Audio-texto

Supongo que Mariano José de Larra y el ficticio Monsieur Sans-Délai (Señor Sin Demora) no se tomarían a mal que parafrasee el título del famoso artículo del periodista madrileño para titular esta pieza. Convencido estoy de que Larra no albergaba esperanza alguna de que la burocracia española fuera a mejorar un ápice un par de siglos después, pero también estoy seguro de que se sorprendería de que a día de hoy tenga en mi escritorio un listado de expedientes sin resolver entre los cuales figuran algunos del siglo pasado. Quién sabe que habrá sido de aquellas industrias. La cruda realidad es que obtener la licencia para realizar una actividad económica puede demorarse toda una vida.

Suelo repetir con frecuencia, para ilustrar lo que Larra denunció en su día, que mi primer proyecto “grande” tras finalizar mis estudios de Ingeniería Industrial sigue sin estar legalizado; esto es, aún no tiene licencia de funcionamiento, vaya. Sin embargo, yo no necesito recurrir a ningún espurio señor Sans-Délai. Mis clientes tienen nombre, apellidos y CIF en regla. Pagan sus impuestos y dan trabajo a muchas familias. En todo caso cabría explicar por mi parte qué entiendo por “proyecto grande”, que en este caso no es más que un proyecto de construcción de algunos millones de euros que precisaba –y sigue precisando– de autorización del Ayuntamiento, además de la acometida de servicios básicos de diferentes consellerias.

Poco importó que fuera el propio Ayuntamiento quién discrecionalmente instara a mis clientes a abandonar sus antiguas instalaciones para poder realizar un Plan General de Ordenación Urbana a su gusto o que distintos alcaldes y concejales hagan uso de las instalaciones –se trata de un salón para eventos– con cierta frecuencia. Se trata de unas instalaciones que no existen legalmente y cuya explotación irregular mantiene en la cuerda floja a sus propietarios… ¡desde hace 17 años! A mí me queda el consuelo de que la gente nos felicite de cuando en cuando por la restauración del edificio donde se enclava, sobre todo porque se trata de un edificio de nueva planta que el menda y otros profesionales levantamos de la nada. El equipo hizo –y seguimos haciendo, qué remedio– su trabajo.

La construcción de un edificio se llevaba a cabo en los años 70 del pasado siglo con un documento de cuatro o cinco páginas, un presupuesto y unos cuantos planos. Hoy son necesarios cientos de folios, la mayoría copiados de otros proyectos y vacíos de contenido. El papel es el material más resistente. Lo aguanta todo

He trabajado mucho con y contra la Administración. Conozco el intrincado ovillo de vericuetos legales que obliga a ingenieros de todo tipo, arquitectos, ambientólogos y muchas otros profesionales a convertirse en traductores entre el obtuso lenguaje técnico-jurídico y las necesidades de las empresas. El ingeniero que más trabaja no es el proyectista o el calculista, es el papelista. Y es que entendemos como normal que unos señores puedan determinar a golpe de plano el valor de nuestras propiedades, calificándolas como rústicas o urbanas, asignando las superficies que son edificables en ellas y, por lo tanto, pueden ponerse a la venta. El precio de la vivienda es uno de los más intervenidos. Así nos va. Eliminen todos los planes de ordenación urbana e inmediatamente se acabará el problema de los elevados precios de las viviendas.

Asumimos sin rechistar que cuando alguien considera, por sus santas criadillas, que un edificio debe mantenerse en pie, es el propietario el que debe pagar la fiesta hasta el punto de obligar a levantar edificaciones que se han venido abajo por el desuso o por un incendio, sin dejar, por cierto, que se vuelvan a poner en marcha a través de una actividad empresarial, para al menos sacarle un rendimiento económico que pueda resarcir los gastos. Antes se murió el padre de mi vecino que pudo él deshacerse de la vieja fábrica que llevaba más de 20 años abandonada y saqueada, y que se vino abajo tras quemarse, porque casi no le quedaban piedras ni acero que la mantuvieran en pie. Eso sí, el Ayuntamiento de Valencia, obstinado, reclamaba una y otra vez que acometieran las obras o que ellos las llevarían a cabo cobrando su importe al muerto.

Mi vecino tiene la negra. Acaba de trasladar su negocio a un polígono industrial y se ha encontrado con que no hay alcantarillado. Nadie ha puesto en marcha la depuradora que costó seis u ocho millones de euros. Pero las tasas de las licencias de construcción o de actividad las cobraron, como se las han cobrado a mi vecino. Allí están las industrias.

He vivido casos muy sangrantes. El Secretario de la Junta Municipal de Ciutat Vella tuvo la desfachatez de decirnos a la cara a un tatuador de Valencia y a mí que no había voluntad política para que su negocio permaneciera abierto, después de seis años, sabiendo, como seguro sabía, que no se puede denegar una licencia si se cumplen con todos los requisitos que la ley marca. Para eso ya se inventaron las Declaraciones de Interés Comunitario, procedimiento no reglado, figura estrella del urbanismo valenciano que afecta a multitud de expedientes para la apertura de negocios y que básicamente se resume en “si no me da la gana, no te doy licencia”. El paradigma sin duda de cómo hacer de la indefensión jurídica, ley.

Siendo honesto debo hacer notar que hay muchos funcionarios que hacen su trabajo de forma diligente, se ajustan a lo que marca la ley y tienen por costumbre interpretarla a favor del ciudadano, lo digo en serio y con conocimiento de causa, pero la realidad es que el sistema burocrático es una enorme bola de nieve que aplasta cualquier atisbo de eficiencia enterrándolo bajo informes sectoriales, jurídicos o técnicos. El sistema está pensado para crecer de forma indefinida engullendo nuestras vidas.

De los que pasan de todo, incluyendo las leyes que rigen su trabajo, de los que te deniegan el Registro de Entrada, porque van tan atrasados en la tramitación de sus expedientes que no quieren más trabajo o de los tardan 10 meses en darte una cita para un expediente que lleva 5 años esperando, y que lo tienen el expediente incompleto porque alguien olvidó pasárselo íntegro, también hay muchos. Nadie me lo ha de contar: lo he sufrido en mis carnes; esto último, no hace un mes aún.

He nombrado al Ayuntamiento de Valencia, que es donde vivo, donde los expedientes se amontonan desde hace tres años. Las Consellerias no se quedan atrás. Seguro que habrán oído hablar de Madrid o Barcelona. Esto hace pensar que los estudios del profesor Bastos que sitúan el punto óptimo de las administraciones en torno a los 20.000 habitantes administrados, puede ser una buena aproximación. Así me lo dice también mi experiencia.

Que nadie se equivoque. Una licencia de obra o para llevar a cabo una actividad empresarial no es garantía de nada. Rellenar un montón de documentos, a base de corta y pega, dibujar un montón de planos, con la estética y el detalle que hoy permiten los paquetes informáticos, es un trabajo inútil. Cumplir las leyes, las de la física o la química, que se trasponen en reglamentos, no precisa de autorización. Los cables y las antenas, los pilares y las vigas son como han de ser porque así lo determina el método científico y es el empresario el primer interesado en respetarlo. Que levante la mano el que vaya a consultar al ayuntamiento la licencia de un restaurante antes de reservar una cena en lugar de echar una mirada a TripAdvisor. Nos fiamos más de las certificaciones privadas. Incluso la propia Administración, en algunos casos, cuando se ve desbordada por su propia burocracia, transige y solicita certificaciones de empresas privadas –que han de estar acreditadas por la propia administración, eso sí– y que son bastante más estrictas y efectivas.

Las licencias sirven para controlar y recaudar. Para multarte porque los usuarios de tu terraza invaden la fachada de al lado, mientras esperas dos años a que el pintor del ayuntamiento, de Valencia de nuevo, venga a pintarte las rayas que la delimitan. Has de ser camarero y policía. Las leyes en base a las que se otorgan las licencias no siguen un criterio lógico y normal. Los planes generales pueden decir que todos los edificios de una zona, existentes o no, deben achaflanar sus esquinas –sí, el lugar donde normalmente están los pilares que sustentan el edificio entero-, dejando fuera de la legalidad a multitud de bajos comerciales, que en su día fueron legales, e impidiendo por tanto que ninguna nueva actividad empresarial pueda llevarse a cabo legalmente en ellos.

Así ocurre en un municipio de L’Horta Nord, donde el Ayuntamiento no tiene más remedio que hacer la vista gorda sobre las leyes que el mismo dicta so amenaza de revolución vecinal y pérdida del sillón del alcalde. Podrían cambiar sus leyes, el Plan General de Ordenación Urbana, pero esto conlleva, como todo expediente que ha de pasar por varias administraciones, una tramitación superior a 10 años aproximadamente.

Desengáñese. La construcción de un edificio se llevaba a cabo en los años 70 del pasado siglo con un documento de cuatro o cinco páginas, un presupuesto, y unos cuantos planos. Hoy son necesarios cientos de folios, la mayoría copiados de otros proyectos y vacíos de contenido. El papel es el material más resistente. En él cabe todo, lo soporta todo y todo se puede justificar sobre él. Cumplir con la física, con la seguridad y ser un empresario pulcro y respetuoso con el medio ambiente y el entorno vecinal nada tiene que ver con obtener una licencia. Seguro que han recomendado a sus amigos más de una vez que vayan a comer a algún restaurante que no tiene su licencia en regla. Seguro. Y seguro que el que les causa molestias sí la tiene. Seguro. Esto va de otra cosa.

Imagen: Alexas_Fotos


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público. 

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

3 COMENTARIOS

  1. Consejo al que tiene esa nave que no puede reformar, consejo gratis.
    La estrategia en este caso sería la siguiente, buscar en familiares y amigos unos chavales jóvenes que quieran okuparla, una vez okupada comenzarán a llegar los colegas (operarios camuflados) a echarles una mano, el dueño los denunciará para reclamar el desahucio, lo que le librará de responsabilidad. Mientras tanto se llevará a cabo la obra sin molestia alguna por parte de las autoridades competentes y cuando se termine la obra el local contará con todos los permisos para la cooperativa okupa que será vendida posteriormente a una sociedad.
    Un corte de pelo, unas rastas, unos tatuajes falsos y unos piercings con imán pueden hacer más que un gestor experimentado.

  2. La primera reforma de envergadura que hice fue hace muchos años, no recuerdo si había cumplido los veinte. Yo entonces era serio, legal y formal, pero no tonto, y como hasta entonces siempre había cumplido las leyes y los reglamentos no se me pasó por la cabeza pedir una licencia que de antemano sabía imposible o “sobornable”.

    Acababa de comprar un bajo en Madrid por una cantidad asumible para un joven sin recursos, cien mil pesetas, aquel cuchitril de treinta metros ni tan siquiera tenía agua y mucho menos desagüe, convertir aquello en algo habitable requería de ingenio. Lo primero que hice fue atascar el desagüe general del inmueble para posteriormente ofrecerme voluntario a los vecinos para arreglar la averia, con el permiso en la mano y el barullo de la obra aproveché para hacer las acometidas a mi prometedora propiedad. El segundo paso fue acumular la suficiente madera como para cubrir cualquier rastro de cemento, yeso, ladrillos, sanitarios ante una eventual inspección. El tercer paso fue ayudar a las vecinas ancianas solucionando pequeños problemas en sus viviendas tras pedirles escusas por el ruido.
    Al cabo de un mes el bajo inhabitable estaba convertido en un apartamento que tardó un día en venderse con un benéfico de un dos mil quinientos por cien y un sesenta por ciento por ciento por debajo del precio de mercado.
    La última reforma que hice fue un favor por amistad, una amiga había alquilado un local para montar un negocio y me pidió ayuda. Mi actividad profesional nada tenía que ver en esos momentos con la construcción, pero me sentí obligado por la ingenuidad de la emprendedora y le dije que se fuera unos días de vacaciones que cuando volviera tendría un local a falta de solicitar una licencia de funcionamiento.
    Allí me encerré con discreción, aunque cometí un fallo, salía a tomar café por las mañanas en el bar de al lado sin sospechar que la dueña tenía echado el ojo al local y había pretendido obtener las licencias sin ningún éxito, total, que su maldad envidiosa estuvo a punto de costarme la vida. Estaba subido a una escalera tras la puerta cuando un tío con casco y placa subido en una moto dio una patada o empujón a la puerta que hizo que me quedara colgando de una viga, muy enfadado le dije que si no sabía llamar a las puertas. El motorista aún más enfadado me dijo “aquí se está haciendo una obra sin permiso” ¿Qué obra? Pregunté estando lleno de polvo de cemento, yeso y escayola. Esto es solo carpintería y Pladur, contesté. Arrancó la moto y se fue avergonzado. Cuando llegó mi amiga solicito la licencia y comenzó su actividad.
    La reforma completa del local tuvo un coste inferior a los cinco mil euros con cambio de escaparate incluido, eso fue lo más difícil, requirió de planificación militar y coordinación de operarios, tres minutos cuarenta y cinco segundos tardamos en desmontar y montar el nuevo escaparate. El negocio estaba listo.
    Si alguien piensa que soy un pícaro se equivoca, esto no es más que literatura arquitectónica.
    Cumplo las leyes a rajatabla y aún más aquellas leyes que desconocen los propios legisladores y los bufetes más prestigiosos, esas te pueden hacer de oro o por lo menos dejar con un palmo de narices a los pícaros políticos y funcionarios del lugar.
    No hay mejor estrategia que provocar que el malo se descubra solo.