En la primera parte de esta serie de artículos titulada Grietas en la Gran Muralla, analicé algunos de los indicadores que muestran que la fuerza y ​​la estabilidad de China están empezando a ser cuestionadas. Esto es contrario a la narrativa común de que China es un adversario ascendente y temible que de alguna manera desafía las leyes de la ciencia política y la economía. Este artículo explorará con mayor detalle las fallas que comienzan a formarse en la economía política de China.

Publicidad

China ciertamente se ha ganado el derecho de decir que es una gran potencia mundial, ya que ha pasado de ser uno de los países más pobres del mundo a la segunda economía más grande del mundo en menos de una generación. La explicación es bastante simple, China implementó una serie de reformas económicas y políticas liberales, que combinadas con un liderazgo relativamente confiable, condujeron a enormes ganancias. En particular, China se convirtió en el centro de fabricación del mundo, que proporcionó innumerables puestos de trabajo para personas de ingresos medios y allanó el camino para un mayor desarrollo económico. Muchos halcones de China han lamentado que se haya jugado a Occidente, entregando negocios valiosos a una amenaza ahora existencial. Son sólo parcialmente correctos.

E.C. Harwood hizo una observación sobre la Unión Soviética en su libro «La contrarrevolución» hace aproximadamente 50 años. Señaló que la URSS, bajo su modelo autoritario, nunca podría superar económicamente a Estados Unidos y Occidente a menos que perdiéramos la fe en nuestro sistema de libre mercado y actuamos para copiar a los rusos. Lo mismo es válido para China en la actualidad

Para permanecer en el poder, el PCCh debe mantener un control estricto sobre la vida civil y económica, pero hacerlo obstaculizará el crecimiento y potencialmente conducirá al descontento popular. Si China desea seguir creciendo y mantener su poder en el mundo, debe perseguir una mayor liberalización y globalización, lo que probablemente conducirá a una mayor pérdida de poder para el PCCh a nivel nacional y potencialmente a un mayor malestar social debido a la afluencia de influencias extranjeras. Esto, por supuesto, llevó infamemente a la culminación de las protestas de la Plaza de Tiananmen de 1989 que pronto se convirtieron en una masacre patrocinada por el Estado que sacudió al país hasta la médula.

Esta paradoja presenta una oportunidad interesante para que Occidente y sus aliados aprovechen para restringir las ambiciones autoritarias del PCCh sin el uso de guerras comerciales improductivas o escaladas militares. Eso está agravando los dolores de crecimiento de China al aumentar nuestro dinamismo económico en el país, diversificar las cadenas de suministro en el extranjero y aumentar el compromiso con China.

Comprensión de las reformas económicas de China

El primer líder de la China comunista, Mao Zedong, aunque ciertamente una figura política astuta, también protagonizó uno de los actos de incompetencia y violencia estatal más brutales autoimpuestos en la era moderna. El Gran Salto Adelante, por ejemplo, fue un intento absolutamente desastroso de reforma agraria socialista que mató a aproximadamente 30-55 millones de personas entre 1958-1961. Como referencia, se estima que el número de muertos global de los soldados de la Segunda Guerra Mundial es de 15 millones.

Después de la muerte de Mao, el Partido Comunista de China emprendió una serie de reformas orientadas al mercado en 1978 para sacar a China de la pobreza rural. Esto implicó políticas como abrir la economía a la inversión extranjera, eliminar los controles de precios, fortalecer los derechos de propiedad y aumentar la propiedad privada de la industria.

La economía de China inició una rápida transición de una sociedad predominantemente agrícola a una potencia manufacturera. Esta es la progresión natural de las economías. Durante la Revolución Industrial, Estados Unidos pasó de una economía agrícola a una economía de manufactura, y luego a una economía de servicios de alta remuneración y alta calificación. A continuación se proporcionan gráficos que detallan la evolución radical de la economía de China después de la liberalización.

La combinación de mano de obra barata, una población joven en edad de trabajar y nuevas oportunidades de inversión condujo al auge económico inicial posterior a 1978. Aunque vale la pena señalar que las estadísticas de crecimiento chinas están manipuladas e infladas, por lo que el verdadero alcance del progreso es probablemente menor que lo que está disponible, aunque sigue siendo impresionante y demuestra el poder de incluso una libertad económica limitada.

Además, un testimonio de 2001 sobre los derechos humanos en China publicado por la Brookings Institution incluso señaló:

«Hay evidencia, por ejemplo, de que los experimentos de China en la reforma legal y su relajación de los controles sociales, aunque limitados, son más avanzados y más vigorosos que los de Vietnam, Laos, Cuba, Corea del Norte y Birmania».

Esta tendencia hacia una mayor reforma legal y de derechos humanos se ha revertido drásticamente en los últimos años, pero vale la pena señalar que ha habido avances en este frente. Algunos de los mayores contribuyentes a esta reversión incluyen los continuos abusos contra los derechos humanos del PCCh, particularmente en Xinjiang y el Tíbet, así como los recientes llamamientos para una mayor alineación del Estado de derecho con los objetivos políticos del partido.

No obstante, los líderes de China ciertamente pueden afirmar que han logrado una mejora sin precedentes en los niveles de vida gracias a su aceptación limitada de la liberalización económica y política.

China se ha enterrado en un agujero político-económico

Ahora es empíricamente demostrable que la libertad económica, el Estado de derecho y la libertad civil están altamente correlacionados con la prosperidad económica. Los chinos no habrían adoptado tales reformas si no lo supieran también, y su reciente éxito solo confirma ese punto. Al mismo tiempo, los chinos están comenzando a aumentar su control sobre la vida económica y social, probablemente en respuesta a influencias externas que podrían socavar la estabilidad política. Esto tendrá un costo para el crecimiento económico a largo plazo de China, que sería necesario para seguir siendo influyente a nivel mundial y también para mantener la estabilidad interna a largo plazo.

China todavía mantiene una serie de políticas económicas socialistas altamente contraproducentes. Uno de los problemas más críticos es la alta prevalencia de empresas estatales y los montos masivos de estímulo de la deuda que ahora está planteando preguntas sobre una posible crisis de deuda. China Power, un proyecto dirigido por el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales escribe:

«Se desconoce el número exacto de empresas estatales que operan en China. Según el Anuario estadístico de China, había un total de casi 19.000 empresas industriales estatales en China, pero las estimaciones extranjeras sitúan el número total en 150.000. Estas empresas se concentran principalmente en la fabricación de productos químicos, la fabricación de minerales y la producción de electricidad y energía. En general, las empresas estatales muestran mayores niveles de apalancamiento y menores niveles de rentabilidad que las empresas privadas».

Esta es la lección que hemos aprendido en Occidente y, con suerte, recordamos. Es decir, el gobierno no puede manejar la economía; la empresa privada no solo es mucho más innovadora sino también mucho más eficiente. El multimillonario chino Jack Ma criticó la famosa crítica del sistema bancario estatal de China que no solo continúa alimentando una potencial crisis de deuda masiva, sino que también presta préstamos a empresas no competitivas. A cambio de su conocimiento, se vio obligado a desaparecer de la vida privada y el PCCh desató una ofensiva contra el sector de tecnología financiera. El PCCh ha desatado recientemente un freno a las empresas tecnológicas nacionales como Didi y otras empresas chinas que cotizan en las bolsas de valores estadounidenses. Es comprensible que tal comportamiento tenga consecuencias negativas para el crecimiento a largo plazo, ya que es casi imposible desarrollar industrias nacionales altamente innovadoras o incluso simplemente obtener capital extranjero bajo tal régimen.

De hecho, un informe del American Enterprise Institute cita esta improbabilidad de promulgar reformas a favor del crecimiento, junto con el aumento de la deuda y el envejecimiento de la población (que se debe en parte a los controles de población chinos), como razones por las que la economía china se estancará. Desafortunadamente para el PCCh, el estancamiento, especialmente con otros países como India en crecimiento, significa una pérdida de la influencia económica que se necesita desesperadamente en el extranjero y un posible malestar civil en el país.

Finalmente, existe la observación de sentido común de que oprimir a ciudadanos potencialmente productivos es malo para el crecimiento económico y la innovación. Si quiere ponerse técnico al respecto, la gran economista Deirdre McCloskey ha escrito volúmenes de libros sobre cómo la aceptación generalizada de la libertad individual y la autorrealización para el beneficio privado condujo a la gran explosión de la productividad en todo el mundo. No debería ser demasiado controvertido sugerir que toda persona que guarda silencio por temor a ser perseguida, cada disidente político pudriéndose en la cárcel, cada minoría religiosa o étnica detenida y arrojada a un campo de internamiento, podría haber sido una persona muy productiva, si no una superestrella para China. Solo un pensamiento.

Una carrera económica contra el tiempo para China

Aunque China puede ser la segunda economía más grande del mundo, solo ha llegado allí debido al gran tamaño de su población. En 2020, el Banco Mundial indicó que el PIB per cápita de China era de 10.500 $; como referencia, el PIB per cápita de EE. UU. fue de $ 63.500 $ que es una disminución con respecto a 2019 debido a Covid-19 y cierres.

Desde un punto de vista estructural, eso se debe a que Estados Unidos es una nación consumidora con una economía orientada a los servicios, como lo son todos los países ricos. China está tratando de hacer la transición a este estilo, lo que significa pasar de ser el productor mundial de prendas y juguetes a un centro de tecnología, finanzas y otros trabajos bien remunerados. Sobre este asunto, Bloomberg ha informado que un funcionario económico chino admitió que se prevé que el consumo como parte del PIB chino se desacelerará en el futuro previsible.

Esencialmente, China necesita abrirse camino hasta la cima de la cadena de suministro global, lo cual es extremadamente difícil con una economía estatal tan engorrosa. Piénselo de esta manera; aunque China puede ser el productor mundial de iPhones, simplemente se ensamblan en China, lo que podría subcontratarse fácilmente a otros países, si aún no está sucediendo. Los componentes más importantes, como los semiconductores, provienen de países más avanzados y orientados a la tecnología mucho más libres, como Taiwán y Japón. Finalmente, el diseño de productos, el paso más importante en la cadena de suministro, se realiza en los Estados Unidos, una nación que abraza radicalmente la libre empresa. Sería un eufemismo decir que China se enfrenta a algunos rivales formidables en este campo, especialmente dado su torpe modelo económico autoritario y el cada vez más pesado bagaje asociado con hacer negocios con China.

Finalmente, mientras China libra una batalla cuesta arriba para hacer la transición a una economía más moderna, la fuente original de su prosperidad, la manufactura, se está yendo a otros países. Los proveedores están comenzando a subcontratar su producción a países como Vietnam, India e incluso países de África. Esto se debe a una variedad de factores, que van desde una interrupción de las cadenas de suministro debido a la reciente guerra comercial entre Estados Unidos y China, mano de obra más barata en los mercados emergentes, oportunidades de inversión más favorables y preocupaciones de derechos humanos que surgen al tratar con el PCCh.

Aún está por verse si China podrá o no hacer la transición a una economía avanzada e innovadora con la cantidad de controles económicos y sociales contraproducentes que mantiene. Al mismo tiempo, se enfrenta a una serie de problemas urgentes, como la salida de su base manufacturera, una posible crisis de deuda como resultado de sus imprudentes programas de préstamos estatales y una lista cada vez mayor de poderosos escépticos geopolíticos. Estos problemas podrían superarse fácilmente abandonando su modelo autoritario, pero eso significaría el fin del gobierno del PCCh.

La idea que acabo de plantear no es nueva. E.C. Harwood, el fundador de AIER, hizo la misma observación sobre la Unión Soviética en su libro La contrarrevolución hace aproximadamente 50 años. Señaló que la URSS, bajo su modelo autoritario, nunca podría superar económicamente a Estados Unidos y Occidente a menos que perdiéramos la fe en nuestro sistema de libre mercado y actuamos para copiar a los rusos. Lo mismo es válido para China en la actualidad.

*** Ethan Yang, licenciado en Ciencias Políticas con especialización en Relaciones Internacionales.

Foto: Digi_shot.


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Become a Patron!

4 COMENTARIOS

  1. Las ilusiones liberales hacen pésimos análisis políticos.
    En el libre mercado no se puede tener fe porque son los propios mercaderes los que, a la mínima oportunidad, montan un monopolio, una mafia o entran en negociaciones corruptas con los estados totalitarios. ¿Los tecnocapitalistas de MAGA van a cuestionar los métodos del PCCh? Más bien los están copiando. ¿Por qué estados, banca y tecnológicas tienen tanta prisa por encarcelarnos en el 5G?

  2. «Esta paradoja presenta una oportunidad interesante para que Occidente y sus aliados aprovechen para restringir las ambiciones autoritarias del PCCh» Por ejemplo imitando sus prácticas de control social a los ciudadanos. ¿Pero en que mundo vive Ethan Yang? ¿o estamos ante una artículo escrito hace 20 años? Señor Yang ¿está usted enterado de que el debate político actual en Europa Occidental es la imposición de conductas a los ciudadanos y el establecimiento de un sistema de castigo social para el incumplidor de esas conductas? ¿Le suena de algo? ¿China? ¿Sabe usted que una élite de un poder centralizado que controla la Unión Europea, no elegido por nadie quiere imponer una determinada ideología a los estados miembros y a sus ciudadanos? ¿le suena de algo? Y esto por no hablar de Estados Unidos y su deriva totalitaria con las políticas identitarias.

    • Tiene razón.

      No se en que año vive éste señor. Que además olvida que uno de los motores de China es el nacionalismo. Mucho mas que el comunismo.

      La idea en el largo plazo será ir derivando el tema comunista hacia el nacionalista. Fascismo quimicamente puro. Algo, insisito, parecido a lo de Franco, pero con matriz confuciana en vez católico falangista.

      Y lo que no entienden muchos.. es que lo que hundió al régimen de Franco es que éramos 35-40 millones. Y lo que salvará a los chinos es que son 1.200.

      Un cordial saludo

Comments are closed.