A los alemanes les encantan sus coches. En ningún otro de los países en los que he vivido o trabajado he podido observar la veneración por el automóvil que sienten mis vecinos desde hace ya mucho tiempo. Las razones...