Una periodista ha compartido su opinión sobre las inconsistencias del mercado laboral y de la oferta educativa. Azahara Palomeque se queja de que ella tiene “cinco títulos universitarios”, pero el mercado laboral no responde a sus expectativas.

Publicidad

Esas expectativas no son suyas, cuidado. Nos lo advierte en un interesante hilo de Twitter, en el que da curso a su “rabia contenida” al despertar del “sueño que nos vendieron”: “Estudia, y llegarás lejos”.

Yo, que soy periodista como Azahara, cuando leo esas terceras personas del plural (“nos vendieron”), siempre me pregunto: ¿quiénes son ellos? Por suerte, ella misma nos da la respuesta: son sus padres, y la generación de sus padres. Ellos tenían claro que la “clase trabajadora” (sintagma nominal que demuestra que ha estudiado), no puede progresar por las escalas del poder o del dinero. Para quien no tiene otros asideros, la educación es la vía más segura para cumplir el sueño de una vida desahogada, quizás hasta opulenta; por qué no.

En cierta ocasión entrevisté a Cédric Villani, un genial matemático francés. Él me explicó que las universidades de toda Europa no son capaces de formar el número suficiente de matemáticos que necesita el mercado laboral

Sobre ella recaen las esperanzas de mejora de los reformistas. Sobre sus aulas se proyectan los deseos de cambio social de quienes no confían en la autonomía de la sociedad, y quieren que sus perfiles se ciñan a su boceto. Desde Helvetius, la educación ha sido el instrumento ideal para la erección del nuevo hombre.

Más modestamente, sobre la educación se han volcado las esperanzas de progreso de generaciones de padres; de alumnos también. Digamos ya que son esperanzas fundadas. Desde la revolución industrial, la generación de valor ha pasado del ámbito físico al intelectual.

Si hubiera de resumir la historia económica de los últimos tres siglos, sería el paso de los bienes a los servicios. Y de la economía material a la intelectual. Siempre, claro, que no nos lo tomemos demasiado al pie de la letra. Esa economía, la que ha emergido en estos siglos, la que despertó en Adam Smith la pregunta de cuál es la naturaleza y la causa de la riqueza de las naciones, la que elogió Karl Marx en su Manifiesto comunista, esa economía que, según Hayek, mejor recoge y utiliza el conocimiento disperso por toda la sociedad, es la economía capitalista. Y sí, es una economía basada en el conocimiento.

Pero el capitalismo, el capitalismo-realmente-existente, le ha fallado a Azahara. Licenciada en Periodismo por la Universidad Carlos III, de Madrid en 2009, fue arrojada al mercado laboral cuando éste estaba en pavorosa caída.

Quizá en parte por eso, Azahara continuó con sus estudios. Master of Arts en Luso-Brazilian Studies por la University of Texas, en Austin. Master of Philosophy en Hispanic and Latin American Studies. Y, por fin, Doctor of Philosophy merced a una disertación doctoral con el siguiente título: “Transatlantic Memories of the Spanish Civil War: Cultural Imperialism, Politics of Solidarity, and Resistance in Spain and Latin America (1936-1978)”, bajo la dirección de Ángel G. Loureiro.

Según la descripción de la tesis, es una investigación sobre los discursos de la izquierda sobre la relación de España con sus antiguas colonias. Tiene todos los elementos correctos: 1) La izquierda como lugar del pensamiento, la 2) memoria como factor del 3) activismo. Una 4) visión crítica de la hispanidad, identificada como cultura occidental y por tanto 5) imperialista. Y el papel de la 6) gloriosa Revolución cubana.

Con todo ese bagaje, su licenciatura, su MoA, su Princeton y su doctorado, el mercado laboral, que será laboral pero es mercado, le da la espalda. Ella ha hecho su parte: ha estudiado en profundidad los discursos izquierdistas del exilio y su interacción con otros intelectuales, también izquierdistas, de América. ¿Dónde está la contraparte? ¿Dónde está su fabuloso desarrollo profesional?

Para empezar, trabaja para instituciones del prestigio de CTXT y La Marea, de modo que quizás no tenga tantos títulos para mostrar su enfado. Pero claro, los periodistas no cobramos en prestigio.

¿Cuál es el problema? Nos lo dice Azahara: “Me parece que la raíz del discurso de Ana Iris Simón está precisamente ahí, en el cuestionamiento de la meritocracia”. Pues “el mito-timo generacional ha sido la universidad”. “Casi todos hemos concebido la educación como una inversión, y hemos recogido muy pocos beneficios de ella”.

El problema no es la educación. No es la Universidad. Es el mercado laboral. Lo que hace la educación superior es lo adecuado, el mercado laboral es el culpable de no retribuir a Azahara y a otros licenciados ¡o doctorados!, como ellos creen que deben.

Azahara ha estudiado humanidades, pero por lo que veo no se ha formado en esa rama que intenta explicar cómo se genera y distribuye el valor. No sabe que el origen del valor está en los consumidores; que si vivimos en una economía del conocimiento es porque lo han querido ellos. Y que la recompensa no está relacionada en absoluto con el mérito, da igual con qué baremo queramos medirlo, sino con la contribución al valor de lo que quieren los consumidores; ya sea directamente, ya en uno de los pasos intermedios que van desde los estadios más alejados de la producción, a los más inmediatamente cercanos a ese consumo. Es el valor añadido, Azahara, lo que se remunera. No el mérito. La meritocracia es posible bajo un régimen como el de Hitler o Stalin. E incluso en estos casos su triunfo es discutible. Quizás lo haya logrado la Revolución cubana, pero tampoco le arrendaría la ganancia.

No es un caso único. Muchos de su generación, de la mía, y de las anteriores, le otorgan un valor mágico a la universidad. Como si el origen de todo valor procediera de ella. Cuando lo que se trasluce en miles y miles de quejas como esta es el fracaso de esa institución en crear profesionales que demande la sociedad.

En cierta ocasión entrevisté a Cédric Villani, un genial matemático francés. Él me explicó que las universidades de toda Europa no son capaces de formar el número suficiente de matemáticos que necesita el mercado laboral. Así como es posible que, quizás, acaso, no haya una demanda enorme de expertos en los vericuetos de los discursos izquierdistas del siglo XX, sí hay una demanda permanentemente insatisfecha de matemáticos que sepan poner en marcha la actual revolución tecnológica y económica, que es la de los datos. De modo que no, no es el mercado el que falla, sino una institución, la universitaria, manoseada por los políticos y, por tanto, fracasada.

Su abuelo era un “republicano de Azaña”. Mi bisabuelo era amigo personal de él, y quizás tuviera algún papel en su entrada en la masonería. Se llevó esos secretos con su última exhalación en el Madrid de los últimos días de la República, así llamada. Lo que me enseñó esa rama de mi familia es que no se debía volver a los enfrentamientos de antaño. Y que debemos valorar las instituciones que nos permiten vivir en paz a quienes pensamos de un modo diferente. Quizás esas lecciones no le hayan llegado a Azahara, que toma las críticas como demostraciones de “odio”. Es posible que haya quedado al abrigo del debate, del encuentro con pensamientos distintos del suyo, en esas universidades que le han arrojado a CTXT.

En definitiva, su “insoportable frustración” es tal que quemaría el 90 por ciento de sus créditos universitarios, pero se quedaría con el otro 10 por ciento, “que me sirven para entender mejor el mundo”. Pues son esos, precisamente esos, los que debería quemar.

Foto: Honey Yanibel Minaya Cruz.


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Become a Patron!

21 COMENTARIOS

  1. Tengo la sensación de que este mes de agosto se está metiendo un acelerón a los planes totalitarios globales y que hay una extraña y muy precisa sincronización con las barbaridades que perpetra su Fraudulencia.

    • No le quepa duda Sánchez tenía el manual desde el minuto uno, lo que nunca entendió Rivera, Arruinadas si, es que el plan consistía en quebrar la nación para cambiar la economía. Parece que ya hay gente que empieza a entender que el objetivo de Sánchez era quebrar la nación como vengo advirtiendo desde la moción de censura, , ya es evidente hasta para el más tonto.
      Eso de organizar un concierto para luego encerrar a jóvenes que ni tan siquiera habían asistido o eran positivos es quizás una de las pruebas más claras que siguen un guión perfectamente diseñado. Todo ose cumple paso a paso.

      El problema es que ese plan hasta que se vuelva a reajustar la economía de la mayoría van a ser muchos años de miseria y totalitarismo.

      Cualquier persona que siga hoy el discurso oficial solo puede ser por tres motivos, porque se ha montado en el carro, porque es tonto o porque tiene el síndrome del idiota maltratado.
      Pues ya verá cuando llegue casado, si llega, todo está todo permitido si no se desvían del guión, pues eso, si llega Casado no va a hacer bueno a Rajoy, va a hacer bueno a Sánchez.

      Un saludo.

      Aunque hay algunos que aún lo dudan.

        • Aunque tiene un muro, solo apto para suscriptores… se entiende perfectamente por donde van los tiros con sólo ller el titular y las 4 pimeras frases.

          Aún asi me preocupa, como ya le comenté en otra columna, la querencia de VOX a también querer chupar rueda de esa mentira. Como con Espinosa de los Monteros aceptando lo del CO2, y la necesidad de del trasvase para que se permitieran cultivos que nos alivairían de nuestra carga climática.

          Si quiere el trasvase, y lo quiere en Valencia y por coherencia lo ratifica en Zaragoza. Pues vale. Pero a veces necesitan adornarse de unas gilipolleces que la verdad, me generan una desconfianza que me aterra.

          Un cordial saludo

  2. Parece que Dios está echando una mano a los «escépticos» que dudan de los malos.

    Informe CDC USA, en el brote de Covid tras una concentración lúdica se comprobó que el 74% de los contagiados tenían la doble pauta de vacunación, cuatro 80% de los cinco fallecidos entre el medio millar de contagiados tenían la doble pauta completa.
    (Noticia oficial difundida en diverso medios de EEUU)

    Periódico «Faro de Vigo» 31-07-2021.

    «Más del 90% de los ingresados por el virus en Medicina Interna tienen la doble pauta de vacunación».

    The Epoch Times» 07-08-2021

    «Mayoría de los ingresados por COVID-19 en hospital de Israel están totalmente vacunados, dice médico»

    Podría seguir hasta aburrirme, pero el telediario de las tres (conocido como el mentiroso desinformado) y Pedro Chota dicen que es bueno vacunarse. Erre que erre, decía mi abuela, no cejan en el empeño ni aunque tsunami de la realidad les tire el chiringuito.

  3. La Universidad está tan degradada científicamente que cualquier chorrada sin pruebas, lanzada por entidades mafiosas, se adopta como verdad a difundir entre los estudiantes sin discusión. A los estudiantes se les ha enseñado a no cuestionar nada que venga de la ONU. Lo escandaloso es que nadie ha demostrado el origen humano de ningún cambio climático. Los periódicos son tan culpables como la Universidad en esta degradación del conocimiento.

    «Los científicos del clima de la ONU: «El origen humano del cambio climático es inequívoco e indiscutible»»
    https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/medio-ambiente/2021/08/09/610fbec9fdddff66448b4581.html

    • Porque esas entidades mafiosas de las que usted habla, tomaron al asalto hace años los centros de cultura y por supuesto los medios de comunicación de masas. A partir de ahí, era más fácil todo, solo quedaba formar a las nuevas generaciones en el sentimentalismo sin ningún tipo de asidero racional. Estas nuevas generaciones están convencidas de que salvan el mundo todos los días precarizando su vida. En cuanto a la calentología es una de las nuevas religiones inmanentes necesarias para mantener el cotarro, otra de reciente aparición es la vacunismo. La diferencia fundamental entre las nuevas religiones inmanentes y las trascendentes, es que son compatibles entre sí, es decir un musulmán no puede ser cristiano, pero un calentólogo sí puede ser vacuniano. Otra diferencia es que sus dogmas de fe son cambiantes y las variaciones no son consideradas herejías, porque no hay una verdad única. Los vacunianos por ejemplo, en un periodo de tres meses, han creído y defendido con ardor cuatro cosas diferentes, todas ellas válidas según el dogma.

      • Después del certificado Covid vendrá el dinero digital con cartilla de racionamiento de carne roja, al pagar en caja sonará una alarma avisando que has sobrepasado el límite de carne permitido, y a comprar hamburguesa vegana SanaBill, lo mismo pasará al llenar el depósito o comprar un billete de avión

        Hay algunos orgullosos de su «certificado» que aún no creen que esto pueda suceder, ni tan siquiera son conscientes de ser ellos mismos los protagonistas voluntarios del nuevo totalitarismo.

        • Lo de la cartilla de racionamiento de carne lo veremos pronto. Primero será voluntario, pero a continuación será obligatoria o mejor, se inventarán alguna forma de coaccionarte como con las vacunas. Desaparecerá la carne en los menús de los colegios públicos y de cualquier organismo oficial. Se venderá como una medida imprescindible para combatir el cambio climático y le pondrán un nombre en inglés para hacerlo guay.
          La verdad me dicen esto hace dos años y pienso que me interlocutor está como una cabra, pero visto lo visto, apostaría por ello.

          • Es la forma clásica de distribuir la riqueza hasta las manos de los mismos de siempre,

            No van a cejar en el empeño, la tecnología les permite implantar el «comunismo invisible» sin que paria de la tierra se entere que lo acaban de sodomizar.
            Yo espero que la quiebra y la miseria llegue antes a Europa, es lo único que nos puede salvar, o eso o la sangre, no hay otra

            Creo que Benegas no me demandará por plagiar «invisible».

  4. Quizás, no está bien planteada la carrera. Me explico, haces una carrera empiezas a trabajar y entonces te das cuenta que del tema x no tienes casi ni idea, por tanto haces un máster. Si hablamos de ciencias el cambio es continuo y de poco sirve lo que hiciste hace tropecientos años porque las leyes han variado hasta 3 años.
    Ahora existe la manía de haber hecho 1 año como mucho 2 de universidad y después un máster para colocarse. No para aprender ni porque se necesita.

  5. Hace unos días buscaba en ese cajón desastre que es internet información sobre los soldados españoles repatriados de la guerra de Cuba, quería indagar como habían sido recibidos a su vuelta los debilitados enfermos y cargados de enfermedades contagiosas por los mismos españoles que aplaudían a los sanitarios en los balcones. Hurgando a tientas en el revuelto cajón me encuentro a una pareja de turistas explicando una placa conmemorativa en un vídeo de viajes relacionada con mi búsqueda. La pareja de raza progresista y aspecto «poligonero» devenido en «cultureta» explicaba el texto de la placa que tenía delante de sus narices.

    La comprensión lectora e ignorancia histórica avivadas por la influencia ideológica y la colaboración inestimable de un alcalde del PP le llevó a interpretar lo siguiente, «este monumento representa a «las doce rosas» que ayudaron a los soldados que en 1898 se fugaron de la guerra de Cuba». Ahí es ná, llamar a los soldados repatriados tras la firma del tratado y fin de la guerra, «fugados» y a las mujeres y niños que los socorrieron «chequistas socialistas». Esto es de un alcalde del PP para que conste en acta, ojo cómo están las cabezas, «las doce rosas»

    Voy a repasar la lista de los reyes godos y virgencita que me quede como estaba. Señor, no me hagas progre, te lo ruego.

    P.D. Al final cerré el cajón desastre malhumorado y mire en la estantería. La España del PSOE y PP es tan parecido a la de 1898 que uno se asusta, y eso que yo paso del Covid más que del vómito negro o la fiebre amarilla.

  6. Esa chica no ha estudiado cinco carreras universitarias, ha pasado el tiempo en cinco chiringuitos. No es lo mismo. Dicho esto, la universidad española es una mierda, tomada desde os tiempos del tardofranquismo por la izquierda. Hoy he leído que Educación impondrá en las matemáticas la perspectiva de género y que en el currículo de lengua extranjera lo importante es la «autoconfianza», «empatía», «interculturalidad» o «valores ecosociales y democráticos». Si no queman los institutos y universidades (en sentido figurado por Dios) que luego no se quejen, con sus cinco «master» en resiliencia.

    • Según una encuesta el ochenta por ciento de los españoles quieren ser funcionarios. Yo supongo que el resto estará compuesto de un 15% que desean ser recomendados para trabajar en un chiringuito progre, sea éste periódico, fundación, asociación, ONG …, y el 5% que sobra serán «empoderados» emprendedores a tiempo parcial.

      Hace unos días pensaba sobre la diferencia entre los universitarios de los ochenta y los actuales teniendo en cuenta sólo a personas conocidas y cercanas.

      Recuerdo que los buenos estudiantes de entonces antes de terminar la carrera recibieron ofertas de trabajo que aceptaron al concluir sus estudios de empresas de distintas partes del mundo, sobre todo estadunidenses, biólogos, físicos, ingenieros, etc eran seleccionados por sus capacidades antes de concluir sus estudios.

      La siguiente generación que conozco de cerca, hablo siempre de personas capaces que han destacado en sus estudios, se han decantado por buscar trabajo en organismos internacionales, sea éste la ONU, UE, OMS, etc tras pasar por varias universidades de prestigio tanto en Europa como EEUU, le.puedo asegurar que todos tienen una pedrada progre en la cabeza, y que en ocasiones, a pesar de sus capacidades demostradas procuro evitar cualquier punto de vista que pueda alterar su el mundo de yupi imaginado por el «buenísimo» que nos conducirá al conflicto y la miseria.

      Es como si de repente hubieran dejado de ser hombres libres para ser «buenistas resilentes».

      Cuando me apetece prescindir de la diplomacia y divertirme un rato aprieto el botón de reseteo con cualquier ocurrencia y se vuelven locos llenos de ira por un simple punto de vista que desarma su idiotez emocional.

      • Amigo Henry. No es malo que la gente en España quiera ser funcionario, viendo cómo está el mercado laboral empresarial en el país. Lo malo es que hay mucha gente que vive de lo público ( y no son funcionarios) y a la sombra del dedazo de los políticos: agencias, observatorios, consorcios, empresas públicas, fundaciones, televisiones autonómicas y locales, periódicos, etc. No hay que confundir a los funcionarios de carrera (que de esos no hay tantos como dicen) con los «empleados publico» y los que viven de «lo público».

        • A mi si me parece malo, lo que no quiere decir que tenga ninguna inquina contra los funcionarios.

          Considero que el estado debe integrar personas capacitadas en sus organismos siempre y cuando éstos cumplan la función de incentivar y facilitar el desarrollo social y económico de la nación.
          Esto en la actualidad está supeditado a decisiones políticas que por decirlo de alguna manera diré que son contrarias a los objetivos óptimos de la organización estatal.

          Si veo mal que el 80% de los jóvenes españoles quieran ser funcionarios es porque es algo que demuestra miedo, miedo a vivir, miedo a hacer, miedo a innovar, miedo a arriesgar, y el terrible hecho de que la juventud tenga asumido como normal que en la sociedad que vive es muy complicado ganarse la vida generando riqueza por sí mismo.
          No me parece mal que alguien desee ser maestro, médico, militar, al contrario, me parece estupendo que el estado se nutra de personas con vocación formadas en la excelencia. Lo que me parece mal es que el 80% de los jóvenes tengan miedo a vivir en una sociedad regulada y obstaculizada por funcionarios que no les permite crear riqueza en libertad.

          Un cordial saludo.

    • Muy cierto lo que dice. La tal Azahara (que no Medina) se creía que sus amigos progres profes de universidad la iban a enchufar en alguno de sus múltiples chiringuitos. No, Azahara, esos chiringuitos están para gente de otro nivel, porque en el establishment universitario progre (y en el no progre también) hay clases. Están los siervos y los señores. Si no te colocan eres siervo y que te vayan dando. Lo más esperpéntico es que algunos siervos (y siervas) hacen como dicen los catalanes: la p.t. y la ramoneta.

  7. Lo primero que debe entender la gente es que la Universidad actual está diseñada para generar esclavos. No en vano ha adoptado el dogma anticientífico de la sostenibilidad y de las agendas políticamente correctas. Es decir, se destina mucho tiempo, dinero y esfuerzo para conseguir que la Universidad sea cada vez más inútil para la vida sana e inteligente.

Comments are closed.