Veo a muchas personas, de un lado y del otro del espectro político, lamentarse amargamente por el acusado deterioro de nuestras instituciones democráticas. Me temo que no bastará con lamentarse para remediar nuestro descontento. No será suficiente para solventar nuestros problemas. En ningún caso rescatará nuestra maltrecha democracia de las fauces voraces de la corrupción y el nepotismo. En parte, es culpa nuestra. Ciegos a la realidad vamos dando palos al aire… peor, nos limitamos a caminar por otros caminos que no sean los dictados por lo políticamente correcto.

Nosotros somos quienes voto a voto hemos propiciado el desastre institucional en el que vivimos. Nosotros somos quienes confundimos democracia con alternancia en el poder. Nosotros somos quienes hemos decidido desprendernos de nuestra soberanía y ponerla en manos de nuestros supuestos representantes.

Decidimos quedarnos en casita o en la playa en lugar de lanzarnos a la calle y reclamar la escrupulosa independencia del poder judicial

Nosotros somos quienes ante el atropello perpetrado un dos de julio del 1985 (Ley Orgánica del Poder Judicial) decidimos quedarnos en casita o en la playa en lugar de lanzarnos a la calle y reclamar la escrupulosa independencia del poder judicial. Ninguna de las reformas posteriores avanzó en ese sentido, y tampoco creímos oportuno protestar por ello.

Nosotros somos los que preferimos bajar al bar (o al “tuiter”) a escandalizarnos con los despojos que va dejando la corrupción política a borbotones en los titulares de prensa, en lugar de exigir medidas efectivas de control ciudadano de la acción política (eso sí que sería demócrata).

Nosotros somos los que aceptamos encantados los privilegios que desde los diferentes gobiernos nos llueven sin mover un dedo, conscientes de que no podemos pagarlos e inconscientes de que, por tanto, serán otros los que deban hacerlo.

Nosotros somos los que vivimos en la ensoñación según la cual, siendo nosotros imperfectos, lograremos colocar en el gobierno a otros imperfectos que encontrarán soluciones excepcionalmente perfectas a nuestros problemas.

Nosotros somos los que vamos a votar sin leer ningún programa electoral. Las siglas nos bastan, sin importarnos las tropelías cometidas bajo sus alas.

Nosotros somos los que renunciamos a pensar por nosotros mismos, haciéndonos totalmente dependientes de los titulares de nuestro medio favorito.

Siendo la democracia, como es, un sistema imperfecto, se necesitan mimbres legales insobornables para mantener su esencia

Así es imposible que una democracia funcione. Siendo la democracia, como es, un sistema imperfecto, se necesitan mimbres legales insobornables para mantener su esencia: la participación de los ciudadanos en el diseño de sus propias vidas y entorno. La democracia nace como respuesta al abuso de poder de las oligarquías. El parlamentarismo es el mecanismo de control de la acción del regente o gobernante. La justicia es la que, desde la más escrupulosa de las independencias, garantiza la mejor y más ambicionable de las igualdades: la igualdad ante la ley. Y de esos tres principios, no hemos sabido defender ninguno.

La justicia… los medios, la cultura, los políticos españoles (europeos, también muchos liberales), casi me atrevo a decir que todo pensamiento contemporáneo está embebido de la fantasía por la cual existiría para nosotros un bonum commune de alguna forma (la fantasía no tiene límites) realizable, materializable.

Es la fantasía de una vida mejor para todos. En la cumbre de esta fantasía encontramos a su vez la idea de que esa vida mejor para todos no es posible por los errores de los otros y que la política no hace nada para evitarlo, a pesar de que debería haberlo reconocido e identificado como el problema. Esta idea parece inmortal. Es la idea de la justicia material. Es la idea que justifica para muchos los peores atentados imaginables a la libertad y la vida de otros.

Es lo formal, sin embargo, aquello en lo que apoyamos la construcción de las fronteras interpersonales, lo que delimita el marco de los espacios de libertad individual. La justicia formal lleva implícitos valores mucho más exquisitos que su prima material: determinación de principios, praxis de la razón, imperio del acuerdo entre iguales.

Y sobre esta idea, la idea de justicia formal, basada en una forma de modestia casi perfecta porque para llegar a realizarse impone la renuncia en la negociación, basada en la libertad individual y el respeto a la libertad del otro, libre de prejuicios y sospechas apriorísticas, generadora de verdadera igualdad, sobre esta idea, digo, no habla casi nadie.

La justicia formal debería ser el pilar de un “estado moderno de derecho”, pero asistimos a su desaparición

La justicia formal debería ser el pilar de un “estado moderno de derecho”, pero asistimos a su desaparición. Desaparece porque la paulatina pérdida de conciencia de uno mismo (fruto socialista) anima a los hombres a buscar un punto de amarre, un amarre a la posibilidad de una utópica justicia material.

La historia nos ha mostrado cómo todo intento de instaurar un sistema de justicia material sólo ha servido para destruir las relaciones formales entre las personas. En otras palabras, sólo ha servido para socavar la libertad individual.

Sólo los que viven encantados con el simulacro de democracia que hemos elegido, podrán hablar de des-encanto. Sólo quienes, deslumbrados por el derroche de estuco dorado, las maderas nobles y los gestos arrojados desde sillones hemicíclicos se mecen en el espejismo de sí mismos, podrán sentirse des-engañados. ¡Olvidemos la necesaria reforma de la ley electoral!, es más interesante “luchar contra la dependencia”. ¡Olvidemos una reforma fiscal que revierta en el bolsillo del contribuyente!, es más importante “luchar contra los precios”. ¡Olvidemos consultar a los ciudadanos qué estado quieren!, es mejor continuar en el conchabeo plurinacional-asimétrico, “yo mando, y tu también”. ¡Olvidemos controlar a los administradores del dinero de todos!, es preferible montar “agencias de observación de ombligos”.

Y en medio de todo ello, nuestra libertad atada al poste de nuestros miedos.

Igual que el deporte, hemos convertido la Democracia en una lucha ritualizada. Se teme que sin ella acabemos en un “todos contra todos” hobbesiano alternado con despotismos, en una anarquía dantesca y fratricida como entreacto del eterno retorno de los autoritarismos absolutos. Y más aún si se sugiere la libertad en algún ámbito relevante.

No es un temor nuevo el que padecen, con fobia cerval, muchas personas al mercado y a la libertad en el mismo. Se teme que la libertad en el mercado llevará al caos, y este, andado el tiempo, a alguna forma de despotismo. Es por ello que los más apasionados adoradores del Ídolo Democrático sean también apasionados detractores de la libertad del mercado, lo que, en definitiva viene a constituir un rechazo de la libertad en su conjunto.

La responsabilidad, el esfuerzo, crear bienes y propiedad….son los pecados capitales que cometen quienes quieren imponer límites a lo que la política puede

En lugar de una batuta de mando, de un cetro Real, de un Rayo de Zeus dictando sentencias arbitrarias e injustas, creen en la tela de araña de la regulación opresiva lentamente tejida por leguleyos al servicio de los populistas. Nadie puede andar por libre, hay que rendir cuentas de todo lo que se emprende, de todo lo que se hace. No importa si al establecer tan férreos controles se desincentive el movimiento, la creatividad, el progreso. Lo importante es estar del lado “bueno”.

La idea de libertad de estos “demócratas” de nuevo cuño es clara: ser libre es poder votar, poder rellenar una papeleta ya diseñada por otros y meterla en una urna cada cuatro años. Que eso conlleve una representatividad enormemente limitada, una oligarquía partitocrática de intereses creados y grupos de presión, de medios de comunicación en los que suena la voz del que más grita y más desafina, no es algo lamentable, sino (para ellos y sus intereses) absolutamente necesario.

Los más bajos instintos y las peores perversiones tienen su representación y el aplauso de la vulgaridad imperante y obligada, y a eso lo llaman elevados ideales y nobles propósitos. La responsabilidad, el esfuerzo, crear bienes y propiedad….son los pecados capitales que cometen quienes quieren imponer límites a lo que la política puede hacer sin contar con nosotros. Afortunadamente nuestros representantes harán todo lo que esté en su mano por liberarnos de responsabilidades y ofrecernos a cambio el Paraíso de la Abundancia.


Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo con tu pequeña aportación puedes salvaguardar esa libertad necesaria para que en el panorama informativo existan medios disidentes, que abran el debate y marquen una agenda de verdadero interés general. No tenemos muros de pago, porque este es un medio abierto. Tu aportación es voluntaria y no una transacción a cambio de un producto: es un pequeño compromiso con la libertad.

Ayúda a Disidentia, haz clic aquí

Muchas gracias.

28 COMENTARIOS

  1. Benjamin Franklin, John Adams, Alexander Hamilton, Thomas Jefferson learned the Spanish language,…

    (no solo un idioma una historia)

    La historia de península ibérica, los pueblos de la península ibérica (ampliada). Dos “Naciones” (y micro chiringuitos). Una es Portugal en la cual se habla una variedad de gallego (el portugués) y otros cuantos más, en eso llamado España (otra variedad gallego, euskera, catalán,…, unos cuantos más, español e idiomas extranjeros como saber técnico). Si bien, la denominación provenzal atribuye a todos los pueblos de la península la etiqueta de “español”. Los primeros en tratar de diferenciarse de los cristianos europeos eran los que estaban cerca del Pirineo. Previamente era suficiente “ser cristiano” para diferenciarse de “lo otro”.

    “Lar: Los hombres viven allí bajo la ley natural. Allí no hay dolor. Las sentencias capitales se pronuncian allí bajos los robles y están grabadas en huesos. Allí incluso los rústicos hablan y los particulares emiten juicios. Puedes hacer lo que te plazca. Si fueses rico serías llamado “patus”. Hay cosas mucho más importantes de las que no digo nada, pero esto será suficiente para continuar.
    Querolus: Yo no soy rico y no me sirve para nada un roble. No quiero esas leyes del bosque.
    Lar: Entonces bien, busca –algo más cómodo y honorable si no sabes pelear–.” Querolus. Siglo V.

    Las palabras en inglés de Jefferson:
    “Standing armies [are] inconsistent with [a people’s] freedom and subversive of their quiet.” –Thomas Jefferson: Reply to Lord North’s Proposition, 1775

    “Bonaparte… transferred the destinies of republic from civil to military arm. Some will use this as a lesson against the practicability of republican government. I read it as lesson against the danger of standing armies” Thomas Jefferson

    Creéis que la historia de los reyes es vuestra historia, cuando es la historia de vuestra servidumbre.

    ¿Bajo que premisas se afirma que en España hay una democracia?
    La democracia no solo es una forma de gobierno, sino también una asamblea (en la ekklesía, la iglesia), una forma de vivir en sociedad.

    La teocracia secular** del Estado Liberal captura a través de la treta de Sieyes el constituyente, la representación no imperativa. Su objetivo, destruir cualquier transmisión del “ethos” entre el supuesto constituyente y lo constituido.

    No hay “daimon” ajeno al Estado. No hay revolución sin revolucionarios.


    **:
    El Estado Moderno Liberal, tenemos el ejemplo de la Vendée. Región en la cual en principio estaban a favor de la Revolución, pero en cuanto empezaron las quintas, atacar al clero católico (debían pasar a ser mercenarios del Estado, abandonando la autoridad por la potestad), nacionalizar/privatizar los bienes comunales o eclesiásticos en usufructo (como en España) que asignaron a élites urbanas (como en España), impuestos indiscriminados (como en España),…,y la cosa se complicó. El ejercito católico-realista se enfrentó a la teocracia secular (“razón” y “libertad”) de la república.

    Mientras los de la Vendée (con sus valores) liberaban prisioneros (en honor a Charles Bonchamp), los revolucionarios se lo pagaban matando heridos, ancianos, mujeres, niños y todo lo que cerca de sus manos pasaba,…, era liquidado, quemado vivo, ahogado en masa (enviar al castillo de agua),cañoneado, fusilado, envenenado, sepultado vivo,…. (“la piedad no es revolucionaria”. Westermann)

    Del genocidio que allí pasó, una frase indica la catadura de aquello, dice Saint-Just: “Se curte en Meudon la piel humana. La piel que proviene de hombres es de una consistencia y de una bondad superiores a la de las gamuzas. La de los sujetos femeninos es más flexible, pero presenta menos solidez”. La guillotina no hizo justicia conmutativa, ni distributiva, pero eliminó un problema, la cabeza, caput, capital de Saint-Just. Pero,…, se debe recordar, los republicanos ganaron…

    El tabú actual de la violencia, se esconde en formas sibilinas: coactiva, coercitiva, psíquica e incluso física [a través de los casi 400000 efectivos armados, más de un 2% de la población “productiva-militar” (20-60) y demás empleados públicos, millones] como institucionalizada. Que, con “el hobbesiano“ no pecado, sino ley que crea un delito, todo se reduce a pisar o ser pisado mediante la ley, mediante el Estado de Derecho.

    “La libertad” emerge de una obra del diablo.
    No obstante, algo se puede quitar en claro, el militarismo choca frontalmente con las religiones y filosofías que han constituido la vertebra del Ethos, la cristiandad ampliada (religión + paganismo).

    A pesar de ello, siervo no es señor,…, la ética, los valores, no pagan facturas. Y según que caso, como en la Vendée, ni la propia vida salva.
    Como bien recuerda el caso de Prisciliano (que perdió la cabeza en la 2º capital por importancia, Tréveris); Capital (de cabeza), centralidad (capital), “activo y pasivo” (capital); ante todo es importante no perder la cabeza. Algo que la mayoría de la población asume, lo cual hace que el sistema estatal, “el sistema” sea profundamente centrípeto.

  2. Creo que es un error muy extendido dar a los medios de comunicación una importancia que no tienen.
    Ayer la Sra.Calva despachó augusta (payasa que forma pareja con el clown) tras un encuentro diplomático sin diplomacia.
    Resumen de los telediarios para el mediano teleobservador.
    Si observamos la situación podemos decir que estamos en una situación pre-revolucionaria o pre-bélica ya que la descomposición del régimen requiere de una ruptura con la situación. Esta ruptura nunca se puede dar desde dentro del sistema por lo que la degeneración es inevitable.
    Hoy estaría justificado un golpe de estado militar para iniciar un período constituyente del que estuvieran excluidos cualquiera de los políticos actuales. O eso, o la guerra.

  3. “deterioro de nuestras instituciones democráticas” . dígame una sola por favor

    “nuestra maltrecha democracia” . ¿Por qué está maltrecha ¿

    “La historia nos ha mostrado cómo todo intento de instaurar un sistema de justicia material sólo ha servido para destruir las relaciones formales entre las personas. En otras palabras, sólo ha servido para socavar la libertad individual.”

    La justicia es el derecho de todos contra uno, la constitución es el derecho de uno contra todos. Ambas garantiza la libertad colectiva. La libertad individual no existe sin la libertad colectiva. Yo no soy libre sino lo eres tu.

    “Es por ello que los más apasionados adoradores del Ídolo Democrático sean también apasionados detractores de la libertad del mercado, lo que, en definitiva viene a constituir un rechazo de la libertad en su conjunto.”

    Esto no se por donde meterle mano, estoy desconcertado.

    “La idea de libertad de estos “demócratas” de nuevo cuño es clara: ser libre es poder votar, poder rellenar una papeleta ya diseñada por otros y meterla en una urna cada cuatro años. Que eso conlleve una representatividad enormemente limitada, una oligarquía partitocrática de intereses creados y grupos de presión”

    ¡¡¡¡ ESTO ES ¡!!!!! “una oligarquía partitocrática de intereses creados y grupos de presión”

  4. Coincido con vd., D. Luis, el problema son los votantes.

    En España se vota con los intestinos. El votante medio es un votante sectario, siempre vota a los “suyos”, porque votando a los suyos castiga al rival, que es lo que más le interesa. Es un votante que vota con odio.

    Así las cosas, en los ultimos cuarenta años, se han conformado dos partidos hegemónicos en la derecha y la izquierda que se han alternado en el poder: el llamado bipartidismo, que como vemos con las aventuras de Villarejo, estaban tan corruptos los unos como los otros.

    Cuando se produjo el “asalto a la justicia”, en la ley que vd. menciona, ley 6/85 de reforma del poder judicial, nadie se echó a la calle, nadie se rasgó vestiduras. Las posteriores reformas del poder judicial sólo han ahondado en la misma línea. Cuando el Betis bajó por primera vez a segundo, media Sevilla se echó a la calle.

    El problema de fondo, a mi modo de ver, es que los españoles no sabemos lo que es la democracia, porque la libertad no la ganamos nosotros, sino que primero “nos” la ganaron y segundo nos cayó de la higuera. Primero fue el general Franco el que derrotó a los liberticidas y segundo, en la transición a la democracia, que el mismo Franco diseñó y dejó encargada, nadie tuvo que luchar por ganar su libertad. Y cuando lo que se tiene no se ha ganado con esfuerzo, entonces no se valora y es ahí donde tenemos al españolito medio, crecido y creído que lo de la libertad viene en el mismo pack que el cordón umbilical.

    Saludos cordiales

  5. Las quejas de articulo no están mal descritas, pero le falta concreción, porque en estos años de democracia se han conseguido grandes cosas, la educación está muy desarrollada, la sanidad de las mejores del mundo, las infraestructuras son de nivel Europeo, o tal vez más. Los logros tanto materiales como sociales, como intelectuales han sido enormes, no entiendo tanta queja del articulista. Claro, que también se ha dado en estos años de democracia fenómenos muy indeseables, especialmente el desorden autonómico, el enorme gasto de la administración, los separatismos, la falta de una conciencia de nación, fomentada por otra parte, por una izquierda y unos separatistas. Yo creo que los males son más bien de falta de una tradición democrática, de no entender que la democracia conlleva deberes, no tan solo un ejercicio del poder sin demasiada responsabilidad por un tiempo en el cual se debe hacer una labor de gobierno a corto plazo. La única ventaja que tiene el estado español es su institucionalidad, sus instituciones, su funcionariado, especialmente la magistratura, son fuertes y de momento se hacen respetar, con problemas porque los sucesivos gobiernos intentan cooptarlas y debilitarlas, pero por alguna razón, seguramente por el sistema de acceso a las mismas mismas mediantes duras oposiciones. Creo que si España logra superar los actuales baches mediante las instituciones y la acción regular de gobierno, a no dudar que se lograrán superar, y España saldrá fortalecida. No creo que los que actualmente pretenden derrocar el sistema democrático, hablo de Podemos y los separatistas, lo consigan. España tiene un pueblo demasiado consciente de lo que se ha conseguido, y como puede verse el partido Podemos ha bajado mucho en votos y no creo que consiga la subversión y destrucción del sistema, porque como ha podido comprobar las instituciones funcional y no les dejarán derrocar la constitución con tanta facilidad como creen, de hecho veo que Pablo Iglesias, el aspirante a caudillete, parece resignado a su papel de líder de un partido más.

    • Se queja vd. del autor que le falta esto o aquello.
      ¿ Se ha visto vd. mismo ?

      “en estos años de democracia se han conseguido grandes cosas, la educación está muy desarrollada, la sanidad de las mejores del mundo,”

      Nos suelta aquí los típicos argumentos de los políticos y de los maestros de escuela y los funcionarios de sanidad.
      1. La educación: el nivel de los colegios españoles, en general, es deprimente. Véase el último informe PISA. Una cosa es escolarización universal y otra muy distinta es buen nivel. Y en la educación se ha desarrollado el típico tratado que la socialdemocracia aplica a la materia: el igualitarismo: todos iguales por abajo.

      2. La sanidad. La sanidad española es carísima confrontada con lo que ofrece. ¿ Se ha torcido vd. un tobillo ? Le pondrán yeso. ¿ Tiene su hijo de 15 años una caries ? Páguesela. Las negligencias y la falta de opacidad en la sanidad están a la orden del día.

      3. “las infraestructuras son de nivel Europeo”. Claro ! Muchas de ellas han sido financiadas por fondos UE.

      4. “Yo creo que los males son más bien de falta de una tradición democrática, de no entender que la democracia conlleva deberes”. La democracia, en España, nació viciada. Simplemente es eso. En la llamada transición, las élites se repartieron el pastel: vosotros autonomías y yo en el centro. Y que paguen los de siempre.

      5. “la magistratura, son fuertes y de momento se hacen respetar.” ¿ Pero qué demonios dice vd. hombre de Dios ? A ver: el TC es un tribunal político integrado por gentes que no necesariamente sean jueces. El TS y el CGPJ, desde 1985 sino antes, están politizados. ¿ Fuertes ? ¿ Respetar ?

      Mire, me parece que vd. no se entera mucho. Debe llevar muchos años de ver y escuchar oficialismo, sino a qué viene esa actitud de suminisión ante la corrupción del estado. En fin, antes de criticar, míreselo.

  6. La verdad que no sé de quien es la culpa, no sé si la sociedad se ha dejado o los gobiernos la han anulado o simplemente es el destino, que gira como una rueda a lo largo de los tiempos, se nace, se crece y se muere para volver a nacer, crecer y morir.

    Creo que estamos en un punto de no retorno, de destrucción y que poco vamos a poder hacer, al menos por salvar al pueblo. Tal vez individualmente o en pequeños grupos, sobre todo familiares o que una alguna causa común podamos salir adelante y que el día a día sea un poco más fructífero.

    En este momento veo a la sociedad en general desganada, llena de desidia, con la capacidad de pensamiento anulada e incluso una sociedad llena de ignorancia y sin ningún objetivo en su vida que no sea más allá de tener las necesidades básicas cubiertas.

    Los gobiernos tienen culpa de muchas cosas, sin duda pero la sociedad, al menos la española ha mirado para otro lado durante mucho tiempo. Sus objetivos primordiales eran ganar dinero de la forma más rápida posible y consumir + consumir. Se ocuparon de la materia y muy poco de fortalecer el espíritu. El dinero se ha acabado y ahora hay un vacío enorme en ese vehículo que es el cuerpo humano, formado por materia pero también por espíritu y cuando éste no se fortalece, no se cuida, la desazón, el desánimo, incluso la rabia y el odio son pan de cada día.

    Tengo muy claro que si el dinero volviese a caer del cielo, seriamos otra vez los mismos cuatro gatos criticando lo mismo, la falta de democracia, el sistema de enseñanza pésimo, el robo masivo a que nos somete la cosa pública, el desfalco del régimen del 78, la falta de separación de poderes (mínima al menos), el sistema electoral, las leyes de género etc

    El Dios dinero fue el ídolo de estas últimas décadas, la sociedad se preocupaba más de comprar el último modelo de Audi que salía al mercado que de la educación de sus hijos.

    El otro día comentando con un amigo, que también escribe por aquí, me decía que le recordaba a Mafalda (je)

    Paren este mundo que me quiero bajar, puso Quino en boca de Mafalda

    Yo no sé si me quiero apear de este mundo, pero apartarme de gran parte de la sociedad que me rodea sí.

    • Cuánta razón, Henry! España como Nación no existió hasta 1474. Antes de esta fecha, en la península ibérica existían dos reinos independientes (Castilla y Aragón) que se unificaron gracias al matrimonio de Isabel y Fernando. En un solo siglo España como Nación consiguió transformarse en un gran imperio. En unas pocas décadas, gracias a la iniciativa de Colón, los españoles conquistaron los imperios azteca e inca, dominando casi toda Centroamérica y Sudamérica.

      Carlos I se convirtió en el emperador y en el monarca más poderoso de Europa. España llegó a la cima de su poder en los comienzos del reinado de Felipe II. Y así fue como un siglo después de su nacimiento, en 1575, España se sumió en una de las mayores bancarrotas que se conocen y a la que siguió la decadencia del imperio.
      El siglo XIX también es un ejemplo claro de crisis, derrotas y revoluciones, ya sea la guerra de la Independencia, a partir de la primera década, el año 1868 cuando la reina Isabel II es destronada y se inicia un caótico periodo revolucionario de varios años conocido como “La Gloriosa” o treinta años después, esa fecha memorable de 1898, cuando España vuelve a estar abocada a una profunda crisis por la pérdida de Cuba y y también el resto de colonias que aún le quedaban, frente a la flota estadounidense. Un desastre que propició en los años sucesivos el movimiento intelectual y literario de la “Generación del 98”.
      Quien sabe si en el transcurso de los años y de estos tiempos revueltos, los disidentes de este foro acaban siendo reconocidos como la “Generación del 18”. Por animar a la peña, digo. Y es que cuatro siglos después del nacimiento de España como Nación en 1575 nace nuestra polémica y debatida Constitución del 78 y parece coincidir con un declive institucional y democrático que nos conduce nuevamente a otra profunda crisis y sonada bancarrota, después de la fiesta.

      De manera que sí, Henry, en el devenir de los siglos como Nación y a pesar de las crisis, reveses e infortunios que nos han acechado y que hemos sufrido, España siempre se salva y renace de sus cenizas como el ave fénix.
      Saludos,

  7. Particularmente me asombra las reacciones de los ciudadanos entre los que me incluyo evidentemente porque voto, cuando somos conscientes que nos van engañar y harán de su capa un sayo, ¿pero a quién votar? si además la ILP no tienen valor alguno, un ejemplo el gobierno actual, muchos somos conscientes de que se están haciendo concesiones al secesionismo vasco y catalán, es más Rivera le pregunta a Sánchez si otorgara un indulto a los golpistas y le pide una respuesta clara SI o NO pues bien se va por los cerros de Úbeda pero no contesta ¿Cómo se interpreta? algunos les gusta el gobierno actual pero a otros para nada ¿Cómo el ciudadano al menos puede reprobar un gobierno?.

      • Pues efectivamente no podemos hacer nada, la Constitución Española de 1978, fuente de legalidad en el ordenamiento jurídico, es una despótica y chapucera cárcel mental para el pueblo. Ésta, no sólo organiza un régimen no democrático, sino que imposibilita y dificulta la participación en política, además de estar repleta de contradicciones y de artículos inútiles que finalmente son papel mojado puesto que luego no se cumplen. La estructuración en el Estado de la participación política se articula en torno a los partidos, y no a los ciudadanos

  8. Aprecio sus artículos Sr Gómez Fernández. Éste especialmente. Es un memorial estupendo de renuncias y abdicaciones cívicas.

    Aunque debo hacerle una pequeña observación…en esta balsa de socorro que nos brinda los esforzados Benegas y Blanco sospecho estamos náufragos muy conscientes del proceso de envilecimiento institucional.

    O sea, o montamos un comando a la captura de frecuencias de tv e interrumpimos la emisión para leer el texto a las audiencias de los realitys o no llegamos al público objetivo del mensaje.

    • Gracias sinceras.

      Es cierto, ni somos mayoría, ni disponemos de grandes plataformas mediáticas ni llegamos a gran número de personas. Ni los que escribimos aquí, ni quienes nos leen y comentan (hay muy buenos comentarios en esta revista!) Pero no olvidemos que se trata de resistir, de seguir denunciando y escribiendo sobre lo que vemos con denuedo. Sin desfallecer.

      Un cordial saludo.

    • Yo también aprecio la respuesta de Luis I. Gómez Fernández a ti pero, si como ayer, ante mi reconvención a otro Benegas , Jesús, todo un presidente de un foro de la Sociedad Civil (sic), para que baje a la arena con respecto al rol que los intervinientes como tú et alii, Emme, Talleyrand, Dr. K., el Revolucionario Conservador, etc. contestase a como nos imbricamos y no lo hace, llego a la conclusión de que han parido aparte a cronistas como Jesús, otro como aquel Jesús (Polanco) del Gran Poder.

      Cuando voy al hipermercado Alcampo a comprar y veo a sus empleados con el chaleco verde y en su espalda la leyenda “Estoy aquí para ayudar”, me siento imbricado en este colmado pero epistemológicamente*, claro.

      *La epistemología es una disciplina que estudia cómo se genera y se valida el conocimiento de las ciencias. Su función es analizar los preceptos que se emplean para justificar los datos científicos, considerando los factores sociales, psicológicos y hasta históricos que entran en juego.

      • Cinco de Noviembre, lunes, después del puente, vuecencia o vuecelencia, gracias.

        Mi nieto fue al cole hoy ( celebran Halloween) con la máscara de V de Vendetta, ¡qué casualidad!. El Karma, como diría nuestro amigo Boswell. Ya solo falta que el halo del Caudillo devenga en el Halo War y nos despertemos en este “nightmare” de la Xbox.

        • Jejeje tengo la fortuna de no saber qué es una Xbox….(tengo hijas y para nietos me faltan unos añitos…)

          La máscara se ha prostituido bastante….hasta se la apropiaron los de Anonimus que serían Anónimus pero resultaron ser Flojitus….

          Pero sí, esto es un constante juego de máscaras….