En un escrito de los años cincuenta, Gonzalo Fernández de la Mora introdujo en España el término de estasiología, una ocurrencia de Maurice Duverger para denominar a la ciencia que estudiaría la naturaleza, fines y estructura de los partidos. El politólogo español nunca fue demasiado devoto de los partidos (partes) porque prefería la unidad. Y el franquismo imperante en esa época era un ejemplo bastante acabado de partido único.

Pero lo que resulta más interesante y curioso es que la teoría de Fernández de la Mora, que pronosticaba el ocaso de los partidos políticos por carecer casi completamente de virtudes, acabó convirtiéndose en una profecía autocumplida para el gran partido de la derecha española, el Partido Popular, en el que, seguramente muy a su pesar, acabó ingresando el propio De la Mora tras la muerte de Franco.

El Partido Popular (PP), en efecto, ha acabado subordinando todos los ideales a una supuesta eficacia del poder. Se ha olvidado completamente de la libertad con el fin de certificar la bondad del sometimiento. Por eso ha promulgado legislaciones que chocan violentamente con las creencias de sus electores, en un intento de instruirlos en una profunda sumisión que permita a los dirigentes seguir mandando cómodamente.

Resulta imposible para la derecha construir y sostener un partido mínimamente decente sin que ese partido se convierta en una caricatura tosca y castiza

En este sentido, el magnicidio simbólico de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes puede tomarse como una demostración empírica, de esas que hacían las delicias de Fernández de la Mora, de que resulta imposible para la derecha construir y sostener un partido mínimamente decente sin que ese partido se convierta en una caricatura tosca y castiza de los supuestos teoremas de la incompatibilidad entre democracia y partidos.

Pero, para que los muy entusiastas de este análisis no se desboquen en exceso, cabe hacer un par de advertencias. En primer lugar que las dificultades del PP para desarrollar una política medianamente digna, son relativamente recientes, como ha recordado recientemente Miguel Ángel Quintanilla. Y, en segundo, que la forma en que se desarrolla el hundimiento del PP es extremadamente peculiar porque, pese a la evidente crisis política de su principal rival, el PSOE, este último no padece fenómenos similares: puede estar perdiendo electores, pero sigue vivo y es capaz, al menos de momento, de soportar su crisis y de reformularse internamente, al margen de que finalmente tenga éxito o no.

El PP, en cambio, parece empeñado en demostrar que la política es inseparable de sus peores vicios, que los partidos, como pensaba Gonzalo Fernández de la Mora, no sirven para ennoblecer la política sino para envilecerla hasta el extremo. Y lo más paradójico es que el pensamiento de don Gonzalo sigue ejerciendo una influencia más que evidente en el PP actual, tal como ha señalado en numerosas ocasiones Guillermo Gortazar.

En el caso Cifuentes, el PP no solo ha seguido su habitual estrategia de fases ante la corrupción (negación, generalización de la tacha mediante la técnica del ventilador para esparcir toda la basura, demora en cualquier solución, parche ad hoc y olvido del caso) sino que ha optado por exhibir una espectacular capacidad intimidatoria a la hora de alcanzar la solución final. Cuando Mariano Rajoy dice que Cifuentes “ha hecho lo que tenía que hacer” pretende abusar una vez más de la semántica para convertir una vil ejecución encubierta en una conducta ejemplar de la víctima. Hasta ese punto parece convencido de que sus electores poseen la capacidad de soportarlo todo.

La manera en que el PP ha hecho desaparecer a su lideresa madrileña, tras los efusivos y estentóreos aplausos de Sevilla, casi deja a la película “La vida de los otros” en una crónica rosa

En el caso del marianismo, y vista la ejecución de Cifuentes, nos sentiríamos tentados a decir que el término duvergeriano de “estasiología” merecería derivar de la palabra Stasi el nombre por el que se conocía a la siniestra policía política de la Alemania estalinista. La manera en que el PP ha hecho desaparecer a su lideresa madrileña, tras los efusivos y estentóreos aplausos de Sevilla en defensa de “lo nuestro y de los nuestros” casi deja a la película “La vida de los otros” en una crónica rosa.

Sin embargo, por sustancioso que sea el caso para alimentar el morbo, es necesario preguntarse a qué causas específicas remite, dejando de considerarlo como una simple maldición o, en otra perspectiva como una deriva necesaria de lo que se postula como perversa naturaleza de los partidos. Lo que, a mi modo de ver, caracteriza de modo muy nítido el actual proceso que afecta al PP tiene un nombre rotundamente moral: la mentira.

Los dirigentes actuales del PP han descubierto que poseen los medios suficientes (la prensa no ya amiga sino cómplice) para hacer pasar por verdad cualquier clase de embuste. Por eso no juzgan necesaria ninguna otra cautela para conseguir lo único que realmente pretenden: continuar cuanto puedan en el poder, persistir hasta ver si desaparecen de manera definitiva los nubarrones que amenazan su destino personal.

Así dicho, se trataría de un mal muy general, porque, en efecto, no sería la primera vez, ni será la última, que se recurre a la mentira clamorosa para conservar el poder. Y esta conducta contradice la  posibilidad limpia y pacífica de destitución electoral que caracteriza a las democracias maduras. Cuando un gobierno comprende que, si se sabe la verdad, peligra su existencia, siempre tiene la posibilidad de recurrir al engaño para prolongar su mandato. No es este, por tanto, el carácter específico del mal que aflige a los dirigentes del PP.

El PP ha abdicado de manera radical de cualquier actividad o testimonio que pueda considerarse política

Lo que más bien ocurre, es que el PP ha abdicado de manera radical de cualquier actividad o testimonio que pueda considerarse política. Así, la verdadera política ha sido jibarizada, se ha reducido a la sumisión absoluta al de arriba. Los dirigentes del PP, y también en alguna medida sus afiliados, han renunciado completamente a su libertad y a su dignidad. Sólo así fueron capaces de aplaudir con entusiasmo algo que todos sabían no lo merecía, tal como ocurrió en Sevilla a las órdenes de la sargento Dolores de Cospedal, o en la Asamblea de Madrid secundando siempre a la muy mentirosa Cristina Cifuentes.

Puedo imaginar la objeción del escéptico: “bien, todos los partidos mienten, todos los políticos roban”, e incluso un paso más en el argumento: “lo que ocurre es que siempre se magnifican los defectos de la derecha, el máster de Cifuentes, al tiempo que se ignoran los gravísimos delitos de la izquierda, los ERE de Andalucía”.

No me cabe duda de que ese argumento defensivo opera en los corazones de muchos electores, pero frente a él, creo necesario afirmar que, para un liberal, como para un conservador, puede ser comprensible que un socialista robe o mienta, porque está en la esencia de su doctrina el empobrecer a los ricos, o el mentir por el bien de la revolución, pero que lo haga alguien en nombre de los valores que la derecha tendría que sostener, como son la dignidad, la decencia, al amor incondicional a la verdad y la libertad y el respeto a lo ajeno, es sencillamente insoportable. En último término, que quienes han de luchar por dignificar la política se dediquen a envilecerla es justamente el pecado que no debería obtener perdón.


Si este artículo le ha parecido un contenido de calidad, puede ayudarnos a seguir trabajando para ofrecerle más y mejores piezas convirtiéndose en suscriptor voluntario de Disidentia haciendo clic en este banner:

14 COMENTARIOS

  1. “para un liberal, como para un conservador, puede ser comprensible que un socialista robe o mienta, porque está en la esencia de su doctrina el empobrecer a los ricos, o el mentir por el bien de la revolución, pero que lo haga alguien en nombre de los valores que la derecha tendría que sostener, como son la dignidad, la decencia, al amor incondicional a la verdad y la libertad y el respeto a lo ajeno, es sencillamente insoportable”

    Lo cierto es que se me había pasado leer este relato sobre el caso Cifu, y aunque comparto su análisis, Quirós, me sorprende la lectura de este último párrafo que leo más como pincelada irónica que como visión real de los hechos.
    Si le digo la verdad, a mí me cuesta aceptar y me parece igual de incomprensible e intolerable que robe y mienta un político de izquierdas o que lo haga uno de derechas. Bueno, a mi y creo que a todos. Valores humanos como la dignidad, la decencia, el amor incondicional a la verdad y la libertad o el respeto a lo ajeno se reparten por igual a la izquierda y a la derecha del Padre, sin distinción de sexo, raza, credo político o religión. Lo único que se me ocurre es que, cuando hicieron el reparto de valores al equipo de Rajoy, apenas quedaban existencias y muchos de ellos se quedaron a dos velas.

    Todavía recuerdo los buenos tiempos del PP cuando venían a enmendar los errores de ZP, cuando Rato era “el milagro económico español” o cuando simulaban representar a la perfección esos supuestos valores. Yo los miraba un poco de reojo porque no eran santos de mi devoción, pero en mi entorno cercano convivía con sus fieles más devotos. Todavía resuena en mi cerebro la afirmación recurrente y ligera de pensar que los del PP (derecha), a diferencia de los del PSOE (izquierda) estaban en la política por verdadera vocación y que no necesitaba robar como los aprovechados de la izquierda, porque ellos tenían oficio, beneficio y patrimonio. “Ellos no necesitan robar” Era tan profunda la convicción sobre ese supuesto que hace tiempo que dejaron de ver los informativos y telediarios para evitar los disgustos y no abochornarse demasiado.
    Desde el fraude de Rato, la decepción, además de mayúscula fue en aumento. Vaya que, el ritmo no ha parado desde entonces. Suma y sigue, como si no hubiera fin.
    Una vez demostrado que en el robo y la mentira políticos de ambos grupos están hechos de la misma pasta, sí que hay matices diferenciales en dirigentes de uno u otro signo: la soberbia de no admitir nuca sus errores, la vergüenza que les lleva a ocultarlos y evitar tener que pedir perdón. Eso es lo que les distancia definitivamente de sus posibles adeptos y lo que resulta más insoportable.

    • Mire, ya lo he escrito otras veces. ¿Se acuerda de aquella magna manifestación en Madrid de cerca de 1 millón de personas? Hubo dos. La primera vez la convocó el presidente de la AVT presidida por el Sr. Alcaraz. Fue un éxito, que a la segunda se unió el PP. Con aquél célebre discurso, donde se oponía a la negociación de ZP con ETA. Allí Rajoy Brey terminó con aquella frase, que más o menos decia: “regresad a donde habeis venido yy contad lo sucedido aquí”, acompañado de María San Gil, Mayor Oreja, Ortega Lara, y otras descatadas figuras del PP hoy depuradas y que ya no están. El caso es que en secreto apoyaba la rendición de ZP con los terroristas y era informado regularmente por éste de la marcha. Lo mismo que ZP, que mientras firmaba el pacto antiterrorista con Aznar, tenía a “Chusito” Eguiguren negociando con su amigo íntimo “Josu Ternera”. No consta que Aznar estuviese implicado.
      ¿Qué le cuento con esto? que Aznar fundó el turno de partidos y como en Italia, se repartían los puestos en las instituciones administrativas por lotes, y el “consenso” para nombrar a los presidentes de organismos. Así para el CSID/CNI puso a un tipo, que era de Felipe González a Jorge Dezcallar, que debe saber la verdad de lo del 11 de marzo y la desaparición rápida de las pruebas, más haber engañado a Aznar.
      Con Mariano Rajoy ese sujeto despreciable, sin dignidad, cobarde y traidor, ambas mafias se unieron en una sola y como el sindicato neo-vertical, es la misma empresa, pero dos marcas. Ambos sirven a los mismo amos. Cuando ZP llegó a La Moncloa, una de las llamadas, que hizo, fue a Emilio Botín. Le dijo que sus “asuntillos” en la audiencia nacional, estaban “bajo control” y que se despreocupara.
      Rajoy ha culminado, lo que ZP inició.
      Por cierto en las manifestaciones de Barcelona a favor de la unidad de la nación. A la primera no asistieron Ni PSC ni PP. Fue masiva y multitudinaria. A la segunda, organizada por Sociedad Civil Catalana, se sumó, como no, el PP con un tal Millo, que venía de “pedir disculpas” en TV3, por la osadía de la Guardia Civil y la Policia Nacional de defenderse. El cara dura de Millo se sube al escenario y nadie le dice, que hacía allí, ni le “invitó” a bajarse.

  2. Su artículo está bien en esta etapa. A Mariano Rajoy Brey no se le conoce ninguna mala palabra, pero tampoco ninguna buena ni mala acción. Pues lo único que pone en marcha a este sujeto, es para matener su comoda “piedra”, donde este “percebe” se ha pegado. La “piedra” monclovita no quiere soltarla
    A este personaje yo al menos lo conozco, porque en las islas Canarias demostró ser un completo inmoral, siendo ministro de aministración territorial. Haciendo perder una votación al PP en una comisión de investigación, donde tenían acorralada a la “Coalición Corrupta” banda fascista de Santa Cruz de Tenerife. En las últimas autonómicas, el tercer lugar en votos y la primera en diputados.
    Luego este personaje como ministro del interior “entreabrió” las fronteras. En las islas Canarias, la ciudad de Las Palmas estuvo a punto de estallar. Todos los ilegales los concentraron en la ciudad. Las ONG les tiraban la comida como animales del ZOO. Llegando a parecer una ciudad invadida de miles de “refugiados”. Creándose un problema de salubridad peligroso. Encima vino aqui haciendo “gracietas gallegas”, que no tenían gracia alguna. Como ministro de Educación. Si, si, fue ministro de educación. ¿Le recuerdan alguna iniciativa sobre cualquier cosa. Madrid con él de ministro se ganó el primer puesto de ciudad con más asesinatos de Europa. Eran los tiempos dorados de los capos de la droga, que vinieron de Colombia y se mataban entre si a tiros de ametralladora.

  3. Buen artíuclo Don JL

    se puede complementar con este https://www.libertaddigital.com/opinion/javier-fernandez-lasquetty/lo-conseguiste-mariano-84972/ , sólo que en este link al autor le puede el considerar que el PP aún es rescatable, porque sigue habiendo gente deciente dentro, algo que yo considero imposible porque aunque haya gente decente, el daño es demasiado grande.

    Intuyo que ese será un de los lemas del Marianismo para que les sigan votando, la excusa de que si les votan podrán logra algáun día enderezar la nave, cuando se vaya mariano, de la mima manera que antes fue el miedo a Podemos.. el caso es dar una excusa a quien se quiera engañar a si mismo y ser el pagafantas de los corrutos.

    Por lo demás simplemente apuntar dos/tres cosas mas.

    1/Que Ciudadanos es simplemente un PP sin corrupción (por ahora) y sin Mariano, pero con todos los defectos que en el link que he puesto de Lasketty enumera, ergo para mi no es solución. En Ciudadanos tampoco caben los conservadores y los liberales.

    Además con el tiempo y por los miomos motivos que Laskety enumera acabará envuelto en corrupciones varias y preso de los pmimos males que vemos ahora en el PP.

    2/Que las reglas del juego de la transición se hiceron para que los partidos funcionaran de una forma marxista, su mecánica de poder y organización es pueramente marxista. Por eso funcionan muhco mejor los partidos de izquierdas y por eso los de derechas se amariconan.

    Y esas reglas del juego se hicieron así para que otros, terceros, pudieran usarlos a su antojo sin tener que dar la cara. Son marionetas, muy caras, carímas, testaferros que a veces creen que pueden ser libres y al fonal se la pegan, lo que le ha ocurrido al PP y punto.

    3/ Para mi con que haya dos partidos VOX y UPyD con mas de 35 escaños cada uno, para que en caso de que se intentara hcer una reforma de la Cosntitución a la remanguillé pudieran bloquearla obligando a hacerla con referendum y nuevas cosrtes tras otra lección, me doy por servido.

    Es mas importante tener dos miorías potentes y con las ideas claras que condicionen y puedan bloquear a mayorñias, que arsolutas en manos de a saber muy bien qué , para qué y para donde.

    Un cordial saludo

    • Mucho me temo, que la solución es que el rey llame a Mariano a Palacio con un grupo de generales detrás en traje de faena. Los generales del ejército ya no son aquéllos ancianetes, que hicieron carrera en la guerra civil. Le pida enérgicamente su dimisión por la buenas o por la malas e imponga un presidente de gobierno, con un programa de revisión constitucional, que incluya sacar la ley electoral de la constitución. Y dar el poder a la sociedad no a los partidos estatalizados de funcionarios.
      Es necesario reducir estructuctura política y administrativa. Cuatrocientos distritos, que conentren el distrito judicial, electoral municipal, provincial. Unidades de 300.000 habitantes para ser viables. Lo que es un condado norteamericano en los estados USA. Con autoridad municipal elegida directamente y distritos locales con elección directa. Por supuesto a doble vuelta.
      To lo citado más arriba soy perfectamente consciente que es POLÍTICA-FICCIÓN. Pero si la monarquía quiere perdurar, no le queda más remedio.
      La deuda pública, se podría pagar en relativamente pocos años. Bajar en impuesto de sociedades al 15%. Eliminar las SICAV Eliminar el duopolio de televisión y la emisión centralizada (modelo USA) de radio y televisión. Dar igualdad de oportunidades a todas las cadenas de radio. Suprimir emisoras autonómicas y municipales de radiuo y TV. Si se hacen distritos coincidentes con las provincias. Las TV autonómicas no son necesarias.

  4. Le honra, señor J.L. haber escrito una entrada como esta.
    Muchas gracias, es muy necesaria la reflexión radical que sea capaz de decir que nos estamos saltando nuestros propios principios para sostener las bambalinas que los representan.
    Un saludo

  5. Para Tamuda: Siento mucho llevarle la contraria a su impresión: soy buen amigo del articulista, lo ha leído todo de y sobre GFM, ha escrito sobre sus ideas, y, además, fue su amigo personal, lo que no quiere decir que no pueda equivocarse al interpretarlo, pero le aseguro que, en este caso, sabe de lo que habla. Saludos

  6. Interesante artículo que toca la naturaleza de los problemas que tenemos en España y da para debatir semanas sino meses. No creo que hubiese un partido franquista, de hecho Franco aconsejaba no meterse en política en su “haga como yo”. Los partidos piramidales en España están diseñados para que una cúpula diriga al resto y esta a su vez es dirigida por otra estructura piramidad externa “dolls within dolls”. ¿Por qué parece que los partidos funcionan en otras partes y no aquí? quizás porque aquí se ha forzado la situación (Carrero), sin tener en cuenta la ideosincrasia y nivel cultural de la población. Volviendo a Franco y sus seguidores, era gente eminentemente practica cuya finalidad era resurgie un pais y lo consiguieron. Los de la transi tenian como finalidad el enriquecimiento ilícito y yambien lo consiguiron, luego somosun pueblo capaz, todo depende de las metas que nos propongamos que por nuextro bien mejor sean espirituales que materiales porque las primeras incluyen a las segundas y no viceversa.

    • Es impresionante que a día de hoy exista gente en este país que sostenga discursos como el suyo…
      Resurgir el país? se ha parado a pensar qué significa? lo que consiguieron le parece correcto? ese es el tipo de país en el que usted quiere vivir? entiende que en un país como ese, usted no podría escribir lo que ha escrito?
      Leer para creer!!

      • El que tiene que explicarse es Ud. Lo conseguido en el franquismo fué la creación de una fuerte clase media, base para lo posterior, viciado por el asesinato de Carrero. Luego los de la transición en un aparente relevo, sobre una bases económicas creadas con esfuerzo previo, arruinaron el pais con la estafa de la “democracia”.

        • La llamada “democracia española” fue un producto de estado partitocrático a imitación de los que creó USA al final de la II Guerra Mundial un su “zona de influencia” sgún los acuerdos de Yalta con la URSS. La república partitocrática francesa (la IV) fue un fracaso. Italia se quedó a medias, cuando los jueces tomaron la iniciativa de acabar con la corrupción. Hecho imposible aquí. Primero si los delitos prescriben rápidamente y segundo los “aforamientos”.
          El régimen pactó su “democratización” con USA y con la República Federal Alemana, su más fiel aliado en Europa. La UGT fue generosamente subvencionada a través de la CIA por el sindicato americano AFL-CIO, frente a CC-OO dominado por los comunistas en aquella época.
          Se “les pasó de vueltas”. No contaban con un rey “marroquí” y sus negocios del 5% y la bragueta bajada, además de forma imprudente. Con el pago de los chantajes a cargo del presupuesto. Una casta salida directamente de los arribistas del franquismo, incluido el PSOE.

          • Los sindicatos franquistas ya estaban infiltrados desde finales de los 60 y la masonería estuvo infiltrada desde siempre ¿Para quien cree que trabajaba el padre de Zp?). Luego, eran arribistas pero no franquistas si no infiltrados en el franquismo que al fallecimiento de Franco se independizaron y se pusieron a las órdenes de Usa a cambio de permitirseles el saqueo posterior.

  7. Bienvenido Sr.Quirós
    Los partidos son simplemente organizaciones de auténticos inútiles que solo buscan perpetuarse en chupar de la teta del estado.
    Los de izquierdas , además, difunden y apoyan cualquier idea que contribuya a destruir la sociedad , la familia y a esclavizar al individuo ; los presuntos de derechas como carecen de ideología en realidad solo lo de la teta.
    En cuanto a esta señora que alababa al sicario que la ha apuñalado “necesitamos mas periodistas como tú…..” , que impone la ideología LGTBIXYZ con ley mordaza incluida simplemente ha caído como aquella a la que contribuyó a derribar , Esperanza Aguirre , que debe estar riéndose bastante ahora.
    Rajorriola no paga ni a traidores ni a leales.

Comments are closed.