El Partido Comunista de China celebró recientemente su centésimo aniversario, que vino acompañado de grandes celebraciones y un conmovedor discurso del presidente chino, Xi Jinping. En el discurso, Xi relató la historia del partido y los logros de la República Popular China. También reiteró algunas de las principales prioridades de China, como continuar modernizando su ejército, mantener el crecimiento económico, preservar su modelo político y resistir los intentos extranjeros de restringir sus objetivos.

Publicidad

Si bien China ciertamente ha hecho grandes avances tanto económica como políticamente, una mirada más allá de la retórica vertiginosa revela más problemas que fortalezas.

Muchos expertos de China en los Estados Unidos ciertamente se alarmaron por el discurso de Xi, como Gordan Chang, quien fue citado en Fox News cuando escribieron:

“Xi Jinping habló sobre cómo el ‘Partido Comunista de China y el pueblo chino, con su valentía y tenacidad, proclaman solemnemente al mundo que el pueblo chino no solo es bueno para derribar el viejo mundo, sino también para construir un nuevo uno ‘”, dijo Chang. “Eso es ominoso porque se remonta a lo que Xi Jinping ha estado hablando durante más de una década… que el mundo realmente debería ser gobernado por los chinos. Mi sensación es que realmente fue la línea más crítica del discurso y no llamó la atención».

La narrativa de una China ascendente y amenazante es sin duda importante y cuenta con muchas pruebas que la respaldan. Incluso ha contribuido parcialmente a ideas políticas contraproducentes como la guerra comercial del ex presidente Trump o la insistencia del presidente Biden de que Estados Unidos debe hacer más para emular el modelo de gasto estatal de China.

Cuando los regímenes refuerzan el control sobre sus poblaciones, eso generalmente significa que las cosas no van bien, especialmente cuando se trata de China, que ha restringido en gran medida que su población cuestione el statu quo. Una represión revitalizada contra el pensamiento independiente solo puede ser una reacción a los efectos subversivos de las influencias externas y las demandas internas de una mayor liberalización

No se puede negar que China ciertamente ha subido en el poder y representa una amenaza considerable para los intereses de Estados Unidos, así como para el futuro de la libertad humana. Sin embargo, las tendencias recientes sugieren que China tiene serios obstáculos que superar, ya que las consecuencias del propio comportamiento del PCCh se vuelven contra ellos.

Cuanto más apriete, más arena se deslizará fuera de su mano

Quizás uno de los mayores indicadores de la lucha venidera es el creciente control de China sobre sus ciudadanos tanto económica como políticamente, que es una inversión de las tendencias anteriores de liberalización. Xi Jinping ha pedido recientemente una mayor lealtad del sector privado a la línea del partido y también ha pedido una mayor alineación de su sistema político con el partido.

Además, el control interno estatal de China se ha expandido drásticamente después de décadas de retroceso, lo cual según el profesor de UCSD, Tai Ming Cheung, se debe a una serie de reveses relacionados con los problemas internos y la inestabilidad. The New York Times ha informado que el PCCh ha comenzado recientemente una ofensiva contra las «organizaciones sin fines de lucro ilegales» que describen de la siguiente manera:

“La campaña contra esta disidencia refleja la preocupación entre los principales líderes de China de que el partido debe hacer más para fortalecer la lealtad pública y fortalecer su control de la sociedad.

Xi ha advertido durante mucho tiempo que el gobierno comunista podría desintegrarse si el partido no ejerce un control total en toda la sociedad, incluido el sector privado, las escuelas y los medios de comunicación. Los órganos del partido a nivel nacional y local están organizando sesiones de estudio sobre la historia del partido para los cuadros. Los oficiales militares chinos dicen que están usando el centenario para «forjar una lealtad absoluta» al partido y al Sr. Xi».

Cuando los regímenes refuerzan el control sobre sus poblaciones, eso generalmente significa que las cosas no van bien, especialmente cuando se trata de China, que ha restringido en gran medida que su población cuestione el statu quo. Una represión revitalizada contra el pensamiento independiente solo puede ser una reacción a los efectos subversivos de las influencias externas y las demandas internas de una mayor liberalización. Esto se debe a que, aunque China se ha vuelto más rica y poderosa a través del compromiso con otros países, dicho compromiso también importa ideas externas, como la democracia, los derechos humanos y la libertad económica.

Un ejemplo emblemático de esto sería la breve desaparición del multimillonario chino Jack Ma, quien simplemente criticó el desempeño del sistema financiero de China. Ciertamente, tales críticas estaban justificadas, ya que estaba fuertemente implicado en una innovadora empresa de tecnología financiera conocida como Ant Group, que prometía revolucionar las finanzas. Sin embargo, tales sentimientos son peligrosos para la credibilidad a largo plazo del PCCh, lo que llevó a castigar a Ma y Ant Group.

Este comportamiento por parte de China es comprensible y contraproducente. Por un lado, permitir tal disidencia y crítica sobre cualquier tema, incluso conversaciones productivas como mejorar el sistema bancario chino, puede llevar a una mayor disidencia en el futuro. Al mismo tiempo, están matando a la gallina de los huevos de oro, ya que la liberalización y el pensamiento dinámico son los que llevan al progreso en primer lugar.

Tampoco hace falta decir que muchas de las grandes ambiciones de China están comenzando a desmoronarse ante sus ojos a medida que las consecuencias de su comportamiento autoritario regresan para perseguirlos. El esfuerzo que alguna vez fue muy celebrado de China para reconfigurar el comercio mundial con la Iniciativa de la Ruta de la Seda está comenzando a fallar a medida que los países se niegan a aceptar las infracciones a la soberanía que conlleva. La creciente agresión de China en la región del Indo-Pacífico ha provocado nuevas alianzas de seguridad o revitalizado las existentes, como The Quad, para contener a China. El Quad es una alianza informal entre Estados Unidos, Australia, Japón e India. Sin embargo, vale la pena señalar que más países como Corea del Sur, Vietnam y Filipinas están haciendo notar su descontento con el comportamiento de China.

Europa también ha endurecido su postura sobre China, lo que ha desembocado en una serie de roces notables, como un intercambio de acusaciones de esclavitud en Xinjiang, así como una delegación checa visitando Taiwán, un gesto muy insultante para los chinos. Por último, entre muchos otros problemas, el crecimiento económico a largo plazo de China está en peligro debido a una variedad de cuestiones, como el envejecimiento de la población y una economía inflexible. También vale la pena señalar que las cifras del PIB de China están muy infladas y manipuladas, por lo que es probable que su éxito real esté muy por debajo de las cifras facilitadas.

Una roca y un lugar duro

Las limitadas reformas del libre mercado en China tuvieron mucho éxito, sacando a millones de chinos la pobreza y convirtiéndola en el actor global que es hoy. En sus zonas económicas especiales como Hong Kong (aunque no por mucho tiempo) y Macao, que gozan de mayor libertad económica que la mayoría de los países occidentales, el nivel de vida es mayor en todos los órdenes. Pero esa apertura y dinamismo también invitan al pensamiento libre, por lo que no se implementaron las mismas políticas para el resto del país. El pensamiento libre a menudo lleva a uno a mirar al mundo exterior y a exponerse a ideas más atractivas, como una sociedad libre y abierta. Y este es un problema grave para el gobierno a largo plazo del PCCh.

En particular, la implementación desde Beijing de la reciente ley de seguridad de Hong Kong disolverá muchas de las libertades que hicieron que la ciudad-estado fuera tan próspera durante todo este tiempo. La medida es el paradigma de la paradoja China: la libertad le permite crecer y prosperar, pero también propaga la disidencia.

Por un lado, deben perseguir un mayor crecimiento económico, que es muy necesario ya que muchos de sus ciudadanos aún viven muy por debajo de los estándares del mundo occidental (o incluso de su vecino libre Taiwán) y también para lograr sus objetivos de influencia global. Por otro lado, está el peligro real de una mayor liberalización para el PCCh, especialmente con el mundo ahora muy crítico y resuelto a denunciar los abusos contra los derechos humanos en China.

Además, adoptar una mayor liberalización destruiría la imagen de infalibilidad que el PCCh se ha construido. Al igual que Jack Ma se opuso al sistema bancario estatal fundamentalmente defectuoso de China, permitir una mayor competencia económica y el intercambio de ideas generaría todavía más preguntas.

Aunque Xi Jinping y el Partido Comunista Chino sin duda organizaron un gran espectáculo por su centésimo cumpleaños, igual que en cualquier otro régimen autoritario, hubo demasiado humo y juegos de espejos. No se puede negar que China ha logrado muchos hitos en lo que se refiera a sus objetivos económicos y políticos. Pero al mismo tiempo sus políticas autoritarias tienen consecuencias y parece que las gallinas están empezando a volver a casa para dormir.

En Occidente sin duda debemos tomar nota, no solo porque estos acontecimientos tienen importancia para el devenir de nuestro principal rival geopolítico, sino también para que no cometamos el terrible error de emular a los chinos. Más bien, todo lo que está desestabilizando a China debe ser otra razón para redoblar nuestra confianza en la superioridad de una sociedad libre y abierta, un objetivo que podemos perseguir con seguridad por nuestro propio bien, mientras que los chinos no pueden.

*** Ethan Yang, licenciado en Ciencias Políticas con especialización en Relaciones Internacionales.

Foto: Joseph Chan.


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Become a Patron!

21 COMENTARIOS

  1. Contestación a Rabo_de_Pasa.

    He puestos los dos enlaces a la noticia del mismo informe a propósito. En Époch Times en español podemos leer la noticia de manera más objetiva, CNÑ tiende a desvirtuar el informe, aunque es cierto que el informe viene a decir al final que recomienda el uso de la mascarilla porque la vacuna no impide los contagiosa.

    El informe está bien hecho, una muestra amplia de contagiados en una ciudad donde el 74% están cobrando completamente vacunados. Cinco enfermos hospitalizados de los que cuatro están completamente vacunados, y un análisis serolólico donde se aprecia que el ochenta por ciento de vacunados es portador de la variante delta y contagian.

    La conclusión del informe es algo pedestre, «Usar Mascarilla y no frecuentar sitios concurridos»

    Parece que el pasaporte Covid va a ser una bendición para los no vacunados aunque se contagien menos bueno es alejarse de los vacunados.

  2. El argumento que nos endilgan ahora es: como la mal llamada vacunación no frena el virus sino que lo hace más fuerte, sigamos inyectando sustancias en el hombro de los humanos.

  3. Este es el plan:

    «El Gobierno insiste en que «nos vamos a tener que vacunar muchas más veces»»

  4. Y hablando de China, a veces uno piensa que tenía razón.leo un titular que me asusta

    «VOX exige al Gobierno ‘acciones diplomáticas’ contra China por su falta de transparencia ante el origen del coronavirus»

    Aunque he votado a VOX a veces me arrepiento
    Cuando vi a Espinosa de los Monteros haciéndose una foto en una sucursal de pueblo de Harvard me temía lo peor.

    ¿Que coños hace VOX tocando las canas de los testículos a China sin solucionar antes las cosas de comer?.

    VOX debería mantener un prudente silencio en asuntos geoestratégicos, la política exterior es a largo plazo y se hace con silencio, audacia… y cuando toca, acción.
    No es China nuestro enemigo en estos momentos, si acaso solo les podemos acusar de corromper políticos españoles, pero no sé yo si eso es algo malo o una costumbre arraigada en España como la siesta.

  5. Pero, exactamente de qué Occidente habla el articulista cuando escribe: «En Occidente sin duda debemos tomar nota, no solo porque estos acontecimientos tienen importancia para el devenir de nuestro principal rival geopolítico, sino también para que no cometamos el terrible error de emular a los chinos. Más bien, todo lo que está desestabilizando a China debe ser otra razón para redoblar nuestra confianza en la superioridad de una sociedad libre y abierta» ¡Claro que Occidente ha tomado nota! ¡si estamos copiando el modelo chino de control social a la perfección! Ya hemos establecido el sistema chino de premios y castigos a los ciudadanos por la adopción o no de comportamientos que impone el partido, en nuestro caso los gobiernos. Por ejemplo, si usted quiere entrar en un cine tiene que vacunarse, sin prescripción médica, sin consentimiento informado y con la vacuna que yo le diga. Esto en el nivel bajo, en el nivel alto comporta la negativa a aceptar el chantaje la pérdida del empleo.
    Yo no se si China manipula su PIB, lo que se es que la industria europea está deslocalizada en China, que Occidente está imponiendo una política de «transición energética» que arruinará a nuestra escasa industria, mientras China hace lo que le da la gana, y que además copiamos su modelo de control social.

  6. Ya no se llama «pasaporte totalitario» se llama Pasaporte Diabólico, imprescindible para entrar en el Infierno Vaticano.

    • Oiga no es por ser el campeón de los conspiranoicos, pero joder esto del «green pass» como le llaman los cursis, suena mucho a esto:
      » Y hacía que á todos, á los pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y siervos, se pusiese una marca en su mano derecha, ó en sus frentes:
      Y que ninguno pudiese comprar ó vender, sino el que tuviera la señal, ó el nombre de la bestia, ó el número de su nombre.
      Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia; porque es el número de hombre: y el número de ella, seiscientos sesenta y seis.»
      La duda que tengo es si bestia es Macron o Bill puertas

  7. Interesante artículo.
    La pregunta que me ha surgido tras su lectura es por que yo, que desconozco absolutamente todo de China, pienso desde hace tiempo que los obstáculos para su expansión serán más internos que externos.

    Ahora que el papa argentino no recibe en la Casa de Dios a leprosos o apestados que no porten el pasaporte diabólico he decidido hacerme taoísta.

    Quizás sea por eso que sin conocer nada de China coincido con el autor. El problema es que el Tao no tiene tiempo y entre tanto suceden cosas que no son el Tao. «Lo Único Permanente es el Cambio».

    Puede ser que al ser español y aunque el papa no me deje entrar en el Reino que no es de este
    mundo por apestado yo tenga un gran conocimiento sobre todo aquello que no es el Tao.

    https://youtu.be/v-o6mbu8fLk

  8. El problema no es China.

    El problema pasa por saber cual es la alternativa a China. Porque lo que estamos viendo en occidente, en nuestras élites políticas y económicas es un entusiasmo sin parangón por los instrumentos de control social chino pero para aplicarlos a Agendas tan totalitarias o mas que la de China.

    Porque en China no se cuestinona la familia, que los hombres sean hombres y las mujeres mujeres, y si se cuestiona el tema LGTBIhaijk, el Islam como animal de compañía, el cambio climático…

    No me apasiona China lo mas mínimo, pero si hay que contraponerle algo debe de ser sobre unos cimientos fuertes y no deconstruidos, resilientes y relativos…

    Hasta que no se analice hasta que punto la fortaleza China (fortaleza que lastra la libertad de su población) pasa por un suicidio cultural/moral de occidente (inducido por agentes muy identificables); lo que comenta el artículo es papel mojado.

  9. No se aprecian grandes grietas. Las pequeñas grietas lo que hacen es garantizar el asentamiento del edificio. La alianza entre el tecnocapitalismo y el PCCh mostrará algunas grietas pero configura un inmenso poder global basado en la negociación constante entre mafias.

    Por ahora, conviene ampliar lo que se pueda la grieta del rechazo a la mal llamada vacunación y el consiguiente pasaporte totalitario. En pocos días, parece que la tendencia entusiasta por dejarse inyectar ese tóxico está cayendo de forma significativa. Es el momento de que los abogados de todo el mundo inicien procedimientos judiciales contra estos delitos relacionados con el virus chino. También hay que desenmascarar la traición del PP a la libertad, lo que es su seña de identidad.

    • La cierto es que si hay algo difícil desde que se inventó Internet es informase, ahora parece que buscar en Google cualquier nos permite conocer la verdad.

      Si antiguamente eso de acceder a la verdad era complicado, en esta época el mero intento de conocer lo más elemental puede volverte loco, en la cabecera de un mismo periódicos te puedes encontrar a Pedro Sánchez diciendo que habrá que vacunarse una tercera vez y al negro de la OMS en el titular de al lado diciendo que no, que la tercera dosis es mejor que vaya a África o Haití.

      Intento encontrar un gráfico que no me mienta y encuentro un par de ellos con un contador que cuenta hacia atrás los contagiados.

      Que difícil es encontrar un dato fiable, es imposible.
      Y mire que es fácil el asunto, basta saber contar, 1, 2, 3, 4..contagiado, 5, 6, 7, 8 vacunado, 9,10, grave, 10, 11 muerto. Mire que es fácil, pues imposible que un médico de la Seguridad Social sepa contar, imposible.

      Hace unos días se contagiaron en un pueblo de América unos cuantos ciudadanos y ahí sí ahí saben contar, por lo visto el ochenta y cuatro por ciento estaba vacunado,
      Y de los pocos hospitalizados el ochenta por ciento también estaba vacunado. Al parecer tras el análisis comprobaron también que el ochenta por ciento de los vacunados tenía la variante delta.

      Lo que me ha costado encontrar un estudio serio, para volverse loco, y la comunista Ayuso intentando frenar el virus con un papel. Tócamela otra vez, Sam.

      Aquí lo explican mejor y dan la dirección del informe.

      https://youtu.be/hPyJyUSfOsU

          • Pareciera que o bien

            1/ Los datos son falsos y lo qu quieren es que el personal se vuelva a poner el bozal.

            2/ Los datos son verdaderos, y se les ha escapado, porque la consecuencia mas clara es que si ambos contagiados (los con y sin vacuna) tienen igual posibilidad de trasmitir el bicho, lo del pasaporte COVID no se sostiene.

            Algunos dirán que los que no estén vacunados se podrían infectar mas, pero podría ser al revés, dado que los no vacunados toman muchas mas medidas (para no contagiarse) que muchos de los vacunados que se creen inmunes.

            Porque el verdadero aliciente para vacunarse, aunque no se quiera reconconocer, es comprar la moto de que así uno está inmunizado (aunque no lo esté) y así podrá levar la misma vida irresponsable que antes.

Comments are closed.