Robert Nozick es fundamentalmente conocido por sus posiciones minarquistas en el campo liberal, sin embargo dentro de la corriente analítica de filosofía también realizó una importante contribución en el campo de la epistemología.  En dicho ámbito filosófico es conocido por su teoría de la trazabilidad de la verdad que pretende vincular la creencia y la verdad como elementos conformadores de la noción de conocimiento. A través del uso de contrafácticos Nozick defiende que el conocimiento no es más que una creencia que se debería vincular a aquellos hechos que la hacen verdadera en cualquier caso posible. Así si la verdad acerca de un hecho objeto de mi creencia cambiara,  también debería hacerlo mi propia creencia para así poder afirmar que albergo conocimiento.

Publicidad

Este test basado en contrafácticos que plantea Nozick resulta especialmente indicado también para analizar la racionalidad de las creencias políticas de los individuos. Tanto Trumpistas fervorosos como antitrumpistas enfermizos tienen muy claro que saben que  Trump es el epítome de todas las virtudes asociadas al político o que se trata de la encarnación del mal, el dictador más perverso de la historia o la encarnación del más peligroso y violento populismo. En cualquier escenario alternativo o mundo posible en el que un grupo de fanáticos Quanonistas y de infiltrados antifas no hubieran logrado acceder al sagrado templo de la democracia americana tanto trumpistas furibundos como nauseabundos antitrumpistas hubieran mantenido sus creencias irracionales acerca del sujeto en cuestión.

Una de las críticas más feroces, y también creo que más injustas, que se hace al fenómeno populista es la de vincularlo con la exaltación de la violencia

Sin acudir a las sutilezas conceptuales del pensador norteamericano podemos aceptar la tesis que plantea el filósofo francés Alain Badiou para quien el olvido de la política, por ser portadora de irracionalidad y pura emocionalidad, tiene su origen en la obra cartesiana. Este olvido de la política como condición de posibilidad de aparición de la verdad conlleva la reducción de ésta a la pura retórica o al mero realismo político que disuelve lo político en una lucha por imponer la propia fuerza sobre la de los demás.

Con este excurso acerca del populismo ni se ha pretendido hacer un panegírico de Trump como político, empresario o fenómeno de masas ya que el autor de estos artículos no conoce a Trump, sólo conoce proposiciones que se afirman de Trump. En esta serie de artículos, que termino hoy, me he servido de la figura de Trump para hacer un diagnóstico algo diferente del populismo como fenómeno de político. En anteriores entregas me he centrado en analizar como el populismo hace su entrada en la esfera política cuando esta se encamina hacia un escenario decisionista donde el agonismo político desemboca en una desafección de buena parte de la sociedad respecto de sus élites políticas. Haciendo uso de las metáforas médicas aplicadas a la política, tan caras al pensamiento griego, se podría establecer una cierta analogía entre el populismo y la quimioterapia aplicada al cuerpo político. Una “sanación dolorosa” frente a un mal endémico que amenaza con la destrucción del cuerpo político.

Una de las críticas más feroces, y también creo que más injustas, que se hace al fenómeno populista es la de vincularlo con la exaltación de la violencia. Así el populismo constituiría una antesala del fascismo que hace de la exaltación de la violencia una de sus señas de identidad. Autores como Ortega y Gasset o B. Croce ven en el fascismo una regresión civilizatoria, una forma de atavismo político en la que el tono provocador, el culto a la violencia o el irracionalismo son sus señas de identidad. Desde mi punto de vista el único punto que comparten populismo y fascismo es una estetización de la política. Ambos son procesos de subjetivación colectiva que guardan ciertas analogías con la experiencia estética. La principal diferencia es que mientras que en la estética fascistas hay un culto a la violencia, en la experiencia estética populista hay una teatralización catártica de una serie de pasiones políticas que gracias a la canalización populista devienen en ficcionales, contribuyendo a la purificación del cuerpo político enfermo.

La vinculación entre estética y política puede parecer extraña al lector no familiarizado con ciertas lecturas políticas de la estética kantiana, por ejemplo la de Hannah Arendt. Esta autora busca en la universalización del juicio del gusto kantiano un modelo para la universalización del juicio político, expulsado del ámbito de la modernidad racionalista. Otras lecturas interesantes acerca de la vinculación entre la estética y la política se pueden encontrar en un autor como Jacques Rancière.

Sin embargo me voy a fijar en la caracterización que de la Tragedia hace Aristóteles en su Poética (1049b- 24-26) en la que la define como “imitación esforzada y completa, de cierta amplitud, en lenguaje sazonado, separada cada una de las especies en las distintas partes, actuando los personajes y no mediante relato, y que mediando temor y compasión lleva a cabo la purgación de tales afecciones”. La Tragedia supone por lo tanto la representación teatralizada de acciones y pasiones humanas, representativas de caracteres humanos genéricos, que hacen surgir en los espectadores emociones (temor y compasión) al sentir éstos últimos que comparten con los protagonistas de la tragedia el mismo horizonte de sentido. La tragedia griega canalizó una visión inmanente y puramente contingente de la existencia humana, donde las pasiones ciegas gobernaban el destino de los hombres. Esta filosofía anti-trascedente in nuce, que estaba implícita en la narración trágica, está en el origen de la famosa expulsión de los poetas de la ciudad decretada por Platón en el Libro X de la República. Lo que interesa destacar de la caracterización aristotélica son dos aspectos. Por un lado el hecho de que la tragedia contribuye a la conformación de una subjetividad colectiva: el espectador adquiere la conciencia de que sus problemas existenciales y sus frustraciones personales son universales antropológicos. Por otro lado la comprensión del hecho de que no hay fundamento conlleva un efector liberador de las propias dudas existenciales.

La modernidad política supone un intento de restablecer la fundamentación última de la política, toda vez que la fundamentación religiosa del orden político quiebra con la victoria del realismo político representado por el maquiavelismo. El absolutismo hobbesiano busca restablecer esa fundamentación última basándola en la idea de seguridad y de paz social, el liberalismo en la idea racionalista y abstracta de una naturaleza humana común portadora de derechos naturales e inalienables, el socialismo en la recuperación de una idílica armonía social basada en un paradigma igualitarista…

El gran drama de la modernidad política radica en el fracaso a la hora de intentar encontrar un fundamento último de la inevitable condición política del ser humano, esa insociable sociabilidad humana a la que se refería Kant que nos empuja a una existencia política que se torna en problemática siempre.

Frente a ese fracaso de la fundamentación de la política cabe albergar un planteamiento impolítico, que destierre la noción del fundamento pero que aboque a la política a la negación de cualquier tipo de fundamentación, lo que conlleva el peligro de considerar nuestras instituciones políticas y nuestros derechos como meras narrativas, frente a las que caben otras alternativas (posición posmodernista). Otra alternativa consiste en  la resacralización de lo político con una inversión del planteamiento nietzscheano (la muerte de Dios) a través de una nueva teología política

Sin embargo, las direcciones dominantes parecen apuntar hacia la disolución de la filosofía política en mera ciencia política empírica, reconvirtiendo la cuestión ideológica en pura demoscopia y sociología política o la sustitución de la política por la tecnocracia sobre la base de un planteamiento neohobbesiano en el que la salud, la seguridad y el progreso exigen que el demos entregue su poder democrático a un gobierno de sabios. Parece que la última opción va a ser la dominante en los próximos años a tenor de las directrices establecidas por la llamada agenda 2030.

El populismo trumpiano parece haberse erigido en la alternativa más peligrosa para dicha corriente tecnocrática a la que nos aboga una perspectiva neohobbesiana según la cual la paz social, la seguridad y la salud justifican la estigmatización de aquellos sectores de la sociedad que se oponen a la pretensión de establecer un gobierno mundial de sabios.

Frente al horizonte de guerra civil al que aboca el decisionismo político imperante, el populismo trumpista plantea una teatralización de nuestras angustias existenciales bajo la forma de una subjetividad colectiva que comparte el mismo horizonte de sentido.

Foto: Gage Skidmore.


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

11 COMENTARIOS

  1. «…el espectador adquiere la conciencia de que sus problemas existenciales y sus frustraciones personales son universales antropológicos. Por otro lado la comprensión del hecho de que no hay fundamento conlleva un efector liberador de las propias dudas existenciales.»

    Este es un asunto importante. El espectador asume su radical soledad y comprende la soledad del otro, comprende que, al final, sólo está lo real de la muerte, del azar, de la pasión incontrolada, de la ignorancia, de la duda, de la frustración, de la injusticia, del cuerpo, del dolor y del tiempo ineluctable.

    Pero ojo, si toma conciencia de todo eso es porque la representación de la tragedia pone en escena su propio inconsciente, es decir, lo que se llama catarsis es la identificación con el drama, no tanto con los personajes, sino con los problemas en los que los personajes están atrapados. Eso es lo que en cada sujeto vibra por simpatía ante la tragedia griega. Se cuenta que a Marx le intrigaba el hecho de que su teoría de que la cultura es efecto de la superestructura se derrumbaba ante la pervivencia de la tragedia a lo largo de los siglos.

    Así, ante el sinsentido de la experiencia de la vida, la política populista del sentido común debe configurarse en el saber de que las ilusiones ideológicas sólo son un camino de servidumbre. La agenda 2030 es lo más ridículo que a nadie se le pueda ocurrir poner en escena. Por eso los espectadores que saben lo suficente sobre sí mismos patean la representación.

  2. Ayer no pude reprimir la risa cuando leía el artículo, estaba a punto de irme a a la cama lo que me supuso dormir a pierna suelta y levantarme de buen humor.

    A medida que leía el artículo los personajes surgían solos, «el deplorable» «el Harvardino o Gabardino» «el autista tecnológico» «el Bufón mediático» «el arriero deplorable (Carlos Barrio) que arrastra la carga del conocimiento histórico» ofendiendo a los Gabardinos y espantando a los deplorables, la carga pesa mucho.

    De repente tuve la sensación que el teatro clásico había vuelto para contarnos como señala el autor esa parte inmutable del ser humano que nos es común, quizás sin saberlo hemos asistido a la primera representación teatral global de la historia.

    «La Tragedia supone por lo tanto la representación teatralizada de acciones y pasiones humanas,»

    La obra que inspira el autor es una obra clásica que pide ser representada en una corrala, uno se imagina a Ayuso montando sillas en la Plaza Mayor o mejor aún matando el 15-M en la Puerta del Sol y entregando la llave de la ciudad a Juan Manuel de Prada, o a Jesús G. Maestro desprendiéndose de su «Buenismo» el de Gustavo, para pasar un buen rato escribiendo un entremés.

    «El gran drama de la modernidad política radica en el fracaso a la hora de intentar encontrar un fundamento último de la inevitable condición política del ser humano,»

    En esta ocasión los personajes no han tenido que buscar a ningún autor que les diera vida, llegó el otoño y crecieron como champiñones.

    Parece que el teatro del absurdo ha salido del saco.

    Si alguien cree que el mundo no está divertido que se venga para España que ya están colocando las sillas.

    Somos unos adelantados, de verdad.

    • Acabo de desinstalar todos los programas de las tecnológicas censoras y controladoras, desde YouTube a cualquier otra idotez tecnológica.

      En Italia abren los comercios, la gente se rebela y el gobierno italiano se rila.

      Bienvenidos a los cien mil muertos y a la esforzada quiebra de la nación, algo que ya sabíamos los más avezados desde hace más de dos años.

      Suben las tasas de basuras un treinta por ciento… La verdad es que el sistema que tienen montado los corruptos es genial, te doy por aquí, te quito por allá.

      ¡Dios, que paisanaje!

      Llegaremos a los nueve millones de parados, vamos por seis, el doble del año pasado.

      Salud y muerte. España puede matarte, arruinarte o encerrarte, no lo dudes.

      • España dejó de existir hace tiempo. Solo es una estructura burocrática dependiente de poderes superiores.

  3. Disiento de la idea de la subjetividad colectiva. Es una contradicción en los términos. La subjetividad es siempre la de un sujeto, único, irrepetible, individual. Es precisamente lo radicalmente distinto de lo colectivo. La política se juega en la intersubjetividad, en la diferencia de los sujetos.

    Si algo vale el populismo, desde mi humilde punto de vista, es como baluarte, refugio de una intersubjevidad que se resiste a la dominación, que se planta sin violencia frente al decisionismo colectivizante.

    Y coincido con Carlos Barrio en que el decisonismo lleva a la guerra civil.

    • Yo también percibo que si los autistas tecnológicos siguen igual de cabezotas esto acaba en conflicto, lo que me llevo preguntando mucho tiempo es si no es esto lo que pretenden para justificar una dictadura descarada.

  4. «Frente al horizonte de guerra civil al que aboca el decisionismo político imperante, el populismo trumpista plantea una teatralización de nuestras angustias existenciales bajo la forma de una subjetividad colectiva que comparte el mismo horizonte de sentido», Trump mismo no podría decirlo mejor.

  5. El artículo presenta un montón de ideas muy valiosas que darían lugar a varias series de artículos, como por ejemplo el asunto de la estética y la política.

    La noción de experiencia estética es una construcción política de la Ilustración. De hecho, la noción de arte tal como se viene usando es un invento del siglo XVIII. Antes había artes -como habilidades humanas- y representaciones de motivos y narraciones religiosas. Es la política la que copió el modelo del templo cristiano para crear el museo -templo de las musas- o el teatro. Pero estos fenómenos de transformación de la Ilustración nos hacen creer que la religión es previa a la política.

    Desde el punto de vista antropológico, no es cierto que primero fuera la religión y luego la política, es más bien al revés. La construcción de una religión requiere de largos procesos culturales en los cuales lo primero es el rito; y el rito viene determinado por alguna estructura de poder social que determina cómo es el rito. Luego viene el sentido, la narración y la religión.

    En el origen de esos procesos políticos está siempre la magia. Lo estamos viendo hoy. Se organizan ritos, a veces con apariencia de performances artísticas, para rendir culto a la Diosa Madre Tierra porque desde la política se difunde la idea de que, si el clima cambia, es por culpa de la humanidad, lo cual no tiene nada de científico pero sí mucho de mágico. Esos ritos como apagar la luz en masa algún día determinado y otras gilipolleces pueden llegar a convertise en religión. De momento, la agenda 2030 hará obligatorios algunos ritos mágicos con tal fin. Se puede decir que la primera actividad de verdad política es la de la administración de la magia.

  6. La “resacralización de lo político” es permanente, recurrente e inevitable. La política no tiene más remedio ni otra salida que imitar a la religión. En el fondo y la forma, todos los conceptos centrales del Estado, son conceptos teológicos desteologizados. La “resacralización de lo político” será todo lo ateológica que se quiera, pero no deja de ser una “teología política” vestida con traza de ciencia natural.

    La separación Estado e Iglesia era un asunto de competencia entre sujetos institucionalizados jurídicamente, pero no era un asunto de sustancias diferentes. La neutralización del sujeto institucionalizado Iglesia por parte del Estado, ha dado paso a que el Estado no tenga otro desenlace histórico que el de convertirse en Estado-Iglesia, y, por lo tanto, construir una teología política (desteologizada) basada en la divinización de la Naturaleza y las ciencias positivas, con el fin de codificar una dogmática “científico-sagrada” que sustente lo político. Las ciencias hacen hoy el papel de teólogos de la corte democrática.

Comments are closed.