conclusión, si comparamos dos colectivos diferentes cualesquiera, es probable que encontremos una brecha salarial. Pero la sociedad no está compuesta por colectivos sino por personas. Lo fundamental no es que todos los grupos tengan, en media, los mismos ingresos sino que cualquier persona, con independencia de sus circunstancias, disponga de las mismas oportunidades de formación y trabajo para prosperar en la vida, según sus propias y libres decisiones.

La brecha salarial, un fantasma que nadie logra atrapar

Y esto no se logra a través de una ingeniería social impuesta desde arriba, que solo establece restricciones. Tampoco por la exigencia de igualdad como representación, que únicamente beneficia a las mujeres ya privilegiadas. Mucho menos con un supuesto espectáculo de intenciones políticas, al que intentan llamar paro.

Ingenieros sociales, activistas, expertos y políticos han hecho del cambio forzoso de la mujer su principal fuente de poder e ingresos

Porque, si está justificada una huelga de mujeres, también lo estaría otra de feos, bajitos o rellenitas: todos tienen el mismo derecho a protestar contra su brecha salarial. Pero, en la práctica, los casos son muy distintos porque la corrección política identificó al sexo femenino como uno de sus grupos víctima. Así, ingenieros sociales, activistas, expertos y políticos han hecho del cambio forzoso de la mujer su bandera y, sobre todo, su principal fuente de poder e ingresos. Así que ya pueden olvidarse los feos o bajitos de que su brecha salarial sea considerada un asunto de emergencia nacional.

24 COMENTARIOS

  1. El artículo efectúa un importante aporte desde el punto de vista de desmistificar el uso liviano que se hace muchas veces de las estadísticas.
    Sin embargo creo que el autor omite algunos elementos o por lo menos no están demasiado claros en el artículo y otros que no son muy precisos.
    En primer lugar todos los temas asociados a la maternidad hacen que, por cuestiones biológicas simplemente la mano de obra femenina sea más costosa (por no decir menos productiva que queda medio feo, parece despectiva, pero en los hechos si una mujer está en edad de tener hijos en un período de tiempo razonable uno espera que no esté disponible para la producción). Eso implica que el mercado necesariamente “discrimine” y ahí hay una de las razones de las diferencias salariales. Como bien dice el autor si fuera prejuicio solamente los empleadores harían pérdidas pagando de forma diferente a dos personas que tienen la misma productividad. Es muy importante tener un diagnóstico correcto en este sentido, porque de ahí viene la solución correcta. Si valoramos la maternidad y todo lo relacionado a esto como un bien social debería toda la sociedad compensar esata diferencia que se debe a que la mujer es “menos productiva” en el trabajo porque está utilizando su capacidad productivaa en otra cosa que en esos momentos es o debería ser una prioridad social.
    En segundo lugar, si bien es cierto que no se pueden imponer formas de cultura y que los individuos pueden sustraerse a las condicionantes culturales, esto no es nada fácil. Las personas educadas en forma machista o con cánones culturales que hacen que determinadas conductas de las mujeres sean reprobadas la tendrá muy difícil para salir de esos condicionantes (más allá de que muchos lo hagan) pensemos por ejemplo en las familias de origen musulmán que reproducen patrones de sometimiento a la mujer. En ese sentido el estado tiene un rol a jugar, y es – sin imponer – el darle a las mujeres las posibilidades de elegir libremente abriendo todo el abanico de posibilidades y tratando de eliminar los estigmas que tienen ciertas actividades. Esto no es nada totalitario, por el contrario implica educar para poder ejercer la libertad.
    Finalmente hay un tipo de prejuicio que puede conducir a la brecha salarial y es e lque viene de las preferencias de los consumidores. Supongamos que en un determinado entorno la gente es muy prejuiciosa y no le gusta subir a transportes colectivos manejados por mujeres. La conducta normal de un empleador será a no contratar mujeres para esas actividades (ya que de lo contrario tendrá menos ventas) o si las contrata pagarles menos para compensar esa diferencia de beneficios. Ahí quién discrimina no es el empleador sino la sociedad en su conjunto.
    Les dejo este link donde toco algún tema de estos:
    https://salmonbizarro.wordpress.com/2017/03/12/machistas-y-machistos-primera-parte/

  2. Es muy sencillo hacer la suma de los ingresos de las mujeres y los hombres; dividir a continuación estas cifras entre los trabajadores de ambos sexos y sacar la conclusión de que los hombres ganan más.
    Si no tomamos en cuenta trienios ni sexenios, pluses de nocturnidad o peligrosidad (otro comentarista apunto el tremendo desquilibrio entre la mortandad por accidente laboral entre sexos) u horas extra, el resultado se parece mucho a las cuentas de la vieja.
    No son ingenieros sociales, son espabilados que viven de las subvenciones que gestionan, de los votos de las incautas; leguleyos aprovechados que sangran los presupuestos del Estado y viven mucho mejor de lo que lo harían si tuvieran que trabajar en serio.
    Fomentan en sectores concretos la vocación de mantenidos, a sabiendas de que sin un cambio en los PGE, se quedan en un brindis proselitista al sol.

  3. Retengamos estos nombres en la memoria a manera de ensayo preliminar: Clara Zetkin, Enma Goldman, Aleksandra Kollontai.

    Leamos algunos datos biográficos, cotejemos algunas de sus actividades, sumerjámonos mentalmente en el contexto político europeo del periodo 1914-1933, observemos los orígenes, las filiaciones, los ambientes culturales, los desarrollos iniciáticos, los postulados, las iniciativas.

    Se puede arrojar cierta luz suplementaria a lo que todavía yace en la oscuridad.

    Piénsese si todos los discursos de la igualdad, tal como hoy aparecen revestidos de institucionalidad burocratizante, no indican ya, sin sutilezas, un proceso exhaustivo de “sovietización de la cultura” que, alcanzado su objetivo en esa esfera aparentemente “trivial”, avanza en la dirección política de vanguardia: el trasfondo de todos estos “procesos”, inspirados por ciertos “intereses y composiciones de escenarios futuros”, son la destrucción del residual tejido orgánico de las sociedades europeas, y ello es así desde el periodo inaugural de la primera guerra mundial, cuando la primera avanzadilla obtuvo sus primeras victorias clave.

    El discurso y la práctica del “bolchevismo” es hoy el discurso y la práctica de la burocracia europea al servicio del gran capital mundializado. Incluso en los menores detalle, el primer “experimento comunista” ha dejado sus huellas en una estela que, no por olvidada, deja de envolver nuestra ambientación de época.

    La hipótesis se reitera: pudiera haber sucedido ya así en 1917, era la sospecha de los más observadores, incluido el por entonces joven poderoso e influyente Winston Churchill en su destino de alto funcionario británico del Ministerio de Exteriores.

    Pudiera suceder que el bolchevismo en sentido político restrictivo fuera tan sola una casi inocente onda expansiva recubridora de otras tendencias mucho más profundas que están todavía por definir, incluso por descubrir en su verdadero ser y apariencia (la socialdemocracia europea era tan sólo el aperitivo, la creación del contexto existencial necesario para ulteriores “operaciones”…).

    Porque lo realmente serio de la descomposición cultural europea apenas si ha mostrado todavía su rostro.

    • Estimado amigo, ocurre que para evitar el spam, todos los comentarios que añaden más de un enlace quedan pendientes de aprobación de manera automática. En la medida de lo posible, trate de añadir un enlace por comentario.

      Un cordial saludo.

  4. Muy de acuerdo con el planteamiento del tema y con la exposición del artículo, Juan. El fantasma de la brecha salarial, en lugar de tratarlo de modo genérico, debe abordarse en pequeños pasos concretos para desmontar lo parcial y sesgado de dicha afirmación. Al final, lo que importa y debería ser tenido en cuenta en la igualdad de derechos salariales entre hombres y mujeres es:

    “Si hubiera discriminación, debería detectarse en casos concretos. En una empresa cuando un hombre y una mujer, con las mismas características, realicen un trabajo equivalente pero el hombre reciba un salario superior. O cuando, existiendo dos candidatos de distinto sexo, y teniendo la mujer mejores cualidades, se ofrece el puesto al varón. Estos casos concretos, hasta el momento muy desconocidos, deberían ser denunciados por los sindicatos; al menos para que los clientes de la empresa tuvieran constancia de ello”.

    Algunas estadísticas surgidas hoy sobre el tema dicen haber afinado más la puntería al comporar los grupos de forma más homogenea y con las mismas variables. En el resultado que lógicamente rebaja más esa supuesta brecha inicial que se había difundido a priori, curiosamente las diferencias más acusadas se dan en los puestos entre directivos. Y aquí también se encierra una pequeña trampa, porque en ocasiones, la propuesta de un cargo de más nivel o de ascenso dentro de la compañía, se da en los términos económicos de negociación, en los que la empresa si puede, paga menos, claro.
    De manera que aquí entra la libertad del aspirante a directivo (hombre o mujer) para aceptar o rechazar las condiciones de la oferta. Y la misma oferta que a un hombre rechaza o no le compensa aceptar en esos términos económicos, a una mujer le puede parecer una buena oportunidad para aceptar ese cargo.
    Y otro tema es el de los incentivos, extras o pluses que inciden en la brecha salarial. En el sector comercial por ejemplo pueden implicar tener que viajar con frecuencia, trabajar muchas horas fuera de un horario laboral fijo, asistir a ferias, juntas, reuniones, estar pendiente del teléfono las 24 horas u otras incomodidades e inconvenientes que exigen un notable sacrificio y renuncia a la vida personal. Unos sacrificios e inconvenientes que, no ya las mujeres que se ven esta tesitura, ni siquiera muchos hombres están dispuestos a asumir, porque valoran más tener vida propia y no les compensa ese plus.

    Y por último el tema de la paridad o de las cuotas en algunos sectores empresariales es prácticamente imposible, porque no hay mujeres formadas ni preparadas en esos sectores. Al menos actualmente. Qué le vamos a hacer, para disgusto de las promotoras de la huelga, las carreras de ingeniería por poner un ejemplo, siguen sin ser una opción mayoritaria o preferente entre las féminas.

    • Estupendo y más que lúcido, libre y valiente análisis, Silvia, siendo mujer.

      Saludos cordiales.

      • Gracias por ser tan espléndido, amigo Javilau. Y por cierto, buen intento!
        Un placer leerle en el foro (especialmente cuando obvia la inminente “destrucción de occidente”)

        • Es lo que usted merece, amiga Silvia, pero, por eso mismo, tengo que conseguir que deje esa tendencia a llevarse por lo políticamente correcto y la propaganda masiva, y analice los temas con plena libertad, de acuerdo con su capacidad, porque la mayor verdad que digo yo es que Occidente, como otras civilizaciones, está a punto de morir por la hegemonía de la tiranía marxista -qué sangrante contradicción- hegemónica de forma delirante en nuestra civilización; sólo tiene que ver la gestación, contenido y, sobre todo, el tratamiento, falsario por todos los medios de intoxicación, y resultado de la huelga hembrista del 8 de marzo.

          Saludos cordiales.

    • Gracias por dejar el enlace, Derondat. Muy atinada ha estado Cristina en su artículo. Un saludo,

      • Yo enlacé ayer a este artículo en mi perfil de Twitter. Cristina Losada es una de las periodistas, incluyendo ambos sexos, más inteligentes y sabías de España.

  5. Yo siempre he pensado que las guapas eran más inteligentes que las feas, el tiempo que las feas dedican a preocuparse por su fealdad las guapas lo utilizan a vivir, no voy a nombrar ningua excepción a la regla por no señalar a nadie.
    Bromas aparte, creo que hemos vuelto a caer en la trampa del sistema de partidos. Lo importante era dejar de hablar de Cataluña aunque el asunto siga sin resolverse, era prioritario inventarse algún asunto que pudiera resituar a los partidos del régimen, tanto el asunto de las pensiones como esta absurda huelga no son mas que balones de oxígeno para quienes han intentado destruir la nación.

    • Está usted más perdido que el barco del arroz; lo de Cataluña es una ópera bufa, un montaje, un circo del Régimen para seguir llevándoselo crudo; lo verdaderamente grave es esta ideología de ‘género’, uno de los dogmas esenciales de los ideólogos marxistas de lo políticamente correcto para destruir la civilización occidental e imponer el comunismo marxista aquí. Hay que espabilar de una puta vez.

      Saludos.

      • Buenos dias Javilau,
        Creo que mi problema es justo el contrario, nací demasido espabilado, haber nacido un poco mas torpe me hubiera permitido sufrir los problemas de los mortales, asunto que por desgracia me es ajeno, eso no significa que no tenga la empatía suficiente para conocer la torpeza humana.
        Si en un principo este tema me preocupaba por la evidente estupidez con la que se despachaban los posmodernos postulados, al poco me quedé tranquilo, observando que el resultado final solo puede conducir a la frustración produciendo un gran vacío que tendrá que llenarse con una mayor espiritualidad. Que supongo será lo que pase dentro de cincuenta o cien años.

        Los masones siempre pierden, quédese tranquilo, y los planes para la humanidad siempre fallan.

        Le dejo una lectura para que se relaje y disfrute de la vida, también para que se ría por lo bajo de todos esos “funcionarios” que hacen planes sobre la felicidad de los demás.

        No es necesario que se lea el libro entero, las dos primeras páginas le pueden aclarar muchas cosas.

        Un saludo cordial.

        http://www.raularagon.com.ar/biblioteca/libros/Jung/Carl%20Gustav%20Jung%20-%20Los%20Complejos%20y%20el%20Inconsciente.pdf

        • No son masones, sino marxistas comunistas, herederos de la apocalíptica Escuela de Frankfurt y su nefasta teoría crítica, en la que ya ponían las bases de la manipulación e ingeniería social para ‘transformar’ la sociedad; y no sé si perderán pero, de momento, van ganando por goleada y están a un tris de la victoria final, por la idiocia suicida y analfabeta de la casta política y la sociedad occidental.

          Saludos.

      • Pues yo creo que el que no encuentra la proa del barco es vd., ya metidos en descalificaciones y faltas de respeto.

        A ver: en Cataluña convergen un sinfín de intereses:

        – Los nacionalistas dieron patá pa’lante e iniciaron el próces para tapar la corrupción CiU / Pujol
        – Los psocialistas no creen en la idea de España: pretenden la federalización o la confederalización o ellos sabrán qué.
        – Los comunistas pretenden al colectivización de todo lo que se menea. Ahí les viene bien la independencia de cariz totalitarios, que es sinónimo de país sovietización.
        – Los populares al trinque.

        Todos tienen en común que les importa una higa España y el bien común de todos los españoles.
        Seguro que me dejo a alguien.

        • Su comentario huele que ‘embarga’ a segundo perfil que se utiliza para responder a alguien que nos ha dado un buen tantarantán con el perfil titular.

          Pues no, amigo; yo tengo totalmente localizadas la proa y la popa del velero y el que está en las brumas del Cantábrico es usted, lo que es entendible por la omnipresente propaganda oficial.

          Usted confunde la representación teatral de estos mangantes políticos para engañar a los incautos con la realidad, como la inmensa mayoría de los españoles. Aquí no hay ‘separatismo’ real ni gaitas; se trata de un trampantojo agitado con virulencia con un doble objetivo: sostener y reforzar el Estado de las Autonosuyas, que es un agujero negro de despilfarro y corrupción, y el verdadero germen de la destrucción de España con la competencia legislativa de las Autonosuyas, y seguir robando a modo con este cuento chino del ‘separatismo’, justificador del riego de dinero a manta de flas y flos para ‘calmar a la fiera’ del que todos estos ladrones se llevan la mordida correspondiente.

          Sólo se ha complicado un poco el tema porque el inútil integral de Cocomocho, ascendido por accidente a unas alturas que le quedan por encima de forma sideral, se ha creído la pamema de la ‘independencia’ y ha estado a punto de tirar abajo el tenderete, pero ya se ha encauzado la cuestión a gusto del Régimen y todo volverá pronto a la normalidad.

          Esta es la explicación de que Rajoyyyysh no haya aplicado de verdad el 155 y, realmente, no haya hecho nada, porque están todos en el mismo barco, forman todos parte del mismo Régimen a excepción de los marxistas-comunistas -Podemos en España y la CUP en Cataluña, por ejemplo-.

          Salvo lo de los comunistas, todo lo demás es postureo recaudador.

          Saludos.

  6. Don Juan

    Tiene usted razón, sin duda. No le de mas vueltas al tema porque los que no se han convencido es porque no no quieren, o no les conviene.

    En lo que se equivoca es que de fondo el tema del cuento de la brecha salarial no es un tema de desinformación.. es un tema de PODER.

    Dice usted

    “… Los medios suelen informar de la brecha salarial con poco rigor, a veces por desconocimiento pero otras porque una historia de buenos y malos, de víctimas y verdugos… vende mucho más…”

    No es por desconocimiento ni por vender mas. Aunque influya.

    Es un tema de hacer la pelota a determinados poderes que mandan mucho, y mas en el mundo de la publicidad, de la que viven esos medios.

    Es un tema de que no digan que me signifiqué en contra y me quede sin la publicidad del 016 o de la DGT, por ejemplo.

    Lo imprtante es saber porque ese Poder está tan interesado en estos temas, siendo la destrucción de la familia tradicional y el hacer depender al individio del amparo del Estado o de las corporaciones y no de su familia, amistades.. en los casos en que estamos en dificultades, de lo que se trata.

    Las sinergias del binomio Estado (muchas veces no es un Estado Nación si no las agrupaciones de Estados, áeras de comerciales..) con las Corporaciones/transnacionales son obvias, y si para ello necesitan pasar por encima de la amilia tradiconal y del Estado Nacion tradinal se pasa.

    Y que mejor que promocionar la lucha de sexos para acabar con la familia por ejemplo, y que mejor que acabar con la unidad de los Estados, para acabar con los estados..

    un cordial saludo

    PS tengo desde casi dos horas un comentario en https://disidentia.com/historia-sobre-todo-para-colombianos/ pendiente de moderación.

Comments are closed.