A lo largo del último siglo se ha investigado a fondo la inquisición española. Cuando los historiadores se pusieron a ello se encontraron con que no era un asunto especialmente complicado. Todo estaba en los archivos esperando a ser escrutado por ellos. La inquisición española era tan burocrática y formalista que sus escribanos lo apuntaban absolutamente todo, incluidos los detalles más nimios.

De estos estudios se extrae que, a lo largo de los 344 años de existencia del Santo Oficio, se ejecutó a un máximo de tres mil personas, la mayor parte de ellas concentradas durante su primer medio siglo de historia. A partir de mediados del siglo XVI, cuando los judaizantes desaparecen, las condenas a muerte son aisladas: 1.340 entre 1540 y 1700 sobre un total de 44.674 causas juzgadas, es decir, el 3%.

El procedimiento empleado por la inquisición española, extremadamente garantista para la época y único en Europa

No es de extrañar un porcentaje tan bajo a poco que se examine el procedimiento empleado por la inquisición española, extremadamente garantista para la época y único en Europa. Tanto que los condenados al garrote o a la hoguera podían esquivar la pena si se arrepentían. El arrepentimiento no era necesario que fuese sincero, bastaba con declararlo y que eso constase por escrito. Por el cadalso pasaban los llamados relapsos, es decir, los que se negaban a retractarse.

Podríamos pensar que, tal y como se desprende de la documentación de la época, la inquisición no mató mucho pero que a cambio se entregó a una orgía de sádicas torturas. Tampoco es cierto. Conforme a los trabajos de los expertos la tortura se empleaba de manera excepcional. Los inquisidores se valieron del llamado “tormento” en sólo un 2% de los causas durante tres siglos y medio.

Pero un 2% de sufrimientos indecibles, cuerpos mutilados y miembros amputados sigue siendo mucho. El tormento estaba bien pautado en la normativa interna. No podían torturar hasta la muerte, se hacía siempre con un galeno delante y las sesiones no podían durar más de quince minutos. El manual de procedimiento inquisitorial era tan exhaustivo que prohibía expresamente aplicar tormento a los niños y a las mujeres embarazadas. Un inquisidor podía, claro está, excederse, pero sabía que si persistía en esas prácticas se las tendría que ver con sus superiores.

En la Europa medieval y moderna se torturaba con fruición y sin tasa para el torturador

No había en toda Europa otro tribunal que en los siglos XVI o XVII se anduviese con esos remilgos. En la Europa medieval y moderna se torturaba con fruición y sin tasa para el torturador. Ahí tenemos el variado material de tortura que se conserva en los museos como demostración.

La inquisición española no empleó algunos de los más célebres instrumentos de tortura como la dama de hierro, un invento alemán que fue empleado por primera vez a principios del siglo XVI en Núremberg para ejecutar a un falsificador de moneda. Si los alemanes del sur administraban la espeluznante dama de hierro a un simple falsificador, ¿qué no harían con un hereje?

La teocracia de Calvino

Torturar y ejecutar a la gente por motivos religiosos era la norma en la Europa de aquel entonces. Puede parecernos algo propio de unos bárbaros, y sin duda lo es, pero nuestros antepasados pensaban así y así actuaban. El pasado es el que es, no el que nos gustaría que fuese.

No existió un protestantismo ilustrado y tolerante frente a un catolicismo inculto y fanático tal y como posteriormente difundió la leyenda

En esto no hubo diferencias entre católicos y protestantes. Ambos persiguieron con igual determinación a sus respectivos herejes. No hay nada similar a un protestantismo ilustrado y tolerante frente a un catolicismo inculto y fanático tal y como posteriormente difundió la leyenda áurea de la Reforma. En algunos lugares como la Ginebra de Calvino los reformadores llegaron incluso a instaurar una teocracia no muy diferente a la que hoy persiguen los fundamentalistas islámicos.

Calvino creo un Consistorio con plenos poderes para reprimir la herejía y vigilar la observancia estricta de la nueva ley impuesta por la Reforma. Se prohibieron el juego, el baile, el teatro, los juramentos y las canciones que no fuesen de temática religiosa. Era obligatorio asistir a los oficios y aprender el catecismo calvinista. No se podía rezar en latín, tampoco emborracharse y, por descontado, poner en duda doctrinas como la de la predestinación era pasaporte seguro a un proceso sumario.

Las penas administradas por el Consistorio de Calvino hubieran hecho palidecer al más bragado miembro del Consejo de la Suprema Inquisición

Las penas administradas por el Consistorio de Calvino hubieran hecho palidecer al más bragado miembro del Consejo de la Suprema Inquisición. A James Gruet, por ejemplo, lo torturaron con saña durante todo un mes en el potro por decir que los textos de Calvino eran tonterías. Después de eso le clavaron los pies a una estaca y lo decapitaron tirando de su cabeza hasta desprenderla del resto del cuerpo.

A los hermanos Comparet los desmembraron y arrojaron sus restos junto al camino de entrada en la ciudad. Su pecado había sido quejarse públicamente del exceso de extranjeros que acudían a Ginebra al llamado de Calvino, que decía estar levantando la ciudad de Dios en la Tierra.

A diferencia de Calvino y su consejo, la Inquisición española jamás tuvo capacidad de moldear la sociedad a su antojo o de cambiar las leyes

A diferencia de Calvino y su consejo, la Suprema de la Inquisición española jamás tuvo capacidad de moldear la sociedad a su antojo o de cambiar las leyes. Más bien al contrario, fue la Corona la que hizo un uso intensivo de esa institución como policía auxiliar con la ventaja de que estaba presente en todos sus reinos, incluidos los de Indias.

No hay comparación con los genocidios del siglo XX

Con todo, tres mil muertos en 340 años sigue siendo mucho. Hoy algo similar sería intolerable. Pero es que la inquisición no se abolió ayer, sino hace dos siglos. Sólo en el campo de Treblinka los alemanes asesinaron a unas 800.000 personas en poco más de un año entre el verano de 1942 y el otoño de 1943. Podríamos continuar con cualquiera de los campos de la Operación Reinhard o con el de Auschwitz, en el que fueron exterminados más de un millón de inocentes hace poco más de setenta años.

En el último siglo hubo genocidios premeditados en Alemania, en Ucrania, en Armenia, en los Balcanes, en Ruanda, en la China Popular, en el Kurdistán y en Camboya. Todos de naturaleza política y algunos muy recientes.

La inquisición española se abolió oficialmente en 1820 pero ordenó su última ejecución en 1781, un año antes de que en el cantón protestante de Glaris, en Suiza, se decapitase a la última bruja de Europa occidental. En la Europa oriental se seguirían ejecutando brujas unos cuantos años más.

El ensañamiento de protestantes y católicos con las brujas en la Europa de los siglos XVI y XVII es digno de estudio, pero curiosamente nunca despertó tanto interés como la inquisición española de esa misma época.

Entre mediados del siglo XVI y finales del XVIII fueron ejecutadas más de 50.000 brujas en Europa, la mayor parte de ellas en Alemania

Entre mediados del siglo XVI y finales del XVIII fueron ejecutadas más de 50.000 brujas, la mayor parte de ellas en Alemania, en grandes juicios como los de Tréveris de 1581, los de Fulda de 1603 o los de Bamberg de 1626. Pero los alemanes no fueron los únicos. Se persiguió a las de brujas de un modo sistemático y organizado en Inglaterra, en Escocia, en Suecia, en Francia, en Suiza y, por supuesto, en las colonias inglesas de Norteamérica como la de Massachusetts, donde se desató una caza de brujas en la última década del siglo XVIII, los famosos juicios de Salem en los que fueron condenadas a muerte veinte mujeres entre 1692 y 1693.

La Inquisición española frente a los excesos del Calvinismo

Los jueces coloniales británicos en Massachusetts no escatimaron imaginación para administrar las condenas. Giles Corey, una anciana de 81 años acusada de brujería, fue ejecutada mediante una pena conocida como “peine forte et dure“, consistente en tumbar al reo e ir depositando pesadas losas de piedra sobre su pecho hasta que muriese por asfixia. Corey tardó dos días en morir, tras lo cual sus bienes fueron incautados por la corona inglesa.

La inquisición española condenó a la hoguera a 59 mujeres brujas en tres siglos y medio

¿Y en España?, ¿se persiguió a las brujas en España? Si, naturalmente, pero sin demasiado entusiasmo. La inquisición condenó a la hoguera a 59 mujeres brujas en tres siglos y medio. Habida cuenta de que en todo este tiempo pasaron por la Suprema 125.000 causas la incidencia de la brujería es puramente anecdótica: sólo un 0,05% de los condenados por la inquisición fueron brujas.

La razón por la cual los inquisidores pasaron por la pira a tan pocas brujas reside en el mismo procedimiento inquisitorial y en todas las garantías que entrañaba para el reo. Veamos un ejemplo. En 1525, a raíz de un episodio de brujería en los pueblos y aldeas del Pirineo navarro, el inquisidor general Alonso Manrique convocó una junta de teólogos y juristas para deliberar antes de precipitarse y desatar el terror en aquellos remotos valles. Los expertos concluyeron que si se podía probar algún asesinato por inspiración diabólica la investigación correspondía a la jurisdicción real, no a la eclesiástica.

Los inquisidores españoles entendían que la brujería en ciertas zonas  se debía más a la ignorancia de las gentes que a la presencia del maligno

Todo lo más que podía hacer la Iglesia era predicar y sacar al pueblo del “error en que han estado dichas brujas y como han sido engañadas por el demonio“. Acordaron también “hacerles algunos sermones en su lengua“, es decir, en el vascuence de las montañas. Los inquisidores, por lo general gente leída que había pasado por la universidad, entendían que la brujería en ciertas zonas montañosas se debía más a la ignorancia de las gentes que al hecho de que el maligno anduviese enredando por ahí.

Estos detalles tan ilustrativos de la inquisición son inexplicablemente desconocidos y suele comprarse la versión simple pero falsa, apuntalada por siglos de propaganda, de que se trataba de una cuadrilla de psicópatas que manejaba a su gusto todos los asuntos del reino y, sobre todo, que su razón de ser -la persecución religiosa- fue una peculiaridad española mientras en el resto de Europa imperaba la tolerancia. Nada de ello es cierto, pero no hay planta que eche raíces más profundas que un buen relato lleno de mentiras y bien contado.


Si este artículo le ha parecido un contenido de calidad, puede ayudarnos a seguir trabajando para ofrecerle más y mejores piezas convirtiéndose en suscriptor voluntario de Disidentia haciendo clic en este banner:

20 COMENTARIOS

  1. Un buen artículo sobre una temática siempre falta de pedagogía.
    El derecho procesal de la Inquisición fue el más civilizado de su época, estableciendo garantías para el acusado inéditas en las administraciones de justicia europeas, tales como;
    -la acusación tenia que basarse en prueba fehaciente
    -el acusado tenía derecho a defensa jurídica profesional
    -instrucción documentada de la causa
    -la tortura para la obtención de confesiones estaba prohibida, aunque se han documentado casos de incumplimiento
    -posibilidad de apelar ante instancia superior

    El que se aceptasen las denuncias anónimas es algo que sería inaceptable en la noción del derecho hoy. Aunque ya empezamos a ver en los temas fiscales, cómo los Estados están aceptando el anonimato de las denuncias, y peor aún, incentivándolas económicamente. La herejía de hoy es la fiscalidad, el gran pecado de apostasía.

    Aunque hoy nos parezca increíble en este mundo en el que el mayor pecado es resistirse a ser robado por el fisco, el tormento en la Inquisición se practicaba en muchas ocasiones al final del proceso y una vez dictada sentencia sobre pruebas fehacientes, con la finalidad de que el reo, a través del sufrimiento físico, tuviera la oportunidad de arrepentirse y de salvar al menos su alma.

    Otra cuestión fea de la Inquisición es que se practicaba la detención preventiva y la burocracia administrativa era tan lenta, que algunos pasaban 25 años en prisión antes de ser absueltos de los cargos que se le imputaban.

    Pese a todo, el derecho inquisitorial fue lo más civilizado de su época.

  2. Lo peor de la inquisición no fueron sus procesos sino la instalación con carácter permanente en la intelectualidad española dominante de un pensamiento anquilosado, cerrado, pequeño, inquisidor e inquisitorial, en definitiva.
    Contrapuesto a una “contra” cainita tan inquisidora, sectaria y totalitaria como la que pretende combatir cuando en realidad sólo quiere sustituirla por otra más afín a sus propios designios.
    ¡Cuán distinta habría sido España si las tesis de la Escuela de Salamanca hubieran prosperado! y no se hubieran marchitado ante la presión inmisericorde del poder político (que en aquella época estaba simbiotizado con el religioso).
    Por lo demás, discrepo con la feroz crítica que suele hacerse a “los obispos” por la educación concertada. Para empezar los obispos no pueden imponer nada, porque es un concierto, es decir, un contrato entre el Estado (vía CC.AA.) y el centro educativo. El sistema de concierto está abierto a todas las entidades que lo deseen, no sólo a la Iglesia. Obliga a impartir la educación según los programas, requisitos, curricula y sistemas pedagógicos que el Estado y las CC.AA. establecen. Pero el sistema de concierto, establecido en los tiempos de Felipe González (PSOE), no es obligatorio para nadie.
    Lo único obligatorio, como consecuencia de los Acuerdos entre el Estado español y la Santa Sede de 1979, que son unos Tratados Internacionales, es que el Estado debe ofrecer la asignatura de religión católica a quien la quiera recibir. Por supuesto, la asignatura no es obligatoria, pues en su lugar se puede elegir otra de contenido ético totalmente laica.
    El Estado o las CC.AA. pueden y de hecho lo hacen con frecuencia, restringir elámbito y en última instancia podrían suprimir los conciertos asumiendo en exclusiva la impartición de la educación obligatoria en un sistema público.
    Si no lo hacen no es “por el poder de los obispos” sino por la tan conocida pero cuidadosamente ocultada razón de que para el erario público el coste de una plaza concertada es en promedio la mitad que el de una plaza en la escuela pública.
    Por mi parte, eliminaría el sistema de conciertos y establecería un sistema de cheque escolar por la cual los ciudadanos tuvieran plena libertad para elegir el centro de su elección que quisieran. El que quiera centros más caros, que se los pague de su bolsillo y por supuesto, los poderes públicos podrían subvencionar generosamente a los centros públicos más allá del pago de los alumnos vinculando dicha financiación extra a la consecución de determinados objetivos que, en un mundo ideal, no serían ideológicos.
    Pero mientras tanto, ¿para qué formar una red de centros educativos concertados progresistas si ya tenemos tomada y ganada a la educación pública “y gratuita” – para tal?

  3. Caramba.

    Qué brillantes comentarios de PASMAO, DERONDAT, ENRIQUE der revolutionare Konservative (me parto con el nombre), TALLEYRAND…

    PASMAO:

    Brillantísimo esos enlaces de Ciudad Real que pones.Y muy bueno el del 11 M, como ese fantástico comentarista, CENSOR.

    Ya sabemos por dónde van los tiros del 11 M. Lo que siempre supuse: desiertos no tan remotos, pero sobre todo y atendiendo al autor que citas, montañas no tan lejanas. La OTAN (más o menos). Manda güevos…

    Qué buena descripción hace, además, del calvinismo, la supuesta superioridad racial “judeowasp”. De lo mejor que he leído sobre el asunto.

    Sugiero a los autores de DISENTIA que lean en enlace que pone PASMAO. Creo que del calvinismo WASP vienen muchos de los males que nos aquejan, y hasta podría explicar en parte qué ocurrió en los campus USA en los años sesenta.

    Suficiente materia para investigar y que daría para varios columnas/ensayos. Creo.

    • Hola BOSS

      Realmente el tal Marcelino Lastra sabe de lo que se habla. Aveces es un tanto eagerado en su catolicismo pero se le perdona

      http://www.miciudadreal.es/category/opinion/sin-tapujos/

      Otro peridista muy bueno, sobre asuntos de Israel (si te interesan) que es también muy bueno, aunque muy mayor, es Ury Avnery.

      Es un judio aleman de 1923, emigrado cuando era un chaval a la entonces Palestina, sus padres se olían lo que vendría después.. que ha vivido mucho y al que se la sopla lo que opinen unos u otros.

      http://msur.es/equipo/avnery/

      También lo tienes en inglés .. sus crónicas son muy interesantes porque te pone en perspectiva mucho de lo que ocurre por ahí.

      un muy cordial saludo

    • Aunque muy básicos e inexactos, creo que le pueden orientar en lo que significa “Revolucionario Conservador” o “Conservador revolucionario” los artículos que cito: los más grandes talentos europeos del periodo de entreguerras, secretamente, están adscritos a este movimiento que parte de la crítica a la Modernidad del Nietzsche de “Más allá del bien y del mal”, por citar una de las fuentes de inspiración principales. En Alemania, de un modo u otro, siempre ha sido desde Bismarck, el cañamazo que unifica en unos propósitos comunes a todas las tendencias de una Derecha de una riqueza de pensamiento sorprendente, a diferencia de lo que ocurre, ha ocurrido y ocurre en estos lares:

      https://es.wikipedia.org/wiki/Movimiento_revolucionario_conservador

      http://es.metapedia.org/wiki/Revolución_Conservadora

      “…Con la denominación de “Nueva Derecha”, heredera directa de los autores de la “Revolución Conservadora”, se hace referencia a un estilo ético y estético de pensamiento político dirigido al repudio de los dogmatismos, la formulación antiigualitaria, el doble rechazo de los modelos capitalista y comunista, la defensa de los particularismos étnicos y regionales, la consideración de Europa como unidad, la lucha contra la amenaza planetaria frente a la vida, la racionalización de la técnica, la primacía de los valores espirituales sobre los materiales. El eje central de la crítica al sistema político “occidental” lo constituye la denuncia del cristianismo dogmático, el liberalismo y el marxismo, como elementos niveladores e igualadores de una civilización europea, perdida y desarraigada, que busca, sin encontrarla, la salida al laberinto de la “identidad específica”.

      En el núcleo de esta civilización europea destaca la existencia del “hombre europeo multidimensional”, tanto al nivel biológico, que en su concepción sociológica reafirma los valores innatos de la jerarquía y la territorialidad, como al específicamente humano, caracterizado por la cultura y la conciencia histórica. Constituye, en el fondo, una reivindicación de la “herencia” –tanto individual como comunitaria-, fenómeno conformador de la historia evolutiva del hombre y de los pueblos, que demuestra la caducidad de las ideologías de la nivelación y la actualidad de la rica diversidad de la condición humana.”

  4. ….y además, qué coño es Hegel sino una Leyenda Rosa sobre el papel de Alemania en la historia…pura SOCIOTERAPIA PRÁCTICA para sanar el auto desprecio y los sentimientos de minusvalía propios frente a la gigantesca mole de la civilización clásica griega y romana.

    Todavía causa estragos.

    …y ahí queda retratado el neohegeliano de FUKUYAMA tratando de definir la construcción del Estado moderno en dos tochos en los que ni se molesta en mentar a Grecia y Roma.

    • Hegel es la respuesta desde el poder prusiano, el Estado prusiano, realmente el primer Estado (lo de Napoleón fueron provaturas) que hubo en Uropa. a la Uropea manera, a al conciencia individual preconizada por Kant.

      El imperativo categórico Kantiano casa mas con la manera USA primigenia, que con el Leviatan y sus secuaces.

      Fukuyama y las gringadas varias no sólo obvian a los clásicos, como si todo hubiera sido cultura anglo, es que para ellos es una desgracia que exista la cultura hispana (o iberica si incluimos Portugal).

      En su cosmovisión sobramos.

      Para ellos tener que asumir que quienes descubrieron y conquistaron américa no fueran ellos, si no esos bárbaros del sur, que además oleríamos (seguro) a ajo, es aterrador.

      Sólo existimos cuando hay que asaltar un galeón español en el Caribe, el cómo llegamos allí, el por qué se habla español, y el por qué esos galeones existían que llevaban (no sólo oro) .. les produce unos dolores de cabeza supinos. Sólo hay que ver cualquier basura de Holywood estilo piratas del Caribe y preedentes para cosntatarlo.

      Y si les hablas de la batalla de Pensacola se revuelven cómo la niña del exorcista.

      Respecto la Inquisción, donde Enrique ha hecho un excelente apunte desarrollando de una manera excelsa lo que yo simplemente apunté en mi comentario, simplemente añadir que es grotesco que las zonas de España mas castigadas por esa Inquisición y lo mas ultramontano del catolicismo, esa Castilla o después la Andalucía y Madrid de las Cortes de Cádiz .. sean las partes de España a las cuales miran por encima del hombro las zonas donde mas se afincó la Inquisición y el Carlismo..

      No se ha investigado o relatado las verdaderas relaciónes o entre Corona Española (Castilla y Aragón no juegan a lo mismo), Iglesia de Roma e Inquisición, por decirlo de manera sucinta y a mi manera:

      1/ El Nuevo Mundo y las expediciones fueron financiados por Castilla, ergo Castilla se quedó con los réditos.

      2/ El enemigo Uropeo fue al final definido por una guerra de religión, la que hubo entre la Reforma y la Contrareforma, con sus anglicanos, calvinistas…

      3/ El Reino de Aragón y en él su corner noreste aspiraban a los réduitos americanos, a meterle el dedo en el ojo a los franceses, y a tener, junto con Navarra cierto monopolio de la cosa de la Fe por que a falta de población (se había echado a los moriscos) los que quedaban eran en su mayoría cristainaos viejos

      4/ a Roma le convenía el oro para finaciar la lucha contra la Reforma&friends y al mosmo tiempo era quien tenía la legitimidad de que las conquistas en la Nueva España lo eran para expandir la Fe, ergo tenía cogido por los huitos a los reyes españoles

      5/ Castilla no habría transigido en dar ese oro, pero si era para luchar contra los impios, y además servía a los sueños humedos de rodear Francia, desde Paises Bajos, Italia y Aragón, ergo ese oro acababa también en manos aragonesas no le quedaba mas remedio que transigir.

      Y la inquisición servía para legitimar moralmente dicho mecanismo. Había mucha pasta y poder por medio para que unos “advenedizos” se pusieran a filosofar por libre, por muy católicos que fueran. Cómo si Frai Luis de Léón fuera luterano.

      Dicho sea, un poco a lo bestia, pero me parece que se entiende.

      un cordial saludo y disculpen las faltas de ortografia que seguro que las habrá

  5. Realmente, como bien señala ENRIQUE, es un debate mal centrado.

    Aunque matizaría que independientemente del enfoque teórico, idealista y hegeliano, al que es tan aficionado, no debe faltar ni despreciarse el enfoque de la SOCIOTERAPIA PRÁCTICA de obras imprescindibles como la de ELVIRA ROCA -y otros- para sanar una neurosis colectiva de auto odio que ha generado unas tendencias destructivas exageradas.

    Advertir que el asunto viene a contrabalancear una idea negativa de España que alimenta los nacionalismos centrífugos es acertado. Y añado que esa batalla metro a metro no debe desatenderse. Pero en otra escala, merece un análisis algo más ambicioso como apunta ENRIQUE.

    Al fin y al cabo, hay parte de verdad en ambas.visiones populares, la de ELVIRA ROCA y la de PÉREZ REVERTE. Así, por ejemplo, cuando se lee a Maravall o Joseph Pérez, se distingue claramente en los COMUNEROS un movimiento moderno, urbano, burgués, que en las reflexiones epistolares entre sus lideres ya habían empezado a especular con conceptos como la soberanía nacional o con un modelo republicano al estilo de las italianas. Según el relato rosa, pero algo más que una ucronia facilona al uso, España contaba con la fuerza y el momento intelectual para aventajar a otras naciones en un concepto moderno de soberanía y nación.

    Sin embargo, aquel movimiento terminó en el patíbulo. Hecho indiscutible. Y las ciudades innovadoras que lo amparaban fueron apaciguadas con reparto de títulos nobiliarios que convirtieron a una pujante burguesía en rentistas libres de impuestos o en funcionarios de la burocracia en expansión del Imperio, dando paso a una élite ‘ful’ y clientelista que hasta la fecha es norma. Y esa España también existió. Es la visión negra de Pérez Reverte.

    Ninguna de ambas es totalmente real ni falsa.

    En cualquier caso, para los que hemos vivido gran parte de nuestra vida en Cataluña es sencillo entender la urgencia de esa SOCIOTERAPIA PRÁCTICA para desprogramar que no está reñida con un análisis más profundo de las rémoras que arrastramos en la relación del ciudadano y el poder…que parecen condenadas según pasan los siglos a revisiones apenas estéticas para terminar en el mismo jodido punto.

  6. Me ha resultado extraño que se haya documentado muy bien respecto de la Inquisición, pero no lo haya hecho con tanto rigor para hablar del famoso Holocausto.

    El mero hecho de que en el siglo XXI se impongan penas de cárcel para la gente que discrepe de la “verdad oficial”, ya debería alertar al más confiado.

    Hay una frase que seguro usted conoce que dice: si quieres saber quién manda de verdad sobre ti, sólo tienes que ver a quién no te permiten criticar.

  7. Es cierto.
    La sangre ha corrido por europa de Norte a Sur y no sólo en el Sur.
    Sólo que hay un aspecto de la Inquisición española persistente en el tiempo: el fomento de la delación como instrumento político.
    Ese pecado nacional pervivió hasta la guerra civil y es la base de uno de los pecados nacionales: el cainismo.
    Los españoles han tenido miedo al futuro y a lo nuevo que venía de fuera. El trabajo de la Iglesia y las leyendas sobre la inquisición y las delaciones hacian su trabajo sordo.
    El recuerdo de esto casi es contemporáneo.

    • Muy bueno…y puestos a ironizar, seguramente de esas reminiscencias viene la DELACIÓN ANÓNIMA que hace bien poco ha restaurado ese pequeño chekista de Montoro.

  8. Visto desde una perspectiva más amplia, me pregunto, como siempre, qué sentido político actual, bajo las condiciones políticas vigentes en España, puede tener una discusión polémica sobre la Inquisición y la Leyenda negra.

    El contexto me invita a pensar que todo se relaciona con el asunto catalán en cuanto incesante campaña de desprestigio de «lo español».

    Mal rollo, muy mal rollo eso de combatir una «afrenta» con una demostración comparativa histórica «ad hoc». Especialidad de la escuela buenista (Pedro Insua, Iván Vélez) ahora retomado por el círculo liberal austríaco.

    Jamás he entrado ni entraré en estos «debates» viciados desde la raíz. Para un español consciente del sentido de la Historia española, el problema está en otro lugar, nunca o casi nunca evocado o ligeramente aludido.

    El asunto anecdótico de las brujas habilita juegos comparativos muy populares pero carentes de profundidad.

    Ahora bien, el asunto clave está en que la Inquisición del siglo XVI español fue un instrumento político de control cultural en el momento decisivo del acceso de España a la Modernidad y su función ahí respecto a la libertad de pensamiento y expresión, inaugurados por el Humanismo italiano, con una influencia inmensa en España entre 1480 y 1560, aproximadamente, tuvo efectos tan devastadores para la consolidación de una cultura española de carácter secular, profano y libre que hoy mismo vivimos sus consecuencias sin apenas conciencia de ello.

    El español nunca ha dejado de sentir miedo a la opinión de otros y, sobre todo, un terror pánico a expresar en público su propia opinión, suponiendo que hubiera llegado a formarla, lo que hoy se evita por numerosos medios visibles e invisibles.

    Mejor que de quema de brujas, deberíamos hablar de por qué el más grande humanista del Renacimiento español, un tal Fray Luis de León, sufrió proceso inquisitorial y prisión en régimen de incomunicación durante cinco años en Valladolid, por qué Arias Montano, otro gran humanista, vivió casi exiliado, por qué Luis Vives o Juan de Valdés, otros grandes hombres, tuvieron que escapar de España, por qué Francisco de Aldana, gran poeta, prefirió vivir como soldado a lo largo del Camino español hacia Flandes, por qué Cervantes sólo pudo sentirse libre durante su juventud en Italia, y en general, uno debería preguntarse por qué todos los grandes españoles colapsaron hacia 1580-1600.

    Yo creo que tengo la respuesta, porque sólo al plantear adecuadamente la pregunta la he respondido. Los partidos del Estado son hoy a no dudarlo nuestras Inquisiciones.

    • No cabe duda. Es dogma de fe, que el general Franco fue malísimo. Quién discrepe del dogma promulgado por “su eminencia” D. Pedro “Picapiedra” Snchz sea condenado a prisión. Propone el ilustre “doctor” en economía, al que algunos colaboradores de Miguel Sebastián dijeron, que la tesis doctoral se la hicieron funcionarios en el ministerio de Sebastián. Por su parte “su eminencia” D. Pablo “Mármol” Iglesias ha propuesto decretar prisión a quién niegue el “cambio climático”. El ilustre orate no tiene idea de lo que es el dióxido de carbono, para que sirve y cuanto hay en la atmósfera del planeta. El tercer inquisidor será D. Albert Rivera, aspirante a sucesor del ente gaseoso o plasmático (el cuarto estado de la materia), que habita La Moncloa, dando soporte a los otros dos.

  9. Rosa o Negra, ambas leyendas distan de ser incontrovertibles. Aunque para alimentar el fenómeno disolvente de España y sus nacionalismos la Negra ha sido mucho más perjudicial que la Rosa que no deja de ser un mecanismo defensivo lógico y procedente para hacer frente a una perturbación neurótica colectiva sobre la identidad y la culpa proyectada por la Negra.

  10. Hay un hecho indudable.

    Los fundadores de USA, esos padres peregrinos del Mayflower, huían de la represión religiosa en Inglaterra. Que en aquella época no era precisamente católica.

    Sería conveniente que alguien nos detallara el de que huían exactamente, que regímen religioso había y porque era conveniente ponerse a salvo de él con todo un oceáno por medio.

    Añadir que después, una vez llegados a America, muchos de esos peregrinos les dieron y bien a las tribus indígenas de allí. Lo del día de Acción de Gracias es un paripé que tenemos que ceernoslo sólo porque lo dicen ellos.

    http://www.miciudadreal.es/2017/11/24/el-dia-de-accion-de-gracias/

    El problema es entrar en la dinámica de quien fue menos malo. Por que del catolicismo podríamos ponernos a contar y no parar. Sólo hay que ver al Papa actual, a los nazionalistas y sus obispos, a los obispos españoles y como trafican con la enseñanza concertada..para ver que realmente tampoc es que sean muy edificantes ahora. Pues se pueden imaginar hace 200-300 años, con mucho mayor poder temporal detrás.

    un cordial saludo

    • De hecho fueron los católicos ingleses que fundaron Maryland – nombre que según algunos historiadores useños evoca a nuestro escolástico Juan de Mariana, igual que Cincinatti lo es por el romano- quienes aprobaron en su asamblea la ‘TOLERATION ACT’ (1649) que fue el primer documento jurídico en las colonias que obligaba a la tolerancia entre cristianos, y que fue abolida por la REVOLUCIÓN GLORIOSA (1692) inglesa loada como ejemplo de libertades y que, sarcasmos del relato inglés, a lo que se dedicó fundamentalmente es a prohibir que los católicos pudieran aspirar a un cargo en el gobierno o la administración en Reino Unido.

      La TOLERATION ACT fue la que inspiró la primera enmienda a la Constitución useña en 1791 que prevenía cualquier persecución por razón de fe.

  11. Magnífico D. Fernando

    Dice Elvira Roca, que Bocanegra, jefe de la inquisicion de alguna novela del super anticlerical Pérez Reverte, es retratado como un sádico por el vendedor de best-seller, cuando la realidad es que en el período histórico al que refieren las novelas, la Inquisición estaba comandada por un santo varón.

    Gracias Pérez Reverte por aumentar la leyenda negra de España, a la cual dices combatir semanalmente en tus infumables XL.

  12. Gran columna que, por fin, desmitifica la Inquisición española.

    Muchos interesados en crear la Leyenda Negra, y nosotros, acomplejados, nos dejamos.

    Por cierto. De eso algo hay en el 11 M…

    Históricamente, cuando España por fin levanta la cabeza, viene algo o alguien que la intenta someter de nuevo.

    Casual, curioso.

    O no.

Comments are closed.