Una imagen vale más que mil palabras, dice refrán y si lo dice un refrán, algo tendrá de cierto. Aun así, y pese a que hablan por sí solas, no me resisto a comentar las fotografías que estos días han sido publicadas en los distintos medios de comunicación a raíz de las reuniones que tuvieron lugar en Bruselas para acordar el rescate de la Unión Europea a los países más afectados por la pandemia. Me importa bien poco si el montante asciende a uno o a trescientos mil millones de euros. Tampoco creo que les falten análisis grandilocuentes en medios de todo pelaje sobre las condiciones impuestas para acceder a los fondos. Eso lo dejo para los sesudos analistas económicos y políticos de los que andan sobrados nuestros medios de comunicación y nuestros bares. Digan lo que digan, vamos a pasar las de Caín en los próximos meses. Eso ya ni cotiza.

A mi me interesa salir de la burbuja nacional por un momento, centrarme en los gestos y en la composición de tantas fotografías como se agolpan en los medios. Son demoledoras. No se trata solo de señalar una mesa de reuniones en la que todos se aprestan para tomar notas menos el presidente de España, que no lleva papel o boli, si no de navegar por el lenguaje corporal que se vislumbra en cada fotografía de grupo tomada al azar, evitando la pose. Mientras unos charlan más o menos animados o circunspectos, Pedro Sánchez aparece a un lado, solo en muchas ocasiones, mirando su teléfono móvil o tocándose la mascarilla. Pareciera el invitado tímido y novel que no sabe de qué va la fiesta.

Por mucho que algunos se empeñen en mostrar imágenes en redes sociales y periódicos afines de un presidente sonriente y animado, la realidad es que la imagen gráfica no miente y el líder del PSOE es un pez fuera del agua en el acuario internacional. España, que en tiempos tuvo su peso, qué duda cabe, en el devenir mundial, hace ya muchas décadas que, pese a ser una importante economía en Europa y en el mundo, carece del más mínimo poder de decisión en círculos internacionales. No hay más que repasar el álbum de los últimos días.

No contamos nada, porque nos hemos condenado al ostracismo, por llevar demasiado lejos las ansias del colectivismo. En Europa saben que no se puede estirar demasiado la cuerda o se rompe, por lo que hay que ser cuidadosos a la hora de expoliar al ciudadano

Es evidente, que el relato será otro. Hartos estamos de señalar la importancia que tiene hoy en día la forma en que se cuentan las cosas y lo bien que esto lo saben los asesores de cabecera del gobierno. Todo se presenta como una victoria, pero los tragos que vamos a pasar serán sin duda los más indigestos desde la posguerra, por mucho bicarbonato que nos embutan. Las buenas noticias que comienzan a aparecer sobre posibles vacunas contra el maldito bicho son solo el pistoletazo de salida del ascenso más duro al puerto más alto, duro y siniestro de esta macabra carrera ciclista que nos han montado.

Tampoco hay que olvidar que la Unión Europea es el paradigma de la burocracia inútil, el estatismo llevado a su máxima expresión. Una especie de consejo de sabios que no saben de nada más que mercantilismo y autocomplacencia, la carísima encarnación de creerse el ombligo del mundo y no parar de mirárselo. Para que el teatro siga funcionando hay que seguir ordeñando al contribuyente, pero sin ahogarlo, eso lo saben bien en Alemania o Suecia, por decir dos, y el amigo Sánchez es un incordio también para esto. Cuando decidieron abandonar la estupenda idea que suponía la CEE para convertirnos en el monstruo multicéfalo de la UE,  aquellos gobernantes soberbios, que dieron el paso y nos vendieron los sacos de humo, que pensaban que todo se podía solucionar a golpe de directiva europea, obviaron una vez más los hechos y la Historia de muchos compañeros de travesía, y ahora lo pagan Merkel y compañía, con un incomodísimo compañero de viaje, que amenaza con echar por tierra su sueño de una burocracia todopoderosa, que finiquite los males del mundo. No es la primera vez.

No contamos nada, porque nos hemos condenado al ostracismo, por llevar demasiado lejos las ansias del colectivismo. En Europa saben que no se puede estirar demasiado la cuerda o se rompe, por lo que hay que ser cuidadosos a la hora de expoliar al ciudadano. Lo malo es que pese a todo Sánchez y compañía seguirán yendo como en las fotos, por su cuenta, solos y quizá meditabundos, pero aplicando su jarabe de palo socialista. Que nadie se engañe a los países que hicieron los deberes en su día, les importa una higa lo que nos pase a los españolitos, de lo que se trata es de que no se les desmonte demasiado el tinglado europeo y, por suerte o por desgracia España, que sigue teniendo cierto peso económico en el mundo, tiene empresas que trabajan con empresas de otros países de la UE. Esto es lo único que preocupa, me temo, a los prebostes del Viejo Continente.

En la familia europea nos ven y nos tratan como al adolescente nini que juega con el móvil ajeno a las cosas de los mayores, mientras los adultos discuten y deciden qué hacer con la vida del crío. Un adolescente arrogante que está decido a demostrar que esta vez el socialismo si va a funcionar porque lo dirigirá él. No ha generado un maldito euro en su vida, pero disfruta jugando con su granja de hormigas, porque puede aplastar alguna de cuando en cuando, solo por ver cuanto resisten el resto. Lleva más de cuarenta mil aplastadas y nadie lo envía a su cuarto. De niño hacía gracia, ahora, con más de metro noventa, da pena. No hay más que verlo, que una imagen vale más que novecientas cincuenta y tres palabras.

Foto: Pool Moncloa / Fernando Calvo y Pool Consejo Europeo


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

Artículo anteriorLos dos cuerpos del Rey
Artículo siguienteUn partidismo catastrófico
José Luis Montesinos
Soy Ingeniero Industrial, me parieron autónomo. Me peleo con la Administración desde dentro y desde fuera. Soy Vicepresidente del Partido Libertario y autor de dos novelas, Johnny B. Bad y Nunca nos dijimos te quiero. Escribí también un ensayo llamado Manual Libertario. Canto siempre que puedo, en cada lugar y con cada banda que me deja, como al-Andalus Rock y The Gambiters.

6 COMENTARIOS

  1. Creo que el alias más adecuado para definir este gobierno, sería el de «Hecatombe Plurinacional» o «Hecatombe Sánchez» ahora que todo el mundo busca palabras en el diccionario para formar expresiones imposibles bien estaría rescatar las que definen con exactitud la cosa.

    hecatombe
    Del lat. hecatombe, y este del gr. ἑκατόμβη hekatómbē.

    1. f. Mortandad de personas.

    2. f. Desgracia, catástrofe.

    3. f. Sacrificio de 100 reses vacunas u otras víctimas, que hacían los antiguos a sus dioses.

    4. f. Sacrificio solemne en que es grande el número de víctimas.

  2. Buenas tardes Don José Luis

    Certero artículo, aunque precisamente la foto seleccionada no sea de las que mas digan al respecto.

    Por lo demás cuando hemos pintado en Uropa (en los últimos 100 años) ha sido cuando en teoría menos pintábamos, porque nos habían enviado al ostracismo; y fue con Franco.

    Gracias a la Guerra Fría y que nos necesitaban en su lado + a un Gobierno que si sabía a donde ir, pintamos mucho mas en Uropa y en el mundo que ahora. Cosas veredes.

    Por lo pronto conseguimos que la ONU considerara a Gibraltar un territorio a descolonizar y un acuerdo preferencial con la CEE en 1973 que le daba mil vueltas al que vino después para ser sus camareros vocacionales en 1986.

    Fue debilitarse el franquismo y ya con el dictador muriendo nos perdieron el respeto. Con lo del Sahara por ejemplo.

    Otro ejemplo de pérdida de respeto fue el completo intrusismo de los de fuera, bien en el casting de haber a quien ponían de muñeco en la izquierda (porque habían decido fuera que tenía que ser la izquierda quien mandara) así cómo en el modelo de Constitución, una mala copia de la alemana (estado federal cuya división interna se acentuó con la intervención de las potencias ganadoras de la IIGM, o sea estado perdedor donde te mangonean desde fuera troceando el territorio) en vez de la francesa; estado ganador jacobino, con un sistema electoral mucho mas representativo. Hay que reconocer que parte de esa falta de respeto desde fuera viene por el nos tenemos a nosotros mismos, ya en el franquismo, que aceptó los nazionalismos vascongado y catalán porque así lo había dicho la Iglesia (Vaticano mediante), el franquismo de estado Jacobino nada de nada.

    Nuestra entrada en la NATO (1982), dejando fuera a Ceuta y Melilla, fue nuestra puesta de largo en las sucesivas bajadas de pantalones ante los de fuera; siempre seguidas de buenos cheques para los de de dentro (esos defensores de la Marca España). Después vino nuestra entrada en la CEE.. de manera tan vergonzosa que me ahorro el trago de comentarlo; baste recordar (otra vez) que el acuerdo de 1973 nos había dejado en condiciones mucho mejores que lo que luego firmamos en el 86.

    Etc, etc..

    Si hay una constante en todo ese proceso involutivo, jaleada hasta la extenuación por nuestros medios de comunicación e intelectualidades varias es esta:

    LA NECESIDAD PATOLÓGICA DE CAER BIEN EN UROPA, EN LAS ORGANIZACIONES INTERNACIONALES EN GENERAL

    CAER BIEN, QUE NOS PASEN LA MANO POR EL LOMO, QUE NO DIGAN QUE SÓMOS UNA DICTADURA. Nos dicen eso y nos licuamos.

    Al respecto las cosas cambiaron un poco, tampoco mucho, con Aznar.
    Si algo hay que recordar de la cosa internacional de Aznar es que caía mal precisamente a todos esos que han hecho de caer que caigamos simpáticos en el mundo. De que fuéramos el camarero agradador (con todos mis respetos por los camareros) de Uropa y del mundo.

    Aznar nos metió en el €. Algo que no creo que fuera positivo, toda la crisis del pisito pivota sobre el exceso de crédito derivado de nuestra entrada en la moneda común. Pero lo hizo contra la percepción de que ello sería posible. El € fue diseñado para los países del norte, no para España, Italia, Grecia y Portugal, el diseño de Maastrich (previo al €) estuvo hecho con esa intención.

    Nuestra entrada en el €, derivada de la debilidad (entonces) de los países del norte y de que nadie esperaba que hiciéramos nuestros deberes medio bien (Barea mediante) fue la que provocó que entrara Italia (con una deuda respecto del PIB del 93%) y con Italia Portugal y después (falsificación de unas cuentas que todo el mundo sabia falsas, con Goldman en el ajo) Grecia.

    Los países del norte con el apoyo de UK y USA aprovecharon entonces para meter en la UE a países que jamás habrían tenido que entrar: los del Este + esa ensalada de Malta, Chipre, ..

    Es entonces, 2003, cuando Aznar exige en Niza en la mesa de la UE que se nos reconozca el peso que realmente teníamos, mientras orientaba nuestra política exterior aún mas hacia la angloesfera y pasaba del eje París Berlín.

    NIZA 2003

    Y se fumó un puro en las narices de nuestros cuates mientras les hacía esperar horas en una madrugada que a algunos se les hizo muyyy…. larga; hasta que por fin acpetaron las condiciones del españolito.

    Obviamente fuimos odiados, cualquier foto de la época denota bien claro cuanto nos querían en Uropa (nota Uropa excluye a UK, Uropa es esa cosa continental que pulula alrededor de Bruselas).

    Pero éramos respetados.

    Y todo saltó por los aires ese 11M del 2004.

    Casualidades de la vida.

    Desde entonces hemos tenido los presidentes que mas han hecho el idiota ante las diferentes organizaciones internacionales. Siempre guiados por la máxima de que lo importante era caer bien. O que los medios pudieran reflejar que caíamos bien.

    Primero con Zapatero.. después con Rajoy (un Zapatero II en toda regla) y después con el actual, un Zapatero aún mucho mas pagado de si mismo porque se cree guapo y habla inglés.

    El problema de Uropa es que saben que si España deja de ser un problema será porque evolucione hacia una Hungría o una Irlanda. O un algo mixto entre ambas.

    Ello es imposible con todos los partidos del arco parlamentario actual, menos con VOX. Todos (menos VOX) son incapaces de enfrentar esa necesidad compulsiva de agraar a los que mandan (cobrando su comisión correspondiente), aunque no los agraden y lo único que logren es el ridículo y el desprecio (Sánchez hoy)

    Pero a esa Uropa le da pánico que España pueda evolucionar hacia una Irlanda/Hungría.

    Y en esas estamos.

    Un cordial saludo y perdón por la extensión.

    • Una sola imagen puede ser ambigua y engañosa, por eso hacen falta millones de imágenes para contar ciertas cosas en las películas. Ya saben, un fotograma detrás de otro a paquetes de 25 cada segundo. En el caso del Sánchez que quiere ser rey es la acumulación de cientos de fotos lo que acaba generando una imagen elocuente y certera de un sujeto despreciable y muy peligroso.
      En la foto del artículo, el fulano está posando, sabe que están haciendo la foto y hace como que se interesa por algo que hay en un papel, que le han debido pasar; pero mantiene una gran distancia con eso que simula mirar. Él tiene su propio plan como buen psicópata y confía en que, digan lo que digan los uropeos, él podrá hacer de su capa un sayo en la España sobre la que quiere reinar, pues lo de gobernar es muy plebeyo y más cuando la gente encima se contagia de virus y es cada vez más pobre. Él con un buen reinado a la africana manera, sería feliz.

      Lo de Uropa casi nadie se lo toma en serio, salvo los europarlamentarios que tienen que simular que sus sueldazos sirven para algo.

      Recomiento ver una película de la que al principio no esperaba gran cosa que se llama «Hater», es polaca, es de este año y está en Netflix. Cuando hacia el final suena el himno europeo mientras suceden ciertas cosas, el espectador acaba teniendo una imagen demoledora de lo que está pasando no sólo en Uropa sino en todo Occidente. De democracia hoy ya ni hablamos que da pereza y mucha pena.

  3. Dice el refrán que «la cara es el espejo del alma».
    Pues como uno tenga que encontrar un alma en esa cara más le vale pedir la renta mínima vital y dedicarle tiempo, ahí no hay nada.

    Yo no sé si la política española se ha dedicado a recolectar imbéciles y los partidos políticos han hecho una exhaustiva selección, Miramelindo en Europa, sin palabras pero con autoaplausos, en Madrid la tonta del bote se quiere inventar una cartilla de racionamiento de la libertad para que Miramelindo no le haga un cierre patronal. El partido verde gualda se inventa un sindicato con diecisiete millones de parados. ¿Cabe un tonto más?

    Y por si fuera poco acabo de descubrir las cuarenta y cinco palabras que Mª Jesús Montero se aprendió debajo de un olivo antes de echarse al monte. He tenido la gentileza de escribirle un discurso multiusos que sirve para contestar cualquier pregunta, en realidad es un plagio de sus ruedas de prensa, pero vale igual.
    Todavía estoy esperando que un periodista le pregunte a algún político ¿Cuándo tiene pensado dejar de decir tonterías y contestar las preguntas con coherencia?

    Discurso para todo por la portavoz del gobierno:

    La cuestión en estos momentos cuenta con las indicaciones, insisto, y el apoyo coordinado, por otra parte los contactos se establecen al día, es más al minuto, de manera permanente en cada momento dentro de un formato previamente valorado en función de los órganos y la relevancia que se refleja de forma presencial en que se justifica la revisión para poder desarrollar y coordinar los mecanismos de control dentro de un marco constitucional, económico, social y sexual de forma presencial y coordinada al disparate del PSOE.

    Palabras escuchadas en un minuto de respuestas a periodistas, lo juro.

    ¿Hay por ahí algún hombre inteligente y capaz que podamos poner al mando? Esto tiene muy mala pinta, o pisamos el freno del disparate o llegará la hambruna, los conflictos y la represión totalitaria en poco tiempo.

    • Miramelindo……………je.

      «Esto tiene muy mala pinta, o pisamos el freno del disparate o llegará la hambruna, los conflictos y la represión totalitaria en poco tiempo»

      Desgraciadamente pienso lo mismo. Creo que tenemos dos o tres meses que van a ser decisivos para el futuro

  4. “No hay más que verlo, que una imagen vale más que novecientas cincuenta y tres palabras.”
    Resulta curioso que para criticar el “colectivismo”* se cite la figura de un “líder”**; en una recurrente adoración del poder.

    Que, al fin y al cabo, es el mayor pecado de la España de los últimos 200 años. Un “lameculismo” liberal adorador de Mammón el cual inhibe la ética (por ende la moral), justamente en el pragmatismo pecuniario; típico de los germánicos poco hispanizados del norte. La materialización prototípica es la envidia,…, el resultado macro la deuda, el micro la esclavitud fiscal en régimen extensivo.

    *: Todas las corrientes liberales (revoluciones liberales) son colectivistas a través del “hombre prototipo” (el ciudadano).
    **: Mérito y capacidad. Tiene el mérito de estar de presidente del Gobierno del Estado de España, y la capacidad de escribir en el Boletín Oficial del Estado. Es decir, “orientar” a un colectivo de casi 3 millones 300 mil personas; las cuales hacen que el Estado deje de ser espíritu para ser cuerpo (corporación del espíritu, recordemos lo religioso).

Comments are closed.