Las ideas comunistas ocupan ya en nuestro país un espacio importante en la opinión pública, en los Parlamentos, en el Gobierno y en la Administración. Tenemos ministros, consejeros, altos funcionarios, diplomáticos, diputados y grupos parlamentarios, tanto a nivel nacional como regional, que se declaran marxistas, comunistas, o defienden abiertamente el castrismo, el chavismo o cualquier otra variante. Siendo esto así, y es fácilmente contrastable que lo es, resulta conveniente preguntarse por las fuerzas que empujan hacia dicha ideología totalitaria y también por el recorrido que pueda tener en un sistema y una sociedad como la nuestra.

Publicidad

En efecto, ya no es que vivamos una situación en la que todas las fuerzas antiliberales se estén combinando contra todo lo que es liberal, como advirtió en su día A. Moeller van den Bruck, sino que el comunismo está asentado en la Res Publica y sólo tiene como obstáculo para su desarrollo el sistema constitucional, quienes lo aplican, y los equilibrios políticos fruto de las elecciones. Son estos equilibrios y las marcas blancas que confunden al electorado ocultando su perfil marxista-leninista, los que permite al comunismo seguir acaparando poder en la Administración y ampliar sus bases y poder con el instrumento más estimulante de todos: la prebenda.

Cuando el comunismo, en su versión adaptada, se apodera de una sociedad, la opinión pública y las denominadas «élites» luego les dirán que no se percataron del rumbo que habían tomado los acontecimientos ni de la gravedad y consecuencias de las decisiones que estaban tomando los comunistas, incluso los no declarados

Así las cosas, conscientes de que hay una relación directa, aunque no inmediata, entre colectivismo y miseria, como también existe entre liberalismo y progreso, libertad o bienestar, parece lógico plantear el estado de cosas en estos términos. Téngase en cuenta, para el correcto análisis, que, en nuestro país, el mainstream, y hasta el sistema educativo, se ocupan de sugerir otras cosas y promover también diferentes formas de colectivismo, sin olvidar otro problema que no es menor, pues aquí, incluso quienes se dicen liberales, la mayoría de ellos, intrigan, participan y trabajan para todo lo contrario, recordándonos aquello de que en España los reaccionarios siempre fueron de verdad y los liberales de pacotilla. En verdad, son pocos los que creen en la importancia de anteponer la libertad a la igualdad y en el Estado mínimo como forma de legitimación de poder político. Menos los que saben que las clases sociales no se deben nada unas a otras, y menos aun los que defienden el uso racional de las finanzas y recursos públicos, alejado de la ideología, como garantía de bien común. Entre nuestros liberales y «centristas reformadores» tampoco encontramos a nadie que defienda que la calidad de eso que llamamos «Estado del bienestar» se debe medir por el resultado de sus programas y no por sus planteamientos, es decir, por el número de personas que pueden ganarse la vida de manera autónoma, no por las que dependen del asistencialismo monitorizado por los partidos,

El panorama es consecuentemente desolador y, aunque nos llamen gimnastas del pesimismo, es lógico preocuparnos por el desarrollo de las ideas siniestras del comunismo. Preocupación que se justifica además porque hoy se habla con ambages de liberalismo y de comunismo con desenvoltura, a pesar del currículo, la bibliografía y hasta la reciente declaración del Parlamento Europeo. Sigue vigente esa creencia de que el socialismo, el comunismo, o como quieran llamarlo, no acaba siempre igual, es decir, salvarlo o respetarlo porque en verdad «no se ha implementado correctamente». A esto se llega por la errónea comparación, es decir, por creer que lo que sucede o ha sucedido en otros lugares aquí no puede pasar, so pretexto de argumentos absurdos e ilusorios como «la Unión Europea no lo permitiría», «aquí tenemos unas instituciones más desarrolladas», o «la Constitución no lo consiente». Lo cierto es que la tiranía colectivista rara vez se presenta y desarrolla como la hemos conocido en otros lugares y momentos. Aunque participa de elementos o características comunes, se adapta a cada realidad nacional y a cada momento. Ignorar esto consiente a sus promotores y chamanes la caricaturización pública y desprecio de quienes lo advierten. Por eso, si usted cita Venezuela se ríen, y si menciona la RDA gesticulan con aspavientos. Siendo, como son, admiradores de una y otra cosa y pretendiendo, como pretenden, la implementación de esos modelos.

No les van a decir que quieren el castrismo en la Península Ibérica, pero nuestros tiranos han aprendido que se puede desmantelar el Estado de derecho, es decir, la protección de los ciudadanos frente al poder político, invocando insistentemente «democracia», «moderación», «derechos», «progreso» y todas esas supercherías, reduciendo así toda la arquitectura democrática a mera fachada. No hay que ocultarlo más, nuestro país no es una democracia plena ni presenta ya un estándar aceptable en lo que a Rule of law se refiere, por mucho que autoridades o instituciones les digan otra cosa. De hecho, para intentar su restablecimiento lo primero debería ser, precisamente, reconocer que esto es así, que nuestro sistema político y jurídico está plagado de corruptelas, que los hemiciclos y consistorios están llenos de diputados, senadores, alcaldes y concejales que no son demócratas, y que estamos inmersos en un proceso de conformación de un régimen autoritario adaptado a nuestra realidad nacional.

Hagamos un test rápido acerca de la sociedad comunistizante que nos están montando. En los países comunistas se persigue y se exorciza mediáticamente a quienes no comulgan con el ideario oficialista, se les llama neoliberales, capitalistas, ultraderechistas y nacionalcatólicos, como sucede aquí. En la China de Mao se usaba «derechista», «contrarrevolucionario», «siervo del capitalismo» o «simpatizante del imperialismo». En los países comunistas el sistema educativo se convierte progresivamente en altavoz de la propaganda oficialista, esto es, como ya sucede aquí. En los países comunistas la magistratura y la fiscalía acaba monitorizada y teledirigida por el oficialismo, sí, como ya sucede aquí. En los países comunistas aparecen «milicias ciudadanas» afines al régimen que se hacen con las calles, atemorizan a la gente y dan a entender que si hay alternancia de gobierno la vida se hará imposible, como ya sucede aquí. Por otro lado, en los países comunistas las empresas menguan y acaban alineándose al oficialismo, por miedo o por conveniencia, exactamente como ya está sucediendo aquí. En los países comunistas los medios de comunicación están todos o casi todos alineados con el oficialismo, a quienes sirven en ocasiones con la mayor sutilidad que ustedes puedan imaginar, consiguiendo además financiación pública, como aquí. Y por último, en los países comunistas el responsable de los males que el comunismo provoca siempre es un agente o un evento externo. Esto también sucede aquí.

No olvidemos, por último, que en los países que han acabado en las garras del comunismo, ha sido siempre a posteriori cuando la sociedad comprende la verdadera magnitud del desastre, y que cuando el comunismo, en su versión adaptada, se apodera de una sociedad, la opinión pública y las denominadas «élites» luego les dirán que no se percataron del rumbo que habían tomado los acontecimientos ni de la gravedad y consecuencias de las decisiones que estaban tomando los comunistas, incluso los no declarados. Les dirán que creían que no era tan grave y les esconderán que pensaban que nunca les alcanzaría a ellos, ni a sus familias ni patrimonios; tampoco reconocerán que simplemente participaban del proceso porque se aprovechaban, siéndoles indiferente lo que sucedía a los demás. Ni el escándalo ni las decisiones arbitrarias que se suceden diariamente les perturba, ni a los destinatarios ni al poder, que se se siente seguro porque la burocracia o la litigiosidad le protege, también la prensa, y así es básicamente como el deterioro de una sociedad y el sistema en su conjunto se torna irreversible. El planteamiento «comunismo o libertad» es, por tanto, acertado.


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Become a Patron!

23 COMENTARIOS

  1. «Entre nuestros liberales y «centristas reformadores» tampoco encontramos a nadie que defienda que la calidad de eso que llamamos «Estado del bienestar» se debe medir por el resultado de sus programas y no por sus planteamientos, es decir, por el número de personas que pueden ganarse la vida de manera autónoma, no por las que dependen del asistencialismo monitorizado por los partidos»

    De acuerdo en que la calidad del «Estado del bienestar» se debería medir por el resultado de los programas y no por sus planteamientos asistenciales orientados a fomentar redes clientelares que perpetúen el poder de los partidos. De todos los partidos sin excepción, incluidos los conservadores y los ultra-conservadores.

    O ¿es que hay alguno que haya renunciado a la indecente subida de sueldo durante la pandemia mientras se destruía la economía y el empleo de los españoles? ¿hay algún partido que por acción u omisión no haya favorecido en algún momento el sostenimiento de la farsa social-comunista que nos gobierna? ¿hay algún partido que se libre del yugo de algún caudillo autonómico para imponer arbitrariamente sus propias normas y restricciones? ¿hay algún partido que ha tenido a bien medir los resultados de los programas que plantea?

    Si en las condiciones actuales de degeneración política y deriva institucional, a lo mejor que pueden aspirar los españoles es a votar en Madrid la opción menos mala que representa Ayuso, bajo el lema de «Comunismo o libertad», nada hace presagiar que vayamos a salir del hoyo en el que estamos ni que vaya a operar ningún cambio en el sistema de partidos más allá de la batalla polarizada y cainita de los bloques, aunque abra una pequeña ventana de esperanza al cambio.

    Coincido en que hay signos alarmantes de deterioro institucional que se van incrementado con el paso de los días y a los que hay que plantarse y decir basta. El abuso de autoridad en la violación del domicilio privado y el intento de corromper a las fuerzas de seguridad del Estado por parte de Marlaska no tiene nombre.

    Por fortuna, los jueces siguen manteniendo su independencia para impartir justicia y los fondos que necesitamos están sujetos a control y supervisión europea. El mismo control y supervisión que defiende nuestros derechos de los abusos de nuestros gobernantes. Por fortuna, seguimos estando en Europa y no en Venezuela. Y si piensan que ya lo están y que es lo mismo, vayan a vivir allí y cambien su residencia.

    Creo que necesitamos construir un nuevo relato que amplíe nuestro horizonte y nos de esperanza. Seguir insistiendo en el relato catastrófico de la profecía no conduce a ningún lugar deseable y se corre el riesgo de que al final se acabe cumpliendo a sí misma.

  2. Creo que estamos de acuerdo en que en España, desde el 11M de 2004, se está experimentando un proceso totalitario con técnicas originariamente comunistas y algunas pinceladas nacionalsocialistas para Vascongadas y Cataluña. Esas técnicas consisten en la inyección y administración de odio a la vez que se debilita a la clase media y se empobrece a todo el país, para lo cual las tensiones secesionistas son mimadas por los partidos que pastan en el presupuesto y por potencias extranjeras que no son necesariamente gobiernos sino grupos tecnocapitalistas con confluencia de intereses más o menos coyunturales.

    Todos juegan como pueden, pues nadie quiere quedarse fuera del reparto de los despojos de la Civilización Occidental y en concreto de la vieja y envejecida, pero bonita, Europa. Quienes tienen más bazas en esta partida son los comunistas chinos pues controlan cada vez más las finanzas de los tecnocapitalistas y son los más avanzados en la aplicación de las tecnologías de la telecomunicación al control social.

    Gates juega muy fuerte pero ya hemos visto sus cartas y sus prisas, así que se convertirá en un peón del Partido Comunista Chino.

    Los narcos también tienen su influencia en las finanzas globales y se mueven bien en el caos político que logran generar en países como España pues consiguen dinero directamente de los presupestos de los países corrompidos, es decir roban dinero de nuestros impuestos porque los gobiernos se lo regalan.

    En definitiva, son muchos los intereses que juegan y no acabamos de conocer a todos los jugadores. Pero está claro que la noción de ciudadano libre es incompatible con este juego.

    • Creo que al igual que el autor se equivoca de diagnóstico. En el hemisferio occidental los comunistas no representan ninguna amenaza. La amenaza a nuestra civilización son los plutócratas apátridas, el gran capitalismo financiero y las multinacionales, que controlan ya los organismos internacionales y que a través de ellos están imponiendo su agenda globalista con el único fin de seguir lucrándose y aumentar su poder. Para ello necesitan individuos abstractos, sumisos, sin raíces en sociedades débiles. El género, el aborto, la eutanasia, el alarmismo climático, no son consignas comunistas, son los ideales de la plutocracia

      • Tras la caída del Muro de Berlín, la izquierda comenzó a agitar nuevas banderas que plantean directamente la destrucción de la cultura. Eso, desde luego, les viene muy bien a los plutócratas. Aquí todos juegan con fuego.

      • Pero se sirven del comunismo y la.lucha de micro-clases de última generación para desmantelar el estado y las leyes.
        Que otra cosa son las leyes de género,, la inmigración, o Podemos que arietes para empujar el espacio que luego ocupa el PSOE, Ciudadanos o el PP.

        Si bien es cierto que hoy día no existe ni comunismo ni liberalismo.Economistas, políticos, sociólogos politólogos viven en un mundo que ya no existe, ya no hay clases, por no haber no hay ni clase media, el mundo se divide en estratos.
        Los políticos que hoy quieren sobrevivir solo tiene dos opciones, ser corruptos y ser sumisos.
        En África ya han muerto dos presidentes que investigaban la vacuna antes de administrarla a la población.

        Aquí se está jugando a desmantelar las naciones para construirlas al gusto o interés de unos pocos. Eso incluye, control de la población, actividades económicas, propiedad, etc.
        España está en el peor lugar en el peor momento y el rey lleva el pin de los malos en la solapa.
        Asusta.

        • El problema que tienen los gobernantes europeos es que no quieren que esto se note demasiado pronto y España está cantando demasiado.

  3. A mi lo que más me asusta es el descaro dictatorial con el que el PP está apoyando la dictadura de Sánchez incluso tomándole la delantera:

    El alcalde de Málaga con pin en la solapa defiende que los extranjeros puedan venir a España y los españoles no puedan viajar en su casa, Google se instala en Málaga.

    Feijoó legisla una vacuna obligatoria saltándose todos derechos humanos.

    La diputada mentirosa e ignorante del PP Vázquez dice que el allanamiento de morada por la policía está avalado por las leyes siendo absolutamente falso como lo demuestran múltiples sentencias.

    VOX se pone de perfil en un asunto gravísimo.

    Cuidado, cuidado, los periodistas pelotas de Chavez en Venezuela acabaron muy mal. Yo solo aviso.

    • Macarena Olona mujer a la que admiro por su rectitud legal debería pronunciarse por los allanamientos.

      La democracia solo es posible cuando la policía cumple la ley. Cuando la policía cree tener un poder que no le otorga la ley ya no hay democracia.

      Y la ley para ser democrática tiene que respetar derechos fundamentales como la inviolabilidad del domicilio o la prohibición de obligar a nadie a recibir un tratamiento médico.

      • Ya se equivocó VOX con el tema del presupuesto Uropeo.

        No se puede volver a equivocar. Está claro que es un tema muy delicado porque estando los medios de comunicaciñon vendidos, tendrán muy fácil tergiversar la postura de VOX.

        Pero sabiendo que tienen un cariño especial por Guardia Civil, Policías… el no entender que están siendo colonizadas por elementos perturbadores y que además están perdiendo el favor de muchos por conductas despóticas en el día a día… con firmezas exageradas con los vulgares mortales mientras se hacen los locos con okupas, CDR, manteros, etc… es algo que precisamente VOX tendría que analizar públicamente.

        Si no, otros lo harán por ellos y será peor.

    • Tenga la seguridad de que si el Ayuso/PP dependen de VOX para la presidencia de la CAM. Y mas habiendo tenido VOX un buen resultado…

      O bien el PSOE ofrecera a Casado su abstención a cambio de que no cedan a los fachas; o bien será Casado el que le diga a Sánchez que por favor .. que se abstengan para nio tener que depender de VOX.

      El cómo «guionicen» (perdón por el palabro) eso. O el como vendan la moto de «eso» en PPSOE es en lo que están ahora.

      • La estrategia comunista consiste en enfrentar a la ciudadanos con la policía, y la policía debe saber como lo supo el coronel D. Diego Pérez de los Cobos que no hay que obedecer órdenes ilegales y totalitarias.
        Yo nunca le he pedido ni ética ni conciencia a la policía, leí la biografía de Fouché siendo un niño y ya me la sabia al conocer la relatividad de la dignidad humana, por eso solo les pido que no se salten la ley y confieran a los demás la dignidad que exigirían para los suyos.

      • Cuando la policía pasa de proteger al ciudadano que le paga y sustenta a convertirse en su enemigo protegiendo a ldelincuentes de los que recibe órdenes el asunto es muy grave.

        Detener a unas personas que hacen una fiesta con la excusa de ser foco de contagio de un virus es extender el contagio a las comisarías, a los juzgados y a un montón de sitios más, es una media tan absurda como todo lo que se lleva haciendo desde hace más de un año.

  4. Excelente artículo que me ha puesto los pelos de punta al coincidir con mi percepción de la realidad política española.

    Yo fui clandestino antifranquista en Madrid, en aquella época las casas eran seguras, ningún policía se hubiera atrevido a dar una patada en la puerta. Ninguno, y se de lo que hablo. La patada en la puerta de hace unos días nos indica que estamos en una dictadura mucho más peligrosa y con menos garantías que la franquista.

    Escucho a un portavoz de la policía decir por televisión que el juez denegó el habeas corpus para intentar justificar un allanamiento de morada en toda regla. No era el lechero, era la policía. De ahí se pasó en Venezuela al secuestro, la tortura y el asesinato.

    Leo las declaraciones de una peligrosa e ignorante de la libertad y la constitución diputada del PP decir:
    «Ana Vázquez Blanco defiende que este tipo de actuaciones por parte de los agentes están avaladas por las leyes y la Justicia.» Se olvida la diputada del PPq que no lo están por la constitución.
    Justificar el allanamiento de morada por tener la música alta o una llamada anónima es vivir en una dictadura sin derecho alguno.

    También leo en El País el nombre de la diputada en una noticia antigua:
    «Los exámenes realizados por la diputada en Cortes Ana Belén Vázquez Blanco; por la hija del alcalde de Celanova, Marta Mouriño, y por, Esteban Fernández Álvarez, hijo del ex concejal ourensano y ex presidente de los hosteleros gallegos, Ovidio Fernández Ojea, no han encontrado rival que les hiciera sombra.»
    Así debió aprender leyes, la constitución o los fundamentos de la libertad esta señora o lo que sea, porque parece la Delcy del PP.

    Pero el problema no termina aquí, repasemos, Feijoó hace obligatoria la vacuna contraviniendo todos los tratados y leyes sobre derechos humanos, también contradice Feijoó, PP para que no lo olvides al votar, la ley sanitaria española que los políticos se han saltado olímpicamente desde hace más de un año.

    No olvidemos la ley mordaza del PP que tan bien han aplicado Iglesias y Sánchez.

    No olvidemos que Díaz Ayuso se ha dedicado a legislar sobre fiestas en pisos turísticos.

    No olvidemos que el alcalde de Málaga, el Rey y el comunista Enrique Santiago lleva pin en la solapa.

    Conozco Venezuela, viví allí el año anterior y he seguido dia a día su evolución durante quince años, el horror que he visto prefiero no contarlo, los españoles no son conscientes del horror criminal quede vive y ha vivido en Venezuela. El proble.a es que ya estamos en Venezuela y el peligro no es Pedro Sánchez que como dice Catlo es el verdadero peligro, no, el peligro es el PP que como los idiotas de la MUD desconocen lo que es la libertad.

    Si advertí hace tiempo que Ciudadanos sería el traidor, ahora advierto que el PP es el verdadero peligro cómplice para implantar una dictadura en España.

  5. No, no hay peligro comunista. ¿Hay comunistas en España? sí, incluso en el gobierno, pero ¿ese gobierno y sus políticas nos conducen a una tiranía comunista? No, ni mucho menos. Los comunistas actuales son los mamporreros oficiales y más útiles de los verdaderos tiranos: la plutocracia, el gran capitalismo financiero y las grandes multinacionales de telecomunicaciones, farmacéuticas y similares, ¡son los encargados de la Agenda 2030! La plutocracia es la que está implantando la dictadura globalista, ella es el peligro. La ideología globalista no es comunista, utiliza el marxismo cultural para destrozar a las sociedades occidentales, con su técnica de división y de enfrentamiento, pero el objetivo no es el colectivismo, sino la sociedad atomizada, sin raíces, un gran mercado mundial integrado por seres abstractos cuyas relaciones se limitan a la producción y al consumo. Occidente es hoy en día una sociedad profundamente individualista, el individuo se ha convertido por fin en dios, se autopercibe todas las mañanas, y su voluntad es ley. ¿Qué tiene que ver eso con el comunismo? nada. Sí, hay comunistas como el fracasado de Pablo Iglesias que desde su palacio piensa que está imitando a Lenin con su jugadita del tren blindado pagado por el Kaiser. Ilusiones de analfabeto que se pasa la vida viendo series de televisión. Yo me preocuparía si los comunistas en lugar de defender la autopercepción de género y la carne sintética, enarbolaran la bandera de la liberación nacional como hizo Ho Chi Minh con su Viet Minh, pero no, sus banderas son las de Gates, Soros y Ana Botín. En resumen el gran reseteo lo está imponiendo el Foro Económico Mundial, no el comité central del Partido Comunista.

    • Creo que su conciencia de la libertad es bastante pobre o tiene miedo a ver la realidad, ya estamos en una dictadura, se lo puedo asegurar.

      Da igual si la dictadura es comunista, globalista, libertaria, fascista o personalista, la cuestión es que usted ha perdido su libertad y sus derechos.

      No lo olvide.
      Un cordial saludo.

      • Por supuesto que ya estamos en una dictadura, bueno yo prefiero denominarla tiranía. La distinción es importante, ya que la primera tiene o puede tener un marco jurídico claro, mientras que la tiranía se rige por la arbitrariedad. Le decía que claro que estamos en una dictadura y no se que ve en mi comentario que le haga pensar que mi concepto de libertad es pobre o que tengo miedo a ver la realidad. Todo lo contrario, simplemente señalo al verdadero dictador, que no es ningún comunista. Discrepo con usted, claro que es importante saber quien es el dictador, porque en caso contrario corremos el riesgo de perseguir fantasmas y no ver al enemigo.
        Saludos

        • Apreciado Brigante, me he precipitado en el comentario, lo siento, comparto lo que dice, pero yo sí creo que es comunismo, ¿China es comunista? ¿Venezuela? ¿Cuba?
          Aunque en realidad lo que está sucediendo es mucho más complejo, son los que presumen de liberales los que están en estos momentos ayudando a implantar un régimen totalitario con control comunista y economía feudal.

          Estamos en un «Globalismo Feudal» donde el consejo de reyes Global designa al sheriff del condado-nacion-regiión, regula los nacimientos, muertes de improductivos, flujo de esclavos entre plantaciones. El derecho de pernada no es nada comparado con lo que viene, desde hace mucho los esclavos se pagan el pasaje en el barco negrero.
          Eso solo fue el comienzo, luego separó y enfrentó a hombres y mujeres, arrancó los hijos de los padres y los llenó de odio, etc.

          El problema es gordo de narices, ya solo falta el conflicto y la represión.

          • La tiranía globalista plutócrata se impone en el antiguo Occidente, a saber, Europa y América, no puede abarcar todo el mundo. China ha mutado, no es una nación comunista cien por cien. Emplea métodos comunistas para el mantenimiento de su régimen, pero ha mutado a algo distinto, cercano a la plutocracia. En mi opinión es el modelo en el que se han fijado los globalistas para su tiranía. Puedo aceptar que los métodos tiránicos serán o sean comunistas, en particular en lo referente al control social, pero la esencia de la tiranía es plutocrática. Y para combatirlo tenemos que tenerlo claro, sino al final el enemigo será el pardillo de Pablo Iglesias, y no el ser siniestro que es Bill Gates

      • Interesante discusión.

        Aunque yo esté mas con Brigante.

        La diferencia fundamental es que en el comunismo soviético, chino o vietnamita hubo una gran componente patriótica. Fue una manera muy imperfecta, poco eficiente y bestia de organizarse contra la colonización anglo.

        Rusia era la perita en dulce a ser descuartizada por las potencias occidentales, con los anglos a la cabeza, y por eso financiaron la Revolución. Pero después el asunto les salio rana. La gran pelea entre Trotski (un vendido a ese capital internacional, clasico caso de niña mal de casa bien…) y Stalin… se dio en gran parte por eso.

        En China tenían a los anglos/occidente en el punto de mira desde la guerra del opio.

        En Vietnam a los franchutes.. idem de idem; luego sustituidos por los gringos.

        Fuera, los que Brigante menciona, los otros comunistas, esperaron agazapados pacientemente… tumbaron a la URSS solo para intentar hacer con ella lo mismo que querían hacer con la Rusia zarista, y lo mismo que hicron con nuestro imperio español. Pero en Rusia se quedaron a mitad de camino.. Putin les ha salido respondon.

        Con China intentaron estafarlos, y al final han sido ellos los trincados.

        La carrera actual en ocidente es que no se descubra hasta que punto dependemos de los chinos… y durará lo que los chinos decidan que dure, según sus conveniencias.

        Las plutocracias anglo no han podido incar el diente ahí.

        Iglesias, Venezuela… son los nuevos camisas pardas. Y a saber si acabarán igual.

        Un cordial saludo

  6. Cuando Fraudem decretó el confinamiento hace un año, ya dije en Disidentia que habíamos entrado de golpe y a golpe de arbitrariedades en un golpe de estado bolivariano.

    Mucha gente no se quiere enterar de que es el PSOE el partido que está implantando el comunismo en España y el que tiene los más estrechos y antiguos lazos con la narcodictadura comunista de Venezuela. Por eso necesita al fantoche del coletas para hacer el papelón del radical como algo diferente del PSOE. No olvidar que Marlasca está a las órdenes de los comunistas de ETA.

    La gente pastoreada por Iván Redondo a través de las teles y de casi todos los medios cree que hay diferencias entre el PSOE y Podemos cuando Podemos no es más que un cascarón para negocietes turbios de unos pijos que fue apadrinado por el PP y por el PSOE para operaciones de manipulación de masas.

    El artículo describe muy bien el nivel de la catástrofe en la que nos han metido los del PSOE y su amigachos. Mucha gente sin darse cuenta colabora decididamente con el plan comunista español cuando traga con la memoria histórica, cuando traga con el supremacismo feminista, cuando traga con la agenda 2030, cuando pide más confinamientos y cuando simplemente no rechista ante muchas más barbaridades. En todas esas trampas están cayendo precisamente los pequeños burgueses y sus hijos universitarios que en un año se han convertido en peligrosos totalitarios.

    El partido de la Arrimadas se ha arrimado al plan comunista con armas y bagajes y el PP de Casado no se opone a la mayoría de las trampas procomunistas activadas.

    • Efectivamente, es el PSOE.

      Sobre todo en su versión Zapatera. No es que González y Aznar fueran inocentes, pero todo cambió desde 11M que nos trajo a Zapatero. La deriva desde entonces está clarísima.

      El cómo el PP se adaptó al zapaterismo, por ejemplo votando ya en el 2004 (a finales) la Ley Integral de Violencia de Género… nos indica claramante lo que iba a pasar después, cuando desgastado el PSOE llegara el PP. Ya poco antes del 20N del 2011 se veía claramente que estaba en el ajo, tragando con con la frasa de la paz de Loyola. Actas que no se dignaron a enseñar jamás (porque el PP estab en el ajo).

      Después la promoción de Podemos y la posterior moción de censura contra Rajoy (el muy pardillo se pensó que era él el elegido por los que realmente mandan para llevar a cabo lo que Sánchez está haciendo) lo confirman.

      Y esa necesidad de Casado de ir contra VOX… hasta que llegado el caso es capaz de sugerir que para que Ayuso no necsite de VOX que el PSOE se abstenga en Madrid. Lo confirman.

      De lo que no tengo duda es que en todo esto, desde el 11M.. hasta ahora; hay una componente internacional que en Disidentia se niegan a analizar.

      No es casual que el mundo en que estamos y conocemos, el internacional, se vaya a la basura y que España sea la referencia/modelo de cómo hacerlo.

      Un cordial saludo

      • Hoy estoy parlanchín, es Jueves Santo, a punto de «La crucifixión rosada».
        Comparto todo lo que dice, pero creo que para comprender lo que está sucediendo lo mejor es hacer una comparación con la crisis de las hipotecas. Las naciones, los políticos y economistas de los últimos cuarenta años no tenian ni puta idea de nada, jamás supieron activar la economía en el estado de bienestar, en su ignorancia pensaron que la deuda pública jamás se iba a pagar y ahora estamos pagando las consecuencias de su incompetencia e ignorancia,

        Todos los idiotas incompetentes han decidido, o han oído en algún pasillo, que el mundo no da más de sí y que hay que regularlo.
        Y en eso están liberales, comunistas, reyes, socialistas y demás gente de mal vivir sin puñetera experiencia en la vida aunque hayan leído todos los libros del mundo.

Comments are closed.