«El ignorante afirma, el sabio duda y reflexiona». Aritóteles

¡Cómo pudimos llegar a esto? Es la típica pregunta que nos hacemos cuando ya parece que nada es remediable y vivimos un caos o un desastre.

¿Cómo es posible un país en el que sabemos que el gobierno engaña lo sigamos consintiendo? La pandemia se convirtió en la excusa de megalómanos para mantenerse en sus puestos…

pagados por todos. ¡La corte ministerial más cortesana que se ha vivido desde hace siglos con decenas de ellos…! Lo más aterrador: la pretensión de amordazar a la Justicia y dar alas a movimientos desestabilizadores o comprar la anuencia de los medios. Esto comienza a oler mal. No se puede acallar a un pueblo.

Y más aún, comprobar que su mentira no es rebatida como correspondería con la eficacia y fuerza de los muchos otros, también asalariados nuestros, que están olvidando su deber esencial: representarnos. No es ético que se “peleen” en un Congreso como si fuera un circo. Debe existir gente responsable, por cierto muy bien pagada, para que sepa que el pueblo al que dicen representar necesita fuerza y unión para hacer frente a la locura.

Es irritante que los conservadores se rindan a chantajes como el del temor a ser llamados fascistas o franquistas. Y lo es más aún el que partidos con tendencia al centro caigan en lo mismo. Toda democracia en nuestros días se compone de partidos conservadores y socialdemócratas. Así que dejemos las imbecilidades de hablar de “extrema-nada”. Aunque la nuestra diese en su día cabida al comunismo, lo que sí sabemos que es extremo, aunque entonces se mantuviera en márgenes “democráticos”, ahora no…

En una democracia no hay “extrema que valga” y no debemos siquiera admitirlo y menos que nos lleven al huerto. No quiero niñatos. Uno debe hacer frente a la estupidez, más propia de un “mobbing” de colegio, porque nos jugamos mucho. Si ya nos ponemos en ese plan… el comunismo tiene “condición extrema” dentro de una democracia. Sólo tienen que comparar cuántos existen en las democracias de nuestro entorno.

Este pueblo necesita menos show, menos diatribas de salón, y mucho más compromiso de los «pagados» en la oposición. 

Vaya pues este palo al gobierno y a la oposición. Y extiendo el varapalo al gran número de votantes a los que con todos mis respetos pediría responsabilidad y que antes de entregar sus deseos románticos en las urnas como si fueran Cartas a los Reyes Magos depositen su voto pensante, ya sea de aprobación o castigo porque es a ellos, a los votantes, a los que voy a hacer directamente responsables de cuanto suceda.

No es solo un problema de la dificultad de una pandemia. Basta comparar actitudes de gobiernos de los países que nos rodean para saber qué se debe cortar por lo sano, sobre todo si no hay dignidad para dimitir por muchas más razones de las exigidas en otros casos. Siento vergüenza.

Mi naturaleza rebelde e indómita de nacimiento me coloca en la oposición por sistema. En la vida elegí ser el “Pepito Grillo” que cansa a todo el mundo y me crea más de una dificultad. Uno se preguntaría ¿por qué ese papel? Porque la oposición siempre es libre y esto es algo para mí irrenunciable.

También me otorga un código ético mucho más rígido que el que normalmente se impone y la ventaja es que nadie lo juzga porque es el mío y si lo hacen tampoco me preocupa demasiado.  Esta situación me obliga no a ser hipócrita sino a asumir las leyes y desvincularme de las “normas” de lo políticamente correcto —según algunos.

Vivimos situaciones en las que debemos convertirnos en el Pepito Grillo necesario…

También me otorga un código ético mucho más rígido que el que normalmente se impone y la ventaja es que nadie lo juzga porque es el mío y si lo hacen tampoco me preocupa demasiado. Esta situación me obliga no a ser hipócrita sino a asumir las leyes y desvincularme de las “normas” de lo políticamente correcto —según algunos.

Vivimos situaciones en las que debemos convertirnos en el Pepito Grillo necesario…

Foto: Engin Akyurt


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

5 COMENTARIOS

  1. «¡Cómo pudimos llegar a esto? Es la típica pregunta que nos hacemos cuando ya parece que nada es remediable y vivimos un caos o un desastre».

    Así es, Paloma. Las múltiples dudas que se nos plantean nos hace abordar todos los aspectos posibles de la necesaria reflexión. Las causas, al igual que las dudas que se plantean son múltiples y han contribuido a conformar el actual estado de la política.

    En mi opinión, un error común es responsabilizar y criminalizar por completo a nuestra Constitución del 78, como si la corrupción, el deterioro, el desencanto o los socavones que se advierten ahora en las instituciones democráticas fueran los mismos que en el periodo constituyente de hace cuarenta años.
    Lo mismo puede decirse de los políticos que representaban entonces nuestras instituciones comparados con los de ahora. Evidentemente no son los mismos, ni se rigen por los mismos principios y valores ni por la misma ética.
    Sin embargo, algunos iluminados van más allá, al poder predecir con pelos y señales lo que estamos viviendo ahora, obviando que, a pesar de algunos defectos de origen (que en lugar de agrandarse hubieran podido corregirse) se daba entonces un mejor gobierno de las instituciones, una mayor libertad, menor intervención estatal y una convivencia más pacífica, donde todos cedieron o renunciaron a algo para entenderse y formalizar el pacto constituyente.
    Por lo visto, los iluminados que hace cuarenta años ya debían situarse en uno de los extremos o fuera del sistema, condenan de facto nuestro ordenamiento constitucional al que consideran culpable sin paliativos de todos nuestros males y desgracias pasadas y presentes, con un desprecio absoluto por el sistema que pueda regir en el futuro.

    Lo más progresista y útil con este gobierno al frente, no es abominar del rey, de la constitución del 78 y del poder jucidial, lo más útil y progresista es situarse fuera de este sistema de castas inmorales y parasitarias que defienden los privilegios, la exclusión y la desigualdad de las políticas identitarias y de los feudalismos regionales perféricos.
    Lo más útil y progresista con esta oposición al frente es no escuchar los cantos de sirena de los populistas que siembran desconfianza en nuestro sistema democrático y nuestra integración en la Unión Europea, sin ofrecer una salida clara y viable.

  2. Vivimos momentos muy convulsos, preocupantes y no se si muchos, pero unos pocos somos muy conscientes de que este gobierno hará todo aquello que le pete para mantenerse en el sillón, sea lo que sea y sin temblarle el pulso. Tal vez lo único que les pueda parar es si la UE dice basta ya pero tengo serias dudas de que vaya a decirlo, al fin y al cabo cada Estado de la UE tiene sus propios problemas con los que lidiar y siempre dije que les interesaba al núcleo duro tener algún país dentro con conflictos, lo sigo manteniendo.

    El problema es que todo lo que está ocurriendo no es de ahora, viene de décadas , el virus ha acelerado un proceso de destrucción y no precisamente de la Nación. Cuando este gobierno hizo su pacto del diablo siempre dije que lo que menos peligraba era la unión de España. Quien quiere ser bonapartista necesita un territorio grande para tener más dominios bajo su mando. Eso es Sánchez.

    El virus tiene paralizada a la población, el miedo, los meses que llevamos de angustia, a quien más y a quien menos esto le termina agotando. Mientras la población se agota, se paraliza ellos aprovechan para poner en funcionamiento su maquinaria dictatorial.

    Demasiados años llevamos con reflexiones, análisis sin coger al toro por los cuernos. Ahora …………..pues francamente ni flores, sólo sé que cada día hay más familias que no llegan a fin de mes, las negocios a pie de calle son pura desolación y las ventas caen en picado

  3. Yo comprendo la desesperación de algunos, pero volviendo la vista solo tres años atrás me temo que la mayoria de españoles, y digo mayoría, son culpables debido a una ignorancia política y económica mayúscula.

    Que el PSOE alentaba el golpe de estado catalán con la complicidad de algunos trepas del PP (oficina en Cataluña) y que Podemos era el delfín del PSOE para recuperar el voto perdido de la izquierda era algo obvio para cualquiera con un mínimo conocimiento político.
    Que Podemos era un partido de estado que colaron a la bichohobbit y que ésta se relamía pensando en el desgaste de Rajoy y la posibilidad de reformar la Constitución a pachas con el PSOE dada la mpericia política para evitar la quiebra de la nación lo cantaban en cada gesto.

    Que íbamos a la quiebra de la nación era algo evidente y asumido por PSOE y PP desde el autogolpe de estado.
    En medio se metió Ciudadanos, unos catalanes abducidos de nacionalismo que pensaban que la transición fue «buenismo» de centro y no la experiencia de mucho dolor y mucha sangre de nuestros padres y abuelos.
    Como catalanes abducidos pensaban que las leyes actuales eran más justas que las franquistas, ninguno de ellos había vivido el franquismo y nadie de Ciudadanos fue en su vida clandestino antifranquista. Ninguno, y tenían el valor de llamar fascistas o fachas a los que si lo fuimos.

    Fui clandestino antifranquista desde los trece años a los quince años, milité en el PSOE 76-82 me di de baja cuando observé que los trepas corruptos prosperaban en detrimento de los mejores.
    Solo he votado una vez en cuarenta años, el 28-A a VOX, cuando vi el resultado de las elecciones no me lo podía creer, unos meses antes Andalucía había reaccionado, unos meses después los españoles eligieron a la Montero como destructora de España que en Andalucía había destruido poco. A la amenazante de jueces menoreros como fiscal del estado y a un Sicópata sin escrúpulos como presidente.
    Mientras tanto, Rivera hacia el ridículo con su complejo catalán alzando la nariz en Colón poco después de haber hecho el mismo ridículo con Borrell y la Sociedad Civil Infiltrada.

    Yo como antifranquista clandestino voté a VOX, sabía que era la última oportunidad porque me se de memoria uno a uno los derechos y libertades que se han perdido desde 1982 hasta hoy. Quién piense que esto ha sido una democracia es que de política no tiene ni idea, pero se vive bien engañado.

    Esto es un régimen basado en el expolio de los españoles a manos de unos incapaces que no tienen ni idea de cómo crear riqueza, facilitar la prosperidad personal o poner la cultura de verdad al alcance de todos.

    Ahora a esperar al Tribunal Constitucional, ese mismo tribunal que dio luz verde a la «ley de violencia de género».

    Confiad, malditos.confiad.

    Llevo diciendo tres años que los políticos han dado la nación por quebrada, que son incapaces de resolver la situación, y que el PSOE, digo PSOE, no solo Sánchez, y ahí incluyo desde Felipe González a Adriana Lastre pasando por la Cabra Chuchurria, tiene como único objetivo quebrar la nación y todos los órganos del estado forzando a un rescate brutal o a la expulsión de España de la UE.

    Esas son las órdenes, hacer de cuña en la destrucción de Europa.

    Europa sabrá, y Ciudadanos que deje de hacer de cuña de Soros en España y la UE junto a Podemos y el PSOE.
    Más del treinta por ciento de los parlamentarios europeos son hombres de Soros.

    Todo lo que estamos viendo me ha costado la ironía suficiente de todos los que leen periódicos y escuchan la radio.
    Alguna vez me gustaría equivocarme, pero los españoles son tan ignorantes polítcos y económicos que dan verdadera pena.

    Tengo calculado que el español lleva un retraso de la realidad política de cinco años, y después de esos cinco años se entera de la quinta parte de la realidad.

    Yo ya he desistido, me preparé mi refugio hace dos años, el año pasado conseguí rescatar a los últimos de Venezuela y ahora mismo si no se aplica el artículo 8⁰ se tendrá que aplicar más tarde y en peores condiciones, a lo peor es ya imposible por estar infiltrado el estado de bolivarianos y cubanos.
    Las técnicas del PSOE de las que nadie habla son las mismas.
    Un ejemplo, la reforma en la contratación de personal médico no es más que un método para contratar médicos cubanos, llevarse pasta en el ínterin e infiltrar personas muy peligrosas.

    No veo en los periódicos noticia alguna sobre como el PSOE y Podemos se apoderan del estado para el control totalitario. No lo veo, y eso que no se ve es lo más peligroso. Yo lo sé, fui clandestino antifranquista y aún detecto un infiltrado, un partido o asociación del estado con un golpe de vista.

    Estos son mucho más peligrosos que la brigada político social aunque sigan utilizando los mismos métodos.

    • Estoy totalmente de acuerdo Henry, pero esto lo llevamos diciendo desde hace tiempo .
      Da la sensación que éramos cuatro locos , radicales y con poco sentido común. Yo tenía muy claro lo que venía encima, pero lo tenía ya en primero de Derecho cuando leí por primera vez en mi vida la Constitución Española, algo más de 30 años de eso.
      Tuve una premonición con varios de sus artículos. Pánico me daban aquellos textos, me costó mucho aprobar Derecho Constitucional, como un par de asignaturas más. El desarrollo de los temas por mi parte eran considerados antidemocráticos y pensaban que venía de una familia puramente franquista. De hecho uno de los profesores me recomendó dejar la carrera.
      A narices la terminé, puro orgullo, ¿Cómo he aprobado? pues escribiendo lo que ellos querían leer, hacía exámenes adaptados a su mentalidad, Tuve de profesor a Luciano Varela, flipaba escuchándolo, veía un puro dictador en sus teorías socialistas, pero con notaza aprobé Derecho Procesal. Jamás he ejercido, de asco que cogí a la profesión.

      El régimen del 78 fue nuestra cruz, desde las CCAA hasta el Poder Judicial, incluso la Jefatura del Estado, pero todo iba bien mientras los ciudadanos tenían dinero para sus caprichos, aunque fuera a base de crédito , y se empezó a ganar más en la obra de peón que de médico en un quirófano ¿Para qué estudiar? los padres delegan la educación de sus hijos en los centros de enseñanza que hasta pierden el nombre y pasan a ser centros educativos y ahí ya tenemos otro factor para crear ejércitos con pensamiento único. España si vivió una época de prosperidad económica, cierto, se creó una clase media pero ojo, esa clase media venía ya de atrás, luego fue una clase media ficticia (quien funciona a crédito y si se queda sin trabajo no puede estar un año sin ingresos para buscar soluciones a su futuro, eso no es clase media) .
      Todo es de largo análisis y veo que me estoy enrollando.

      Resumo, yo también voté a Vox llevaba años anulando el voto, ahora tengo serias dudas de que fuese a votar, también tengo serias dudas de que las cosas no se compliquen bastante más.

      • A mi también me costaría volver a votar, aunque siempre hay personas de valía en algunos partidos dan la impresión de no conocer nuestros defectos, vuelven a caer en ellos en cuanto tocan poder.

        Siempre he pensado que en España hay dos líneas genéticas bien diferenciadas que marcan esas dos Españas de las que tanto se habla, pero que tienen poco que ver y se entrecruzan enmlad ideologías politicas y mucho con la capacidad de percibir el mundo y el entorno.

        Creo que los españoles se dividen en dos categorías históricas, los que saben que es la libertad y los que no.

        Bienvenida al club de los espíritus libres.