En cuanto empezó a tomarse la medida de la crisis sanitaria que vive España, y en correspondencia la medida de la combinación de incompetencia y saña con que ha obrado el Gobierno español, sus poderosos apoyos mediáticos intentaron que el pueblo centrase su legítima indignación en la Comunidad de Madrid.

Por un lado, lo tenían fácil. Madrid supera al resto de comunidades autónomas en el incisivo ataque del virus. Además, está presidido por una mujer. La izquierda no acepta que nadie de derechas esté en el poder, pero mucho menos una mujer, por razones que reconozco que se me escapan.

Pero, incluso para la rehala se fieles del Gobierno, sus apoyos necesitan ofrecer alguna razón que le otorgue alguna consistencia a las acusaciones contra Isabel Díaz Ayuso y su equipo. No podían acusarle de actuar tarde. Fue la primera administración en tomar una medida drástica. De modo que recalaron en el consabido argumento de los recortes. El Partido Popular, que lleva 25 años presidiendo la Comunidad de Madrid, habrá vomitado desde ella todo el desprecio que siente por lo público, y en consecuencia habrá impuesto, con la fruición de Robespierre por la guillotina, severos recortes en el gasto sanitario. Los recortes son los responsables de la acumulación de contagios y muertes por coronavirus en Madrid.

Portugal y Grecia, como otros países que han sido eficaces en el control de la epidemia, actuaron de forma rápida y racional. Y su ejemplo muestra que los recortes nada tienen que ver con la extensión de la epidemia

Pero esta acusación sólo sirvió para darle la oportunidad a la Comunidad de Madrid mostrar que esos recortes no existieron, y que ha aumentado el gasto por paciente en un 8,5 por ciento desde 2011, de modo que no se ha insistido más en ello.

Por otro lado, todos los españoles nos hemos felicitado por contar con el mejor sistema sanitario del mundo, uno de los bulos de esta crisis. Yo me pregunto en qué momento se dijo Pedro Sánchez que podía retrasar la respuesta la amenaza de la epidemia por la resistencia de nuestro sistema sanitario.

Corramos a decir que, en primer lugar, nuestra sanidad no estaba preparada para asumir este número de infectados, como se ha demostrado. Y que la enfermedad no tiene un tratamiento, sino sólo alguno de sus síntomas más peligrosos, como la falta de respiración. Pero la cantidad de respiradores nada tiene que ver con los recortes, donde se hayan producido, y sí con la gestión de las compras, y esa responsabilidad recae en el Gobierno.

De modo que la idea de que los recortes tienen algo que ver con la gestión de la epidemia no está clara. Y mucho menos si comparamos a España con otros dos países europeos, como Grecia y Portugal. Portugal tiene un sistema sanitario parecido al español, en el sentido de que se apoyan los sistemas público y privado. Según el Colegio de Médicos de Portugal, trabajan en el Servicio Nacional de Salud 29.000 de los 56.000 médicos del país. En Portugal hay 4,43 médicos por cada mil habitantes, en España 3,87, en Grecia 6,26.

El Banco Mundial recoge datos de gasto en Sanidad per cápita y como porcentaje del PIB. Dado que tiene en cuenta tanto el sector público como el privado, no es un indicador adecuado para observar con precisión la medida de los recortes. Pero sí nos permite aproximarnos a ello por dos razones: el gasto público es un porcentaje preponderante del gasto sanitario (64,2 por ciento en Portugal, el 60,3 por ciento en Grecia y el 70,5 por ciento en España. Y, en segundo lugar, el gasto sanitario público cambia más según los avatares políticos y necesidades y posibilidades de financiación presupuestaria, que el sector privado. Éste se ajusta a las necesidades de sus clientes, que previsiblemente no cambian tan bruscamente.

Portugal destinaba un 9,35 por ciento de su PIB a gasto sanitario. El año siguiente subió al 9,88 por ciento, pero más por caída de la producción que por la evolución del numerador, y desde entonces ha caído al 9,08 por ciento en 2016, último año para el que hay datos. En Grecia ocurre lo mismo: el gasto sanitario ha pasado del 9,38 al 8,45 por ciento del PIB. En España no se puede decir lo mismo. Como en Portugal y Grecia, el porcentaje de gasto sanitario sobre el PIB creció en 2009, pero sobre todo por el desplome de la producción: pasó del 8,29 al 8,99, y se ha mantenido en el entorno del 9 por ciento desde entonces.

Los datos de Eurostat nos acercan más a la evolución del gasto público en Sanidad, pues controla el gasto público per cápita de los últimos años. En el caso de Grecia, ese gasto per cápita pasa de 550,6 euros en 2009 (no hay registro para 2008) a 370,5 en 2017. En Portugal, de 1.031,9 euros en 2008 a 1.101,4 en 2017, por lo que 2017 es el primero en que recupera los niveles de gasto de 2008. Y en el caso de España, el gasto público sanitario per cápita aumentó todavía en 2009, y empezó a corregirse desde ahí. Ahora volvemos (1.476,8) a los niveles de 2010.

El 31 de marzo, Portugal otorgó un derecho temporal de residencia a los inmigrantes y solicitantes de asilo para que pudiesen acceder a los servicios públicos.

Esos recortes en Portugal y Grecia no han llevado a esos países a tener una mayor incidencia del virus. Es muy difícil hacer comparaciones entre los países. Sabemos que los datos oficiales de España son mucho menores que los reales, y la situación no tiene por qué ser diferente en los otros dos países. Con todo, la diferencia es de orden de magnitud, lo que nos permite pensar que allí sí se ha gestionado mejor. En España hay, a la entrega de este artículo, hay 198.470 positivos, y 20.453 muertos. En Portugal, 19.687 infectados y 687 muertos, y en Grecia 2.207 infectados y 105 fallecidos.

¿Cómo lo han hecho nuestros vecinos europeos? Pedro Sánchez, en una de las declaraciones más estupefacientes de su espectacular carrera de mentiras, dijo en sede parlamentaria que España se había adelantado al resto de los países de Europa porque declaró el estado de emergencia el día 14 de marzo. Lo cierto es que Portugal adoptó la medida el día anterior, el 13 de marzo. En cualquier caso, lo importante no es en qué fecha del calendario se adoptan las medidas, sino en qué momento de extensión del contagio. Por utilizar el eufemismo de moda, en qué punto de la curva se empieza a actuar. Cuando Portugal declaró el estado de alarma, había en el país 78 personas contagiadas, y ningún fallecido.

Lo hizo alarmado por el amenazante aumento de los contagios y las muertes no en Portugal, sino en España. Ese día España había contabilizado 3.004 infectados y 84 muertos. Cuando Pedro Sánchez adoptó la misma decisión que el primer ministro de Portugal, Antonio Costa, la situación en España estaba descontrolada, con 4.231 contagiados y 112 muertos. La agencia de noticias Reuters cita a Ines Fonteira, investigadora del Instituto de Higiene y Medicina Tropical de Lisboa, quien considera que “Portugal fue muy rápida al adoptar las medidas. Otros esperaron más tiempo. Hemos tenido la ocasión de observar por lo que han pasado otros países”.

Una medida importante adoptada por Portugal fue la prohibición de los familiares de visitar a las personas acogidas en los asilos. Separar a la población vulnerable de las causas de contagio es una de las medidas más importantes. En ese sentido, no sólo el gobierno nacional, sino los autonómicos adoptaron una medida sin la necesaria reflexión. El cierre de los colegios tendría que haber sido anunciado con más antelación, para avisar a los padres de que en ningún caso pusieran a los niños a cargo de sus abuelos.

Portugal canceló todos los eventos culturales y deportivos, y suspendió las clases. También impuso restricciones al acceso de restaurantes y centros comerciales. Con vistas a la Semana Santa, el gobierno de Portugal prohibió los desplazamientos fuera del municipio de residencia entre el 9 y el 13 de abril. Los viajes internacionales se limitaron a un cinco por ciento.

Pero el confinamiento no va mucho más allá. Con la excepción de unas pocas actividades cercenadas, como las citadas, los portugueses van a trabajar con normalidad. La construcción, por poner un ejemplo, no ha minorado su actividad.

Grecia comenzó a actuar a finales de febrero, cuando prohibió la celebración de los carnavales. Ordenó el cierre de los colegios el 4 de marzo, antes de cualquier otro país. Pronto le siguieron los bares y restaurantes, los cines y los centros comerciales, los museos y los gimnasios. También prohibió las reuniones de más de diez personas, cerró el acceso a las playas.

Los graves problemas financieros no impidieron a Grecia duplicar el número de camas UCI, para atender lo que ya se esperaba, y contrató a cuatro mil médicos y enfermeras. Y adoptó alguna que otra medida inteligente, como permitir que los ciudadanos reciban las recetas para sus medicamentos en sus teléfonos, de modo que no tengan que desplazarse a los centros de salud.

Portugal y Grecia, como otros países que han sido eficaces en el control de la epidemia, actuaron de forma rápida y racional. Y su ejemplo muestra que los recortes nada tienen que ver con la extensión de la epidemia.

Foto: Piron Guillaume

Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

11 COMENTARIOS

  1. Yo creo que lo mejor es adelantarse a la próxima pandemia antes que ningún país, debémos permanecer en el estado de alarma de forma permanente, eso sí, con máscara y guantes hasta para dormir y ducharse, los días de sol persianas negras y los nublados saldremos a comprar el pan, los perros se quedan en la calle así no hay que sacarlos, que hay mucho listo, a los susceptibles de enfermarse los metemos en una burbuja de plástico con respirador incluido y como ya el estado de alarma es la norma no nos podremos alarmar así que para saturar las urgencias en la próxima pandemonia/o pues no se me ocurre nada, admito sugerencias.

  2. Buena crónica, José Carlos. Precisamente Grecia y Portugal son dos países próximos a España en muchos aspectos, como para comparar sus recursos sanitarios, y observar qué ha podido ocurrir para que ellos apenas haya ascendido en la curva de contagios y de muertes oficiales.

    Como bien apunta, aunque España y Portugal tomaran medidas con apenas un día de diferencia, lo importante no es la fecha en sí, sino la extensión que presentaba el contagio entonces en uno y otro país. Cuando Portugal declaró el estado de alarma, había en el país 78 personas contagiadas y ningún fallecido. En España 4230 contagios y 112 muertos.

    Lo cual es fundamental para que las medidas adoptadas por nuestro vecino Portugal surtiesen efecto. No voy a reiterar las que tan bien describe en el artículo y que no han significado el confinamiento estricto que estamos teniendo aquí pero sí incidiré en una fundamental que evitó la propagación exponencial del virus como la suspensión de eventos culturales, deportivos o masivos.

    Si le añadimos un medida importante como es la prohibición de que los familiares de visitar a las personas acogidas en los asilos o separar a la población vulnerable, ese control ejercido sobre las residencias impidió que estas se convirtieran en focos de infección del virus.

    Si sabemos por los índices generales de afectación y letalidad del virus que la población más vulnerable en un mayor porcentaje son las personas ancianas o mayores, cuando ya se pierde el control sobre los infectados como ocurrió en España, y siendo un virus tan contagioso, una sola persona asintomática que trabaje o visite esa residencia donde los ancianos suelen estar confinados puede infectar a x personas y estas a su vez a x personas más.

    Pensemos que no hubo ningún control sanitario ni se hizo ningún test hasta bien entrada la pandemia y bien avanzado el estado de alarma. El virus que entra ya no sale y si no lo detectan a tiempo y lo contienen, se multiplica y afecta precisamente a la población más sensible. O es que no recuerdan uno de los primeros contagios grupales que identificaron y localizaron en un entierro en cuestión de una hora?

    Pues imaginen ahora las 24 horas del día el necesario contacto físico que tienen los cuidadores con la gente mayor, la proximidad para hablarles, para asearles, para darles de comer. Imaginen los besos y los abrazos de los famiiares o amigos que les visitan. Imaginen el contacto físico entre ellos mismos, el uso de las zonas comunes…

    Cuando se pierde el control absoluto de la situación, cada día que ha pasado en estos centros, desde el estado de alarma, sin hacer un test, sin identificar un positivo, sin EPIs y sin tomar las medidas de precaución necesarias, es terreno que va ganando el virus cada día, cada semana.
    A mí no me sorprende tanto el nivel de contagio y de fallecidos en esos centros. Cualquier trabajador de las residencias o cualquier familiar que ha ido de visita ha podido propagar el virus sin saberlo. Que allí se propague ha sido lo más fácil.

    Así que existe una diferencia sustancial y sobre todo objetiva, entre los países que llegaron tarde y los que llegaron a tiempo.

  3. No creo que sea sectarismo, quién debía gestionar la epidemia era el gobierno, no lo ha hecho, a no ser que el virus se elimine con caceroladas al rey y aplausos a los sanitarios que van al matadero, o que la vacuna sea la publicidad institucional y los decretos leyes a beneficio del redactor.

  4. No estoy muy de acuerdo con la exposición de este artículo.
    Si Portugal y Grecia tienen muchísimos menos contagiados y fallecidos pero tengo serias dudas de que influyan las medidas tomadas. En España una de las cosas que nos está destrozando son las residencias, hay CCAA como Madrid, Cataluña y Extremadura que más del 70% de fallecidos por coronavirus precisamente está en las residencias, Francamente eso hay que investigarlo.
    En Portugal que yo sepa no se cancelaron eventos masivos hasta más o menos la misma semana que en España se declaró el Estado de Alarma y las fronteras estuvieron abiertas durante toda esa semana. El lunes 9 de marzo y el martes 10 por trabajo estuve con personas de Portugal sin ningún tipo de problema, cruzaron la frontera sin control y sin nada, una de ellas traía mascarillas, el resto con los que he tratado pues restándole importancia al virus. Hasta hicieron un par de chistes sobre ello.
    En Galicia el jueves 12 se empezaron a tomar las primeras medidas y las fronteras con Portugal ese mismo día también empezaron a controlarse, entradas y salidas pero se dejaba pasar por trabajo e incluso para la compra de maquinaria, y productos agrícolas , en estas zonas hay bastante agricultura y el intercambio comercial es importante

    El día 11 de marzo regresó mi hermana de Grecia, estaba de viaje allí y lo del coronavirus sonaba a risa en la zona.

    Tengo la sensación que despropósitos hubo en todas partes, si en unas más que otras, pero las cosas no cuadran. Nosotros en este momento tendríamos que estar casi a nivel de contagio mínimo, llevamos más de un mes confinados pero continuamos contagiándonos ¿dónde y cómo?.

    Días atrás entre los artículos leídos encontré algunos que hablaban de las investigaciones que se están haciendo relacionadas con la polución y la radiación ultravioleta y como podría afectar al índice tan alto de contagios y fallecidos en algunas zonas. Sinceramente no descarto nada. Comparar países ya ni le encuentro mucha lógica, Portugal pueden salir a la calle a hacer deporte, el nivel de confinamiento ni parecido, está pegado a España hace frontera con ella por prácticamente todo el país y no puedo entender como tiene un índice de contagiados y fallecidos tan bajo. Simplemente no me cuadra, algo está afectando más a mayores en este virus que desconocemos.
    También he escuchado, incluso en alguna emisora portuguesa que están investigando que relación tiene la vacuna de la tuberculosis y este virus. En Portugal es obligatoria como lo es en otros países.

    De momento hay mil teorías pero no veo yo conclusiones claras por ninguna parte

    Y repito, como lo hago en muchos otros sitios, hay que investigar que ha pasado en las residencias de ancianos y que tienen en común aquellas donde se ha cebado la enfermedad, desde proveedores de material tanto sanitario como de utensilios, ropas de cama, pañales ….a comidas y forma de gestionarlas. Algo que desconocemos ha pasado en ellas para contagiar y matar a tantísimas personas.

    • Rectifico: el dato de más del 70% para fallecidos en residencias, no es en Cataluña, en esa CCAA tienen sobre un 50%
      Más del 70% es en Madrid, Aragón y Extremadura, sobre tanto por ciento de fallecidos según datos publicados por La Voz de Galicia hace unos días

    • Parece que la teoría más lógica ya empieza a tener pruebas.

      Obama paga al laboratorio de Wuhan para alimentar un virus, Soros es accionista del laboratorio en el número 666 de la calle cerca del mercado, hasta ahí de momento es cierto, el negro de la OMS es marxista globalista, chinesco. España e Italia son un buen y fácil botín para debilitar Europa, a Trump lo único que podía hacerle perder las elecciones era una crisis económica.

      Yo creo que el virus fue esparcido, de ahí que no se pueda establecer un proceso de contagio lógico.

      Y saliendo por peteneras, si Sánchez ha hecho bueno a Zapatero, Casado va a hacer hiperactivo a Rajoy.

  5. Dejen de ser ustedes sectarios. Nadie lo ha hecho bien, nadie. Soy médico especialista en Microbiología Clinica, llevo ya 10 años jubilado y he trabajado en USA Suecia Ist. Karolinska y casi 35 años en España en el Insalud y la universidad y siempre de mi especialidad.
    El gobierno y su epidemiólogo de cámara se han equivocado. Con él Ebola lo hizo bien sencillamente porque era fácil se conocía bien la enfermedad y cómo actuar. En este caso era una enfermedad desconocida en muchos aspectos, y ahí sencillamente la cagó de plano por una serie de motivos, que son genéricos del entorno español mande el partido que mande.
    1º Se creó un comité de fieles nombrado a dedo ¿e solicitó a la SEIMC, A la sociedad Española de Intensivistas, de Medicina Interna etc. o sea un comité de expertos real nombrado por los especialista y no y de amigos y afines.?
    2º El día que este Impresentable dijo «Yo a mi hijo le diría que hiciese lo que quisiese. Ese día se quitó la máscara y quedo claro que lo que diría o haría lo que sea para la cámara.
    3º La hemeroteca demuestra sin lugar a dudas que el primero que se habría de haber destituido es el Dr. Simón, pues las evidencias que que no se enteró son «PALMARIAS».
    Les recuerdos que las manifestaciones las había de VOX Y Jodemos»
    4º El nivel de comunicación del panel de la TVE da vergüenza ajena, que nivel especialmente el de los civiles, por favor dejen que hablen los especialista elegidos por los especialistas y no por la casta política.
    5º Ustedes confunden los números con la realidad, si que se gastó mas en Sanidad, los famosos hospitales de la Sra. Aguirre y Cifuentes, se planificaron cómo las viviendas de protección oficial, para después caer en los fondos de Inversión que gestionan la sanidad privada, como han hecho con las viviendas de protección oficial, cuya denuncia ya se ha encargado ese club de amigos nombrados a dedo (PP-PSOE) MARCA ESPAÑA que es el Tribunal de Cuentas de rechazarla.
    6º Todo incluido la prensa escrita y digital TODO HA ESTADO Y ESTA A NIVEL DE LA: MARCA ESPAÑA. Es lo que hay.

    • «Con él Ebola lo hizo bien sencillamente porque era fácil se conocía bien la enfermedad y cómo actuar».
      Es que no es comparable la facilidad de contagio y propagación de una a otra enfermedad.

      Respecto a su último punto, no voy a entrar en los recortes y gestión de la sanidad que se ha hecho en estos años. Solo comentar que, en la comparativa que trae José Carlos en el artículo, otros países han afrontado la pandemia con similares recursos sin que la población haya pagado las consecuencias con su vida. Sin la menor anticipacion, sin tomar medidas de prevención y sin la dirección y coordinación de un plan de acción coherente, el sistema sanitario más completo y mejor dotado del mundo podría entrar en colapso ante una pandemia como esta.
      Una situación extraordinaria y excepcional que requiere de una ampliación igual de extraordinaria y excepcional de los recursos materiales y humanos. Tal como los países han tenido que ir adoptando. Pero ya sabe, como decía Grucho: «La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados.»

    • Dice Ud. cosas muy esclarecedoras:
      A)»….la cagó de plano por una serie de motivos, que son genéricos del entorno español mande el partido que mande.»
      B) «…dejen que hablen los especialista elegidos por los especialistas y no por la casta política.»
      C) «…cuya denuncia ya se ha encargado ese club de amigos nombrados a dedo (PP-PSOE) MARCA ESPAÑA que es el Tribunal de Cuentas de rechazarla.»

      Si no deduzco mal y espero que Ud. me rectifique si es así, la situación responde a una crisis de fondo dentro del Estado, dominado y colonizado por los partidos, que está en la base de que el conjunto funcione tan mal, más allá de lo botarates que sean los que hoy detentan el Gobierno de la Nación, que lo son.

      • «una crisis de fondo dentro del Estado, dominado y colonizado por los partidos, que está en la base de que el conjunto funcione tan mal»

        Expresado de este modo, amigo Tamuda, estamos de acuerdo. Les hemos dado demasiado poder a los partidos políticos y esa corrupción y colonización paulatina de las distintas instituciones descompensa la balanza del Estado a su favor y no a favor de los ciudadanos o de la sociedad civil en su conjunto.
        Al hilo del debate del otro día, está claro que todos incidimos en aquellos aspectos de la realidad que nos resultan más relevantes. Pero en esta cuestión de fondo y en circunstancias normales, sin la necesidad de que asome una crisis sanitaria de esta magnitud o cualquier suceso excepcional, coincido en su planteamiento y en la necesidad de revisar y revertir esas condiciones indeseables que afectan a los cimientos estructurales de nuestro Estado de Derecho.

Comments are closed.