Tras el calamitoso fracaso del comunismo y las crisis originadas por los excesos socialistas, los enemigos de los valores de la civilización occidental vuelven a cuestionar de nuevo los principios fundacionales y operativos de nuestras sociedades abiertas no atacando de frente, como antaño, nuestro sistema de convivencia social, es decir, los valores morales y el sistema democrático de derecho, sino a través de nuevos, variados y múltiples frentes.

En primer lugar, se cuestionan nuestros mejores logros. Vivimos un auténtico apogeo de logros humanos y sociales: esperanza y calidad de vida, acceso a la información, a  la educación, a la salud, crecimiento sin par de la población y al tiempo de la riqueza personal, exterminación de la pobreza, igualdad de oportunidades, etc. Frente a los contundentes argumentos empíricos que sostienen que vivimos el mejor mundo que haya existido nunca gracias a los valores de nuestra civilización occidental, nuestros enemigos se inventan falsas desigualdades amén de ignorar el enorme caudal de logros que no cesa de crecer.

Frente al imperio de la ley y la limitación del poder del Estado democrático, los actuales antisistema defienden una democracia ajena a la ley

En segundo lugar, se subvierte el Estado de Derecho. Frente al imperio de la ley y la limitación del poder del Estado democrático, los actuales antisistema –con los populistas y los nacionalistas al frente– defienden una democracia ajena a la ley para cursar sus más disparatadas ensoñaciones sin respeto alguno por la libertad individual que resultaría aplastada por sus delirios totalitarios si alcanzaran el poder.

En tercer lugar, se niegan las tradiciones. Los padres escolásticos de la Universidad de Salamanca descubrieron que las instituciones espontáneas, las nacidas y desarrolladas libremente con éxito por la sociedad civil, son cruciales para comprender los mejores logros de la historia humana: el lenguaje, la familia, el derecho, el mercado, la división del trabajo, el dinero, la ciudad, la democracia, el Estado, etc.

A tales instituciones cabría añadir muchas otras; desde los entierros y funerales hasta las procesiones, los bailes, las romerías, las fiestas populares, los toros, etc., todas ellas fruto de la tradición, que al decir de C.K. Chestertonno es otra cosa que la democracia extendida en el tiempo”. A los populistas les fascina prohibir las libres tradiciones, imponer sus lenguas y sustituir la democracia histórica naturalmente manifestada por sus enfermas ensoñaciones.

En cuarto lugar, se atacan los símbolos del progreso de Occidente. El automóvil es el símbolo mas elocuente de la libertad y del progreso material de Occidente y, junto con las autopistas, una de las más grandes expresiones de la libertad humana. Ambos están típicamente condenados por el populismo de moda que, cuando puede, pone todo tipo de obstáculos a su expansión, con gratuitas escusas y planteamientos ridículamente “rouseaunianos” a favor de las bicicletas que prácticamente nadie usa, ¡mientras no estemos obligados a ello!

La tradición, según C.K. Chesterton, “no es otra cosa que la democracia extendida en el tiempo”

En quinto lugar, se impone la ideología de género frente a la ciencia biológica. No conformes con la obvia libertad personal y el reconocimiento  de derechos consustanciales con la naturaleza sexual de las personas: heterosexuales, homosexuales y transexuales, el populismo pretende transgredir la naturaleza humana de carácter biológico, científicamente amparada, con argumentos puramente ideológicos que llegan a cuestionar principios como la patria potestad de los padres en la educación de sus hijos. El fin último de este proceso no es otro que la exterminación de la familia como eje vertebrador del desarrollo de la sociedad humana.

En sexto lugar, se sublima el Estado frente al individuo. En lugar de la responsabilidad personal, como máxima expresión del ejercicio de la libertad, para buscarse la vida, los populistas ofrecen la panacea de la dependencia del Estado, que incapaz de crear riqueza reparte la miseria entre todo el mundo con la excepción de la élite gobernante. Los ciudadanos así educados –en la inseguridad en si mismos– creen que su destino no depende  de ellos sino de “los que mandan en el Gobierno”. Los países más prósperos están libres de esta tara mientras que los más pobres malviven con ella.

En séptimo lugar se convierte en anatemas la Defensa y la Seguridad del Estado. Para el populismo la defensa y seguridad de la patria son anatemas que junto con la guerra, por justa que sea, no merecen atención positiva alguna. Los uniformes, la disciplina, el honor, la jerarquía, el orden, etc… todos ellos valores fundacionales de la civilización occidental deben ser extirpados incluso de los libros de texto de historia. Curiosamente en los países comunistas tanto la seguridad como la defensa son los ejes materiales de su existencia.

En octavo lugar, se fomenta la mala educación como garantía de éxito del populismo. La expulsión de las aulas de valores como: la disciplina, el esfuerzo, el mérito, la jerarquía del saber, el respeto a la autoridad del profesor, etc., junto con la desaparición de exigencias académicas y la enseñanza de falacias históricas sin cuento conforman una auténtica fábrica de “dependientes del Estado”, que sólo las familias con sentido de la responsabilidad pueden eludir…si tienen medios para ello.

En noveno lugar, se obstaculiza la función empresarial. Como en una sociedad no estrictamente comunista no se puede prohibir el ejercicio de la función empresarial, el  nuevo socialismo o populismo se dedica a obstaculizarla mediante impuestos, barreras administrativas, normas innecesarias, competencia desleal, etc., que limitan su desarrollo y empobrecen la sociedad.

¿Seguiremos cruzados de brazos o afrontaremos como merece el desafío de la desnaturalización de nuestra civilización?

En décimo lugar, se impulsa una política que implica la constante invención de derechos. Los políticos populistas se caracterizan por la invención sin fin de derechos que llaman sociales sin que nadie los reclame ni se puedan financiar sin deuda, es decir con cargo a las nuevas generaciones a las que no se puede preguntar. El resultado final no puede ser otro que una crisis financiera como la sueca de los años noventa y la más reciente que ha producido en España un estancamiento económico de diez años y una pérdida potencial de renta per cápita de al menos un 30-50%.

En undécimo lugar, se promueve un adanismo reinventor de la historia. No conformes con la historia real los enemigos de nuestra civilización la tergiversan de acuerdo con sus intereses, como si fuese posible rehacerla y hasta inventan palabras y ríos: casi cien recientemente en Baleares.

A diferencia del pasado histórico los enemigos de Occidente habitan dentro de nuestras fronteras, mientras que un buen número de países no occidentales utilizan abiertamente nuestras mejores instituciones: la libertad individual, el Estado de Derecho, la propiedad privada, la libre competencia en los mercados, el derecho mercantil, la seguridad jurídica, etc  para prosperar. Es el caso de los entramados institucionales de los países no occidentales que han conseguido prosperar y competir mundialmente como Japón, Corea del Sur, Singapur, Hon Kong, etc. ¿Seguiremos cruzados de brazos o afrontaremos como merece el desafío de la desnaturalización de nuestra civilización?


Si este artículo le ha parecido un contenido de calidad, puede ayudarnos a seguir trabajando para ofrecerle más y mejores piezas convirtiéndose en suscriptor voluntario de Disidentia haciendo clic en este banner:

19 COMENTARIOS

  1. No es sino la idea y la praxis liberal la que, enlazando y asumiendo la larga epopeya de inmensos logros y graves fracasos de la sociedad occidental, ha contribuido decisivamente a la superación de sus dogmas, salvaguardando los valores del humanismo y otorgándola los mayores niveles de libertad, bienestar e igualdad de toda su história.
    Pero, ahora, la plasmación de la mentira, difundida contumazmente por los medios de adoctrinamiento de masas y, singularmente, por la progresía al servicio y a sueldo de las socialdemocrácias postmarxistas, actuando como caballo de Troya del multiculturalismo, llevan camino de anular el conjunto de logros y valores universales acuñados en siglos para, negándose a sí mismos, ofrecerlos, sin lucha, como botín a toda suerte de totalitarismos.
    Decía Huntington, que el orden mundial no se construye sobre ideologías, sino sobre diferencias culturales. Y éste será el desafío de Occidente, como lo fue en el pasado: O defender su visión del mundo y sus tradiciones o sucumbir ante el orden y su servidumbre que le impondrán sus asaltantes.
    Pero Occidente ha contraído fatalmente la enfermedad del populismo, que siempre viene precedida por el engaño de los que prometían derechos sin límites, sin valorar antes los recursos de los que se valian, ni los méritos y obligaciones de los que emanan.
    Una casta de intelectuales de Occidente han compartido sus vicios con el populismo, denunciando la corrupción de las élites, sin referencia alguna a la de la propia masa de la que emergen.
    Han responsabilizado a los gobiernos, sin reconocer que éstos han sido serviles ante el votante mas hedonista al que han adulado hasta la nausea, unos y otros.
    Sus críticas han incurrido en el peor maniqueismo, al culpar en exclusiva al capitalismo y a las ideologías que lo apoyan, así como a sus gobernantes, omitiendo cualquier crítica a las conductas viciosas de una ciudadanía, a la que, ellos mismos, han aleccionado.
    Pero, quienes utilizan este discurso, muchas veces se proponen ellos mismos como alternativa, que, tal como el populismo convencional, presentan como solución solipsista y omnisciente.
    El corolario es que, tras años de discurso maniqueo, sus artífices han dando al traste con las normas sociales, que proveían de un equilibrio y control informal, creando de esta forma la ocasión propicia para que oportunistas endógenos y exógenos usurpen impunemente todos los resortes del poder y sus centros de decisión.

  2. Somos muchos los que afirmamos que hay una guerra no declarada contra la civilización occidental, que si bien se puso en marcha de una manera difusa recién terminada la II Guerra Mundial, ya fue claramente institucionalizada a partir del Mayo del 68. Es una guerra que tiene como objetivo la implosión desde dentro de las bases culturales de cerca de cuatro mil años de historia grecorromana y judeocristiana.

    Valores, algunos de ellos ya en el origen de nuestra civilización, como fue la defensa de la libertad del pensamiento individual en la Grecia clásica (origen de las libertades individuales y de su primigenia democracia); el valor de la sociedad basada en los órdenes espontáneos (origen de las instituciones sociales evolutivas básicas, empezando por la ley, la familia, la empresarialidad, los mercados, el dinero, etc.); las democracias modernas (con su separación de poderes, la limitación del Estado y el control del poder de los gobiernos por los ciudadanos); etc.

    Todos ellos están siendo puestos en entredicho no solo por la civilizaciones foráneas enemigas de todo lo anterior (muy en concreto el islam con su no separación de religión y Estado y eterno enemigo del judeocristianismo) sino por ideologías internas de carácter totalitario y colectivista (muy en concreto el socialismo en sus distintas variables y, las bioideologías (el ecologismo y sobretodo el feminismo con sus LGTBI, los cuales están poniendo las bases de un peligroso posthumanismo bajo el control omnímodo de los Estados).

    Con estas últimas, el socialismo pero muy en concreto el feminismo (que casualidad rechazado en todo oriente y países ex comunistas), allí donde hasta el presente no había conseguido entrar el socialismo en lo que refiere a la invasión de nuestras características más esenciales de nuestra privacidad (como son las identidades sexuales, y las relaciones íntimas), ahí el feminismo nos adoctrina vía LGTBI y ahí el feminismo destruye nuestra privacidad doméstica y relaciones íntimas abriéndo ambas totalmente al control del estado.

  3. Creo que entre los elementos destructivos que actúan contra nuestra sociedad occidental falta citar al feminismo radical. So pretexto de corregir unos problemas reales, el movimiento ha traspasado claramente sus objetivos originales y marcha en persecución de la más elemental célula de convivencia: la familia, calificada despectivamente como “la unidad machista heteropatriarcal”. Creo que de todos los movimientos antisistema es el más avanzado en la consecución de sus fines. Insidiosamente se ha comenzado reclamando respeto e igualdad para la colectividad LGTB y poco a poco ésta va sustituyendo como ideal familiar a la tradicional donde la mayoría de nosotros hemos nacido y vivido.

    Este movimiento forma parte de otro más amplio que con facilidad despierta furiosos partidarios en las clases más desfavorecidas: El mito de la Igualdad. Bueno sería leer esa entrada hace poco publicada en este mismo blog, en uno de cuyos párrafos se cita “Frente a este enfoque, se contrapuso primero el principio de igualdad de resultados, típico del pensamiento socialista, en la que todos los miembros de la sociedad deberían alcanzar las mismas metas, gozar de los mismos resultados y, por tanto, obtener un pedazo de la tarta equivalente. Nadie podría tener más que los demás, lo mereciera o no”. A este respecto, recomiendo un libro que hace muchos años escribió Gonzalo Fernández de la Mora: “La envidia Igualitaria”. Éste es sin duda el alimento base del populismo.

  4. “En primer lugar, se cuestionan nuestros mejores logros. Vivimos un auténtico apogeo de logros humanos y sociales: esperanza y calidad de vida, acceso a la información, a la educación, a la salud, crecimiento sin par de la población y al tiempo de la riqueza personal, exterminación de la pobreza, igualdad de oportunidades, etc”.

    Estando de acuerdo con la idea de fondo del artículo que anima a defender los valores occidentales conquistados, los cuales pueden verse amenazados de forma recurrente por ideologías sociales de corte identitario o religiosas de corte intolerante y dogmáticas, me pregunto si el articulista no cuestiona también lo expresado en este párrafo. No será tal el apogeo de los logros humanos y sociales, cuando se tiene necesidad de incidir en el retroceso que ha sobrevenido a algunos de esos logros o de revisar aquellos obstáculos que los dificultan e impiden culminarlos como sería deseable.
    De manera que, el mayor acceso a la información se vuelve en nuestra contra y acaba desinformándonos; el mayor acceso a la educación, lejos de educarnos, acaba pasando factura y esa diversidad “perniciosa” invade y contamina nuestro intelecto para desafiar nuestras creencias y modos de hacer tradicionales; el mayor acceso a la salud se ve frenado y condicionado al mismo tiempo por ese crecimiento sin par de la población, que de forma natural (aunque también inducida) deviene en un desigual acceso a los bienes y recursos.

    Ciertamente, abominar de la Defensa y Seguridad del Estado esta infantil e ingenuo que no resiste el más mínimo análisis crítico. Y lo mismo puede decirse de las acciones destinadas a obstaculizar la función empresarial y su desarrollo mediante impuestos, barreras administrativas, normas innecesarias, competencia desleal, etc.
    Sin embargo, en contra de lo que sugiere el artículo, creo que nadie escapa ni puede eludir la “responsibilidad individual” de sus decisiones. Si uno contrae una deuda hipotecaria inasumible, por mucho que los activistas antideshacucios den la vara, lo pierde todo y sinla solidaridad del entorno cercano, lo más probable es que acabe durmiendo debajo de un puente. Si uno se arriesga a contratar un depósito de ahorro supuestamente ventajoso y le han dado gato por liebre, pues es su problema, que hubiera leído mejor la letra pequeña (mire el ejemplo de las malditas preferentes de Caja Madrid).

    En fin, que, ejemplos en los que los ciudadanos asumen la responsabilidad individual, ya no solo de sus decisiones, también la de sus gestores políticos, hay infinidad. Y por mucho que vivamos instalados en el infantilismo o en el narcisismo, a nadie escapa la razón por la que los jóvenes tardan más en emanciparse del núcleo familiar. Si el empleo es precario y le sumas un difícil y desorbitado acceso al alquiler de una vivienda ¿hay algún desalmado que pueda cargar todo el peso de la responsabilidad en un individuo “infantil y narcisita”?

  5. China país poco occidental tiene hoy el mayor PIB PPA del mundo. De hecho el crecimiento ha sido espectacular hacia la prosperidad,…, Le siguen EE.UU, India, Japón, Alemania, Rusia, Indonesia,…

    Se puede concluir pues, es el Comunismo quien trae el prosperidad a los pueblos.
    La economía de escala y eso que llaman circulación de rentas con soporte del Estado (capitalismo) es responsable del explosivo crecimiento mundial.

    Nada tiene que ver con “los valores de Occidente”. “Occidente“ está principalmente asociado con los derechos políticos, explícitamente con la lucha contra la oligarquía. Con mayor o menor fortuna pero siempre presente en “el imaginario”. Venezuela también es Occidente y ahí está,…

    El progreso en “bienestar social”* nada tiene que ver con los “valores de Occidente”, de hecho fue circunstancial que tal cosa sucediese. Principalmente por la concentración del poder, el incremento del Estado (gigantesco Estado Liberal) y de sus ingresos (industrialización) , provocó ese el emerger de Occidente.
    Emerger después de los resultados de la globalización en la Edad Media: la peste negra.
    En tal caso “ese emerger“ es cosa de los turcos-otomanos, debido a la huida de lo que quedaba con sus ideas e historias sobre Occidentes desde Oriente.

    “Los ciudadanos así educados –en la inseguridad en si mismos– creen que su destino no depende  de ellos sino de “los que mandan en el Gobierno”. Los países más prósperos están libres de esta tara mientras que los más pobres malviven con ella.”

    Falsa simpleza.

    *:¿Una tribu vive mal? O, ¿solamente vive mal cuando llegan a expropiarle sus tierras y no tienen como defenderse y sobrevivir?

  6. Antológica, apoteósica columna de Jesús Banegas.

    Bravo!!!

    Me gusta toda ella, pero en especial el punto tercero, la referencia a las “instituciones espontáneas”.

    Cito:

    “A tales instituciones cabría añadir muchas otras; desde los entierros y funerales hasta las procesiones, los bailes, las romerías, las fiestas populares, los toros, etc., todas ellas fruto de la tradición, que al decir de C.K. Chesterton ‘no es otra cosa que la democracia extendida en el tiempo’ “.

  7. Cite , al menos por coherencia , alguno de esos derechos que dice Ud que se estan algunos inventando
    y cite por honradez , que si no hay para financiar los que estan reconocidos,
    es por que se ha rescatado y favorecido a empresas privadas en exclusividad

  8. Nunca ha habido comunismo en ninguna parte y socialismo solo en Rusia y poco mas
    En europa hemos tenido socialdemocracias capitalistas , ( ” casualidad” en este “sesudo” analisis no se cita ) ,que a causa de los neoliberales fascistas al estilo de PP y Cs en España, privatizan y ademas a dedazo entre amigotes : niños sin comer en españa, gente pasando frio en invierno, gente viviendo en la calle a beneficio de los bancos, rescates a empresas privadas, etc etc etc etc
    Ha gobernado la derecha mas T si estamos como estamos es por ellos y no por los socialistas y por supuesto no me refiero al pasoe.

    • …y la gente que privatiza a dedazo es el verdadero antisostema , fascistas,
      la gente que se carga la democracia, no quien la defiende de ellos

      • Ande comase dos huevos duros y váyase a votar el referendo de los seiscientos mil euros y saque sus comunistoides meninges de este site

    • “Nunca ha habido comunismo en ninguna parte y socialismo solo en Rusia”,

      Lo que hay que leer.

      Que barbaridad y que demagogia tan incomprensible, sólo la ignorancia puede escribir algo así, Una cosa es ser de izquierdas, comunista, socialista, anticapitalista o lo que uno quiera ser, pero soltar semejante barbaridad no tiene nombre.

      El resto del comentario y los siguientes que ha dejado por la misma vía

  9. El comunismo no ha fallado, se ha metaforseado aunque es dificil de explicar el mecanismo para la gente no iniciada. De siempre se ha dicho que los que controlaban el politburó ruso eran los Rotschild y por lo tanto controlaban las materias primas rusas y petroleo de ls que el español-marroquí-belga Max Rich del B´nai B´rith era brazo.

  10. Diríase que el sistema se está haciendo cada vez más antisistema. Cuando la gente dedica cada vez más energía y tiempo a cosas perjudiaciales para los pueblos occidentales y esa autoagresión se ve como liberadora es que una ceguera creciente nubla el entedimiento.
    Me temo que tocaremos fondo y… seguiremos cayendo.

  11. Buenos días,

    La creación de paraisos terrenos siempre va precedida por la revolución y a ser posible, revolución sangrienta, que es la que mejor y más rápido se asienta, que aniquile el sistema.

    Si. Jiuston tenemos un problema, un grave problema: no sabemos identificar al enemigo quizá porque Occidente dejó de pensar, quizá porque el monstruo que nos acecha tiene mil cabezas y es listo.
    La pinza, aquella de la que hablaba Felipe Gonzalez, alias Mister X, se va cerrando.
    De un lado la invasion musulmana se va completando poco a poco. Los porcentajes poblacionales producirán la inevitable catarsis, que hasta un ciego vería venir de lejos.

    De otro lado los antisistema, con sus grotescas consideraciones sobre la razón del hombre, bombean veneno cultural sobre la poblacion.

    Hay un deber de resistencia. Asi fue siempre que los pueblos se sentian atacados. Este paperblog es una buena muestra de ello.

    Feliz domingo

  12. Estando de acuerdo con todo lo que ha expuesto en su artículo, hay puntos que “depende”. El problema de la sociedad hoy en día es que los valores tradicionales, éticos, justicia, responsabilidad, respeto, honestidad, libertad, lo que serían las virtudes cardinales; Prudencia, Justicia, Fortaleza, Templanza, se están perdiendo y los conocidos en la tradición cristiana como pecados capitales se están instalando con fuerza en la sociedad, lujuria, ira, avaricia, gula, envidia, pereza, soberbia. Ello nos da la sensación que la sociedad se está desmoronando, destruyendo y tal vez sea así.

    No creo que sea un problema de ruptura con las tradiciones, éstas nunca han sido igual a lo largo de los siglos, nacen, se desarrollan, unas permanecen más a lo largo de la historia, otras desaparecen al poco de nacer y otras se van modificando o llega un momento que simplemente quedan relegadas al olvido, incluso muchas al cabo de años vuelven a recuperarse y otras se borran para siempre. Algunas incluso se intentan mantener por aquello de dar una nota pintoresca a los lugares, como puede ser la transhumancia (podrían ir en camiones las ovejas y se mantiene esa tradición pero más bien como fiesta o acto institucional). Hay tradiciones que desaparecen por inhumanas.
    Las costumbres, las tradiciones cambian según van cambiando las sociedades. Otra cosa es que no debemos olvidar de donde venimos, donde estamos y sobre todo hacia donde queremos ir, ahí la sociedad anda a la deriva. No podemos relegar de nuestras tradiciones para dar paso a las tradiciones de pueblos que nada tienen que ver con nosotros o que simplemente han evolucionado de una manera muy diferente o simplemente se han quedado anclados en el pasado.

    La seguridad me parece esencial en un país. La apertura de fronteras a lo largo de la historia nunca trajo nada bueno, los pueblos siempre se han protegido y ahí es donde nuestra sociedad está en peligro. Una cosa es el intercambio comercial, que siempre lo hubo, incluso lo veo necesario y otra cosa es la no existencia de control de fronteras y permitir la entrada de pueblos con ideas, valores, culturas tan dispares y sobre todo con tradiciones que son ley y que son tan opuestas a las de las sociedades donde se van a instalar, sociedades más permisivas y por lo tanto más vulnerables. Si no hay control, ni vigilancia de fronteras se mete al enemigo en casa.

  13. Siempre le formulo al progre de guardia la misma pregunta depués de aguantar su homilía: ¿Por qué si somos tan malos y todo tan abyecto hay tantos que se juegan hasta la vida para venirse aquí?.

Comments are closed.