La temperatura política estaba subiendo en España debido principalmente, pero no sólo, al problema catalán. Un problema de toda España, insoluble mientras se reduzca la política a inventar regulaciones y recaudar impuestos a los acordes del tango Cambalache para proteger al pueblo de sí mismo y entretenerle con dimes y diretes y pasteleos. A ello se ha sumado la política para “dignificar la democracia” del Dr. Sánchez y su gobierno de intelectualos (–as y –es) -algunos también doctoros (-as y –es)-, entre ellos un astronauta; sin duda, como refuerzo para combatir el cambio climático. Gobierno con grandes proyectos, que supera al desgobierno del Sr. Rajoy, quien, como buen registrador, se limitaba a registrar y repartir lo recaudado, y al de su antecesor, que es mejor no nombrar. En ese ambiente, las elecciones regionales andaluzas pueden haber alterado seriamente el statu quo del “sacro imperio de las autonomías”,[1] impuesto pero votado en 1978, al perderlas el partido socialista, que ha desgobernado feudalmente Andalucía durante casi cuarenta años.

1.- Es muy significativo, que haya crecido la abstención acercándose al temido 50%, indicador de la ilegitimidad de facto de los regímenes políticos. Por eso es obligatorio el voto en bastantes países escasamente o nada democráticos, en contraste con aquellos en que se considera una obligación moral, y los relativamente pocos en que votar es simplemente un derecho, no una obligación política-jurídica o moral.

1,1.- Este último es, por ejemplo, el caso de Estados Unidos, donde apenas suele inscribirse previamente el 50% de los ciudadanos con derecho a elegir a sus representantes en un censo electoral ad hoc, aunque luego tampoco votan todos los inscritos. Lo que no significa allí deslegitimación de la democracia, sino todo lo contrario. Es una precaución, para que el voto no sea rutinario sino meditado, responda a intereses u opiniones reales del pueblo y participen sólo aquellos que crean tener algo que decir: para que la elección sea lo más realista posible. Y como es por distritos y del tipo mayoritario, los votantes tienen también el derecho de exigir a los representantes, que les rindan cuentas de su gestión; pues una vez elegidos quedan sometidos jurídicamente al mandato imperativo medieval heredado de Inglaterra y abolido en el Continente por las monarquías estatales. La República norteamericana no es un Estado formalmente republicano. El depositario del poder sigue siendo el pueblo, de modo que la res publica o cosa común, lo Político, es propiedad de todos los ciudadanos, como en la antigua Roma y en la Edad Media, donde no se consolidó del Estado como una forma política artificial. En Estados Unidos, la democracia –el control del gobierno y los representantes por el pueblo- es un corolario de la República: garantiza que gobierne la res publica el demos, el pueblo soberano, por medio de sus representantes o mandatarios, no de reyes o monarcas, aristocracias u oligarquías separados de la realidad efectiva. Así pues, el mandato imperativo no distingue entre moral pública y moral privada ni entre derecho público y derecho privado. Pende como una espada de Damocles sobre los representantes: el Presidente, un rey-monarca no hereditario, congresistas, senadores y jueces, elegidos todos por separado, de abajo arriba, no de arriba abajo. De este modo, tienen que cuidar lo que dicen –la retórica es la lógica de la política- y lo que hacen y es casi imposible que la democracia derive en cleptocracia, salvo como una excepción normal que confirma la regla.[2]

1,2.- En otras naciones, especialmente donde existe el Estado de los Partidos –en general en toda Europa salvo Suiza-, da lo mismo que los candidatos sean prácticamente desconocidos en su circunscripción -pueden ser “cuneros” como sucede con frecuencia en España- o que sean inmorales en su vida privada, pues los votantes no fiscalizan su actuación. Se vota a partidos y la democracia deriva fácilmente en clepto o crisocracia. Lo más que pueden hacer los ciudadanos es esperar a la siguiente elección, si no se vota a listas cerradas. En este caso se vota directamente a los partidos –de hecho, a sus jefes, en la práctica los únicos ciudadanos de pleno derecho-, no a los aspirantes a ser representantes. La gente corriente vota movida porque se le obliga bajo penas, que suelen ser multas, o porque se le ha hecho creer que votar es una obligación moral y requisito imprescindible para ser demócrata. El resultado es que, a pesar de lo del “voto útil” –el voto a la contra de los conformistas inconformistas decía el sociólogo suizo Hans Zbinden-, las opiniones de los votantes apenas difieren de las de los políticos, o sea, de la opinión publicitada de los partidos dueños del Estado. Son votos religiosos, no políticos, al consenso. Como suelen decir los eclesiásticos confundiendo las elecciones intra ecclesiam con las elecciones dentro del Estado en las que se vota sobre opiniones, votar es una obligación de conciencia (puede serlo en casos extremos y si el candidato merece confianza).

Sin la intromisión de Vox, los partidos que fungen como la derecha del consenso socialdemócrata hubieran cambalacheado sin más con los que hacen de izquierda

2.- El resultado de la contienda electoral andaluza no hubiera tenido mayor interés, si no hubiese irrumpido inesperadamente el nuevo partido Vox, paralelo en el tiempo y en cierto modo por su programa al movimiento, por ahora apartidista, de los gilets jaunes franceses. Sin su intromisión, los partidos que fungen como la derecha del consenso socialdemócrata hubieran cambalacheado sin más con los que hacen de izquierda para que todo siga igual con independencia de quien hubiese ganado y conseguido más o mejores empleos, que era en realidad lo que se disputaba. El tango Cambalache ilustra muy bien la naturaleza del consenso y su manera kurzfristig, a corto plazo, de entender la política. La irrupción de Vox ha conmocionado el panorama político y amenaza distorsionar la política infantil del toma y daca o yo soy mejor (y más demagogo o mentiroso o menos corrupto) y tu o vosotros peor.

Como Vox está fuera del sistema político monopolizado por las oligarquías consensuadas, se le sataniza con la habitual jerga política “antifascista” de la democracia pseudoprogresista, la democracia siempre in fieri de las nomenklaturas:[3] es fascista, ultraderecha, franquista, homófobo, populista, euroescéptico, etc.[4] Algún periodista llega a acusar a Vox por su intransigencia al exigir la abolición de la ley totalitaria andaluza de la violencia de género y sus addenda incluidas las subvenciones por mor de la justicia social, de “revivir la guerra civil con su programa”. Por lo menos en este momento, pues otros dicen que “va de farol”; es decir, que está dispuesto a renunciar a sus principios higiénicos a cambio de poder chanchullear. Aparte de esas opiniones, se le acusa del pecado más grave de todos, que no tiene remisión. El pecado contra el Espíritu Santo de ser anticonstitucionalista en un país en el que la Constitución «se votó para gobernar por encima, por debajo, alrededor y a través de ella, pero nunca honradamente con ella», como decía Salvador de Madariaga de la de 1876.[5] Como ejemplo basta mencionar el cambalache del procés.

Al consenso, le molestan sobre todo dos cosas de Vox. Una es la promesa de suprimir la Kleinstaaterei constitucional evocada por la periodista antes mencionada recordando la del Sacro Imperio Romano de la Nación Alemana, del que decía Pufendorf  era un “monstro simile”.[6] Las Autonomías son muy útiles en el Estado Clientelar -el “despotismo oriental” criticado por Marx- de la “democracia avanzada”: multiplica los tentáculos de las oligarquías consensuadas que se configuran en ellas como oligarquías locales y les sirven de chiringuitos caladeros de empleos y viveros de negocios improductivos económicamente, pero rentables crematísticamente para los negociantes. La otra, en parte un pretexto para doblegar al intruso, es la exigencia de Vox de poner fin a la dictadura LGTB, de la que está la gente cansada y hasta temerosa. Condición que pudo haber motivado que el partido multifronte –catch-all party– Ciudadanos se aliara –en realidad lo estaba deseando- con el partido socialista o que hubiera habido nuevas elecciones. Como decía Lenin, “cuanto peor, mejor” y, en esta ocasión, las dos cosas le habrían venido seguramente muy bien a Vox in short y long run.

El magro éxito de Vox le suena al consenso como una rebelión de la opinión del pueblo contra la opinión pública inventada

3.-  El magro éxito de Vox, debido al aburrimiento, la corrupción estructural y el hartazgo del clientelismo -mayor que en el resto de España, incluidas Cataluña y Galicia- existentes en la autonomía andaluza, le suena al consenso como una rebelión de la opinión del pueblo contra la opinión pública inventada. La España real y la España oficial de Ortega. El sentimiento de frustración ha superado al de resignación o miedo entre los que se han decidido a votarle. Y lo peor para los partidos consensuados es, que se ha percibido como una esperanza de liberación nacional de las castas políticas, que puede atraer a multitud de electores en el resto de la Nación harta del desgobierno:[7]  No cabe elegir a los representantes bajo mandato imperativo, prohibido por la Constitución, pero practicado en las Cortes y el Senado donde votan los elegidos bajo el mandato imperativo de los jefes de los respectivos partidos que les dicen cómo y qué tienen que votar. Pero los electores podrían al menos desbancar a los partidos consensuados y ese pecado mortal no se puede permitir: se interrumpiría la marcha hacia la democracia avanzada, el principio rector consagrado en el preámbulo de la Constitución (principio sexto), que ayuda a entender los avatares de la interminable transición.[8] Podría irse al traste la Monarquía de Partidos como decía Antonio García-Trevijano.

El éxito de los escasos votantes de Vox ha llamado también la atención en el exterior, ante la posibilidad de que se rompa el consenso sovietizante que atenaza a la Nación igual que a otras naciones europeas, y no europeas, en las que están aflorando populismos y gilets jaunes.

4.- El programa de Vox es, en efecto, contrario a la democracia avanzada y al marxismo-leninismo cultural y contracultural antifascista adjetivado en España como antifranquista:[9] «los bolcheviques culturales no tienen otra cosa de que hablar salvo del antifascismo», decía hace bastantes años el austríaco Wolfgang Caspart. Vox pretende nada menos que suprimir, como se dijo arriba, el bodrio de las autonomías y la citada dictadura de la ideología de género. Su gran problema, si quiere de verdad cumplirlo, es el de Einstein: “los problemas no se resuelven con quiénes los han creado”. Tendría que crecer mucho en el resto de España teniendo enfrente la infantería, la artillería, la ingeniería, la aviación, la marina y, lo que es el mayor obstáculo, la intendencia del consenso que usurpa la soberanía de la Nación. Cuenta a su favor, la hostilidad de los consensuados y en especial la del partido atrapacargos Ciudadanos, que, instalado en el sistema, teme su competencia dada su propia incompetencia. «Ciudadanos evidencia de forma brutal que no sabe dónde está ni quién le vota», escribe otra periodista independiente.[10]  Si se hubiera quedado en Cataluña, no se le notaría tanto que está muy afectado por el principio de Peter y quizá por el de Hanlon.

Vox, en realidad, no tenía nada que perder y podría haber ganado mucho a medio, y, luego, a largo plazo, si se hubieran repetido las elecciones andaluzas

5.- En fin, es una incógnita si el nuevo partido se plegará definitivamente al consenso, se mantendrá firme por lo menos hasta las próximas elecciones para fortalecerse con más electores e incorporarse después al sistema, o seguirá oponiéndose al tinglado como hizo Podemos, impaciente por la lentitud de la democracia avanzada, antes de instalarse en él.

Vox, en realidad, no tenía nada que perder y podría haber ganado mucho a medio, y, luego, a largo plazo, si se hubieran repetido las elecciones andaluzas o se hubiera aliado Ciudadanos con el partido socialista. La guerra es cultural, de principios, y, como Zamora, no se gana en una hora. La diosa Fortuna le ha sonreído, la tendencia del Zeitgeist -Hungría y las naciones eslavas exsoviéticas, Trump, Italia, Austria, chalecos amarillos, Bolsonaro- coincide con sus principios y no le conviene perder sus favores. Maquiavelo se dio cuenta de que Clío le deja a Fortuna decidir in politicis el cincuenta por ciento de los asuntos. O más. Federico el Grande, paradigma del maquiavelismo práctico, creía que su maestro se quedó corto: calculaba que dependen del azar dos tercios del éxito político.

6.- Según la famosa definición de Clausewitz, la guerra es la continuación de la política con otros medios. Políticamente, el objetivo de una guerra, no es vencer o perder en una batalla, sino ganarla. Lord Palmerston decía “Inglaterra no tiene aliados permanentes sino intereses permanentes” y Oliveira Salazar aclaraba que «sólo es posible ceder a tener flexibilidad [la política tout court, cortoplacista], después de que la política ha vencido. Antes de eso, es perder por completo».  La prudentia, virtud fundamental en el cálculo político, aconsejaba a Vox mantenerse fiel a sus principios y a sus electores y simpatizantes. Si no hubiese pactado en Andalucía con los partidos del consenso –con la “derecha” que baila preferentemente el tango de Santos Discépolo, mientras a la “izquierda” le gusta más el del médico ginecólogo Alberto Castillo Todos queremos más-, hubiera adquirido la virtú maquiavélica capaz de mantener seducida a Fortuna. Y, dada la necessitá delle cose -la necesidad del pueblo de que el gobierno sea político-, podría haber ganado seguramente langfristig, a largo plazo, la guerra político-cultural, ciertamente civil pero justa, que ha emprendido.

[1]  C. Losada, libertaddigital.com (1. I. 2019).

[2] No obstante, el republicanismo está bastante deteriorado debido a la ley de la anakyclosis y otras circunstancias. Vid., p. e., Th Molnar, La decadencia del intelectual (Buenos Aires, Eudeba 1972) y sobre todo, El modelo desfigurado. Los Estados Unidos desde Tocqueville a nuestros días. México, Fondo de Cultura 1980. Chr. Lasch, La rebelión de las élites y la traición a la democracia (1991). Barcelona, Paidós 1996. A. J. Polsky, The Rise of the Therapeutic State. Princeton University Press 1991. Sh. S. Wolin, Democracia S. A. La democracia dirigida y el fantasma del totalitarismo invertido. Buenos Aires, Katz 2008.

[3] Antonio Gramsci describía la nomenklatura, como «la cristalización del personal dirigente, que ejerce el poder coercitivamente, y que al llegar a un punto determinado se convierte en casta». La política y el Estado moderno. Barcelona, Planeta-Agostini 1985. 3ª, p. 15.

[4] Vid. P. C. González Cuevas, “En defensa de Vox”. latribunadelpaisvasco.com (11. XII. 2018)

[5]  España. Ensayo de historia contemporánea. Madrid, Espasa-Calpe 1979. VI, p. 73.

[6] De statu imperii germanice (1667). Los estadículos alemanes eran Polizeistaaten, Estados policía. Sloterdijk dice recordando a Pufendorf, que hoy el metaderecho del “derecho a tener derecho” fortalece los controles sobre los súbditos con el «monstruo de la jurisprudencia regulativa nacional y supranacional de difícil parangón en la historia». ¿Qué sucedió en el siglo XX?  Madrid, Siruela 2018. P. 7.

[7] El desgobierno es una categoría política-jurídica elaborada por Alejandro Nieto en El desgobierno de lo público. Barcelona. Ariel 2007. I, p. 33. El ejemplo es la Instauración postfranquista.

[8] Lenin se había referido en Dos tácticas a las “tareas democráticas avanzadas de la clase de vanguardia” y el jefe del partido comunista uruguayo Rodney Arismendi inventó la “democracia avanzada” en Lenin, la revolución y América Latina. Montevideo, Ediciones Pueblos Unidos 1970. El secretario general del partido comunista francés Georges Marchais parece haber utilizado también esa expresión frente a lo que llamaba “el déficit democrático”.   A Maxence Hecquard le choca, que el texto de la Constitución que sigue al preámbulo, regule el funcionamiento de una Monarquía y el artículo 1º disponga que «España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho». Les fondements philosophiques de la démocratie moderne. París, Pierre-Guillaume de Roux 2016. 6, p. 40.

[9] Vid. el comentario de Benjamin Kaiser sobre el escándalo en Alemania, cuando se demonizó la derecha tildándola como extremista comparable con la extrema izquierda, con el subterfugio de declarar de derechas al nacionalsocialismo. Los conservadores, o simplemente patriotas, que atentaron contra Hitler el 20 de julio de 1944, serían radicales de derechas. O para dejarles bien, de izquierdas. Kulturmarxismus. Mühlenbecker Land, Seuse Verlag, 2018. Pp. 99ss.

[10] C. Seguí, “Ciudadanos no sabe ni dónde está”. OKdiario.com (26. XII. 2018). J. Benegas decía de este partido, que era el nuevo candidato a continuar los cien años de honradez hasta que sean doscientos.  “Hacia otros ‘cien años de honradez’ de la mano de Ciudadanos”.  disidentia.com (13.III.2018). Ciudadanos, fuera de Cataluña, donde hizo un buen papel cubriendo el vacío del PP, es mero oportunismo.

Foto: Contando Estrelas


Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo con tu pequeña aportación puedes salvaguardar esa libertad necesaria para que en el panorama informativo existan medios disidentes, que abran el debate y marquen una agenda de verdadero interés general. No tenemos muros de pago, porque este es un medio abierto. Tu aportación es voluntaria y no una transacción a cambio de un producto: es un pequeño compromiso con la libertad.

Apadrina a Disidentia, haz clic aquí

Muchas gracias.

 

21 COMENTARIOS

  1. “Vox, en realidad, no tenía nada que perder y podría haber ganado mucho a medio, y, luego, a largo plazo, si se hubieran repetido las elecciones andaluzas o se hubiera aliado Ciudadanos con el partido socialista”

    Diga que sí, D. Dalmacio. Lo que pasa que VOX no ha tenido webs de echar a perder el pacto de gobierno entre PP y Ciudadanos ni tampoco de hacer el papelón que hizo Podemos cuando en pleno “pacto del abrazo” entre PSOE y Ciudadanos (que se negó a pactar y a tener nada que ver con Podemos) propició que finalmente se repetieran las elecciones nacionales, dándole una nueva oportunidad a Rajoy para gobernar legítimamente otra legislatura. Y no sé si VOX y Podemos entraran en los cánones de la “democracia avanzada”, pero son partidos tan antagónicos y opuestos que tiene gracia que a los de Iglesias les haya financiado en parte la dictadura iraní y a los de Abascal les hayan financiado los opositores a esa dictadura iraní.

    Hubiera sido divertido ver como el partido de Abascal se mantenía firme en sus exigencias al PP y se negaba a procurar el cambio de signo político en Andalucía. Ya imagino a los votantes andaluces de izquierda que se habían quedado en casita salir en estampida a votar en unas nuevas elecciones andaluzas, dándole otra oportunidad a la Junta socialista.
    Ya imagino el palmo de narices que le hubiera quedado VOX con esa jugada magistral. Menos mal que son bastante más listos que los chicos de Iglesias y no han echado a perder esa oportunidad histórica de desalojar a la Junta socialista de Andalucía.

    Y bueno, para no perder la costumbre, lo que toca ahora es acosar a Ciudadanos de izquierda a derecha y de derecha a izquierda. Lo que toca, como siempre, es apartarlo del centro político. Lo que toca es exigirle que rectifique, que relaje su postura y recozca el “pluralismo político”. Un reproche que no era ni sería tal, si el actor político con el que tuviera que mezclarse, pactando con el PSOE, fuera Podemos.
    Porque si hablamos de aceptar el “pluralismo político” hablemos con todas sus consecuencias. No vaya a ser que, por esa regla de tres, tengamos que aceptar que es el PSOE, el partido más elástico y que mejor entiende y acepta el “pluralismo poltico” en el Parlamento. Sin problemas y sin prejuicios.

  2. Yo también era partidario, de que al descubrirse las intenciones del lacayo naranja en la noche electoral, que el cuerpo le pedía PSOE y además con la abstención de Podemos en segunda vuelta podrían haber reeditado la anterior coalición. Hubiera quitado la careta al iniciado en la francmasonería y lacayo de Macron y Soros Albert “Ri-veleta”.
    Andalucía está en primera línea ahora de la invasión africana por el sur, los problemas se habrían agravado. Por el norte el mundialista y firmante del pacto mundial de la migración algunos militares franceses ya le acusan de traidor a Francia. Lo que está haciendo es echar a los inmigrantes llegados con obligación de acoger, echarlos hacia España. Pedro Sánchez es el gestor del estercolero de Europa y Albert el lacayo del jefe de la masonería francesa “Manolito Botellas”. Desde las capitulaciones de Bayona entre Carlos IV, Fernando VII y Napoleon Bonaparte, no se había visto nada igual.

  3. Pues le aclaro: no es, en mi opinión, la ideologia la que mueve al dinero, sino al revés. Lo de Sadam: como le queremos robar la cartera, primero vamos a demonizarlo mucho, hasta tal punto de que se justifique una guerra. Otra, como les queremos quitar el dinero a los judíos, vamos primero a culparles de todo lo malo de nuestro país. A los judios se les obligaba a llevar un brazalete amarillo en la chaqueta con la estrella de David, pero a los comunistas no se les obligaba a ir con un brazalete rojo con la hoz y el martillo.

    Segundo: que haya marxistas de tertulia de café, no lo niego, es lo que decía antes. Que haya paises en los que se apliquen estrictamente políticas marxistas en lo económico y social, puede haber uno de cada cien, y hay doscientos Estados en el mundo.

    Tercero, ponía el ejemplo de la Ley seca de EE.UU. porque gracias a una regulacion de prohibición, se multiplicó el fenómeno de la corrupción. La historia de ” Los Intocables” de Ellior Ness se explica por su propio nombre. Eran un pequeño grupo de policías a los que no se podía sobornar, frente a una mayoria a los que se pagaba por no hacer, no ver, no actuar.

  4. La última disciplina de la política es la ley de hierro de la realidad. Pero justamente pertenece al estilo de la política europea de hoy, no ya el haber perdido el sentido de la realidad y de lo realizable, sino la fuga metódica de la realidad persiguiendo una obra del arte político surrealista. Las dos últimas legislaturas en España se inauguran mediante sendos pomposos pactos de estado sobre la “violencia machista”. La política europea, un ensayo oligárquico de soberanía, encuentra su consenso político entre las facciones que la dirigen, en el proyecto cósmico de gestionar el clima del planeta Tierra.

    • No sea tan generoso, por favor, con quienes gobiernan España.

      Ellos sólo existen como los sueños que preceden al despertar: el primer aire fresco de la mañana en el rostro, el primer café de aroma exquisito, el primer saludo cortés del hombre de la limpieza, cualquier realidad material, mínima y bella en su simplicidad, ese gesto de simpatía de la joven camarera que nos sirve los churros bien tostados en el plato, todo eso tan sencillo al amanecer, nos libera de la opresión del telediario.

      No hay libertad que no deba ser conquistada con el amor a la belleza.

      La política sólo es verdadera si es bella.

      Heidegger le recomendaba a Jaspers que no opinara nada de política en 1936 en Roma sin observar antes detenidamente lo bellamente formadas que estaban las manos del Fuhrer.

      Los españoles de hoy no están a la altura de lo que el Tiempo nos ofrece como deber.

      • “Los españoles de hoy no están a la altura de lo que el Tiempo nos ofrece como deber.”
        ¡Oh sabio de las montañas! le pido perdón, no puedo hablar en nombre de mis compatriotas, pero me atrevo a afirmar que están compungidos, como yo. Sentimos no estar a la altura de los Tiempos ni de su sabiduria.

  5. Excelente análisis de la situación política española. Esperemos que D. Negro se anime a hacernos un regalo periódico, con su ironía y buen humor.
    “La opinión pública inventada” por los partidos enfeudados en el Estado y su consenso político, se han salido tanto del mundo real, que solo un astronauta podrá pilotarlas. Han sido tímidos en poner solamente uno en el Gobierno de España. El astronauta es el político futurista, el político cósmico por excelencia. El gobierno cósmico de Sanchez se merecería más astronautas, ¡muchísimos más!
    Políticas cósmicas con estilo mickey mouse. Como las de los “géneros”, “violencia machista”, “apocalipsis climático”, “el sacro imperio de las autonomías”, “la democracia avanzada” o “la paz perpetua”, que junto a otras infantiles ocurrencias con que los políticos actuales intentan disimular su incapacidad política pretendiendo configurar una realidad alternativa inventada, sustitutoria de la que los demás vemos. Mientras tanto se reparten el pastel, que ya es lo único que les orienta en el caos estratosférico de lo cósmico.
    Lo que hasta hace poco no era evidente para muchos, parece que va haciéndose real, y la opinión pública inventada y su consenso, empiezan a ser objeto generalizado de burla. Y es que toda esta política cósmica, se enfrenta tanto al sentido común, que ya resulta insoportable.

  6. Es un placer leer de nuevo a D. Dalmacio. Lo vuelvo a repetir, un verdadero placer.

    Poco o nada se puede añadir a esta descripción exacta del estado de las cosas, o si se prefiere certero análisis.

    Y ahora, solo por divertirme una sola discrepancia, al contrario de lo que pensaba Maquiavelo o Federico el Grande no creo que la suerte exista y menos en este caso.

    Lo de menos es que el partido político en suerte, que no con suerte, sea VOX o cualquier otro que hubiere podido ocupar su lugar, quizás, como en Andalucia los andaluces, los que hemos tenido la suerte son los españoles de tener a VOX mientras el régimen se explosionaba a sí mismo por un exceso de confianza al insuflar aire a un despropósito federalista-económico sin otra posibilidad que el estallido.
    No, no ha sido suerte sino consecuencia. De no haber canalizado VOX la ira a lo mejor hubiéramos tenido una manifestación de tres millones de personas en silencio en duelo por el Maestro Trevijano, quien sabe, aún está pendiente.
    El propio régimen se ha dinamitado a sí mismo, y se encuentra ahora, a la desesperada, intentando culminar el golpe de estado por debajo de la mesa. En eso están centrados todos sus movimientos acompañados de una avidez enfermiza por el expolio de la nación y el enriquecimiento personal exprés. En resumen, siguen inflando un globo que ya ha estallado.

    VOX tiene muchas posibilidades de cumplir con éxito la tarea que España les ha encomendado, ya tienen trepas del.sistema a las puertas con la idea del enriquecimiento rápido, yo no me presentaría a las municipales, si a las autonómicas y europeas con una buena selección de personal.

    Si falla VOX España tirará de Trevijano. También Trevijano serviría a VOX si quieren utilizar su sabiduría política como escudo para defenderse de los ataques. Si no es así los españoles rescatarán por supervivencia al Maestro.

  7. No soy en absoluto un intelectual, pero estoy casi totalmente de acuerdo con el articulista. La Ley contra la Violencia de Género (siempre aprovecho para recordar que lo del género es una chorrada conceptual, sólo existe el sexo, como puede confirmar cualquier biólogo) es el SIDA de nuestra sociedad, mientras que el Estado de las Autonomías es un cáncer, de lenta evolución pero previsible final. Ya puestos a este juego, los nacionalismos podrían ser el Alzheimer que nos hace olvidar la historia, y los discursos de los políticos, un autismo recurrente que aburre a las ovejas. Jope, cuánto he criticado a lo largo de mi vida aquella frase popular de “todos los políticos son iguales”, y cuánto me cuesta reconocer la sabiduría de la masa, que no es tonta, excepto cuando montan el pollo en grupo.

    No, por favor. Si acabamos con las Autonomías, entonces si que el subsidio de paro correría peligro de impago. Está claro que no llegaría para tantos. Y lo peor es que no sólo alcanzaría a los políticos. Hay alguna gente honrada, claro que sí, pero el término medio del currante es ese funcionario o similar que llega al curro, ficha y se va, con su carrito de la compra incluído. Y no es uno, son montones. De ahí mi poca fe en que este contubernio tenga solución. “Que dice el padre Prior que TERMINÉIS la faena aquí en el huerto, y que después SUBAMOS a comer…” Mucho bla bla, pero qué panda de golferas…

    Y bueno si, en cuanto a lo de la violencia sobre las mujeres… O nos ponemos las pilas, el uniforme de machirulos y formamos ejércitos (cívicos y no violentos, por supuesto, pero sí con ánimo de combate ideológico y mediático) o dentro de poco los tíos (sí, incluyendo o sobre todo intelectuales con antecedentes machistas) sólo quedarán para trabajos forzados o fines reproductivos. Muchos en el primer grupo, pocos en el segundo, dada nuestra hiperabundancia en espermatozoides. En fin, no hagaís caso. Tampoco lo hace el PSOE y así le va…

  8. El sistema clientelar es ajeno a la forma de organización terrorial del Estado. Es cierto que antes no había autonomias, pero había Ayuntamienos, Mancomunidades, Confederaciones, Diputaciones, Cabildos, Consells, mas la propia administracion periférica del Extado, contenida en Gobiernos Civiles y Direcciones Provinciales y Territoriales.

    Podemos pensar, poe que no, que un gobernante de VOX o Ciudadanos es honrado, mas honrado que uno de otro partido, y que es incólume a cualquier tentación. Pero tambien puede ocurrir lo contrario, que sea de los que están en politica para forrarse.

    La trama Gúrtel no hacia nada duferente a lo que hacian otras. Quedarse con la ejecución de un servicio público, facturarlo con sobrecoste, y repsrtirse los beneficios cin el cinseguidir de lo encomendado.

    Hablar de marxismos o bolchevismos me parece una cutrez impropia de un presunto intelectual.

    Es la ” pasta” lo que se mueve por encima de las ideologias. Si los nazis arrancaban las muelas de oro a loss judios gaseados, ni era por aplicación estricta de principios ideológicos, era por la ” pasta”.

    • “El sistema clientelar es ajeno a la forma de organización terrorial del Estado. Es cierto que antes no había autonomias, pero había Ayuntamienos, Mancomunidades, Confederaciones, Diputaciones, Cabildos, Consells, mas la propia administracion periférica del Extado, contenida en Gobiernos Civiles y Direcciones Provinciales y Territoriales.”
      Cierto, pero hay una diferencia fundamental: las autonomías tiene potestad legislativa lo que amplia enormemente su capacidad de crear chiringuitos clientelares. Una capacidad desconocidad para las entidades locales antes mencionada. Por otro lado la Administración periférica, es eso administración periférica, no se puede comparar con un Ayuntamiento o Diputación.
      “Hablar de marxismos o bolchevismos me parece una cutrez impropia de un presunto intelectual.”
      Sorprendente afirmación ¿puede explicarla un poco por favor?
      “Si los nazis arrancaban las muelas de oro a loss judios gaseados, ni era por aplicación estricta de principios ideológicos, era por la ” pasta”.
      Correcto pero previamente les habían gaseado por “aplicación estricta de principios ideológico”. Todo el sistema de campos de concentración en plena guerra era un derroche de medios totalmente ineficiente. Solo se justificaba por una razón: la ideología estaba por encima de las necesidades bélicas.

      • Empezando por el final, es evidente que si Sadam Hussein hubiera sido el lider despótico de un pais sin petróleo, seguiría tan campante en su puesto. No se quien lo dijo, pero está claro ” si te hablan de sacrificarte por la Patria, prepara la cartera.”

        El marxismo y el bolchevismo está bien para tertulias de café de abuelos cebolletas que vivieron en los años setenta y ochenta. No le veo otro porvenir.

        Y finalizando por el comienzo, no deja de ser curioso que nos planteemos acabar con la corrupción, del mismo modo que los EE.UU. intentaron evitar el consumo de alcohol en los años de Elliot Ness y Al Capone: cerrando los bares y prohibiendo su consumo. Todos los políticos corruptos fueron antes candidatos en listas electorales aprobadas por el Comité Nacional de cada partido. Si hay, es un suponer, cien corruptos en cada partido, ya se encargarán ellos de conseguir sus prebendas, mamandurrias y chiringuitos. ¿ Le suena FAES o la Fundacion Largo Caballero? Ninguna de las dos surgió de ningún ámbito autonómuco.

        • “Parece que es trasnochado hablar de bolcheviques y comunismo ”

          ¿ Qué te parece estar todos los días en la Tvs con la Guerra Civil, La Dictadura de Franco, y del bodrio de la Memoria Histórica?

          A mi me parece de nietos ignorantes y manipulados, por los bujarrones de turno.

          Saludos disidentes.

        • “es evidente que si Sadam Hussein hubiera sido el lider despótico de un pais sin petróleo, seguiría tan campante en su puesto. No se quien lo dijo, pero está claro ” si te hablan de sacrificarte por la Patria, prepara la cartera.”
          No se que tiene que ver eso con su comentario anterior, realmente me despista.
          Respecto de hablar o no del marxismo, pues que quiere que le diga el marxismo cultural está tan vivito y coleando que es en parte la ideología oficial de nuestro happy world. ¿De dónde se cree si no que ha salido la nefasta ideologia de género con su dicotomía hombre (patrón) explotado versus mujer (obrero) explotado o hombre blanco europeo (patrón) explotador indígena exótico (obreo) explotado?
          Por último su referencia histórica no esta muy bien traida. La prohibición no tuvo nada que ver con la corrupción sino con el puritanismo. Pero en una cosa sí le doy la razón, no solo las autonomías generan corrupción, también la partitocracia

          • Pues le aclaro: no es, en mi opinión, la ideologia la que mueve al dinero, sino al revés. Lo de Sadam: como le queremos robar la cartera, primero vamos a demonizarlo mucho, hasta tal punto de que se justifique una guerra. Otra, como les queremos quitar el dinero a los judíos, vamos primero a culparles de todo lo malo de nuestro país. A los judios se les obligaba a llevar un brazalete amarillo en la chaqueta con la estrella de David, pero a los comunistas no se les obligaba a ir con un brazalete rojo con la hoz y el martillo.

            Segundo: que haya marxistas de tertulia de café, no lo niego, es lo que decía antes. Que haya paises en los que se apliquen estrictamente políticas marxistas en lo económico y social, puede haber uno de cada cien, y hay doscientos Estados en el mundo.

            Tercero, ponía el ejemplo de la Ley seca de EE.UU. porque gracias a una regulacion de prohibición, se multiplicó el fenómeno de la corrupción. La historia de ” Los Intocables” de Ellior Ness se explica por su propio nombre. Eran un pequeño grupo de policías a los que no se podía sobornar, frente a una mayoria a los que se pagaba por no hacer, no ver, no actuar.

  9. Las Autonomías son un pulpo multitentacular esencial para el buen funcionamiento del sistema clientelar. Que a nadie se le ocurra cuestionarlas. Todo está consensuado en la partitocracia del R78. ¿Qué han consensuado? El reparto del presupuesto y el turno de paso por las puertas giratorias.

    Si viviéramos en un mundo ideal utópico cualquier sistema democrático representativo nos podría servir siempre que la claridad, sinceridad y formación ética de los llamados a ejercer el poder estuviesen a un nivel cuando menos aceptable. Pero hoy día en España, si acaso alguien levanta la punta de cualquier alfombra el hedor es insoportable. Villarejo amenaza ahora en una carta abierta a Pedro Sánchez [*], con hacer explotar la traca final del archivo JANO con cerca de un millón de fichas de personalidades públicas que, según afirma, contienen «los datos más sórdidos y oscuros, algunos de ellos afectando de forma directa al mundo judicial».

    Sería de lo más conveniente que esos datos saliesen a público para que la ciudadanía alcanzara la plena conciencia de cómo funcionan las cloacas del poder y de quien aprovecha de forma perversa el mandato que de buena fe le ha sido concedido para tutelar la organización social a que llamamos Estado Democrático de Derecho.

    Ya solo el fuego puede esterilizar este estercolero. Va a haber más que palabras, tiempo al tiempo.

    [*] https://okdiario.com/img/2019/01/09/carta-abierta-a-pedro-sai%CC%80nchez.pdf

    • El problema, es que a la gente, la verdad, se la trae al pairo.
      Cualquier cosa que nos preocupe hoy día, corrupción política, ideología de género, adoctrinamiento infantil (Y mil etcéteras) están en internet al alcance de cualquiera. Casi todos llevan un teléfono inteligente en el bolsillo, y todo el mundo puede, simplemente usando un poco el cerebro, darse de cuenta de lo podrido que está el patio.
      Y no se hace. Se habla de Gran Hermano, del partido de fútbol de ayer, o de lo buena que está la Mari Puri con falda.
      No creo que sea una cuestión de idiotez, sino de simple y absoluto pasotismo. Total, ya tienen a su político favorito que les dice cómo deben pensar, y cuales son los malvados planes del resto de partidos.