Los partidos perfilan los programas que nunca cumplirán, redactan las espontáneas declaraciones de sus portavoces en las televisiones, y se gastan el dinero de los demás en raves de adhesión al líder; un líder que no les dirige la palabra, porque para quien habla está en su casa, delante de un televisor. Ha comenzado la campaña electoral.

De entre debates reales y falsos, trabados por los partidos y los medios de comunicación, se ha colado uno organizado por multitud de asociaciones de todo tipo en nombre de la “España vacía”. Hablar en nombre de masas de españoles con el argumento de la despoblación es un movimiento audaz. No hubo un sólo cartel con el lema “no somos nadie”; algo que el habitual recurso a la hipérbole de las manifestaciones hubiera justificado plenamente. Pero la democracia tiene sus normas, y la primera de todas es la del cómputo.

Se ha colado, decimos, un debate enraizado en la realidad española. Introducirlo en pleno festival de propuestas electorales ha sido un acierto, aún a costa de pagar el peaje de que el asunto quede mediatizado por los partidos políticos. Los medios de comunicación y la sociedad civil parecen incapaces de generar debates por sus propios medios, si no es con la intervención de los partidos. Las únicas instituciones que condicionan la opinión pública fuera de ellos son la ONU y la UE, parece ser.

El movimiento que habla en nombre de la España vacía plantea que esa despoblación, que también supone una pérdida relativa de riqueza, se frene

Su queja común es que en una parte mayoritaria del territorio español, la densidad de población decae, la población joven continúa su secular tránsito del campo a la ciudad, y se lleva con ellos la semilla de la regeneración de la población. Según explica el economista Mikel Buesa, si elegimos el baremo de los 20.000 habitantes, las poblaciones por encima de esa cota llevan aumentando su población desde 1850, y de forma acelerada desde 1950. Mientras, “los municipios de menos de 10.000 habitantes no han dejado nunca de perder población”.

Este proceso se ha acelerado desde la segunda mitad del siglo XX. Y no es exclusivo de España; en la actualidad, el 74 por ciento de la población europea es urbana. Hay fuerzas muy poderosas que explican esta transición demográfica hacia las grandes concentraciones. Creo que las más importantes tienen que ver con la complementariedad del proceso de producción capitalista y con la economía de la información.

Como explica toda una saga de economistas, de Carl Menger a Luwdig Lachmann, han incidido en la complementariedad del proceso de producción capitalista. Así, según este último economista, los bienes de capital son en realidad nodos del flujo de imputs y outputs de la malla de procesos de producción. Y por sí solos no pueden completar todos procesos de producción. Necesitan el concurso de otros bienes de capital, más otros factores originarios como es el trabajo, para realizar su función. Estos bienes pueden complementarse dentro de una misma empresa o como colaboración entre diversas empresas. De modo que la complementariedad de los bienes de capital implica también una complementariedad entre empresas. Esto hace que el valor de una empresa no sea el mismo si puede combinarse con otras a un coste bajo que si lo puede hacer a un alto coste. Y ello explica que les resulte conveniente buscar localizaciones que reduzcan esos costes, y eso se lo otorga en muchas ocasiones, aunque no necesariamente en todas, la agrupación en grandes ciudades.

Las empresas, por su parte, necesitan la fuerza de trabajo, por lo que atraen a las personas que, por otro lado, son también consumidores. De modo que la concentración facilita no sólo la colaboración entre empresas sino el servicio de las mismas a los consumidores.

Por otro lado, el mercado es entre otras cosas un proceso de descubrimiento de nueva información, y ésta es más fácil de descubrir y coordinar en una economía tan conectada como la de una ciudad.

Hay otros factores que coadyuvan a esta tendencia a la concentración. Uno de ellos es que la producción antes estaba muy ligada al territorio, y ahora ya no lo está tanto; la agricultura se ha hecho cada vez más capitalista y productiva, y ha liberado mano de obra que se ha ido a la ciudad. La transición hacia una economía del conocimiento incide en el mismo sentido.

El movimiento que habla en nombre de la España vacía plantea que esa despoblación, que también supone una pérdida relativa (aunque no absoluta) de riqueza, se frene.

Algunos partidos políticos, y algunos analistas, han planteado medidas encaminadas a lograr este objetivo. Javier Gallego, en La Gaceta de Salamanca, propone llevar allí todos los servicios del mundo urbano, desde colegios e institutos a trenes y hogares para mayores o centros de ocio y “tecnologías”, quiera lo que ello fuere. Pero “alli´” es un territorio muy amplio, y esas inversiones serían para un mercado muy pequeño; es decir, propone un despilfarro económico que, en principio, no tiene mucho sentido. Otra cuestión es la referida a servicios básicos como la educación y la sanidad. Y, dentro de la permanente escasez de estos y otros servicios, España tiene en este sentido una infraestructura muy extendida territorialmente. Por otra parte, invertir en medios de transporte quizás haga más fácil la salida de aquellos lugares, no su repoblación.

Otros analistas no se han atrevido a tanto. Plantean la cuestión, y se quedan prudentemente absortos. Los partidos políticos han dejado caer sus propuestas. Ciudadanos ha propuesto rebajar el IRPF en un 60 por ciento a quienes vivan en poblaciones de menos de 5.000 habitantes. Más allá del problema que generaría en los pueblos como Becerril de la Sierra, con 4.887 habitantes, con los habitantes deseando que no lleguen nuevos habitantes que les arruinen la rebaja fiscal, hacerlo supone deslizarse hacia el reconocimiento del territorio como fundamento de la base fiscal, algo que el PNV o ERC asumen como propio, pero que no cabía esperar de Ciudadanos.

El PSOE plantea “reducir cargas administrativas y fiscales”, pero uno se plantea por qué no al resto de españoles. El PP menciona un oscuro “autonomismo útil”, del que no sabemos más. Sí es cierto que, si se introdujese una competencia fiscal entre territorios, los más pobres podrían competir con los más ricos en este ámbito.

También se puede plantear la cuestión desde el ángulo político. Nuestro sistema electoral reparte dos diputados por provincia, con la excepción de Ceuta y Melilla, y el resto en función de la población. Esto hace que haya una representación en la que no cuenta sólo la población, y el territorio tiene un mayor peso, lo cual le otorga una prima política a esa “España vacía”.

Esto no tiene por qué cambiar, pero la situación sería mejor si adoptásemos un sistema de circunscripciones uninominales. En la situación actual, y por muchas décadas, Soria sólo tiene dos escaños. De modo que uno de ellos será para el partido mayoritario del centro derecha, y el otro para el del centro izquierda. Por lo que el sistema político no tiene incentivo alguno para prestar atención a esa provincia. Con un sistema de circunscripciones uninominales, cada escaño es un territorio, y todos son igual de importantes. Nadie, que yo sepa, ha hecho esta propuesta en esta clave de atención a todo el territorio español. Pero, más allá de ello, creo que el sistema de diputado de distrito, como también se le llama, sería muy importante también por otros motivos.

Pero el mayor error de esta cuestión es considerarlo como un problema. El único analista que lo ha sabido ver, que yo sepa, es José García Domínguez, quien ve en esta tendencia un movimiento secular movido por fuerzas reales. Y, ciertamente, si hay zonas del territorio donde cada vez menos gente quiere vivir, ¿quiénes somos nosotros para revertir una tendencia que se corresponde con lo que desean las personas implicadas?

Foto: Pavlemadrid


Por favor, lea esto
Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo con tu pequeña aportación puedes salvaguardar esa libertad necesaria para que en el panorama informativo existan medios disidentes, que abran el debate y marquen una agenda de verdadero interés general. No tenemos muros de pago, porque este es un medio abierto. Tu aportación es voluntaria y no una transacción a cambio de un producto: es un pequeño compromiso con la libertad.

Apadrina a Disidentia, haz clic aquí

Muchas gracias.

18 COMENTARIOS

  1. No le den más vueltas, no se trata de infraestructuras, circunscripciones u otras medidas imaginativas. Como acertadamente señaló recientemente el presidente de la Fundación Renacimiento Demográfico se trata de un problema cultural: los españoles no queremos tener hijos. Pueden poner todas las medidas que quieran pero al final la tasa de nacimientos no llega a 2….y bajando

  2. La mayoría de los habitantes de las ciudades no ven las consecuencias de la despoblación del campo pero es que además cada vez más productores jubilándose implica una caída brutal de la producción de algo tan básico como los alimentos, lo cual traerá aumento de precios derivados de la escasez (oferta y demanda) más aún si se empeñan en imponer más impuestos, normativas y burocracia que hagan imposible aumentar la producción, justamente los que más sufrirán esta destrucción paulatina y sistemática de la producción que ya lleva una cuantas décadas,, serán los inútiles habitantes de las ciudades que verán como cada vez el carro de la compra se les llena menos, algo que ni el euro podrá evitar.

    Con un gobiernos empeñado en destruir la producción saqueando al que produce para burocratizarlo y clientelizarlo todo el único sitio donde se pueda estar medianamente a salvo es el campo, ya que la destrucción de la economía de mercado implica volver al agrarismo, así que aprovechen para comprar alguna tierrita barata en estos pueblos despoblados, ya que puede que en el futuro les sean de mucha utilidad para sobrevivir ante el colapso económico que producirán los Estados parasitarios del bienestar.

  3. Pues para conocer tan bien los problemas del mundo rural parece que no tiene nada claro el que si se puede ayudar a esas poblaciones, aunque por supuesto no a todas.
    Que usted, al igual que muchos, no vea más allá de una salida turística no significa que no la haya.
    Los ejemplos que usted me pone son debidos a la obstinación de los políticos en subvencionar aquello que ellos deciden que se debe subvencionar, sea o no rentable.
    En cuanto a lo que dice del suministro eléctrico que repite varias veces. Si alguien decide construir una casa dentro del casco urbano no tiene porque salirle nada caro la instalación del mismo, y si lo hace fuera del mismo corre por su cuenta la instalación del mismo, por lo que en ningún momento se ven mermadas las arcas municipales. Cierto que el dinero publico es de todos, pero tanto el gastado y/o invertido en la población rural como el empleado en la población urbana.
    Lo que se pide es que se empiece a tener en cuenta a quienes vivimos en zonas rurales y dejemos de ser de una vez por todas quienes tienen que mantener “virgen” un territorio para que quienes viven en la ciudad puedan disfrutar de un idílico paisaje.
    La medida propuesta por ciudadanos no es mala, aunque insuficiente, si se amplía al impuesto de sociedades y otros impuestos, y no establece un salto entre el todo y la nada sino que se modula gradualmente.
    ¿Las autovías y autopistas que hay en Madrid, Barcelona, Valencia, etc.. no causan ningun impacto ni medioambiental ni paisajistico? yo creo que si, que el mismo (o parecido) al que pudiesen causar otras, como la A40, paralizadas en su tramo entre Cuenca y Teruel por un informe de impacto medioambiental, nunca explicado, negativo.

    • Le contesto aquí a la respuesta que también me ha dejado en el otro comentario,
      bueno algo avanzamos en estar más o menos de acuerdo, al menos usted ya dice que se puede ayudar a esas poblaciones “aunque por supuesto no a todas”

      A eso voy, y es lo que la clase política no quiere hacer, habrás zonas viables pero otras no, que hay que fusionar pero eso conlleva a que sus concejalías desaparezcan. Yo no hablo de la gente que vive en aldeas perdidas haya que echarlas , aunque si se deberían buscar soluciones , no fáciles cierto pero no se puede promocionar la no desaparición de esos núcleos para no perder votos.

      Podría darle muchos pero ejemplos, y repito hay zonas de viabilidad otras no.

      En cuanto a que insisto en los servicios básicos como agua, alcantarillado, luz, asfalto en la calle, es simplemente conozco varias zonas donde eso ha corrido a cargo de las arcas municipales a cambio de empadronamiento. La zona urbana en algunas aldeas abarca entre 300 y 500 metros más de la última casa y en alguna aldea que se ha construido en esa distancia y no había cableado, ni resto de suministros se puso por parte del ayuntamiento al que pertenece esa aldea. Le estoy hablando de Galicia, conozco la problemática de otros lugares pero no como la de mi CCAA.

      Qué se puede vivir del campo, sí, por supuesto y que se puede vivir en el campo obteniendo ingresos de otro lado también pero que nadie lo venda como algo idílico y si quieren vivir del campo incluso con algún trabajador a cargo que piensen que hay que asegurarlos, y con un sueldo digno no eso de jornales penosos y encima sin seguro, que de eso abunda en toda la España rural, pero es que una pequeña explotación agrícola da para lo que da.

      • He contestado en los dos lados ya que por error lo puse aquí y después lo tuve que copiar al lugar correcto. En Disidentia no permiten, o yo no se hacerlo, el borrar y/o editar un comentario.
        En cuanto a lo principal, veo que vuelve a vincular la vida rural a la agricultura, ganadería y turismo, y claro, así es cierto que pocas posibilidades de solución existen.
        Cada zona de España tiene sus particularidades y por lo tanto soluciones especificas distintas, pero si realmente se quiere se puede solucionar.
        Es literalmente imposible el que las zonas rurales tengan los mismos servicios que las zonas urbanas. Si alguien pretende que eso llegue a ser así estará frustrado toda su vida.
        La solución no pasa por la creacion de grandes industrias sino por facilitar la instalación y supervivencia de pequeñas empresas. En zonas industrializadas la creación de unas pocas empresas, cada una de ellas de entre 1 o 5 trabajadores, talvez no tenga mucha repercusión en la zona ya que cada trabajador residirá en una zona distinta y ya bastante poblada, pero en poblaciones pequeñas el impacto positivo es enorme.

        En cuanto a lo que comenta del alcantarillado, alumbrado, etc…
        El que una población pequeña tenga un casco urbano que abarque hasta medio kilometro desde la última casa no es lo habitual, es más habitual la situación contraria.
        Aún así, si el ayuntamiento pagó el alcantarillado, alumbrado, etc… de alguién que ha decidido alejarse es porque quiso.
        Hay

        • “La solución no pasa por la creacion de grandes industrias sino por facilitar la instalación y supervivencia de pequeñas empresas”

          Sí en la zona es viable su instalación estoy de acuerdo pero para ser viable la vida de esa pequeña empresa en primer lugar tiene que haber núcleos de población urbanos cerca para vender sus productos o vías de comunicación mínimamente óptimas para transportarlos a zonas más lejanas y en todos los lugares no pueden existir vías de ferrocarril, ni autovías algo hoy esencial para el transporte de mercancías.

          Cada zona es un mundo y España en despoblación un universo por eso me cabrean las campañas que se están poniendo de moda estas últimas semanas prometiendo el oro y el moro, cuando saben de antemano que su inviabilidad para la mayoría de zonas es desgraciadamente la realidad y de eso va el artículo con el que estoy totalmente de acuerdo.

          Que en muchas otras zonas se pueden hacer muchas cosas, sin duda pero no podemos generalizar que es lo que están haciendo los políticos, la despoblación de pequeños núcleos donde no existan zonas urbanas cercanas es la realidad y municipios que en todos sus núcleos no sumen 5000 habitantes se tienen que plantear muchas cosas para ahorrar costes, tanto fusiones como compartir servicios administrativos y por supuesto, eliminar concejales y puestos de ventanilla que no sirven para nada.

          Saludos

  4. Dice “Y, ciertamente, si hay zonas del territorio donde cada vez menos gente quiere vivir, ¿quiénes somos nosotros para revertir una tendencia que se corresponde con lo que desean las personas implicadas?”

    Si ese es el analisis que aplica a todos sus artículos no merece la pena leer nada suyo.
    ¿De verdad tiene la caradura de sostener sin que se le caiga la cara de vergüenza que quienes se van de las zonas rurales es porque eso es lo que están deseando?
    Siguiendo su pueril argumentación ¿Porque se queja usted de lo que pasa en España, si usted está aquí es porque así lo desea, y si lo desea para que cambiar nada?

  5. Admirado José Carlos, creo que es un error pensar que porque el tema lo hayan aprovechado asociaciones y partidos haya en él algo de artificial, y me temo que el análisis del muy brillante García Domínguez es un poco superficial en este punto. No hay duda alguna de que la gente elige vivir donde quiere, si puede o tiene arrestos como para probar (emigrando, por ejemplo), y eso quiere decir que no tiene ningún sentido que los Estados impongan la fijación de poblaciones, como lo hace China, por ejemplo. Pero de ahí a considerar que todo el problema consista en consecuencias de elección, hay un salto lógico demasiado grande. Además, en una vieja nación como España, los territorios tienen, por fuerza, cierto valor sentimental y político que es bobo querer eliminar de un plumazo, es decir que lo Estados tienen ciertas responsabilidades a la hora de conseguir equilibrios territoriales y no deben sumarse alegremente a la tendencia “catalana”, para entendernos, de “a mayor población mayor gasto”, sin ninguna clase de reservas. El problema se puede plantear de manera muy distinta a las de los últimos 200 años, precisamente porque ahora existen infraestructuras físicas, tecnológicas y sociales que ayudarían a equilibrar algo mejor los territorios y las poblaciones. En España, por ejemplo, es una auténtica barbaridad que habiendo tanto suelo disponible, la política del suelo haya favorecido las aglomeraciones urbanas tan disfuncionales y horrorosas mientras la mayor parte del territorio nacional está vacíos. No es un problema simple, las soluciones posibles no pueden reducirse a quimeras subvencionales, pero se confunde quien olvide el papel decisivo que la política y el Estado han jugado en todo esto, y me parece irresponsable no plantearse, con perspectiva de largo plazo, formas de ayudar a que pueda cambiar para mejor.

  6. Un bonito cuento de hadas de como funciona el sistema capitalis-ta.
    Quizá lo de “Capitalis” pase desapercibido. Quizá también pase desapercibido que la capital de España tenía 3000 (3 mil) habitantes hace no mucho. Igualmente “el cambio” siempre ha sido productivo y eficaz gracias al Estado (los argumentos de las armas). Tanto al favorecer la demanda (capitalista) como para liquidar a los disidentes y guiar los descarriados con la burocracia (ley). En especial es determinante para engrasar la maquinaria al CREAR mediante la ley (y las armas) las rentas móviles (abolición de rentas en especie ligadas al territorio), es decir el capital. Todo un proceso muy “voluntario”.

    Los siguientes desiertos territoriales serán los Estados-Nación, por lo que no hay mucho por lo que preocuparse. Si somos ciudadanos del mundo, ¿a quien le importa la patria (la tierra) y todo lo que de ella emerge? El Estado-Nación como la vida rural está obsoleta.

    Por cierto, el porcentaje de población urbana es superior, supera el 80%.

  7. Si los jóvenes se van de los municipios de menos de 20.000 habitantes por razones obvias (trabajo, educación), habrá que incentivar que vayan a ellos las personas ya jubiladas, que no dependen de estas variables y que cada vez van a ser más mayoritarias (incluso con edades todavía con mucho por vivir). Así descongestionemos una serie de áreas saturadas que tiene nuestro país y que cada día resultan más incómodas (Madrid, zonas mediterráneas, algunos espacios insulares). Para ello hay que dar servicios, internet y facilidad de transportes y de alquileres. ¿Cómo se hace esto? Pues que empiecen a pensar los asesores de los partidos políticos y de los gobernantes nacionales y autonómicos, que para eso cobran una pasta. Si no, como dice Sergioabelleira, todo postureo.

  8. Esto de la España vacía es el asunto de moda ahora mismo. Pasará, como casi todos, sin que se produzca un debate serio sobre el asunto y la cosa no irá más allá del habitual postureo de nuestros brillantes políticos.
    Apunta bien el autor los grandes trazos del asunto.
    En efecto, hace 100 años el 70% de la población española vivía, sobrevivía más bien, del sector primario. Y hoy debe andar por el 10% o incluso menos. Así es que resulta casi milagroso que el descenso poblacional en zonas rurales no haya sido del 90%.
    La madre del cordero está en las soluciones que se proponen. Porque nos dicen que esto se arregla, básicamente, con más infraestructuras. Y yo no lo veo tan claro.
    Verán, aquí, en Galicia, se han multiplicado como nunca antes las mejoras en vías de comunicación, se han construido centros escolares y de salud, se han inaugurado piscinas, pabellones deportivos y todo lo que ustedes puedan imaginar. Pues bien, de nada han servido si toda esa parafernalia inversora no iba acompañada de algo más.
    La realidad es que la Galicia interior se despuebla y la atlántica crece con contadas excepciones.
    Y una de esas excepciones es, justamente, una iniciativa que en términos de retorno de inversión pública ha resultado un completo éxito.
    Me refiero al Camino de Santiago. La locura, que decían muchos, por la que optó el cada vez menos recordado Fraga y que hoy ha convertido ese eje turístico y cultural en el motor económico de bastantes municipios de interior. Y de qué manera.
    Fraga sabía lo que hacía. No en vano fue el principal impulsor de nuestro sector turístico en los años sesenta.Algo que, por cierto, también hemos olvidado.
    No quiero decir con esto que la cosa se arregle sembrando España de itinerarios turísticos, religiosos y culturales, que también. Lo que pretendo es llamar la atención sobre el hecho de que tan solo con dinero en infraestructuras no conseguiremos gran cosa.
    No repitamos errores como el de la Educación, en la que se ha gastado más que nunca sin una contrapartida de calidad apreciable como consecuencia de la falta de una adecuada utilización de los recursos económicos asignados.

    • Y de nada va a servir invertir en infraestructuras para evitar el despoblamiento del rural. Como usted bien dice en Galicia no sirvió de nada, pero a los políticos les interesa no perder concejales en ayuntamientos pequeños y saben que de aquí a 20 años varios municipios desaparecerán, no les va a quedar otra que reorganizarse, fusionarse. Es una locura la cantidad de municipios que tiene Galicia inferiores a 5000 habitantes, incluso inferiores a 1500, y como en esta tierra en otras zonas de España. Saben que muchas aldeas y pueblos van a desaparecer y ello conlleva la pérdida de concejales. Por eso ahora a la desesperada hay que hacer campaña para evitar el despoblamiento. ¡Qué locura!
      Habrá zonas que puede ser viable mantenerlas, incluso motivar a gente joven que vaya a vivir a ellas pero en otras simplemente es una locura. Conozco casos donde se motivó a familias con subvenciones, casa, unas tierras para ir a vivir al rural y resulta que después hay que ponerle un autobús escolar para un solo niño o un taxi diario para poder llevarlo al colegio. E incluso la gente que se va al rural pide servicios urbanos en una zona donde es inviable económicamente establecer esos servicios. Hay aldeas donde viven 20-30 personas o menos. Normalmente gente muy mayor que hoy no se puede trasladar a otras zonas, pero sería más rentable y tendría más calidad de vida si se trasladase a esa gente a otras localidades más grandes, los gastos administrativos y en servicios se reducirían, pero ok entiendo que es muy complejo que gente mayor deje el lugar donde ha vivido toda la vida para llevarla a otro y por lo tanto habrá que intentar ofrecerles lo esencial mientras vivan pero no alargar esa situación llevando nuevas personas para poblar esa zona simplemente para que no desaparezca ese municipio. No estoy de acuerdo, para nada además.

      Sí, como digo habrá zonas donde varios municipios hoy pueden vivir de la agricultura, de fábricas cercanas o como usted apunta en el caso gallego del Camino de Santiago (bendito camino cuanto dinero deja y cuanto más podría dejar si hubiera más mentalidad de empresarial) pero en otras es inviable vivir.
      Hay muchos factores que influyeron en el abandono del rural, desde que el campo era una miseria, la emigración, el poco apoyo al patrimonio y simplemente que el campo no da un sueldo digno, quien no tenga tierras suficientes no puede vivir del campo, contando que el minifundio no se supo aprovechar, ni los recursos naturales, ni tan siquiera ahora en zonas con la parcelaria se obtiene rendimiento, si no fuera por las subvenciones pocos son quienes podrían vivir del campo y a mayores la concentración parcelaria en algunos lugares lo único que trajo fue destrozo del patrimonio, en vez de adaptar la maquinaria a fincas pequeñas, como ha ocurrido en Irlanda, aquí se compraron máquinas enormes para fincas minúsculas y al hacer parcelas más grandes lo único que se hizo fue destrozar el paisaje típico de las zonas.

      Quien se vaya al campo tiene que ser consciente a donde va, luego que no pida servicio médico, escuela, cajero , autobús…No, porque llevar el tendido eléctrico a algunos lugares es algo prohibitivo para las arcas municipales y más de uno se va a vivir a la aldea abandonada y luego pide todo y más

      • Quien se va a la ciudad tiene que ser consciente de adonde va, que no pida una regulación de tráfico, ni una ley “antiruidos”, ni nada por el estilo.
        ¿Para que gastar en policias municipales para dirigir el tráfico o incluso en semáforos?
        Que crimen más grande han cometido los paletos rurales transformando unas tierras poco menos que imposibles de rentabilizar en otras con mayores indices de rendimiento.
        A algunos no les entra que en el mundo rural viven personas, al igual que en las ciudades, y que mientras este se siga viendo solamente como el lugar donde los de ciudad descansan y se “oxigenan” no hay mucho que hacer al respecto.

        • En el mundo rural viven personas y otra cosa no conoceré pero le aseguro que el rural y sus problemas bastante, y le podré hablar de aldeas donde hay personas mayores que están prácticamente aisladas donde hasta para hacer la compra tienen que ser servicios municipales que se la lleven por no hablar de las carencias en la soledad de las mismas, muchas veces por cabezonería, sus hijos viven lejos y ellos no quieren salir de la aldea pero no se pueden defender muchas veces por si mismos y llevarles asistencia a los lugares es bastante complejo, cuando los propios hijos no están de acuerdo que vivan allí solos. El servicio a domicilio o la ayuda por dependencia, si ya es compleja en zonas grandes no le hablo de los problemas en el rural y no es un caso, son muchos.

          También le podré hablar del dinero despilfarrado en plantaciones inviables simplemente para fomentar que la poca gente joven que hay no se vaya, en Galicia está de moda el castaño y el olivo, ni se imagina el dinero que los ayuntamientos están repartiendo, dinero que oiga es de todos.
          También está de moda el viñedo, no conozco una, ni dos, ni tres, conozco treintena de bodegas que sobreviven precisamente de subvenciones

          También le podré hablar de parques infantiles o ahora para mayores donde no hay niños o los mayores por nada del mundo se suben a una maquinita de esas que se han instalado.

          También le hablaré de los problemas para ofrecer servicios básicos como agua potable, sí, sí en el campo hay mucha agua o eso dicen pero lo que no sale a la luz es la cantidad de aldeas donde el agua escasea, sea por la sequía, la falta de lluvias o por instalaciones muy obsoletas, incluso agua contaminada sale en muchas aldeas, usted no se puede ni imaginar la de redes de suministros totalmente obsoletas que hay en el mundo rural, pero es que en muchas zonas viven poco más de 3 familias mayores de 80 años.

          Y como dije anterior comentario no sé si usted sabrá pero en zonas que se han construido casas nuevas la red de suministro eléctrico sale por un pico y a lo mejor para una casa, como asfaltar el camino hasta esa vivienda, llevarle el agua o los desagües.

          Conozco el campo como la palma de mi mano, hoy no vivo en él pero he vivido muchos años y vengo de una familia agricultora y no minifundista, le aseguro que sería la primera en volver si eso fuese rentable y ofreciese una mínima calidad de vida, te la da si tienes un sueldo de otro lado y vives en una aldea o pueblo cercano a un núcleo de población mayor, conozco padres que se fueron al rural y dicen que fue lo peor que han podido hacer en la vida por sus hijos, están aislados de todo, tanto para colegios como para actividades extraescolares, si antes no eran necesarias, jugabas en los prados con las vacas, hoy cualquiera quiere que sus hijos tengan una formación en distintas materias, como han querido muchos padres hace muchos años y que con mucho sudor hicieron muchos esfuerzos para que sus hijos pudieran salir de la miseria que era el mundo rural

          Sí las ciudades tendrán sus problemas, no le digo que no, pero le aseguro que en este momento lo que interesa a los políticos con el tema del despoblamiento es simplemente no perder sus concejales

          Qué la política de aprovechamiento de los recursos naturales tienen que cambiar, sí sin duda, la forestal puede ser rentable pero para ello hay que gestionar los bosques en condiciones empezando por los propios dueños de los mismos, no se pueden plantar especies de rápido crecimiento para obtener dinero rápido pero que son perniciosas para los suelos y una bomba de relojería para incendios.

          Qué hay zonas donde vivir en el rural es un placer, sí, las hay, pero como digo están cerca de poblaciones urbanas que son las que realmente dan los ingresos y la gente utiliza el rural como zona dormitorio y de fin de semana. Eso es un lujo, sin duda, pero las distancias son mínimas de un lado a otro. También hay zonas donde se ha conservado el patrimonio y eso atrae el turismo o están ubicadas cerca de zonas turísticas como pueden ser las aldeas y pueblos al lado de las costas o en zonas que tienen otros alicientes culturales como puede ser la cornisa cantábrica y su patrimonio prehistórico, monumental, inmaterial y material, incluso gastronómico de muchas zonas pero no todo es viable ni para su mantenimiento ni para que la gente que vaya a una zona tenga una mínima calidad de vida en servicios básicos.

          • Pues para conocer tan bien los problemas del mundo rural parece que no tiene nada claro el que si se puede ayudar a esas poblaciones, aunque por supuesto no a todas.
            Que usted, al igual que muchos, no vea más allá de una salida turística no significa que no la haya.
            Los ejemplos que usted me pone son debidos a la obstinación de los políticos en subvencionar aquello que ellos deciden que se debe subvencionar, sea o no rentable.
            En cuanto a lo que dice del suministro eléctrico que repite varias veces. Si alguien decide construir una casa dentro del casco urbano no tiene porque salirle nada caro la instalación del mismo, y si lo hace fuera del mismo corre por su cuenta la instalación del mismo, por lo que en ningún momento se ven mermadas las arcas municipales. Cierto que el dinero publico es de todos, pero tanto el gastado y/o invertido en la población rural como el empleado en la población urbana.
            Lo que se pide es que se empiece a tener en cuenta a quienes vivimos en zonas rurales y dejemos de ser de una vez por todas quienes tienen que mantener “virgen” un territorio para que quienes viven en la ciudad puedan disfrutar de un idílico paisaje.
            La medida propuesta por ciudadanos no es mala, aunque insuficiente, si se amplía al impuesto de sociedades y otros impuestos, y no establece un salto entre el todo y la nada sino que se modula gradualmente.
            ¿Las autovías y autopistas que hay en Madrid, Barcelona, Valencia, etc.. no causan ningun impacto ni medioambiental ni paisajistico? yo creo que si, que el mismo (o parecido) al que pudiesen causar otras, como la A40, paralizadas en su tramo entre Cuenca y Teruel por un informe de impacto medioambiental, nunca explicado, negativo.

          • Gracias Enri :))

            Es un tema que no me gusta como los políticos lo están manipulando y no hablan de la verdadera realidad que les preocupa y es de la perdida de votantes. Sí por supuesto que las zonas rurales hay que conseguir que sean más rentables donde sea viable pero donde no, no se puede mantener una supervivencia de las mismas por causas bien ajenas a la calidad de vida de sus habitantes.

            En fin tema muy largo para analizar

Comments are closed.