Ni más ni menos que 843.300 interinos de la administración serán funcionarios vitalicios, sin oposición, si así lo decide la justicia europea.

Las cifras de la Encuesta de Población Activa (EPA) indican que 843.300 empleados del sector público tienen un contrato interino (de sustitución u ocupando una plaza de funcionario o personal estatutario fijo) o directamente temporal. Esto supone el 26% de los 3,2 millones de empleados públicos.

Lo que debería estar en cuestión es precisamente lo contrario: la permanencia fija laboral de los funcionarios en el siglo XXI.

La informatización reduce miles de puestos de trabajo (y crea otros), pero en la administración no cesan de aumentar.

En esa apabullante cifra habrá de todo, pero muchos interinos son trabajadores enchufados por los respectivos partidos políticos, no hacen oposiciones, y si las hacen, tienen una enorme cantidad de ventajas cuando se presentan (puntos por años de antigüedad, uso de la lengua regional, etc.) frente a los opositores libres.

Por supuesto los sindicatos son los primeros en exigir la funcionarización ilimitada.

Temible sentencia europea antes de final de año. Urge volver a la plena soberanía jurisdiccional.

Y luego se extrañan de que los ingleses hayan huido, aunque sea desordenadamente, con el Brexit.

Artículo anteriorLa España vacía
Artículo siguienteEl progresismo como gnosticismo posmoderno
Guillermo Gortázar
Nací en Vitoria en 1951. Estudios en San Sebastián, Madrid y en La Jolla, California. He sido “político” cuatro años contra el franquismo por las libertades, entre 1972 y 1975. Licenciado en derecho y Dr. en historia. Después de quince años en los que trabajé en banca, enseñanza media y universidad, retorné a la actividad política en 1990: fui diputado en tres legislaturas, hasta mi dimisión en 2001; inmediatamente después, volví a mi plaza de profesor de historia en la Universidad. El cesarismo en el PP y el nulo o escaso debate político terminaron por convencerme que aquello (esto) no terminaría bien. He dedicado buena parte de mi obra reciente a criticar la deriva partitocrática que, a mi juicio, es la base de la crisis política española. Para ampliar estos puntos de vista, publico un blog diario. Sugiero consultar libros y publicaciones en mi página web personal. 

1 COMENTARIO

  1. El asunto parece bastante más complejo de lo que dice este miniartículo con tan poca información. Con lo que hay que acabar es con el abuso de poder que ejercen muchos funcionarios fijos sobre el personal contratado temporal o interino. Cuando estalle el carajal que hay en la administración española nos va a sorprender mucho. En realidad, el núcleo de la corrupción está en que el abuso de poder y la impunidad se han convertido en norma. Todo ha ido a peor con la infiltración de los partidos en las autonomías.

Comments are closed.