Desde muy antiguo conocemos valoraciones sociales acerca de la posesión de riquezas, asunto que los escolásticos españoles, verdaderos fundadores de la ciencia económica, trataron y resolvieron magistralmente. Manejaron para ello dos categorías de justicia económica: conmutativa y distributiva.

La primera se resume en los intercambios del libre mercado: en él, se llevan a cabo por un “precio justo”, entendiendo por tal el que está dispuesto a aceptar un vendedor y pagar un comprador en ausencia de coacción o fraude. Nada más justo que esta conmutación, ya que el vendedor cede libremente su bien porque estima que vale menos de lo que cobra por él, y, al mismo tiempo, el comprador asume que el bien recibido vale más que lo que paga por él. Siendo libres las transacciones (conmutación de bienes y/o dinero) la justicia económica siempre está implícita en ellas.

Producida la natural distribución de riqueza que resulta de los libres intercambios, surge otro concepto de justicia, en este caso distributiva, que viene a cuestionar los resultados a posteriori de la justicia conmutativa.

El Estado mediante impuestos crecientes ha aumentado su dimensión económica hasta extremos  cada vez menos soportables

Para F. Hayek, “la libre elección de la ocupación de cada uno es irreconciliable con la justicia distributiva”. La justicia distributiva, que no consiste en otra cosa que “quitar a unos para darlo a otros”, plantea muchos problemas de asunción y ejecución, ya que toda redistribución requiere una previa confiscación. Solo el Estado y siempre desde una óptica estrictamente legítima y legal dentro de un marco de Estado de Derecho, puede expropiar a unos para beneficiar a otros. En una sociedad avanzada y mínimamente próspera, es razonable que el Estado vele por las condiciones de vida de quienes no puedan valerse por sí mismos, amén de prestar determinados servicios públicos. La financiación de sus costes toma la forma de impuestos, que típicamente afectan más a quienes más ingresos tienen.

Mientras que la sociedad civil es la sede de la justicia conmutativa, el Estado ha ido adueñándose de la justicia distributiva como excusa moral para su incontrolada expansión.

La expansión del Estado presenta dos frentes: el regulatorio y el económico. Mediante la legislación, cada vez más prolífica, limita el quehacer ciudadano y sobre todo la función empresarial, restando espacio a la sociedad civil y por tanto a su creatividad que es la base del progreso de las naciones. En el ámbito económico, mientras que la creación de riqueza es una función exclusiva de la sociedad a través de la función empresarial, el Estado mediante impuestos crecientes ha aumentado su dimensión económica hasta extremos  cada vez menos soportables: los españoles trabajamos medio año para Hacienda y el gasto público ha crecido más que en cualquier otro país en las últimas décadas.

Es evidente, tanto desde el sentido común como a la luz de la doctrina económica, que el crecimiento de la dimensión económica del Estado resta dinamismo a la economía y por tanto restringe el crecimiento económico y del empleo, pero además genera incentivos muy perversos tanto económicos como morales para el porvenir.

En el ámbito puramente económico está ampliamente comprobado que la gestión pública de los recursos es menos eficiente que la privada; por tanto cuanto mayor es aquella peor es el resultado de la gestión. Como consecuencia de esto y habida cuenta de que la dimensión del Estado es tan grande y adiposa que poco más puede crecer, el desafío de los países con “más Estado” es mejorar su eficiencia (perdiendo grasa y ganando músculo) responsabilizando a la sociedad civil de muchas de sus actuales funciones.

La más grave secuela de la expansión del Estado es de orden moral: crea cada vez más dependencia social y desanima a la gente a buscarse la vida por si misma

Sin embargo, después de todo lo dicho, la más grave secuela de la expansión del Estado es de orden moral: crea cada vez más dependencia social y desanima a la gente a buscarse la vida por si misma. Frente a la libertad y responsabilidad individual propias de las sociedades más sanas y maduras, el Estado cultiva la dependencia de cada vez más ciudadanos de sus subvenciones y ayudas paternalistas. Por otra parte en los estados expandidos las élites extractivas y el capitalismo de amiguetes proliferan y viven a  sus anchas. Además debe añadirse que la siniestra lacra de la corrupción está directamente relacionada con el tamaño del Estado y la irresponsable administración de sus recursos.

La exageración de la dimensión del Estado ha llegado tan lejos que ha desbordado por completo su propio horizonte temporal hasta alcanzar un territorio paranoico: el delirio de grandeza de crecer a costa de los que todavía no pueden votar o ni siquiera han nacido, tal es la deuda acumulada que cosecha y que resulta impagable por las generaciones actuales a las que supuestamente beneficia.

Aunque nos parezcan países lejanos en el espacio y la cultura política, Grecia y Venezuela representan dos tristes y lamentables ejemplos de expansiones estatales.

En el extremo opuesto residen las naciones más prósperas de la tierra, aquellas en las que las libertades civiles están mas vigentes y los estados menos expandidos. La actual Suecia, después de superar no hace mucho una gravísima crisis de expansión de su Estado y haber aprendido la dura lección, mantuvo su nivel de endeudamiento, ahora moderado, durante el periodo 2007-2014 mientras la “alegre” España lo duplicaba. Y aún quieren llevarlo mas lejos.

Foto: Ian Espinosa


Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo con tu pequeña aportación puedes salvaguardar esa libertad necesaria para que en el panorama informativo existan medios disidentes, que abran el debate y marquen una agenda de verdadero interés general. No tenemos muros de pago, porque este es un medio abierto. Tu aportación es voluntaria y no una transacción a cambio de un producto: es un pequeño compromiso con la libertad.

Ayúda a Disidentia, haz clic aquí

Muchas gracias.

50 COMENTARIOS

  1. El estado-nación moderno somos todos: territorio, población y soberanía. Y su dimensión es estable, el estado no engorda ni adelgaza. Confundir estado con gobierno es un «americanismo» sui generis, a veces importado por malas traducciones. Fue Bluntschli en 1875 (en español, Derecho Público Universal, Madrid : F. Góngora, 1880. 4 vol.) tal vez el primero en formular los principios del Estado moderno: «El Estado es la encarnación y personificación del poder del pueblo. El Estado como persona es soberano. La soberanía no existe antes del Estado, ni fuera, ni por encima de él».

    Otra cosa es la organización estatal con su división de poderes (ejecutivo, legislativo y judicial) y por ahí es por donde puede crujir el invento. La corrupción solo se resuelve con una estricta separación de poderes.
    En nuestro caso, los miembros del TC, del TS, la Fiscalía y el CGPJ son nombrados por la oligarquía política. Total independencia no parece ser. Así, ya me dirán.

    Y luego están los medios, que más parecen lavanderías industriales de cerebros. Ya no son solo el cuarto poder, sino también la cuarta corrupción.

    • “…el estado no engorda ni adelgaza. Confundir estado con gobierno”

      Disculpe, Enrivax, pero decir que el Estado “engorda” no es confundir a éste con el gobierno. Fíjese en nuestro Estado-Nación desde el proceso constituyente en el 78 en el que se inicia el periodo democrático y ya me dirá si las instituciones o estructuras del Estado no se han ampliado para albergar un crecimiento legislativo y administrativo desaforado que tiende a funcionar, reproducirse y ramificarse sin raciocinio y sin control, independientemente del gobierno de turno. Vaya que, si estamos sin gobierno ejecutivo por unos meses o por un año solo hace falta poner el piloto automático y apenas se nota el cambio. En una respuesta al amigo Doktork amplío esta visión. Saludos,

      • Estimada Silvia, un estado puede hasta desaparecer como el caso de Polonia invadida por los nazis, sin territorio ni soberanía y la población diezmada por el Holocausto. Pero eso no es adelgazamiento, es catástrofe física. El sujeto constituyente también va variando en el tiempo pero eso es otro fenómeno físico. Otra cosa es la organización estatal que no hay que confundir con el propio Estado. A eso me refería. Espero que haya quedado claro. Un abrazo.

        • De acuerdo con su precisión sobre la “organización estatal”, estimado Enrivax. Sin embargo no me negará que esa organización estatal tan arraigada y consolidada en nuestro Estado-Nación, además de absorber, dominar y condicionar la vida pública y la privada, ha blindado al conjunto del Estado a modo de búnker y desde fuera, no acabamos de encontrar el camino (sin que ello signifique pasar por una solución drástica) para simplificar, desmembrar, despiezar o adelgazar esa máquina devastadora. Un abrazo,

          • Totalmente de acuerdo con su análisis, lo que veo poco probable es que encontremos ese camino sin pasar por una solución drástica cómo aspira usted. La oligarquía partidaria está encerrada en su bunker cómo usted muy bien dice y no va a permitir un arreglo en forma pacífica. Defenderán su status y privilegios con todas sus fuerzas hasta el reventón final.

      • El hecho de que aumente el funcionarismo público, o exista más dinero en circulación, o que se incremente el número de leyes, o que el territorio se desgaje administrativamente en multitud de microparcelas, no quiere decir que el Estado engorde. Lo que engorda es la organización estatal que, insisto, no hay que confundir con el propio Estado en el sentido de su totalidad: territorio, población y soberanía. Lo que también engorda son las cuentas corrientes, algunas en paraísos fiscales, de la oligarquía dominante. Y lo que adelgaza son las rentas y hacienda del ciudadano común, obligado a trabajar cada vez más para ganar cada vez menos. Otro abrazo.

  2. No hay una ruptura entre Estado y sociedad civil, es un continuo. Estado es simplemente la capacidad de coacción y extracción, es una organización tan civil como todo lo demás. Lo único que diferencia al Estado de otras formas de poder es que su ámbito es el conjunto de la sociedad y su capacidad de coacción teóricamente ilimitada.

    Todos los individuos forman parte del Estado al pertenecer a una sociedad definida por el ámbito en el que ejerce su poder. El acto de entrega de buena parte del producto de nuestra actividad y el sometimiento a normas de obligado cumplimiento nos convierte automáticamente en miembros de un Estado. Las leyes escritas y no escritas de acceso al centro de decisión y extracción y los medios de coacción utilizados definen al sistema político.

  3. Vamos a dejar de ser correctos. La expansión del Estado a los que más beneficia es a los POLÍTICOS. Y ellos lo saben. Pero apliquemos el dicho de ” CON LA CAPA DE LOS GITANOS, NOS CUBRIMOS LOS PAISANOS ” . Lo que nos lleva a que con la excusa de la solidaridad , nuestros impuestos terminan en sus bolsillos. Ya se sabe ” que el que reparte y reparte………….. Ese es el verdadero interés y no la monserga de el reparto, el travase de ingresos, la igualdad, el estado del bienestar?, lo social etc………etc.
    Saludos disidentes.

  4. Quizá deberíamos empezar por describir eso de Estado y sociedad civil. Si nos olvidamos por un rato de la teoría y de las definiciones y nos centramos en lo que vemos podríamos llegar a la conclusión de que en realidad el Estado no es otra cosa que la forma en la que grupos organizados con reglas propias ejercen el poder de coacción y extracción de recursos sobre el conjunto de la sociedad.

    No hay sociedad civil diferenciada, hay simplemente sociedad sometida a un Estado. El Estado se define por el ámbito en el que puede ejercer su poder, es decir, la sociedad compuesta por individuos que no pueden evitar que ese Estado actúe sobre su voluntad y su libertad.

    Así el Estado español define a la sociedad española porque es a ese conjunto de individuos al que puede someter a sus exigencias económicas y de comportamiento. Se comprende fácilmente que los grupos organizados que quieren ejercer su poder sobre un conjunto de individuos lo primero que se les ocurre es montar un Estado.

    El siguiente paso es describir la forma en la que actúan los grupos organizados que ejercen el poder de coacción y extracción de recursos en España. Esa forma la llaman democracia con la misma autoridad que D. Vito al hablar de protección, la autoridad que proporciona la capacidad de coacción y extracción de recursos.

    • Disculpe, Doktork, pero es difícil olvidarse de la teoría para describir lo que es el Estado y la Socidad Civil. Usted mismo en su descripción se sirve de ella para concluir lo que señala Banegas en su artículo y es que la forma en que los grupos organizados a través del sistema político instaurado acaban ejerciendo un poder de coacción y extracción de recursos de los ciudadanos de ese Estado-Nación que conforman la sociedad civil.
      Y en este sentido, no se le puede cargar el muerto a la “Democracia” como ente abstracto caragado de subjetividades o sistema político, ni tampoco se le puede endosar la responsabilidad de ese crecimiento clientelar, legislativo y administrativo desorbitado que expande el Estado sin la menor racionalidad y lo convierte en una vasta maquinaria de recaudación y de destrucción masiva de derechos y libertades de esa sociedad civil, cada vez más desconectada del sistema y abandonada a su suerte. Porque al margen de que esa “democracia” pueda ser corrompida y pervertida por esos grupos organizados en su beneficio y en perjuicio de la sociedad civil, desviar la mirada hacia ella es en parte, querer obviar la dimensión elefantística que pueden alcanzar el Estado, con el ansia y la misma voracidad con la que Saturno devoraba a sus hijos.

      Es muy difícil describir que es la Democracia y lo que representa para cada uno. Por ello, deberíamos atenernos a los puntos objetivos y fundamentales que son compartidos y reconocidos ampliamente para ser dignos de recibir tal nombre. Por ello, no se puede dejar la democracia a merced de un cúmulo de subjetividades, porque hacerlo no deja de ser otra forma perversa de corrupción y totalitarismo.

      Fíjese sino en la hipocresía y en la negación de los partidos independentistas catalanes cuando niegan vivir en una democracia real y la manera en que populistas o comunes les justifican y les aplauden como verdaderos palmeros. Y a pesar de esas embestidas públicas de unos y otros en nombre de la “Democracia”, ya no es que sepan distinguir prefectamente, en privado, las ventajas que les supone vivir objetivamente en una democracia de las penurias o falta de libertad reales de vivir en una dictadura totalitaria a la que se guardarían bien de ir a vivir, es que no les preocupa ni les importa lo más mínimo ni a unos ni a otros que el Estado “protector” siga creciendo de tamaño y expandiéndose hasta el infinito. No les preocupa ni les importa lo más mínimo que el Estado acabe devorando a sus propios hijos. Saludos,

      • Estimada Silvia, en realidad tienen razón los independentistas cuando niegan vivir en una democracia real, en este asunto saben muy bien lo que dicen porque ellos mismos son la demostración irrefutable de que no vivimos en una democracia real.

        En una democracia real los independentistas no existirían como facción con peso decisivo en el reparto de poder y como mucho alcanzarían a ser grupos de opinión en las afueras de Internet.

        El Estado no existe, mejor dicho, el Estado tiene el mismo tipo de existencia que tenían los dioses en Egipto y cumple la misma función que cumplían los dioses respecto a la clase sacerdotal y los faraones.

        “España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político” (art1 Constitución Española)

        Podemos ver que esto es magia de la misma naturaleza de la que practicaban los sacerdotes egipcios. La descripción de las formas de extracción de recursos y la elaboración de normas así como el método que permite aplicarlas a un conjunto de individuos nos muestra la existencia de un sistema político determinado.

        El que tenemos en España no puede considerarse democracia real a no ser que nos pongamos las gafas coloreadas y aberrantes que el Régimen nos proporciona.

        Un cordial saludo.

        • Bueno, estimado Doktork, está claro que el artículo 1 de la Constitución es bastante mejorable, especialmente en términos de “igualdad” de todos los españoles, si consideramos el peso que han tenido nacionalismo vasco y catalán en el reparto del poder. Pero claro, en el acuerdo conseguido en el proceso constituyente, todos los grupos cedieron y aceptaron esas reglas del juego democrático que determinaban cierta asimetría entre regiones, aunque a largo plazo se haya identificado como perniciosa ese defecto o asimetría de origen .
          Pero claro, es ahora, en los ultimos años y no entonces, cuando se da la necesidad de revisar los límites de ese “pluralismo político” para acoger en su seno a partidos contrarios al ordenamiento jurídico; es ahora y no entonces cuando el nacionalismo catalán ha degenerado en el intento de secesión, tomando la determinación de independizarse del resto de España.
          De manera que, rotas las reglas del juego democrático, no veo en el horizonte político que sigan teniendo el mismo peso en el reparto de poder ni tampoco que se les libre de sus delitos. Veremos cómo discurren los acontecimientos y si sucede lo contrario de lo que digo, le daré la razón cuando diga que España no es una democracia real.
          Y no es cuestión de ponerse las “gafas coloreadas” que nos proporciona el “Régimen”, como usted dice, es cuestión de diferenciar los grados relativos de realidad que pueden apreciarse en una democracia, comparados con los de otros países de nuestro entorno próximo y lejano. Porque calibrar la democracia en términos absolutos responde más a una idealización útopica que impide su materialización en un sentido pragmático. Aquí el binomio de “real e irreal” y “todo o nada” es ficticio y no funciona.
          Si quiere ver más claro lo que digo, fíjese en el cambio de actitud y en el lugar de destino elegido por la independentista y antisitema Anna Gabriel. La misma que se fuga de España porque piensa que al no ser una democracia no tendrá un juicio justo, la misma que arremetía contra Europa acaba buscando refugio y protección en el corazón del sistema y no en otros países amigos cuyo nivel o grado relativo de “democracia”, reconocido desde fuera de sus fronteras, ya no es que esté bajo mínimos, sino bajo cero. Un cordial saludo,

  5. En “El Rey Arturo” (2004), del director Antoni Fuqua, con Clive Owen como protagonista, en la escena del duelo entre el rey de los sajones invasores, interpretado por Stellan Skarsgard, y el mestizo britano-romano interpretado por Owen, cuando éste se dirige al campo enemigo en solitario en un esbelto y brioso caballo bien parapetado, con una bandera blanca, para retar a su oponente cara a cara en su propio terreno, el rey sajón dice, mascullando entre dientes con orgullo, mientras lo ve darle la espalda sin miedo: “Por fin encuentro en estas islas a un hombre digno de matar”.

    Es el problema que tenemos con nuestros hombres de poder: ¿merece la pena mancharse las manos y las mentes con semejantes hombres? ¿Es el Régimen del 78 digno de sucumbir a una Revolución? ¿Son los españoles realmente existentes dignos de sacudirse el yugo del despotismo en que, al final de la escapada del franquismo, ha venido a convertirse la totalidad del sistema institucional que padecen tan indolora como inconscientemente? ¿Era incluso Corinna digna de Juan Carlos? ¿Lo era él mismo de ella? ¿Es Villarejo et alii el ejemplo más perfecto de una práctica de gobierno ya generalizada en todos los niveles, pero tal como era ya en sí misma en 1979? ¿Qué es lo normal?

    ¿Han hecho los españoles hoy vivos algo para merecer algo más de lo que son y aceptan ser desde el punto de vista de su condición ciudadana? Porque como el amor o la amistad, “freedom must be won” y eso hay que merecerlo. Que la moral o la genuina eticidad creadora de modelos de emulación, en sentido fuerte, esté ausente de todos los discursos públicos es ya la señal de algo en sí mismo maligno y perverso y esa inhibición de lo moral es el secreto de la dominación del Régimen del 78 sobre unas conciencias súbditas enervadas, incapaces de mirar hacia y dentro de sí mismas por miedo a hurgar en su interior y verse reflejadas en el mundo exterior.

    El cadáver al que me refiero es ese sistema institucional y, por tanto, el problema que habrá de afrontarse más pronto que tarde (la clase”business” ya se lo huele, por poco capaz que sea para la política y cuya responsabilidad es completa en el mantenimiento del armatoste) es cómo desembarazarse de quienes lo rigen, de quienes lo sirven y de quienes se sirven de él como medio de ascenso social, imposible por otros recursos más decentes.

    Pongamos un ejemplo del estado de precariedad absolutamente incomprendida del sistema institucional en un nivel simbólico, que es el que define el movimiento real de la Historia, nunca el nivel real de las relaciones de poder y dominación. En palabras eufemísticas de Manuel Aragón durante la entrevista con Javier Caraballo, publicada el 15 de octubre de 2018 en El Confidencial, refiriéndose a los sucesos en Cataluña entre septiembre y octubre de 2017:

    “… En aquellos momentos muchos españoles, entre los que me encuentro, y muchos amigos míos, tuvimos la sensación de que en España esos días parece que teníamos una especie de Estado fallido. Había un enorme vacío de poder y la batalla de la opinión pública interna e internacional la estaban ganando los que se levantaron contra el Estado constitucional. Por eso fue extraordinariamente importante la intervención del Rey con un discurso perfecto, medido, con las palabras precisas y el tono adecuado. Magnífico. A partir de ese discurso, muchos españoles respiramos: “Menos mal, el Estado sigue estando ahí, la Constitución sigue ahí…”

    Ahora bien, si el Individuo histórico-singular que encarna simbólicamente la ficción constitucional del principio del Todo unitario de un Estado puede ser chantajeado con la no muy presentable familia que lo ha creado como tal sujeto, y materia hay sobrada hasta que la mierda llegue al techo de Palacio, entonces ese solo hecho define la situación, mucho más que los calambres post-coitales de la economía o la constante epilepsia de una crisis institucional aparente de un sistema de partidos ahora en realidad reforzado más que nunca en su capacidad de integración, más existencial que ideológica, más transitoria y adulterina que real, de masas desorientadas y profundamente despolitizadas…

  6. Blues pills

    “Solo el Estado y siempre desde una óptica estrictamente legítima y legal dentro de un marco de Estado de Derecho, puede expropiar a unos para beneficiar a otros”

    Escribir o decir “Estado de Derecho” es una tautología como se aprecia claramente en lo contradictorio del párrafo.

    “Mediante la legislación, cada vez más prolífica, limita el quehacer ciudadano y….
    …el Estado mediante impuestos crecientes ha aumentado su dimensión económica hasta extremos cada vez menos soportables: los españoles trabajamos medio año para Hacienda”

    Consecuencias consecuentes en una PARTIDOCRACIA. Evidencias evidentes.

    “En el ámbito puramente económico está ampliamente comprobado que la gestión pública [ INCONTROLADA] de los recursos es menos eficiente que la privada;”

    Como la gestión pública está secuestrada esta afirmación es teórica, no demostrada.

    “la siniestra lacra de la corrupción está directamente relacionada con el tamaño del Estado”

    No es correcto, el estado es indiferente, la corrupción está directamente relacionada con el SISTEMA político.

    El resto retórica.

  7. Pero es que existe la sociedad civil o sólo es otra leyenda demoscópica?
    Lo que si existe es el Estado que se manifiesta puntualmente y coercitivamente con regularidad: el pago de la renta, los impuestos en la compraventa, los canones por el agua, las nucleares, la gasolina, el iva…
    El Estado nos exige nuestro trabajo a cambio de…”el estado del bienestar” segun ellos, pero las colas en las urgencias no paran de crecer como los impuestos año tras año.
    En algun punto de nuestro pasado reciente y gracias a Keynes y la socialdemocracia nos crujieron la libertad de decision. Los impuestos eran ya por nuestro pòrpio bien, luego para repartir la renta entre los desfavorecidos y finalmente porque se compran votos con los EREs, los subsidios o los puestos de trabajo en la administracion.
    Ya todo nos viene impuesto por una ley: la de los presupuestos generales del EStado, que santifica un falso cuadre de cuentas y deuda y lo equilibra con nuestras horas de trabajo. O ni siquiera eso.
    La desconexion entre ciudadanos productivos (los que pagan) y los pasivos (los que cobran) aumenta sin cesar por arriba (viejos) y por abajo (jovenes) creando un sandwich de ineficacia total.
    Todos quieren tener su derecho a cobrar por encima del derecho a trabajar y la fiesta lleva muy mal camino.
    El modelo economico social se esta gripando porque donde no hay no sale nada.
    Bueno si, la estrangulacion del circulo riqueza inversion trabajo junto a una liberalizacion de las fronteras nos lleva a la pobreza.
    Muy repartida eso si.

    • La sociedad civil Talleyrand, está demasiado idealizada, se habla de ella como si fuera un descubrimiento reciente, moderno, exclusivo de Occidente y de Estados democráticos. Bien lejos de ello si se considera que es algo de nueva creación, aunque si tengo la sensación de que esa sociedad civil cada vez es más pasiva , en la vida pública la inmensa mayoría de la sociedad el único momento activo que tiene son esos segundos que nos dan para ejercer el voto. Sí existen muchas asociaciones, grupos, comunidades que son activos en determinados ámbitos pero de una manera u otra el Estado siempre está vigilante. Es complejísimo escapar de su radio de visión. Todo lo controla

    • Espera que con la hostia impositiva a los autónomos vas a ver en 6 meses cómo cierran la mitad de los comercios de tu barrio…luego si alguno escapa a la degollina el Madrid Central de Carmena lo remata.

      No me negarás que no es divertidísmo que chorras sin oficio ni beneficio, que jamás han gestionado ni un quiosco de pipas, con carreras ful y doctorados fake enreden con sus ideicas de indocumentados sobre la vida de la gente.

      Entonces reportaje en el HOLA de la parejita en su chalet de Galapagar. Y vamos para bingo….

    • “El modelo economico social se esta gripando porque donde no hay no sale nada.
      Bueno si, la estrangulacion del circulo riqueza inversion trabajo junto a una liberalizacion de las fronteras nos lleva a la pobreza”
      Comparto su acertada reflexión, Talleyrand. Señalo este párrafo porque he recordado unas declaraciones que se han producido recientemente en el foro organizado por el Instituto de Empresa Familiar, en las que se ha dejado claro que la riqueza se crea en el sector privado y no en el sector público. Y ciertamente es así, porque el sector público que tiende a la expansión, a la endogamia y cada vez necesita más recursos para abastecerse así mismo, en lugar de crear riqueza y generar empleo, se alimenta del trabajo de la sociedad civil, como bien apuntaba el articulista.
      Su función es la gestión, administración y distribución de recursos, de los que tiene y también de los que no tiene. Ahí está su “gracia”, porque a río revuelto, ganancia del Estado.

      Bien mirado, tanto en la polémica decisión judical de las hipotecas como en el tema de los salarios y del desempleo consigue escudarse de forma incomprensible, endosando toda la carga de la prueba y la furia de la opinión pública en el sector bancario y en el sector empresarial. Seguro que tanto en uno como en otro y del mismo modo que ocurre en otros sectores, habrá jetas, aprovechados y un pequeño cuerpo de élite en connivencia con el Estado y el gobierno de turno, que incurrirán en prácticas corruptas y mafiosas, pero la opinión pública, entre la que me incluyo, cuando generalizamos y demonizamos a todo un sector privado, implícitamente estamos legitimando al Estado como generador de empleo y riqueza, cuando no es más que un gestor, administrador y distribuidor de recursos que no produce nada, excepto gasto y cargas sobre nuestros hombros cada vez más difíciles de sobrellevar.

      Respecto a la sentencia judicial de las hipotecas, al margen del tropezón del poder judicial y de lo que acabe dictaminando, resulta que el famoso impuesto que se recaudó indebidamente al cliente por el banco, si tiene que devolverse con carácter retroactivo, es la administración que lo ha recaudad la que debe devolverlo, aunque se haya puesto el foco en el sector bancario. Por eso decía que a río revuelto, ganancia del Estado que no va echar a perder. Es decir, aunque se concluya que son los bancos los que deben pagar el impuesto a partir de ahora, ellos, en defensa legítima de sus intereses nos lo cargarán a todos.
      Seguro que queda suspendida la devolución con carácter retroactivo y casi es para alegrarse porque si la administración tiene que desembolsar esa cifra astronómica, nuevamente seremos todos los que paguemos tanto derroche. Lo dicho, a río revuelto, ganancia del Estado.

      Respecto a la cacareada subida del salario mínimo parece otro misterio sin resolver. Por curiosidad ¿Alguien se ha preguntado qué porcentaje de población activa cobra realmente el salario mínimo? ¿Se beneficia la gran mayoría, cuando los convenios laborales en distintos sectores y por lo general ya rebasan esa cifra? Y ¿Qué pasa con los pequeños y medianos empresarios? ¿Qué pasa con los autónomos y emprendores en este país? ¿Más piedras en el camino de los presupuestos para que no puedan buscarse la vida? Qué le den a la clase media! que es el grueso de la población activa y parece que lo aguanta todo. Y sin rechistar, si no quiere que le caíga la del pulpo! Sin ir más lejos, este finde, Podemos convocó a su peña para manifestarse contra los recortes y los partidos de la oposición PP y CS. Sí, ya sé que parece de traca, pero así son ellos. Así de originales, innovadores, coherentes y democráticos en su defensa de las libertades.

      • Así es querida Silvia.

        Para nuestros políticos, consciente o inconscientemente, el dinero publico no es de nadie y al carecer de moral pública como los anglosajones, aqui nadie dimite salvo operaciones de gran calado.
        La mentira es una de las armas políticas mas usadas y menos castigadas por al audiencia que las olvida fácilmente.
        En el fondo Weber tenía razon, sin ética profunda aplicada a las elites no hay capitalismo ni su famoso espíritu, hay mafias y cárteles: Sur de Europa y Sudamerica p.e. y entonces la política es una forma de obtención de la riqueza por otros medios, o sea corrupcion del sistema y de sus integrantes.

  8. Todo cinéfilo, incluso las personas normales, conocen la famosa escena épico-tecnológica de “Apocalipsis now”, cuando Robert Duvall, acuclillado en la playa, pañuelo amarillo al cuello, sombrero azul del Séptimo de Caballería, acariciando con desparpajo vulgar la militar testiculina y oteando las olas en el horizonte, declara orgulloso, mientras se produce el humanitario bombardeo de una aldea vietnamita:

    -Huele a napalm…, huele a victoria.

    La clase política española, mirando desde la atalaya de la impunidad, la inviolabilidad y la inmunidad que le otorga el poder “in the wild side of the spanish Sin City” (El Estado), a propósito de la sociedad civil española, diría exactamente lo mismo que Robert Duvall, con la misma intención, por las mismas razones y con los mismos gestos obscenos.

    Sí, sólo que aquí los vietnamitas somos nosotros.

    Pero podemos estar tranquilos: José María Entrecanales y Juan Roig tienen “conciencia política”. El “Instituto de Empresa Familiar” vela por nuestros intereses. Ya era hora de que los dueños de la plantación tomaran el látigo, dirán los viejos reformistas: no todo el trabajo servil ha de dejarse a los capataces, “cum laude” o “sine laude”.

    El tiempo de la crítica pasó de largo, ya es tiempo de pasar a otra cosa. Lo saben, pero tienen miedo. El problema es cómo deshacerse de un cadáver para no dejar huella y el asunto de fondo de toda Revolución es el mismo. También lo saben quienes velan por nuestros intereses, pero ¿qué hacer con los 120.000, 150.000 miembros de la “clase senatorial ociosa”, los patricios de la deuda y la fiscalidad progresiva?

    Siberia está lejos, las cárceles ya están llenas.

  9. Vaya Enrixav, gracias, me ha hecho subir los colores.

    No, no circula el dinero. Está todo muy parado, y totalmente de acuerdo que la clase política debería estar tomando medidas de urgencia, pero su responsabilidad viaja en Falcon con una cámara de fotos pegada al trasero.

    Un desastre.

    • Gracias por dejar la entrevista, Enrivax. Pienso como Baños que la clase media es la gran perjudicada de esta crisis y la que soporta toda la carga del Estado vía impuestos. Entre los de “villarriba” y los de “villabajo” estamos asfixiados y sin posibilidad de que corra el aire. Porque esos presupuestos tan sociales que otean en el horizonte más que abrir las ventanas de PVC lo que hacen es perfurmar el ambiente e intoxicar nuestra economía un poco más. Y es que el uso de ciertos ambientadores debería estar limitado o al menos, deberían señalar las contraindicaciones.

    • Señor presidente del Foro de la Sociedad Civil, Javier Benegas: ¿Se ha coscado que sus 12 párrafos se pueden resumir (“achicar espacios” en términos futbolísticos) en los 4 de Derondat o en 2 de enrivax?

      Vd. que ha ocupado, en sus propias palabras, las más altas responsabilidades institucionales en el sector TIC, la CEOE y diversas instancias europeas, se da cuenta que lo remitido hoy aquí en DIDIDENTIA es parte de la instrucción de un par entre pares de Eric Mazur* en esta “secioncilla”?

      “La Instrucción entre Pares​ es un método de enseñanza interactivo desarrollado por el profesor de Harvard, Eric Mazur en los años 1990”. Ver WIKI.

  10. Uno de los aspectos más grotescos del fenómeno de la burocratización social impulsada por el Estado y su/s administración/es aparece cuando los funcionarios son incapaces de cumplir a la inmensa regulación, no pocas veces contradictoria, con la que severamente nos fiscalizan, multan, sancionan a los ‘administrados’ -sic- de tal manera que la prevaricación se convierte en endémica entre nuestros administradores. Lo que en Barcelona conocemos por ‘la puta y la ramoneta’…un ejercicio de impúdico cinismo que la jueza Alaya tuvo la honestidad de reconocer públicamente como el epicentro de la impune corrupción española.

    Por supuesto el paroxismo se alcanza cuando se introducen parámetros de eficiencia y productividad imitando al sector privado…entonces empieza la verbena de la discrecionalidad, el abuso y el atropello, con casos de naturaleza abiertamente gangsteril, como son los bonus y comisiones a inspectores y subinspectores de la AEAT que aprovechando sus privilegios ‘de facto’ arrasan a los contribuyentes obligándoles a desistir en la reclamación contra el abuso o de hacerlo a duros años de litigios. Litigios que aunque ganen en los tribunales no tendrán ningún efecto en una posible devolución de dichos bonus por parte de los beneficiarios.

    Hace ya 11 años que Alejandro Nieto escribió ‘EL DESGOBIERNO DE LO PÚBLICO’, un ensayo de terror gótico sobre el Leviatan-lupanar…en esta década larga todo se ha degradado todavía más y a mayor velocidad de lo que allí relataba. Hoy es más seguro para un ciudadano-contribuyente tropezarse en un callejón a oscuras con tres albano kosovares que tratar con nuestras administraciones multinivel.

    El fenómeno esterilizante de la burocratización se traslada además hacia la sociedad civil, esto es, no solo se sufre, sino que la misma sociedad se ve abocada a replicar estructuras economicamente estériles para satisfacer la paranoia de control del Estado.

    Así nos encontramos con regulaciones como la del BLANQUEO de CAPITALES que obliga a las empresas a una fiscalización entre contratistas, proveedores y clientes. El LEVIATAN en el colmo delirante de su expansión DELEGA la fiscalización de su caos regulatorio en el sector privado que habrá de hacer un papel ajeno a sus fines propio de la policía con sus contratistas, proveedores y clientes exigiendo una documentación ajena al negocio y que muchos se resistirán a entregar a otra empresa privada por tener carácter reservado. Tanto da. Esa misma administración incompetente que delega la fiscalización ‘manu militari’ amenazará con brutales multas a unas empresas obligadas a contratar ‘ad hoc’ inmensos departamentos de ‘COMPLIANCE’ reduciendo así su margen de beneficios, lo que además, en un país de microempresas sentencia a la agonía por la viabilidad del negocio.

    Un sindios…

      • To comply: cumplir, obedecer, acatar
        Compliance como un indicador de buena gestión, que nos permite implementar procedimientos que aseguren el cumplimiento normativo tanto externo (legislación sectorial) como interno de la matriz (políticas, procedimientos, códigos deontológico, de conducta…). Permitiendo que las empresas no dañen su reputación de marca y eviten multas, sanciones y grandes pérdidas financieras.
        Es decir, tener un “Compliance Officer”, cuesta una pasta. No lo sabía. Gracias.

        • Hola Reli

          Es la nueva forma de dinamizar el mercado de trabajo (Je) por parte de nuestro venerado Estado protector…forzar a inversiones en departamentos de Compliance en las empresas para poder zafarse de las mil regulaciones, multas y sanciones. Ítem más, con el blanqueo de capitales las empresas se ven obligadas a desempeñar el papel fiscalizador entre ellas en su relación comercial, fiscalización a la que el Estado obliga pero pasa de practicar con sus medios.

          Es la última frontera en la estatalización encubierta. Se regula la actividad y se obliga a los afectados a vigilarse entre sí. Un camino y filosofía que de continuar en otros ámbitos nos obligará a todos a hacer de policías costeando los gastos pero sin la nómina.

        • Espero que no sea un “wishful thinking”.

          “São importantes, com diálogo e tolerância, reformas para recuperar a economia e a integridade da Administração Pública, assim resgatando a confiança da população na classe política”.

          Bolsonaro também afirmou hoje que uma das primeiras medidas do governo será enxugar ( limpiar) a máquina pública, reduzindo o número de ministérios, cargos comissionados e limitando os cartões corporativos (tarjetas black) , um dos focos de desgaste de imagem nos governos petistas. Há atualmente 27 ministérios. Bolsonaro já falou em reduzir para 15 pastas (carteras ministeriales).

          Desde luego viene al pelo este artículo a lo acontecido anteayer domingo en segundo turno de votación en Brasil.

        • …pues que estoy muy de acuerdo con Losada que imagino estará riendo con la desfachatez de los medios.

          Yo ando igual…de guasa con el asunto Villarejo viendo a esos monigotes de los medios de la izquierda rebajando hasta ayer el asunto que afectaba a Balta y La Lola para revertir el sesgo hoy a cuentas de la Cospe y su Don Tangentopoli.

          Y los que tocaban tambores de guerra ayer por lo mismo, hoy rebajan y disimulan el asunto por ser los suyos los señalados.

          Nuestro periodistas son las rameras más baratas del país. Ya lo vio bien Pujol, un adelantado en eso de pulsar la conciencia de quienes hay que comprar por su barrio cuando tras el fracaso de EL OBSERVADOR concluyó que estando tan barato el kilo de periodista no hacía falta arriesgarse en inversiones.

          Queda para la galería de los mindundis aturdidos aquella desazonada declaración de EL BIGOTES en la comisión de investigación parlamentaria preguntándose en voz alta quién era ese López del Hierro que parecía en todas las conversaciones y papeles y nadie citaba ni en el juzgado ni en la comisión….jajaja…pobre hombre….

    • Caray Derondat, que nivel.

      Hasta me has hecho buscar el origen de la expresión “la puta y la ramoneta”…je desconocía esa expresión

      Sí, a este paso nos convertiremos en policías de nosotros mismos y con el riesgo de, al mínimo fallo, que nos lleven a chirona.

    • Tal cual, amigo Derondat. El cirio regulatorio está llevando a los tribunales también a nuestros probos servidores públicos.
      Sin ir más lejos, hace unos días imputaron por prevaricación a un alcalde gallego. Resulta que incorporó a la plantilla municipal a los trabajadores de una contrata de limpieza tras no renovarle el servicio y asumirlo como propio. Un escándalo del copón por haber incumplido las Ley Montoro al aumentar la plantilla y por no haber existido un proceso selectivo de pública concurrencia. Prevaricación de libro, vamos.
      Y el pobre hombre explicaba a los periodistas que le habían pasado un informe según el cual el convenio de ese sector obliga a subrogar las plantillas de limpieza al finalizar el contrato y, en consecuencia, incorporarlas al nuevo titular del servicio. En este caso, el propio ayuntamiento.
      Así las cosas, decía, tenía que optar entre incumplir la norma social o la administrativa y que hiciera lo que hiciera era carne de banquillo.
      A ver como termina este vodevil.
      Por otro lado, un arquitecto comentaba hace unos días que si tú cumples a rajatabla los requisitos de aislamiento acústico, incumples los de ventilación. Y viceversa.
      Y así todo.
      Así nos va.

      • ‘un arquitecto comentaba hace unos días que si tú cumples a rajatabla los requisitos de aislamiento acústico, incumples los de ventilación’

        jajajaja…tal cual. Tengo un amigo que suele comentar que lo importante de las diez mil regulaciones es que falles en una, el propósito de las otras 9999 ya habrá tenido sentido…el asunto es la INSEGURIDAD JURÍDICA como mecanismo ex profeso de recaudación. Cuanta más INSEGURIDAD JURÍDICA se promueve tanto más poder maneja el Estado con sus ciudadanos. Es mefistofélico pero funciona así.

        Sobre lo otro, ahí tienes una pieza sobre la que no informarán nunca quienes han aburrido hasta la nausea con el pitufeo de mil euros de Rita Barberá:

        EL MUNDO: Investigan a una inspectora de Hacienda por estafar 6,5 millones a 40 futbolistas de élite

        https://www.elmundo.es/economia/macroeconomia/2018/10/01/5bb0e7b646163f552a8b45c7.html

      • “Y el pobre hombre explicaba a los periodistas que le habían pasado un informe según el cual el convenio de ese sector obliga a subrogar las plantillas de limpieza al finalizar el contrato y, en consecuencia, incorporarlas al nuevo titular del servicio.”

        El problema de esta cláusula es que existe en la práctica totalidad de las empresas públicas. Los convenios colectivos que se firman entre los comités de empresa/sindicatos y la dirección de la empresa pública (políticos y sindicalistas) tienen unas condiciones draconianas para la empresa: 1. Hacen imposible que se pueda despedir a un empleado, ni por bajo rendimiento. Solo parece ser posible si es denunciado de acoso por alguna compañera. 2. Las condiciones de dicho convenio obligan al menor cambio a hacer funcionarios a los empleados públicos.

        Ya Rajoy dijo en su programa de 2011 que iba a reducir drásticamente las empresas públicas, lo cual redundaria en beneficio de todos los españoles. Una vez conseguido el puesto, creo que eliminó cerca de mil que entre otras cosas eran ficticias y no tenian empleados. Y entonces porqué existian esas empresas?

        Todo lo que gira alrededor de la empresa pública es tan turbio como la política española….

  11. Aumenta el pesimismo en España sobre las perspectivas económicas para 2019. El turismo pierde fuelle, la riada de turistas se ralentiza. Los jubilados se apuntan al Imserso. A los no jubilados ya no les llega el dinero para pagar la hipoteca y menos aún viajar. Señales a pie de calle muy reveladoras: los habituales atascos de los camiones en las carreteras comienzan a desvanecerse de manera alarmante. Los bares se quejan de la caída del consumo. El dinero no circula a la misma velocidad de hace unos meses.

    En la guerra comercial global, Trump impuso aranceles a productos chinos. Pekín tomó represalias. Resultado: Subida de precios en China y EE.UU., encarecimiento de materias primas industriales, aumento de los costes de producción, caída del consumo, volatilidad en los mercados financieros y tipos de interés más altos, ergo deuda más cara.

    Todo un caldo de cultivo propicio a que nuestra encubierta bancarrota florezca a la vista de todo el mundo y que calen movidas financieras que hagan que el sistema salte por los aires de una vez por todas.
    Una clase política responsable tendría que estar, ahora mismo, tomando medidas para enfrentar el problema y evitar a toda costa que nos manden los hombres de negro. Pero, como ya nos advertía Emme 28 octubre, 2018 at 10:50: «El saber, la hombría, ha dado paso a lo chabacano. Cuando eso ocurre, sólo queda la destrucción para poder limpiar y empezar de nuevo. Terrible». Sabias palabras.