Unos lo definen como superioridad moral de la izquierda, otros como el predominio de determinados valores a costa de alternativas más válidas pero, a lo que parece, menos atractivas para las almas bellas. En cualquier caso, hace tiempo que la política y la cultura están dominadas por un único discurso.

Con Guillermo Gortázar (historiador), José Luis González Quirós (filósofo) y Javier Benegas (periodista).

2 COMENTARIOS

  1. Lo siento por D. Guillermo Cortázar, pero me voy a mojar, tengo la convicción, no la certeza, que el pacto de Arrimadas con «el Fraudillo» consistía en tres estados de alarmas más, el apoyo a los presupuestos, hacer de comodín de los nacionalistas cuando a estos no les interese apoyar alguna propuesta… y algunas cosas más, todo eso sí, con el debido disimulo, como la última ley aprobada sin apoyo de Ciudadanos, esta vez tocaba votar a los otros.

    (de ahí que Sánchez ni se molestará en comunicarle a Inés que pensaba prorrogar el estado de alarma un mes más, pero si ya estaban pactados quince días antes los cuarenta y cinco días más, estos periodistas españoles no pueden ser más ingenuos, menos mal que está Disidentia para pensar) de verdad.

    A D. Javier no le digo nada, comparto su… voy a buscar una palabra aproximada al estado de ánimo que me produce este gobierno, voy a ver… mejor lo dejo, no vaya a ser…

    Y a Quirós que le voy a decir, que lleve memorizado el CIF de alguna empresa inactiva cuando vaya a comprar estiércol, algo de picardía Señor Quirós, no se puede ser tan alemán.
    Por cierto, un indicio que no se debe pasar por alto, solo autónomos o sociedades pueden comprar estiércol. Eso ha sido más una premonición que una compra fallida.

    Creo que la acción del gobierno solo es comprensible si el objetivo es forrarse con la ruina de la nación, solo así es comprensible, tanta imbecilidad es imposible acumularla a propósito. Aunque pudiera ser que éste sea el grado de degradación de la política española.

    Observamos que la estructura de corrupción del gobierno funciona a la perfección, algo que se ha mostrado con claridad en cada una de las compras realizadas. Casi podemos trazar un mapa de la corrupción de las compras estatales.

    La última noticia que me llama la atención y confirma mis peores temores, «los hosteleros temen que los fondos buitre se hagan con el negocio»

    Eso es lo que me ha quitado el sueño desde el primer día, todo parecía indicar que el gobierno estaba provocando la quiebra de la nación para facilitar el vuelo a los buitres que les han ayudado a llegar al gobierno.

    Me temo que es el objetivo, solo si tenemos presente esta posibilidad se vuelven lógicas las decisiones del gobierno.

Comments are closed.