Para los Baby boomers, los años intermedios del siglo XX no fueron una época de paz y prosperidad, la merecida recompensa por soportar la Primera Guerra Mundial, la Gran Depresión, vencer a los nazis y resistir al totalitarismo comunista. Para ellos fue la época del racismo, el sexismo y la homofobia. Una época siniestra de la que sus padres debían ser rescatados. Y así lo hicieron, con su activismo de los 60.

Lo que sucedió en aquellos años fue un suceso único. La edad de oro del patriotismo y el deber se extinguió como los dinosaurios: súbitamente. Parafraseando a David Frum, de repente un cometa golpeó la Tierra, los gigantes se volatilizaron y fueron reemplazados por pequeños mamíferos como las ratas. Y el mito de los hijos se impuso al mito de los padres en un abrir y cerrar de ojos………..[CONTENIDO EXCLUSIVO MECENAS] 

SI ERES MECENAS de Disidentia y quieres acceder a este contenido en la comunidad de Disidentia en Patreon, haz clic en el siguiente título:

El temible legado de la generación sociópata

SI NO ERES MECENAS de Disidentia y quieres acceder a este contenido, haz clic AQUÍ, accederás al contenido bloqueado. Desbloquéalo haciendo clic en la imagen del candado y, a continuación, sumándote a nuestra comunidad de mecenas.

¿Por qué ser mecenas de Disidentia? 

En Disidentia, el mecenazgo tiene como finalidad hacer crecer este medio. El mecenas permite generar los contenidos en abierto de Disidentia.com (más de 900 hasta la fecha). Y su apoyo tiene recompensas: post especiales como este y Podcast. 

En nuestra comunidad de mecenas encontrarás no sólo contenidos muy elaborados, también Grupos de Opinión, donde cada persona, resida donde resida, puede aportar sus ideas, trabajar con los demás y juntos construir mucho más que un medio. En definitiva, queremos reconstruir esa sociedad civil que la política y los partidos han arrasado.

Súmate a nuestra comunidad. Con muy poco harás mucho.

Gracias.