La sentencia del caso mediáticamente conocido como “La Manada” ha generado un enorme revuelo en torno a conceptos como el de violación, intimidación o prevalencia.

El derecho, como la economía, la medicina u otras disciplinas, dispone de un vocabulario propio, técnico, en el que se emplean términos y expresiones cuyo significado difiere del que a menudo le otorga el común de los mortales, lo que no sólo puede llevar a equívocos, sino también emplearse de manera más o menos interesada para generar polémicas.

Un ejemplo de tergiversación y de polémica interesada lo hemos tenido a raíz de la sentencia de “La Manada” con la palabra violación. Mientras que el diccionario de la lengua española, la RAE, la define como: “el delito consistente en violar (tener acceso carnal con alguien en contra de su voluntad)”, el término como tal aparece apenas mencionado en el actual Código Penal.

Aprobado en el año 1995 siendo Ministro de Justicia el Sr Belloch (PSOE), el Código Penal contiene una nueva regulación de los delitos contra la libertad sexual, cuya finalidad es proteger la libertad sexual de todos, utilizando para ello nuevas técnicas punitivas (y esto no lo digo yo, sino que lo afirma expresamente la exposición de motivos de la ley).

Bajo el título “delitos contra la libertad y la indemnidad sexuales“, el Código Penal distingue, básicamente, entre cinco tipos delictivos: la agresión sexual, el abuso sexual, el acoso sexual, el exhibicionismo y la explotación sexual.

Pues bien, tanto el delito de agresión sexual, como el de abuso sexual, encajan en la definición de violación que recoge la RAE, pues uno de los elementos integrantes de ambos tipos penales es, precisamente, que exista acceso carnal con alguien en contra de su voluntad. Es decir, tanto la agresión sexual como el abuso sexual suponen, en lenguaje coloquial, la existencia de una violación.

Ningún caso es idéntico a otro, y los mismos hechos pueden ser considerados jurídicamente de forma distinta en función de quien los juzga, de su autor o de la víctima

Y entonces se preguntará usted, querido lector, ¿si tanto agresión como abuso conllevan una violación, por qué la ley hace esa distinción? Pues seguramente para ayudar a jueces y tribunales a subsumir hechos en el tipo penal en atención a los diferentes matices que presente el caso, intentado que ninguna conducta que pueda resultar merecedora de reproche penal quede sin castigo por una inexistente o deficiente tipificación.

Un sistema necesariamente garantista

Pero antes de pasar a analizar las diferencias entre los dos tipos de violación que se regulan en nuestro código penal, y su incidencia en la sentencia del caso “La Manada”, hay que partir de dos premisas fundamentales:

Primera: como siempre digo, el derecho son tonalidades de gris, y no caben fórmulas matemáticas para su comprensión o aplicación. Y esto es debido a que tanto sus destinatarios (el justiciable), como quienes la interpretan y aplican (jueces) son individuos, con toda la subjetividad que ello supone. Por eso, ningún caso es idéntico a otro, y los mismos hechos pueden ser considerados jurídicamente de forma distinta en función de quien los juzga, de su autor o de la víctima.

Segunda: el derecho penal tiene que ser necesariamente hipergarantista. La privación de libertad es algo muy serio, y quien se enfrenta a la imputación de un delito debe hacerlo con todos los instrumentos legales que garanticen su defensa, sin que ello suponga desatender a las víctimas, sino al contrario: un sistema penal garantista asegura a la víctima que el condenado por el delito no pueda erigirse, a su vez, en una víctima del sistema. Por ello, al enfrentar la lectura de una sentencia penal, hay que hacerlo desde el prisma de principios como la presunción de inocencia (es quien acusa a quien corresponde demostrar la culpabilidad), o el in dubio pro reo, (la prueba ha de valorarse de la forma más favorable para el acusado), y que no cabe condenar a nadie en base a meros indicios o presunciones.

Partiendo de estas dos premisas, la principal diferencia entre la agresión sexual y el abuso sexual desde el punto de vista conceptual es que la primera requiere que concurran violencia o intimidación. Desde el punto de vista del castigo, la agresión sexual “simple” conlleva penas de hasta 5 años de prisión, pero si existe penetración (vaginal, anal o bucal) la pena será entre 6 y 12 años, pudiendo incluso llegar a ser de 15 años en circunstancias agravadas (como la prevalencia). En cuanto al abuso, está castigado con penas de 1 a 3 años de prisión, si bien las penas irán entre los 4 y 10 años si existe penetración, resultando también de aplicación algunos agravantes, como la prevalencia.

La violencia es entendida como fuerza física, la cual no tiene porque ser grave ni generar un resultado lesivo en la víctima, pero si ser suficiente para anular su voluntad, así como ser el medio que emplee el agresor para perpetuar la agresión.

La intimidación es, por el contrario, una fuerza psíquica que debe exteriorizarse previamente al acto, persiguiendo doblegar la voluntad de la victima con el propósito de causarle un mal. Debe ser un mal que afecte a la vida o salud de la victima o a su entorno de manera grave, real y próxima.

En cuanto a la prevalencia, podemos definirla como una suerte de posición dominante respecto a la víctima.

Expresado de una forma más coloquial, esto supone que penalmente sean considerados como violación supuestos tanto en los que concurre violencia o intimidación, como en los que no. Y como os podéis imaginar, la valoración de la existencia de violencia o intimidación, y la entidad, intensidad o gravedad de las mismas, es una tarea que corresponde realizar a los jueces, con arreglo a las premisas que he mencionado antes.

La acusación no ha probado la concurrencia de la violencia o intimidación que requiere el tipo penal de la agresión

Toca ahora trasladar todo lo explicado al caso de “La Manada”. La sentencia condena a los acusados por un delito de abuso sexual con agravante de prevalencia, partiendo de que la acusación no ha probado la concurrencia de la violencia o intimidación que requiere el tipo penal de la agresión, siendo especialmente importante a este respecto lo declarado por la propia víctima en el acto del juicio.

Pero, al contrario de lo que se ha afirmado tras la publicación de la sentencia, esto no quiere decir que el tribunal no crea a la víctima, ni que los acusados hayan sido absueltos, o que el tribunal haya interpretado que ella prestó su consentimiento. Todas estas afirmaciones son una burda falsedad.

Los hechos probados

No hace falta ser docto en derecho ni gozar de una gran comprensión lectora para comprobar que, en la sentencia, el Tribunal cree en todo momento en la versión de la víctima, dedicando apartados enteros a fundamentar su credibilidad, verosimilitud y consistencia. La cree cuando dice que no consintió el acceso carnal, en ninguna de las formas, y que éste fue contra su voluntad a pesar de que no llegó a exteriorizarlo verbal o físicamente por miedo.

La cuestión nuclear es: ¿por qué la sentencia condena por abuso sexual, en su forma agravada, y no por agresión sexual? Si nos atenemos al relato de hechos probados de la sentencia, lo cierto es que nos encontramos ante uno de esos casos que está en esa delgada línea que separa ambos delitos, y que no cabe más que resolver con arreglo a los dos principios inspiradores del derecho penal, esto es, la presunción de inocencia y el in dubio pro reo. Especialmente relevante para inclinar la balanza ha sido, como ya he dicho, la declaración de la propia víctima, que afirmó, por ejemplo, que no se sintió intimidada con carácter previo al acto, ni siquiera cuando la meten en el portal “siento en plan de ¿cómo decirlo? No miedo, ni intimidación, pero…sorprende”, o que estando ya en el cubículo afirmó que no le daba la cabeza para pensar, y simplemente se sometió, pues quería que todo acabara para poder irse.

La propia víctima afirmó que no se sintió intimidada con carácter previo al acto, ni siquiera cuando la meten en el portal

A pesar de que se encontraba rodeada de cinco hombres, ¿concurren TODOS los requisitos de la intimidación? Si la hubo, ¿fue previa al acto? Si existe una duda razonable, por mínima que sea, sobre la concurrencia de algunos de los requisitos de la intimidación ¿qué debe hacerse?

Como verá, ni todo se reduce a una mera cuestión semántica, ni se puede solucionar con arreglo a fórmulas matemáticas. Quienes creen que todo se soluciona llamando violación a lo que ahora se llama agresión o abuso, se equivocan, porque a efectos prácticos nada cambiará y las dudas interpretativas seguirán surgiendo. Es más, reducir los tipos penales puede tener un efecto contrario al que se persigue, pues algunas conductas que ahora son merecedoras de reproche penal puede que, con la reforma, no lo sean, o que las que lo sean tengan una pena desproporcionada al no valorar debidamente las circunstancias concurrentes.

En cualquier caso, cabe recurso, y esta pena no es la única a la que se pueden enfrentar los acusados de este delito, que están incursos en otros procesos judiciales y que, por muy repugnantes que nos parezcan, tienen derecho a un proceso con todas las garantías.

Para acabar, me gustaría añadir una frase: la diferencia entre la justicia y el ajusticiamiento es la que separa la civilización de la barbarie.

Foto de cabecera: Ana Rey, Flickr


Si este artículo le ha parecido un contenido de calidad, puede ayudarnos a seguir trabajando para ofrecerle más y mejores piezas convirtiéndose en suscriptor voluntario de Disidentia haciendo clic en este banner:

40 COMENTARIOS

  1. Ha habido demasiada pasión en este tema y poca reflexión, pero eso se agradecen artículos como este que aclaran ciertas cosas.
    De todas formas yo soy pesimista, los de la manada ya habían sido condenados antes de leer ninguna sentencia, las pancartas estaban en la calle pidiendo justicia sin saber cuál sería el final. Y eso quiere decir que fuera esta como fuera la gente (no toda, sino la que sabemos que salió a gritar) iba a querer más castigo.

  2. “En cualquier caso, cabe recurso, y esta pena no es la única a la que se pueden enfrentar los acusados de este delito, que están incursos en otros procesos judiciales y que, por muy repugnantes que nos parezcan, tienen derecho a un proceso con todas las garantías.
    Para acabar, me gustaría añadir una frase: la diferencia entre la justicia y el ajusticiamiento es la que separa la civilización de la barbarie”.

    Pue sí, Guadalupe, por fortuna cabe recurso y esta sentencia particular no tendría que elevarse a “general” ni poner en tela dejuicio todo el sistema judicial. No obstante, los jueces no son infalibles y puesto que en la interpretación de los hechos justiciables de acuerdo con los tipos penales hay un grado importante de subjetividad; sentencias como la de “la Manada” que además de mediáticas, permiten entre los tres jueces interpretaciones de los hechos probados tan dispares y contradictorias, son perfectamente criticables. Y no debe sorprender ni reprocharse que las críticas vertidas por un público no conocedor del Derecho Penal puedan ser igual de confusas, contradictorias y dispares.

    Dicho esto, dice en su artúculo que: “la propia víctima, que afirmó, por ejemplo, que no se sintió intimidada con carácter previo al acto, ni siquiera cuando la meten en el portal “siento en plan de ¿cómo decirlo? No miedo, ni intimidación, pero…sorprende”, o que estando ya en el cubículo afirmó que no le daba la cabeza para pensar, y simplemente se sometió, pues quería que todo acabara para poder irse”
    Y no entiendo porque no explica también por qué no se sintió “intimidada” con carácter previo al acto. ¿Se le olvida decir que la chica estaba intimando con uno de ellos y que incluso se besó con él? porque este detalle es importante en la secuencia de los hechos relatados, probados y no se olvide que también grabados posteriormente. También se le olvida citar que una vez en el portal le tapasen la boca o que gritase, puesta contra la pared en aquel cubículo.

    Y bien, usted me dirá que ese posible engaño, prevalimiento y abuso de superioridad ya está recogido en el abuso sexual; que lo que no está claro es la violencia y la intimidación, cuando fragmentos de la sentencia que se han hecho públicos razonan y argumentan la sentencia en esa dirección y en el tipo penal de agresión sexual. Pues a mí lo que me parece incoherente, poco claro y que no se corresponde con esa condena de “abuso sexual”, es que en este tipo de delito no se contempla el supuesto nº 2 de lo que sería y encajaría con una “agresión sexual”:
    2-“Cuando los hechos se cometan por la actuación conjunta de dos o más personas”
    Pero, ¿de verdad existen en nuestro Código Penal “abusos sexuales” en grupo o se ha forzado y violentado también al tipo penal para que sea así?

  3. Certero artículo de análisis del caso “La Manada” (le felicito). Y aprovecho para denunciar que para mi politicamente, la peor MANADA QUE EXISTE ES EL FEMINISMO, pues siempre actuan como MANADA, con todo lo que ello implica de violencia y barbarie.

    No sé como terminará jurídicamente este caso de “la manada”, pero lo que nos ha demostrado siempre la jurisprudencia feminista con su ingeniería jurídica, es su objetivo de estigmatización del varón y haga lo que haga la mujer, por más criminal que sea, favorecerla penalmente, cuando no absolverla de toda la responsabilidad de sus males legitimando con ello sus conductas criminales.

    El caso de “la manada” es un claro ejemplo de ello, al fin y al cabo, una vez más. lo único que persigue el feminismo, muy en concreto en el tema de la violación, es otorgar a la mujer, haga lo que haga sexualmente con los hombres, el poder de ser parte y juez. Ya que por mucho consentimiento sexual que dé la mujer al hombre, si después denuncia que ha sido violada, su palabra es la que vale. Es decir, la violación solamente la puede definir la mujer y muy probable, ese será el cambio jurídico que se implante. Por lo que, una vez más, como sucedió con LVG (que aumentó exponencialmente el número de asesinatos en el ámbito doméstico), si todo acto sexual puede ser definido por una mujer como violación….nuevamente veremos que aumentarán exponencialmente el número de violaciones.

    Y es curioso, cómo en estas políticas feministas sobre violación, haga lo que haga sexualmente una mujer con un hombre, por más que abuse sexualmente, nunca los hombres pueden sentirse violados.

    De últimas toda esta política feminista de facto es la pura ingeniería social realizada por la ideología más totalitaria y criminal de la historia: el socialismo, de la que el feminismo, no es que esté a su servicio, es que es la ideología que lo ha suplantado.

    • La verdad ofende como dice el refrán, y si eres una puritana y/o feminista más.
      Pero en la vida real yo no me pasearía por Pamplona buscando, primero un hotel y después un portal con 5 desconocidos.
      Tampoco haría simultáneamente una felación a uno y una masturbación a otro voluntariamente.
      Este caso es muy similar al de la manada de Valencia, pero en este caso la manada es de chicas.
      Se tiraron a un chico y después lo acusan por violación para sacarle 10 mil euros.
      Le cayeron 19 años al pobre cubano.
      Ahora la manada se ha desintegrado y han confesado que la denuncia es falsa.
      Están grabadas.
      Esta denunciado en YouTube (Denuncia falsa y corrupción 4) pero ni la prensa ni feministas se han interesado por ayudarle.

      • Cuando supones que una parte de la población es víctima esencial y depositaria de bienes morales, y otra parte es victimaria potencial y arrastra toda clase de vicios, la razón y la justicia desaparecen del análisis de la realidad social. Todo esto ya ha pasado en países como el Reino Unido o Alemania; su presente es nuestro futuro, porque su pasado es nuestro presente. Por eso podemos decir que el feminismo es un caballo de Troya para destruir los valores ilustrados, como la igualdad de todos ante la ley.

        • Conejo Blanco, tal cual, la manada femenina de Valencia.
          Se tiraron a un chaval y después presentaron denuncia por violación.
          Dos años más tarde las grabaron confesando que la denuncia es falsa. Incluso llegaron a decir que la fiscal jefa de la violencia de género fue la que cambio las fechas, modifico sus declaraciones y la que ideo el montaje, está grabado pero ni Pt caso.
          Ningún político ni periodista se ha interesado en el caso, o eso parece.
          Me pasaron el enlace, aquí lo dejo por si interesa.

          https://www.youtube.com/watch?v=I0-voHkJQn8
          La putada es que el chico sigue cumpliendo 20 añitos de cárcel.

          • Lo miraré cuando pueda. ¿No hay algún enlace a alguna noticia en los periódicos?

        • Un enlace?
          La prensa no se enteró del caso.
          Es el secreto mejor guardado, las amigas confiesan que la denuncia por violación es falsa, que están dispuestas a confesar ante el juez y ni las llamaron para tomarles declaración.
          Nada, no se atrevieron a reconocer una denuncia falsa.

  4. El C.P como la Constitución española y un sin fin de Códigos legislativos son un carajal, muchas veces de difícil entendimiento.
    No soy capaz de juzgar este caso, no ahora sino desde el primer momento y no podemos valorar si la sentencia es justa o injusta porque no hemos visto parte de las grabaciones. Yo al menos no las he visto.

    El problema aquí creo que está en las palabras, pena de abuso sexual pero no de agresión o violación pero ojo, el art. 179 dice “Cuando la agresión sexual consista en acceso carnal por vía vaginal, anal o bucal, o introducción de miembros corporales u objetos por alguna de las dos primeras vías, el responsable será castigado como reo de violación con la pena de prisión de seis a 12 años” (previamente se dice en el 178 “El que atentare contra la libertad sexual de otra persona, utilizando violencia o intimidación, será castigado como responsable de agresión sexual con la pena de prisión de uno a cinco años”)

    En el 181, sobre abusos sexuales el apartado 4 “En todos los casos anteriores, cuando el abuso sexual consista en acceso carnal por vía vaginal, anal o bucal, o introducción de miembros corporales u objetos por alguna de las dos primeras vías, el responsable será castigado con la pena de prisión de cuatro a diez años”

    A los de la manada le han caído 9 años de prisión por abuso sexual, pero resulta que a lo mejor la pena pudo ser incluso menor o igual si se considerase violación.

    A mi lo que me mosquea de todo esto, son las palabras, me explico no se ha tipificado el delito como agresión simplemente porque se considera que no hubo violencia, ni intimidación sobre la víctima.

    No hay puntada sin hilo en este país y menos en los últimos tiempos, a la gente hay que ir confundiéndola que en nada nos va a llegar Puchi por los Pirineos libre como los pájaros y los Jordis y Compañía entre vítores saliendo de la cárcel, porque claro que alguien me explique a mi si en este caso de la no violación no hubo ni violencia ni tan siquiera intimidación ya me dirán cuando la ejerció Puchi y amigos. Vamos soy yo el abogado de todos ellos y me estoy frotando las manos.
    Y encima Montoro diciendo que no hay malversación de fondos públicos.

    La pena en esta sentencia no es tan baja, como dije, pudo calificarse el delito de agresión sexual con violación y caerles la misma pena e incluso menos pero claro para ello sería necesario violencia o intimidación y simplemente nos están confundiendo y facilitando las vías de escape para otros que en manada llevan en su solapa un lazo amarillo.

  5. Hola Guadalupe, gracias por tu artículo. Muy interesante y comparto bastante tu opinión, es cierto que el tribunal cree en todo momento a la víctima y es cierto que el caso está en esa delgada línea.
    Pero tengo un par de dudas. Por un lado dices que la agresión sexual requiere que concurran violencia o intimidación pero luego dices que “Expresado de una forma más coloquial, esto supone que penalmente sean considerados como violación supuestos tanto en los que concurre violencia o intimidación, como en los que no”. ¿En qué quedamos? Son afirmaciones contradictorias, ¡por Dios no me lies! jaja

    Por otro lado, entiendo, que los supuestos de violación pueden ser excluyentes, es decir, que aunque no haya violencia pero sí intimidación, puede concurrir el delito de violación, ¿no? Si no hubo violencia quedaría la intimidación y dices que ha sido determinante para dejarla fuera, la declaración de la víctima que no se sintió intimidada con carácter previo al acto, ni siquiera cuando la meten en el portal “siento en plan de ¿cómo decirlo? No miedo, ni intimidación, pero…sorprende”, o que estando ya en el cubículo afirmó que no le daba la cabeza para pensar, y simplemente se sometió, pues quería que todo acabara para poder irse.

    De acuerdo, parece ser que previamente no hubo intimidación ¿pero durante el acto? Si el tribunal reconoce que no hubo consentimiento de la víctima, ¿cómo se puede interpretar el abuso sexual si no es porque existiera algún tipo de intimidación? Si le quitamos la intimidación entonces sería voluntario y ese no ha sido el caso. No lo entiendo.

    • El problema reside en mezclar interpretaciones jurídicas con sociales.

      Concepto social: violación. En el ámbito jurídico, la violación está presente tanto en el abuso sexual como en la gresión sexual. El abuso sin violencia ni intimidación y la agresión con esos agravantes.

      Si le quitamos la intimidación entonces se sigue hablando de abuso sexual: acceder al cuerpo de otra persona sin consentimiento y sin violencia ni intimidación. Esto ocurre sobre los menores de edad, con las personas con algún tipo de incapacidad y con aquellas que están bebidas o drogadas y que por tanto, no están en condiciones de autorizarlo. Ahí está el matiz a destacar, ella había ingerido alcohol (1 gramo de alcohol por litro de sangre).

      • Ah gracias por la aclaración del concepto de violación.

        Es verdad que el alcohol es un supuesto dentro del abuso sexual pero es muy complicado, no sé, que no quedara claro que ella no se sintió intimidada…mmm cogido por los pelos.

        De todas maneras no entiendo que el delito de abuso sexual siendo como está tipificado contra menores, discapacitados o personas con sus facultades mermadas por alcohol, etc sea menor que una agresión. Son personas indefensas que precisamente no pueden expresar su negativa ni defenderse. Es muy grave por ejemplo abusar de estas personas. Creo que el no consentimiento debería ser por sí solo único delito de agresión y que deberían cambiar el CP. No me gustan las hordas y el pensamiento único y no les doy la razón en su ajusticiamiento pero aparte de eso,
        honestamente veo que el abuso sexual está flojo. Desde mi ignorancia del derecho, lo digo.

      • el problema de fondo es sustituir la Ley y a los jueces por la Masa y la Calle, que es lo que produce los linchamientos y el fin de la civilización. Tu puntualización es oportuna sin embargo, ya que no se puede poner en la misma categoría el pobre diablo que se masturba en un parque y los diez argelinos que violaron a una menor durante 24 horas en Alicante.

      • No lo veo nada claro, si una mujer esta borracha o drogada en diferentes grados y un hombre tiene relacion con ella, independientemente de como este el en ese aspecto, aunque la mujer diga que si, que consiente, cuando se le pase el estado etilico o los efectos de las drogas, y despues se arrepiente de haber tenido relación sexual, siempre podria acusar a su compeañero de la noche anterior de violación, repito siempre, pues el efecto del alcohol o las drogas, según se dice por aqui, seria una circunstancia atenuante, en el cual siempre podria diluir la responsabilidad de sus actos, no asi el supuesto violador, aunque tambien se encuentre alcoholizado o drogado.

        Justo lo contrario de cuando conduces, el alcohol o drogas es una circunstancia agravante, nunca atenuante, sinceramente me parece un dislate y un contrasentido total.

        Ademas evidentemente el grado de alcoholismo de esta chica no parecia que fuera alto, ni tuviera inconsciencia de sus actos.

        • ¿”Independientemente de cómo este él”?. El alcohol y otras sustancias provocan efectos similares en hombres y mujeres. Concretamente, el alcohol desinhibe a ambos. Luego me pregunto por qué sí se tiene en cuenta si ella consume alcohol y no si lo consume él.

          Si crees que un alcohol en sangre de 1,3 gramos/litro en una mujer de unos 55-60 kilos no es alto, desconoces los efectos del alcohol a esas dosis. A esas dosis le corresponden unos 50gramos puros de alcohol, lo que supone varios minis.
          Piensa que 0.5g/litro es el límite para conducir.

  6. Hoy una articulista en El Mundo argumenta que el feminismo es el nuevo 15M. Yo estuve en el 15M metido de lleno desde el primer día hasta que no quedó una tienda, y puedo decir que no tiene nada que ver. El 15M era ante todo un foro de debate, que tomaba como referente el Foro Social de Vistalegre. Gente de toda clase de ideas pudo hablar y discutir en las plazas. En cambio, el feminismo es una hidra muy dirigida, con programas que tienen nombre y apellidos y patrocinadores inconfesables. No está abierto al debate y la razón, sino que apela a la emoción y el comportamiento tribal.

    • También es lamentable que se considere a Podemos como la herencia del 15M, cuando Izquierda Anticapitalista, que es de donde viene Pablo Iglesias, se dedicaba a repartir panfletos en las manifestaciones de Madrid apremiando a la gente a salir del 15M y reivindicando que la auténtica “revolución” era la de las Primaveras Árabes y Venezuela.

  7. Creo que lo que más agrava los hechos a nivel social es que el sexo sigue siendo un tabú y se espera de las mujeres que sean puras y castas. Por eso he leído a algunas mujeres tratar de repugnantes tanto a los cerdos con los que tuvo sexo como a la propia víctima, como si fuera un escándalo desproporcionado que una mujer pueda disfrutar del sexo como hacen hombres heteros, gays y lesbianas, los únicos a los que nadie crirtica por disfrutar de sus cuerpos.
    El caso es que algunos sectores politicos están muy interesados en hacer politica con el sufrimiento de los demás y por supuesto prefieren que todo siga como está, con mujeres aniñadas sin permiso para madurar con sus propias experiencias, a las que cualquier cosa les resulta insoportablemente doloroso. Que es la madera politica de esos sectores.

  8. Cabe, reflexionar, tras su argumentación, si la ley, con tantos matices que se nos escapan a los que no somos “picapleitos”, realmente persigue, con distinciones bizantinas, defender los derechos y libertades de todos los ciudadanos. Cabe pensar que, la ley, tal como está formulada, es un anacronismo histórico y sociológico que claramente no es capaz de defender, hoy en día, estos derechos y libertades. Supongo, por que no lo sé a ciencia cierta, que la ley de hace no mucho tiempo, no permitía a las mujeres abrir una cuenta corriente. Era ley, y si no me equivoco, ya desde los romanos, una referencia para la convivencia y la solución de distintos problemas sociales, lo que, por otro lado, no tiene porqué ser realmente garante de nada más que de una convención social determinada en un momento histórico.
    Bajo mi punto de vista, su exposición es una triste falta de valor para, una vez expuesta la realidad de la estructura legal, no ser capaz de señalar, desde su opinión, si esta dichosa ley con sus matices, le parece adecuada para juzgar con garantías hechos como los relatados. Ya sabemos gracias a usted cómo funciona, ahora nos gustaría que nos contase qué le parece. Personalmente, considero que es una mierda. Un saludo

    • Si no hubieran esos matices en la ley para diferenciar supuestos, podría tomarse al que se sobrepasa tocando el culo o una teta a una mujer -lo que sería un abuso- como violación. Y a nivel social ver a ese salido como violador, con la repercusión que tiene esa consideración.
      Al final, ningún hombre se acercaría a una mujer por temor a que por un roce desafortunado pudieran meterte en la cárcel. La opresión sexual crecería y terminarían las mujeres envueltas en un burka.
      La sobreprotección sexual de la mujer lo están usando desde la izquierda para someterlas a todas a una dictadura sexual al estilo musulmán. “Todos iguales y felices para siempre”.

      • Realmente, no sé que pasaría al final, lo que sí le puedo decir es lo que ha pasado al principio, que aplicando matices parece ser que cinco hombres pueden encerrarse en un portal con una mujer ebria y tomarla a su gusto y criterio.
        Su temor, ateniéndonos a los hechos, dista mucho de convertirse en realidad. Los abusos que usted señala deberían fácilmente asumirse como tales sin necesidad de elaborados sumarios judiciales que se extiendan de manera absurda e injusta en el tiempo. Tal como están las cosas, a día de hoy, me parece que peca de exagerado, cuando no de victimista, al hablar de sobreprotección sexual de la mujer, la verdad.

    • Frankfurt School recommendations
      1. The creation of racism offences.
      2. Continual change to create confusion
      3. The teaching of sex and homosexuality to children
      4. The undermining of schools’ and teachers’ authority
      5. Huge immigration to destroy identity.
      6. The promotion of excessive drinking
      7. Emptying of churches
      8. An unreliable legal system with bias against victims of crime
      9. Dependency on the state or state benefits
      10. Control and dumbing down of media
      11. Encouraging the breakdown of the family

      • Pero a la extrema izquierda se les ve mas intesados en poner un burka a las mujeres que en fomentar la libertad sexual.
        Por un lado fomentan la educación sexual de los niños, pero atenazan la libertad de los mayores, eso de la cosificación que se han inventado para que las mujeres no exhiban su belleza y hacer del mundo un lugar mas feo y triste.
        Todo parece dirigido para enviar a los hombres occidentales a la dictadura islámica, que es colectivista como el comunismo. Donde cualquier hombre desesperado por el feminismo marxista puede ver refugio ya que el islam permite tener hasta 4 mujeres y todas las esclavas sexuales que quieran. Y hasta pegarlas para que someterlas.
        Así que esta izquierda del marxismo cultural que parece luchar por la libertad sexual realmente lo hace para someternos a una dictadura teocrática.

        • el socialismo empezó a hablar de aliarse con el islam en los años setenta. El islam político ha tomado cosas del marxismo, y hoy en día un yihadista y un comunista comparten una visión del mundo y la sociedad muy compatible. Por otra parte, los partidos de izquierda sobreviven apelando al voto étnico y clientelar, que es determinado en los barrios y ciudades de Europa por los imanes; algo que la izquierda criticaba cuando eran curas diciéndole a la gente que votaran a la derecha (para que los comunistas no los mataran y quemaran las iglesias)

          • Ya me parecía a mi muy semejantes las dos ideologías.
            Incluso la corrección politica parece una copia del victimismo que usó Mahoma para escapar de Medina con la ayuda de los mismos judíos a los que insultaba.
            Parece que han cogido cosas del socialismo y del islam para jodernos a todos.

          • Tienen en común su mesianismo (utopía), considerar más real al colectivo que al individuo, el culto a la igualdad basado en laminar las diferencias, y la consideración de la violencia como un recurso legítimo e incluso moralmente superior. El islam se siente próximo al socialismo y, durante la guerra mundial, al nacional socialismo; “Mi Yihad”, de Adolf Hitler, era un bestseller en el mundo árabe incluso antes de que Hitler llegara al poder, y lo sigue siendo hoy en día. Por contra, los movimientos laicistas en el mundo árabe apelaron al nacionalismo histórico y la democracia liberal, como Ataturk.

          • Si pero es curioso, que cuando solo han tenido que cohexistir , por ejemplo en Turquia, comunismo vs Islam, el Islam ha barrido al socialismo con el autogolpe de Tayib Erdogan, o en la mal llamada primavera arabe en el caso de Egipto la izquierda progre fue barrida y reprimida despues de que ganaran los hermanos musulmanes, aliandose esta izquierda posteriormente con Al Sisi.

        • Sinceramente, AlejandroA, yo creo que en eso te equivocas en parte, por esa misma regla de tres, la izquierda se habria aliado con el cristianismo, yo creo que la izquierda tiene en comun con el Islam, que ambos tienen como enemigo comun a occidente, unos por que odian el capitalismo y los otros porque odian al cristianismo y al infiel, aparte de que estos ultimos odian que occidente se inmiscuya en sus paises en connivencia con sus elites.

          • ya me figuro que está en internet, quería preguntar si es producto de un estudio o una declaración oficial de algún grupo de filósofos. La escuela de Frankfurt es un concepto paraguas bajo el que se ponen muchas cosas. Es necesario precisar más, es un tema que me interesa, y espero que se trate en disidentia para que aprendamos

          • “School” no es un concepto paraguas es una school of thought, lo que no es, es un lugar fisico o jurídico. Las “recommendations” que si va a internet en algunos sitios son 12 en lugar de 11 son resúmenes de sus escritos, como le dije vaya y lea, en mi caso puedo sugerir pero no sentar cátedra, un foro no está para eso.

    • Freud´s pansexualism
      One of the main ideas of the Frankfurt School was to exploit Freud’s idea of ‘pansexualism’ – the search for pleasure, the exploitation of the differences between the sexes, the overthrowing of traditional relationships between men and women. To further their aims they would:

      • attack the authority of the father, deny the specific roles of father and mother, and wrest away from families their rights as primary educators of their children.
      • abolish differences in the education of boys and girls
      • abolish all forms of male dominance – hence the presence of women in the armed forces
      • declare women to be an ‘oppressed class’ and men as ‘oppressors’
      Munzenberg summed up the Frankfurt School’s long-term operation thus: ‘We will make the West so corrupt that it stinks.’

      The School believed there were two types of revolution: (a) political and (b) cultural. Cultural revolution demolishes from within. ‘Modern forms of subjection are marked by mildness’. They saw it as a long-term project and kept their sights clearly focused on the family, education, media, sex and popular culture.