Al teletrabajo se le han colocado algunos adornos que han contribuido a maquillar y distorsionar la realidad. Todo puede empezar cuando tu empresa te regala un móvil o un portátil con un sinfín de aplicaciones, un bonito gesto con el que te están atando la pata a la mesa. El llamado trabajo online puede significar la supresión de la división de tiempos, entre el ocio y el tiempo obligado, entre la vida privada, personal y familiar y la vida laboral. La conversión del tiempo de ocio a un tiempo obligado está a golpe de clic, como ya experimentaron y experimentan muchos que se dedican a esto del teletrabajo, y que se entiende con frecuencia de un modo bastante exótico.

El Acuerdo de marco Europeo lo describe como una prestación, que emplea las tecnologías de la información y la comunicación online con el trabajador y con el cliente, que se realiza lejos de la sede de la empresa o institución, con la que se tienen vínculos contractuales. Se trata de una prestación, nos dicen, que pretende una mejor conciliación laboral y familiar, y que no busca que el trabajador “caliente la silla”, sino que cumpla objetivos. Hasta aquí las bonitas palabras e intenciones. La realidad es bien distinta, aunque la percepción que se tiene del asunto también está bastante distorsionada.

Con el teletrabajo se trabaja más y frecuentemente con más estrés. Horario flexible, jornadas interminables, atención permanente al cliente o al jefe, cierre continuo de asuntos de “última hora” y un garantizado dolor de cervicales

El otro día, una cajera le comentó a un cliente que debía conocer: “Qué suerte, estos días sin ir al cole”. Parece que eso del teletrabajo es no trabajar o trabajar menos. Cuando la realidad es justo lo contrario, además de que se tiene que trabajar de otra manera, se trabaja más y frecuentemente con más estrés. Horario flexible, jornadas interminables, atención permanente al cliente o al jefe, cierre continuo de asuntos de “última hora”, y un garantizado dolor de cervicales.

Podríamos analizar cualquier trabajo de cualquier sector, pero me centraré en la educación, algo que no solo afecta estos días a miles de docentes de todas las etapas y niveles, sino también a los estudiantes, así como a sus familias. El teletrabajo empuja una serie de inercias que dificultan una buena planificación y los esperados y correctos resultados.

Se ha impuesto la educación online, no queda otra. ¿Qué hace la Administración? Como en cualquier otro asunto, no existen realidades lineales y uniformes, tampoco se puede generalizar, cada consejería de educación ha tomado sus medidas. Pero si tuviéramos que destacar dos líneas de actuación, lo resumiría en la infradotación de recursos instrumentales y formativos, y en la presión fiscalizadora. La formación se plantea y desarrolla desde un enfoque meramente tecnicista, como si eso de adquirir destrezas, habilidades, o si quieren competencias, es algo que se consigue de hoy para mañana, donde lo prioritario es el manejo de herramientas, aparatos y programas.

Este planteamiento y ejecución olvida que la educación online no sustituye en lo esencial a la educación, sea presencial o no, que consiste en conocer unas materias y en las obligaciones del profesor, lo que puede derivar en múltiples, diversas y complejas interacciones. Sumemos a estos despropósitos el interés administrativo por “saber lo que hacen los profesores”, como si la fiscalización del trabajo, que es necesaria pero no con más trabas y papeleos en los que se exigen pruebas e informes, sino en el seguimiento de los procesos de intervención, así como en sus resultados.

Esta carencia de formación o formación errónea obedece entre otros motivos a que la administración y los gestores y directivos de los centros escolares han pensado más en la extensión de certificados que justifiquen la burocracia ,sus estándares, sus inspecciones, o bien porque estos responsables nunca estuvieron en un aula o dejaron de estarlo hace mucho tiempo, lo que hace imposible que conozcan las verdaderas necesidades y su incompetencia. Añadamos a lo dicho la carencia de recursos útiles y sencillos para asegurar esta educación, tanto en sus conexiones y aparatos, como en los programas que se necesitan. La orientación metodológica, un seguimiento de los docentes en su trabajo y sus objetivos, están siempre por delante del mero uso instrumental de cualquier herramienta. Una tutorización que no se reduzca a la inspección y la exigencia de inútiles informes sobre lo que se hace, sino en un práctico acompañamiento y asesoramiento.

Hans Christian Andersen, allá por mediados del siglo XIX escribió “El traje nuevo del emperador”, un cuento de hadas danés que se conoció como “El rey desnudo”. Cuenta que llegado el día de la fiesta, el rey se vistió con el supuesto vestido y montado en su flamante caballo salió en procesión por las calles de la villa, la gente conocedora de la rara cualidad que tenía ese vestido callaba mientras veía pasar al rey, hasta que un inocente niño exclamó en voz alta y clara “el rey va desnudo”. Entre los que estaban en el desfile empezó a correr la voz, y los murmullos se repetían “el rey va desnudo”, “el rey va desnudo”. Cuando fueron a buscar a los pícaros al castillo, ya habían desaparecido con el dinero, las joyas y las sedas que se les había entregado para confeccionar el vestido del rey.

Organización de clases con Teams, Zoom o Collaborate, diseño de actividades por Edmodo o Socrative, visionado con EdPuzzle, que se para en determinados momentos para contestar las preguntas o enfatizar asuntos, grupos de trabajo colaborativo, trabajo por proyectos, gamificación, dinámicas con visual thinking uso de las redes sociales, plataforma gratuita educativa de blended learning con classroom, y así podríamos continuar sin fin, pero las telas, joyas y sedas que dicen que se manejan y pregonan los gurús de esto, quedifunden las compañías tecnológicas y que exhibe la administración, solo visten un rey desnudo.

La experiencia de confinamiento impuesta y la pandemia del teletrabajo puede ser una oportunidad para testar la pertinencia de la educación online, no como sustitutiva de la educación presencial, pero sí como complemento. Enrique Dans sugiere que es buen momento para “plantearse experimentos, probar herramientas y tratar de proporcionar a nuestros alumnos una experiencia lo mejor posible, comparable con las expectativas que les habíamos generado cuando empezaron sus programas”. Ninguna crisis nos ha dejado como estábamos, o la cosa empeora o mejora, prefiero apostar por una esperanza activa, con un movimiento que tenga brújula y norte.

Foto: Victoria Heath

Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

2 COMENTARIOS

  1. No recordaba el cuento pese haberlo leído de niño, tampoco cuando he leído innumerables veces «el rey va desnudo». Es extraño el motivo por el que mi memoria lo había olvidado, o eso creía, sin embargo siempre comprendí su significado, o no totalmente. Quizá nunca haya querido ver la realidad por ser demasiado evidente.

    Los profesores online podrían organizar una visita guiada al zoológico de la irrealidad con sus alumnos para que no les suceda lo mismo que a mí.

    Desde el ordenador tomarían de la mano a sus alumnos más pequeños llevándolos hasta la cocina de su casas para escoger la fruta preferida de los animales enjaulados que van a visitar.
    Con las manzanas, zanahorias, plátanos, bananas, cambures, mangos o aguacates escogidos se acercarían al hasta el televisor y lo conectarían para comenzar la visita, con el mando de la televisión en la mano irían visitando a los animalitos aplastando la fruta contra la cara del animal preferido, si es un gorila bolivariano se le arrojaría un cambur, si es una monita vieja de culo rosáceo una manzana, si es una chimpancé de labios gruesos una banana, si es una llama de la Pampa unas hojas de papel con los garabatos de una tesis, si es un ñandú que esconde la cabeza bajo el ala unos espárragos, y si es una vizcacha el manifiesto comunista de los montoneros populistas.

    Que gran lección de zoología práctica para aprender anatomía humana. Luego les explicarían lo que es una guerra de verdad: no hay comida, ni electricidad, ni agua, ni calefacción, posiblemente ni casa, y la aventura de buscar comida te puede costar una violación o la vida.
    Los valientes van a luchar al frente para defender a los ancianos y niños, y los cobardes se esconden en sus casas esperando cagados de miedo que no venga un virus o una partida de nazis que los mate o los mantenga encarcelados voluntariamente en un campo de concentración como Althusser para terminar estrangulando a la mujer tras imaginarse por escrito el mundo ideal.
    En realidad basta con enseñarles a leer, pensar y discutir, y mantener alimentados a los animales de la tele e internet.

  2. Sobrevuela en este en mi opinión prescindible artículo, los lugares comunes y tópicos: en particular, el del empresario cabrón y explotador, y el de los docentes buenísimos y entregadísimos. Todo muy socialdemócrata. En fin.

Comments are closed.