Jeffrey Epstein, ‘madame’ de la élite política y económica de los Estados Unidos, ha aparecido colgado en su celda antes de que pudiese testificar en el juicio en su contra. Las circunstancias de su muerte alimentan la idea de que ha sido víctima de una conspiración. Pero lo más interesante del caso es cómo Epstein retrata al poder, su ideología, sus apoyos sociales, sus mecanismos.

Jeffrey Epstein era profesor de matemáticas y física en Manhattan. Entre sus alumnas se encontraba la hija de Alan Greenberg, CEO de Bear Stearns. Epstein trabajó en el banco de inversión de 1976 a 1981, cuando la empresa le expulsó por violar la política de la empresa. Comenzó entonces una carrera en solitario que le convirtió en una de las grandes fortunas de los Estados Unidos.

En 2005, una mujer denunció a Epstein de conducir a su hija de 14 años, por medio de una chica mayor de edad, a su mansión. Allí le pagaron 300 dólares por verla desnuda. También proveía de favores sexuales a personalidades importantes, a las que grababa cuando realizaban actos sexuales. En 2006 le investigó el FBI, pero Alexander Acosta, entonces Fiscal del distrito sur de Florida, llegó a un “acuerdo de no persecución” que prácticamente le libraba de los crímenes de ámbito federal. Pero en 2008 Epstein se declaró culpable de traficar con menores de 18, y fue condenado a año y medio de prisión, pero a los tres meses y medio se le concedió estar fuera de la cárcel 12 horas al día, 6 días a la semana.

Jeffrey Epstein es la historia de la relación entre el poder y el dinero, entre los servidores públicos y los vicios privados

En los últimos años se han acumulado varias acusaciones en el mismo sentido, que son las que le han vuelto a conducir a la cárcel, donde ha fallecido. Todas las pruebas encontradas en su mansión podrían suponer más de un millón de folios.

Transhumanismo

Decía Chesterton que en cuanto la gente deja de creer en Dios, cree enseguida cualquier cosa. Un ejemplo de ello es el transhumanismo, una religión de la élite estadounidense, que entre otras cosas propone que puede haber un control científico de la evolución humana. Y que algunos privilegiados pueden acceder a la inmortalidad, merced a la ingeniería genética y a la inteligencia artificial.

El transhumanismo recupera las aspiraciones progresistas de realizar un programa eugenésico. Se habla mucho de “darwinismo social”, sin saber cuáles son las ideas darwinistas más extendidas. No se trata sólo de esperar a que la sociedad se auto limpie de inadaptados y seres inferiores, sino de controlar el proceso de forma científica y con el apoyo del poder político y sus ingentes recursos coactivos. El núcleo del darwinismo social es que el hombre, a diferencia del resto de animales, puede cambiar las condiciones de su propia evolución, y por esa vía puede conducir al progreso social y racial, que van de la mano.

En una visita a la Universidad de Harvard, Epstein mostró su disconformidad con que tantos programas estuviesen destinados a aliviar el hambre y los problemas de salud de la población más pobre, pues ello conduce a la superpoblación y al consumo de recursos. Steven Pinker le rebatió sus ideas, pero la respuesta que obtuvo el intelectual es la de ser “expulsado de la isla”, en referencia a un programa de televisión que tiene una réplica en España.

Epstein quería crear una “granja de niños” en la que él pudiese inseminar a 20 mujeres cada vez, según informa The New York Times. Se inspiró en el Banco de Elección Genética de Robert Klark Graham, otro entusiasta de la eugenesia, y que recogería esperma de grandes atletas y premios Nobel. Pero no hay evidencias de que pudiera llevar a cabo sus planes. También estaba interesado en la criogenia, y estaba interesado en que el frío conservase su cabeza y su pene.

Cadena de favores

Tenía una estrecha relación con Leslie Wexner, director de L Brands, que controla Victoria’s Secret. Epstein presumía de que él fichaba a modelos para la marca de lencería, aunque no cobraba ni tenía relación contractual alguna con la empresa, y lo utilizaba para capturar a las jóvenes. Maria Farmer, que trabajaba en la mansión de Epstein, preguntó por qué entraban tantas jovencitas, y le informaron que hacía castings para Victoria’s Secret. Aunque Wexner y Epstein cortaron la relación, Victoria’s Secret contaba con los servicios de la agencia de modelos MC2, que proveía también de escorts a hombres muy ricos, entre los que se encontraba Epstein.

Epstein pudo eliminar de su mansión todos los ordenadores antes de que la Policía la registrase. Pero se le han encontrado fotos de niñas desnudas. Maria Farmer dijo que entre las jóvenes que entraban en la mansión, algunas llevaban el uniforme del colegio.

Virginia Giuffre ha acusado a varias personalidades importantes de los Estados Unidos de haber contratado sus servicios por medio de Epstein. Es el caso de George Mitchell, exsenador, o de Bill Richardson, exgobernador de Nuevo México y una de las figuras más importantes del Partido Demócrata durante la pasada década. Giuffre también acusa de haber contratado a Epstein al Príncipe Andrew, a “otro príncipe”, a “un presidente extranjero”, quizás en referencia a Ehid Barak, que ha sido visto en varias ocasiones en la mansión de Epstein. Todos han rechazado estas acusaciones.

Pero donde apuntan todas las miradas es a Bill Clinton, conspicuo amigo de Epstein y a quien los documentos señalan como un visitante habitual de la “isla de pedofilia” propiedad de Epstein.

Una conspiración

No es cierto que todas las conspiraciones sean falsas por el simple hecho de que alguien las formule. Las conspiraciones existen, y si esta es una de ellas es algo que deberíamos conocer.

El 29 de julio, Jeffrey Epstein fue encontrado en su celda, tendido sobre el suelo, en posición fetal y con el rostro azul. Tenía marcas en el cuello. Se había intentado ahorcar, según parece, aunque según una información de The Washington Post, Epstein había denunciado a las autoridades que le habían intentado matar. Spencer Kuvin, que representa a tres de las personas que acusan a Epstein de tráfico sexual, dijo: “Yo pongo es cuestión si es de verdad un intento de suicidio”, en referencia al primero, “o si hay gente poderosa que, simplemente, no quiere que hable”.

Pese a estas circunstancias, y según The Washington Post, Epstein manteía un buen espíritu antes de su muerte, pero otras informaciones apuntan a un comportamiento muy extraño. Después del primer intento de suicidio, se condujo a Epstein a una celda de máxima seguridad en el Centro Correccional de Manhattan, con un protocolo anti suicidio.

Pero tres horas antes de que se encontrase su cadáver, se le retiró la custodia de los guardias que le controlaban. Con todo, teniendo en cuenta los elementos que hay en esas celdas, según un antiguo preso, es imposible que nadie se suicide. El techo está a más de dos metros y medio y no hay ningún elemento que permita acercarse a él. La ropa es de fuerza. La cama está anclada. No hay barrotes. No hay metal ni elementos duros. Y cada nueve minutos pasa un guardia por tu celda, estés o no en un protocolo anti suicidio. Su círculo más íntimo cree que ha sido asesinado. Si fuera así, no veo viable ocultarlo mucho tiempo. Por ejemplo, hay cámaras grabando a los internos, y esas imágenes (si no es falso que las cámaras fallaron justo cuando se suicidó), aclararán qué es lo que pasó.

Este segundo intento de suicidio llega un día después de que se hiciesen públicos 2.000 folios de la investigación, que detallan las acusaciones de prostitución de menores.

Lo interesante de todo ello es comprobar cómo se trazan relaciones entre el poder y el dinero, cómo los servidores públicos caen en vicios privados, cómo hay ideologías, e incluso religiones pensadas para los poderosos, y cómo reaccionan los poderosos cuando se ven amenazados.

Foto: Donald Martinez


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, con una pequeña aportación, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés. Tu aportación es voluntaria y no una transacción a cambio de un producto: es un pequeño compromiso con la libertad pensamiento, opinión y expresión.

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

17 COMENTARIOS

  1. El caso de Epstein es un botón de muestra más de que a la oligarquía que gobierna el mundo se le ha ido la pinza hace tiempo. Es cierto que las élites siempre han tenido a su alcance vicios que al común de los mortales le estaban vedados: desde las bulas de la Iglesia Católica a las “dachas” de la Nomenklatura del Partido Comunista Soviético, las habitaciones oscuras del poder han estado llenas de cosas inconfesables. Pero al menos, los ricos y poderosos ocultaban sus comportamientos más impresentables y degradados. Es lamentable como esta gentuza siempre tira de menores, gente sin recursos y débiles mentales para satisfacer sus instintos más bajos y como tiene que recurrir a personajes de la calaña de Epstein para ello. Cierto es que nunca o casi nunca habrá pruebas de ello (que serán convenientemente destruidas), pero ahora los medios técnicos funcionan mejor que en la época de Luis XIV o nuestro putero cañí Felipe IV o las “calenturas” de la reina castiza Isabel II.

    • El problema actual es que los poderosos hacen ostentación de sus vicios privados e ilegales porque eso incrementa su Poder, en vez de ser un debe es un haber.

      Y ello ocurre porque mas abajo la aspiración es llegar a ser poderoso, per se, para simplemente poder hacer lo mismo que el que poderoso a quien se admira.

      Por ejemplo: Los programas degradantes estilo isla de los famosos, supervivientes, grandes hermanos varios, etc, no son si no las plataforas para “educar” al lanar en dicha aceptación.

      Estamos abocados a una nueva Edad Media, y los transhumanistas varios quieren ser los nuevos papas y señores feudales de ella.

      Un cordial saluo

  2. El texto, el contexto, la situación, la época, los personajes…

    Epstein o cualquier otro personaje de Sade o de Passolini.

    Incluso de Nabokov, más moderado y decadentista.

    Nada nuevo bajo el sol, sólo la recalcitrante estupidez de las personas sensatas, las mismas que trabajan, duermen, comen, beben, cagan, hacen el amor y pagan impuestos.

    No se dan cuentan de que la única acción libre de sus vidas se produce entre el espacio opresivo de las paredes de habitaciones dormitorios enmohecidas por el judeocristianismo moral profundo.

    Todo está ya registrado en los textos de Aretino, Sade, Sacher-Masoch, Baudelaire, Nerval, Poe…

    ¿Se han fijado en que la transgresión de toda norma es… de origen cultural… judío?

    Porque para toda la cultura judeocristiana, lo absoluto es la transgresión… de sus propias normas.

    Ver artículo de Albiac el domingo pasado 11 de agosto en ABC: la cultura de masas es pecaminosa porque democratiza la transgresión: por fin podemos ver en un primer plano el enigma de Dios, la creacion del mundo a través de la muy vulgar y democrática eyaculación…

  3. Quisiera dejar en mente algo que he notado ultimamente y es que ante la avalancha de pruebas en contra de gente de poder, resulta que se mueren. Entiendo lo factible que es que un grupo del lado democrata o del lado republicano sino es que ambos, haya conjugado para despacharse a Epstein, pero tambien esta la posibilidad que el puerco siga feliz en alguna isla del caribe tomando margaritas. Al final de cuentas, ni siquiera el forense a dado declaraciones sino que todavia espera “mas informacion”

  4. El poder y el dinero corrompen en el mismo grado que la miseria, la diferencia es que el mísero suele correr a esconderse tras la fechoría y el rico o el poderoso suelen mostrarse ufanos en público. No hay más que observar a Sánchez.
    Jeffrey Epstein no era más que un pobre hombre con dinero, en España los tenemos peores, de momento a Epstein no le han descubierto un cementerio de huesos de niños y adolescentes en el jardín de su mansión.
    Suele pasar que superados los treinta mil euros al mes de ingresos el hombre pervierte su forma de mirar al mundo. Podemos observarlo en cualquier sala club del mundo.
    “Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que un rico entre en el reino de los cielos” hay que ver lo fácil que lo hubiera tenido Pablo Iglesias si hubiera leído la Biblia.
    La perversión del rico es fácil y no tiene por qué se ser sexual necesariamente, basta alquilar un vientre, algo mucho peor que seducir a una adolescente que pretende vivir la vida antes de tiempo. Quizás los miseros miremos al rico para descargar nuestra culpa. El hecho de ser pobre no te exculpa de responsabilidad antes Dios, aunque si ante Hacienda, que no es poco.

    • ¿Para ti, es más moral matar que violar? No me gusta tu manera de dirigirte a muchas de estas adolescentes que fueron coaccionadas y manipuladas con el calificativo de niñas que quieren vivir antes de tiempo.

      • No he dicho nada parecido. Desde mi manera de ver el mundo el mal o el bien no tienen grados de medida, tienen conciencia o no la tienen. Creo que jamás se debe traspasar el espacio de otro ni tan siquiera con permiso. No he dicho nada parecido, he querido decir que no veo más allá en este hecho que, como bien dice el autor del artículo, a un hombre haciendo de “madame” para satisfacer sus bajas pasiones y las de sus pervertidos amigos, y a unas jóvenes que querían vivir la vida demasiado rápido sin la madurez necesaria.
        La lección que deberíamos sacar aparte del delito es que el lobo de Caperucita existe y que las niñas deben conocer el cuento, que la vida no es como uno quiere sino como es.
        Que hechos similares a estos suceden todos los días en cualquier parte del mundo. Que es una historia más vieja que la Celestina y que para protegerse de ella está la familia, la prudencia, la conciencia y Caperucita Roja.

      • Le dejó un enlace a una noticia y usted saque sus conclusiones.
        Los vídeos del enlace pueden interpretarse como a cada cual le de la gana, todos son adultos y voluntariamente responsables de sus actos por lo que cada interpretación será subjetiva.
        A ellas no se las ve muy felices en público haciendo lo que no les importa hacer en privado. ¿……….?

        https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2019-08-10/gianluca-vacchi-azota-culo-chicas-millonario-italiano_2171091/

  5. “Decía Chesterton que en cuanto la gente deja de creer en Dios, cree enseguida cualquier cosa”.
    Dicho así, eleva la creencia en Dios a antídoto.
    Siguiendo con el artículo, conspiraciones, háilas. Pero el problema, tal como yo lo veo, no es tanto que existan como, cómo se interpretan o se aliñan. Dado que se trata de realidades deliberadamente ocultadas, dan para mucha suposición y lectura interesada. Campo abonado para el relato. El artículo, es un excelente ejemplo.
    Depravación, dinero y poder…y un poquito de partido demócrata, un poquito de falta de buen Dios, y, hala, ya tenemos algo que, sin serlo, parece un proceso mental coherente y consistente.
    Lo dicho, con Dios, el dinero y el poder no pueden corromper, aunque las evidencias históricas lo desdigan.
    Si aquel que acumula dinero y/o poder, es de los nuestros. Todo es sana ambición, ganas de generar prosperidad y puestos de trabajo. Pero, ay, si el ambicioso es de los otros. Entonces, todo es pecado y corrupción.
    ¿Cómo se llamaba ese señor que, amigo de Aznar, director de Caja Madrid por capacidad y méritos, muerto por sus propias manos, con toda la piedad que sus muestras de catolicismo público demostraba?
    Barberá, tan amiga del alcohol.
    Álvaro Lapuerta, ya nonagenario, lo llamó Dios a su vera.
    Un chofer de tesorero de partido, ex portero de prostíbulo, gracias al espíritu redentor de aquellos que enderezan vidas con segundas oportunidades.
    Comisarios de policía, compi_yoguis, corinas…
    Pero conspiraciones, lo que son conspiraciones, las de los otros. Porque como ha demostrado señor Rodríguez en anteriores artículos, que nadie se vaya a creer que Trump tan siquiera pensó en manipular los votos con una absurda, por falsa y demostrada judicialmente, injerencia extranjera.
    Menos mal que nos quedan los impíos para poder seguir creyendo. Y la justicia, que todo lo resolverá y en la que no caben injerencias (a excepción de los atentados del 11M, por supuesto).

    • Su comentario incita al divertido ejercicio del pensamiento…
      Observe que cuando la gente deja de creer en Dios es capaz de contentarse con una adolescente o incluso con algo más feo, con una ideología.
      Con respecto a la inexistente trama rusa no hace falta ser muy sagaz ni irse muy lejos para desmontarla, basta quedarnos en España y observar la contradicción que nos señala el pucherazo del 28-A.
      Dicen, el recuento de votos español es uno de los más seguros por hacerse manualmente…etc, etc,.sin embargo un gobierno en funciones cambia el sistema de transferencia de datos tres días antes por una imposible-posible injerencia. . ¿De quién se debe desconfiar de Putin o de Sánchez? ¿De tezanos o de Putin?
      No he pasado tanto frío en agosto como con el calentamiento global. Que frío.
      Madrid nunca estuvo más contaminado que en la década de los setenta, lo de ahora es ozono puro, sin embargo aquel aire de gasoil y carbón acompañado de la “perjudicial” comida española conseguía hacer de sus habitantes los más longevos del mundo.
      El problema de la alimentación poco tiene que ver con el calentamiento global sino con las mierdas tóxicas que venden en los supermercados ya sean veganas, vegetarianas o carnívoras.
      Por eso es bueno creer en Dios, más que nada, aunque sea egoísta, te ahorra tener que comprar por internet un medidor de calidad humana, ideológica, vegana, omnívora o ecologista, o incluso si me obliga, socialista.
      ¿La moral de un socialista es la ley? ¿Y la ética es la ley? Inventarse al hombre por medio de leyes debe proporcionar un orgasmo parecido al de la creación.
      Es bueno creer en Dios, más que nada porque es el listón más alto que uno se puede poner, el del bien y el amor incondicional, única llave que te abre las puertas de lo inaccesible. la llave de los malos no abre la puerta del cielo, sin embargo la llave del cielo si permite observar por la claraboya del infierno, y yo le observo, a usted y Sánchez.

    • Pues el comentario de Chesterton es profundamente acertado, en el mismo sentido, aunque desde otras posiciones, se manifestó Nietzsche. Veamos, desde que el hombre mató a Dios, ¿cuáles son nuestros referentes?, hemos tenido las ideologías, religiones sustitutivas, la más duradera la comunista, cien millones de muertos. El Nacional socialismo tampoco creía en Dios, ¿diez millones?. Ahora creemos en disparates, como la ideología de género; pero no piensen ustedes que el disparate es inocuo, no, ¿cuántos seres humanos no han nacido debido al gran negocio del aborto? Y luego tenemos a Greta, la niña de 16 años que nos echa broncas a todos, y que es fiel émula del mejor joven guardia rojo de la revolución cultural. Llámenme cobardica pero Greta me da pánico.
      Y ¿qué pasaba antes de que matásemos a Dios? ¿el mundo era perfecto? No, claro que no, pero había una cosa que ahora no hay: límites. El hombre se sabía limitado y sabía que podría hacer todo el mal del mundo, que se hacía, pero amigo, tarde o temprano estarías delante de tu verdadero juez, y eso, en el fondo, acojonaba. Por eso Fray Montesinos, un humilde cura católico, pudo pronunciar su sermón de Navidad en la Isla la Española en 1511, comunicando a los presentes que estaban todos en pecado mortal y que sus almas se iban a pudrir en el infierno (versión libre) y va el facha de Fernando el Católico y le escucha y dice “coño, la Santa de mi mujer había dicho que tratásemos bien a los indios” y ahora me dicen los curas que no lo estamos haciendo….resultado, en 1513 se publican las primeras leyes de Indias. Por supuesto el ejemplo de la España que creía en Dios no fue seguido por las sabias naciones no oscurantistas. Y por supuesto hoy en día a Fray Montesinos le hubiesen dicho que la religión es un asunto privado y que hay que respetar la laicidad del Estado…que no de el coñazo, vamos.

      • Por supuesto, señor Brigante, que el comentario de Chesterton es profundamente acertado. Ahora, las conclusiones, y más tratándose de Dios, pueden no serlo. Dios no ha muerto y quizá viva con mayor fuerza en aquellas almas que reniegan de Él.
        La apropiación de Dios, su instrumentalización, siempre habrá de ser pecado.
        El miedo a Dios, como refreno antes de olvidarnos de los demás, es bueno, de cualquier otra manera, es pecado.
        La esperanza, la voluntad de bien humana, no desapareció ni desaparecerá, es universal, divina y humana. Las ideas, nada pueden contra ella.
        Como dice Unamuno, Dios, es contrarracional, y estoy completamente de acuerdo con él.
        No deseperemos que también es pecado.

        • No, claro que no, Dios no ha muerto, es el hombre el que ha renegado de Él y así nos va. Quizá por intentar ser irónico me he expresado mal: sin referentes morales válidos en todo momento y en toda ocasión, y estos solo puede venir de Dios, que puedan servir de límites a la acción del poder, al final somos meros esclavos de ese poder que se convierte en dios.

  6. Dudo mucho que Epstein de haya suicidado. Estoy horrorizada del grado de perversión de un individuo como éste y la fauna poderosa que hacía uso de sus servicios. No creo que algo así no fuera detectado por las agencias de inteligencia USA y de otros países lo que da idea de lo extendida que ha podido estar la participación de poderosos de muchos países en esta monstruosidad. Creo que será muy difícil que conozcamos lo que ha sucedido y estoy realmente asustada de que puedan existir y obtener posiciones de privilegio personalidades tan malvadas como Epstein.

Comments are closed.