La historia empieza así. El gobierno publica una ley para que los burros vuelen. Pasado un tiempo, se comprueba que los burros, pese a su obligación legal de volar, no lo hacen. Pero el Gobierno, lejos de rectificar, justifica el fracaso de la ley alegando que no se ha gastado lo suficiente para que los burros vuelen y se destinan más recursos para asegurar el éxito de la iniciativa.

La gente sensata protesta alegando que los burros son burros, no águilas. Entonces, el Gobierno pone en marcha una intensa propaganda para denunciar que hay sectores en nuestra sociedad que odian a los burros y quieren negarles su derecho a volar.

Con el paso del tiempo, una parte importante de la población olvida la cuestión clave: que los burros, en efecto, no son águilas. Y el debate deriva hacia un enfoque moral con dos bandos enfrentados. Por un lado, la línea oficialista, que establece la obligación de amar a los burros y defender su inalienable derecho a volar como las águilas. Por otro, los críticos, que consideran la iniciativa un disparate.

Para neutralizar a los críticos, el Gobierno establece el delito de odio al burro volador. Y para reeducar a los que consideran que los burros voladores son una patraña, se crea la figura del agente experto en perspectiva de burros voladores. Además, a las nuevas generaciones se las orienta hacia la devoción al burro volador. El burro volador y la Democracia son inseparables. Negar la existencia del burro volador significa negar la democracia.

Las evidencias ya no importan. Se trata de estar del lado de la Historia, promover un mañana mejor en el que los burros puedan surcar los cielos libres y gráciles como palomas. Hasta que ese día llegue, el burro volador es algo aspiracional, una lucha alrededor de la que florecen políticas, observatorios, subvenciones, asociaciones, agencias internacionales, incluso nuevas carreras universitarias

Sin embargo, pese a todos los esfuerzos y después de miles de millones de euros gastados, los burros, que son muy suyos, no ejercen su derecho a volar. Y lógicamente afloran las críticas por la disparidad de los recursos empleados y los resultados obtenidos. Pero el Gobierno de nuevo recurre a la propaganda y neutraliza el debate lanzando una consigna: «¡Ni un paso atrás en la defensa de los burros voladores!». Los importantes avances conseguidos en materia de derechos para el burro volador marcan un antes y un después, son la diferencia entre una sociedad egoísta e insensible y una sociedad diversa y plena de empatía.

Décadas más tarde, los burros siguen sin volar. Nadie ha visto a ninguno hacerlo. Pero el burro volador se ha convertido en un símbolo. Las evidencias ya no importan. Se trata de estar del lado de la historia, promover un mañana mejor en el que los burros puedan surcar los cielos libres y gráciles como palomas. Hasta que ese día llegue, el burro volador es algo aspiracional, una lucha alrededor de la que florecen políticas, observatorios, subvenciones, asociaciones, agencias internacionales, incluso nuevas carreras universitarias. También las multinacionales colocan al lado de sus marcas el sello normalizado del burro alado para demostrar al público que están a favor de la gran causa.

Hay un Día Mundial del Burro Volador, un doodle de Google y huelgas estudiantiles, y de las otras, en defensa del burro volador, porque el burro volador, como símbolo del Bien, siempre estará amenazado por el Mal. La mejor prueba de ello es que los burros siguen sin ejercer su derecho a volar, no porque sean inasequibles a los deseos del legislador, sino porque subyace una opresión estructural que se lo impide. El mundo académico hace tiempo que se sumó a la causa, y los científicos sociales amontonan estudios con datos agregados sobre la población de burros y la aplicación del derecho a volar. La conclusión es unánime: hay mucho margen de mejora, pero son necesarias nuevas leyes y más recursos. El burro volador goza de un gran protagonismo en las citas electorales. Años de campañas de sensibilización logran que muchas personas consideren que la intención debe prevalecer sobre la evidencia. La intención es legítima y buena; la evidencia, limitante y malvada. Así pues, el burro no debe depender de sus capacidades reales sino de las aspiraciones que se le reconozcan. ¡Por un burro volador digno!

Estar a favor o en contra del burro volador puede marcar la diferencia entre sumar votos o restarlos. Y lo que es más importante: acceder o no al generoso presupuesto al que se ha hecho acreedora la gran causa. Por lo tanto, los partidos que antes consideraban al burro volador como un disparate legislativo, moderan su discurso. Todavía no reconocen el derecho del burro a volar, pero sí su derecho a saltar como una gacela. Entonces, el burrismo se desdobla en dos corrientes: un burrismo radical y un burrismo moderado. Pero el burrismo es ya una corriente dominante.

La Ley del deseo

Es probable que usted, querido lector, asocie esta delirante metáfora con algún caso concreto. Pero, en realidad, no hay un burro volador sino muchos. Encontrará parecidos razonables no en una sino en numerosas iniciativas legislativas. Esas iniciativas que, inicialmente, polarizan la política y la opinión pública, para después constituirse en corrientes dominantes. También puede considerar que este texto es una explicación práctica y pretendidamente amena de la ventana de Overton, una teoría que pretende explicar cómo es que se legitiman ciertas ideas ante la opinión pública, y cómo a partir de ahí, muchos ciudadanos se adecuan a estas ideas por disparatadas que sean. Se trata de una metáfora desarrollada por Joseph Overton, que fue vicepresidente de Mackinac Center for Public Policy, en Michigan, uno de los centros de política pública más importante en los Estados Unidos.

Cuando se trata de iniciativas legislativas y políticas públicas, y las opiniones que se generan en torno a ellas, quienes construyen la ventana a través de la que se dirigirán y limitarán las miradas son los grupos que o bien tienen una determinada autoridad o bien pueden influir en el poder político

Overton utilizó la metáfora de la ventana para transmitir la idea de un espacio reducido y delimitado, a través del cual se pueden ver unas cosas, pero no otras. Como toda ventana, su ubicación ha sido determinada por alguien. Dependiendo de esta ubicación, la ventana puede ser, por ejemplo, exterior y ofrecer amplias vistas panorámicas o, por el contrario, ser interior y proporcionar un campo de visión bastante reducido. Así, cuando se trata de iniciativas legislativas y políticas públicas, y las opiniones que se generan en torno a ellas, quienes construyen la ventana a través de la que se dirigirán y limitarán las miradas son los grupos que o bien tienen una determinada autoridad o bien pueden influir en el poder político. Estos agentes definen y colocan en determinadas posiciones las ventanas a través de las que observamos lo que ocurre a nuestro alrededor.

Esta teoría, que puede estar presente en la metáfora, debería sin embargo complementarse con otra. Por ejemplo, con la teoría de la lógica de la acción colectiva, desarrollada por el economista y sociólogo Mancur Olson. Al fin y al cabo, los grupos que pueden influir para colocar las ventanas en unos lugares y no otros lo hacen movidos por determinados incentivos. Esta teoría sostiene, que, dado que organizarse implica costes, el individuo sólo se movilizará si prevé que sus ganancias compensarán el esfuerzo. Esto significa que sólo un fuerte incentivo individual y selectivo estimularía a una persona racional a cooperar con el grupo. Por eso, toda gran causa va acompañada invariablemente de un generoso presupuesto que tenderá a incrementarse con el tiempo.

Por último, también podría formar parte de esta historia la teoría de la elección pública, que analiza las decisiones colectivas o públicas de los agentes políticos, y busca definir un marco institucional óptimo que limite el poder político frente a la sociedad civil para que la democracia no degenere en clientelismo.

Sean pertinentes o no estas teorías, el caso es que en la política actual los burros voladores abundan, estos pueden adoptar la forma de la teoría queer; o el atrabiliario concepto de «violencia de género», según el cual la mujeres sufren la violencia de los hombres por el simple hecho de ser mujeres; o la idea de que cuanto más gaste el Estado, lo público funcionará mejor; o que un mundo radicalmente igualitario es el paraíso en la tierra; o también que el progreso consiste en destruir el pasado. Sin embargo, seamos sinceros, nadie ha visto volar a un burro.

Aunque esté prohibido decirlo, la inmensa mayoría de las personas sabe en su fuero interno que jamás ninguno lo hará, ni hoy ni dentro de mil años… ni cien mil millones de euros después. La política del burro volador es una política tan endeble e insostenible que no hace falta derribar a los burros voladores a cañonazos, bastaría un leve cambio en la orientación de la mirada de la sociedad para que se desvaneciera de un día para otro. Si no sucede así es porque cada vez que asoma la cabeza la prosaica realidad, alguien oportunamente exclama: “¡Mirad, un burro volando!”. Y volvemos la mirada.

Este artículo pertenece al bestseller «La ideología invisible» (2020)

Foto: Mark Williams


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

 

3 COMENTARIOS

  1. A veces la metáfora es más efectiva para explicar algo que profundas disertaciones. En realidad la metáfora es la manera de meter algo grande en un bolsillo pequeño.

    A medida que leía el cuento de los burros voladores me venían a la cabeza múltiples relatos similares narrados a lo largo de la historia.

    Creo que con una pequeña adaptación se puede convertir en un cuento clásico que las madres inteligentes contarán a sus hijos la noche antes del primer día de colegio.

    Solo hasta la mitad del artículo, a los niños los sociólogos y economistas le importan un comino si el cuento ya le ha descrito el monstruo.

    Buen artículo. A mí me ha parecido el mejor analisis sobre burros voladores que he leído.

    Después de un «contador de nubes» que otra cosa podíamos tener que un contador de burros voladores.

  2. Excelente y desoladora columna al mismo tiempo Don Javier

    El problema de verdad, para los organizadores del tinglado de los burros voladores (no para los idiotas que los apoyan, que están *odidos desde hace tiempo, aunque en su idiocia sean incapaces de percibirlo de manera lógica), vendrá cuando de verdad tengan que enfrentar a esa sociedad delirante con un problema real.

    Eso que históricamente ha acabdo en guerras y/o invasiones. Y donde perdía el que menos en la realidad estaba.

    Y con la derrota se acababan los privilegios de esa élite, véase lo que le ocurrió a los nazis, auqnue algunos encontraran cierto acomodo «paperclip» mediante.

    O los de la nomenklatura soviética, aunque Putin fuera un fiel representante de ella. Putin es especialista en detectar burros voladores y en saber lo peligrosos que son. De ahí que no los tolere en su territorio y de ahí la inquina que se le tien.

    Si alguien cree que los chinos o la morería están también por los burros voladores.. puede esperar sentado.

    Los «apostóles» de los burros vladores no son tontos y lo saben.

    Y lo que se pretende es resolver ese «incómodo» problema haciendo que sea algo tan general que nadie en ningún territorio pueda tomar ventaja de la idiocia del vecino para imponer sus fines.

    A eso le llaman «globalización».

    Hay que estar atento a las prisas que tiene esa gentuza (los apóstoles de los burros voladores) por consolidar una victoria en una guerra que a priori pareciera ganada con sólo dejar pasar el tiempo.

    Y es que quizá no la tuvieran tan ganada, y acontecimeintos como los de Trump, y que China y Rusia no se debleguen cómo estaba previsto puedan suponer una vuelta atrás, a los tiempos qn que los burros no volaban; que obliguen precisamente a la vuelta de tuerca actual.

    Un cordial saludo

Comments are closed.