Desde que se dieron a conocer los resultados de las elecciones autonómicas andaluzas no se habla de otra cosa en los medios y en las redes que de la irrupción del partido VOX en el Parlamento andaluz con casi 400.000 votos y 12 diputados autonómicos, cuando en las anteriores elecciones no había pasado de ser una formación marginal con unos pocos miles de votos. El fenómeno lo merece, aunque sirva a las izquierdas para desviar la atención de su sonado fracaso electoral con el espantajo de la extrema derecha y ningunear el importante avance de Ciudadanos y el relativo éxito táctico de un PP que, pese a perder votos y representantes, podría alzarse con la Presidencia andaluza como fuerza más votada de una posible alianza de centroderecha.

No voy a detenerme a analizar o comentar las medidas del programa de VOX, que las tiene buenas, regulares, malas y muy malas, incluso desde un punto de vista liberal-conservador, afín a las posiciones del partido. El mayor valor de esta formación es que ha sabido leer correctamente cuáles son los problemas y preocupaciones de muchos españoles. Es decir, han acertado con el diagnóstico, aunque puedan fallar en las soluciones. Y es que, en realidad, el programa es lo de menos a la hora de explicar el ascenso de esta nueva fuerza política en el que confluyen otros factores mucho más importantes en los que no se ha hecho tanto hincapié desde los medios y otras columnas de opinión.

El primero de los factores que explica este éxito es la elevada abstención. Un 41,32% de los andaluces con derecho a voto, más de dos millones y medio, han decidido no comparecer ante las urnas. A esto hay que sumar casi otros 5 puntos porcentuales de votos nulos, blancos o a formaciones extraparlamentarias, lo que da una idea de la desafección generalizada hacia los partidos con representación en las instituciones.

Vistos en comparación con el total de los andaluces con derecho a voto, el PSOE, formación más votada y con todos los recursos de la administración autonómica, solo goza del apoyo del 16,02 % de los andaluces, mientras que el líder de la oposición, el PP, llamado a liderar el cambio, solo goza del apoyo del 11,90%, y las nuevas alternativas, solo obtienen unos exiguos 10,47% (Cs) y 9,27% (Adelante -la candidatura heredera de IU-Podemos-). Esto explica que VOX, con 6,29 % de los votos posibles haya alcanzado esta representación.

Los motivos de la desafección no nos son ajenos a ninguno: los continuados casos de corrupción y escándalos del PSOE y PP a nivel regional y nacional han bastado para la desmoralización del votante, que se ha refugiado en la abstención, o en el voto a otras formaciones más nuevas y con un historial relativamente más limpio que el de las formaciones del bipartidismo español. El cansancio viene arrastrándose en España desde hace años, sino décadas, muy especialmente en feudos como el andaluz donde los socialistas llevan instalados 36 años en el gobierno autonómico sin una sola alternancia en el poder.

Estas son las primeras elecciones en las que han podido votar los españoles después del 1-O y después de que Pedro Sánchez ocupara el Gobierno

La opinión generalizada, pero que para mí es el segundo de los factores más importante para explicar el ascenso de VOX, es la lectura en clave nacional. Estas son las primeras elecciones en las que han podido votar los españoles después del 1-O y después de que Pedro Sánchez ocupara el Gobierno de España desalojando a Rajoy con el apoyo de los mismos que unos meses antes querían dar un golpe de Estado secesionista en Cataluña. Los votantes no han perdonado al PP su tibieza y vacilaciones a la hora de aplicar el artículo 155 de la Constitución y a la hora de convocar unas posibles elecciones anticipadas para evitar el ascenso de Sánchez con los apoyos de los populistas de izquierda y de los secesionistas. Muchos votantes de izquierdas tampoco entienden la traición del PSOE que pretende tocar el poder a toda costa, apoyándose en los enemigos de la nación.

Una tercera causa indirecta, más estructural que coyuntural, es el diseño del sistema electoral, que premia la concentración de voto de los partidos nacionalistas periféricos que, sobrerrepresentados, se han convertido en árbitros de la política estatal en cuanto se acabaron las mayorías absolutas de los dos grandes partidos. Es decir, la debilidad de los grandes partidos para conformar mayorías de gobierno, por culpa de la ley electoral que beneficia a las dos o tres listas más votadas por circunscripción es el problema de fondo que nos ha traído hasta aquí.

Frente a estas vacilaciones y cálculos electorales del bipartidismo, la firmeza de Cs y VOX en la defensa de la unidad de España, incluso personándose en la acusación contra los responsables políticos de la rebelión catalana ha sido percibida por buena parte de la población como un alivio. Y es por eso que ambas formaciones han subido en votos y representantes. En España la izquierda ha dejado de ser nacional, y el PP, pese a la retórica, por sus decisiones y vacilaciones, también se ha percibido así. VOX se alimenta de este sentimiento patriótico herido como se puede ver y escuchar en la proliferación de banderas constitucionales en sus mítines y en su retórica patriótica.

Una cuarta causa han sido las políticas alucinadas de Pedro Sánchez y sus socios de Podemos. El problema viene arrastrándose hace tiempo, pero ha explotado con este gobierno. Existe una creciente sensación de que la izquierda ha dejado abandonada a la clase trabajadora y a sus intereses, a la clase media asalariada que la votaba. Han perdido el contacto con la gente de la calle, sus problemas y preocupaciones.

Solo en 2018 han entrado tantos inmigrantes ilegales desde el norte de África como la suma de los tres años anteriores

Los viajes de Sánchez comiendo vieiras y cava en el avión presidencial o las fotos del chalet de Pablo Iglesias crean una disonancia entre discurso e imagen que refuerzan esta sensación de desencanto, impostura y traición a los intereses de clase. Un progresismo de salón, bañado de corrección política, junto con las estrategias posmodernas de agavillar todos los conflictos sociales, por muy peregrinos y marginales que sean, ha marcado una creciente distancia y desafección de la gente de abajo con la élite que dice representarla. Y esto se observa en varios temas que VOX ha sabido tratar con la dosis justa de populismo que ha atraído a este votante de clase baja o extracción rural.

Son varios los temas que reflejan este discurso populista de VOX que le está robando votos a la misma izquierda. Uno es la inacción gubernamental ante la inmigración ilegal o la creación de un efecto llamada con casos como los de barco Aquarius. Este año la inmigración ilegal ha sido especialmente nefasta: solo en 2018 han entrado tantos inmigrantes ilegales desde el norte de África como la suma de los tres años anteriores. Y negar que esto supone un problema social es querer tapar el sol con el dedo.

Este problema, además, afecta a los ciudadanos con menos recursos, que son los que tienen que compartir espacio y servicios con estas personas que causan conflictos y perturban la convivencia en numerosas ocasiones. La venta ilegal de imitaciones, la delincuencia, el acoso a las mujeres, el desequilibrio en la población tradicional de los barrios de las ciudades y en los servicios públicos afecta a esta capa de la población que nunca fue abiertamente racista o xenófoba pero que pide respuestas a un problema que el buenismo multiculturalista no le está dando.

Hay un conflicto y tensión creciente entre la España urbana y cosmopolita de la costa, frente a la España rural y abandonada del interior

El segundo punto ha sido toda la carga de ideología de género y postfeminismo que con políticas, discursos y gestos está intentando crear una división de clases entre los sexos. Hechos como la huelga feminista de febrero y el apoyo a toda la ideología de género en favor de la agenda política del lobby LGTBI, la desigualdad ante la ley en perjuicio del varón, dejan fría a la inmensa mayoría de la población, que es heterosexual y, generalmente, bien avenida con su cónyuge. O quizás son padres y madres de familia afectados por esta indoctrinación en el sistema educativo, o que sufren injusticias en casos de separación y divorcio. El cálculo de la izquierda es que el 50% de la población, femenina, apoyará sus medidas de discriminación positiva. La realidad es que por cada hombre perjudicado por estas injusticias hay una madre, una hermana, una esposa o una hija que también las sufre. VOX ha capturado votos en este hartazgo ante la injusticia y la impostura de esta inanidad ideológica.

Temas como el apoyo a las tradiciones (Semana Santa, tauromaquia, caza) ha sido otro factor no menor en una región tan tradicionalista como la andaluza y que vive de la explotación económica de estas costumbres. Aquí hay otro factor que VOX puede saber explotar en las siguientes elecciones en otras regiones o a nivel nacional. Hay un conflicto y tensión creciente entre la España urbana y cosmopolita de la costa, frente a la España rural y abandonada del interior. Supongo que la consultoría de Steve Bannon, que estuvo en la campaña de Donald Trump y otros partidos alt-right ha sabido leer esta fractura social existente en España.

El campo español, los pueblos, lloran sangre ante su abandono institucional y su envejecimiento poblacional. Y sus votos son tan válidos o más que el voto concentrado en la ciudad. La huelga de los “chalecos amarillos” en Francia por la subida de los impuestos al diésel puede tener su reverberación en España si se sabe leer en esta misma clave. La izquierda ecologista, plagada de pijos urbanitas, puede querer ciudades peatonales, con bicicletas y coches eléctricos. Pero la España periférica y rural se sigue moviendo, con crecientes dificultades, en sus viejas furgonetas y tractores diésel. Estaremos pendientes, porque la reacción local contra el mundialismo es otra paradoja más de la actual globalización. Y España no va a ser ajena a ella.

Foto: Partido Vox

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo con tu pequeña aportación puedes salvaguardar esa libertad necesaria para que en el panorama informativo existan medios disidentes, que abran el debate y marquen una agenda de verdadero interés general. No tenemos muros de pago, porque este es un medio abierto. Tu aportación es voluntaria y no una transacción a cambio de un producto: es un pequeño compromiso con la libertad.

Apadrina a Disidentia, haz clic aquí

Muchas gracias.

24 COMENTARIOS

  1. Nadie quiere darse por enterado. Sólo Alerta Digital Rambla Libre de Enrique De Diego está informando, que Pedro Sánchez por su cuenta ha adherido a España al llamado pacto mundial para la migración de la ONU, firmado ayer en Marrakech por 186 gobiernos. Este pacto obligará a aprobar legislación en el código penal, en que sólo criticar u oponerse a la inmigración de palabra acarreará penas de prisión. Parece que a los firmantes obliga a admitir 100.000 inmigrantes/año, cualquiera que sea su procedencia ya sea legal o ilegal, con los mismos derechos que los nativos.
    ¿Es legal firmar algo así, sin la aprobación expresa de Las Cortes? No he oído la más mínima crítica.

  2. Comparto su excelente análisis, Manuel. Lo cierto es que, VOX, le ha dado a la izquierda de este país un guantazo en toda la jeta y con la mano abierta. La mejor prueba de ese derechazo que les ha desencajado la mandíbula es que siguen mirándose el ombligo con la avidez de siempre. Y como todavía no se han recuperado del sopapo, con tal de de no hacer auténtica autocrítica son capaces de echar los balones fuera que hagan falta e inventar las conspiraciones de la derecha que sean menester.

    El otro día, en medio de esa histeria mediática por evitar lo inevitable, en medio de esa llamada de algunos indigentes intelectuales al “movimiento antifascista” para okupar las calles, en medio de esa agitación pancartera del “no pasarán” o “fuera fascistas de nuestra universidades”, me sorprendieron algunas voces llamando a la calma, señalando de pueril e ineficaz la estrategia de la izquierda y del independentismo más viscerales, al agitar el espantajo de la extrema derecha y señalar de fascista a todo lo que se menea. Me pregunté, si acaso, todavía quedaba vida inteligente en las filas del izquierdismo militante o era una mera ilusión óptica.

  3. VOX está en la vanguardia, opta por la protección del mundo rural y la libertad patrimonial a través de las Diputaciones Provinciales. En cambio, Rivera no solo se pronunció en contra de aquellas, sino que Rivera es el Macron español, el líder del partido de centro “Ni fu ni fa” de Ciudadanos y cuyo partido está bien relacionado con los sanadores de ALDE en el Parlamento Europeo. También forma plataforma con el partido de Macron: “La République En Marche” para las elecciones Europeas del 2019. Además es socio directo con el primer Ministro socialista, liberal-globalista francés, Manuel Valls, que al igual que Macron, no los quieren en Francia. Por consiguiente, Rivera parece no sólo estar interesado en agitar la banderita de la UE, sino que también atiende los intereses decadentes de los pan-eurócratas.

    Alternativamente, VOX muestra la extrema necesidad de atender a los intereses nacionales unidos por el territorio y la población, evitando así el colapso general de Francia. VOX es además, un ejemplo contra la corrección incorrecta (corrección política), que en los últimos años ha facilitado la expansión de muchos periodistas, lideres políticos y corporativos bufones e impostores.

    • Estoy completamente de acuerdo con Ud. Siempre he denunciado la impostura de Albert Rivera, al que conozco desde que está en la política, inicialmente catalana. Ya ni siquiera defiende la libertad lingüistica en Cataluña. Ciudadanos es Rivera. Sin Rivera el partido tendría el mismo futuro que el de U.P.yD. sin Rosa Díez. Aunque UPyD sigue existiendo y en ralación con los puntos de defensa de la nación y la supresión o disminución del sistema autonómico, defienden los mismo postulados de VOX. Pueden verlo, cuando su representante va al programa de Carlos Cuesta en un canal local de la TDT madrileña y que se puede ver en You Tube. UPyD comparten más, de lo que los separan.
      Resulta curioso las críticas de Rivera a VOX, porque tenían el atrevimiento de poner los intereses de España por encima de los corruptos de Bruselas. Reptiendo aquella frase de Margallo: «España debe ceder toneladas de soberanía a “Europa”». Siempre va agitando el trapo azul estrellado. Su españolismo es tan vacuo, como su acomodaticia ideología. El intento patético de que su chico en Andalucía propusiese un pacto, para aupar a un chaquetero, que ha pasado por todos los partido (PP-PA-IU-PSOE-C,s) como Marin con el apoyo del PSOE y la bastención del PP o de Podemos, le retrata, como un tipo nada fiable. Lo que lleva a la cnclusión, que si PSOE y C,s sumasen, se hubiera repetido la coalición. En Barcelona lo del candidato gabacho y las actitudes de Valls le retratan. Aunque es miembro invitado de Bildelberg el poderoso club de la mafia masónica jázara mundial. No va para cuidar su imagen y manda a otro.

      • Y es una lástima porque algunos miembros del partido de Ciudadanos tendrían mucha valía, pero el de Bilderberg (sospechoso Rivera) está doblegado por la Europa de la corrección política, los liberales y los progresistas de “En Marche”. Ante los cambios que se avecinan no hay más corrección, que alejarse del centro derecha que maniobra con hipocresía. El futuro tiene color con derecha genuina.

      • “El intento patético de que su chico en Andalucía propusiese un pacto, para aupar a un chaquetero, que ha pasado por todos los partido (PP-PA-IU-PSOE-C,s) como Marin con el apoyo del PSOE y la bastención del PP o de Podemos, le retrata, como un tipo nada fiable”
        Lo que no es nada fiable es su forma reiterada de manipular la realidad, en este y otros comentarios, inventándose un supuesto “pacto” que solo se ha producido en su imaginación. Si ni siquiera es capaz de basar su opinión en hechos constatables y objetivos, pues así a priori, no parece muy fiable.

        “Siempre va agitando el trapo azul estrellado. Su españolismo es tan vacuo, como su acomodaticia ideología”
        Vaya, parece que defender la pertenencia de nuestro país a Europa, ahora, con la llegada de VOX, es “vacuo” y está mal visto. Debe ser la nueva moda. Y ya me disculpará, pero me parece de un aldeanismo, similar al que hacen gala los partidos independentistas catalanes y vascos respecto a su pertenencia a España.
        Cuando pintan bastos, se reliegan y se aislan en su posición supremacista, como si en lo que ellos son y han conseguido ser, nada hubiera tenido que ver España, como si su crecimiento, su economía y su progreso alcanzado en tantas cuestiones, se debiera únicamente a sus propios méritos y a lo guapos que son. Hay que estar muy ciego para pensar que, en las circunstancias actuales, podríamos funcionar de forma autónoma, al margen de Europa. Hay que ser muy temerario e insolente para obviar todos los millones de euros que la comunidad europea ha invertido en nuestro país y para comprender que, por mucho que pinten bastos ahora, fuera de Europa va hacer mucho frío o que renegar de ella es la misma actitud hostil, irresponsable e ilusoria que tienen los indepes al querer renegar de España e independizarse de ella. Ojalá pueden verse pronto los efectos del divorcio de la “Gran Bretaña” y también lo “boyante” de una Italia que no va a ser capaz de salir del atolladero. Cualquier programa político que pretenda construir algo sin Europa, además de ser un timo como una catedral, es irreal, populista y aldeano.
        Respecto a la elección de Valls como candidato, al margen de que piense de él que no es de fiar, tal vez la idea inicial de Ciudadanos, cuyos primeros resultados ya se han visto en Andalucía, era comerle terreno al PSOE y llevarse la parte más centralista y moderada de su electorado. La ambición de Valls ha podido más que su “espíritu socialista”, aunque con ello pueda acabar por destrozar el PSC de Iceta en Cataluña.
        Por lo demás, creo que Macron va a resistir el embite.

  4. Los datos dicen que Vox recibe más votos de barrios acomodados (Los Remedios,…) y con alta densidad de mano de obra inmigrante (Ejido).

    Por lo cual:
    “El campo español, los pueblos, lloran sangre ante su abandono institucional y su envejecimiento poblacional.”
    No es premisa válida para justificar Vox.

    Los pueblos rurales,…, ya no hay pueblos, –la vida rural está extinta– hace varias décadas.

    Lo que queda, poblaciones con organización muy similar a una ciudad. Por lo cual, una zona rural con proceso industrial de la agricultura puede tener muchos pueblos alrededor. Pero su modo de vida es urbano. Mismos fundamentos, objetivos y desarrollos; pero sin infraestructuras urbanas.

    Aparte, la población “rural” es poca, envejecida y en proceso de extinción. Si bien, la extinción, es general y generalizada a todo el territorio. Son las élites circulantes navegando en la teología liberal*, las cuales han generado una situación precaria que impide erigir un proyecto vital (hijos deseados como más usual 2. Reales 1,3 o menos).

    Mi patria es el dinero, mi mundo es el dinero.
    El Estado es dinero, mi patria es el Estado,…

    Estos movimientos bruscos de la población a una u otra corporación política recuerdan el movimiento de las ovejas asustadas dentro de un redil. Para un lado,…, para otro, sin ton ni son.

    En su gran mayoría, por no decir todos, los políticos promocionados por el régimen son aristocracia- estatal o asimilable.
    Si bien, Europa parece estar entrando en un momento pre-revolucionario. Las inercias del Estado Liberal, con su ejército permanente, son enormes. Los “millones” de cabezas pensantes que tiene el Estado algo urdirán. El ascenso de Vox tiene muchas similitudes con el ascenso de Podemos. ¿Casualidad?

    Claramente el Estado (con su aristocracia económico-funcionarial) se ha erigido como enemigo de los pobladores del territorio.

    *: liberal: centralización en una aristocrática-estatal. Los cuerpos más significativos son el cuerpo de burócratas, militares y técnicos varios. El Estado Moderno (militar-productivista) reparte el juego (reglas) de la producción. En España ya apuntaba maneras con Carlos III.

  5. Un excelente análisis.
    Añadiría un punto extra, y es que las redes sociales pueden parecer determinantes, y que todo el ruido que se produce en ellas crea terremotos… Pero la realidad suele ser bastante testaruda, y los chillidos virtuales, al final, son solo eso, chillidos.

    Saludos.

    PD: Me leí el programa de VOX hace algunos meses, y serán – salvo que hagan una cagada muy gorda – quienes se lleven mi voto. Intentar demonizar un partido político llamando fachas a sus votantes, sólo sirve para que gente que está dudando se decida. Al final, toda la publicidad, mala o buena, sigue siendo publicidad.

  6. EL CUENTO DE LA CARCOMA DEL 78

    El sistema ha estado infectado por la carcoma desde su inicio y el fisgón Villarejo ha escudriñado sus cloacas a lo largo de 25 años. Todo el régimen de la Transición está en las grabaciones de sus micrófonos. Son más de 400 carpetas de metadatos, 35 teras de información. Una completa radiografía del R78.

    Meterlo en la trena no ha sido una buena idea, está empujando la pupa que va saliendo a la superficie, montoncito de serrín por aquí, montoncito de serrín por allí, denunciando las galerías que existen en el interior. Con cada nueva entrega la infestación se hace mayor. Por lo que el deterioro del régimen también va en aumento. Hay que soltarlo cuanto antes, como siga dentro existe el peligro de que cumpla con su amenaza de traca final para antes de Navidad, se rompa el involucro exterior del túnel superficial y se vea quiénes son todas las larvas.

    Eliminar esta plaga de carcomas es tarea imposible, son muchos miles, están todas pringadas y se apoyan mutuamente, no hay forma de romperles el ciclo vital a todas. Las larvas de estos polífagos llevan 40 años eclosionando en el interior del sistema, siendo indetectables prácticamente. Aunque son tantas, que en el silencio hasta se pueden oír roer. Cuando ya se han introducido, el ciclo biológico se va repitiendo y se van alimentando durante años poniéndose hasta las trancas de todo lo que pillan.

    Pero no hay mal que cien años dure ni enfermo que lo resista. Terminaron por consumir gran parte de la estructura interior transformándola en polvo, de textura semejante a una arena dorada o plateada muy fina que llena todos sus bolsillos, la superficie atacada mostrando múltiples orificios. El caso es que la resistencia mecánica del sistema ha llegado a su límite, el colapso es inminente y colorín colorado, este chollo se ha acabado.

    EL FIN.

    • Espero que Villarejo prosiga su aleccionadora labor.

      Villarejo si no existiera habría que inventarlo. Villarejo es lo mas edificante que nos hapodido pasar en estos últimos 20 años.

      El año 2018 se podrá despedir con un “viva Villarejo man que pierda”

      un cordial saludo

  7. Ruego que se lea este texto meditadamente, sin espíritu faccionario, porque éste está cavando nuestra tumba. primero en sentido metafórico, más tarde, sin duda alguna, también real.

    A medida que nos adentramos en la espesa oscuridad del tramo final del Régimen vigente, hay que empezar por saber bajo qué condiciones el propio sistema de poder constituido se está planteando su continuidad ampliada, reproduciendo su coyuntura originaria a través del actual guión estratégico.

    La analogía con la formación en tortuga de la legión romana hará más comprensible aquello que se está diseñando ante nuestros ojos ahora mismo y desde hace al menos cuatro años, en oleadas sucesivas de refuerzo en las posiciones amenazadas.

    La vanguardia y la retaguardia convencionales se alternan en sus posiciones según la disposición de los efectivos y las condiciones de la lucha por afrontar: a veces son los lanzadores de jabalina corta, a veces son los soldados de infantería ligera los que retroceden o avanzan sobre el terreno, según la resistencia o debilidad del adversario. Ahora bien, tras la crisis de 2008-2013, los flancos han tenido que ser defendidos, pues se hallaban desguarnecidos en las alas laterales extremas e incluso el centro mismo de la formación ha debido ser reforzado. Las tropas de caballería han debido entrar en combate ante el desgaste de las fuerzas alternantes de vanguardia y retaguardia.

    El Régimen del 78 ha entrado en plena fase de la “Operación Tortuga”: Podemos, Ciudadanos y ahora Vox hacen acto de presencia a título de fuerzas de refresco, con el único fin táctico de ocupar los lugares sociopolíticos desprotegidos por la lógica del Estado de partidos y su Oligarquía, deslegitimada y corrupta (“los sinvergüenzas” cuya elogio tartufo y jesuítico recitó artísticamente Pedro J. Ramírez en su memorable y desmemoriada “Carta del director” del pasado domingo 2 de diciembre): la clase media apolítica (territorio de caza del “extremo centro” de Ciudadanos), la clase juvenil de inmadura edad política y minoría de edad cultural, tan despolitizada como la anterior (Podemos) y ahora la clase media baja y sus resentimientos larga y estérilmente rumiados (Vox), votando todos ellos a “”sus partidos””, corruptos en la justa medida en que cada voto, elección tras elección, los hacía más dueños del Estado que los desprotegía, los explotaba y los humillaba.

    Ardua, admirable tarea, pero ya es tarde.

    A cada uno de esos grupos segmentarios de la ley de proporcionalidad del indiferenciado voto de masas se dirige un discurso específico, que incluso ya emitido está agotado por adelantado y sólo ofrece cosas muy sobadas en los mercadillos de la reventa. Cuando no hay representación ni separación de poderes ejecutivo y legislativo, uno se fuma hasta las hojas secas de parra, de ahí las migrañas electorales.

    Más allá, lo que se vislumbra es el engaño, ahora elevado por la ficción de un pluralismo político engendrado y sostenido por y para emitir la señal de que el Régimen del 78 “se hace cargo” de todos, incluso de esos pobres españoles que ingenuamente se creyeron que colocarse detrás de una bandera era un acto patriótico digno de ser reconocido, incluso a través de una “”opción política”” formal presente en esa casa de fulanas que es el hemiciclo de la Carrera de San Jerónimo o cualquier club de carretera local o regional.

    La estrategia de fondo del Régimen, diseñada a la perfección, es sacar a la luz pública a un partido que agrupe a los “”españoles””, a fin de poder caricaturizarlos (Himno de la Legión, procesiones, toros…) y ofrecerles el gustazo de soflamas, historicismos de saldo (Fundación Denaes), signos vacíos y palabras huecas.

    La única comparecencia pública de la Nación política es precisamente lo que se trata de conjurar por estos medios tan deshonestos, tan arteros y tan conocidos. El acto constituyente es exactamente el objetivo que todas las estrategias intentan evitar.

    Ahora bien, resulta que una Nación política sólo lo es, o llega a serlo, en tanto capaz de llevar a cabo la fundación de la separación de poderes entre ella misma como Sujeto portador de la libertad política y el Estado como mandatario de su acto fundante y original. Fuera de este acto constituyente, la Nación política y sus defensores son tan sólo una facción más de un Estado de partidos que la usará en su exclusivo beneficio, que no es otro que inhibir el conflicto fundamental que hoy ya está planteado entre una Nación, que todavía no ha alcanzado la menor conciencia política de su libertad, y un Estado, el de la Constitución del 78 hoy celebrada, que es su enemigo mortal.

    Vox, la llamada o “call” de Vox, forma parte de este juego de sombras a través del cual el Régimen intenta silenciar la emergencia de un nuevo nivel de conciencia acerca de esta enemistad, ya indisimulable, entre Nación política y Estado.

    Por lo demás, basta comprobar el lugar que ocupa el concepto de libertad política en todos los discursos actuales para comprobar que en ninguna parte, y por supuesto tampoco en Vox, nadie piensa, ni puede siquiera pensar, en que una Nación política, para serlo, debe acceder por sí misma a una esfera de libertad de acción en que sólo ella y no la coyuntura internacional y los sinvergüenzas ya instalados en cargos que se pasan unos a otros de mano, además de las innumerables cuentas suizas que los esperan en su jubilación, sean quienes deciden sobre su Constitución y sus instituciones formales, y ello desde la raíz.

    Lo único publicado hoy que va medianamente encaminado hacia el lugar estratégico futuro, en medio de toda esa abochornante contaminación hagiográfica sobre la C78 publicada hoy en todos los medios, es el artículo de Jesús Laínz en Libertad Digital.

    Repito: politizar en términos faccionarios el concepto de Nación política es preludio de cosas muy feas y desagradables, como hemos podido comprobar empíricamente en Cataluña y como, mucho me temo, va a ser la jugada final del Régimen del 78. Toda dialéctica política que quiera basarse en ella dentro de una Oligarquía instalada en el Estado desconoce que la Nación política sólo puede ser evocada y convocada en el acto fundacional de una forma de Estado y una forma de Gobierno en un proceso y en un periodo constituyente y luego debe retirarse de la esfera pública, pues ella no es materia de discusión, ni objeto de programas políticos, ni apropiable por grupos de poder.

    Precisamente es señal de que no existe libertad política el hecho de que finalmente el Régimen haya tenido que acudir a esta última arma de su arsenal ideológico: el “nacionalismo español” o como quiera llamarse a lo que emerge a la superficie, desde luego no espontáneamente. Ahora empieza el experimento que, como en el caso de Podemos respecto a la “izquierda social”, acabará con lo que todos sabemos sin necesidad de recordarlo una vez más.

    • Magnífico comentario.

      A pesar de ello votaré a VOX, aún a sabiendas que solo representa aquello que usted dice.
      El voto “Ciudadano” me tiene preocupado por ser, el que creo, dará la puntilla a la nación, culminado la degeneración política que nos impusieron a través del apaño constitucional.

      Su comentario es el más acertado que he leído desde hace mucho tiempo.
      No hay otra solución si se desea la libertad política de los españoles para iniciar ese proceso constituyente, pero los hombres que podrían expresarse como usted no tienen voz.

      Tras el asunto catalán ha quedado en evidencia que cualquier reforma constitucional apañando la actual solo conducirá a crear bandos enfrentados en lugar de españoles libres.

      Un cordial saludo.

    • Abandonemos un momento la montaña y descendamos al llano, lugar donde se desarrolla eso que se llama política, y que siempre ha tenido mucho que ver con la realidad, si bien desde hace un par de siglos ha sido sustituido por eso nefasto llamado “ideas”, enemiga contumaz de la realidad, que suele fastidiar las ensoñaciones, por eso quizá se diga “cruda” realidad. Veamos la premisa mayor: Vox es un invento del sistema para que todo siga igual pero que no lo parezca, y con el objetivo de evitar el surgimiento del verdadero patriotismo articulado políticamente. Bueno, puede ser, a lo mejor desde la montaña da esa impresión, pero si uno se acerca a la llanura y observa los hechos, la realidad, no acaba de encontrar la conexión. Me imagino a los malos de Expediente X reunidos en su apartamento londinense rodeados de humo, pergeñando la estrategia: ojo hay síntomas preocupantes en España, una fuerza política se está articulando para defender a la Nación española en contra de nuestros intereses, rápido busquemos algo que exista, Vox, y que sirva de antídoto. Llamad a las principales cadenas televisivas y que en prime time entrevisten a su lider, que empiecen los reportajes periodísticos que alguno de nuestros bancos les financien para que tengan presencia…..bueno me lo estoy inventando pero sería lo lógico…. y ya ha ocurrido o se ha intentado, por ejemplo con el FN francés, aunque el tiro les salió por la culata. Ahora bien ¿ha ocurrido eso? a Vox hasta el acto de Vistalegre no se le ha dado un minuto en ningún medio de comunicación de masas, ni hablado ni escrito; Vox se financia mediante sus afiliados y campañas de donativos. Pero además ¿qué defiende Vox? pues no precisamente las ideas del llamado “sistema”, sino las contrarias. Vox defiende en esencia lo mismo que Victor Orban y el grupo de Visegrado. Bueno quizá Victor Orban en el fondo no sea más que una marioneta del globalismo. Pero es que además el antídoto del sistema contra la podredumbre del PPSOE ya existe y se llama Ciudadanos, no es necesario crear nada nuevo.

    • Lo siento, pero esta vez no le “compraré” todo el mensaje. Ud. teoriza muy bien. Sus comentarios son increiblemente brillantes. De lo mejor, que se puede leer por aquí. Creo que le hace ver una conspiración por todos lados. Pongamos por una vez los pies en la tierra y juquemos con las cartas, que tenemos o podamos tener. La única que hay ahora es VOX. No sabemos si VOX será una solución a nuestros males. Si fracasa, todos caeremos. Sinceramente no creo que el partido de Abascal esté imbricado el el régimen partitocrático ahora. Pero podría imbricarse en él no hay forma de saberlo. Hoy sábado 8/12 oía a Luis del Pino, que Errejón proponía asumir sin complejos la bandera de España. Cierto que Errejón no goza del favor del “Querido Lider”, pero es el menos tonto de la banda. Lo que quiere decir que VOX ha cambiado el paradigma de modo muy apreciable. ¿Qué vimos en la noche del recuento andaluz?: El PSOE, sólo banderas andaluzas. El PP banderas de España (antes fueron desterradas por Mariano Rajoy) y andaluzas. C,s De España con el trapo azul estrellado (sospechoso). Podemos, banderas de todo tipo menos la española. VOX SÓLO banderas españolas. De repente a los partidos del régimen “han descubierto” que teníamos bandera y “maricón el último”.
      ¿Desea que Pedro Sánchez firme el protocolo del pacto por la migración mundial de la ONU? El artículo 17, creo recordar, convierte en delito penado con la cárcel, OPINAR caulquier oposición de palabra a la inmigración (ilegal). El concepto de “inmigración ilegal” desparece, porque pasa a ser “un derecho” y cualquiera puede venir a España y reclamar exactamente los mismos derechos, que los nativos o los llegados legalmente en el mismo momento de su llegada. Contempla el derecho al voto a los 5 años de “residencia”. no me consta, que sean nacionalizados o no.

      Sobre Viktor Orban opino, que no le hace “la corte” a la mafia plutocrática jázara en la sombra. Uno de sus cabecillas es George Soros de origen húngaro. Lo ha echado literalmente de Hungría. Si un hipotético gobierno de VOX nos integra en el grupo de Visegrado, sería bastante bueno para España. De ahí puede salir la Europa de las naciones, de los fundadores de la primitiva C.E.E. No un ente artificial llamado “Estados Unidos de Europa” una entelequia carente de valor democrático alguno y a punto de fracasar.
      Hablando de “conspiraciones”, podríamos hablar de la gran acumulación de oro por parte de China, Rusia, India, porque la moneda fiduciaria de la FED USA manejada por los plutócratas jázaros se puede ir al “carajo”. Sería la caída (inevitable) del imperio USA, y la vuelta al patrón oro. Pero el oro malvendido por ZP a los rusos. A ningún dirigente político español se le ha ocurrido ponerse a comprar oro y/o plata y rehacer las reservas, por lo que pudiera pasar. El futuro corto-medio plazo es muy fluido. Y España probablemente se la llevará el huracán. Estamos mirando mucho adentro y muy pocos están, a lo que se juega por ahí fuera. Donald Trump no puede con el “estado profundo” y sus promesas realmente importantes, como auditar la FED ha renunciado a ello.
      El régimen del 78 está destinado a caer. Ya sea por implosión o balcanización programada por el propio régimen, trufado de masones y obedientes a las logias de París y Londres. Revolución no habrá, ni se la espera. Vivimos en el limbo. Algunos luchamos con el voto a quiénes podrían socavar el sistema. Es lo que hay.
      En resumen, si conseguimos una coalición a la austriaca, con los mismos postulados del partido Popular austriaco (ÖVP). Hay posibilidades de sobrevivir, siempre que primero esté España. Luis XIV firmó el tratado de Utrech para sentar en el trono de España a su nieto Felipe V. En el acuerdo del Brexit, ya se vió lo que fue “ceder toneladas de soberanía a Europa y sus consecuencias. Con nuestro Pedro Fitzgerald Sánchez de excursión por Cuba, perdonando deuda de Cuba a España, con cargo a deuda de España. Francia volvió a traicionar a España. Y “Ri-Veleta” se propone poner Barcelona en manos de un masón francés.

  8. Muy bien analizado.

    Simplemente añadir que VOX no es coyuntural. Ha venido para quedarse, aunque moleste a algunos.

    En el medio plazo VOX puede representar a esa España que está hasta el gorro de esa cosa Uropea/Globalizadora; sin ser necesaraimanete antieuropeista ni anti €.. frente a un Ciudadanos que represente lo contrario. Mientras que PPSOE se hayan ido por el sumidero sumando entre ambos no mas de un 20% de los votos y con suerte.

    Y Podems una exótica extrema izada con entorno 10%.

    Vox con 25-30% y Ciudadanos con otro 25-30%.

    Lo de Ciudadanos, y que no sean sustituidos por un PP moderno, dependerá de la cantidad de idoteces que nos haga Rivera, sacando fuera de su ambto de influencia a los Valls de turno, que vaya con a ideica, y sólo por exhbir esa banderita con el corazoncito Uropea con la taoar sus complejos

    recomiendo este artículo que explica muy bien lo de los chalecos amarillos en Francia

    https://msur.es/2018/12/04/arricruz-llama-soldado/

    un cordial saludo

    • No se puede pedir a Ciudadanos que sea algo que no es. Ciudadanos es el partido mundialista perfecto, no hay más que ver que su referente político es Macron. Defiende absolutamente todo lo esencial del globalismo: ideología de gérero, aborto, vientres de alquiler, multiculturalismo, mercado global y el amigo Rivera pierde el culo (con perdón) por ir a recibir instrucciones a Bildeberg de la mano de la señora Botín. Dice defender la unidad nacional, y no dudo de la sinceridad de muchos de sus dirigentes, pero al mismo tiempo quiere esos fantásticos Estados Unidos de Europa, donde desaparecería la España que dice defender. Hay muchos votantes de Ciudadanos que no se dan cuenta de esta paradoja. Precisamente Valls es el único coherente en todo este tinglado,señalando a Vox, acertadamente, como su gran adversario. Por eso los críticos con Valls, por ejemplo FJL, no acaban de entender realmente lo que representa Ciudadanos.

      • En efecto.

        El problema de FJL, que entiende perfectamente que representa Ciudadanos, es que cree que él podrá influir en esa deriva; influir en su propio beneficio y de paso colma su ego (el de FJL).

        No creo que sea el único. Pedro J es otro caso, mucho mas descarado y lamentable.

        Por cierto, la pareja de Rivera es muy amiga del apaño feminazi de Pedro J. Eso explica mucho.

        Muchos en Ciudadanos van a acabar lamentando haberles dado su apoyo. No se el caso de Cristina Losada, en teoría de Cs en Galicia (y del entorno de FJL), pero su última columna me pareció muy relevante.

        https://www.libertaddigital.com/opinion/cristina-losada/la-rebelion-de-vox-86660/

        La discusión de FJL el otro día con Cayetana Álvarez de Toledo, exPP y ahora por lo que parece devota del Riverismo (poderoso caballero…) en es Radio fue antológica.

        El ambito de influencia, asociado a una nación española fuerte, que preocupa y muy mucho en todo ese universo globalista es el de nuestra cultura e idioma, ligados a lde no solo Hispanoamérica, si no Iberoamérica, es decir incluyendo Portugal y la lusofonía (con Glaicia fuera) …

        En un mundo globalizado el idioma español.. y todo el universo cultural ligado a él es un panzer pasando por encima de los juguetes franceses y alemanes.

        FJL lo sabe, Pedro J ni se entera. Y Rivera dependiente culturalmente, por aberse criado allí, aunque lo combatata, nazionalista; ni lo pesca.

        VOX lo sabe. Vaya que si lo sabe.

        Un cordial saludo

          • Trae la obsesión insconsciente del “refresco de pantalla” de donde ambos sabemos. No hay modo de quitárselo de encima.

        • Le conviene pasarse por You Tube y suiscribirse a TVL1 argentino. Los nativos hablantes de español superan a los ingleses y la balcanización provocada en el imperio español, destruido desde dentro por traidores en ambas orillas del Atlántico, masones de obediencia británica. En la cumbre de la masonería está la familia Windsor aliada a los Rotschild. Familia de tentáculos en Francia, Alemania, U.K. y Suiza.
          Parece que la idea de que la población del planeta debe disminuir, realmente se aplica a balcanizar más la Amárica hispana con un supuesto “rey de los mapuches”, que vive en Londres y apellido inglés. La reducción poblacional se aplica a los países de habla hispana exclusivamente. Portugal es tradicional aliado y protegido de los ingleses. Por eso conservaron su imperio colonial hasta el último momento. Brasil permaneció unido y además se expandieron por toda la Amazonia, tierras que no le correspondían. Portugal no tiene “leyenda negra”.

  9. Puede sonar muy simple, pero la lucha política hoy se reduce a mundialismo frente a identidad nacional. En el frente mundialista están todos los partidos desde Podemos hasta el PP, pasando por Ciudadanos. Mundialismo significa la destrucción de todas las identidades propias de los seres humanos y su sustitución por un hombre nuevo, un Homo economicus, intercambiable, sin identidad, vacio, hueco y cuya única finalidad será la de producir para consumir en busca de un placer inmediato y egoista, en un gran mercado mundial gobernado por las élites desde organizaciones como la ONU. Vox es la manifestación española de la resistencia de los pueblos occidentales frente a este proyecto. Estaba sucediendo en todo el mundo occidental, que es el gran afectado por el globalismo, faltaba que alguien alzase la bandera en España. Es cierto que la chispa del ascenso de Vox es debida a un fenomeno local, como es el separatismo catalán, pero también es cierto que la destrucción de una nación milenaria como España por el separatismo no está mal vista por el globalismo.