Paul Johnson expone una teoría sobre el antisemitismo moderno que creo que es muy pertinente en estos momentos. Lo es por sí mismo, y porque expone una característica del marxismo que arroja una luz brillante sobre algún fenómeno ideológico actual.

Publicidad

Para exponer la tesis de Johnson me voy a basar en su historia del siglo XX, Tiempos modernos (Phoenix, 1999), y en su artículo Marxism vs. The Jews, en Commentary.

En este artículo hace un breve repaso de las principales fuentes del antisemitismo, para llegar al punto donde, de veras, comienza su artículo: en la Ilustración. Cita a Voltaire (es obligado hacerlo), a Proudhon, pero no a Kant. El motivo es que Johnson se centra en la vinculación de los judíos con el comercio. Y la tradicional condena del comercio se ha volcado sobre ellos, como epítome de esa actividad.

Si el marxismo fue la base del moderno antisemitismo, por más que las raíces de esta corriente sean varias veces milenarias, el marxismo es también la base de la nueva izquierda identitaria

Los judíos, un pueblo eternamente unido al éxodo, se han centrado en actividades que no estuviesen ligadas a la tierra, y que les permitieran salir de donde estén sin perder su capital. Por eso se han centrado en el comercio, en las finanzas, y en actividades intelectuales, como la medicina.

El socialismo, que es hijo de la Ilustración, es necesariamente crítico con el comercio, espina dorsal del capitalismo, y ha albergado con comodidad al antisemitismo. La tesis de Johnson es que Karl Marx le puso nuevos ropajes al atávico antisemitismo de la cultura europea, y en especial al anti semitismo socialista.

Karl Marx tiene su propio tratado antisemita, Sobre la cuestión judía, de 1844. Marx asume las tesis de Bruno Bauer (según Johnson y Jerry Müller en Capitalism and the Jews), e incide en esa vinculación entre judío y comercio, adornada con todo tipo de críticas. Luego, tanto el marxismo como el antisemitismo marxista se transmitieron a la cultura europea, por Karl Kautsky. Podemos continuar señalando la parsimonia de los socialistas a reconocer el Holocausto, o el papel de la Escuela de Frankfurt, pero no nos interesa ahora.

En realidad, el marxismo sólo aportó uno de los pilares del antisemitismo en Alemania. Pero encajaba como un guante en la oposición que había entre civilización (comercio, capitalismo, vida urbana, cosmopolitismo) y cultura (la visión romántica y bucólica que muestra una unión esencial entre pueblos, con sus elementos étnico y estrictamente cultural, y la historia). No hay más que sumar los marcos de Hegel y Darwin, y tenemos un cuadro bastante fiel.

Falta un marco más, y esta es parte de la tesis de Johnson. Dice en su artículo que la concepción mayoritaria en Alemania sobre cómo funcionaba la economía era la del propio Marx, y que “la siniestra aportación de Marx fue la de casar el antisemitismo económico de los socialistas franceses al antisemitismo de los idealistas alemanes”.

Seguimos por la senda de Tiempos modernos: mientras que el cristianismo situaba el mal en una figura religiosa (Satán), las nuevas religiones seculares tuvieron que encontrar la encarnación del mal en entidades puramente humanas. “La invención de Marx de la ‘burguesía’ fue la más comprensiva de estas teorías del odio, y ha continuado siendo la fundamentación de todos los movimientos revolucionarios paranoides, ya sean fascistas-nacionalistas, ya sean comunistas-internacionalistas”.

E incide en que “este nuevo antisemitismo, en breve, era parte de un alejamiento de la adjudicación de la responsabilidad individual, hacia una noción de la culpa colectiva; la vuelta, con ropajes modernos, de uno de los instintos más primitivos, bárbaros, e incluso bestiales”. En suma, “el antisemitismo teórico moderno era una deriva del marxismo, e implica una selección (hecha por motivos de conveniencia nacional, política o económica), de una sección particular de la burguesía como sujeto de ataque”.

De hecho, y paro de citar ya al historiador, Johnson dice que “Es significativo que todos los regímenes marxistas, basados como están en una explicación paranoide del comportamiento humano, degeneran antes o después en antisemitismo”.

Esta situación es paradójica, porque había una clara vinculación entre socialismo y judaísmo, en Europa y en particular en Rusia. No es sólo que Marx fuera culturalmente judío, es que se dan situaciones como que la Unión General de Trabajadores Judíos fue la primera organización marxista en Rusia. La presencia de judíos en los movimientos revolucionarios rusos era enorme, y mayor cuanto más a la izquierda era la organización.

Pero, aunque no lo parezca, todo lo dicho es sólo el punto de partida de este artículo. Pues lo que me llama la atención de todo este asunto es que el marxismo, como esquema mental, como marco de ideas, incluso como meta teoría, tuvo entonces, y tiene ahora, la capacidad de albergar o potenciar ideas distintas al marxismo, pero opuestas a la sociedad libre.

Si el marxismo fue la base del moderno antisemitismo, por más que las raíces de esta corriente sean varias veces milenarias, el marxismo es también la base de la nueva izquierda identitaria. Marx ahorma la concepción de los críticos de la sociedad libre; una sociedad transida por una insuperable oposición entre grupos privilegiados y otros que no lo son. Ese esquema dualista, atávico y sencillo, asimilable por cualquiera, que enciende las arcanas pulsiones que alimentan la envidia.

Esa envidia, disfrazada de justicia, es el combustible de la actividad revolucionaria, destruccionista diría Ludwig von Mises, encaminada a demoler la sociedad actual. Como el proletariado ya no es un actor revolucionario viable, como observó Marcuse, el marxismo ha buscado otros agentes de destrucción de la sociedad actual, como los pueblos indígenas, las razas no blancas, las mujeres… Por cierto, volviendo a la paradoja anterior, hay que estudiar el papel que tiene culturalmente el judaísmo en alguna de las ideas revolucionarias actuales.

El marxismo lo ha vuelto a hacer. Lo hizo con el antisemitismo, y lo ha hecho con la nueva izquierda. Es una teoría de teorías, es una concepción religiosa, que nos llama a luchar en el infierno para alcanzar un cielo imaginado.

Foto: Moises Gonzalez.


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Become a Patron!

17 COMENTARIOS

  1. Habrá que estar atentos al convulso tablero geoestratégico. Parece que a los que no ha cogido desprevenidos el nuevo poder talibán en Afganistán es al PCCh. Es otro episodio más de la decadencia de Occidente. Marlasca dice que el aeropuerto de Kabul es seguro, así que podemos temer lo peor…

    También es otro síntoma de la decadencia occidental la promoción del antisemitismo por parte de los progres.

    • Lo de Afganistán es fascinante, Biden bien podría invadir Cuba para desquitarse.

      El tablero ha cambiado, el mundo ya es oriente.

      Las ONG’s de la Bego deben estar pensando en forrarse acogiendo talibanes descafeinados.

      La pasarela Cibeles presentará el burka otoño invierno resielente.

      La cuestión es saber si van a venir vacunados y con pasaporte Covid, eso es fundamental para un demócrata.

    • Podemos ponerle la oficina a Marlaska en un kebab de Kabul. Junto con su cinta de correr y un generador (y gasolina) por si se va la luz. Porque en esos sitios tan seguros «eso» es lo peor que te puede pasar.

      Seguro que aprende un montó sobre usos y costumbres locales.

      • ¿Alguien sabe que audaz y valiente periodista español transmite en directo desde Kabul con un té de opio en la mano.?
        No estoy seguro si es Ferreras, su mujera, Pedro Chota, Inda o Maruhenda.
        Me dicen que es el youtuber Ibai vestido con burka.
        Joder, con los nuevos tiempos islámicos.

        O nos vacunamos con un chupito de Lepanto o perecemos fijo.

        Buen momento para leer a Cervantes.

  2. En su libro » La Revolución Rusa», Richard Pipes cuenta que en los primeros días de la revolución comunista, los obreros se manifestaban al grito de «abajo los bolcheviques y los judíos», identificando el bolchevismo con el judaísmo, dado el elevado número de judíos bolcheviques. El antisemitismo ha tenido muchas fases, una primera fue religiosa, y centrada en las turbas no en las élites, aunque éstas lo utilizasen cuando le convenía, por ejemplo los preclaros reyes de Francia e Inglaterra si necesitaban dinero, solo tenían que instigar el antisemitismo y voila expulsión e incautación. Los reyes de Francia hicieron lo mismo luego con la Orden del Temple, y su graciosa Majestad, así como los príncipes alemanes, repitieron la jugada con la Iglesia Católica en sus respectivas «reformas»…buenos dividendos obtuvieron. Pero el antisemitismo que interesa es el ilustrado, el racionalista, el científico, el que crea el racismo…yo ahí no veo la mano marxista por ningún lado. En cuanto al antisemitismo actual de la izquierda es hijo de la guerra fría, cuando la URSS decidió aliarse con los incipientes nacionalistas árabes, igual que hicieron los USA, y se inventaron a los palestinos por ejemplo. Bueno, hoy cualquier cosa puede pasar por la cabeza de alguien de izquierdas.

    • Ahora persiguen a los autónomos y clases medias con una jeringuilla.y los marcan con un certificado Covid.

      • Vale, pero yo creo que el mismo gobierno debe estar alucinando con la desesperación por una vacuna. De Barcelona se han desplazado a Figueres y al pirineo catalán.
        Lo mismo desde Sant Boi, Cornellà etc.

  3. ¿Eso de «El Capital»no es un manual de autoayuda con derechos de autor para herederos incapaces?

  4. Buenos días Don José Carlos

    Que algo de lo que dice hay, es muy posible.

    Pero que Paul Johnson y usted tienen un sesgo anglo que les impide analizar mas derivadas, también.

    Sobre el tema se podrían hacer tesis doctorales serias.. con diferentes enfoques. Así que voy a enunciar unas cuantas cosas a vuela pluma para enredar el panorama. Mas bien completarlo… porque el tema en si es un borrón muy complicado.

    Lo primero es el tema de que/quienes son los judios, si un pueblo, una religión… que se mezcla con lo del sionismo y después lo del Estado de Israel. Temas donde ni los propios interesados se ponen de acuerdo, menos los de fuera, y donde la existencia del Estado de Israel, que no existía cuando Marx y que ahora polariza la cuastión judia de manera obvia… cambia muchas perpectivas.

    Lo segundo es que la visión de Johnson es la de un británico (católico progre, pro concilio hasta las cachas…) que defiende los intereses de unos judios probritáncos.. que representan sólo una parte de su colectivo… Al respecto es curioso que él sea el clasico antifranquista extranjero católico que no se quiso enterar que era lo que estaba pasando aquí, a pesar de haber resido en Gibraltar y necesariamente tener que haber tratado con judios gibraltareños, que seguro que estaban en contacto con los mimos del norte de áfrica, que entre otros fueron quienes financiaron a Franco.

    Pero su rencor antifranquista, el de Johnson le puede. Y de la misma manera que si para cosntruir un paraiso republicano a su medida ( y a la de UK) había que obviar ciertos «detalles» lo mismo hace después con su teoría del marxismo antisemita.

    El problema fundamental es que ese mundo liberal que usted está empeñado en demostrarnos que es vital… ha derivado en ese paraiso comunista de lo políticamente correcto donde ese marxismo es la herramienta fundamental para controlar el proceso y al mismo tiempo servir de señuelo/caballo de Troya de que las cosas son de otra manera.

    Le dejo un link sobre los judios e Israel escrito por un judio:

    https://msur.es/2018/11/11/avnery-demonios-somos/

    No creo que el Sr Johnson y Avnery tuvieran mucho feeling entre si.

    Un cordial saludo

    • Curioso no veo a Paul Johnson tal como usted lo presenta , tal vez porque no he seguido su pista de declaraciones políticas o de situaciones actuales pero si he leído varias de sus obras, entre ellas, hace años la que hace mención el artículo, «Tiempos modernos» y su «Historia de los judíos», la cual me parece una excelente obra para conocer la historia de este pueblo desde los patriarcas hebreos. En ella explica muy bien, la importancia del hecho registrado en la Biblia , la compra de la cueva de Macpelá por parte de Abraham para enterrar a su esposa Sara, esa parcela tan reivindicada por parte del pueblo judío a lo largo de la Historia y que ha significado tanto para ellos durante tantísimos siglos y más de una vez causa de luchas interminables.

      En cuanto al artículo , la dedicación al comercio o actividades de fácil «traslado» de un lado a otro, de la misma manera que les ha dado libertad de movimiento también creo que ha sido su cruz, quien controla el comercio controla las sociedades y tal vez, esa ,ha sido una de las causas de tantísimas persecuciones a lo largo de su historia.

      Qué el marxismo siempre degenera en antisemitismo , es algo complejo para mi análisis pero puede ser , Marx propone abolir la apropiación privada sobre los sistemas de producción, es contrario a la burguesía comercial, empresarial y considera que la propiedad privada sobre dichos medios de producción no pueden ser de unas cuantas personas sino de los trabajadores. Algo que choca con la forma de comercio judía. Esto dicho así por encima, como digo, necesito por mi parte ,de un análisis más profundo .

      Leeré con calma el artículo al cual hace referencia » Marxism vs. The Jewsy» también el enlazado por usted, Rabo de pasa. Es un tema que siempre me ha interesado

      Saludos

      • Apreciada Emme

        le dejo un link mas general a algunas de las columnas de Avnery
        https://msur.es/equipo/avnery/
        (hay mas por ahí pero están en inglés)

        Fue (falleció hace poco) una persona curiosa y valiente en un conflicto complejo, que no tuvo miedo de hablar. Un judio alemán que con su familia (cuando era un niño) en los primeros años 30 se va a Palestina.. y con ello todo su devenir existencial.

        Merece la pena picotear en algunas de sus columnas.

        La cuestión es que la premisa de que eran un pueblo que no tenía a donde ir es desde el año 1948, menos fuerte. Y que dicho estado fue fundado bajo inspiraciones muy marxistas (atanto que los judios de EEUU lo mraban con mucha prevención).

        Marx es de antes de 1948, que yo sepa. Y Jonhson lo deberñia de saber. Y la dinámica del antisemitismo pasa por otras coordenadas.

        Y no se si Marx podría haber escrito el Capital, como lo escribió, de no haber sido judio. La internacionalizacion del comercio (que es lo que postula Johnson… debe mucho a los judíos… pero los «remedios» contra los efectos de esa internacionalización parace que los dio otro judio… remedios que también pasan por darle una solución «global» al asunto. El internacionalismo del socialismo está en la esencia de su movimiento. Lo otro es el fascismo (el genuino).

        Lo que está claro es que gran parte del peso de la promoción que ambas internacionaliziones van de la mano de personas del mismo pueblo.

        Y que el nacimiento del Estado de Israel ha supuesto un cambio de perdigma en la historia de ese pueblo que necesariamente debe influir en ello.

        Y que naciera cómo un Estado laico y que haya acabado derivando en uno cuasi teocrático ( a la manera de ellos) también deberñia de influir.

        Espero que de mi limitada capacidad para expresarme no se deduzca antisemitismo alguno.

        Algo imposible en mi porque no acabo de entender el concepto de raza elemento separador.

        Un cordial saludo

        • Solo por incordiar mas ;-)))

          Recuerdo que Soros es judio, pero que su familia se significó en el señalamiento de otros durante la ocupación nazi en Hungría. Y que actualmente no es un personaje muy querido tanto en Hungria cómo en Israel (aunque desde allí no se metan mucho con él).

          No se cual será la opinión de Johnson sobre Soros… y hasta que punto puede considerle marxista o antisemita… pero de lo que si estoy seguro es que Soros se considera sobre si mismo muy liberal y promotor del libre comercio.

          Hasta que punto ello se pega con las tesis de Johnson … pues no lo se. Pero Don Jose Carlos debería intentar ilustranos al respecto. Aunque me temo que es asunto «complicado»

        • Parece que los televisores, radios y periódicos lloran como mujer con burka lo que no han sabido defender como talibanes. Al parecer preparan el terreno lacrimógeno para forrarse con la exportación a Europa de talibanes descafeinados.

          ¿A qué Sánchez tarda.menos en dar pasta a una ONG de un colega que en sacar de allí a los españoles?
          A los diplomáticos los puede dejar a su suerte, es lo que ellos suelen hacer con los españoles en el extranjero.

          • Estimado Henry, yo creo que ahora toca a las feminista de todos los partidos, manifestarse bajo el lema del «Sí a la guerra»…¡hay que liberar a las mujeres afganas!…podrían empezar esta noche: el Ayuntamiento de Madrid ha anunciado que os solidarizamos con los afganos y vamos a colorear a la Cibeles con su bandera ¡Welcomes Refugees! bramará en breve Almeida, el continuador y admirador de Carmena, acompañado por Villacís

        • Lo que me ha parecido siempre francamente curioso del nacimiento del Estado de Israel, es que el movimiento sionista es muy equiparable a otros movimientos nacionalistas revolucionarios europeos, en particular su rama más radical, que durante la guerra de la independencia se centraba en el Palmach, la organización militar de las juventudes sionistas….y que tuvo que ser desarmado por el Ejercito de Israel una vez constituido como Estado.

          • ¿Qué fuente, la de el ángel caído?

            De todas maneras las feministas lo tienen fácil en Afganistán, basta enseñar a las afganas a volver a casa de la universidad solas y borrachas gritando solo si es si, talibán.

Comments are closed.