Audio-texto

El día siguiente a la celebración de las elecciones generales un profesor universitario, muy conocido mediáticamente, ejemplificaba una de sus explicaciones relativas al comportamiento humano partiendo de una anécdota vital. El profesor en cuestión narraba como el día de la jornada electoral había salido de su domicilio con intención de votar y en el camino a su colegio electoral se había topado con un vecino suyo. El vecino en cuestión, una persona afable, comprometida y nada problemática, hacía a su vecino profesor la confidencia de que había votado a Vox harto del eterno chantaje al que los nacionalistas tenían sometido a su país. El profesor universitario ponía este ejemplo en clase para prevenir a sus alumnos de que, en cuestiones de comportamiento, ya sea animal o humano, nada hay que dar por sentado. Hasta detrás de un apacible y amistoso vecino jubilado se puede esconder un psicópata votante de Vox, insensible hacía los derechos de las mujeres, partidario de un nacionalismo español excluyente, incluso un franquista de tomo y lomo.

Anécdotas como las que describo ya aquí se vienen sucediendo en los últimos días en los que desde distintos medios de comunicación se está procediendo a una descalificación global de más de tres millones de compatriotas a los que se presenta con contornos nada positivos: machistas, retrógrados, franquistas, intolerantes, violentos, radicales, populistas, reaccionarios, fascistas…entre otras lindezas. Como si tratase de la película de Don Siegel, La invasión de los ladrones de cuerpos, se nos presenta a buena parte de nuestros compatriotas como una especie de seres abducidos por un atavismo conservador que los lleva a sostener ideas tan poco tolerantes como las del respeto a la ley, la inmigración controlada, el fin de la guerra de los sexos promovida por el feminismo más radical o el orgullo de formar parte de uno de los países con una historia cultural más rica del mundo. Ideas como esas, bastante transversales hace sólo 50 años, hoy son consideradas heréticas como consecuencia del desarrollo de ideas hipercríticas acerca de la llamada civilización occidental.

Mi propósito con este artículo no es tanto justificar unos posicionamientos políticos determinados, los de VOX, cuanto defender el carácter racional e ilustrado del votante de Vox. Sí han leído bien, especialmente aquellos asiduos oyentes de la SER, la Sexta, los lectores de El País y en general todas aquellas mentes bien pensantes que se consideran custodias y garantes de la racionalidad, la moderación y el progreso en este país. El votante de vox no es el ser atávico que ellos presentan, al menos no tendría por qué serlo.

Que tres millones de españoles hayan ejercido su derecho al pensamiento crítico no debería ser motivo de preocupación sino de profunda reflexión por parte de unas élites políticas más favorables a mantener a la ciudadanía en un estado de minoría de edad intelectual

Votar a Vox puede ser un ejercicio del famoso Sapere aude kantiano al que se refería el famoso filósofo ilustrado alemán en su opúsculo ¿Qué es la ilustración?  Advierta el lector de mi artículo que busco una analogía que a todo buen progre cultivado escandalizará sobremanera. ¿Cómo se atreve semejante plumilla, dirán los que se autodenominan progresistas y herederos de Kant, a comparar al epítome del universalismo, Inmanuel Kant, con un panda de descerebrados racistas y xenófobos que no tienen sentimiento alguno ilustrado ni cosmopolita? Precisamente en esa palabra “sentimiento” ilustrado y cosmopolita es en donde radica la falta de auténtico kantismo en buena parte del discurso progre que se considera heredero de su tradición universalista.

Si hay algo de lo que precisamente huía Kant era del sentimentalismo en su formulación de los problemas morales y antropológicos. El universalismo kantiano era de base racional, totalmente alejado del sentimentalismo que profesa buena parte de nuestra intelectualidad progre hoy en día, tan partidaria de hacer del sentimiento y de la emoción el único criterio de verdad en cualquier cuestión moral o política. Kant situaba en el centro de su antropología al sujeto como un ser autónomo y racional, capaz de pensar por sí mismo y de alejarse de cualquier tutela que lo considerase un menor de edad o un incapaz. Justo aquello que hacen nuestras nuevas élites supuestamente ilustradas que nos dicen en cada momento y en cada elección que debemos pensar, votar y lo que es todavía peor : lo que no podemos cuestionar. Este opúsculo kantiano de 1784 proclama que la verdadera ilustración no comienza tanto con el surgimiento de un grupo social que se autoproclama custodio de las esencias del pensamiento crítico cuanto del momento en el que el individuo acepta su propia autonomía moral y se atreve a pensar por sí mismo sin la guía de otro, se llame este Iñaki Gabilondo o Ignacio Escolar.

En los tiempos de Kant ya se intuía el gran mal de la humanidad, mucho peor que los catastrofismos con los que nos asustan los partidarios del alarmismo climático, el de hacer dejación de nuestra propia racionalidad ya sea por el miedo al “qué dirán” o por la cobardía de no atreverse a cuestionar lo que nos parece contrario al sentido común. “¡Es tan cómodo! No estar emancipado”, nos dice Kant en su opúsculo. Siempre es más sencillo guiarse por el criterio de El país, por las homilías de Julia Otero o por las regañinas de Ignacio Escolar que atreverse a cuestionar el dogma de lo políticamente correcto y osar leerse el programa de Vox o de cualquier opción política anatemizada por el establishment bien pensante.

Kant también apunta una tesis muy interesante en su obrita: que las revoluciones no consisten tanto en los grandes cambios políticos o económicos como en la verdadera reforma de nuestras propias costumbres. Siempre será mucho más revolucionario atreverse a pensar y tal vez votar aquello que nos dicen que es malo, que votar morado porque se dice que eso es lo verdaderamente revolucionario, aun cuando esto último sólo haya servido para revolucionar el modo de vida de sus dirigentes, cada vez más plácidamente instalados en los espacios de un sistema que dicen querer transformar.

Me dirán, el votante de Vox puede ser considerado crítico, pero no pude ser reputado como verdaderamente kantiano pues su moral es particularista: antepone las necesidades de los nacionales a las de los extranjeros. ¿Hay acaso algo menos kantiano que defender una moralidad y una política basada exclusivamente en el apoyo de los más cercanos? La moralidad kantiana era puramente formal, sólo fijaba unos criterios generales de actuación, jamás prescribía soluciones concretas, al estilo de recetas aplicables a un supuesto concreto; en este caso cómo afrontar la problemática moral que se les plantea a las sociedades contemporáneas con la llegada masiva de inmigrantes. Por otro lado, lo que exigía la moral kantiana era la universalización del principio o máxima moral. ¿No es caso universalizable una tesis que sostenga que no es sostenible un estado con una inmigración descontrolada hasta el punto de poder poner en riesgo su propia subsistencia?

Poco kantiano en cambio parece hacer depender exclusivamente nuestros deberes morales y políticos para con los inmigrantes de un sentimiento de solidaridad impuesto desde unas élites que jamás tendrán que vérselas con las problemáticas sociales asociadas a una inmigración descontrolada. La racionalidad kantiana exige que todos y cada uno de nuestros actos estén guiados por una valoración racional de los mismos. Como bien apunta Michael Walzer una idea de justicia político-social de corte universalista, basada en sentimientos de empatía con nuestros semejantes, tendrá necesariamente un carácter moral tenue que no pasará de unos principios muy generales, de muy difícil concreción. El lema de “nadie es ilegal” puede resultar atractivo para nostálgicos del sesentayochismo, espíritus utópicos, personas de una gran empatía o para cínicos progres que jamás tendrán que vérselas con situaciones conflictivas en sus lujosos barrios residenciales, pero resulta escasamente operativo cuando hay que implementar soluciones que sean justas, viables y humanitarias. No puede ser kantiano, por ser contrario a la racionalidad y a la autonomía que se le presupone al individuo, escurrir el bulto o apelar a generalidades más o menos bienintencionadas. Los posicionamientos de Vox en materia de inmigración tienen más de kantianos que de nacionalsocialistas para gran disgusto de José Luis Villacañas.

Como muy bien apunta también Kant en su opúsculo, una generación que sea responsable no puede legar a la que le va a suceder una situación de minoría intelectual en la que le vaya a ser muy difícil, por no decir imposible, ejercer su deber de actuar de una manera autónoma y racional. Por eso, que tres millones de españoles hayan ejercido su derecho al pensamiento crítico no debería ser motivo de preocupación sino de profunda reflexión por parte de unas élites políticas más favorables a mantener a la ciudadanía en un estado de minoría de edad intelectual.

Foto: Mandyme27


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público. 

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

25 COMENTARIOS

  1. Excelente análisis Carlos. Me gusta la idea central del pensar aunque duela. La sociedad española está sometida al paternalismo estatista desde el “marasmo” francés de 1812, y no ha levantado cabeza hasta la actualidad. O eso puede parecer. Veremos.
    Y fenomenal el debate suscitado entre los lectores y sus comentarios. Es alimento puro para las mentes pensantes, pues las ideas -siempre libres- abren ventanas con el consiguiente aire fresco.

  2. “Anécdotas como las que describo ya aquí se vienen sucediendo en los últimos días en los que desde distintos medios de comunicación se está procediendo a una descalificación global de más de tres millones de compatriotas a los que se presenta con contornos nada positivos: machistas, retrógrados, franquistas, intolerantes, violentos, radicales, populistas, reaccionarios, fascistas…entre otras lindezas”

    Pues mire, Carlos, a mi me parece que descalificar de ese modo a más de tres millones de compatriotas sería un grave error que no se está dando mediáticamente, salvo anécdotas excepcionales e interpretables subjetivamente, claro. Al contrario, el sentimiento general que abunda en tertulias y foros mediáticos es razonar que los más tres millones de votantes de VOX no pueden responder ni encajar con esos calificativos gruesos que reciben sus dirigentes.

    El mismo fenómeno se produjo cuando Podemos irrumpió con fuerza en el escenario político con más de cinco millones de compatriotas elevándoles en las urnas a tercera fuerza parlamentaria. El desasosiego y desconcierto mediático no se hizo esperar en forma de exabruptos del tipo: “perroflautas, comunistas, bolivarianos, bolcheviques…”.
    Y aunque los dirigentes del partido morado, junto a sus satélites fueron objeto de toda la furia mediática, la reflexión sobre sus más de cinco millones de votantes era más de preocupación del tipo: “En España no puede haber más de cinco millones de perroflautas antisistema, bolivarianos y bolcheviques. Es el voto irracional del cabreo. La mayoría no saben lo que están votando realmente y se han dejado engatusar”.
    De manera que, esa “voxofobia como negación del verdadero espíritu ilustrado”, de la que se hace eco, me suena a dejà vu y a la misma música celestial de entonces, pero con otra formación y otros actores políticos. La música puede sonar bien y cualquiera podría suscribirla sin mucho análisis, pero te pones a traducir la letra y es infumable.

    No es posible ejercer “el pensamiento crítico y aplicar la racionalidad kantiana”, tal como usted expone, cuando truinfa entre los electores un programa político generalista, supeficial y contradictorio en sus planteamientos que, lejos de explicar cómo piensa hacerse viable, se queda en los enunciados de las cien medidas para España. Quizás por ello se le asigne la etiqueta de “populismo de derechas”.

  3. Un dato curioso para comprender hasta que punto la inmigración masiva es promocionada por los partidos del estado.

    En una ocasión escuché a un cubano-hungaro que defendía la política de Víctor Orban reprochar al PSOE español una propuesta realizada en la UE para solucionar el problema de la inmigración ilegal.

    OJO AL DATO:

    El PSOE propuso, ni más ni menos, otorgar la residencia en el consulado de origen a cualquier inmigrante que la solicitara, de esta forma cualquier inmigrante que llegara a España sería legal. La propuesta fue desestimada por la UE.

    Este es el PSOE, ni más ni menos.

    Esta noticia nunca la he visto en un medio español, pero nos da una idea de hasta donde puede llegar en su afán por destruir España.

  4. No es lo mismo el cristianismo (las ideas de Cristo), que catolicismo (la iglesia romana): una iglesia que dice basarse en el evangelio de cristo. La iglesia católica es ECUMÉNICA que significa: universal, general, mundial, total, conciliar, sin fronteras, igualdad, fraternidad… INTERNACIONAL o sea las mismas ideas del socialismo/comunismo, todo lo que va en contra de la libertad (igualdad), lo local y nacional (donde nacemos) y la tradición( nuestros antepasados y nuestra historia). La iglesia católica y el socialismo son hermanos y su fin es la igualdad que anula la libertad del individuo libre.

      • Una reflexión bastante descabellada por cierto, que demuestra desconocimiento tanto del catolicismo, una religión, como del marxismo, una ideologia. El catolicismo predica que todos los hombres somos iguales en dignidad porque hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios. Tengo la impresión que la igualdad de la que hablan los marxistas no es exactamente la misma, es otra cosa. Por cierto Cristo no tenía “ideas”, no era un ideólogo ni un filósofo. Pero bueno nos puede valer eso de las ideas. Entre sus ideas estaba que la salvación era para todos los seres humanos, por lo tanto su mensaje es universal, católico: Id por todo el mundo y predicad el Evangelio Marcos 16:15-18

        • Una diferencia fundamental con el marxismo es que en el cristianismo nos salvamos o condenamos de uno en uno.

          El marxismo nos salva o condena dependiendo de si somos capital, burguesía o proletariado.

          Eso es lo que no entendieron, porque no les convenía, jamás, los teológos de la liberación.

    • El problema es que la Iglesia Católica confunde de manera interesada a Dios y el Cesar.

      Su ámbito espiritual y terrenal.

      Que sea ecuménica e internacional no es un problema. El problema es cuando usa eso para afianzar una posición terrenal muy definida, y además de manera muy oscura. Exigiendo a los otros Estados nación cosas que ella no cumple ni por el forro. Y lo hace no por espíritu ecuménico, si no por desgastar al otro para incrementar el poder propio.

      “El haz lo que digo pero no lo que hago” no me parece un mensaje muy evnagélico. Pero es lo que hay.

      Lo peor es que parece que ha apostado por convertirse en el cómplice necesario de todo ese globalismo abortista, proeutanasia, ecologeta.. postulándose cómo el ingrediente mas cañí de una especie de nueva religión.

      Un cordial saludo

      • ¡Todo lo contrario amigo mío! Precisamente el catolicismo al desacralizar el poder político separó a la Religión del Estado. El César ya no era Dios, solo había un Dios al que adorar y no era ningún gobernante terrenal, que tenía su ámbito de actuación diferenciado del ámbito religioso.

    • No veo yo que la Iglesia vaya contra lo local Sr Blues y mucho menos contra la igualdad de las personas, todo lo contrario.

      Qué una religión sea universal no tiene nada que ver que no se integre en el ámbito local, de hecho las idea principal prevalece en cualquier parte del mundo donde el catolicismo exista, algo lógico por otra parte, es como la Declaración Universal de Derechos Humanos, se supone que tiene que ser la misma en cualquier parte del mundo (que se respete es otra cosa). Los dogmas de la Iglesia, el Evangelio es el mismo, en cualquier parte, como determinadas celebraciones algo lógico y normal.

      No le veo yo a eso ningún problema

  5. Así de sencillo es lo que dice Abascal y lo entiende cualquiera sin necesidad de haber entendido a Kant:
    “la realidad del socialismo: gastarse en droga y en burdeles el dinero del pueblo al que se deja en la miseria”.
    “La sentencia de hoy debería tener como respuesta una moción de censura de la oposición”, escribió entonces Iglesias. “La sentencia de hoy debería tener como respuesta… el aislamiento del partido más corrupto de Europa –responde Abascal este martes–. Pero no lo haréis porque sois iguales”.

    Vaya ahora un fragmento de ese Kant ideólogo de la Ilustración: “Este espíritu de libertad se extiende también exteriormente, alcanzando incluso los lugares en que debe luchar contra los obstáculos externos de un gobierno que equivoca sus obligaciones. Tal circunstancia constituye un claro ejemplo para este último, pues tratándose de la libertad, no debe haber la menor preocupación por la paz exterior y la solidaridad de la comunidad. Los hombres salen gradualmente del estado de rusticidad por propio trabajo, siempre que no se trate de mantenerlos artificiosamente en esa condición.”

  6. Vox tiene bastante futuro político mientras se mantenga como baluarte de la sensatez. Últimamente he visto cosas curiosas. He visto a gente afín al PSOE de toda la vida, pero con dos dedos de frente, alegar que Vox no es un partido fascista y que su programa económico es verdaderamente liberal y que eso es muy necesario si queremos mantener el estado del bienestar en España.

  7. Yo también he votado a VOX.

    Lo he votado por muchas cosas.

    Por un lado, considero que las autonomias son una de las manifestaciones del problema que tenemos. Me indigno cuando veo que en mi Comunidad, infra financiada por deseo de Zapatero-PSOE en 2009, la asistencia sanitaria está hundiendose, las listas de espera se hacen insoportables, las ayudas a la dependencia son raquíticas si las hay, las subvenciones agrarias se retrasan y se reducen comparandolas con otras comunidades, los impuestos y los derechos son distintos dependiendo de la autonomia, se ha fragmentado el mercado de bienes y servicios. Todo se ha hecho a espaldas de los ciudadanos, poco a poco, ocultando que funcionan muy mal para los ciudadanos. Observen que los partidos instalados en el sistema, directamente beneficiarios del mismo, evitan hablar de los problemas que generan las autonomias. Hoy tenemos dos autonomias que se han propuesto destruir España y no encuentran respuesta adecuada en esos partidos instalados en el sistema. Solo Vox sale del pacto de silencio y denuncia estas autonomias que de no recortar nos llevan a la perdición. Entendido por perdición, el deterioro de las pensiones, del estado de bienestar y la pérdida de libertad.

    Si por pensar que el partido que recoge mejor mis intereses es VOX, no me importa soportar calificativos de facha, cavernario o extrema derecha de gente mal informada, sujeta a manipulación o simplemente interesada. Ellos son los abducidos por una fuerza que actua en contra de sus intereses…

  8. Ha hecho bien el autor en someter al juicio kantiano la inmigración ilegal porque si se le hubiera ocurrido hacerlo con la “ley de machos y hembras” podríamos estar tirados por el suelo de la risa hasta el fin de los tiempos.

    Cualquier persona tristona por el clima otoñal que quiera levantar su ánimo y echarse unas risas solo debe someter este “principio universal y necesario” del insigne filósofo Guillermo Fdez. Vara “los hombres matan a las mujeres” al análisis kantiano. Dejemos a Jung aparte o nos moriremis de la risa.
    A mí la filosofía de Vara me tiene fascinado, aún no he llegado a descubrir si es un juicio a priori o a posteriori, estoy en ello. A posteriori no me encaja porque dicen los “expertos” en el tema que no hay datos empíricos anteriores a la ley.

    Bromas aparte, yo he sido votante de VOX, no digo que soy votante porque no tengo la mala costumbre de votar, ha sido una excepción trevijanista.
    Mi currículum político es el siguiente:
    Adolescente clandestino antifranquista. Mi antifranquismo solo estaba basado en un deseo, como el de todos, hacer una sociedad más alegre y libre, a mí como adolescente lo que menos me gustaba del régimen era la censura literaria, la moral sexual y cierta tristeza en la sociedad ( hoy hay más tristeza)
    Nada más morir el abuelo Paco me afilie al PSOE en el que estuve desde 1976 a 1982, año que ganaron las elecciones y todos los trepas rencorosos y ladrones se pusieron en primera fila, ante semejante espectáculo me di de baja. Como no tenía la edad no pude votar la constitución del 78, aquella chapuza no me gustó nada, pero la sociedad marchaba bien y la acepté como tantos otros por la convivencia pacifica.
    ¿Por que he votado a VOX?
    Porque los políticos y los medios me pueden llamar imbécil un día, pero no pueden pretender llamarme imbécil veinticuatro horas al día durante los últimos quince años y que yo lo acepté como algo normal.
    Como cualquier análisis de la sociedad política actual es una tarea inabarcable, me limitaré a decir que VOX será partido hegemónico, ¿Por qué? Porque España contiene por medio de su experiencia histórica los principios universales y necesarios para sacudirse sin despeinarse las mentiras de lo “políticamente correcto”.
    Ahora a esperar, creo que más de un diseñador de “primaveras árabes” y “revoluciones indigenistas” se van a llevar un chasco con España.
    España es mucha España para diseñarla en un despacho. Como me lo estoy pasando, y ahora empieza lo mejor. Pobre Felón si supiera lo que le espera.

  9. He votado a VOX y es alucinante como los progres, estos socialistas, comunistas y nacionalistas le quieren imponer un cordón sanitario, como también lo es la campaña mediática contra VOX y no pasaría nada si no se inventaran falacias, no se si alguno de estos difamadores se habrán leído el programa de VOX y si se lo han leído aún son más miserables.

    Puesto que VOX no está contra la inmigración en si, si no en su regulación y el delincuente inmigrante sea expulsado, ilegales ni uno.
    También se miente sobre la violencia de género cuando en realidad solo sirve para que determinados despachos de abogadas socialistas, sean mantenidas, pero que en realidad a las mujeres necesitadas de verdad poco les llega, lo que dice VOX es que la violencia es violencia venga de quien venga, sea hombre y mujer y la ley igual para todos, pero claro es que estos progres se hartan de decirnos “queremos un país en feminino”…pues mira yo no, quiero una España de iguales.
    Si comparemos los programas de PODEMOS y VOX vemos las notables diferencias de unos y otros; en PODEMOS las primeras 47 medidas son falacias puras y simples y si seguimos la 48 no tiene desperdicio (Trabajar para una Constitución decididamente feminista que, entre otros, definirá los cuidados como un derecho fundamental, pues no miren uds., quiero una España que el genero “neutro” vuelva imperar. Y ya si nos leemos el resto hasta el 76 entre otras coas de aplicarse se dispararía el gasto social y funcionarial, que ya sabemos la izquierda es muy de funcionarios. Y ya del resto hasta el final la 289 algunas de ellas podrían ser aceptables pero vamos a lo mismo ¿de donde sale el dinero? siguen apostando por lo público, las subvenciones y autonomías, con negociaciones de tu a tu, con catalanes y vascos.
    https://podemos.info/wp-content/uploads/2019/10/Podemos_programa_generales_10N.pdf

    Y si vemos el programa electoral de VOX nos damos cuenta de cuan diferencia por ejemplo; 1. Suspensión de la autonomía catalana hasta la derrota sin paliativos del golpismo y la depuración de responsabilidades civiles y penales.
    2. Ilegalización de los partidos, asociaciones u ONGs que persigan la destrucción de la unidad territorial de la Nación y de su soberanía. Son 100 medidas pero todas coherentes con quienes no nos da asco pronunciar la palabra España.
    https://www.voxespana.es/biblioteca/espana/2018m/gal_c2d72e181103013447.pdf

    Pero hablando de extremos sin duda se lleva la palma el PNV, no ya porque desde sus orígenes sea un partido racista y xenofobo que lo sigue siendo pero es que aún no ha renunciado al nacional catolicismo.

  10. Vox es para mentes simples, no le de más vueltas. Olvídese de intelectualidades, ni dilemas kantianos ni similares.

    Por supuesto he votado a VOX, defienden la familia, la unidad nacional, la igualdad entre las personas, tienen un programa económico claro y son contrarios a la inmigración ilegal.

    Simplicidad al máximo. No necesito más para saber a quien tengo que dar mi voto.

  11. Don Carlos

    Extraordinaria columna.

    Uno de los problemas de VOX, ya lo he dicho en otras columnas, foros.. será compaginar el catolicismo de algunos de sus dirigentes, y el comportamiento y obediencia derivados, y el problema, largamente ocultado, de cómo desde esa misma Iglesia se ha promocionado (y promiciona) la división territorial y la inmigración ilegal.

    Ahí si hay un problema kantiano, dentro de VOX, de muy señor mío.

    Que, curiosamente, no hay profesor universitario, ni periodista, ni similar (siempre de izquierdas); que tenga bemoles para explictarlo.

    Que se podría sustantivar, si tuvieran bemoles, preguntando a los dirigentes de VOX:

    ” Usted sabe de la actitud de la Iglesia en Vascongadas, Navarra, Cataluña… tolerando/promoviendo el nazionalismo; asi como de la promoción de la inmigración ilegal..

    Con este panorama ¿pone usted la X en la declaración de IRPF o no? ”

    Y haber por donde salían (de éste dilema kantiano) las Monasterio y demás.

    Lo mismo en política exterior, por ejemplo respecto la NATO, la pliítica de bociot a Rusia por la UE (inducida desde USA).. donde habría que discutir hasta que punto tiene sentido estar en la NATO si Ceuta y Melilla no están bajo su paraguas, y el que se nos ha perdido haciendo boicots a Rusia.. que perjudican exportaciones y entrada de turistas, Rusia que nunca nos ha hecho nada (excepto vendernos unos barcos podridos hace tres siglos). Diga lo que diga Soros.

    Otro dilema kantiano sobre el que la izquierda no quiere decir ni pio.

    Insisto en lo de que la izuqieda no quiera decir ni pio, porque para mi es lo mas reseñable de estos dilemas.

    Porque al obligar a posicionarse a VOX afloraría el fondo del problema, y es eso, precisamente, lo que esos “intelectuales” de serie B no quieren que pase.

    Un cordial saludo

    PS supongo que habrá mas incoherencias kantianas en VOX, pero puede estar seguro de que de 10 incoherencia, en 8 encotramos que si no salen en los medios y no son señaladas, es porque obligan a ahondar en verdades incómodas para el establishment pogre.

    • No lo veo así.

      Sí VOX es un partido que defiende el catolicismo. Yo soy cristiana católica, no le diría fanática ni mucho menos y soy contraria a muchas corrientes dentro de la Iglesia empezando por la actual del Vaticano, por lo tanto ya tengo dudas de si soy buena cristiana.

      Es muy complejo el tema, Podemos defiende la inmigración y la apertura de fronteras postura bastante más cercana al ideario cristiano que la de cualquier otro partido político. En ese aspecto casi tiene más alma cristiana que cualquier otro partido. Luego claro está el tema de la defensa a la vida, VOX la defiende, los de Podemos y similares no, su prioridad es la defensa del aborto.

      Parte de la Iglesia no es muy partidaria de VOX, muchos son los obispos y sacerdotes que están preocupados por el auge de VOX y de partidos similares que defienden el cierre de fronteras algo totalmente contrario a la Doctrina Social de la Iglesia, otros lo analizan desde distintos puntos de vista y hasta pueden entender que no es la solución recoger a todo el mundo

      VOX tampoco está de acuerdo con muchas de las opiniones del Papa Francisco, ni con obispos que apoyan el independentismo, pero es que el Papa es el primero en nombrar arzobispos independentistas. Si ya es complejo luchar por España no quiero ni pensar lo complejo que es luchar por la Iglesia y todo lo que dentro de ella existe, eso también es un mundo de distintas corrientes.

      La verdad la Iglesia no debería meterse en asuntos políticos como los partidos políticos no deberían meterse en asuntos religiosos. Hay que convivir sin duda y debe facilitarse la libertad religiosa y de culto pero la religión y la política nunca deberían casarse.

      • Pues discrepamos apreciada Emme

        Estamos en la eterna pregunta de lo del Cesar y lo de Dios. Y yo lo que pido a los de VOX en que se mojen en que entienden c´mo asuntos del Cesar y en los de Dios.

        VOX se significa por una defensa de la Patria, que tiene dos amenazas, la interior con los secesionismos y la exterior con la inmigración ilegal y la injerencia desde organismos suprancionales en nuestra identidad (la presión para que se diluyan los estados nación).

        En todos ellos la Iglesia Católica, que confunde en su propio beneficio el Cesar y Dios, y VOX están enfrentados.

        La pregunta, como con lo de la X a la Iglesia, sirve para resolver este dilema kantiano.

        Y lo peor es que en la actitud de la Iglesia no veo nada evangélico/pastoral detrás. Lo hacen simplemente para mantener su cuota de poder terrenal (lo del Cesar), y no sabe cómo católico lo que me duele darle, en ésto, la razón a los reformistas.

        Si tanto les preocupara el tema de la inmigracion abrirían las puesrtas del Vaticano y dejarían que en la plaza de San Pedro, Jardines, basílica… acamparan unos cuantos miles de ellos, y los proeveerían de comida, medicinas, abrigo.. sin embrago no ocurre.

        Un muy cordial saludo

        • “Y lo peor es que en la actitud de la Iglesia no veo nada evangélico/pastoral detrás”

          Discrepo totalmente estimado Rabo de Pasa :))

          Qué la Iglesia tiene muchos pero muchos fallos sin duda pero la labor que hace en muchísimas zonas es incalculable y no hace falta ir a tierras lejanas de misiones y demás, al lado de casa de cada uno; atención a drogadictos, prostitutas, personas sin recursos, atención a enfermos, ancianos, consuelo a familias …

          La acción pastoral de la Iglesia Católica es amplísima desde la familiar, la de la salud pasando por muchas otras hasta la Pastoral de la carrretera que mucha gente desconoce que existe.

          Lo único que estamos en la fase de atacar todo lo relacionado con la Iglesia Católica , la leyenda negra sobre ella cuanto más mejor y no es así.
          A lo largo de la Historia, como hemos dicho más de una vez en estos foros, sobre todo el forero Brigante, que sabe un montón de cosas sobre ello :)), quien primero defendió la dignidad humana fue la Iglesia y fue una adelantada en la defensa de los Derechos Humanos. Hay Encíclicas que fueron una verdadera revolución en la defensa de cuestiones sociales

      • La postura de Podemos sobre la inmigración será cualquier cosa menos cristiana. Podemos defiende la inmigración ilegal que implica la explotación del ser humano. La inmigración descontrolada, los trasvases forzosos de población auspiciados por intereses financieros globales, la descapitalización de los países de origen no tienen nada de cristiano.