Hace unos meses tuve que hacer un esfuerzo notable para explicarle a un amigo escocés lo que en España significaba “empapelar” a alguien, y, cuando lo comprendió, no salía de su asombro, no alcanzaba a entender el maléfico poder de la burocracia en nuestro sistema de vida. Si recuerdan la terrorífica historia del vecino de El Escorial (Madrid) multado con 100.000 euros por talar un fresno enfermo en la parcela de su chalé lo comprenderán con facilidad: la multa no era por el fresno, era por carecer de la “preceptiva autorización”, del correspondiente papel.

El papeleo significa directamente el control de la Administración Pública sobre cuanto hacemos, y, pronto, sobre cuanto pensamos, si no nos andamos con tiento. El poder se oculta tras una montaña de papeles, que los funcionarios se trasladan entre sí con fruición, en realidad con la calma que requiere cualquier delectación morosa.

El papeleo significa directamente el control de la Administración Pública sobre cuanto hacemos, y, pronto, sobre cuanto pensamos

José Antonio Escudero, historiador del Derecho, cita una descripción de esta clase de trámites en la corte del llamado rey prudente: “¿En qué razón cabía el laberinto de Creta que había? Que el negociante daba su memorial a Juan Ruiz; Juan Ruiz a su Majestad o hacía relación el rey a Juan Ruiz; Juan Ruiz a Gasol; Gasol a Villela; Villela para sacar la relación; Villela a Gasol; Gasol a la Junta; la Junta a Gasol; Gasol a Juan Ruiz; Juan Ruiz a su Majestad; su Majestad a don Cristóbal de Mora; don Cristóbal a Juan Ruiz; Juan Ruiz a Gasol; Gasol a la parte. ¡Que aun para referirlo es largo, cuanto más para pasar por ello!”, una estampa que no mejoraría ni Kafka.

Ciudadanos empapelados o el abuso de la burocracia

No se trata de un mal de ayer, precisamente, pero hay que reconocer que en las barrocas administraciones españolas se ha progresado mucho desde el siglo XVI. No en vano hemos puesto en circulación una inaudita cantidad de leyes y decretos, de observatorios, de informes, tenemos casi una veintena de legislativos, nadie nos gana a producir disposiciones, derogaciones, estatutos, salvedades, códigos, reglamentos, adiciones, excepciones y enmiendas.

No es de extrañar que en los felices meses pasados en España con un gobierno que estaba únicamente en funciones y no podía llevar proyectos de ley al Parlamento se experimentase una mejora del ánimo ciudadano, un no sé qué de felicidad ante el aflojamiento del agobio, pero la “gobernabilidad” acabó ganando la batalla, y vuelta la burra al trigo.

Este imperio del papeleo nos ha llevado a crear una metafísica original en la que la realidad se desvanece frente a los papeles

Este imperio del papeleo nos ha llevado a crear una metafísica original en la que la realidad se desvanece frente a los papeles, a inventar un lenguaje inaudito, por ejemplo, los urbanistas nos habla de “creación de suelo” o de que ya “no hay suelo” en un país que hasta el más absorto puede describir como absolutamente desierto en la mayoría de sus partes, pero los magos del papel se las arreglan para que el suelo escasee, y con la escasez se disparen los precios.

Ciudadanos empapelados o el abuso de la burocracia

En esto de “crear”, nuestros políticos y sus leales escribas no admiten comparanza que valga, póngase por caso: “se crea la Universidad de Matalascabritillas”, dice el boletín de turno, y aunque no haya un puñetero libro ni un mal laboratorio, esa universidad de papel empieza a producir frutos granados, títulos a mansalva.

El éxito mayor de esta industria cultural del papeleo ha sido convencernos de que sus efectos son salvíficos, y así avanza el empapelamiento y no decrece el entusiasmo de sus beneficiados, de forma que nuestros políticos cada vez son más entusiastas produciendo nuevo papel que finge erigir derechos, proteger a los afligidos y librarnos de diversas perversiones y engaños de la mostrenca realidad.

El papel pretende acabar con la escasa libertad de cátedra que aún nos queda, no vaya a ser que a un historiador se le ocurra decir que el General Franco ganó la Guerra Civil

Les traeré a la memoria dos ejemplos bastante recientes de esos avances en España: hay una ley de memoria histórica que pretende acabar con las perniciosas mentiras del pasado, con la ocurrencia de los historiadores que se atrevan a discutir la interpretación del ayer que estos mandarines consideran de obligado cumplimiento, de forma que el Congreso está a punto de aprobar un papel en que se afirma que los gerifaltes elaborarán “un manual de estilo para el adecuado tratamiento de la información en materia de memoria histórica”, es decir que el papel pretende acabar con la escasa libertad de cátedra que aún nos queda, no vaya a ser que a un historiador se le ocurra decir que el General Franco ganó la Guerra Civil. En esto los socialistas, que lo promueven con entusiasmo, parecen seguir el ejemplo del Ingsoc orwelliano en el que se enseñaba que el partido había sido el inventor del helicóptero.

El papel parece servir para todo sin hacer nada que no sea sino papeles: ¿hay algo malo en la educación?, pues al parecer sí, pero ya se le ha ocurrido la solución al avispado ministro de Educación, Íñigo  Méndez de Vigo, un MIR educativo, es decir, dos años rellenando papeles, para obtener otro papel que acredite que el afortunado portador tiene todos los papeles para ser buen profesor. La solución es tan buena y empapeladora que ya se la disputan los partidos, ¡enhorabuena señor ministro!

Ya saben lo que dice el proverbio castizo, “al amigo el favor, al enemigo el rencor y al indiferente… la legislación vigente”, es decir, el empapelamiento

Ya saben lo que dice el proverbio castizo, “al amigo el favor, al enemigo el rencor y al indiferente… la legislación vigente”, es decir, el empapelamiento, que es el peor de los castigos. Una parte de nuestras desgracias se aclara cayendo en la cuenta de que, de la misma manera que carecemos de conciencia fiscal, que la mayoría cree que no paga impuestos, no hemos aprendido a defendernos de esa siniestra tendencia del poder a entrometerse en cada uno de nuestros actos con la excusa de protegernos, esa tendencia a considerarnos inválidos civiles que necesitan la tutela incesante de un número insoportablemente elevado de administradores públicos.

Compartir
Artículo anteriorFeminismo enloquecido y azafatas de Fórmula 1
Artículo siguienteLa verdadera bestia de la desigualdad económica
J.L. González Quirós

Soy, en la actualidad, profesor de Filosofía en la Universidad Rey Juan Carlos. He sido profesor de la UCM, catedrático de Instituto, e investigador del Instituto de Filosofía del CSIC. Soy autor de una larga veintena de libros, entre los que cabe destacar El porvenir de la razón en la era digital, Mente y cerebro, Una apología del patriotismo, El templo del saber, Tecnología y cultura, La comprensión de la vida humana: historia, ciencia y libertad , o el más reciente Introducción a la Lógica, amén de centenares de artículos de investigación y divulgación, sobre cuestiones de filosofía de la mente, filosofía de la tecnología, y teoría política. Fui finalista del premio nacional de ensayo en 2003, y obtuve en 2007 el Premio de ensayo de la Fundación Everis junto con mi discípulo Karim Gherab Martín por nuestro libro sobre el porvenir y la organización de la ciencia en el mundo digital, que ha sido traducido al inglés. He sido fundador y primer director de la revista Cuadernos de pensamiento político, y he mantenido una presencia habitual en medios de comunicación y en el entorno digital sobre cuestiones de actualidad en el ámbito de la cultura, la tecnología y la política. Esta es mi página web

20 COMENTARIOS

  1. Otra frase de Ayn Rand:

    «Puesto que no existe tal entidad conocida como ‘el público’, ya que el público es meramente una cantidad de individuos, la idea de que ‘el interés público’ va por encima de los intereses y derechos privados solo tiene un significado: que los intereses y derechos de algunos individuos tienen prioridad sobre los intereses y derechos de los demás»

    • Efectivamente, sus dos afirmaciones. El derecho civil está hecho para que el rico, el estado “y ese publico del que habla Ayn Rand” robe al ciudadano, al pobre, al no poderoso, a la mayoria silenciosa y sometida
      El derecho penal esta hecho para que el pobre, el ciudadano no pueda robar a esos individuos poderosos ni al estado
      Repasemos las sentencias de uno y otro lado, y el inicio es la burocracia de los papeles como señuelo y trampa

      • ¿Quién no tiene, en esta España, un padre, una madre, un hijo/a, un hermano/a, etc. que vive del tinglado de la burocracia y el aparato estatal?
        Ese es su auténtico poder, que sus tentáculos penetran en cualquier rincón de la sociedad.
        Por eso la contestación social es mínima, por eso gobierne quien gobierne el problema no hace sino empeorar y crecer como un tumor maligno.

  2. En lugar de poner mi opinión, que sería una repetición de las ideas de otros foreros, es mejor recordar la célebre frase de Ayn Rand:
    «Cuando te das cuenta que, para producir, necesitas obtener autorización de quien no produce nada. Cuando compruebas que el dinero es para quien negocia, no con bienes sino con favores. Cuando te das cuenta que muchos son ricos por soborno e influencia, mas que por el trabajo, y que las leyes no nos protegen de ellos, mas por el contrario, son ellos los que están protegidos. Cuando te das cuenta que la corrupción es recompensada y la honestidad se convierte en auto sacrificio. Entonces podría afirmar, sin temor a equivocarme, que tu sociedad está condenada»

  3. Recordar que el último conflicto civil llegó cuando las clases medias ya estaban arruinadas por las medidas de la república y que la postguerra fué dura por el expolio de la clase política y funcionarial sobre la población. Quien no conoce la historia está condenado a repetirla.

  4. Curiosamente, está uno tan abducido por los papeles que, cuando mi banco decidió prescindir del envío de los extractos mensuales de movimientos en papel, remitiéndome a la banca on line, no lo pude soportar: me compré un cuaderno, de los de toda la vida, con hoja cuadriculada, y he ido apuntando, en plan ” cuadernos de Barcenas” todos mis apuntes, y en un detalle personal, empleando el rotulador de tinta negra para los ingresos y el de tinta roja para los gastos. Ya ven, son muchos años apoyado en el papel como soporte basico de seguridad.

  5. El problema Quirós, es que el LEVIATÁN ha infectado a toda la sociedad con sus procedimientos absurdos. Prueba de ello es la la ley contra blanqueo de capitales, que estos cachondos derivan en su control y monitorización a las empresas, obligadas a una labor de supervisión de sus clientes y proveedores en asuntos que no les corresponde y por la que por supuesto, no cobran. Aunque tienen un coste asociado bestial.

    Así, cualquier actividad económica termina necesitando un enorme departamento de COMPLIANCE. Tres abogados por cada comercial. Un imposible para pymes y micropymes que conforman el 96% del tejido del país.

    El secreto del asunto, no es que el ciudadano/empresario cumpla como un héroe con toda la mierda reglamentista innecesaria, sino que se le pueda pillar aunque sólo sea por un único desliz. ESE ES EL SECRETO DEL ÉXITO ADMINISTRATIVO, que toda la sociedad pueda ser reo de una falta, una única falta, ergo sujeta a su poder y dominio. De ahí que el propósito de la hiperinflación legislativa cumple su función cuando no hay forma de zafarse del error. A este objetivo final se le suman otras estrategias de apoyo como son la confusión en incluso contradicción normativa multinivel, la pésima calidad semántica de las leyes, y el solapamiento y duplicación hasta conseguir la anhelada INSEGURIDAD JURÍDICA que permitirá coaccionar y controlar a todos.

    ¿Cómo se puede terminar con la pesadilla? No se puede. En realidad la única forma de liberarse de este totalitarismo soft es con el hundimiento. El LEVIATAN es un parásito que mata al huésped….solo con el hundimiento una civilización se libra de estas élites de jetas.

    • Por algo muchos estábamos encantados con una entrada de los hombres de negro a saco.

      No se si habrá una 2ª vuelta cuando se acabe (si dios y Merkel quieren) el QE el 4ºtrim.

      Si no antes o después seremos invadidos por los moros, y esos el único papel que reconocen es el del libro verde.

      Los moros pondrán mirando a la meca a toda esa pandilla de burócratas (a ellas también), y luego “cumplirán” con el precepto .. Siria hasta hace 4 telediarios era un país soportable. en la estampida problemente usted y yo tendremos mas posibilidades porque conocemos el mundo real. Esa será nuestra única satisfacción.

      un cordial saludo

  6. El papeleo es el sistema de pensamiento del incapaz. La lógica, cualidad reservada a las mentes privilegiadas es el enemigo del torpe político que escudriña en su limitación las posibilidades que le ofrece la picaresca. Eso es todo, no busquemos más allá de la intención de comer las uvas de tres en tres y si es posible de cinco en cinco.
    La solución es tan fácil que asusta pensar por qué no se pone en práctica.

    • “El papeleo es el sistema de pensamiento del incapaz.”

      Chapeau¡¡

      Y el modelo (anti)económico-burocrático es la muerte de occidente. Ahora rematado por la sociedad prohibicionista del pensamiento.

      De aquí no sale viva una civilización con éxito de más de dos mil años….

  7. Detrás de cada papel, hay normas, leyes, reglamentos en un sentido y en su contrario. La administración atropella al ciudadano en sus derechos básicos, inmisericorde, por un dia, por un trámite, por 10 €, por algo que no te comunicaron o lo hicieron mal da igual, te sancionan, te expolian pero si luegos reclamas ni la admiten, te torean, no responden en tres años, no deben cumplir ellos la ley, ni derechos basicos, tienen presunción de veracidad, de buena fe etc etc vas a un juzgado y entonces la administración se puede equivocar, puede dilatar, puede cobrar de mas, puede superar e incumplir plazos que a ti te exigen, y todo ello lo firma un juez… y si no es suficiente para atentar contra la dignidad, libertad y patrimonio del ciudadano, encima hay una ley y su contraria, la ley del embudo siempre y si dices que eso no tiene sentido, entonces algun vago, hdp, sinverguenza secretario judicial te dice “aqui lo hacemos asi” osea, este es mi cortijo y me paso la ley por el forro. Debes ir a Europa, perder 10 años y miles de € para que te den la razon, España es el segundo pais de la UE detrás de Rumania… (60% poblacion gitana) con mas condenas del TJUE.. eso no lo dice ninguno de los fatuos politicos y soberbios y cretinos de los jueces, para ellos la administración y la de justicia es perfecta y no estan valorados…….. porque no les conocemos lo suficiente, si los conocieramos debian exiliarse de España

    • Excelente mlunadem¡¡¡

      Ese es otro capítulo, en efecto. La relación con la administración y sus abusos y atropellos sometidos a ese derecho DE PARTE que es el derecho administrativo, una relación pornográfica de prerrogativas, impunidad, exenciones y privilegios, demencial.

      Hay que vivir lo que es un recurso, o la via contenciosa administrativa para entender lo que era la vida de señores y súbditos en la era preconstitucional. Las garantías son filfa. Es un auténtico estado de servidumbre.

      Un insulto a la inteligencia.

  8. Sean en papel, mensajes de texto, pdf , correo electrónico, la administración proporciona faena a los centenares de miles de personal laboral, curritos por enchufe, convocatorias u oposición para dar la impresión de una actividad frenética, que es básicamente recaudatoria. Al mismo tiempo, cualquier labor masiva (más IVA), genera unos gastos de papelería, clips y material tecnológico susceptible de ser adjudicados, tras una parcelación oportuna para que no entre en las listas escrutables, a amiguetes, deudores de oscuras donaciones y demás fauna abonada al BOE y sus gangas.

  9. Muy bueno.

    Es el imperio de los papeles*, irónicamente en la época de lo digital.

    * Una de las tareas más tediosas y desagradables que existen es abrir el correo (de papel), y archivar.

    Que levante la mano quien no ha dejado alguna vez de abrir el correo durante días, semanas, incluso meses…

    Y ves cómo se acumula el correo en la mesa, y con mala conciencia lo vuelves a mirar, y nada puedes hacer para vencer tu pereza…

    • El secreto Mr. Boswell, es abrir exclusivamente los que hipotéticamente puedan comportar el corte de suministros básicos. Lo demás, es seguramente paja que arde muy bien a poco que uno tenga una barbacoa, y sin abrir, que da más gustirrimín. Nuestros antiguos pecados de dar nuestro nombre y dirección a cualquier entusiasmo puntual, siempre vuelven, con las lamentables consecuencias de la degradación del medio ambiente. Yo suelo dar direcciones digitales de heterónimos, que son más fáciles de eliminar con un par de clics.

      • Ya. Pero lo importante, lo que son gastos, bancos, etc…, ya lo vemos por internet.

        En efecto. Hay que tener mucho cuidado a quien se dan tus datos.

        Además. En España no es muy frecuente, pero en USA es más común la usurpación de identidad, y te puedes meter en un lío sin saberlo.