Publicamos las conclusiones sobre el tema «Como recuperar el control de la política desde la sociedad civil» en el que han participado diferentes Grupos de Opinión de Disidentia. Al pie figuran los nombres de las personas participantes en su elaboración. Si quieres saber qué son los Grupos de Opinión, su finalidad, cómo funcionan y qué hay que hacer para participar, en este enlace tienes toda la información. 

Como recuperar el control de la política desde la sociedad civil

Las referencias históricas más cercanas, Locke y Jefferson, ya fundamentan la lucha por la libertad en la defensa de los derechos individuales. A su vez, Tocqueville afirma que se precisan instituciones civiles sólidas.

La realidad actual española parece muy alejada del camino trazado por aquellos intelectuales que, evidentemente, no están de moda. El poder está en manos de los partidos políticos. Cada uno de estos, está controlado por un reducido grupo de personas que, una vez tomado el poder, controlan el ejecutivo, el legislativo y en consecuencia el judicial que tampoco es independiente; al margen de que personas que ejercen la judicatura se esfuercen por intentarlo en muchos casos.

Este poder se ha caracterizado por acrecentar un Estado que permite a estas élites dirigir e intoxicar a la sociedad civil, hasta el extremo de supeditar los derechos individuales a lo políticamente correcto. Este contexto se ha conformado a partir de la agresión de una serie de colectivos radicales que tratan de imponer un control socialmente coactivo contra toda expresión contraria a su pensamiento único. La fortaleza de su agresión reside en su expansión a través de la educación, los medios de comunicación y mediante la manipulación en las redes sociales.

La sociedad civil debe recuperar el control de la política. El derecho universal al voto es un pilar de la democracia pero insuficiente para asegurar la prevalencia de los ciudadanos sobre los políticos

Este nuevo orden se refleja en una clara desafección de los ciudadanos respecto a la clase política, agravada por una corrupción económica y ética, que saca a la luz la existencia de redes clientelares donde prevalecen intereses bastardos por encima del interés general.

Ante esta realidad, la sociedad civil debe recuperar el control de la política. El derecho universal al voto es un pilar de la democracia pero insuficiente para asegurar la prevalencia de los ciudadanos sobre los políticos. La ética y el respeto deben señorear sobre la estética de lo políticamente correcto en el comportamiento ciudadano.

Es preciso que abunden y se desarrollen cauces de participación ciudadana, foros que fomenten el pensamiento crítico; organizaciones, asociaciones y plataformas que faciliten la creación de opinión. Firmes ante las agresiones a los derechos individuales; que promocionen la crítica a la incompetencia y la ineficacia política, que denuncien la manipulación social y exijan la rendición de cuentas de cuantos gestionan los dineros públicos y que, en definitiva, despierten conciencias para que la ciudadanía recupere el protagonismo de su vida privada y pública.

No es una utopía. Requiere asumir responsabilidades, mucho compromiso y un esfuerzo continuo. Desglosar una misión tan ambiciosa en pequeños objetivos específicos y alcanzables. Dedicar tiempo y dinero, no mucho, pero si constante a fin de ver como día a día, poco a poco, se gana en empoderamiento ciudadano al objeto de defender una sociedad civil cada vez más libre.

Han participado (según orden alfabético):

Ballester Hernández Manuel / Bas Mariano / Blanco Rafael José / Brioso Hector / Calero Manuel / De la Hoz Antonio / De la Llave Diego / Fernández Álvarez Salvador / García Espeso Eduardo / García-Pando Joaquín / Gil Bellosta Carlos / Gómez Ana / Gutiérrez de la Torre José Mª / Hernández Roberto / Insa Évora Paloma / Leal Paco / Leiva Zumelzu Eduardo / López Sandoval David / Martínez Alpañez Rubén / Martínez Serrano Juan / Menor Enrique / Millán Carlos / Mojarro Jorge / Moreira Chabela / Moreno Martínez Carlos / Navarrete Pedro / Navarro Verdú Salvadora / Negrete Leal Luis Mª / Nicolás Peligros / Nogales Fernando / Núñez José Antonio / Pérez Carrillo Alfredo / Rubiales Francisco / Sánchez Díaz Félix / Sanz Gilsanz Mª Henar / Speth Jochem / Tremps Eduardo / Vázquez Samuel / Verdugo Miguel.

Foto: Hello I’m Nik


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público. 

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

8 COMENTARIOS

  1. Todo intento de » organización civil » fuera de los partidos, es devorado rápidamente por la maquinaria política. Asociaciones, plataformas y demás fuera del redil, son politizadas en media hora. Pero además tampoco es ese el trabajo de los ciudadanos.

  2. No quiero ser pesimista, no lo soy, soy un guerrero que a falta de guerras desfogo con pensamientos.
    Aunque Cucurruqui me lo reproche voy a hablar de mi experiencia política. Nunca he participado directamente en política, excepto en mi adolescencia antifranquista y primeros años de la transición como militante del PSOE, y siempre a una prudente distancia del interés político, o sea, el poder.

    Me inicié en la clandestinidad prestando un libro que llamó la atención a una tercera persona, tenía doce o trece años. Disponía entonces de una biblioteca familiar de la que nadie se preocupaba y que reunía los suficientes libros para provocar el éxtasis a cualquier aprendiz de revolucionario.
    Mi nueva ocupación clandestina consistía en proporcionar lecturas a personas o grupos, por lo que visitaba pisos francos, parques, estaciones de metro y domicilios particulares,
    Tranquilos, todos eran conejillos asustados e inofensivos deseando culturizarse de marxismo. Para tener una idea exacta de aquello imaginemos los chiringuitos de Vallecas de Iglesias y Errejón, y sobre todo a los pobres ingenuos que pueblan esas asociaciones. Yo era observador y despierto. En ese ir y venir a casas, parques y bocas de metro cargado de libros contacté con sindicalistas, abogados, catedráticos y futuros políticos con una cierta actividad semi-clandestina, vamos, consentida, digan lo que digan ahora.
    ¿Por qué cuento ésto? Es el preámbulo a lo que viene después y que nos puede hacer comprender cómo se tomó la sociedad civil desde el estado.

    En un momento determinado hay dos personas dentro del «círculo» de lectores que me llaman la atención, percibo en ellos una seguridad superior al resto y cierta falsedad en sus modales. Indago con prudencia, y la casualidad ayuda, ambos se mueven con soltura por la DGS. Se muere Franco, brindamos y eso, perdón D. Francisco, qué putada lo del traslado, estoy de parte de la familia, y se dan una democracia que nos hurtan a todos.
    Todos esos grupúsculos se desactivan y quedan funcionando como ahora, los que el poder quiere mantener, (ejemplo. CDR) el FRAP de papá. etc. para influir en la transición y redirigir la política mediante estados de opinión.
    Todas estas personas que no tienen una actividad en la primera línea política se quedan trabajando para el estado en la segunda fila, universidades, partidos marginales aun no demandados por la sociedad pero que han surgido en otros países, asociaciones de todo tipo, (Errejón dixit) a este lugar se manda a segundones que pueden ser sacrificados, quemados o rescatados para devolverlos a la escena pública si son necesarios.
    La trayectoria de Pablo y Monedero es de libro de primero, asociación en barrio humilde, universidad, contactos transnacionales…
    Quien piense que Pablo Iglesias lo ha hecho mal es que no se ha enterado de nada, Pablo ha dicho «no» cuando tenía que decirlo y «si» cuando se lo ordenaban. Podemos en todo momento ha sido un partido de laboratorio para devolverle los votantes al PSOE y empujar la sociedad a la izquierda, en la segunda parte sacarán a Errejón, estaba cantado y mil veces advertido.

    Quiero decir por tanto que cualquier asociación, grupo o colectivo que de alguna manera pueda influir para que la opinión pública se aparte del redil debe estar preparada para todo cuando alcance cierta notoriedad. Desde las subvenciones millonarias, a las inspecciones fiscales, a la amenaza o el chantaje, y por supuesto los infiltrados con derecho a roce, influencia.
    España es hoy una nación mucho menos libre, con menos garantías judiciales y más peligrosa que en 1974.

    Observad que desde el año 1.975 cualquier voz discrepante que deseaba lo mejor para los españoles ha sido silenciada por todos los medios y Medios.

    Un saludo, buena suerte y gracias por vuestro gran trabajo.

    • Es un placer leerle, se lo digo de verdad. Es una delicia leer o escuchar historias, escritas y contadas desde la experiencia, la vida no deja de ser un relato construido por la memoria y usted lo hace francamente muy bien.

  3. Por eso, la iniciativa de colectivos como «Teruel Existe» como agrupación de electores para presentarse en las próximas elecciones me merece mucho interés y simpatía, como forma de respuesta de la sociedad ante el fracaso de los partidos políticos en atajar un grave problema que hay en España, como es el de la despoblación.
    Debería haber otro tipo de iniciativas similares en otros ámbitos, claramente ninguneados por nuestros representantes políticos, como por ejemplo la familia, para poder revertir la situación de secuestro de la democracia por los partidos políticos.

  4. Que todos estos Sres. no sepan que la soberanía del pueblo está secuestrada por el estado mediante los partidos políticos que están a su cargo y que tampoco sepan que los medios de comunicación son colaboradores del tinglado y que la única forma de recuperar la soberanía sea una constitución democracia sin ideología ni credos y que el camino sea anular la constitución del 78, abrir un periodo de liberad política colectiva, elegir representantes en distrito único para un parlamento constituyente que redacte una constitución desde la representación, disolución del parlamento constituyente y nueva elección de representantes de distrito al parlamento legislativo y elección del presidente del ejecutivo a doble vuelta en por el pueblo no por el legislativo como la aberración actual y el poder judicial independiente del ejecutivo y legislativo -> SEPARACIÓN DE PODERES Y QUE SE CONTROLENENTRE ELLOS PARA QUE EL CIUDADANO DUERMA TRANQUILO.

    Pues eso, democracia y constitución. Facil

  5. Me parece un esfuerzo tremendo el que está haciendo Disidentia tanto en los artículos, en los audios que elabora y en el proyecto de los grupos ,llevo dándole vueltas a participar o no, la idea me parece muy buena, en ellas ando, pero me alegra que dicha iniciativa vaya encaminándose y ciertamente, por experiencia de participar en otros grupos sociales con proyectos a medio/largo plazo, se escucharán muchas voces contrarias, no servirá para nada, será trabajo perdido, no hay nada que hacer etc etc pues también por experiencia, si sirve para interactuar entre distintas personas, compartir momentos, elaborar ideas, echarse unas risas e incluso algún que otro cabreo, pues todo ello ya es positivo, lo que no sirve para nada es estarse quieto. En la vida sólo hay que arrepentirse de aquello que no se ha intentado que salga adelante.

    Enhorabuena

    • A mí me sucede lo mismo.
      También me gustaría felicitarles.
      Leo con cariño cada uno de los artículos, que me producen más preguntas que respuestas, algo normal por la complejidad de los temas y las dimensiones del mismo. Agradezco a todos los colaboradores su nivel y su esfuerzo. Tampoco leo «Disidentia» para buscar respuestas, sino para hacerme las preguntas que no me he hecho por mí mismo y comprobar que hay personas que se inquietan, como yo, al observar un disparate político de imprevisibles consecuencias que ya sufrimos sin que sean percibidas por la parte de la población más perjudicada.

Comments are closed.