Una de las falacias que ha cobrado fuerza durante la Gran Recesión ha sido la peculiar y dogmática explicación de la “desigualdad”. Según éste enfoque, el problema es que mientras el 99% de la población ha sufrido una importante reducción de ingresos, el 1% los habría incrementado o, cuando menos, mantenido. Pero, dado que doblegar a ese poderoso 1% de aviesos multimillonarios, grandes rentistas y magnates entraña mucha dificultad, las administraciones pospondrían este objetivo para el largo plazo (es decir, ya se verá). A corto, ponen el foco sobre las “desigualdades” dentro del 99% restante de la población.

Así, tal y como advierten los que defienden las políticas fiscales como  herramientas básicas de reequilibrio, el enemigo a batir en España sería un tipo de familia formado por una pareja con dos hijos y unos 4.416 euros de ingresos brutos, porque esta unidad familiar entraría dentro del 50% más rico de la sociedad. Sus ingresos serían tres veces superiores a los de la mitad inferior de ingresos (unos 1.465 euros) y 9,1 veces superiores a los que obtiene el 10% menos desfavorecido (485 euros).

Toda la retórica pretendidamente empírica que se ha establecido en torno al mantra de la “desigualdad” está destinada a ocultar los verdaderos problemas de fondo

En realidad, toda la retórica pretendidamente empírica que se ha establecido en torno al mantra de la desigualdad está destinada a ocultar los verdaderos problemas de fondo y evitar que el ciudadano formule preguntas incómodas. Mientras se señala a los ricos, a los magnates, a los aviesos especuladores y, finalmente, a las clases medias como responsables indirectos del empobrecimiento de muchos, se oculta que uno de los principales agentes generadores de “desigualdades” son las Administraciones Públicas.

Casi la mitad del Producto Interior Bruto tiene un solo dueño

Ríanse de los grandes y maléficos magnates, de los siniestros especuladores. Son unos enanos en comparación con el verdadero campeón del acopio de ingresos: el Estado. Nadie en ningún país desarrollado puede emular el poder de un puñado de políticos que deciden el destino de cientos de miles de millones de euros cada año. Si además, por ejemplo, sumáramos las familias políticas europeas y la riqueza que controlan, nos percataríamos de que son éstas las que manejan unos ingresos completamente inalcanzables para el más voraz de los magnates.

Ríanse de los grandes y maléficos magnates, de los siniestros especuladores. Son unos enanos en comparación con el verdadero campeón del acopio de ingresos

Así es, en el mundo desarrollado, es el Estado quien detrae casi el 50% de los ingresos de cada sociedad, es decir, más de la mitad de la renta total va a parar a manos de políticos y burócratas: la gente trabaja de media seis meses al año para el Estado. Se supone que estos impuestos se redistribuyen equitativamente mediante servicios y prestaciones. Pero esta es solo la teoría; en la realidad, como dice el refrán, quien parte y reparte se queda la mejor parte.

La verdadera bestia de la desigualdad que políticos y expertos alimentan

Lo que ha puesto de relieve la Gran recesión es, en efecto, que existe una “desigualdad” creciente, pero no sólo entre los multimillonarios y quienes no lo son, sino entre quienes trabajan para el sector privado y quienes se encuentran, de un modo u otro, en la órbita de la Administración. Los primeros han sufrido un fuerte reajuste, y en la mayoría de los casos no recuperarán, ni de lejos, los niveles de renta previos a la crisis. Por el contrario, el ámbito relacionado con el sector público soportó una pérdida de poder adquisitivo más bien coyuntural, de modo que, tras diez años de recesión, se han invertido las tornas. Hoy el sector público genera unos ingresos medios sensiblemente superiores al sector privado.

Lo que ha puesto de relieve la Gran recesión es que existe una “desigualdad” creciente, pero no sólo entre los multimillonarios y quienes no lo son, sino entre quienes trabajan para el sector privado y quienes se encuentran en la órbita de la Administración

¿Cómo es posible que un Estado que supuestamente ha de contrarrestar la desigualdad mediante nuevas y venturosas políticas fiscales sea en realidad uno de los principales generadores de desigualdad? Precisamente porque la excesiva recaudación de impuestos responde a unos gastos que, en gran medida, son innecesarios para la sociedad: sólo útiles para políticos y burócratas. Y también porque la acción política establece fuertes barreras de entrada a la economía que, paradójicamente, empobrecen a la gente corriente y enriquecen a quienes disponen de más y mejores recursos para sortear esas barreras. Unos agentes que casualmente se encuentran muy cercanos al poder político.

La desigualdad no es un problema económico sino político

Es bien conocida la tendencia de los gobiernos hacia un abultado déficit público y hacia la acumulación de deuda. Pero, al contrario de lo que pregonan ciertos expertos, el problema no es que el Estado recaude poco o mal para financiar unos gastos necesarios. En realidad, ni la solución al déficit pasa por subir impuestos, ni por reestructurar la política fiscal hasta dar con una solución milagrosa: el problema no es económico sino político.

La clase política, los burócratas y los expertos tienen intereses propios, que son diferentes a los de la sociedad

Por definición, la recaudación del Estado siempre será insuficiente porque, ante un aumento de ingresos públicos, los gobernantes tienden a reaccionar gastando todavía más. Como la Reina Roja en Alicia a través del espejo, los recaudadores deben correr cada vez más deprisa… para mantenerse en el mismo lugar. El motivo es simple: la clase política, los burócratas y los expertos tienen intereses propios, diferentes a los de la sociedad.

Ayúdanos a seguir desmontando tabúes y arrojando luz sobre temas deliberadamente ignorados. Sé nuestro pequeño mecenas voluntario.

La idea de que quienes se encuentran en la órbita de la Administración tienden a anteponer sus intereses a los del público fue expuesta por el economista norteamericano William Niskanen en su ya clásico Bureaucrats and politicians (1975). En ausencia de controles externos eficaces, los burócratas muestran una fuerte inclinación a maximizar el presupuesto del que disponen, pero no necesariamente a mejorar la calidad de los servicios prestados.

Quienes dirigen los organismos públicos se interesarían por su propio bienestar, que incluye el sueldo, otras gratificaciones y prerrogativas, el tamaño y la calidad de sus instalaciones, el número de subordinados…; en definitiva, el poder del que gozan y exhiben. Y todo esto solo puede crecer si aumenta el presupuesto público. Los burócratas manifiestan una clara preferencia a gastar en todas aquellas partidas que expandan el tamaño de la administración: creación de observatorios, de organismos que supuestamente controlen a otros organismos, de servicios para realizar infinidad de informes que, claro está, recomendarán gastar más y crear más y más burocracia.

Los políticos también se alimentan del gasto público creciente pues permite multiplicar órganos administrativos que, aunque tengan una utilidad dudosa, sirven para colocar a los militantes del partido, amigos y familiares. También permite expandir sus redes clientelares y subsidiar a multitud de activistas en favor de causas diversas… que pueden proporcionar votos. Al final, el beneficiado de las milagrosas políticas de gasto no es el ciudadano común, mucho menos el más necesitado, sino los políticos, los burócratas, los activistas y todos aquellos que revolotean alrededor del Estado.

El término “elusión fiscal” sirve para establecer un nuevo tipo de delito: el delito moral. Así, desde el poder, y aun sin justificación legal, el contribuyente díscolo puede ser perseguido

Esta dinámica conduce también a una marcada asimetría en la evolución de impuestos y gasto público. Ambos tienden a aumentar con facilidad, pero muestran una enorme resistencia a la disminución: es lo que Alan Peacock y Jack Wiseman denominaron el efecto trinquete. En épocas de recaudación muy elevada, se expanden alegremente las estructuras administrativas, se convierten los ingresos excepcionales en gastos permanentes, se añade más personal, nuevas estructuras que… muy difícilmente desaparecen cuando llega la crisis. De esta forma los Presupuestos del Estado siempre crecen a largo plazo, para satisfacción de gobernantes, burócratas, expertos y activistas.

Para lapidar cualquier resistencia legal a la proliferación de políticas fiscales cada vez más expeditivas, expertos y activistas crearon el concepto de elusión fiscal, un término vejatorio que sirve para estigmatizar a cualquiera que se resista a pagar más de lo debido. En realidad, la elusión fiscal no es más que acogerse a la leyes para reducir en lo posible la carga impositiva. Sin embargo, este oscuro término tiene una función clara: establecer, al margen de la ley, un nuevo tipo de crimen: el delito moral. Así, aun sin argumento legal alguno, el contribuyente díscolo puede ser perseguido y vilipendiado.

Queridos expertos, el empobrecimiento tiene un nombre: hiperregulación

Pero los impuestos y la creación de burocracia excesiva e inútil no es la única vía por la que el Estado crea desigualdad: también lo hace estableciendo leyes, normas y regulaciones cada vez más numerosas y complejas. Esta línea de actuación tiene como objetivo restringir la competencia de manera que sólo unas pocas empresas puedan operar, cobrar precios más elevados y obtener suculentos beneficios que, de un modo u otro, compartirán con quienes legislan y controlan la administración.

Políticos y expertos tienen la pésima costumbre de proponer una ley, norma o regulación adicional para resolver cada problema,  engordando así una una floreciente industria dedicada a identificar problemas que nadie antes había percibido. Pero, a la postre, las leyes que promulgan benefician sólo a unos pocos: a quienes obtienen el privilegio de ver reducida la competencia en su  sector.

La mejor forma de desenmascarar al experto travestido de Robin Hood es preguntarle de dónde obtiene o espera obtener sus ingresos

El coste de la hiperregulación acaba recayendo sobre los consumidores en forma de sobreprecio, pero también sobre muchos pequeños empresarios que se ven obligados a cerrar su negocio. Esta cadena de sucesos desemboca en desempleo, en un endeble tejido económico, en la abundancia de contratos precarios y, en consecuencia, en “desigualdad” y pobreza inducidas. Más trabas, más barreras, más cargas impiden a los ciudadanos encontrar un empleo o ganarse la vida dignamente.

Dejen ya la cantinela, dejen de insistir en las prodigiosas bondades de las nuevas políticas fiscales. Avanzar hacia la verdadera Igualdad, con mayúsculas, exige antes de nada eliminar barreras, abrir oportunidades para todo el mundo. Garantizar unas normas sencillas, estables, comprensibles e iguales para todos. Pocas leyes pero claras y justas. Y contener un gasto público desmedido dirigido a crear más burocracia para favorecer a determinados grupos.

En definitiva, es urgente denunciar el abuso, detener cuanto antes esa enorme bestia generadora de desigualdad y pobreza que han liberado los políticos y que alimentan a todas horas ciertos expertos. Conviene desconfiar de aquellos que ensalzan las políticas fiscales como una vía para mejorar el bienestar general pues, cuando alcanzan el poder, suelen acabar promoviendo los intereses de su propio grupo.

Y la mejor forma de desenmascarar a esos expertos travestidos de Robin Hood que proponen combatir la desigualdad mediante políticas fiscales, es preguntarles de dónde obtienen o esperan obtener sus ingresos. Porque raro será el que aspire a ganarse el pan más allá de la órbita de la Administración… o de la política.

53 COMENTARIOS

  1. Un ejemplo claro de este problema se puede ver en EEUU donde el PIB per cápita de Washington, D.C. es de $160.472 mientras que el del Estado más rico de Massachusetts es de $65,545, la media del país es de $50.577 y en el Estado más pobre de Mississippi es de $31.881, es decir la casta política y burocrática de EEUU gana cinco veces más que un contribuyente medio del estado sureño de Mississippi.

    En Europa y sobre todo en Estaña el problema es peor porque las castas políticas y burocráticas de al menos los cinco niveles de administración pública que tenemos nos rapiñan aún más con el cuento chino del Estado del Bienestar, sería interesante determinar el PIB per cápita de la clase parasitaria europea e ir desenmascarando a los verdaderos explotadores.

    https://en.wikipedia.org/wiki/List_of_U.S._states_by_GDP_per_capita

    • Esto es de un forero Pepote que nos viene de perlas:

      “Si el estado de California es tan grande como España y nos dobla en PIB, que hace España con un gobierno europeo que manda más que nadie, un inmenso Estado Central. 17 Estados autónomos, 2 ciudades autónomas, 51 diputaciones y cabildos, 8125 ayuntamientos, 1012 mancomunidades, 80 agrupaciones de municipios, 81 comarcas, 3 áreas metropolitanas, 3726 entidades locales menores. 2445 entes autonómicos, 1830 consorcios, 1112 fundaciones, 547 instituciones sin ánimo de lucro, más de 4000 empresas públicas, etc. . . Más de 20000 asesores nombrados a dedo y cuyo salario supera a veces el presidente del gobierno. .Solo los consejos comarcales de Cataluña cuesta 550 millones de € al año y además tienen 7 veguerías, etc. Lo que hace que a los 2,8 millones de empleados públicos directos haya que añadir un millón de camuflados”…y arrecostados. digo yo.

  2. Excelente artículo con una verdad gigantesca.
    Solo una nota visual sobre esta “nueva aristocracia” de burócratas; paseando por cualquier ciudad de España uno se encuentra que los antiguos palacios y palacetes de la aristocracia histórica, hoy están en su mayoría ocupados por la administración. La propaganda oficial dice que esto es una política de conservación del patrimonio que de otro modo desaparecería. No hay nada más falso.
    Estos edificios históricos suelen ser poco funcionales y el coste de domiciliación de las Administraciones es inmenso. Pero poner tu culo a diario en un palacete te hace sentir un gran aristócrata, aunque seas un miserable depredador del presupuesto público.

    • Excelente reflexión.

      Si se vendieran todos esos palacetes, obligando a sus propietarios a mantenerlos en condiciones, y enviáramos a sus actuales okupantes a trabajar (es un decir) en un polígono del extraradio tendríamos unos recursos por partida doble:
      -el ingreso por se de su enajenación
      -los NO gastos de su mantenimiento

      añada usted a la lista la enorme cantidad de plazas de aparcameineto de que disponen, para que nuestros prócees y altos funcionarios no se vean en la obligación de usar el tte púbico.

      un cordial saludo

    • ¡Gracias Sr. Tamuda!, ha dado una certera dentellada a una mentira genérica; amén de las corruptelas que implica esta salvaguardia del patrimonio.

  3. Tengo que unirme a los elogios del resto de comentaristas por esta entrada. El artículo es tan bueno, que es una lástima que vaya a ser usado una sola vez. Me explico: soy firme partidario de la ley del mínimo esfuerzo (aunque algunos para simplificar me llamen vago), y esta brillante exposición de los hechos merece ser aprovechada varias veces. Dejando intactos los argumentos y las conclusiones, pero cambiando unas cuantas palabras, el mismo texto serviría para denunciar otros abusos graves que a continuación paso a enumerar:

    LAS ONGs DE AYUDA A LOS NECESITADOS

    Como cada día hay menos necesitados, van subiendo el umbral que ellos mismos han creado para definir la pobreza, con la intención de que no disminuya la clientela (los clientes son los que dan donativos, no los pobres). Luego se manipulan fotos usando los mismos niños de modelos, y se recauda suficiente dinero para celebrar orgías con total desenfreno.

    Algunas ONGs no organizan orgías (o al menos no los han pillado), pero se llevan calentito sueldos superiores al del Presidente del Gobierno actual que, dicho sea de paso, tampoco se lo gana.

    LA FLORECIENTE INDUSTRIA DE GÉNERO

    Esta industria necesita víctimas en aumento para poder aumentar el presupuesto. Como no se producen, no tiene más remedio que buscar soluciones.

    Conociendo la estadística comprobada de que los extranjeros recurren a la violencia el triple que los españoles (lo que me extraña es que todavía quede algún español que se atreva a levantar la voz), ponen todo su empeño en importar hombres con probada eficacia en el uso de la violencia. Aquí vendría al caso el título de esa canción: “antes muerta que sencilla”.

    Como a pesar de la importación de violencia externa las cifras se resisten a subir, ya se está vendiendo como violencia de género cualquier cosa que se le parezca. Sirven los accidentes de tráfico, mujeres que atacaron primero y acabaron muertas en defensa propia, o cualquier crimen cometido bajo los efectos de una borrachera o un mal viaje de drogas, en los que podrían haber matado al butanero si se hubiera encontrado en el sitio del altercado.

    Hay que hinchar las cifras para poder engordar los ya escandalosamente abultados presupuestos. Aquí está el desglose:

    https://docs.google.com/viewerng/viewer?url=http://www.anticorrupcion.eu/wp-content/uploads/2017/08/Informe-Fondos-Europeos-AECC.pdf&hl=es

    LA COLOSAL Y OMNIPRESENTE INDUSTRIA FARMACÉUTICA

    Esta industria copia todas las artimañas del Estado para crear necesidades y aumentar el gasto.

    Se inventa enfermedades inexistentes que tienen que ser tratadas con venenos potentes y caros.

    Va acercando los niveles considerados de riesgo para muchas enfermedades a los niveles que tienen un gran porcentaje de personas sanas. Con esto aumenta el número de “enfermos”, con el consiguiente gasto para los tratamientos.

    Declara pandemias a la carta, presionando a las agencias encargadas de proteger a los ciudadanos, que se convierten en sumisas oficinas de propaganda.

    Adoctrina a los vendedores de medicamentos, que no son los farmacéuticos como la gente cree, sino los médicos. Los médicos venden y los farmacéuticos dispensan o distribuyen, debido a ello, los visitadores van a sobornar a los médicos y nunca pasan a saludar al farmacéutico.

    Una industria que gasta el doble en publicidad que en investigación.

    También copia descaradamente a la religión: muchos de los medicamentos y tratamientos, en vez de estar basados en evidencias científicas, son cortinas de humo que se venden a los creyentes como dogmas de fe. Se aprovechan de la potente máquina de propaganda, para cometer fraudes científicos con la más absoluta impunidad.

    Si Disidentia quiere datos concretos sobre el tema, se los facilitaré gratuita y gustosamente.

    • Permítame una genuflexión, una reverencia y un descubrirme pese a vicir en Valladolid y ser calvo.
      Voy a dejar de leer por hoy; quiero irme a la cama mientras retumban sus palabras en mi desvencijado cerebro. ¡Gracias Francisco!

      • Mi frente también está despejada hasta la coronilla. Debido a ello no pude mesarme los cabellos de insana envidia la tarde que pasé cautivo leyendo sin poder parar el Infierno S. A.

        Prometo volver a las andadas otra tarde, pero, como ya estoy resabiado, no leeré los comentarios. Leer las invitaciones de las damas con el alma embargada por la poesía, es algo que un macho ibérico no soporta con dignidad, obviamente, cuando se dirigen a otro de su misma especie.

    • Brillante adenda, glosa, apostilla, exégesis o como quiera que se diga a su aportación hoy a B&B.

      He contado catorce párrafos atronadores. ¿De dónde ha salido Vd.?

      Buenas noches.

      • He salido y pertenezco a un grupo que en la India sería llamado la casta de los intocables. Ocupo el escalafón más bajo en dignidad y derechos de la pirámide social. Soy varón, heterosexual, español de nacimiento, blanco (en verano un poco menos), y tengo la absurda pretensión de ser tratado como un ser humano.

        Soy consciente de que cualquier inmigrante, cualquiera que ostente alguna de las siglas LGTB-Z, cualquier mujer (tanto de nacimiento como por elección), o cualquier niñato que haya sido amamantado con el “pensamiento políticamente correcto”, tiene derecho a mancillar mi dignidad sin que yo le pueda devolver el regalo.

        También soy consciente de que para mi casta ha sido derogada la presunción de inocencia. Que muchos de mis derechos ahora son considerados privilegios inmerecidos, pendientes de revisión.

        Me emociono al leer en la constitución la palabra “igualdad”, de la que soy defensor a ultranza. La defensa de la igualdad, que antes era una obligación moral para cualquiera, en mi se ha convertido en una lucha egoísta por recuperar la dignidad.

  4. Lo primero de todo quería darles la enhorabuena por la iniciativa de Disidentia y también por propiciar este espacio de debate y reflexión que en otros medios digitales empieza a verse constreñido sin remedio. Se agradece este tipo de contenidos y la oportunidad que se da a los lectores de participar en este foro.
    Muy de acuerdo con el artículo, Blanco y Benegas. No sé si debemos desconfiar de futuras políticas fiscales destinadas a una mayor redistribución de la riqueza y por ende a una menor desigualdad, pero este párrafo encierra una clave importante que hay que considerar:

    “… los impuestos y la creación de burocracia excesiva e inútil no es la única vía por la que el Estado crea desigualdad: también lo hace estableciendo leyes, normas y regulaciones cada vez más numerosas y complejas. Esta línea de actuación tiene como objetivo restringir la competencia de manera que sólo unas pocas empresas puedan operar, cobrar precios más elevados y obtener suculentos beneficios que, de un modo u otro, compartirán con quienes legislan y controlan la administración”.

    Si pasamos de la abstracción a la concrección, la patronal eléctrica de nuestro país que cobija a las grandes distribuidoras de energía, ilustra a la perfección este supuesto de oligopolio que, gracias a los favores y las dádivas del gobierno de turno, representa la antítesis de lo que tendría que ser la liberalización del sector. Un timo consentido y auspiciado por el gobierno, que ha sido capaz de generar tamaña bestia de desigualdad y de ruina en numerosos hogares.
    Y no es que la legislación sea benevolente con las eléctricas, además de que el Estado se beneficia del saqueo recaudando un 60% de los impuestos indirectos, es que deja al consumidor totalmente indefenso en la vía legal de denuncia y reclamación, por los precedentes que conocemos respecto a sanciones y resoluciones judiciales que siempre favorecen los intereses del monstruo. Ayer leí un tuit que sintetizaba a la perfección la realidad más bestia de la desigualdad:
    “Nos hacen elegir entre comer y pagar la factura de la luz, y ahora nos piden que ahorremos en un plan de pensiones. Hay que joderse”.

    Saludos,

    • Bienvenida Silvia, tengo un uniforme de camouflage que ya no uso porque no entra la silla de ruedas; ¿se lo entallo?, es que tendremos que arrastrarnos por trincheras hediondas para llegar por fin al verdadero frente de batalla. Está exactamente donde dice su mapa.
      ¿La cita final?, ¡deliciosamente afilada!

      • Gracias por su cálida bienvenida y por el uniforme, Luzbelguerrero. Seguro que me hace falta! Cualquier ayuda o colaboración en este sentido debería sumar y ser aceptada con agrado.
        Un placer leer y compartir reflexiones con las mentes más inquietas de este y otros foros con los que he coincidido. Ojalá esos apuntes y reflexiones no caigan en saco roto ni sean una moda pasajera. Nos leemos.
        Buenas noches,

  5. Igualdad?
    Siempre ha sido de oportunidades, pero a parte de los sistemas totalitarios el aplanar una sociedad para dejar a los lideres con sus dachas y su poder “sin dinero” no era una alternativa.
    Que ha pasado para que la gente compre la mercancía averiada de la igualdad como bien supremo?

    Hubo un tiempo en que la prosperidad se basaba en el esfuerzo y un Estado moderno garantizada el acceso a los recursos fundamentales de todos los ciudadanos, sanidad, educación y vivienda. Un Estado así, como lo era el socialdemócrata original evitaba la pobreza, pero no discriminando a los ricos y haciéndolos huir a paraísos fiscales.
    La paradoja es que en un sistema de libre comercio los ricos son semillas para la generación de riqueza porque disponen de capital para iniciar proyectos de riqueza que siempre suponen compartir.

    El gran problema deviene cuando la igualdad de los no preparados o simplemente parásitos se pone al mismo nivel de los que se esfuerzan en una doblez política demoniaca. Eso significa la muerte económica, la emigración hacia otros lugares de los preparados y el gobierno de los políticamente correctos, disfraz de los urdidores de bancarrotas.

    Solo generando el ambiente de la creación y el incentivo dentro de una libertad económica existe la prosperidad. Los partidarios de la igualdad per se se suele esconder en los reglamentos las tasas y los impuestos. Venden su mercancía averiada sin pudor. Hunden su país cada vez mas.

    Es el chavismo, y opciones mucho mas cercanas.

    • Buenas tardes Talleyrand, si bien estoy de acuerdo pon gran pare de su discurso, me suena extremadamente desafinado que lo comience diciendo que la igualdad de oportunidad

      • …que la igualdad de oprtunidades, no sólo existe, sino que es ”eterna” como el agua y el aire.
        La igualdad de oportunidades es como la conquista del espacio, está ahí para acceder a ella, pero hay que ser ”extremadamente igual”, y disponer de una financiación colosal para poder sobrepasar la atmósfera.
        Hace un siglo o poco menos, disponer de un talento enorme, garantizaba ser fichado, o recibir el apoyo de mecenas que no sabían qué hacer con tantas plusvalías, y decidían que lo màs sensato era incrementarlas. Invertían así en una empresa que tenía pensado desarrollar el hilo negro, la fregona o los támpax.
        Las cosas necesarias, las vitales y las útiles, fueron cumbres que el ingenio humano tardó apenas unos 30.000 años en escalarlas; pero las cosas fueron complicándose, y las necesidades vitales fueron quedando en segundo plano (si descartamos los avances de la medicina y la ingeniería civil).
        A partir de un punto, las genialidades requeridas, se centraron en la creación de herramientas y accesorios que hicieran aún más cómoda, la vida de los que podían pagarlas, con el sudor de la frente de los que no.
        Una ingente mano de obra de saldo, dejó de picar piedras cuando el señor Nobel dio con la trinitroglicerina, y pasó al raquitismo que le garantizaban 16 horas diarias en una fábrica cualquiera.
        Al principio tragaron porque no veían otra opción y rumiaban la posibilidad de que si se esforzaban, Dios les compensaría su abnegación al dar la vida por el bienestar de esos señores tan elegantes que eran los delegados en la tierra de la voluntad del Gran arquitecto, pero que no tenían influencia en el más allá, y entonces sólo era cuestió de sufrir y esperar la recompensa.
        Siempre hay sin embargo un indómito o un chalado, que te hace ver que todo es un cuento, que la sangre es roja en todos y que si los sacerdotes son gordos, sin trabajar, es porque alguien está repartiendo mal los premios.
        Muchos comienzan a ponerse cocoritos, les matan, y mañana hay otro que ocupa su puesto de Pepito Grillo respondón.
        El ser humano es tenaz; seguidor como pedo dentro de unos jeans, y con argucias del tipo de darse organizaciones sindicales, y montar unos pollos de la hostia, fue consiguiendo aliviar su extrema situación y mejorar las condiciones salariales, so pena de poner a los industriales en una situación difícil, al ralentizar las cotas productivas. Como el margen de ganancias era muy amplio, los patronos decidieron que, además de las migajas, podían permitirse dar algún que otro mendrugo y que la rueda siguiera funcionando.
        Una revolución en los confines del mundo dio la alarma y tuvieron que dar más mendrugos: a pistoleros, jefes de policía, infiltrados y un séquito interminable de tipos que ponían la mano para garantizar que las cosas volvieran a la edad dorada de la igualdad de expectativas para el proletariado, esto es: la miseria.
        Y así surgió la política de masas; algunos muertos de hambre habían aprendido a leer, no se tragaban la monserga religiosa y conformaron grupos de zelotes tan o más violentos que el lúmpen que garantizaba a la patronal, que las cosas fueran como Dios manda.
        CONTINUARÁ.

  6. Los autores diagnostican la “enfermedad española” con gran precisión y brillantez. Pero intentando cumplir con mi papel de lector proactivo y crítico, debo añadir dos consideraciones: a).- Diagnosticar la “enfermedad española” no es proponerle remedios. b).- Los españoles estamos enfermos no solo de “nuestra enfermedad”, sino de otras “no españolas” que compartimos con el resto del mundo; si no curamos también éstas, recaeremos en las “nuestras”.

    a).- El sector público español están integrado por:
    a.1)-Personal sanitario de la Seguridad Social: médicos, ATS y auxiliares principalmente.
    a.2).- Personal de seguridad material: Fuerzas Armadas y Policías nacionales, regionales y locales.
    a.3).- Personal docente e investigador: maestros de primaria, profesores de secundaria y universidad, investigadores científicos de centros públicos de alta especialización.
    a.4).- Funcionarios que a nivel nacional, regional y local aplican los reglamentos derivados de las leyes y mueven la máquina administrativa. Entre ellos incluyo a todo el sector judicial.
    a.5).- Políticos y asimilados a nivel nacional, regional y local.
    Los estamentos 1, 2 y 3 son difíciles de tocar. El estamento 4 puede mejorar en su funcionamiento. Y el estamento 5 está a punto de ocasionar un estallido destructivo de España en una crisis económica y una decena de pedazos sin futuro. SI ESPAÑA NO ACABA, PRONTO Y DE RAIZ, CON EL REGIMEN AUTONOMICO ESTÁ PERDIDA.

    b).- La estructura económica del mundo ha cambiado a fondo y para siempre en los últimos años. Dos fenómenos: la GLOBALIZACIÓN y una nueva REVOLUCION TECNOLÓGICA, que incluye la informática y la nueva biología. Si España no se pone en el sitio que debería corresponderle (entre los 15-20 primeros países del mundo) en estos dos grandes temas, estará pérdida, por mucho que, con muchísimo esfuerzo y suerte, acabe con su sistema autonómico y otras ineficiencias internas.

  7. Por favor, dejemos de tocarnos a solas esas extremidades tan sensibles y atendamos al LOGOS del discurso realmente declarado por los coautores.

    La desigualdad es o real o mítica. En España es un mito publicitario.

    Si es real se funda en la realidad de la diferencia de nacimiento, patrimonio y clase, y eso es un hecho estructural de toda sociedad y por lo tanto no entra en discusión. Es un «factum brutum» anterior al «pacto social».

    Lo que cae en este lado de la discusión es lo que el Poder del Estado en un Régimen político determinado puede proponerse como programa de Gobierno para limitar o combatir la desigualdad de origen de un determinado orden social.

    Por lo tanto aquí las singularidades de las históricas diferenciaciones de clase de origen cobran un papel muy relevante y decisivo.

    Ahora bien, en España esas diferenciaciones de clase intentan recubrirse bajo diferencias territoriales de Identidad cultural Nacional para encubrir su origen clasista.

    Lo que quiere decir que la Dominación de las clases populares está doblemente ocultada: por el criterio de lo social objetivo y por el criterio de lo nacional identitario de orden imaginario.

    Entre un pobre andaluz, un catalán, un madrileño o un gallego se interpone, como elemento de descoordinación de clase, el viscoso elemento «nacionalista».

    Uno percibe bien su función: la debilidad de la burguesía española en conjunto la lleva a fragmentar territorialmente su dominación de clase para rearticularla en un Estado descentralizado bajo condiciones de oligarquías de partido que distribuyan el excedente social de la tributación, ya que bajo condiciones democráticas no podría conseguir el mismo objetivo.

    • Bajo condiciones realmente «democráticas», sin oligarquías territoriales de partido, sin Monarquía, sin sistema electoral proporcional de listas de candidatos, sin forma parlamentaria de elección del Jefe del Ejecutivo, sin financiación pública de partidos, quizás entonces algo «democrático» podría empezar a hacerse. Pero sólo si una Constitución se escribe al margen de la firma de los Florentino, Faine, Del Pino, Entrecanales, Griffols, Carulla, Escarrer, March, Koplowitz, y el resto de Amigos del Estado Español se firma contra sus intereses.

    • Peleando por el título de peso pesado de la prosperidad tenemos en una de las esquinas del cuadrilátero a Juan Juanito, “el Español” que viste calzón quitado y adorna su cuerpo con diecisiete tatuajes de las banderas representativas de las naciones de su patria, en la otra esquina, imbatido hasta la fecha y vitorioso por KO en todas sus peleas, Invictus Estado. Suena la campana que da comienzo al primer asalto de esta desigual pelea, en la esquina el cuerpo técnico de abogados del estado da las últimas instrucciones a Invictus, innecesarias por otra parte, ya que salvo milagro o muerte súbita se adueñará por medio de un nuevo KO de la bolsa impositiva en disputa. Poco hemos tardado en aventurar el resultado y menos aún en ver tendido en la lona a Juanito Español, que incapaz de defenderse de una catarata de golpes que le han llegado por la izquierda, derecha, centro en forma de ganchos, directos y golpes bajos escucha contar al arbitro, nueve… diez.

    • Su afirmación de que la desigualdad en España es un mito publicitario, tendrá merecida respuesta.
      Mientras tanto, déjeme decirle que no me creí que Ud. no escribiera en ningún sitio,y se limitara a leer a especialistas para mí desconocidos; no me entra en la cabeza que alguien que está tan satisfecho de haberse conocido, no tenga la tentación de propagar su advenimiento a la tierra.
      Entiendo sin embargo que quiera preservar su anonimato ( yo me paso la vida haciéndolo con el mío); ¿no se ha planteado en algún momento de debilidad existencial, la posibilidad de intentar ser menos pedante?, créame que se haría un gran favor.

    • Sería difícil de explicar mi aversión a este señor, digamos simplemente que es cortito con handicap familiar.

  8. La rabia, el enfado, la desesperacion y el desprecio de cualquier español que teniendo la capacidad de desarrollar cualquier idea de negocio tiene que considerar como segundo paso las trabas, obstáculos, costes, zancadillas, ataduras, limitaciones, desprecios, inquisidores y demás leyes, usos y costumbres del mal vivir político se plantea volverse invisible para la administración o emigrar con su negocio a otra parte.
    Caso real del que he tenido conocimiento hace dos días: Una joven española recién estrenado su título medio emigra a la capital en busca de trabajo, la escasez de dinero le urge a encontrar trabajo por lo que acepta uno de dependienta que le permite sobrevivir, al mismo tiempo continúa buscando trabajo en su especialidad hasta encontrarlo, de repente se encuentra con dos trabajos que durante casi un año hace compatibles, naturalmente entre los dos suma un sueldo miserable. En el trabajo de su especialidad le aumentan la jornada laboral por lo que debe decidir entre uno de los dos trabajos con la consiguiente perdidas de ingresos, la muchacha no se da por vencida, habla con uno de sus jefes y este le permite seguir despachando en la tienda los fines de semana de manera que puede seguir compatibilizando ambos trabajos. En el despacho se acumula el trabajo, las jornadas son largas por lo que debido al agotamiento debe dejar voluntariamente el trabajo de dependienta los fines de semana. Al cabo de poco tiempo le comunican que se ha hecho cargo otro estudio del proyecto en el que trabajaban por lo que causará baja dentro del periodo de prueba al tener este una duración de un año que estaba a punto de cumplirse. La chica se acerca a la oficina del paro más próxima y solicita el paro al creer tener derecho por estos y otros trabajos anteriores, piensa en su ingenuidad que los políticos no han pensado en tal circunstancia, pues se equivoca, allí le deniegan su solicitud al existir una ley que dice que quien cause baja en el periodo de prueba habiendo antes causado una baja voluntaria no tendrá derecho a paro hasta transcurrido tres meses.
    Justo el tiempo que ella necesita para sobrevivir y encontrar otro trabajo.

  9. Siempre el diagnóstico antecede al tratamiento, estimado Warren Sánchez. Le citaré a Ud. mismo, recordando aquella brillante respuesta que dio a una espinosa pregunta, que mi Alzheimer me impide recordar:
    P: ¿…….?
    W. S.: ¡Y yo qué sé!
    Menos mal que en la sala de conferencias estaba su asesor de imagen, que prontamente tradujo su respuesta:
    A. I: ”Lo que el Sr. Sánchez quiso decir, es:
    Y yo, que sé…..( + Alzheimer)

    Dele por favor recuerdos míos a Les Luthiers.

    • “Y yo que sé” podría ser la respuesta de WS hace décadas, hoy es “Y a mi que me cuenta que no me haya contado ya” … Llevo casi un lustro leyendo artículos de B&B en Vozpopuli (porqué me interesan) pero se repiten de manera obsesiva. Si no los ha leído los tiene aquí recopilados…i tie pa’rato.

      Es ud. muy libre de pontificar cuál monja novicia que magnífico es lo que dice la madre superiora pero ¿DisidenTia es la DisidenCia politicamente correcta? ¿Es un quiero y no puedo? ¿Es un Snoopy disidente? ¿Pensar es tan banal que es una moda? … ya veremos.

      Benégas ha cedido artículos a diariorc, no me creo que no tenga ideas propias, críticas o compartidas y si es así me gustaría conocerlas, la discrepancia argumentada es lo normal entre los que creemos en la libertad de pensamiento.

      No se ofenda, “Mi forma de bromear es decir la verdad, es la broma más divertida” WA

      • Lejos de ofenderme Warren S., le agradezco que utilice el humor para mechar su posición. Para mí, esa es una generosa actitud que permite el intercambio de opiniones y sonrisas; tengo edad suficiente para no sentirme ofendido por ninguna palabra.
        Como Ud conoce bien a Brigitte, pero aún no sabe de cuántos pies cojeo yo, le animo a que, si tuviera tiempo y ganas, repase alguna de nuestras trifulcas.
        Para mí, que no llegué a Vox Populi porque me entretuve (mea culpa) con El diario.es, El Confidencial e Infolibre, me resulta un discurso novedoso sin la vergonzosa sumisión a los grupos de presión hembristas, identitarios de cualquier minucia o al halago permanente al primo de Rivera.
        Le seguiré Warren Sánchez porque al menos me voy a reír (no me perdería a nadie que escoja ese nombre como avatar) ; por cierto, parece que terminó bien aquel malentendido en Miami ¿no?
        PD: he encontrado el enlace y se lo dejo por si tuviera nostalgia de su época de predicador:
        https://www.youtube.com/watch?v=vjh3uMYvzQQ

        • Ojo hermano, es muy fácil obrar mal y luego arrepentirse; lo difícil es arrepentirse primero y luego obrar mal.

          Muchas veces los hnos. me dicen: Hermano, yo trato de arrepentirme, pero por más que trato no logro arrepentirme.

          Entonces yo le digo, Únete a Warren y tarde o temprano te arrepentirás.

          Saludos y gracias por el vídeo!

  10. Coincido con la mayoría de los comentaristas, así que de alguno habré de tomar prestado un adjetivo para definir este artículo.
    Voy a copiar a Mr.Boswell: ¡Impecable, inatacable columna!; quede sin embargo constancia, que el espíritu del comentario de Reliable 1, no está ausente de mi apreciación.
    Me ha encantado lo de: ”efecto trinquete”, porque si algo define con prístina claridad a nuestra gloriosa clase política, es cualquier cosa que empiece con ”trinque”.
    Haciendo acto de contrición, quiero que sepan los señores Benegas y Blanco, que abjuro de un comentario que hice una vez, en el que les suponía una cierta cobardía intelectual por firmar ”a pachas”, una columna que ni recuerdo siquiera, achacándoles injustamente la intención de diluir el bulto entrambos.
    Se han ganado Uds. un lugar de privilegio en mis oraciones, que son demasiadas, como bien sabe ”la leyencia”; pero siempre inspiradas por el anhelo de leer, por fin, periodismo de calidad. ¡Muchas gracias!

  11. Siento disentir, en general sus artículos siempre me parecen acertados pero superflúos, como si ud. mismo se autocensurase o no quisiera llegar al fondo del asunto.”El subdesarrollo político conduce al subdesarrollo económico”.

    No hace falta ser William Niskanen para saber que toda persona defiende y obedece a la empresa o persona que le paga mientras pague.Son las reglas de la supervivencia y del poder, para bien o para mal, y no veo como puede ser de otra manera.
    ¿Que cabe esperar de una sociedad política que es financiada sin control alguno y al completo por el Estado y no por la sociedad civil con todos los controles? Preguntarse a qué intereses obedece resulta trivial, resulta obvio que antes muertos que legislar en contra de la Industria Estatal.

    La descripción de lo que pasa me parece acertada pero en mi opinión el desenmascaramiento de Robin Hoods pasa por responder, o por lo menos pararse a pensar ¿Qué hace posible el subdesarrollo político? y ¿Cuáles son las alternativas?

  12. Me ha gustado el artículo. Me apoyaré en él cuando algún colectivista plantee como solución crear o subir un impuesto.
    Saludos

  13. Mi primer comentario. Magnífico artículo y el mejor think tank paper de España.
    D. Javier, caña a San Sebastián, una gran demócrata, pero ya se ve q en casa no la deja hablar.
    Mis felicitaciones

    • Me ha recordado el programa, me había olvidado de la Sebastián inquiriendo a Benegas sobre los desmanes de Ciudadanos. Hay una gran lista, yo puedo empezar por la más cercana, la representante regional de Ciudadanos ha pasado por tres partidos políticos, en uno de ellos como independiente y concejal de urbanismo donde aprovechó para legalizar las construcciones de familiares y amigos. Esa persona es la representante de Ciudadanos en una región española, menudo cambio. Podemos recordar a Arrimadas suplicando a Forcadell, y a Rivera y Arrimadas suplicar a Rajoy por la situación actual, la lista de contradicciones, digo-Diegos, apaños, consensos, improvisaciones en Ciudadanos es de tal magnitud que solo se decepcionará aquel que tenga el empeño en hacerlo.

      • Ciudadanos es un producto actualizado del régimen del 78. Es el nuevo cambio del cambio del cambio con el que hacer creer a las masas que la regeneración es posible.
        Ciudadanos utiliza los archiconocido fallos del sistema: autonomías, corrupción, ley dhont… para promocionarse. Vive, como todos, mirando encuestas. Necesitamos ‘otro’ caballo blanco que traiga racionalidad y mucha valentía para desenmarañar la enorme madeja de intereses particulares y de partido que están acabando con lo que queda de España.

  14. Por complementar un artículo inobjetable:

    “No tiene sentido condenar la desigualdad, es como decir que el progreso es malo. La desigualdad se produce cuando un grupo humano avanza. Así que no sólo es un indicador del éxito, sino un incentivo para alcanzarlos.”

    Angus Deaton. Premio Nobel de Economía 2015

  15. Magnífico artículo, felicidades.
    Y no olvidemos la premisa básica: “El motivo es simple: la clase política, los burócratas y los expertos tienen intereses propios, diferentes a los de la sociedad”

    La parafernalia del Estado sirve a sus propios intereses nunca a los nuestros.

  16. Excelente articulo, claridad y sentido común. Indispensable mientras continuan aplicando recetas equivocadas a problemas inexistentes, que les sirven de excusa para esquilmarnos.

  17. Excelente artículo.

    Yo propongo para combatir la desigualdad debida a la incertidumbre a la hora de recibir una renta que aquellos que están sometidos a mas incertidumbre paguen menos y los que tienen paguita segura paguen mas.

    Para luchar contra la brecha de la incertidumbre, del acojone…

    Así quienes tengan 5 contratos basura, de mes y pico de media, el resto es INEM,.. paguen muchos menos impuestos por esos 5 meses y 1/2, lo mismo los autónomos y que a los que parasitan de un puesto fijo en la administracion púbica les claven.

    Que no vengan con el cuento de la oposición porque a estas alturas opocosiciones de verdad son pocas, muy pocas.. además siempre puden exigir que privaticen su puesto y cubrirlo cómo autonómos para beneficiarse de las ventajas fiscales de vivir en la incertidumbre. Si es que están dispuestos…

    un cordial saludo

  18. El mejor artículo que he leído desde que ambos dos comenzaron esta aventura.
    Hice una petición sobre la Renta Disponible al principio de su andadura a los que saben de la cosa para ver por donde me venían las guantás en la cerviz últimamente como pensionista y… voilá! aquí lo han plasmado.

    ¡Enhorabuena, mozalbetes!

    • Yo hubiera preferido cantilena en lugar cantinela, pero hablando de “cocreta” impositiva y legislativa es apropiada.

      • Ande, ande, no sea Vd. guasón y dénos una brizna de su buen bachillerato con lo que dijo el oráculo de Omaha respecto a EE.UU:

        “En los últimos 25 años los EE.UU – una sola generación- a un crecimiento anual del 1,2%, el Producto Interior Bruto pasó de 59.000$ a 79.000$ per capita.

        ¿Y en España qué ha pasado? …salvando la cita de Ortega y Gasset que para él una generación son 15 años.

        24.100€ en 2016 y 10.800€ en 1993. Ahí LA TIENES, BAILALÁ!

        https://www.datosmacro.com/pib/espana

        Gracias de antemano.

Comments are closed.