En unos meses se cumplirán diez años desde el arranque del caso Gürtel. Todos lo recordamos. Se consumía el último año de la pasada década, la prodigiosa, la de los milagros y José Luis Rodríguez Zapatero acababa de revalidar la presidencia. Mariano Rajoy, por su parte, se las veía y se las deseaba para adaptar el partido y ponerlo enteramente a su gusto. La crisis económica acababa de empezar, pero sus peores efectos aún no se sentían.

Fue entonces cuando el juez Baltasar Garzón en la cumbre de su carrera, soltaba el bombazo enviando a prisión a un tal Francisco Correa, de quien casi nadie sabía dar referencia pero que aparecía en las fotos de la boda de Ana Aznar, hija de José María Aznar, celebrada sólo unos años con gran boato en el monasterio de San Lorenzo de El Escorial. Todos los demás eran completos desconocidos para la opinión pública.

Algunos diarios habían publicado informaciones al respecto desde el año 2007, pero se perdían entre el tráfago diario de información. Los casos de corrupción siempre llaman más la atención si se está en el Gobierno, y el Partido Popular (PP) estaba en la oposición. Pero la investigación ya había comenzado y bastó una denuncia de un concejal de Majadahonda (Madrid) en la Fiscalía Anticorrupción para que la maquinaria policial se pusiera en marcha. En España tenemos mala suerte con los políticos, no así con la policía y la Guardia Civil, dos cuerpos muy profesionales que cuando comienzan algo suelen llegar hasta el final.

Muchos pensaron entonces que se trataba de un caso aislado, el clásico comisionista que había dado un pelotazo y que, tras una discusión por la cantidad, lo denunciaba por venganza. Pero no, la cosa iba mucho más lejos. Se trataba de una organización dedicada por entero a eso. La formaban cuatro hombres: Francisco Correa, Pablo Crespo, Antoine Sánchez y Álvaro Pérez, más conocido como “El Bigotes” por el mostacho de domador de leones que gastaba en sus años buenos. Operaban en Madrid, Valencia y Galicia, especialmente en las dos primeras. Su modus operandi era muy sencillo. Sobornaban a cargos públicos del PP con los que tenían relación personal y se hacían de este modo con jugosos contratos.

Ese era tan sólo el primer metro de una madeja que resultó ser larguísima y, en algunas partes, muy enredada. Tan pronto como la Audiencia Nacional se puso en marcha empezaron a caer como chinches concejales y diputados del PP, algunos terminarían siendo muy conocidos para el gran público. Ese fue el caso de Arturo González Panero, alcalde de Boadilla del Monte (Madrid), apodado “El Albondiguilla” por su forma esferoide. Los motes tienen esa capacidad de fijar a fuego en la mente lo que de otra manera sería imposible. Todo esto sucedió al principio, durante los primeros compases de la tragedia. Dos años más tarde era ya tal la cantidad de imputados que para seguir las evoluciones del caso Gürtel hacía falta un nomenclátor.

Gürtel no era una red de cohechos al uso, iba más lejos: era un completo sistema de financiación del Partido Popular

La montaña de porquería era de tales dimensiones que el hedor no tardó en subir por el hueco de la chimenea y alcanzar a la cúpula del PP en Génova, 13. Luis Bárcenas, tesorero del partido y hombre de máxima confianza de Rajoy, fue imputado por Garzón. Le acusaba de recibir más de un millón de euros provenientes de la organización de Correa. A partir de aquí la cosa se desmadró. No se trataba de una red de cohechos al uso (me llenas el bolsillo, te adjudico un contrato y a otra cosa), iba algo más lejos: era un completo sistema de financiación ilegal del PP.

Ante la gravedad de las acusaciones, el PP reaccionó negándolo todo. Se permitieron incluso dar una rueda de prensa con un indignado Rajoy en el centro flanqueado por los primeros espadas del partido: Francisco Camps, Esperanza Aguirre y Ana Mato. Hoy los tres han caído, ya por Gürtel, ya por alguna de las muchas ramificaciones que el caso tuvo con el correr de los años. Porque si algo tenía Gürtel que lo hacía particular es que era como la nave nodriza de la corrupción del PP. De ella partían infinidad de tramas y subtramas que, con el tiempo, hemos ido conociendo a través de la prensa y los sumarios judiciales.

Los resultados prácticos están hoy, diez años más tarde, a la vista de todos. El PP de Madrid y Valencia se encuentran en la UVI y el nacional se sostiene sobre dos palillos de dientes. Desde la sentencia del jueves 24 de mayo ya tan sólo sobre uno: el poder que les queda tras el terremoto electoral de hace tres años. A él se agarran como lo haría un náufrago a un tablón en mitad de una tempestad.

Una tempestad que podría recrudecerse porque lo que antes era mera especulación ahora es una sentencia. La Audiencia considera acreditada la existencia de una caja B al menos desde 1989, es decir, desde que José María Aznar refundó la antigua Alianza Popular. Sólo esto es motivo más que sobrado para que el partido se disuelva mañana mismo. Y no, no exagero ni me estoy dejando llevar por las emociones.

Tras exprimir a los contribuyentes

Este es el partido que más ha exprimido fiscalmente a los contribuyentes en toda la historia del país. El partido que los trata como súbditos. El partido que ha subido todos los impuestos posibles y se ha inventado otros tantos. El partido que ha hecho del terror fiscal su santo y seña. El partido de las inspecciones draconianas y las listas de morosos. El partido que ha obligado a echar el cierre a infinidad de empresas con abracadabrantes sanciones, y que ha llevado a miles de autónomos al sector informal por imponer una fiscalidad propia de la Alemania del Este. Pues bien, este partido tenía una caja invisible al fisco.

Ni Francisco Correa, ni Pablo Crespo, ni “El Bigotes” nos daban lecciones de moral. Eran simplemente unos piratas que atisbaron que en política había dinero fresco y gentuza distribuyéndolo. Se arrimaron, dieron el golpe y les ha salido mal. Pero el Partido Popular sí que da lecciones de moral, sobre todo de moral fiscal. Mientras predicaban esa especie y desataban una persecución sin tregua contra los contribuyentes mantenían una doble contabilidad que, al parecer, manejaba el tesorero del partido, un tipo que sólo respondía ante Mariano Rajoy.

Tras la sentencia de Gürtel, Rajoy no puede seguir ni un día más al frente de la presidencia del Gobierno: hay razones legales que lo inhabilitan

Esto nos conduce directamente a la conclusión lógica de todo este asunto. Alguien como Mariano Rajoy no puede seguir ni un día más al frente de la presidencia del Gobierno. Razones de orden político sobran, pero esas son opinables, como todo en política. Pero también hay razones de tipo legal que lo inhabilitan para el cargo. La caja B del Partido Popular era responsabilidad suya como presidente de un partido que presume de ser presidencialista. Y esto desde la semana pasada no es una hipótesis, es un hecho sancionado por un tribunal de Justicia.

No vale eso de que él no sabía de su existencia. Su obligación era saberlo. No estamos hablando de que el jefe de compras del partido le salga vivales y trinque comisiones de los proveedores. No, estamos hablando de que el partido contaba con un sistema de financiación ilegal perfectamente estructurado con una minuciosa contabilidad paralela incorporada. Si algo así se descubre en una empresa el director general va a la cárcel de cabeza y, por supuesto, deja de ser director general en el acto.

Rajoy intentará aferrarse al cargo

Pero, a pesar de que es algo evidente, Rajoy no dimitirá, se resiste y sigue insistiendo en que eso no va con él. Confía en que todo esto pase y a la vuelta del verano ya se haya olvidado. Con los presupuestos aprobados podrá aguantar dos años más, hasta mediados de 2019. Para entonces otros serán los afanes y se presentará de nuevo. Esas son las cuentas que hace, la celebrada gestión de los tiempos del gallego.

Pero los tiempos no se gestionan demasiado bien si tu posición parlamentaria es tan frágil, 137 escaños son muy pocos para amarrarte a la poltrona. Rajoy es un jugador de ventaja. Sólo da un paso cuando lo tiene ganado. No estamos en 2015, cuando disfrutaba de una holgada mayoría absoluta y de un partido antisistema que empujaba el voto moderado hacia sus caladeros. Ahora basta con que su principal soporte, que no es otro que Albert Rivera, líder de Ciudadanos, le coloque la proa. Más pronto que tarde tendrá que disolver las Cortes y convocar elecciones para el otoño o, a más tardar, para la primavera del año próximo.

Eso, evidentemente, está por ver. Rajoy le debe buena parte de su fortuna política a las limitaciones de sus contrincantes. En el PSOE primero fue esa nulidad que atiende al nombre de José Luis Rodríguez Zapatero, luego todos los incapaces que han ido pasando por Ferraz. En Podemos se han hecho el seppuku ellos solitos y hoy más que miedo a veces dan pena. Sólo queda Ciudadanos que, a poco que hilen fino y sepan coordinar el acoso y derribo se cobrarán la pieza. Están obligados moralmente a ello, a cerrar de una vez el caso Gürtel retirando de la circulación al jefe de la banda.


Si este artículo le ha parecido un contenido de calidad, puede ayudarnos a seguir trabajando para ofrecerle más y mejores piezas convirtiéndose en suscriptor voluntario de Disidentia haciendo clic en este banner:

11 COMENTARIOS

  1. Así es, Fernando, este ha sido el juicio final de la Gürtel y de Rajoy como presidente. Un merecido final humillante y deshonrroso para un sujeto que se resiste a morir. La misma moción de Sánchez va a ser la que justifique seguir liderando al PP desde la oposición para “vengarse” del “agravio”. Me temo que, de una forma u otra el tapón va a continuar. Ahora bendecido y legitimado con la complicidad de la mayoría del parlamento. Era previsible que tanto Sánchez como Rajoy iban a hacer lo imposible por asegurar la supervivencia del bipartidismo. Y al precio que sea.

    Dada la farsa que han escenificado sin ningún escrúpulo, Ciudadanos no debería darles el gusto a los dos de salirse con la suya. Y dado que el NO a la moción y el NO a Rajoy son las dos opciones igual de necesarias y decentes, Ciudadanos en lugar de inclinarse por el NO a la moción, debería optar por una clara y consciente Abstención, porque la suerte ya está echada y porque la respuesta y la actitud irresponsable de Rajoy y el PP merecen también el más absoluto desprecio. Que no caígan en la trampa de quedarse solos al lado de Rajoy y la corrupción del PP. Hasta la diputada canaria Ana Oramas ha optado por una abstención. No participen de la farsa ni les den ese gusto. En este asunto y ante la canallada de los dos indignos representantes políticos, lo más prudente es abstenerse y no tocarlos ni con un palo.

  2. Acabo de leer el interesante artículo denominado “Radiografía de la corrupción” y veo que los comentarios están cerrados. Pues muy bien, como esto se vuelva a repetir retiro mi aportación económica a este medio, son 48 euros al año, sé que no es nada, pero bueno, avisados quedan. ¡Qué pronto se copian los malos vicios!

    • Estoy de acuerdo. Es inaceptable, mientras por la derecha del monitor salen avisos de lectura con comentarios cerrados. Me fui escaldado del invento de Pedro J. y su “Español”. Si nos quieren limitar los comentarios, estamos perdiendo el tiempo.

  3. Don Fernando

    Olvida usted algo muy importante de esta corrupción. Si sumáramos, que es lo que hacen algunos peperos, las cantidades robadas por PP y PSOE en los distinto afaires.. probablemente saldría que el PSOE ha robado mas, doble, triple… que el PP. Y probablemente sea cierto.

    Y todas esas genes peperas se quejan de cómo es que habiendo robado menos se ceben (nos cebemos) así con ellos.

    Y ahí entra algo que ellos no quieren reconocer.

    El PSOE organizaba/organiza sus financiaciones irregulares para “comprar votos”. El voto clientelar es fundamental para el PSOE.

    El PP organizaba/organiza sus financiaciones PARA COMPRAR SILENCIOS. Hemos visto cómo desde dentro del PP nadie ha osado abrir la boca para decir nada cotra .. a pesar de que se están cargando España y su partido.

    Pero todos callados.

    Y PARA COMPRAR APOYOS INTERNOS. No es lógico, si es que no ha sido diseñado a exprofeso que gentes comoesa pandilla de inútiles a todos los niveles que conocemos tengan el poder que tienen en el partido. Y todos conocemos casos de personas muy válidas que se han ido de allí echando pestes.

    El CEMENTO DEL SILENCIO DEL PP ES LA CORRUPCIÓN.

    No hay ningún proyecto de partido ni de política. No son un partido ni de derechas, ni liberal, ni nada de nada. Son un Partido de Poder que funciona gracias al dominio de los resortes de la corrupición. Si no no se entendería nada de lo que ha pasado en cataluña y está pasando con el PNV, por ejemplo en los presupuestos.

    Tampoco se entendería la promoción que han hecho de un partido cómo Podemos a costa de cragarse otro cómo UPyD.

    La votantes del PP, hasta ahora, en su mayoría y excepto en determinadas partes de España (Pontevedra..) , no esperaban una paguita a cambio de.. lo hacían por unos valores que sólo estaban en quienes votaban pero nunca en quienes eran elegidos.

    Esa es la gran mentira del PP y por lo que debe desaperecer. Rajoy mediante.

    Un cordial saludo

    • El PSOE es una banda corrupta, que les tira “un hueso” a sus perros. Pero el objetivo es idéntico a la otra organización mafiosa, el PP. Curiosamente más cercanas en “métodos” al viejo PRI mexicano, donde el presidente saliente “digitaba” al sucesor. Hasta el PRI se reformó y se abrió a primarias. Acabó con el monopolio de Televisa y los actuales dueños no son proclives a identificarse con ningún partido político mexicano. En el PSOE tipos, que entraron con una mano delante y otra detrás, son grandes fortunas, producto de grandes latrocinios. González Márquez, Bono, Solchaga etc etc etc. Con ZP “el honrado”, le dimitió Manuel Conthe, por la corrupción del segundo, que le colocaron, marido de una ministra de ZP, Una tal Mercedes Cabrera Calvo-Sotelo, que colocó a su maridito un tal Arenillas. El del banquete de botellas de vino a 100.000 Pta/unidad. la “operación” ENDESA etc. etc. etc. Relatar todo lo del PSOE, es una lista larquísima y mucho más abultada, que la del partido podrido. Un banda al servicio del poder económico y de su cúpula.
      El problema de España con este personaje llamado Mariano Rajoy Brey es similar al que jugó en la URSS los años de Leonid Brézhnev, que gobernó la URSS de 1.964 a 1.982 en que murió. Su periodo y su política de completo inmovilismo se conoció como la “era del estancamiento” y contribuyó de origen a la posterior caída del sistema comunista.
      Mariano Rajoy aspira a morirse en La Moncloa, si pudiera. Además, que más nefasto que Fernando VII, fue su supuesto padre Carlos IV, el último Borbón auténtico (los sucesores fueron una colección de bastardos). Un tipo que regaló su corona y su reino a Napoleón Bonaparte. Quizá diera origen a que la constitución de 1.812 declarase, que España no era propiedad de una persona o una familia.
      Y apuesto, que este régimen, que nació de la muerte de un general, acabará de la mano de otro. Si hayan alguno. Sería la salida menos mala.

      • En efecto.

        Pero no es tan fácil encontrar en el PP al niño que diga que su papá trabaja en la PSOE, como si fuera General Motors.

        Es hasta posible que Chaves y Griñan de todo lo que se “perdió” en Andalucía se hayan quedado con migajas.

        En el PP personas de indudable valía han salido corriendo, personas que supondrían un activo claro pero que posiblemente no tragarían o callarían.

        Se ha buscado, en el PP un perfil Moreno Bonilla, sólo compatible con el prietas las filas que vienen los de Podemos.

        Juntemos su inacción frente a los problemas que de verdad preocupan a sus votantes y toda esa corrupción. En política las casualidades no existen.

        un cordial saludo

        • Les unirá la corrupción (la grande) a la cúpula de “Lucky Mariano”. Pero es un partido al servicio exclusivo de los intereses de la oligarquía económica. Gobiernan para ellos y sus interes bastardos en exclusiva. Los intereses de los que les votan y forman una clase media de asalariados, son expoliados sistemáticamente en favor del gran dinero.
          Una banda sin escrúpulos morales y/o éticos de ningún tipo.

  4. Lo siento por Brey porque como el dice la culpa fué del enano musculado. Pero como lo tienen organizado así, uno la hace y desaparece y luego aparece otro diciendo que el no ha sido, pues lo mas prudente es enchironar al que se pueda y deje. Maillo siempre puede aspirar a juntarse a Vox a ver si le dejan dependiendo del resultado del recurso de caja España.

  5. Están previstas cuatro alzas de las tasas de interés de la Reserva Federal en 2018 y cuatro más en 2019, el petróleo pronto llegará a los 100 dólares, el BCE pone fin a las compras de deuda, el turismo ya comienza a desplazarse a otras longitudes, pero a pesar de tan amenazantes nubarrones el incremento del gasto público se acentúa y nadie tiene ni pajolera idea de cómo salir del pozo de serpientes de nuestra deuda ni cómo solucionar nuestra dependencia energética.

    Que sigan gobernando los que están lo vamos a pagar caro en un futuro no tan lejano. El desbarato del PGE 2018 es una chifladura a la desesperada de esta cuadrilla en un intento de seguir apoltronada en el poder, olvidándose de las secuelas que dejará para la economía a medio y largo plazo. Mejoras salariales de la Función Pública agregadas al aumento del número de ocupados, actualización de las pensiones, continuación del despilfarro (más dinero para las CCAA, rescate de autopistas, AVE, etc.), obligarán a una inmediata subida de impuestos para compensar el aumento del déficit del sector público.

    Y no se ve escapatoria posible ante la avidez extractiva manifestada por esta cáfila. El mismo director de la Agencia Tributaria en declaraciones a los periodistas, ha profetizado que «estamos abocados al Gran Hermano» (sic) [VIII Jornada sobre La inspección tributaria de las grandes empresas, organizado por Deloitte Legal].

    Reunidos en Granada, 35 catedráticos de Derecho Financiero y Tributario aseveran que en España el principio constitucional que garantiza la presunción de inocencia a efectos fiscales ha dado lugar a la presunción de culpabilidad en las delegaciones de la Agencia Estatal de Administración Tributaria, produciéndose un alarmante deterioro del principio de seguridad jurídica, y sentencian que «La Administración tributaria española no contempla a los contribuyentes como ciudadanos, sino como súbditos» (sic).

    De momento nos siguen respetando el derecho a la propiedad (no así su transmisión a nuestros descendientes) pero se llevan una descomunal proporción del producto de nuestra laboriosidad. Y en la sociedad orwelliana en la que actualmente subsistimos ya ni tan siquiera bajo el colchón nos dejan guardar los ahorros de forma segura e intocable sin que nos delate «El Ojo». Hoy en día, un imputado por irregularidades tributarias arriesga penas tan o más pesadas que un homicida.

    • La presunción del tipo más inútíl que Carlos IV, de que se ha “centrado exclusivamente” en la economía, es la mayor falacia oída. Lo cual, viniendo de un mentiroso con noctunidad, premeditación y alevosía como es Rajoy Brey, no es de extrañar. La única economía, que ha “arreglado” es la suya, la de sus amigos y la de los oligarcas a cargo de expoliar a las clases medias. Cuando “tio Mario” (Draghi) deje de comprar deuda soberana…. Entonces sabremos el gran “éxito” de Mariano. Deberían mirar en el registro de la propiedad o equivalente en Florida. Algo me dice, que ése sale corriendo para allá.

Comments are closed.