Una de las consecuencias más notables de vivir en una sociedad tecnológica es el que no cesa de agrandarse la distancia entre la racionalidad que supone la tecnología en su fase de invención y la poderosa ola de irracionalidad que muchas de ellas están contribuyendo a fomentar. Crear tecnología supone un esfuerzo enorme de mucha gente a la vez y eso sería imposible sin que unos y otros compartan y respeten una serie de principios de carácter lógico y epistémico tales como el respeto a la verdad, el empleo de argumentos sólidos, la atención a la experiencia etc. Esas tecnologías que han supuesto tanto esfuerzo a la hora de su creación se convierten al hacerse herramientas casi en lo contrario a lo que exigieron para existir, en instrumentos rápidos y eficaces para propagar toda especie de falsedad o chaladura. Las tecnologías se convierten en magia, nos hacen magos a todos.

El sentido común puede evitar que caigamos prisioneros de esa clase de hechizos, pero solo en parte. Es como si dejamos la puerta de casa abierta, podemos suponer que nuestros vecinos y amigos no van a entrar sin nuestro consentimiento, pero hay muchísimas personas que podrían hacerlo y no siempre con las mejores intenciones. En lo que concierne a la información de que podemos disponer, las tecnologías disponibles nos dan enormes facilidades para encontrar la respuesta a muchísimas cuestiones porque nos permiten acceder a la mejor y más rica biblioteca imaginable sin demasiado esfuerzo. Se trata de un enorme tesoro, pero está diabólicamente enredado con el mayor número imaginable de baratijas sin el menor valor, cuando no de peligrosas mentiras e ideas bellacas. Eso ya pasaba en el mundo predigital, pero ahora los peligros son mucho mayores para quien no sepa lo suficiente sobre el caso del que queramos ocuparnos, y todos ignoramos mucho más de lo que sabemos, de forma que incluso los mejores pueden ser víctimas de un engaño bien vestido.

Si nos apartamos del empleo académico y nos fijamos en lo que hacemos al atender las noticias o al seguir el hilo de cualquier conversación en una red social, los peligros se vuelven todavía mayores, y en más de un sentido. Para muchas personas, ese mundo se ha convertido en una selva peligrosa en la que te puedes llevar más de un coscorrón si no te andas con tiento, sin olvidar el tiempo que se puede llegar a perder siguiendo hilos cuya primera apariencia es estimulante. Acabar aturdidos o molestos por lo que hay que oír está bastante a la orden del día para cualquiera. No obstante, no se puede tener un balance negativo de estas nuevas posibilidades    porque, entre otras cosas, nos ofrecen muchas más ventanas que el mundo de la imprenta y los medios clásicos para asomarse al exterior, aunque eso, como se advertía en los viejos vagones de Renfe, resulte peligroso.

Que las distintas plataformas se quieran atribuir el derecho a limitar lo que por ellas circula, que quieran convertirse en modernas inquisiciones es, además de absurdo, intolerable, en sí mismo y porque amenaza con sumar su poder al de los gobiernos para tenernos sometidos a toda clase de controles

Hay dos actitudes frente al pantalleo que pueden resultar peligrosas. La primera es el que las ventanas digitales nos hagan olvidarnos de que el mundo de verdad sigue estando donde estaba y que seguimos pudiendo pensar por nuestra cuenta. El segundo es que les confiramos una autoridad que siempre ha de estar sujeta a revisión, como pasa con cualquier autoridad del mundo real o del mundo impreso. Las tecnologías pueden convertirse en instrumentos de censura muy terribles y eso es algo que no debiéramos consentir. Que las distintas plataformas se quieran atribuir el derecho a limitar lo que por ellas circula, que quieran convertirse en modernas inquisiciones es, además de absurdo, intolerable, en sí mismo y porque amenaza con sumar su poder al de los gobiernos para tenernos sometidos a toda clase de controles. La tecnología que tiene un potencial liberador puede convertirse en un grillete muy potente si consentimos que puedan manejar nuestras informaciones y relaciones a su antojo. Eso es lo que está pasando con las empresas que se han concedido a sí mismas el derecho y la capacidad de determinar lo que es verdadero y lo que es falso y pretenden hacerlo, además, al instante, es decir dando por hecho que ellas poseen la verdad sin necesidad de esforzarse. En el caso de las opiniones libres y de las redes sociales la única garantía de la verdad está en la libertad sin restricciones, el que quiera prohibir es porque quiere engañar y manipular, no puede haber duda al respecto.

El mundo está lleno de personas interesadas en desfigurar la verdad, en que creamos que la única verdad posible es la que ellos dicen. Son fáciles de detectar porque, a base de no respetar nada ni a la verdad ni a ninguno de nosotros, no tienen el menor empacho en decir hoy una cosa y mañana la contraria. Dicen siempre lo que les conviene que oigamos, porque parte de la base de que no nos atreveremos a interpelarlos. Si miramos al Gobierno que tenemos ahora mismo, tenemos mucho en que fijarnos a este respecto. Son gente que juega con que la mayoría de las personas piensan poco y olvidan con facilidad, además de que suelen ser propensas al halago.  Su mérito está no en hacer las cosas bien, para lo que se requiere la humildad de querer aprender, pero no pueden porque creen que ellos lo saben todo, sino en saber convencernos de que siempre aciertan en lo que hacen, en que siempre son los mejores. Cuando lo tienen difícil optan por desaparecer, dado lo cargada que tienen la agenda.

Por desgracia, su imperturbable actitud al mentir sin el menor rubor, hace que bastantes personas les acaben creyendo, en especial porque ya se cuidan de que los grandes medios, sobre todo las televisiones, les traten con cariño. Pagan muy bien el no ser noticia cuando sería molesto para ellos que lo fuesen y estar en el primer minuto del informativo siempre les conviene, es decir, varias veces al día. En el caso de la pandemia que venimos padeciendo hemos podido comprobar numerosas veces la capacidad del poder político para ir modificando las versiones, porque han llegado a convertir, por ejemplo, en una cuestión de la más difícil geometría algebraica el simple dar cuenta del número de fallecidos. Si se tiene algo de tiempo es interesante seguir, de vez en cuando, sus redes sociales porque ahí se desempeñan con cierta sinceridad, escriben para adictos y no tienen miedo a que nadie repare en inconsecuencias o contradicciones.

Vivimos en un mundo en el que la multiplicación de mensajes tiene lugar de manera incesante, pero tenemos formas de distinguir la verdad de sus disfraces que, claro es, exigen esfuerzo y dignidad personal, no dejarse llevar por el peso de las mayorías, sean supuestas o reales, buscando mantener la cabeza bien alta y la mente clara y alerta, tanto como podamos, sin tener miedo a resultar antipáticos o a estar en minoría. Hace ya muchos años el gran Jorge Luis Borges dijo a propósito de sus viajes a Estados Unidos, “allí se espera que uno sea partidario de los indios, que hable mal del país y que sea comunista. Cuando me niego a estas tonterías, a veces defraudo a los que me escuchan”, es decir que lo de la pasión y la presión izquierdista de una amplia minoría cultural norteamericana no es cosa de ahora, pero, sobre todo, que Borges no estaba dispuesto a rendirse al halago de unos tontos.

Foto: Artem Beliaikin


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

Artículo anteriorLa razón y el patriotismo
Artículo siguienteCuando la religión oficial es la ignorancia
J.L. González Quirós
A lo largo de mi vida he hecho cosas bastante distintas, pero nunca he dejado de sentirme, con toda la modestia de que he sido capaz, un filósofo, un actividad que no ha dejado de asombrarme y un oficio que siempre me ha parecido inverosímil. Para darle un aire de normalidad, he sido profesor de la UCM, catedrático de Instituto, investigador del Instituto de Filosofía del CSIC, y acabo de jubilarme en la URJC. He publicado unos cuantos libros y centenares de artículos sobre cuestiones que me resultaban intrigantes y en las que pensaba que podría aportar algo a mis selectos lectores, es decir que siempre he sido una especie de híbrido entre optimista e iluso. Creo que he emborronado más páginas de lo debido, entre otras cosas porque jamás me he negado a escribir un texto que se me solicitase. Fui finalista del Premio Nacional de ensayo en 2003, y obtuve en 2007 el Premio de ensayo de la Fundación Everis junto con mi discípulo Karim Gherab Martín por nuestro libro sobre el porvenir y la organización de la ciencia en el mundo digital, que fue traducido al inglés. He sido el primer director de la revista Cuadernos de pensamiento político, y he mantenido una presencia habitual en algunos medios de comunicación y en el entorno digital sobre cuestiones de actualidad en el ámbito de la cultura, la tecnología y la política. Esta es mi página web

1 COMENTARIO

  1. Yo prefiero el libro y la sombra del del nogal, pero la juventud es libre o eso cree.

    Si esto no es la señal de que han perdido absolutamente el norte prescindiendo de cualquier barrera moral o ética de respeto al individuo y a su libertad. En un sistema analógico sería algo así como un campo de concentración al aire libre donde los vigilantes observan cada un de tus acciones y dónde los reclusos firman cada uno de sus movimientos para dejar constancia por escrito.

    Merece la pena echar un vistazo a las reivindicaciones de esta patente de marzo de 2020 presentada por Microsoft.

    «1. WO2020060606 – SISTEMA DE CRIPTOCURRENCIA CON DATOS DE ACTIVIDAD CORPORAL
    PCT Biblio. Datos
    Descripción
    Reclamación (es
    Dibujos
    ISR / WOSA / A17 (2) (a)
    Fase nacional
    Avisos
    Documentos
    Enviar observación
    PermaLink

    Máquina traductora
    Nota: Texto basado en procesos automáticos de reconocimiento óptico de caracteres. Utilice la versión PDF para asuntos legales.
    [EN]
    RECLAMACIÓN (ES

    1. Un sistema de criptomonedas, que comprende:

    uno o más procesadores; y

    memoria que almacena instrucciones ejecutables que, si son ejecutadas por uno o más procesadores, configuran el sistema de criptomonedas para:

    comunicarse con un dispositivo de un usuario;

    recibir datos de actividad corporal que se generan en función de la actividad corporal del usuario, en donde la actividad corporal es detectada por un sensor acoplado comunicativamente o comprendido en el dispositivo del usuario;

    verificar si los datos de actividad corporal del usuario satisfacen una o más condiciones establecidas por el sistema de criptomonedas; y

    otorgar criptomonedas al usuario cuyos datos de actividad corporal se verifican.

    2. El sistema de la reivindicación 1, en el que la actividad corporal detectada por el sensor comprende al menos una de la radiación corporal emitida por el usuario, flujo de fluido corporal, una onda cerebral, frecuencia del pulso o radiación de calor corporal.

    3. El sistema de la reivindicación 1, en el que la una o más condiciones se establecen en función de una cantidad de actividad del cuerpo humano asociada con una tarea que se proporciona al dispositivo del usuario.

    4. El sistema de una de las reivindicaciones 1-3, en el que los datos de actividad corporal se generan usando un algoritmo hash que convierte la actividad del cuerpo humano en una salida de cifrado, y los datos de actividad corporal generados comprenden un hash de la actividad corporal detectada del usuario.

    5. El sistema de una de las reivindicaciones 1-3, en el que los datos de actividad corporal comprenden uno o más vectores producidos a partir de la actividad corporal detectada por el sensor.

    6. El sistema de una de las reivindicaciones 1-3, en el que el sistema de criptomonedas otorga la criptomoneda al usuario generando un bloque para la criptomoneda premiada y agregando el bloque a una cadena de bloques almacenada en el sistema de criptomonedas.

    7. El sistema de la reivindicación 6, en el que el bloque comprende datos que comprenden:

    una tarea proporcionada al dispositivo del usuario;

    información sobre la criptomoneda premiada;

    un hash asociado con la actividad corporal; y

    un hash de un bloque anterior.

    8. El sistema de la reivindicación 3, en el que la tarea proporcionada al dispositivo del usuario comprende una prueba para verificar si el usuario del dispositivo es humano o no.

    9. El sistema de la reivindicación 4, en el que el sistema de criptomonedas está configurado para:

    recibir, desde el dispositivo del usuario, datos de la actividad corporal generada antes de que se aplique el algoritmo hash y el hash de la actividad corporal;

    repetir los datos de la actividad corporal; y

    compare los datos reacondicionados con el hash de la actividad corporal recibida del dispositivo del usuario para verificar los datos de actividad corporal.

    10. Un método implementado por computadora, que comprende:

    recibir, por un dispositivo de un usuario acoplado a una red, una tarea a través de la red; detectar, mediante un sensor acoplado comunicativamente o comprendido en el dispositivo del usuario, la actividad corporal del usuario;

    generar datos de actividad corporal basados ​​en la actividad corporal detectada del usuario;

    verificar, mediante un sistema de criptomonedas acoplado comunicativamente al dispositivo del usuario, si los datos de actividad corporal satisfacen una o más condiciones establecidas por el

    sistema de criptomonedas; y

    otorgar, por el sistema de criptomonedas, criptomonedas al usuario cuyos datos de actividad corporal se verifican.

    11. El método de la reivindicación 10, en el que la actividad corporal detectada por el sensor comprende al menos una de la radiación corporal emitida por el usuario, flujo de fluido corporal, una onda cerebral, frecuencia del pulso o radiación de calor corporal.

    12. El método de la reivindicación 10, en el que el sistema de criptomonedas establece una o más condiciones en función de una cantidad de actividad del cuerpo humano asociada con la tarea proporcionada al dispositivo del usuario.

    13. El método de una de las reivindicaciones 10-12, en el que los datos de actividad corporal se generan usando un algoritmo hash que convierte la actividad del cuerpo humano en una salida de cifrado, y los datos de actividad corporal generados comprenden un hash de la actividad corporal detectada del usuario.

    14. El método de una de las reivindicaciones 10-12, en el que los datos de actividad corporal comprenden uno o más vectores producidos a partir de la actividad corporal detectada por el sensor.

    15. El método de la reivindicación 13, que comprende además:

    recibir, por el sistema de criptomonedas, del dispositivo del usuario, datos de la actividad corporal generada antes de que se aplique el algoritmo hash y el hash de la actividad corporal;

    rehashing, por el sistema de criptomonedas, los datos de la actividad del cuerpo; y comparar, mediante el sistema de criptomonedas, los datos vueltos a compartir con el hash de la actividad corporal recibida del dispositivo del usuario para verificar los datos de actividad corporal.»

    Yo si fuera joven iría pensando en hacerme con una buena biblioteca de papel.