Con la mecha de las guerras en los patios traseros de nuestras casas, mecha encendida gracias a una Europa administrada por líderes que son tan tercos como igualmente incapaces de relacionar el auge de los conflictos bélicos con el suministro de venta de armas, los europeos hemos sido espectadores de la diáspora de cientos de miles de iraníes, sirios, kurdos, eritreos… que decidieron abandonar su patria para alejarse no solo del hambre, sino de las masacres de sus lugares de referencia.

¿Cómo se gestionó la crisis humanitaria que generó en el año 2015 el desplazamiento de cientos de miles de personas? El gobierno de Hungría ponía en marcha medidas represivas. Este país, miembro de la Unión Europea desde 2004, inició el cierre de la ruta de los Balcanes, levantaba una barrera de 41 km de longitud en su frontera con Croacia, cercaba 175 km de sus demarcaciones con Serbia y amenazaba con agrandar la valla de separación con Rumanía, incluso con montar otra en Eslovenia. Y ello con el fin de frenar la entrada masiva de expatriados que accedían a territorios húngaros por el sureste y suroeste.

En 2017, Austria dejaba de criticar las actuaciones xenófobas del Primer Ministro húngaro Viktor Orbán y, manos a la obra, cierra su paso fronterizo con Eslovenia a través de un muro de alambrada en Spielfeld

Dos años después, en 2017, Austria dejaba de criticar las actuaciones xenófobas del Primer Ministro húngaro Viktor Orbán y, manos a la obra, cierra su paso fronterizo con Eslovenia a través de un muro de alambrada en Spielfeld. Además, el gobierno austríaco liderado por los conservadores de Sebastian Kurz avanzaba la posibilidad de blindar inclusive la frontera con Italia, contingencia que levantaba más que ampollas en el país vecino, sobre todo cuando Italia lleva años acogiendo en su suelo a emigrantes.

Frente al estatus legal que desde el fin de la IIª Guerra Mundial dispensa protección al refugiado, la persona que migra habita por contra en el nimbo jurídico de la no protección, situación que empeoró en 2018 en el momento en que Italia y Malta, sin más vallas que el mismo Mediterráneo, niegan la entrada de migrantes a sus puertos. Esta medida que ocasionó críticas en el seno de la UE ha conllevado no el fin de los flujos migratorios, sí un cambio en las rutas de emigración.

África, Australia, EE UU

En África el levantamiento de parapetos disuasorios sigue un curso ascendente. No solo las ciudades africanas españolas de Ceuta y Melilla poseen vallas de separación. También Marruecos ha cercado sus límites con Argelia. Y si Kenia que cuenta con el Dadaab, el mayor centro de refugiados del mundo, ha construido una barrera fronteriza con Somalia para frenar los ataques yihadistas somalíes, Túnez ha empalizado 150 kilómetros de sus áreas limítrofes con Libia, asimismo con el objetivo de controlar la infiltración del terrorismo islamista y dar fin a las caravanas protagonizadas por jóvenes tunecinos que ansían unirse a la aventura de la yihad. Mientras, en Libia, las bandas de traficantes de emigrantes están transformando su negocio en organizaciones esclavistas.

Allende nuestro continente, Australia que no roza el 2,20% de emigrantes posee el extraño honor de tener un Guantánamo en el Pacífico. En el centro de detención de Nauru, reabierto en 2012 ante la afluencia de extranjeros a las costas australianas, se apiñan somalíes, sirios, paquistaníes, afganos… que viven recluidos en esta isla-prisión sin posibilidad de salir de sus instalaciones. El mismo futuro, salvo excepcionalísima contingencia médica, les aguarda a niños y niñas de edades muy cortas, a los que no se les concede ni siquiera el derecho de asilo, tal es el nivel de vulnerabilidad en que viven.

Australia que no roza el 2,20% de emigrantes posee el extraño honor de tener un Guantánamo en el Pacífico

A miles de kilómetros de las costas australianas EE UU refuerza la ampliación del muro con México. Esta estrategia, presuntamente de contención, no constituye una política exclusiva de Donald Trump. La construcción del citado muro nació en 1994 con el Presidente demócrata Bill Clinton y, luego, tanto el gobierno republicano de George W. Bush como el gobierno demócrata de Barack H. Obama continuarían el proyecto de Clinton. Sin embargo, los datos hablan por sí mismos, fue Obama quien  deportó a más emigrantes que ningún Presidente de los EE UU, cerca de 3 millones.

A la luz de las cifras

En 2011 y a raíz de los asesinatos que provocó la revuelta contra el dictador libio Gadafi, Túnez recibiría en pocas horas a 50.000 libios que, abandonando a toda prisa su país, trataban de escapar de la guerra civil en ciernes. Siete años después, un éxodo de entre 7.000 a 10.000 emigrantes salvadoreños, guatemaltecos, nicaragüenses… y hondureños en su generalidad va a pie recorriendo distancias kilométricas en dirección a EE UU. Les mueve el ánimo de dejar a un lado tanto el hambre como los crímenes que se cometen en sus países.

El Presidente Donald Trump mantiene el propósito de expatriar a 2 millones de emigrantes y ha amenazado con rescindir los programas de ayuda a Guatemala, Honduras y El Salvador si estos países no contienen esta marea multitudinaria que se avecina. Y por medio de su Secretario de Defensa de Estados Unidos, Jim Mattis, ha preparado el envío de tropas estadounidenses a la frontera con México.

Les mueve el ánimo de dejar a un lado tanto el hambre como los crímenes que se cometen en sus países

Ahora bien, veamos por un momento el asunto a la luz de las cifras. En 2017, EE UU recibió un total de 3.016.685 emigrantes, o sea, menos del 1% del número de sus habitantes. En ese mismo período, Italia superaba a EE UU al recibir a 3.029.168 de emigrantes, lo cual equivale a un 5% de la población italiana, cifras estas que a su vez son muy pequeñas comparado, en el mismo período, con el 47’33% de emigrantes que recibió la población de Bosnia-Herzegovina y con el más del 20% que llegaron a Macedonia, a Croacia, Malta o… al mismo Portugal. Por tanto, no son los estados del G 8 los que dan cobijo al mayor número de extranjeros. En su mayoría, estos son atendidos en los países en vías de desarrollo. (Véase la tabla de acogida de emigrantes por países en 2017).

¿Se equivoca Marine Le Pen al exigir suspender la Europa sin fronteras? Naturalmente que sí, pues ni con la creación de nuevos límites fronterizos se va a poner fin a las crisis migratorias que estallan fuera de nuestras regiones, igual que tampoco hay medios de paralizar a corto o a largo plazo la llegada de extranjeros y más cuando la tasa de envejecimiento de la población en Europa, en EE UU, China, Japón o en Corea del Sur es elevadísima y estas naciones con un hijo por índice de natalidad no pueden competir con los niveles de fecundidad que se dan, por poner un ejemplo, en Níger (7,24 hijos), Somalia (6,27 hijos), Mali (6,06 hijos) o Angola (5,69 hijos).

¿Con las migraciones masivas de este siglo estamos ante un episodio análogo a lo que ocurrió durante los sucesos mortíferos de la Segunda Guerra Mundial? Es plausible, motivo por el cual los valores de la democracia deben incluir la salvaguardia de los derechos humanos, también en tiempos de crisis y turbulencias.

Foto: Mitch Lensink


Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo con tu pequeña aportación puedes salvaguardar esa libertad necesaria para que en el panorama informativo existan medios disidentes, que abran el debate y marquen una agenda de verdadero interés general. No tenemos muros de pago, porque este es un medio abierto. Tu aportación es voluntaria y no una transacción a cambio de un producto: es un pequeño compromiso con la libertad.

Ayúda a Disidentia, haz clic aquí

Muchas gracias.
Artículo anteriorLa crisis institucional en España. Un país de ciegos
Artículo siguienteUna preocupación llamada Bolsonaro
María Teresa González Cortés
Vivo de una cátedra de instituto y, gracias a eso, a la hora escribir puedo huir de propagandas e ideologías de un lado y de otro. Y contar lo que quiero. He tenido la suerte de publicar 16 libros. Y cerca de 200 artículos. Mis primeros pasos surgen en la revista Arbor del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, luego en El Catoblepas, publicación digital que dirigía el filósofo español Gustavo Bueno, sin olvidar los escritos en la revista Mujeres, entre otras, hasta llegar a tener blog y voz durante no pocos años en el periódico digital Vozpópuli que, por ese entonces, gestionaba Jesús Cacho. Necesito a menudo aclarar ideas. De ahí que suela pensar para mí, aunque algunas veces me decido a romper silencios y hablo en voz alta. Como hice en dos obras muy queridas por mí, Los Monstruos políticos de la Modernidad, o la más reciente, El Espejismo de Rousseau. Y acabo ya. En su momento me atrajeron por igual la filosofía de la ciencia y los estudios de historia. Sin embargo, cambié diametralmente de rumbo al ver el curso ascendente de los populismos y otros imaginarios colectivos. Por eso, me concentré en la defensa de los valores del individuo dentro de los sistemas democráticos. No voy a negarlo: aquellos estudios de filosofía, ahora lejanos, me ayudaron a entender, y cuánto, algunos de los problemas que nos rodean y me enseñaron a mostrar siempre las fuentes sobre las que apoyo mis afirmaciones.

9 COMENTARIOS

  1. Lo mejor del artículo es el mapa donde se obserba como

    Arabia Saudí

    Emiratos Árabes Unidos

    Quatar

    Kuwait

    Tienen 0 (CERO) refugiados desde Siria. Estando a tiro de piedar de Siria y sin tener que cruzar peligrosos mares, siendo naciones con una tradición islámica que debería de hacer que mas fácil su adaptación.

    Excepto para los cristianos, obvio, que si deberían de ir a Europa.

    El por qué los refugiados no van a esos paises y por qué esos paises no los quieren acoger es un tema tabú en los que ni la señora González Cortes, ni casi ningún periodista ni medio quieren entrar.

    Y hasta que no se nos diera una respuesta adecuada y cierta de que es lo que pasa con ello. Respuesta que debería de ocupar el mosmo espacio y tiepo que la del niño ahogado, nos deberíamos de preguntar por donde va el engaño.

    Y por supuesto no acoger a dichos ¿refugiados?, excepto si son cristanos, porque ahí hay algo que no encaja.

    Y mas cuando dischos paises disponen de recursos mas que suficientes para acojerlos, ya que les sobran para promocionar mezquitas en Uropa, así cómo en el resto del mundo. Así cómo para promocionar movimeintos desestabilizadores precisamente en Siria, Irak.. Libia y demás.

    Por cierto, Israel en ese mapa va de en otra honda, lógcico, pero no tan raro dadas sus relaciones con Arabia Saudí.. tampoco extraña.

  2. No tengo claro que la causa del fenómeno inmigratorio actual sea la apuntada por el artículo. Por cierto, la causa que indica el artículo es la misma que nos vende el telediario.

    Cosas sobre el problema de la inmigración hacia Europa:
    1. Los políticos de la izquierda progre se hacen un lio entre refugiados e inmigrantes por razones ecónomicas. Una política con cargo hablaba de la necesidad humanitaria para socorrer a los ‘refugiados’ del Aquarius. Resulto que en el Aquarius no habia refugiados, sino inmigrantes económicos. Una vez puesto pié en España tiraron ropa y mochilas que los identificaba, cogieron el dinero y los carnets y desaparecieron….

    2. Si hablamos de refugiados, nuestra cultura nos obliga a darles asilo temporal, protegerles la vida y ayudarles a volver a su pais cuando las circunstacias sean favorables. Pero el movimiento migratorio o invasión a Europa de estos últimos años, no es un movimiento expontáneo como nos quieren hacer creer.
    Por un lado, estamos hablando de millones de personas desplazadas (13M solo en Siria, Afganistán,Irak, y Africa también aportan millones).
    Si de refugio se trata, existen otros paises más cercanos que serían refugio más natural que la lejana Europa. Por ejemplo Rusia, Iran, Arabia Saudita, Egipto. Pero esos refugiados, desprecian esos paises y se ponen camino de uno mucho más lejano. Esto solo sucede si hay fuerzas que organizan ese éxodo. Es más aprovechando el lio de guerras en Siria/irak, tiendo a pensar que hay fuerzas que simplemente se dedican a expulsar a la gente para movilizarla hacia ….Europa. El objetivo a batir es Europa. Lo que no tengo claro es la fuerza que actúa para desestabiliar Europa, podría ser Irán, Arabia Saudita, Israel, Rusia, China, o incluso la mismísima USA.

    Mientras no nos aclaren qué hay detras de todo ese refugiado/inmigrante, mejor ser cincunspecto y no creer nada.

    Por cierto, algo curioso no ajeno al problema. Alemania/Merkel siendo conscientes que para mantener sus fábricas produciendo necesita mano de obra que el envejecimiento natural de Alemania no proporciona, abre de par en par a Alemania. Pero claro la situación de Alemania noes igual a la de España, al emnos ellos no tienen el 20% de paro. Hoy casi 1 de cada 5 españoles en edad de trabajar no lo hace porque no encuentra trabajo. Lógicamente si aceptamos inmigrantes, no subirá el numero de colocados sino el número de parados.

    Esto hace que no entienda nada…

    3. El caso de la procesión de inmigrantes guatemaltecos que le han preparado a Trump refuerza la idea de que estos movimientos migratorios no son espontáneos sino diseñados y preparados con fines político/ideológicos. La caravana de Trump ha sido preparada para dañar su imagen en todos los telediarios del mundo. Me quiere explicar la autora del artículo que pinta en esa caravana embarazadas y niños emprendiendo un camino de 4000 kms si no es para salir en el telediario de todo el mundo dando lástima.
    Ha visto Usted las imagenes de hoy, donde la TV presentaba a unos niños cruzan un río a o algo así.

    No nos podemos creer nada….

    • “Los políticos de la izquierda progre se hacen un lio entre refugiados e inmigrantes por razones ecónomicas. ”
      No se hacen ningún lío, saben muy bien lo que hacen. Refugiado llama a la compasión muchísimo más que inmigrante, y si abusamos del “refugiado” lo llamamos “migrante”. Por cierto probablemente fue casualidad que el cambio en la denominación se produjese al mismo tiempo en los medios de comunicación de masas. (Es interesante las definiciones de la RAE de “migrar” e “inmigrar”, parecen sinónimos pero no lo son)
      “Si hablamos de refugiados, nuestra cultura nos obliga a darles asilo temporal, protegerles la vida y ayudarles a volver a su pais cuando las circunstacias sean favorables. ”
      Sí y no. Depende de lo que entendamos por cultura. Si consideramos que nuestra cultura responde a una tradición cristiana, de acuerdo en su afirmación, si bien matizaría que la caridad y la ayuda al prójimo no es obligatoria, es voluntaria. Por lo tanto a nadie se le puede obligar a ayudar a un inmigrante o refugiado ya sea directamente o indirectamente (vía impuestos). Si entendemos por nuestra cultura el laicismo y una antropología cuya base es el egoismo de individuos aislados y sin trascendencia, no encuentro ninguna razón para ayudar a nadie, ni que esa actitud sea criticable…por eso nos la tienen que imponer mediante la “solidaridad” que a diferencia de la caridad, es impuesta y obligatoria.
      Asistimos a movimientos masivos de población, y estos movimientos son orquestados, no son casuales. La destrucción de la identidad de las naciones europeas es esencial para el globalismo, y la inmigración masiva y descontrolada es una de sus herramientas.

      • Muchas gracias por su comentario.

        “Si consideramos que nuestra cultura responde a una tradición cristiana, de acuerdo en su afirmación, si bien matizaría que la caridad y la ayuda al prójimo no es obligatoria, es voluntaria.”

        En mi caso, es la tradición cristiana, no la izquierda-progre, la que me dice lo que está bien y lo que está mal.

        A este respecto, la párabola del buen samaritano es muy clara. Permítame que le copie/pegue la parte central de la misma:

        “Bajaba un hombre de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de unos ladrones. Le quitaron la ropa, lo golpearon y se fueron, dejándolo medio muerto. 31 Resulta que viajaba por el mismo camino un sacerdote quien, al verlo, se desvió y siguió de largo. 32 Así también llegó a aquel lugar un levita y, al verlo, se desvió y siguió de largo. 33 Pero un samaritano que iba de viaje llegó adonde estaba el hombre y, viéndolo, se compadeció de él. 34 Se acercó, le curó las heridas con vino y aceite, y se las vendó. Luego lo montó sobre su propia cabalgadura, lo llevó a un alojamiento y lo cuidó. 35 Al día siguiente, sacó dos monedas de plata[c] y se las dio al dueño del alojamiento. “Cuídemelo —le dijo—, y lo que gaste usted de más, se lo pagaré cuando yo vuelva”. 36 ¿Cuál de estos tres piensas que demostró ser el prójimo del que cayó en manos de los ladrones?”

        Según mi tradición cristiana, el sacerdote y el levita son ‘mala’ persona, mientras el samaritano es una ‘buena’ persona. Hay que hacer notar que sacerdotes y levitas eran ‘casta’, mientras que el samaritano era inferior socialmente. La párabola es muy clara. Evidentemente, es una opción personal. Pasa que yo quiero ser buena persona, y sé lo que tengo que hacer, aunque muchas veces no lo hago. El estado debe ser cuidadoso con estos asuntos, y no meternos ‘gato por liebre’ buscando aumentar la base de votantes a favor de la izquierda-progre, mientras carga a las cuentas del estado más de lo razonable. Es que pagar la cuenta exije subirnos más los impuestos/tasas que están en niveles confiscatorios.

        La semana pasada las Cortes rechazaron una propuesta de Ciudadanos para eliminar en toda España el impuesto de sucesiones. A los españoles sería de más interés quitar el impuesto de sucesiones que aumentar los impuestos para mantener a tanto enchufado, pateras y agentes de la secesión….

    • Parcialmente estoy más de acuerdo contigo que con María Teresa para mi la inmensa mayoría son inmigrantes por más que intenten descifrarlo de “migrantes” lo grave es lo que se cuela con esas definiciones y el concepto refugiado político es muy amplio tanto que todos cuantos huyen de una guerra pueden ser considerados como tales, lo cual me parece un absurdo demencial esa amplitud.
      Pero lo más denigrante es a lo que se presta, trafico humano y trata de personas ONGs implicados en estos casos más que denunciado por FRONTEX, y desde luego no podemos olvidar y ser conscientes de quienes promueven este esclavismo, no es otra que la Open Society que desde la primavera árabe en Túnez se mueve y promociona esto.

  3. Tengo serias dudas de que en las crisis migratorias se huya de la muerte. Sí, por supuesto vivir en un país en guerra supongo que no es plato de gusto y quien puede intentar irse, pero que nadie se olvide de las mafias que mueven esos movimientos migratorios, son los nuevos barcos negreros del S. XXI.

    El tema es más complejo que como se plantea en el artículo, la inmensa mayoría de los países de donde salen masas emigratorias son países de gran riqueza, el problema es que esa riqueza no se redistribuye en el país. Cuando da los datos de la tasa de fecundidad en algunos países, “en Níger (7,24 hijos), Somalia (6,27 hijos), Mali (6,06 hijos) o Angola (5,69 hijos)”, pues que quiere que le diga, los gobiernos bien podrían hacer algo en ello, la distribución de métodos anticonceptivos gratis, les ayudaría a solucionar el problema. Si la gente no tiene para comprar pan menos tiene para comprar condones pero tampoco creo que los ciudadanos huyendo sea la solución.

    La entrada a los países de recepción tiene que estar limitada, no queda otra. Y ya no sólo por un problema económico, el problema cultural es muchísimo más gordo. El multiculturalismo es muy bonito visto de lejos. Lo que no pueden hacer los países es por el respeto a la cultura y tradiciones de los inmigrantes perder la cultura y tradición propia. Eso es el fin de una civilización.

    ¿Queremos eso?. Yo no.

    Y tampoco quiero las preferencias en ayudas a personas extranjeras que a los nacionales. Cuando nuestros ciudadanos, aquellos que verdaderamente lo necesitan, tengan sus necesidades vitales cubiertas pues podemos ir dando cupos de entrada y con preferencia a quienes tengan contrato laboral y por supuesto quienes soliciten derecho de asilo.

    Nos guste o no nos guste el derecho de entrada a un país tiene que ser limitado y regulado.

  4. He empezado a leer el artículo, pero sinceramente he dejado de leerlo así que no puedo opinar sobre el mismo. Realmente leyendo los dos primeros párrafos ya se sabe cual es su contenido, no es necesario leerlo entero. En cuanro he leido que Victor Orban es un xenófobo, me he detenido, preguntándome si me había equivocado de página y una vez que he comprobado que no, que estaba donde quería estar, he decidido no seguir ¿para qué? si ya se lo que va a decir, lo mismo que dicen los proàgandistas globalistas desde hace años. La articulista defiende esa curiosa idea hoy en día tan de moda, que consiste en afirmar que existen fronteras…pero como si no existiesen, porque un Estado soberano, pongamos por ejemplo Hungria, tiene froteras, sí, pero no tiene derecho a decidir quien las atraviesa, por lo tanto sobra lo de soberano y hasta lo de Estado. Otro ejemplo España tiene vallas en su frontera con concertina, alambre parecido al que se usaba en las trincheras. Las puso ZP, las mantuvo Mariano, y las mantiene el gobierno del amor….¿son xenófobos? Son realmente teorías políticas interesantes, un poco desquiciadas pero curiosas. El argumento que sostiene esta teoría es consistente por otro lado, pero muy sencillo: todo aquel que quiera atravesar una frontera tiene derecho a hacerlo porque está huyendo del hambre y de la muerte, todos sin excepción que quede claro, y si te opones por supuesto eres un xenófobo como Victor Orban, digno sucesor de Atila. No hombre, perdón, no, mujer, seamos claros, el que se opone a ayudar a una persona en trance de muerte no es uin xenófobo, es un malvado, no sea usted tan tímida. Ay que bonito es ser progre, y ver el mundo en dos colores.