Es necesario apagar varios miles de neuronas para escuchar, sin tener que lamentar irreparables daños intelectuales, frases del tipo “esta epidemia es la venganza de la naturaleza”, “la naturaleza es nuestro primer escudo contra las pandemias” o “los humanos se retiran y los pájaros vuelven a las ciudades”. Asignar una intencionalidad, siquiera insinuarla, a una epidemia – que no es más que la consecuencia letal de la expansión estocástica de un agente microbiológico patógeno entre un alto número de individuos de una especie cuyo sistema inmunitario no está preparado para hacerle frente- es como afirmar que en Escocia llueve más porque a las nubes les gustan los escoceses mojados. Postular a la naturaleza como escudo frente a tales sucesos aleatorios es desconocer la esencia de nuestra relación con el medio que nos rodea: lucha denodada por la supervivencia y la necesaria longevidad que nos permita transmitir nuestro código genético y perpetuar la especie. Lucha continua frente a microorganismos, especies competidoras, especies altamente venenosas, inclemencias climatológicas, terremotos, tsunamis, erupciones volcánicas, … en definitiva, lucha contra todo en persecución de materia, información y energía. Por último, las ciudades no están hechas para los pájaros.

La vida, no sólo la nuestra, hablo de cualquier forma de vida sobre el planeta, es apenas esto: consumiendo y procesando información, energía y materia, los seres vivos son capaces de prorrogar los procesos entrópicos a los que nos condena la física, asegurando la transmisión de su ADN. Los mecanismos biológicos que usamos para ello generan a su vez, y mientras no entren en obsolescencia, información, materia y energía que son devueltas -en forma procesada- a nuestro entorno. Las particularidades genéticas de cada especie determinan no sólo la efectividad de estos procesos, también el tiempo durante el cual las herramientas biológicas de que nos servimos para ello pueden funcionar a pleno rendimiento. Transcurrido ese tiempo, caemos por la pendiente de la entropía hasta que de nosotros apenas queda algo más que polvo de estrellas.

La materia

Los humanos, aunque les parezca muy extraña mi afirmación, necesitamos comer. De nuestra capacidad para la obtención de alimento depende nuestra supervivencia como especie y como individuos. No somos capaces de producir por nosotros mismos gran número de vitaminas, aminoácidos o minerales esenciales para mantener en funcionamiento nuestra maquinaria orgánica. Debemos extraerlas de la ingesta y transformación de materiales procedentes de otras especies, del mismo suelo. El aporte de hidratos de carbono, proteínas y materias grasas es indispensable para la construcción y reconstrucción de las estructuras óseas, musculares, histológicas y celulares que nos permiten el crecimiento, el movimiento, la comunicación y el intercambio con nuestro medio.

Los babilonios no entendían de microbiología, pero sabían perfectamente que la probabilidad de supervivencia de una persona bien alimentada era infinitamente mayor a la de una persona desnutrida. Y que el hambre mataba siempre

Desde la aparición de las civilizaciones más antiguas hasta nuestros días, el desarrollo de sistemas de cultivo y cría de animales ha sido uno de los objetivos principales de nuestro quehacer diario. Los babilonios no entendían de microbiología, pero sabían perfectamente que la probabilidad de supervivencia de una persona bien alimentada era infinitamente mayor a la de una persona desnutrida. Y que el hambre mataba siempre. El manejo de las aguas de Tigris y el Éufrates les permitió asentarse, desarrollar y mejorar los procesos agrícolas y ganaderos y formar una civilización floreciente y próspera. Hoy somos capaces de alimentar a casi 8 mil millones de humanos gracias al perfeccionamiento y mejora de nuestras técnicas de cultivo, al desarrollo de cereales mejores, más resistentes a las plagas y de mayor poder nutritivo. Herbicidas, insecticidas, técnicas genéticas, mejora en los sistemas de regadío (ingeniería), … todo eso lo hemos desarrollado porque tenemos que comer. La ausencia de materia alimentaria mata.

La energía

La maquinaria biológica que nos mantiene vivos necesita, además de materia, energía. Energía desde afuera. Nuestra capacidad para mantener de modo autónomo la temperatura corporal en niveles aptos para el desarrollo de las actividades catabólicas, metabólicas, enzimáticas, circulatorias o de transporte es limitada.  Nuestro corazón deja de funcionar correctamente, nuestro sistema nervioso también, en cuanto nuestra temperatura corporal baja de 35°C. Podemos estar seguros: sin el manejo del fuego y el desarrollo de la vestimenta no estaríamos aquí. El uso de pieles de los animales cazados unido al manejo del fuego y el desarrollo de la vivienda son las condiciones elementales sin las que la expansión del ser humano sobre el planeta no hubiera sido posible. Y no debemos pensar exclusivamente en la colonización de regiones en altas latitudes, o en la última glaciación. En los cálidos desiertos africanos, en las sabanas, la temperatura baja considerablemente con la puesta del sol. La humedad, además, acelera los procesos de hipotermia. Es cierto que podemos morir de choque de calor. Pero la ciencia nos dice que el frio mata 20 veces más que el calor. El desarrollo de sistemas de calefacción, la arquitectura y de la industria textil son, por tanto, elementos fundamentales a la hora de conservarnos vivos. La incapacidad para generar energía y conservarla en un recinto cerrado mata.

La información

El tercer elemento fundamental sobre el que se basa nuestra capacidad de mantenernos vivos es la información. Es cierto que nuestros sentidos son instrumentos imperfectos de recogida de información, defectuosos incluso si los comparamos con los de algunos de nuestros competidores en el planeta, pero son los que tenemos y nos permiten percibir lo que nos rodea. Ver, oler, escuchar o palpar nuestro entorno es de vital importancia. Tampoco podemos presumir de un cerebro portentoso, pero es capaz de procesar toda esa información y guardarla, permitiéndonos así el aprendizaje y la acumulación de experiencias. Además, y gracias al lenguaje, podemos comunicar lo aprendido y experimentado a otros humanos, tanto a los contemporáneos como a los de generaciones futuras. La ventaja evolutiva es esencial: nos autopercibimos en el tiempo, identificando nuestro pasado, conscientes de nuestro presente y capaces de hacer planes y previsiones para un breve -pero importante- período en el futuro. Esto no sólo ayuda definitivamente a reducir nuestra sensación de incertidumbre, nos anima a mejorar día a día nuestra capacidad de previsión: desarrollamos técnicas e innovaciones que nos permiten mejorar los resultados obtenidos ayer en la resolución de los mismos problemas. Limitar nuestra capacidad de innovación limita nuestra capacidad de supervivencia. Olvidar lo aprendido, por lo general, mata.

Sostenible y circular

Si para dictar eslóganes que niegan todo lo apuntado hasta ahora es necesario apagar varios miles de neuronas, la invención de un “nuevo normal” tras un acontecimiento traumático requiere, además del apagón neuronal, de una enorme dosis de misticismo y superchería. No darse cuenta de que todos los “mañana” posibles son nuevos, ignorar que nuestra interrelación con los congéneres y nuestra relación con todo lo demás se enmarca en el contexto de la complejidad dinámica no es suicida sólo desde el punto de vista económico, también desde el punto de vista sociológico, biológico si me apuran.

Economía sostenible, economía circular. La economía no es otra cosa que el resultado de la interacción libre entre las personas. Todo lo que hacemos puede ser considerado parte de la economía, porque debe ir encaminado a satisfacer los criterios vitales de los que les hablaba más arriba: comer, defenderse de las amenazas naturales y aprender/enseñar. En otras palabras: prosperidad. Siguiendo el pensamiento de F. A. von Hayek, no podemos considerar la economía (el mercado) como un algo capaz de voluntad o intencionalidad y, por lo tanto, sus resultados nunca serán “justos” o “injustos”. La planificación de todas las interacciones posibles en el contexto económico tampoco es garante de resultados preferibles. Por un lado, los resultados de la acción económica no pueden ser homogéneos, dado que no dependen de la acción de uno o pocos individuos planificadores, sino que -como en un juego- otros, muchos participantes interfieren con sus propias intenciones las de aquellos. Según Hayek, por ejemplo, los precios no tienen la misión de premiar a alguien por lo que se ha hecho, son más bien herramienta de información sobre lo que, en interés propio y general, se debería hacer (Hayek, “Derecho, legislación y libertad”1973). Por otro lado, la idea de la existencia del mercado únicamente como espacio de intercambio de productos finales es imperfecta: los precios que los participantes en la economía obtienen por su “producto” no se corresponden en primera línea con el esfuerzo realizado por el productor, sino con el valor subjetivo que el producto tiene para los otros.

¿Sostenible? ¿es realmente cierto que la madre naturaleza nos alimenta y suministra? En las regiones del mundo que desgraciadamente están menos desarrolladas de lo que podrían estar, muchas personas dependen en su supervivencia de los caprichos de la naturaleza

¿Sostenible? ¿es realmente cierto que la madre naturaleza nos alimenta y suministra? En las regiones del mundo que desgraciadamente están menos desarrolladas de lo que podrían estar, muchas personas dependen en su supervivencia de los caprichos de la naturaleza. En las regiones más desarrolladas, sin embargo, la producción y suministro de alimentos para las personas depende cada vez menos de los procesos naturales. El hecho es que, hoy en día, la humanidad se alimenta ella sola. La gran mayoría de las cosas necesarias para la vida no provienen de la naturaleza, sino que son producto de la civilización humana. Nuestro recurso más importante no es un bien tangible, sino nuestra creatividad. Por ello seria preferible hablar de economía creativa.

La economía, por otro lado, sólo puede ser parcialmente circular. Más que nada porque el sistema económico, casi como un organismo vivo, consume y transforma materia, energía e información para ofrecer materia, energía e información transformadas y adaptadas a la subjetividad de cada uno de nosotros. Sólo parte de esa materia y esa energía podrán volver a ser utilizadas en el proceso original… hasta alcanzar un cierto grado de obsolescencia. De ahí que la innovación siga siendo un factor fundamental en el proceso de progreso y crecimiento. Y generadora de nuevas formas de producción de nuevos productos fuera del circulo previamente planificado. Percibir la economía desde su circularidad no es lo mismo que percibir y premiar (incentivar) procesos circulares en la economía que permitan abaratar los costes de materia prima, su manejo más efectivo y su reutilización durante períodos de tiempo más largos. Al mismo tiempo, castigar los procesos no circulares supondría mutilar la variedad de oferta, impidiendo en muchos casos el acceso al producto a aquellos que no pueden pagar el precio de un producto final encarecido, no por el proceso en si mismo, sino por la voluntad del planificador.

Esta sostenibilidad/circularidad de la economía mal entendida nos obliga a despedirnos – nos impide incluso imaginar- mejores, diferentes, nuevas expectativas para el futuro. Deja a las generaciones futuras un mundo que estará muy por debajo no ya de nuestro potencial, indiscutiblemente por debajo del potencial de los que vienen detrás de nosotros. Un mundo en el que el ser humano debe aprender a vivir con lo que le dejan, a sufrir las limitaciones de un mundo de “recursos limitados”, no sea que los intentos por superarlas sean “insostenibles”. No son la búsqueda del cambio, la innovación y el afán de transformar y perfeccionar el mundo lo que nos conduce a un callejón sin salida, sino la demonización de esas aspiraciones.

¡Ah! ¡Me olvidaba! No, no construimos ciudades para disfrutar de los pájaros. Si eso es lo que usted desea, múdese al campo y disfrute.

Foto: Tamas Tuzes-Katai

Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

8 COMENTARIOS

  1. Pero que cosas dice usted D.Luis «Los humanos, aunque les parezca muy extraña mi afirmación, necesitamos comer. De nuestra capacidad para la obtención de alimento depende nuestra supervivencia como especie y como individuos»

    Yo una vez tuve una candidata a cuñada con la cual pasé unas semanas de vacaciones, con ella y todos los candidatos a futura familia, y la buena mujer estaba en fase de alimentarse sólo de sol y pocos líquidos, entre ellos agua que el astro rey llenaba de energía .

    Vivía en un ático espléndido con una terraza maravillosa y allí pretendía que nos alimentásemos por medio del sol los 15 días que íbamos a pasar en la vivienda ,todo hay que decirlo que rácana no era, vamos que no era por no llenarnos la nevera. Jarras de cristal llenas de agua colocadas en lugares estratégicos para que los primeros rayos de sol las llenasen de energía, esterillas en el suelo para que a primeras hora de la mañana y últimas de la tarde nos llenásemos de ese alimento tan sano, puro, limpio y energizante.

    Como también éramos aprendices a candidatos a dicha forma de alimentarse, nos iba surtiendo de algunos alimentos durante el día, (ciertamente los restaurantes de la zona se ponían las botas con todos los candidatos a la familia cuando la futura cuñada se quedaba en su vivienda).
    Un día nos llevó a un par de féminas de la futura familia a unas charlas sobre el alimento solar dadas por los seguidores de un hindú que según mi futura cuñada, era tan puro tan puro y tan lleno de bondad que no cobraba por las conferencias, ni él ni sus seguidores, sólo admitían donativos. (No recuerdo el nombre pero fue muy famoso hace unos años)

    Salimos de allí y vi un establecimiento de esos de 100 montaditos y sólo se me ocurre decir, bueno quien se anima a probar algún bocado…..conmigo éramos 7 … ………4 a gritos siiiiiiii……las otras dos, una con la boca chica no, y mi candidata a cuñada quedó en eso, candidata.

    Siento irme por los cerros de Úbeda, pero últimamente hasta me cuesta ser seria con tanta tontería que nos invade y esto por supuesto no va por su artículo que está lleno de cordura, pero durante este confinamiento cuando veía esas imágenes tan aplaudidas de jabalís, ciervos y otras especie invadiendo ciudades, me decía, pues que no cojan los pobres bichos mucha confianza porque como esto siga así desde los balcones en vez de aplausos alguno cogerá la escopeta o el cuchillo de cocina para llevar alimento para la olla

    Hoy, por cierto, ollas que están levantando pasiones ya en algunos puntos de España. Y como esto no cambie, olla a presión va a ser toda la Nación.

    • La vitamina D se sintetiza con el sol (rayos UVB 290-315 nm), es esencial para muchos tipos de vida.
      Actúa a nivel celular, por lo cual sus acciones son muy variopintas, como modular el sistema inmunitario (los linfocitos T tienen receptores), regula los niveles de calcio y fósforo, …

      De las más curiosas acciones del “alimento sol” es la correlación inversa que se observa entre vitamina D y cáncer de colon. Dado esta al actuar sobre el sistema inmunitario fomenta que los “autónomos” inmunitarios ataquen células tumorales. Además inhibe la respuesta inflamatoria, actúa sobre angiotensiana II,…, etc.
      La cantidad que se obtiene por alimentos, si no son enriquecidos es deficitaria. Por lo cual su deficiencia lleva aparejadas enfermedades; la más conocida es el raquitismo. Pero también podemos encontrar desde el insomnio, calambres musculares, dolores musculares, depresión, susceptibilidad a enfermedades infecciosas de las vías respiratorias altas,…, y un largo etc.

      Por lo cual, unos minutos (sobre 6 al día al mediodía marzo-octubre) al sol hacen mas bien que mal.
      El equilibrio del cual hablaban los “atrasados” medievales (con los humores malos y buenos).

      Por otra parte,. supongo, y dado usted ha hablado de una huerta, le debo explicitar que posiblemente al igual que yo tenga la muy mala costumbre de pisar comida. Entre sus pies podrá encontrar diente de león, plantago, cerraja, umbilicus, stellaria media (“as muruxas”). O cerca silenes, sedum, sambucus nigra, rumex, rubus, rosa canina, aquilea, amarantos , …, etc.

      De todas formas hemos perdido totalmente –el saber–, y no tengo claro que fuese por eficacia.
      Y para una persona sin ninguna guía (de carne y hueso) es complicado,…, y peligroso.

      Por lo cual, podría pasar una cosa parecida a la patata, al principio, en vez de comer el tubérculo cocido o frito (porque tiene solanina tóxica) se comían las hojas,…, el resultado malestar severo de estómago.
      O con la veza (Vicia sativa) que solo es complemento, en grandes cantidades es tóxica (Favismo).
      Si bien algo parecido puede pasar con la espinaca o la acelga que tiene oxalatos.

      Por comer, hasta se comen los brotes jóvenes de zarza, tojo y rusco,…, no le digo más.
      Lo que no mata engorda.

      Con esos alimentos poco energéticos se ingieren cantidades de diversos principios activos. A saber cuales podrían ser necesarios para el propio desarrollo humano,…, como le digo, hemos perdido el saber. Y quien sabe, quizá por ello somos una panda de borregos obedientes.

      De todas formas yo soy un pecador sin salvación dentro del mundo liberal, dado soy “vago” y rara vez me agacho a coger el diente de león, el plantago o el umbilicus para la ensalada. Por lo general piso la comida más que como,…, aunque no sabe mal, si bien mi lengua es un tanto parca con los sabores.

      • Sí por supuesto el sol es esencial. Sin duda, pero en el caso expuesto ayer, pretendía vivir del sol, sin más. Eso ya lo veo más complejo.

        Qué hemos perdido el saber, puede ser, incluso quien sabe si ello es bueno o malo. En la naturaleza hay muchas cosas, sobre todo plantas que son comestibles y otras muchas que son medicinales. Pero nos hemos vuelto cómodos e incluso prácticos. Hemos dejado el campo de lado para comprar en las estanterías de las tiendas o supermercados. Ni sé si eso es una pérdida de saber. Muchos son quienes investigan sobre las plantas y sus usos para que otros podamos alimentarnos con ellas y curarnos.

        La verdad yo no sé como de pequeña no me he muerto con la cantidad de flores que comía y no es coña, desde las malvas y me encantaba el líquido de las dedaleras, yo decía si las abejas no mueren tampoco me voy a morir yo. Los animales son muy listos para distinguir que plantas pueden comer, el estramonio el ganado no lo come, de hecho pueden comer todas las hierbas que salen a su alrededor y esa planta la dejan intacta.
        Criada en el campo como fui, me fijaba en esas cosas. Hasta probaba la hierba que los gatos comían, me decía eso tiene que estar bueno……….ay jajjaajaja lo dicho no he muerto de milagro.

        • “la cantidad de flores que comía y no es coña, desde las malvas y me encantaba el líquido de las dedaleras, yo decía si las abejas no mueren tampoco me voy a morir yo.“

          La malva es comestible tanto hojas (si no tienen un hongo en el envés) como flores, aún no la he probado; no se ha dado la ocasión. No obstante el “digitalis purpurea” (dedalera) es tóxico, la digitalina afecta a la función cardíaca. La digitoxina presente en las flores altera la bomba sodio-potasio, pudiendo ser fatal.

          Me resulta realmente extraño que usted pudiera chupar el néctar que los abejorros liban.
          De todas formas, también debe saber que existen mieles tóxicas, fomentada por el hedonismo rampante de plantar rododendros decorativos, el néctar y la miel derivada son tóxicos para humanos.
          Algo similar, chupar la flor, me han contado con la madreselva, de perfume sublime e irresistible, aunque también tóxica.

          Estas cosas teniendo un adulto de tutor se aprenderían fácilmente durante la niñez; si bien parece ser más importante saber por donde pasa el “Río Jucar” y cosas de “tontos útiles” de similar cariz.
          El saber puede ser, aunque es dudoso, no ocupe lugar pero desde luego si ocupa tiempo; especialmente pernicioso cuando es puro adoctrinamiento. Y el tiempo es escaso. De hecho es lo único realmente escaso para un ser humano,…, y no es precisamente oro.

          • Es importante hasta saber por donde pasa el Júcar. El saber, no ocupa lugar, pero cierto, lleva tiempo adquirirlo

            En cuanto a lo que me comenta de la dedalera, sí sé que es tóxica. Creo que más las hojas. Yo, cogía la flor, la ponía de dedal, y así la probaba. Je, hoy no lo haría y después la explotaba en la palma de la mano.

            Con la madreselva nunca he probado… Será que le veía demasiados tentáculos y me echaba para atrás.

            Saludos

  2. En algunas ciudades los pájaros son una guarrada. Llenan de excrementos las aceras y los coches. Y es que en las ciudades españolas hay muchos árboles y en ellos anidan alguna especie de palomas diarréicas. Se habrán adaptado a la jodienda del ciudadano.

  3. El mito del progreso en acción,…, con una pizca de esencia tecnológica cuerpo-máquina.

    Para que “el personal” no caiga en la ansiedad o TOC,…, cabría decir, el cuerpo humano ha co-evolucionado con un entorno concreto. Por lo cual, hay ciertas tendencias que conocidas permiten advertir que los humanos no se desintegran en medio de “lo natural” (poco domesticado).
    Tenemos casos humanos tan curiosos, como aquella tribu en la cual los individuos pueden comer carroña sin morir por infección,…, el resto de los humanos lo pasaría mal. Igual de interesante es la adaptación a la lactosa, lo que pasa con el gluten,…, etc.
    Pareciera, si alguien sale de “la civilización” se muere asfixiado,…, cuando eso no sucede.
    De hecho, hay humanos que no están “civilizados” (tecnificados),…, y, son tan humanos como el resto.

    Lo del cuerpo máquina es simplemente infumable. Dado máquina es un conjunto de piezas con una función concreta, acabada. Cuando un organismo vivo es algo dinámico cuya expresión depende de la interacción estocástica con el medio.

    “lucha denodada por la supervivencia y la necesaria longevidad que nos permita transmitir nuestro código genético y perpetuar la especie”
    Cabría puntualizar, hay mucha líneas genéticas humanas que están extintas. Concretamente todas aquellas que no han conseguido transmitir su código. Curiosamente se incluyen dentro de “la humanidad” aunque solo pueden tener “algo que ver” de forma lateral a modo de conocimientos/cultura transmitida. Concretamente el neolítico* favoreció una de las más importantes liquidaciones de humanos-varones de la historia. El ADN muestra claramente que la participación femenina en “lo humano” es muy superior a la masculina. Por lo cual, para el varón, más importante que la lucha con el medio natural, es –la lucha con y contra sus “con-naturales”– (a veces se le llama política, a veces guerra, otras ley,…, religión, ideología,…, etc).
    En la historia hay varias pistas, una hace 4500 años justamente en la península ibérica. Otras muchas más recientes…

    Este suceso se ha repetido varias veces y no es trivial. Más aún teniendo en cuenta las cifras de demografía indígena (actual) de la península ibérica. Aunque en el mundo “trans-humano” liberal tanto da A como B, lo que importa es la suma y no la historia, importa la cantidad y no la cualidad. Al fin y al cabo el humano “es”** una máquina.

    “la humanidad”, el mismo rollo vacío de “ciudadano”.

    *: 8,000 Years Ago, 17 Women Reproduced for Every One Man
    **: El hombre máquina trans-humano es reemplazable como las piezas de un coche. Por lo cual no importa si una línea genética se extingue, mientras el coche funcione; mientras “la humanidad” funcione. El caso es que no hay un “la humanidad”, al igual que no hay un “la ovejidad”.

Comments are closed.