La intervención en la Tribuna del Congreso de esta mañana, sin  papeles, de Pablo Casado demuestra que estamos ante un líder con hechuras.
 
Su mayor mérito: ser el primer líder de la derecha, después de Fraga, que no debe su posición al dedo divino, ni  de Aznar ni de Rajoy. Ganó unas primarias pensadas por Maillo para consolidar otros cuatro años más a Rajoy. Esta es la cara.
 
La cruz: estar flanqueado por Cs y por VOX en las generales y tener el enemigo en casa. Políticos del PP que nunca musitaron una crítica a la inutilidad de Rajoy, se permiten ahora afilar los cuchillos a la espera de unas elecciones andaluzas más propias de Arenas  (Moreno es criatura de Arenas-Soralla) que de Casado.

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo con tu pequeña aportación puedes salvaguardar esa libertad necesaria para que en el panorama informativo existan medios disidentes, que abran el debate y marquen una agenda de verdadero interés general. No tenemos muros de pago, porque este es un medio abierto. Tu aportación es voluntaria y no una transacción a cambio de un producto: es un pequeño compromiso con la libertad.

Ayúda a Disidentia, haz clic aquí

Muchas gracias.
Artículo anteriorLos impuestos son justos y necesarios. O no
Artículo siguienteLa corrección política, una camisa de fuerza
Guillermo Gortázar
Nací en Vitoria en 1951 pero en 1953 mi familia se trasladó a San Sebastián donde realicé mis estudios. En 1970 aterricé en la Universidad Complutense de Madrid. Me interesa la historia y la política. Creo que la Política es la dedicación (temporal) más importante para una sociedad, siempre que se haga con altura de miras y con el objetivo de  un proyecto de libertad sometido a la ley, a la representación y al control de los electores. He sido “político” cinco años contra el franquismo por las libertades, entre 1970 y 1975. Licenciado en derecho y en historia,  después de trabajar tres años en el Banco de Vizcaya, en 1978, gané por oposición una cátedra de Instituto de Geografía e Historia. Disfruté muchísimo dando clases en Vélez Málaga, Las Palmas y Madrid. Poco después obtuve una beca Fulbright, con la que amplié estudios sobre Historia de Europa en el final del siglo XIX y principio del siglo XX. De Madrid llevaba conocimientos; en la Universidad de California, La Jolla, comprendí el secreto de la excelencia universitaria americana y allí me hice historiador profesional. Pasado un periodo de quince años en los que trabajé en banca, enseñanza media y universidad, retorné a la actividad política en 1990, fui diputado en tres legislaturas, hasta  mi dimisión en 2001; inmediatamente después, volví a mi plaza de profesor de historia en la Universidad. El cesarismo y la manía de nombrar los expresidentes a los presidentes terminaron por convencerme que aquello (esto) no terminaría bien. He dedicado buena parte de mi obra reciente a criticar la deriva partitocrática que, a mi juicio, es la base de la crisis política española. Para ampliar estos puntos de vista les sugiero consultar mi página web personal. 

6 COMENTARIOS

  1. ¡Ja Ja Ja! N i que “hablar sin papeles” fuese un mérito. Los que tengan memoria, recordarán a José Carlos Mauricio, no sé si en el PCE aún o en la IU de Gerardo Iglesias. Todos en Madrid lo alababan, porque no llevaba ningún papel y replicaba sin ningún papel. Lo hacía con soltura una buena dicción canaria. Cuantos periodistas especializados en “crónica paralamentaria” de derechas alababan con arrobo al personaje, “porque hablaba y replicaba sin papeles”. Claro que luegos desconocían la vida hechos y “milagros” del personaje. Un chaquetero, que acabó en Coalición Canaria una banda caciquil de Tenerife, que lleva más de 30 años, gracias a la “peculiaridad” de un sistema electoral.
    En muchos paises sus universidades hacen concursos de debates en público. Donde se elige un tema. A un equipo le toca defenderlo y al otro oponerse. En España no existe nada parecido, al menos que yo sepa. Pero como dicen los evangelios “Por sus obras los conocereis”. Y las “obras” de Pablito “Ni-Ni” caben en boleto o entrafa de cine y sobra espacio. Aparte de que ser un socio leal al PSOE en sus propias palabras, reformas para devolver la democracia representativa nulas. Más de lo mismo, incluso peor. En el programa de Luis del Pino, el sábado día 20/10 comentó, que el parlamento gallego votó por UNANIMIDAD (PP), pedir el ingreso en las naciones lusófonas o de habla portuguesa. ¿Uds. han oído algo al respecto a Pablete? Yo no le he oído decir nada al respecto. El Partido Popular no solución a nada. Es parte del grave problema de España.
    Si se apuntaron en apuntalar a Casado, en lo que a mí respecta. Pierden el tiempo.

    • Le copio JRA lo aprobado el pasado 9 de octubre en el Parlamento gallego:

      12.ª Resolución
      “El Parlamento insta la Xunta a adoptar las medidas que sean necesarias, antes de finalizar la presente legislatura, para impulsar la solicitud de admisión de Galicia como miembro en la Comunidad de los Países de Lengua Portuguesa. Asimismo, insta al Gobierno gallego a desarrollar de manera real y efectiva la Ley Paz Andrade para el aprovechamiento de la lengua y cultura portuguesas convocando plazas docentes de portugués en la próxima oferta pública de empleo dirigida a la enseñanza y a dotar de presupuesto en las cuentas para 2019 la aplicación de esta ley.”
      Aprobada por unanimidad de 73 diputados y diputadas.
      (Propuesta de resolución núm. 22 del G.P. del Bloque Nacionalista Galego).”

      Contando que el Parlamento gallego cuenta con 75 diputados pues ya ve.
      Cuando oigo eso de la desaparición de las CCAA simplemente quien lo dice, no saben lo que es vivir en una CCAA en este caso la gallega, con los dichosos hechos diferenciales. Sí, por supuesto, no hay el sentimiento de separación del resto de España pero vamos mejor ni cuento todo lo que se ha cocido en las últimas décadas.

      La resolución aprobada para formar parte de esa Comunidad de lengua portuguesa, me llamó la atención cuando lo he escuchado hace unos días, realmente creo que de ese organismo sólo forman parte Estados y algunos simplemente como observadores. Aprobar la solicitud para que Galicia forme parte, al menos es chocante. En tal caso, tendría que ser España por los vínculos que nos unen, pero que el Parlamento gallego solicite la admisión de Galicia como Estado o país miembro no deja de ser curioso, por no decir descabellado.

      Saludos.