«P. ¿Las corridas de Toros como se usan en España son prohibidas por derecho natural? R. Que no lo son; porque según en nuestra España se acostumbran, rara vez acontece morir alguno, por las precauciones que se toman para evitar este daño, y si alguna vez sucede es per accidens. No obstante el que careciendo de la destreza española y sin la agilidad, e instrucción de los que se ejercitan en este arte, se arrojare con demasiada audacia a torear, pecará gravemente, por el peligro de muerte a que se expone.»

Así argumentaba el carmelita descalzo español Marcos de Santa Teresa en el capítulo dedicado al homicidio integrado en su Compendio moral salmanticense. Basada en el Cursus Theologicus Moralis Salmanticensis de su hermano de orden Antonio de San José, la obra fue publicada en 1805 en Pamplona, y resulta del máximo interés no sólo en lo tocante al objeto de la misma, la sistematización y resolución a las cuestiones morales de la época, sino también porque dentro de tales análisis se aportan numerosos datos que tienen que ver con las costumbres que tanto impresionaron a los muchos viajeros que atravesaron España durante el XIX, contribuyendo a la imagen romántica que todavía adorna (o lastra), a nuestra nación.

Hispanofobia y corridas de toros

En el caso del epígrafe que hemos reproducido, el asunto tratado son las corridas de toros, cuya estética había cristalizado a finales del siglo anterior, centuria cuya sastrería arrojó los trajes regionales españoles gracias a la labor del padre benedictino Martín Sarmiento, encargado también de confeccionar la iconografía del Palacio Real, en la cual quedaron incorporados, junto a los reyes godos, asturianos, leoneses, castellanos y aragoneses, Moctezuma y Atahualpa, cuyas coronas fueron a parar a las sienes de los emperadores españoles.

Las corridas de toros son también cuestionadas por sus connotaciones políticas, aquellas que van aparejadas a su denominación como “fiesta nacional”

Dos siglos después de que el clérigo se pronunciara de semejante manera, más allá de las críticas que recibe procedentes desde las filas del animalismo, las corridas de toros son también cuestionadas por sus connotaciones políticas, aquellas que van aparejadas a su denominación como «fiesta nacional», máxime en unos tiempos, los de hoy, en los que la Nación española afronta graves desafíos dentro de sus mismas fronteras. Teniendo todo esto en cuenta, las palabras del carmelita cobran mayor relevancia por su apelación a España y a la destreza de sus naturales. Unos naturales que, en el momento en el que se escribe este compendio, máxime si se tiene en cuenta que se hace sobre una obra previa, se extendían por varios continentes. En efecto, durante el siglo XVIII fue frecuente –sirva como ejemplo el padre Feijoo- el uso de las expresiones «españoles peninsulares» y «españoles americanos», distinción que unía, pero también encapotaba algunas pugnas entre estos grupos cuya resolución comenzó a darse poco después de que apareciera el Compendio que traemos entre manos. En medio de pugnas urbanas y criollas, durante el convulso siglo XIX cuajaron una serie de naciones políticas cimentadas sobre las históricas estructuras del Imperio español. Entre ellas, también la española, cuyo texto constitucional, la famosa Pepa, hablaba de los españoles de ambos hemisferios.

El XIX finalizó para España con la pérdida de sus últimas provincias de un Ultramar

Siglo de historias nacionales, el XIX finalizó para España con la pérdida de sus últimas provincias de un Ultramar. La voladura del Maine en el puerto de La Habana precedió a una derrota considerada como Desastre, en la cual se recreó toda una generación de artistas cuya obra anduvo a vueltas con el ser de España. En ese contexto, concretamente en ese mismo año 1898, el impresionista Darío de Regoyos aplicó su vanguardista pincel a un tema clásico español: la tauromaquia, tan frecuentada por el pintor que marcó ese siglo en España, Francisco de Goya; y el posterior, en el cual los toros fueron vistos bajo el prisma cubista de Picasso.

La obra a la que nos referimos lleva por título Toros en Pasajes, y en ella se puede ver una corrida de toros popular, celebrada en una plaza cerrada por una serie de viviendas y el muelle, en el cual flotan los barcos pesqueros desde los cuales se sigue la lidia, que transcurre dentro de un anillo constituido por los espectadores a pie de calle. En la estampa llama poderosamente la atención la decoración de los balcones, engalanados con banderas rojigualdas. Doce décadas después de su realización, el cuadro incorpora dos elementos hoy polémicos en virtud del momento político que vive España, amenazada por diversos movimientos secesionistas que han fundado su acción en contenidos culturales y simbólicos, pues de cultura hablamos, mal que les pese a sus detractores que tan sólo tienen ojos para ver tortura, cuando de toros se trata. En definitiva, insistimos, el adjetivo nacional es un argumento antitaurino más, como puede comprobarse con lo ocurrido en Cataluña, región en la cual ya no se celebran corridas de toros, pero sí otros espectáculos taurinos poco o nada reglamentados en los que no es infrecuente que ocurran percances per accidens.

Perseguida la bandera, los toros parecen hoy todavía a salvo

Si esta es la actitud de la Cataluña independentista a fuer de hispanófoba, aquella en la que se prohíben los festejos taurinos y se margina al idioma español, en las Vascongadas, territorio en el que la bandera española ha sido omitida o escondida desde hace décadas, ocurre un fenómeno curioso que nos hace volver la mirada sobre el lienzo de Regoyos. Actualmente, el pintor asturiano tendría abundante materia taurina, pues Bilbao sigue siendo una plaza muy importante, sin embargo, nadie en Pasajes adornará su balcón con la enseña nacional, que hace décadas desapareció para dar paso a un remedo de la Union Jack salido de las racistas manos aranianas. Perseguida la bandera, los toros parecen hoy todavía a salvo, acaso porque más allá de su popularidad, que alcanza su cénit en la Pamplona sanferminera que universalizó Hemingway y que alimenta el anhelo de los que sueñan con darle forma política a EuskalHerria, pertenecen a la identidad cultural de un pueblo que se ufana de milenario y de cultivador de sus esencias. A su modo, los toros son también la fiesta nacional de EuskalHerria.

Blas de Lezo pudo ver correr toros en la misma plaza que pintó Regoyos

Apuntalando la pertenencia al acervo cultural vasco, el historiador José Letona sostenía que el toreo a pie tenía su origen en el fragoso Pirineo vasco-navarro, tierra en la cual los pastores no podían conducir a caballo a los bravos, teniendo que recurrir con frecuencia al engaño de su capa. Abundando en sus investigaciones, sostenía Letona que ya existieron profesionales vascos de la lidia a principios del siglo XV. Hombres que ganaban sus dineros en plazas como las de Mondragón, Tolosa, San Sebastián o Pamplona. Acaso también en la de Pasajes, municipio al que la normalización lingüística eusquerizó su nombre hasta convertirlo en Pasaia, y lugar en el que vio sus primeras luces nada menos que Blas de Lezo, vencedor del almirante Vernon en Cartagena de Indias. Acaso en su niñez, don Blas pudo ver correr toros en la misma plaza que pintó Regoyos, cerca del puerto donde una gran cadena cerraba el paso a visitantes indeseados. Inspirándose en aquellas cadenas de la infancia, Lezo colocó unas similares en la boca del puerto colombiano, tras las cuales aguantó las embestidas inglesas hasta lograr una victoria que, de no haberse producido, hubiera dado paso a una América muy diferente a la actual. Un continente en el que  probablemente no se celebrarían las corridas de toros que hoy sobreviven en las principales urbes virreinales pero en el que, sobre todo,habría desaparecido el idioma español que hoy nos permite asentir y disentir con cientos de millones de hispanohablantes.


Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo con tu pequeña aportación puedes salvaguardar esa libertad necesaria para que en el panorama informativo existan medios disidentes, que abran el debate y marquen una agenda de verdadero interés general. No tenemos muros de pago, porque este es un medio abierto. Tu aportación es voluntaria y no una transacción a cambio de un producto: es un pequeño compromiso con la libertad. Muchas gracias.

Hazte Mecenas Disidente

5 COMENTARIOS

  1. ¡TORTURA!, así con mayúsculas es esta actividad, por antigua y tadicional que se pretenda. También la ablación del clítoris, las deformaciones el cráneo de algunas estirpes y la pretensión de lazos ”divinos” de diferentes casas monárquícas, forman parte de ese corpus heterogéneo al que hemos ddo n llamar: Cultura.
    A mí me da igual si esta salvajada tiene mil años o es de ayer por la tarde; es un bochornoso espectáculo para seres primitivos que carecen de empatía por el sufrimiento de un ser vivo.
    Soy DISIDENTE.también en esto.

  2. Soy canario. La inmensa mayoría de los canarios no nos gusta las corridas de toros ni otras manifestaciones “culturales” sobre estos animales. Han intentado por todos los medios, “corregirnos” esa anomalía, fracasando estrepitosamente.
    En realidad no me interesa lo más mínimo, si el “expectáculo” sigue o desaparece, porque deje de interesar. Es un atavismo cultural, que ha sobrevivido a lo largo del tiempo. Es como si siguiese el circo de gladiadores de Roma. Cuando parece, que definitivamente corre peligro de desaparecer. Una “mano negra” los vuelven a poner “de moda”.
    A mi me molesta de la llamada “fiesta nacional”, que algunos liguen, que no eres un buen español, si no te gusta el espectáculo. Por ahí no paso. Parodiando la frase de un “cineasta”, que no por recibir un sustancioso premio, no se iba a sentir español “ni por cinco” minutos”. Yo digo, que no dejo de sentirme español nunca, porque “la fiesta nacional” no sea mi fiesta.

  3. Pues, lamentablemente, creo que es una parte de la cultura que se va a perder. En unos años descenderá el número de aficionados a este arte y sus detractores(,ahora jóvenes entre los que la opinión es uniforme, saltarán a prohibirlo.

    Me da pena por dos razones. La primera es que me gusta este espectáculo por lo cultural y por lo estético. La segunda es porque no creo que España siga igual tras su desaparición. Menos mal que a la cultura española es apreciada en otros sitios más que en su origen.

    Un saludo.

    • ¿Lamentablemente?; ¿cultura?; ¿en unos años?; ¿arte?; ¿saltarán a prohibirlo (así, en futuro)?; ¿estético? Definitivamente tiene que salir más joven, ir a museos, al cine, al teatro, y olvidarse de los gladiadores.
      Lo único que me parece deseable de su comentario, es su premonición de que España no será igual tras la desaparición de “La vergüenza nacional” (que no la única ni la más sangrante de las innumerables que padecemos); lo estamos necesitando desesperadamente.

Comments are closed.