No se trata de colocarse a un lado u otro del eje político, sino de ampliar la perspectiva olvidando las etiquetas ideológicas. Para lograrlo, basta con retroceder en el tiempo y segregar algunos datos para demostrar que el Estado de bienestar actual, lejos de proporcionar más y mejores servicios, se ha convertido en un lastre para la prosperidad de todos y, muy especialmente, de las nuevas generaciones. Y no me refiero solo a la herencia de una deuda que roza el cien por cien del producto interior bruto.

Situémonos, por ejemplo, en 2001 (menos de dos décadas atrás), un año en el que España no solo ya no era una nación repudiada, sino que, muy al contrario, era tenida por una democracia y una potencia emergente. En 2001 la sanidad y la educación eran públicas y, de hecho, más eficientes que ahora, especialmente la sanidad, los salarios todavía no se habían estancado y la burbuja inmobiliaria estaba lejos de alcanzar la dimensión que alcanzó en los días previos al estallido de la Gran recesión de 2008. Pues bien, en 2001 el gasto público del conjunto de administraciones era de 269.026 millones de euros. 17 años más tarde, en 2018, ese gasto había alcanzado el medio billón de euros, concretamente 499.520 millones, es decir, casi se ha duplicado…………………

Foto: AJ Colores


SI ERES MECENAS de Disidentia y quieres acceder a este contenido en la comunidad de Disidentia en Patreon, haz clic en el siguiente título:

La gran estafa de “lo público” y sus víctimas más devotas

SI NO ERES MECENAS de Disidentia y quieres acceder a este contenido, haz clic AQUÍ, accederás al contenido bloqueado. Desbloquéalo haciendo clic en la imagen del candado y, a continuación, sumándote a nuestra comunidad de mecenas.

¿Por qué ser mecenas? 

En Disidentia, el mecenazgo tiene como finalidad hacer crecer este medio. El mecenas permite generar los contenidos en abierto de Disidentia.com (cerca de 900 hasta la fecha). Y su apoyo tiene recompensas: post especiales, como este, y todos los Podcast Disidentia.

Es absurdo creer que el actual paradigma informativo puede cambiar, y con él España, si el público sigue dejando en manos de los escasos grandes anunciantes, de la publicidad institucional (política) y de las subvenciones discrecionales, así como de las operaciones financieras en los despachos, la supervivencia de un medio de información, porque quien paga manda. Pensamos que el lector puede romper este círculo vicioso integrándose por fin en la ecuación financiera y convirtiéndose en un nuevo y verdadero contrapoder con sus pequeñas aportaciones.

En nuestra comunidad de mecenas encontrarás no sólo contenidos muy elaboradospodcast que tratan cuestiones clave a fondo y que no son tratadas en los medios convencionales, también Grupos de Opinión a nivel nacional, donde cada ciudadano, resida donde resida, puede aportar sus ideas, trabajar con los demás y juntos construir mucho más que un medio. En definitiva, queremos reconstruir esa sociedad civil que la política y los partidos han arrasado.

Si crees en la causa de la libertad de información, opinión y análisis, súmate a nuestra comunidad. Con muy poco harás mucho.

Muchas gracias.