Hace año y medio llegué al aeropuerto de Estocolmo, y cogí un taxi. No esperaba hablar en español con el conductor, que provenía del otro hemisferio. Llegamos al hotel e intenté pagarle con el billete de 500 coronas que había adquirido en Madrid, pero me dijo apenado que los taxistas ya no podían cobrar en cash. Apenado por mí, porque no veía fácil que un visitante ocasional como yo se deshiciera de ese dinero en un par de días. Ya dentro del edificio, me dijo la recepcionista, con un orgullo exultante: “We are the first cashless hotel chain”. Ya veía yo que iba a perder unos cuantos euros en el doble cambio entre la moneda paneuropea y la de Suecia.

Recientemente, el New York Times se ha fijado en los problemas que está creando el intento del gobierno y de la banca suecas de acabar con el dinero en efectivo. Los inmigrantes, los discapacitados y los mayores tienen más problemas que el resto en el manejo de una economía puramente digital. Se dan situaciones tan paradójicas como la siguiente: La Organización Nacional Sueca de Pensionistas ha recabado fondos para poder asistir ciudad por ciudad a las personas mayores, que no se sienten cómodas en este mundo de pequeñas pantallas. “Paradójicamente”, dice el artículo, “este buen empeño ha tropezado con una abundancia de efectivo”. Y más de la mitad de las oficinas de los bancos no aceptan efectivo, de modo que si quieren hacer buenos los billetes de coronas que recaban, tienen que viajar en ocasiones grandes distancias.

La caída en el uso del efectivo de la que somos testigos está yendo demasiado rápido para ciertos grupos vulnerables que no pueden utilizar la tecnología digital

Cecilia Skingsley, vicegobernadora del Sveriges Riskbank, el banco central sueco, señala que 6,5 de los 10 millones de habitantes del país son “personas conectadas”, en un artículo publicado por el BIS. Pero los otros tres millones y medio de suecos no son una prioridad para los bancos. “La caída en el uso del efectivo de la que somos testigos está yendo demasiado rápido para ciertos grupos vulnerables que no pueden utilizar la tecnología digital o que ni siquiera tienen acceso a ella”, dice Skingsley, que señala que no hay una ley que obligue a las tiendas a aceptar efectivo, y que cada vez son más las que no lo hacen. Los bancos facilitan esa transición a una economía sin efectivo por medio de una aplicación conjunta que permite el pago desde el móvil. Lo que está sobre la mesa como alternativa es una moneda digital, la e-korona, sobre unas bases todavía por definir, y a la que la propia economista Skingsley no presta aún su total apoyo.

Economistas, políticos y banqueros, públicos y privados, han visto en el desarrollo de la economía digital la oportunidad para acabar de una vez con el dinero en efectivo. Se plantean dos grandes objetivos. El primero de ellos es el control total de la economía, impedir la comisión de crímenes y aumentar la recaudación fiscal.

Que hable el Estado de lucha contra el crimen no deja de tener su gracia. Especialmente ahora que lo que sea o no crimen depende de una decisión arbitraria del Estado. El Leviatán le ha arrebatado a la sociedad, en un proceso largo y complicado de exponer, el proceso de definición de qué es crimen y qué no lo es. Y eso ha conducido a que el Estado tipifique como criminales comportamientos que no dejan víctimas, como el tráfico de drogas, la prostitución, los delitos de opinión o el impago de impuestos. Como son acciones consensuadas, o voluntarias, es difícil seguirle el rastro.

Los aduladores del Leviatán quieren que pasemos todos por la pasarela del dinero electrónico, para que estemos permanentemente a la vista de Hacienda y de sus tentáculos

El efectivo es anónimo; su rastro se pierde con un último gesto del portador. El último velo del dinero ha resultado ser el que impide que nos mire el ojo de mordor. Por eso los aduladores del Leviatán quieren que pasemos todos por la pasarela del dinero electrónico, para que estemos permanentemente a la vista de Hacienda y de sus tentáculos, tendidos sobre la sociedad por el sistema bancario. Así no habrá transacción “ilegal” que no sea una autoinculpación ante el Estado. Sí, yo he ofrecido sexo a cambio de dinero. Sí, he comprado un puñado de marihuana. Sí, he participado en una apuesta de las que no engrosan las arcas del Estado. Y así, todo. El sueño húmedo de estos serviles es que nuestros vicios sufraguen los del gobierno que, claro, son mucho peores.

El lector puede que no se prostituya ni adquiera drogas ni haga apuestas en peleas de gallos, pero hay otras situaciones más comunes sobre las que recaería esta economía cristalina, y que es el grueso de la economía sumergida. Hay una actividad que sería perfectamente legal, pero que no puede mantenerse si cumple todas las regulaciones y los impuestos que prevé el Gobierno; la mano pesada del Estado cae sobre la economía. Hay una parte de la actividad sobre la que, si cierra la mano, la ahoga. El gobierno se debate entre su sed insaciable de fondos, y las consecuencias socialmente desastrosas de ponernos a todos firmes.

Jeffrey Rogers Hummel recoge otro argumento a favor de eliminar los pagos en efectivo, que tiene que ver con la política monetaria. La macroeconomía neokeynesiana entiende que en una recesión (lo que antes se llamaba depresión, y antes crisis), la labor de la política monetaria es favorecer la demanda agregada por medio de una rebaja en los tipos de interés. Esta política será concomitante con un aumento en la cantidad de dinero en circulación, y favorecerá la demanda en el lado de la inversión, e incluso en el consumo. Pero cuando los tipos de interés son muy bajos, hay una tendencia a atesorar el dinero, por lo que se rompe esa transmisión de la política monetaria expansiva al sistema económico.

Es lo que Keynes llamó “trampa de la liquidez”. Los bancos centrales pueden sortear esa trampa imponiendo tipos de interés negativos sobre los bancos, que a su vez los transmitirán sobre los depósitos de sus clientes. Esto implicaría que un depósito de 1.000 euros sería de 900 euros en un año, si la tasa de interés negativa fuera del 10 por ciento. Es normal que se haya considerado un impuesto sobre los bancos o, si son capaces de transmitirlo a la sociedad, un impuesto sobre sus clientes. Esa política no sería efectiva si podemos simplemente retirar el dinero en efectivo.

Si el lector cree que el objeto de esta política no es favorecer a los ciudadanos más desprotegidos es probablemente porque no es así

¿Quién está detrás de este intento de, literalmente, quitarnos nuestro dinero? Hay una asociación denominada Better Than Cash Alliance, regada con dinero (electrónico) procedente de Naciones Unidas, USAid, Visa, Mastercard, y algún que otro banco. Si el lector cree que el objeto de esta política no es favorecer a los ciudadanos más desprotegidos es probablemente porque no es así.

En un artículo en el que me dolía de que el Banco de España iba a retirar los billetes de 500 euros (qué lejos han estado siempre de mis manos), me consolé compartiendo la idea de que al menos la economía digital nos ofrece la puerta de escape de los bitcoin. Pero el bitcoin deja una huella de transacciones perfectamente trazable, de modo que no es anónimo. Al final tendremos que refugiarnos en el oro, que siempre ha sido el verdadero dinero.

Camino del aeropuerto, le pregunté al taxista si aceptaba como pago mis 500 coronas, y que pagase el resto con tarjeta. No lo dudó mucho; dijo que sí, y le entregué aliviado mi billete; me libré de él un par de horas antes de salir del país. ¿Cuánto tiempo se podrá seguir pagando en libertad en Suecia?

Si este artículo te ha gustado, ayúdanos a seguir editando piezas como esta apadriando a Disidentia. Averigua cómo haciendo clic en este banner:

29 COMENTARIOS

  1. Eliminar el dinero en metálico no me gusta nada.
    Psicológicamente no es lo mismo pagar con dinero, que pagar con plástico. Si a eso añadimos que los pagos electrónicos están todos registrados y controlados desde el estado, tenemos la libertad limitada.

    Imaginen un pais en el que el estado lo decide todo. A unos les da trabajo remunerado a 6000 eur/mes, a otros 4000, a otros 2000, a otros 1000 y a los que no hacen nada 500 eur/mes. A los que no da trabajo directamente, controla mediante impuestos la cantidad neta que se percibe. Además, exige que todo pago sea electrónico y así todo quede controlado. Los receptores de salario pagaran comunidad, agua, luz, telefono, gasolina, taller, impuestos, tasas, seguros, hipoteca y después de eso si queda algo el estado sigue controlando en qué te lo gastas.
    Ese estado ejerce un control total sobre los ciudadanos. Lo curioso es que algunos de estos se creen libres.

    Si observan con cuidado, es el estado el que decide que cantidad recibe cada uno y además controla en que te lo gastas. No puedes dar un aguinaldo a tus nietos por Navidad sin que el estado lo sepa. Como dice el artículo, no puedes ir de putas sin dejar rastro.

    Asustense Ustedes, ese estado ya funciona y está aquí. Si sacas de tu cuenta mas de 1000 eur, mandan una comunicación instantánea a Hacienda.

    En ese estado lo mejor es recibir directamente del estado un salario muy alto. No son los políticos los que reciben los salarios del estado más altos?

  2. “bitcoin. Pero el bitcoin deja una huella de transacciones perfectamente trazable”

    Puede ser, la red Bitcoin sea “perfectamente trazable” pero asociar una persona a una cuenta de forma indubitable no es tan fácil.
    Además, Bitcoin vive en un ecosistema blockchain con diferentes monedas que sí son perfectamente anónimas. Hay incluso opciones para hacer menos trazables los bitcoin.

    Estos días bitcoin ha perdido la mitad de su precio a pesar de que su valor tecnológico, desde mi punto de vista, aumenta. Con una industria la cual poco o nada tiene que ver con la de hace un año.
    Todo ello, teniendo en cuenta que ha perdido más de un 80% del precio desde máximos,…

    Por aquí varios comentarios descalifican sin saber muy bien que es Bitcoin (y blockchain).
    Aunque estos días esté cayendo como una piedra, la negociación ronda los 13 millones de $ diarios.

    Bitcoin consigue algo complejo, “bits verdaderos” de forma –descentralizada–, lo cual hace a través de una prueba de trabajo (POW). Si bien, en otras crypto se hace el consenso con PoS, DPoS, PoST,…, etc, cuyo consumo eléctrico es despreciable. En principio, PoS se teorizó para Bitcoin.
    Si Lightning Bitcoin hace lo proyectado, las tx por segundo serán casi “ilimitadas”, pago instantáneo y comisiones ínfimas,…,contratos inteligentes, etc.

    Se debe tener en cuenta, Amazon multiplicó su valor un 100000%. Todo el mundo podía comprar acciones de Amazon, algo similar ha sucedido con bitcoin. Yo los recuerdo a 2$ y no compré, parece un poco absurdo tratar de estafadores, estafa piramidal y borregadas similares a esta tecnología.
    Si bitcoin baja a 0$, será por lo mismo que una empresa cualquiera pasa a valer 0$.
    El principal problema de Bitcoin (y en general las crypto) es el gobierno “corporativo” del proyecto.

    Al final una gran mayoría desconoce profundamente cual es la naturaleza del dinero que usa todos los días. Que en palabras de Galbraith es diáfano:
    “El proceso de creación de dinero por los Bancos es tan simple que repugna a la mente. Tratándose de algo tan importante parece que un mayor misterio sería lo adecuado.” Money: Whence It Came, Where It Went. Galbraith, John Kenneth

    De todas formas las criptomonedas ponen al Estado en una tesitura complicada. Por una parte predican una libertad (en su mayor parte es falsa), y por otro, requieren domeñar esta parte del rebaño que se descarría del régimen totalitario liberal.Lo cual harán probablemente a palos* como el pastor.

    Las excusas como veremos serán de lo más variopinto,…, las ovejas siempre vuelven al redil.
    ¿Somos ovejas?

    *“Standing armies [are] inconsistent with [a people’s] freedom and subversive of their quiet.” –Thomas Jefferson: Reply to Lord North’s Proposition, 1775

    *“Bonaparte… transferred the destinies of republic from civil to military arm. Some will use this as a lesson against the practicability of republican government. I read it as lesson against the danger of standing armies” Thomas Jefferson

    • Yo no he dicho que la tencnología blockchain sea mala. He dicho que el bitcoin no puede ser usado como dinero, que en teoría era el uso que tenía que tener cuando se diseñó. Si otras criptos funcionan mejor para hace transacciones, de esas no he opinado, pero el bitcoin no sirve como dinero.

      Bitcoin cumple los requisitos de una estafa piramidal o esquema Ponzi, pues los que ya están dentro sólo pueden coger dinero de los nuevos que entran. No se puede comparar con las acciones de una empresa que, aunque su cotización puede ir a cero, tiene un valor contable y en el caso de Amazon unos beneficios que repercutirán en los accionistas sin necesidad de que entren nuevos accionistas para que los antiguos puedan cobrar sus dividendos.

      El que yo haya señalado algunos defectos graves del bitcoin, no quiere decir que esté a favor del papel moneda respaldado por montañas de deuda.

    • “Bitcoin cumple los requisitos de una estafa piramidal o esquema Ponzi,”
      Dado cuando usted compra bitcoin realmente compra una utilidad, el alquiler de una red.
      Mientras usted tenga unos cuantos satoshi y la red no “quiebre”, usted podrá utilizar esa utilidad.
      La cual, por lo general, tiene un pequeño descuento de entrada y salida.

      Si usted decide atesorar bitcoins, es que espera conserve el precio o aumente. Lo cual es perfectamente posible si la utilidad aumenta.
      Pagos instantáneos, seguros, fáciles y con comisión casi cero implicaría (con el permiso del Estado) que los accesos a la “utilidad de Bitcoin” podrían valer varios millones de $ para un ancho de 1 bitcoin.
      Por su parte, si el gobierno de la comunidad falla, el protocolo, la propia criptografía, variables socio-económicas,…, su utilidad podría tener un precio inferior a 1 $.

      Como no soy adivino, no sé que pasará en el futuro, básicamente se reduce a especular cual será el precio en un momento dado. La especulación es buena, no mala como dicen.
      Si usted lo quiere llamar “ponzi”, hágalo pensando en que cuando usted acepta dinero fiat lo hace sabiendo otros (forzados por el curso legal y forzoso, es decir pistolas y rifles de asalto) entrarán al sistema (vendiendo trabajo o servicios), porque ello le permitirá a usted salir (por bienes).
      ¿Ello hace que el fiat sea un “ponzi”?, no.

      A diferencia del sector empresarial, la red Bitcoin, el valor en “libros” nunca puede ser menor de cero. Es decir, nunca podrá drenar –recursos ajenos– con deuda impagada –bajo soporte del Estado–.

      Bitcoin y el resto del ecosistema, son de acceso voluntario y carece de fuerza coercitiva.

  3. Los suecos son una sociedad realmente enferma y más pronto que tarde les terminará emergiendo un mesías totalitario que les prometerá el cielo y les llevará al infierno, más aún con el gran Estado controlador y semiautoritario que estúpidamente han creado, así que por el bien del resto de occidente que es muy fan de copiar esas mierdas que se les ocurren a los nórdicos y escandinavos esperemos que suceda pronto, algo así como la Venezuela de Europa ya que un desastre de esas magnitudes es hoy en día muy necesario por estos lares, aunque al final quizás no sirva para nada ya que nadie escarmienta en cabeza ajena.

    Particularmente comenzaré a usar cada vez más efectivo y quizás hasta pida que me paguen la rapiñada nómina de esa forma como en los viejos tiempos cuando económicamente España era más libre.

  4. Aquí os dejo un artículo premonitorio del 2009 anticipando la llegada de los intereses negativos.

    https://www.rankia.com/blog/llinares/365204-llegan-intereses-negativos

    El Bitcoin nunca podrá ser usado como dinero, porque hay muchas razones de peso que lo impiden:

    Su teconología permite una decena de operaciones por segundo, mientras las trajetas de crédito producen decenas de miles de operaciones.

    Si se usara como dinero y lo utilizara sólo el 10% de la población mundial para sus pagos, además de ser imposible, necesitaría más electricidad de la que se puede producir en todo el planeta.

    Los pagos no son instantáneos, y la gente no va a estar esperando media hora hasta que se confirme el pago de un taxi o una camisa.

    Las comisiones pueden llegar a ser más altas que el valor de lo que se compra.

    Otro problema de la cadena de bloques es que como los bloques se aprueban por mayorías, y en un grupo de grandes ballenas no es difícil ponerse de acuerdo para hacer trampas, en cualquier momento los pequeños pueden quedar a merced de los grupos que cortan el bacalao.

    Además tiene riesgos de contrapartida, ya que los mercados de criptos no tienen nadie que los vigile. Algunos ya han cerrado la persiana y han dejado a la gente colgada.

    Aparte de todo lo anterior, las criptomonedas son una trampa de liquidez. Este tema no es fácil de explicar, pero lo voy a intentar.

    La mayoría de los bitcoins han sido minados o han sido adquiridos cuando su precio era menor de 100$. Eso quiere decir que en los mercados de criptomonedas nunca han entrado los dólares, euros, etc. correspondientes al valor de los bitcoins que hay en circulación, por tanto, tampoco pueden salir. Así que cuando la mayoría quiera convertir sus bitcoins a alguna divisa de curso legal, será absolutamente imposible por falta de la contrapartida de valor en otras divisas.

    Cuando empezaron los problemas de liquidez se inventaron los tethers (un sucedáneo del dólar que se crea en los mercados de criptos y no tiene restricciones), pero la gente ya ha empezado a perder la confianza y la presión de la olla está a punto de explotar.

    Los que creen ser millonarios en bitcoins, no pueden cambiarlos a otras divisas, pero ellos no lo saben, porque no conocen los mecanismos profundos de todos los mercados, incluidos los de las criptos.

    Si con los bitcoins se pudiera comprar de todo, no necesitarian cambiarlos nunca a otras monedas, pero como ya se ha dicho que no sirven para comprar cosas, la trampa de liquidez es inevitable e irreversible.

    Resumen: es una estafa piramidal, en la que los primeros en entrar sacan el dinero que ponen los últimos que entran. La única manera de poder sacar el valor de los bitcoins en otras divisas es que vuelva a cotizar por debajo de 100$.

    La pregunta correcta es: si el bitcoin no sirve como dinero, ¿entonces para qué sirve?

      • Precisamente has puesto dos ejemplos que me dan la razón, que no quieren tocar el bitcoin ni con un palo.

        Microsoft sólo te deja usar el bitcoin para comprar servicios que a ellos les cuestan cero. Pase lo que pase al menos siempre ganan algo. No permite comprar productos que tienen un coste para la empresa, pues podrían entrar en pérdidas al no poder recuperar los dólares del coste de los productos.

        Expedia acepta bitcoin y lo cambia en el mismo instante, y como canceles el viaje te devolverá el dinero al nuevo cambio del bitcoin. O sea, no quiere tener bitcoins ni siquiera un ratito.

        Eso yo no lo consideraría aceptación de la moneda.

        No confundas las posibilidades futuras del blockchain con que el bitcoin sirva como dinero, que en teoría es para lo que dijeron que serviría.

      • Lo de “pecunia non olet” lo dijo Tito Flavio Vespasiano. Cuando subió al poder imperial, las finanzas de Roma estaban en la ruina total. Entre las medidas económicas Vespasiano creó un impuesto, por usar las canalizaciones de aguas residuales, muy protestado. Entonces dijo la frase famosa de que “el dinero no apesta”.
        Escribo esto, porque la biografía de Vespasiano como emperador fue muy interesante. Era una persona sumamente tacaña. Y gastaba el mínimo imprescindible. Su providad en las finanzas, restauró la economía del imperio, saneándolo económicamente. Necesitariamos a un Vespasiano por aquí.

      • No puede ser reserva de valor algo que no tiene valor intrínseco y que no aceptan 999 personas de cada mil.

        El oro ha mantenido el poder adquisitivo durante miles de años, que es el principal requisito para que sea considerado como dinero y reserva de valor.

        Si me das una moneda de oro, te la convierto en dinero en cualquier aldea que no tengan electricidad ni agua potable. Luego ya puedes pagar el taxi con el dinero.

      • Libertad Canaria
        Eso no es realmente cierto. El sistema monetario de Bretton Woods en principio y como potencia vencedora USA respaldó el dólar con oro. Y las demás monedas se respaldaban en dólares. Precisamente el papel moneda cumplió en sus inicios esa función. En lugar de ir cargado con oro, Ud. iba con un papel que le seguraba, que su oro estaba en un sitio seguro y el papel-moneda podía ser cambiado por su valor en oro, cuando quisiese.
        El sistema de Bretton Woods, se vino abajo, porque la guerra de Vietnam acrecentó el déficit fiscal de USA y la FED empezó a emitir dinero sin control. El olro en el mercado libre se cotizaba mucho más alto, que el oficial. Francia empenzó cambiar por oro, todos los dólares que iba acumulando al precio fijado en Bretton Woods. Las reservas de Fort Knoxx empezaron a menguar. Richard Nixon se vió obligado a suspender la conversión de dólar a oro. Nació el papel moneda basura. En principio era el petro-dolar. USA se aseguró, que el petróleo se pagara en dólares. Dicen las malas lenguas, que Saddam Husein fue derrocado, por aceptar euros en sus exportaciones petroleras, rompiendo el acuerdo.
        USA tiene muy malas perspectivas. Si los chinos y sus aliados rusos imponen el pago en yuanes del petróleo (algo inevitable), el hundimiento del dólar es seguro. Tiene una enorme bomba de relojería en su territorio, que está dando síntomas alarmantes de actividad. El hogar imaginario del oso Yogui. En imperio de Trumpo en una hora y media puede pasar a la historia.

  5. El esfuerzo por fiscalizar el dinero evitando el anonimato de su movimiento es una tarea inutil.
    Lo intentan pero no pueden.

    Ademas con las tecnicas del big data son un pelligro enorme para la poblacion.

    El concepto de dinero es en si escurridizo: es una forma de pago socialmente aceptada.
    Lo de “aceptada” es lo fundamental.

    Cuando una moneda-divisa esta controlada y su circulacion limitada puede aparecer otra mas libre por detras para “aliviar tensiones”.
    No excluyamos que en Scandinavia aparezca una doble moneda, la suya y el dolar por ejemplo en efectivo por supuesto.

    Además para liarla estan las criptomonedas, autentificadas a traves de algoritmos matemáticos entre servidores que se vigilan entre ellos y cuya posesion es totalmente anonima. La transmision por mail u otros procedimientos. Es la moneda de la deep internet para negocios poco recomendables.

    Bitcoin es el dinero universal perfecto.

    La masa monetaria solo aumenta a traves de lo que se conoce como “minado”, es decir obtener unos codigos que “pasen la prueba”. El problema del mining es ya el enorme coste energético de los ordenadores dispuestos a ello. De ahi que el bitcoin no sufra devaluaciones sino todo lo contrario.
    Puede bajar de cotizacion eso si gracias a las eficientes acciones de descrédito reventando servidores y robando las claves que se han producido en el ultimo año.

    Son las demas monedas, manejadas por sus bancos centrales keynesianos las que se devaluan mostrando a quien quiera verlo el “valor” real de las cosas cuando se comparan con oro o bitcoin.

    Y al final, non engañemos, estan los clasicos: el oro y los diamantes como valor de intercambio eterno.

  6. Los Estados cada vez pintan menos, son meros instrumentos del verdadero poder, el poder financiero internacional, el globalismo y su aspiración a crear un gran mercado único formado por consumidores intercambiables. Las dos patitas del globalismo: la Banca, el capitalismo financiero, y Naciones Unidas, los principales patrocinadores de esta política de desaparición del dinero efectivo, como de tantas otras. Cada uno en su papel ayudándose mutuamente.

  7. Bueno. Pues habrá que volver a los orígenes. Todo empezó con el trueque. Primero fue la permuta, después vino la compraventa.
    Aparecerá un espabilado que monte algo así como una “Permutalia Global”, una “red colaborativa” de esas, en la que podremos intercambiar bienes y servicios por otros bienes y servicios.
    Aparecerá un bien más deseado y aceptado que otros. Puede ser el oro. Y se convertirá en un medio de pago aceptado por todos. Et voila!, tendremos una nueva moneda.
    Siempre, claro está, que Gran Hermano no se cargue nuestra libertad con prohibiciones y porrazos, que también pude ser.

    • Hola Sergio…me recordaba Boswell con sutil reprobación, pero siempre amable, claro, al volver a VP antesdeayer, que buenos amigos os habíais solidarizado con mi expulsión haciendo huelga de brazos caídos, aguantando el tipo más que yo ( Ay, esto me tortura) en cualquier caso decirte que estoy por ahí y que gracias por esa camaradería para con la que no he estado a la altura.

      Mea culpa, mea grandísima culpa…

      • Vaya. No tienes que disculparte , amigo Derondat.
        Lo hice,sí, por simpatía y solidaridad hacia ti.
        pero también porque me parece intolerable lo que hizo VP. Y creí que así podríamos hacer alguna pupa.
        Veo que has vuelto. Y, además, da la casualidad de que acabo de hacer mención al asunto hace un rato en el artículo de hoy de Benegas.
        Seguro que tienes tus razones para obrar como lo has hecho.
        Un abrazo

        • Razones, las de echar de menos algunos amigos con los que departía y que los asuntos del país muerden y a uno le cuesta cerrar la boca.

          Pero no me dan el peso, según pasan las horas.

          Lo único que tengo en la cabeza es que habéis estado otros más a la altura…porco mundo.

      • Cierto, un día noté que los comentaristas destacados, no habían escrito nada. Pero no sabía que había una huelga de “teclados caídos”. Si lo hubiera sabido, me hubiera unido. No comparto la deriva de “Voz Populi” un digital, que puede “morir de éxito”. Si Cacho no recoge el testigo con mano fuerte y recupera las esencias. Se irá apagando lentamente. A mí no me apetece mucho comentar allí. En realidad ya en ninguna parte. Pues siempre es lo mismo, sin ver ninguna salida.
        Últimamente me apetece más You Tube, hay cosas interesantes, sobre cualquier temática.

      • Yo también escribo de vez en cuando ahí.

        Pero cada vez menos. Básicamente porque las restricciones de formato también lo hacen insoportable. Lo de los caracteres, los refrescos..

        Aquí podrían con 4 detalles mas hacerlo mucho mejor. Basicamente:

        1/Añadiendo una pestaña a la web dedicada a que nos pudierámos informar sobre los comentarios a los diferentes artículos. Poniendo una pequeña reseña del comentario.
        – con el título de la columna, el del comentarista y las 15, 20 primeras palabras. Y así los 10-20 últimos comentarios efectuados, en orden secuencial. Así si alguien, aquí hay foreros muy buenos, hace un comentario a una columna de hace dos meses podríamos verlo e interesarnos en ello
        – con el numero del comentario en el artículo.

        2/ Numerando los comentarios. Secuencialmente. Por lo que no necesariamente al ller de abajo a rriba o viceversa deberíamos de ver un orden estricto en su numeración. La numeración a los comentarios de los comentarios .. podría romper cierto orden.

        Pero siempre sabríamos rápidamente cual era el último comentario, simplemente buscando su número.

        3/ Los números que identificasen a los comentarios podrían ser de determinado color para los últimos 10 comentario. Por ejemplo, azules para los 7 últimos y de otros tres colores diferentes para el antepúltimo, el penúltimo y el último en ser escritos.

        Ello ayudaría aún mas.

        Pero no se hasta que punto nos tienen en ta suficiente estima.

        Un muy cordial saludo

  8. Claro que los suecos quieren acabar con el dinero en efectivo. Y todo porque en su frenesí de vincular el ciudadano directamente con el Estado en una total relación de interdependencia, consideran que realizar y recibir pagos es un servicio colectivo, como el ejército o la justicia y un tema de defensa nacional que creen que no hay que dejar en manos de gestores privados puesto que puede poner en riesgo al país en caso de guerra o de una crisis grave.

    En la era de la globalización en que estamos entrando muchos de los mecanismos o herramientas usados por los humanos desde hace milenios están en causa y en proceso de transformación o extinción. Uno de ellos la gestión de la propiedad y uso del dinero en metálico. En muchos lugares, el efectivo simplemente ha dejado de ser reconocido como moneda de curso legal.

    El problema es que las tecnologías que controlan la circulación segura del dinero digital están todavía muy lejos de haber alcanzado la excelencia y el cibercrimen es una amenaza real. Para ilustrarlo con una ficción distópica: un gran ciberataque a la banca origina una nueva crisis, millones de identidades son robadas y con ellas miles de millones de euros se esfuman de las cuentas.

    Con la obsesión por la seguridad, algunos bancos centrales ya están estudiando emitir moneda digital para permitir a cualquiera abrir cuentas en los propios bancos centrales. La idea es que la nueva moneda virtual sirva de complemento al dinero en efectivo y no para sustituirlo. No sabemos si los bancos comerciales sobrevivirían ante tal competencia al quedarse reducidos a la prestación de servicios, como préstamos, hipotecas y poco más. La escala del negocio se les reduce a los bancos. Las pocas entidades que logren adaptarse al universo fintech deben ser gigantes tecnológicos dominando el uso de algoritmos y robots.

    La tecnología ya ha dado de alta al billetero electrónico de moneda digital apoyado en aplicaciones para teléfonos móviles (ApplePay, SamsungPay, AndroidPay) con las que podemos enviar dinero fiat a otro usuario y hacer casi todo tipo de pagos a través de software que emula la tarjeta de crédito o débito de un comprador en su teléfono móvil.

    La Directiva PSD2 «Payment Services Directive 2» que entró en vigor en enero de 2018 en la UE, exige a los bancos permitir a los proveedores de servicio de pago a terceros (TTPs) el acceso a las cuentas de sus clientes ya sea para consultar información (PSIC) o para realizar directamente un pago (PSIP). O sea los proveedores de servicios de pagos tendrán acceso a la infraestructura de los bancos porque estos pasan a estar obligados a compartir la información financiera de sus clientes con las fintech y otros operadores rivales. Se acabó la privacidad.

    Esta nueva realidad promete revolucionar la forma en que 500 millones de europeos gastan dinero, captan financiación e invierten. En la banca tradicional, que durante mucho tiempo consideró los datos de sus clientes como «propiedad» suya, verdaderos agujeros negros a los que solo el banco y el tenedor de la cuenta tenían acceso, la forma de operar va a cambiar radicalmente.

    Por lo que parece probable que, con el tiempo, el dinero en metálico esté condenado a la extinción. Con el dinero digital la trazabilidad de las transacciones es total y el «big data» le da la pista a Hacienda de lo que tienes, de donde lo sacas y cómo lo gastas. El paraíso para las Montero. La privacidad de los ciudadanos reducida a cero también permitirá al mercado conocer sus gustos y hábitos de consumo y, por lo tanto, manipularlos. El paraíso para los Amancio Ortega.

    Drazen Prelec, del MIT, detectó picos de actividad en la región del cerebro conocida como la ínsula anterior que vincula sensaciones subjetivas desagradables, en experimentos con personas gastando dinero en efectivo. Sin embargo, al usar tarjetas, la actividad se reducía, aminorando el malestar producido por el pago. Con dinero de plástico la gente gasta sin recelo. Otra ventaja para Ortega.

    El objetivo de los sectores de producción y distribución es disparar el consumo, saturarlo, aun a costa de acabar con algo fundamental para la sociedad: el ahorro. Y utilizando una ingeniería social que cree que es posible manipular la economía con algoritmos de deuda para la adquisición de bienes perecederos. No inventamos nada nuevo, el ciudadano esclavizado por la deuda, «nexum» en la antigua Roma.

    La economía sumergida y la delincuencia se están adaptando rápidamente al nuevo prototipo que empieza a ser instalado en versión beta: las criptomonedas. La mafia ya está usando en sus operaciones este puro software P2P de dinero digital no fiat. Las criptomonedas, dinero sin respaldo de ningún activo y que depende de la confianza de sus usuarios, permiten hacer pagos al camello sin que Hacienda lo detecte. Por eso es previsible que los gobiernos terminen aboliendo su principal ventaja, el anonimato sin dejar un rastro, lo que las condenaría a la inutilidad para las transacciones bajo cuerda.

    El nuevo paradigma almacena un registro completo de lo que ganas, lo que gastas y cómo vives tu vida. Deberíamos reflexionar si realmente queremos la eliminación del dinero en metálico antes de que sea demasiado tarde. O quizá no, puede que sea una pérdida de tiempo y esfuerzo reflexionar sobre lo que deseamos que sea la sociedad del futuro. Nos la van a imponer de todos modos…

    • Hace mucho tiempo, cuando se desató la fiebre del bitcoin, después de ser una cosa curiosa en la red. Dije que si los estados detectaban cualquier clase de peligro de las criptomonedas al sistema establecido. Sencillamente acabarían con ellas. Pues perder el control sobre la moneda, es perder el poder.
      Ahí está EE-UU luchando por mantener una moneda basura fiduciaria, carente de respaldo real, que es inevitable su fin y la sustitución por el yuan. Donde nadie sabe, cuanto oro hay en Fort Knox (algunos dicen que queda calderilla) y ningún presidente se ha atrevido a auditar a la FED. Parece que el último presidente en pisar la FED fue Franklin D. Roosevelt y ordenó añadir el símbolo masónico de la pirámide truncada con el ojo de Horus, en todos los billetes de dólar. La FED institución privada en control absoluto del sionismo jázaro, que no son semitas.
      Lo cierto es que todo el mundo está acumulando oro y plata. Menos España, que se sepa. Después de la ominosa venta de las reservas de oro a precio de calderilla, de ZP y Solbes. Lo de Negrín fue peor. Y el PSOE se atreve a reirse y hay quién le ríe la gracia por el “oro de Moscú”. Se sabe que el mayor comprador del oro de ZP fue Rusia, Curioso.

    • “La privacidad de los ciudadanos reducida a cero también permitirá al mercado conocer sus gustos y hábitos de consumo y, por lo tanto, manipularlos”.

      Ese es el único objetivo de poner fin al efectivo, el control absoluto sobre la población, lo conocerán todo desde la pasta de dientes que usas hasta el último café que te has tomado, donde, a qué hora y hasta con quien.

  9. Ah…el implacable LEVIATAN DIGITAL y su oscuro ‘credo dataista’, la más acabada forma de control y dominio del ciudadano.

    Será un festival…los clérigos-funcionarios elevados a categoría de semidioses acompañándose de su derecho administrativo NEOPOLICIAL dándole a las teclas…se lo van a pasar pipa destruyendo millones de vidas.

    • Monitorizados 24 hrs al día 7 días a la semana 365 días al año.

      Los villarejos del futuro van a ir cachondos perdidos, porque serán esos probos funcionarios españoles, siempre impunes, epicentro de la corrupción nacional a decir de Alaya, quienes manejen nuestros datos.

      Y así habremos alcanzado el shangri-la de la democracia ficción, habiendo invertido los términos fundacionales evocados por aquellos primeros constitucionalistas, que rezaba que ‘el Estado debe ser trasparente y el ciudadano tener derecho a la privacidad’…..

  10. Hace algún tiempo que se está planeando retirar el dinero de la circulación del dinero en Dinamarca y sustituirlo por tarjetas de crédito/débito. Es un arma de doble filo. Lo bueno, impide el fraude en las profesiones liberales. Pero el poder o el ojo de Horus sabe, en que nos gastamos el dinero.
    La autonomía canaria ha puesto una deducción sobre los gastos en odontología. Pero las facturas han de abonarse con tarjeta crédito/débito.