El gran hallazgo al que llegó la izquierda transformadora, que así se han hecho llamar, han sido las “microutopías”. El mecanismo es bien sencillo: desechada la posibilidad de conseguir de golpe la Gran Utopía vinculada a los partidos políticos, la izquierda se decidió a cambiar el mundo a través de pequeñas utopías ligadas al feminismo, el ecologismo, el antimaquinismo, el anticapitalismo de bajo intensidad o de cercanía, a cargo de los movimientos sociales. Repasemos el proceso para saber cómo se ha inoculado en la vida política.

El derrumbe por ruina humana y económica del universo soviético en 1991, lo que venía siendo la Gran Utopía, el paraíso sobre la Tierra de esa religión sustitutiva que siempre fue el comunismo, dio al traste con la posibilidad de cambiar el orden al viejo estilo. Lenin y Trotski habían aprendido la experiencia francesa de Robespierre, del error de Babeuf y de la estrategia de August Blanqui en 1848 y 1871. Idearon un buen mecanismo: aprovechar la debilidad estatal, la parálisis del gobierno y el Zeitgeist revolucionario para dar un golpe de Estado en nombre del pueblo, e imponer una dictadura que desatara la guerra de clases para laminar al enemigo a través de una liquidación selectiva o una guerra civil.

La generación del 68 creyó verdaderamente que su futuro se jugaba en Vietnam, en África o en el “patio trasero de América”

Ese entramado leninista, esa estrategia casi perfecta para alcanzar y conservar el Poder, se vino abajo entre la izquierda en la década de 1960 tras los episodios de Hungría en 1956 y Checoslovaquia en 1968. Es cierto que la New Left estaba formada por burgueses mantenidos, literatos románticos, profesores con ínfulas y periodistas de café, tal y como había sido en 1917. Sin embargo, ese nuevo izquierdismo que pregonaba aquello de “otro mundo es posible”, el altermundismo más naif, todavía estaba sujeto a la idea de la transformación general.

Las microutopías que roban tu libertad

Esto se debía a que la labor propagandista de las potencias comunistas en las sociedades occidentales, siguiendo el modelo del estalinista Willi Münzenberg, que convencía o compraba a la élite cultural, hacía una buena labor. La generación del 68 creyó verdaderamente que su futuro se jugaba en Vietnam, en África o en el “patio trasero de América”, a diferencia de los sindicatos de la época, que sabían que su presente se jugaba en su empresa y con su gobierno. Aquellos izquierdistas creían que había una “lucha global” contra el imperialismo capitalista.

Ese reverdecimiento de la utopía, muy cargada de flower power y de violencia -no hay más que leer a Fanon o a Malcolm X-, llevaba, no obstante, el germen de su parcelación. El fenómeno estalló, como decía más arriba, en 1989. Los socialistas se buscaron así mismos en el pasado de una ilusión, que escribió Furet, y rebuscaron nuevos proyectos. El asunto era grave, ya que el comunismo solo funciona si el partido, que eso es tal idea y no otra cosa, como indica Jiménez Losantos en su último ensayo, presenta una utopía que sea capaz de movilizar a la gente, de exigir el sacrificio de la militancia, y procurar la obediencia y la jerarquía en pro de “la causa”. Sin “causa”, no hay nada que mantenga el partido. Por eso todos los PC se hundieron.

Se podían resucitar las aspiraciones “flower power” de los sesenta si se las politizaba, porque la clave era convertir en cuestión de lucha política cualquier cuestión

Dicha búsqueda rastreó en los viejos pensadores socialistas, como Fourier, Cabet y Proudhon, en Owen o Saint-Simon, a los que habían motejado de “utópicos” frente al “cientificismo” de los análisis marxistas. Pero también se podían resucitar las aspiraciones flower power de los sesenta si se las politizaba, porque la clave era convertir en cuestión de lucha política cualquier cuestión. Y más aún: que no fuera un partido político, gran generador de “oligarcas y colaboracionistas del Capital”, sino los movimientos sociales. Este nuevo actor tenía varios beneficios frente a un partido: siempre tenía a la prensa de su lado, al tiempo que podía funcionar con pocos recursos y conseguir grandes resultados.

Las microutopías que roban tu libertadEl Foro Social de Porto Alegre, en 2001, fue la culminación de esa estrategia izquierdista para cambiar el mundo a través de microutopías. Se señalaron los grandes males del mundo: la globalización y el neoliberalismo, que venía a ser la fórmula rediviva del imperialismo como última fase del capitalismo que escribió Lenin. Las potencias habían impuesto una única fórmula política y económica, la democracia liberal, que ponía los mercados locales, a la gente, al servicio de sus intereses.

En aquella ciudad brasileña gobernada por una coalición de izquierdas en manos del Partido de los Trabajadores, se dieron cita sindicalistas, ecologistas, intelectuales, partidarios de la tasa Tobin, feministas, miembros de ONGs, indigenistas, y otros “desterrados” del bienestar. Debatieron cómo repartir la riqueza, combatir las desigualdades, potenciar la vuelta a la economía local y al desarrollo sostenible, al pequeño mercado, a las labores artesanales y gremiales, como medio de librarse de las condiciones de vida a las que “condena el capitalismo salvaje”. Esa era la nueva democracia, la social, la igualadora, la que devolvía “el poder al pueblo”, la que repudiaba a las grandes empresas y premiaba el colectivismo y la autarquía.

Los medios de lucha no debían ser violentos, pues con ello se perdía la batalla de la comunicación, algo que se había aprendido de las grandes manifestaciones por los derechos civiles en EEUU en la década de 1960

Los medios de lucha no debían ser violentos, pues con ello se perdía la batalla de la comunicación, algo que se había aprendido de las grandes manifestaciones por los derechos civiles en EEUU en la década de 1960. Las formas de luchar debían combinar supuesta espontaneidad, con espectáculo y bonhomía; es decir, debía parece ante las cámaras que delante había personas que sufrían de verdad, ejemplo de grandes valores y con ganas de aumentar el bienestar común contra los poderosos. Eran los instrumentos de los movimientos sociales desde la década de 1980: sentadas, carteles, disfraces, performances, invasiones “inocentes” -por ejemplo, unas chicas desnudas reivindicando respeto para la mujer-, pasacalles y asambleas. Demasiado atractivo para que los medios de información, casi siempre en manos de personas formadas en Universidades tomadas por la progresía, lo dejaran pasar.

Las microutopías que roban tu libertad

Entre unos y otros instalaron en la agenda política las “microutopías”. Era el regreso de la izquierda reaccionaria, que escribió Horacio Vázquez Rial, para “otro mundo es posible” -como rezaban los de Porto Alegre-, pero poco a poco, conquistando conciencias, con políticas públicas, con la instalación de la verdad oficial.

Nunca hay suficientes carriles bici, ni zonas verdes, ni hay bastante igualdad entre géneros, ni están suficientemente fiscalizadas las grandes empresas, ni se cobra lo justo, ni la riqueza está bien repartida

Lo han conseguido. Nunca hay suficientes carriles bici, ni zonas verdes, ni hay bastante igualdad entre géneros, ni están suficientemente fiscalizadas las grandes empresas, ni se cobra lo justo, ni la riqueza está bien repartida, ni la economía es bien sostenible, ni las minorías étnicas están respetadas, o la diversidad sexual está bien visibilizada. Cualquier cosa es poco porque… o es todo, o no es nada.

El mecanismo sociológico ha triunfado. No hay partido que no lo lleve de una manera u otra en su programa, o cargo público de primera línea que se atreva a contradecir la necesidad de ir cumpliendo esas microutopías. No es baladí, porque esa parcelación de la Gran Utopía cambia la geografía urbana, el modelo económico, las instituciones, y la cosmovisión de la gente; es decir, el modo con el que se interpreta la Historia, el Progreso, el ser humano, la sociedad, la cultura, la civilización y sus valores.


Hazte Mecenas Disidente

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo con tu pequeña aportación puedes salvaguardar esa libertad necesaria para que en el panorama informativo existan medios disidentes, que abran el debate y marquen una agenda de verdadero interés general. No tenemos muros de pago, porque este es un medio abierto. Tu aportación es voluntaria y no una transacción a cambio de un producto: es un pequeño compromiso con la libertad. Muchas gracias.

27 COMENTARIOS

  1. Por el bombardeo mediático pareciera que estas microutopías han triunfado pero la realidad es que no ha sido así y a la vista está que cuando los partidos socialdemócratas viraron hacía los preceptos de la “New Left” se derrumbaron uno a uno, inclusive esto ya está afectando a otros partidos de centro derecha como al de Merkel por lo relativo al multiculturalismo. Otro ejemplo claro es el triunfo de Trump, si de verdad estas microutopías hubiesen calado en la sociedad como a simple vista parece gracias a la propaganda, Hillary Clinton estaría gobernando EEUU. El caso de Podemos nos toca más cerca y a pesar de que llevan las microutopías en su ADN se han ido desinflando poco a poco, puede que el discurso sea trasversal y parezca que está implantado en la sociedad pero la realidad dice todo lo contrario, por supuesto no sabemos si es de efecto retardado pero hasta ahora todo parece indicar que estas microutopías son una moda pasajera, lo guay del momento; además teniendo en cuenta la sociedades del postureo en que estamos la hipocresía está a la orden del día, por eso las encuestas dicen una cosa y los resultados electorales dicen lo contrario. Las izquierdas complaciendo a minorías lo que más bien terminaron logrando es que las mayorías se enfurezcan, sobre todo porque ya no es una cuestión de igualdad de derechos sino de privilegios, ya por ejemplo el tema ha comenzado a explotarles en las manos por lo del multiculturalismo luego vendrá lo del feminismo y lo LGTBIXYZ, lo relativo al ecologismo dependerá de la economía ya que una sociedad verdaderamente rica si se puede permitir estos temas pero una pobre no tiene ni donde caerse muerta.

  2. Vilches interviene relativizando el concepto de «Razón» y él sabe mejor que nadie que fue Max Weber el único entre los «científicos sociales» que introdujo tal concepto, limitado al Estado moderno en lo que este extraño Sujeto de la Historia tiene de conciencia instrumental de la clase dominante para establecer la distinción entre «fines» y «medios».

    Racionalizar el orden social es aplicar ciertos medios a ciertos fines y esto es lo que se llama «racionalidad instrumental», luego criticada como factor creador de «inautenticidad existencial» por Adorno-Horkheimer bajo influencia severa no declarada del primer Heidegger de la analítica existencial.

    Toda la temática «gauchiste», inspirada en mescolanza caótica en la Escuela de Frankfurt, la «New Left», el progresismo social estadounidense, la crítica de la cultura, la deconstrucción derridiana y la arqueología de los saberes de Foucault, la microfísica del poder de Deleuze, etc, adopta en la España del Régimen del 78 un rostro deformado por su identificación Retro con un argumentario banalizado para uso de una inculta burocracia de partido estatal (nadie en la izquierda española ha leído las fuentes originales del Discurso) que sólo puede parecer amenazadora (???) para una derecha sociológica todavía más inculta que su compinche estatal.

    El Enemigo de «Disidentia», ¿es el Estado de Partidos y su Oligarquía político-empresarial o la pereza de los malos alumnos de las Universidades españolas? Creo que se entiende lo que quiero decir.

  3. Excelente el artículo y los comentarios, pero… falta como siempre un paso más allá. Estoy de acuerdo en casi todo, pero mi pregunta es por qué la sinrazón triunfa sobre la razón. De dónde se nutre la sinrazón? Por qué los medios, o muchos, más influyentes están copados por periodistas afines a estas microutopías. Por qué los partidos de “derechas” son prácticamente de izquierdas en su funcionamiento (véase el PP). Por qué la escuela está tomada? Por qué, si económicamente es inviable y los medios de comunicación pertenecen a grandes grupos empresariales, se difunde, fomentan y defienden estás ideas?
    No me gusta ser paranoico, pero por qué tenemos la sinrazón? Hay alguna “superestructura” a la que le venga bien y desconocemos? Y ya por último, por qué Trump, en el país con más “progresistas” influyentes, con todos los medios, excepto la Fox, ha ganado?
    Enhorabuena y saludos.

    • Gracias por comentar, pero ¿cuándo “la razón” se ha impuesto a “la sinrazón”? ¿Quién dice lo que es “la razón” y “la sinrazón”? ¿Un comité de sabios, de políticos, de científicos, de gente común, una máquina, algún algoritmo? He de recordarle que Marx y Engels pretendían basar su socialismo en la ciencia, y que los que apelan a las emociones dicen que una política emocional es “humana” queriendo decir “razonable”. Lo que hay es Política y seres humanos, el resto son palabras de un discurso que sirve para interpretar lo uno y lo otro, crear mentalidades o movilizar, y cuyo significado se impone por la lucha política o cultural (valga el pleonasmo).
      Un saludo y gracias de nuevo.

      • Gracias y me siento honrado con tu respuesta.
        Vamos al asunto, ni yo ni nadie tiene la certeza de apreciar en todos los casos, que es razonable y que no, pero tengo la completa seguridad de que la esclavitud es una sinrazón, por ejemplo… El mundo ha mejorado a lo largo de la historia porque se ha ido desquitando de sinrazones, de otra manera habría involucionado. Por supuesto todo es mejorable, pero desgraciada o afortunadamente el ser humano es imperfecto.
        Lo que nunca me habría imaginado es el comentario relativista al máximo de pretender que no juzgue lo que es razonable o no debido a la imposibilidad de su discriminacion. Esto no lo acepto.
        Un saludo y muchas gracias por su trabajo en Disidentia.

        • De todas maneras, no trato de disertar sobre la razón o la verdad, tema ya muy tratado por los filósofos. Trato de preguntar si todo este movimiento de la corrección política, microutopías etc, es algo espontáneo o hay un plan general y si es así, quién o quiénes lo dirigen y cómo. Esta era básicamente mi pregunta, que todavía no ve visto que haya sido contestada. Saludos

        • Una estupenda respuesta Incandescente; por mucho que apreciemos un trabajo, nunca deberemos aceptar como buena cualquier escaqueo, salida triunfal o desprecio de la polémica en aras de no trabajar gratis del ponente.
          Y ya que estoy en su casita, permítame darle mi opinión acerca de la pregunta de la segunda parte de su comentario.
          No es un movimiento espontáneo, es una línea sociológica sin exclusividad de ningún ente maligno u organización con fines no confesables. Es un movimiento coral de la izquierda, los lobbies de presión, organizaciones sociales y todos aquellos que han visto que el truco funciona. El poder no necesita fomentar microutopías porque tiene la posibilidad del decreto, la complicidad de mayoría en las cámaras y la judicatura. Es prepotente y provocador; ¿recuerda cuando en plena crisis bajaron el IVA de las obras de arte ( un bien de primera necesidad sin duda) al tiempo lo que mantiene en el tipo máximo al arte de andar por casa como son el cine y otras manifestaciones artísticas?
          En estos momentos tan delicados, con la sensibilidad a flor de piel de los damnificados, hay un movimiento para que la gravísima prevaricación, tenga un tratamiento más generoso del que ya tenía, y podría seguir con la lista de agravios ad infinitum.
          Las microutopías, que yo prefiero llamar resistencia de baja intensidad cuando no están fomentadas por partidos políticos que soportan por ejemplo la aventura hembrista (porque son ellos quienes en definitiva se hacen cargo de las subvenciones obtenidas en el empeño rapaz), es la contestación de los ”mindundis” que quieren plantar xara a como dé lugar a la apisonadora burocrática y desleal en que se han convertido los gobiernos, las CC.AA y algunos ayuntamientos. Con un ordenador, y tiempo, te puedes montar tu campaña para que el cangrejo enano de Madagascar, tenga el reconocimiento que se merece en tal o cual categoría zoológica; pero que también puedes intentar terminar con el oprobio que significa torturar a un animal para que los primates se rían y voten otra vez por el concejal de cultura tras habérselo pasado tan bien,estando pedo dando rienda suelta a su categoría de insensuble con el sufrimiento de un ser vivo. De todo hay en la viña del señor, pero no es una logia, hay mucha gente desempleada que quiere ser útil y participa en aquello que le resulta cercano, con la ventaja de hacerlo desde el sofá y creerse luego un Espartaco, cuando nunca pisó la calle para mostrar su descontento con las aberraciones, los desmanes y las injusticias que haberlas haylas, en este viaje alocado hacia el feudalismo, una vez instalados, gracias a la nunca bien ponderada ayuda de los neoliberales a haber vuelto a la revolución industrial, pero limpios y buen peinados.

          • Gracias por su comentario, pero me sigue resultando insuficiente, entiendo que haya gente que pretenda y consiga vivir de este cuento, pero tiene que haber una razón más profunda por la cual el sistema, régimen o como quiera llamarlo, va aceptando estas pautas de conducta. Por ejemplo, el PP acepta de hecho muchas de ellas, en contra de su propio electorado. Luchó, pleiteó, se manifestó contra el matrimonio homosexual, para al final en el poder tener listas de espera en los ayuntamientos.
            Continuó con la pregunta, por qué unos pocos, carentes de “razones”, son capaces de imponer su ideología, la pedagogía y desde luego el lenguaje por encima de una mayoría y de
            muchas “razones”. Un saludo.

  4. En los últimos 25 años los EE.UU- una sola generación- a un crecimiento anual del 1,2%, el Producto Interior Bruto pasó de 59.000$ a 79.000$. ¿Y en España qué?

    En 1776 cuando empezó la movida americana cuando se desató el nuevo potencial humano con una combinación de economía de mercado, el imperio de la ley y la igualdad de oportunidades para todo europeo que recalaba tras el Mayflower, convirtieron las praderas y los pueblines useños en una nación de una riqueza de 96 trillones de $ (americanos) hoy. Y en España qué? En ese año Bernardo de Gálvez ocupó Florida siendo gobernador de la Luisiana. Por cierto, por fin ya esta colgado su retrato como prohombre americano en el Congreso entre los Jacksons, y Hamiltons por la ayudita española.

    Claro que por otra parte en Forbes 400 está el haz o el envés de la moneda según se mire: desde que tiene records esta revista, la riqueza de los 400 más ricos americanos en 1982 se ha incrementado 29 veces desde los 93 mil millones de $ de todos ellos a los dos mil billones (españoles, no americanos) setecientos mil millones de $, hoy.

    Enseñanza del oráculo de Omaha, CEO de Berkshire Hathaway y chairman de donde he sacado estas “figures”: Sin duda alguna de la misma manera que América va a seguir en esa tendencia de dar a sus hijos riqueza y una vida decente, España irá a la par venga una New, supernew Left podemita o el sursum corda embozado de bitcoins.

  5. Se da por realidad histórica y política la existencia de una «izquierda». Pero la pregunta radical hay que dirigirla al pasado para saltar a este presente.
    ¿Hubo alguna vez alguna «izquierda»? La mitica figura del «proletario» de la Revolución industrial imaginado por Marx, ¿era la fuerza y la fuente de la «izquierda» y no más bien una fantasía, un invento de intelectual «burgués»? ¿Realmente hubo alguna vez un conflicto entre Capital y Trabajo, si se piensa en Saint-Simon como mediador entre el hegelianismo filosófico de Marx y las invenciones ideológicas de Marx, que Lenin y Stalin explicitaron en su concepción de la Modernidad como «industrialización a marchas forzadas» y desarraigo a la fuerza de la «conciencia popular alienada por la religión»?
    «Izquierda» es el nombre histórico de la barbarie sofisticada de la civilización moderna, civilización y barbarie del mismo origen y la misma naturaleza: un atroz materialismo, del que toda la «intelligentsia» de origen judío emancipado es directamente responsable.
    Por eso «discuten» nuestros neoliberales castizos y esa mítica izquierda a lo «New Left», hermanas gemelas aferradas a su común miseria espiritual. ¿Alguien ha visto por esos lares algo afirmativo, algo a lo que subyazca una afirmación radical de la vida tal como es y no tal como es pensada en un «deber ser» imaginario?

  6. Hola Pasmao y Henry.

    Exacto. A la izquierda se le ha ido la doctrina por la taza del vater. Pero sigue reconociendo a sus enemigos. El problema es que sus nuevas armas, las microutopias, han seducido también a la “súper estructura” (no todos los términos marxistas han quedado obsoletos) de poder y dominación que maneja la burocracia.

    Así que la derecha sociológica combate contra dos frentes ahora…la izquierda posmarxista y a una derecha política de extracción burocrática a cuya avidez de poder no le ha pasado desapercibido la capacidad de dominación que le otorga gestionar esas microutopias.

    De ahí el malestar de una derecha sociológica que no entiende qué ocurre con sus partidos. Pero sus partidos no son inocentes en su desdén…entienden perfectamente a qué juegan.
    La izquierda es solo una parte del problema. Tal vez ni sea la mayor. Pues el poder de dominación de las burocracias se ha invisibilizado, lo que la hace un enemigo temible para las libertades.

    • Yo creo que esa “derecha” ha existido siempre.

      Lo que pasa es que antes no podía tener “mando” porque no tenía las herramientas necesarias. Por lo cual delegaba en la derecha liberal, donde no había “herramientas” si no el simple mercado.

      Ese mercado que permitía/obligaba
      – a una meritocracia. Lo cual cabreaba profundamente a la derecha tradicional, que se veía desplazada por esos advenedizos
      – a un mercado que funcionara, que daba pie a nuevas empresas, ergo nuevos competidores para las ya establecidas
      – a unas leyes, una burocracia, que funcionaran..

      un mercado que generaba unos excedentes, dada su operatividad y su régimen de competencia, que se tenían que dedicar a satisacer un estado de bienestar equilibrado, para que a los curritos no se les ocurriera pensar en que lo que había al otro lado del telón era desable.

      Ahora con la tecnología esa “derecha” que esparaba agazapada se ha comido a la anterior y lo único que quieren es chinatizar Uropa y USA, chinatizar en el sentido en que en China controlan y asfixian cada día mas a su propia población, pero sin el sistema meritocrático de China y empozoñándanos con todo tipo de drogas sociales y químicas (ni se le ocurra hablar de gilipolleces LGTBi en China, no mucho menos del heteropatriarcdo.. y ni le cuento como de serio se toman lo de las coca y similares) .

      Y nos hablan de neoliberalismo cuando es un puro y duro regreso a una pseudoudalización 2.0

      dejo este link curioso

      https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2018-02-02/guilluy-francia-periferica-nueva-burguesia-rural_1515413/

      un cordial saludo

  7. oportuna columna

    Coincido con Derondat, Henry, etc en que esto desborda lo de izquierda – derechas.

    Por ejemplo el llamado neoliberalismo (tan denostado por el mundo pogre, gafipastoso), no es si no otra microutopia mas. Para que haya un neoliberalismo primero debe de haber un liberalismo, y si en la práctica no hay un mercado y unas leyes iguales que lo rijan para todos, que es a donde vamos; 4 megacorporaciones y un mundo donde se aplique la ley del embudo. Apoyado por una tecnología destinada a mantener el control de la situación, antes inviable, pero ahora mas que ácil por los medios y por la actitud del personal.. o sea un comunismo medieval; que se no parece ni por el forro a nada que tega que ver con la libertad.

    Lo que en el fondo ese mundo progre y gafipastoso ansía pero que no saben reconocer porque no son ellos los que están al mando. Lo que en el fondo critican no es ese neoliberalismo impostado, critican no ser ellos los amos de ese machito..

    A saber donde acaberemos, pero nose crean lo que nos cuenten..

    un cordial saludo

  8. Esto era algo que sabíamos todos aunque no es malo repasarlo. Buen artículo y buenos comentarios.
    Coincido con Derondat, ya no es un asunto de la izquierda, creo más bien que es una forma efectiva de manipulación política en ese no pensar tan conveniente, que decía Arendt, para los asuntos políticos y morales. Es un nuevo truco, un recurso demasiado fácil al alcance de cualquier político de medio pelo falto de intelecto y de vergüenza que le sirve para entretener a la masa en el camino del infierno empedrado de buenas intenciones.

  9. Más que vivir en un mundo lleno de micro utopías tengo la sensación que nos quieren inculcar una ucronía continua.
    Llega un momento que la confusión es tan grande que hay que hacer una limpieza mental para distinguir la realidad de la ficción o la lógica de lo totalmente ilógico.
    Ese Pensamiento Alicia que tanto analizó Gustavo Bueno sobre todo a partir de aquella Alianza de las Civilizaciones invade nuestras sociedades, el mundo feliz que nos quieren vender no deja de ser una ficción llena de irrealidades, sí, tal vez lleno de micro utopías que quieren cambiar, como bien se dice al final del artículo , “el modo con el que se interpreta la Historia, el Progreso, el ser humano, la sociedad, la cultura, la civilización y sus valores”.
    Eso sí todo con la mejor de las sonrisas, no sé si llena de cinismo, infantilismo o están dando de beber algún brebaje para que las revoluciones se hagan detrás de una máscara con una gran risa sardónica. No hay que fijarse más que en el uso que se hace de la máscara de Guy Fawkes por grupos como Anonymous que ellos mismos dicen que dicha máscara los distingue de hippies y socialistas. A fecha de hoy el tal Guy Fawkes ,en su origen fue un conspirador, anarquista, hoy por hoy hasta se le considera un héroe. Un mundo ucrónico estamos viviendo, parece que nada ya es lo que era.

    • Gustavo Bueno definió el PENSAMIENTO ALICIA como ‘la utopía sin esfuerzo’. Perfecta síntesis de ZP y esa generación. Las utopías pretéritas exigían un esfuerzo…el pensamiento alicia representaba era la utopía gratis. El sueño del niño….

      • Pues sí Derondant.
        A veces, a Gustavo Bueno, me cuesta entenderlo pero si algo tenía bueno era detectar mentes simples a la primera y con ZP fue un lince.
        Las utopías clásicas o pretéritas tampoco son malas, el ser humano necesita ilusionarse o tener esperanzas en un mundo mejor pero claro para ello no se puede dormir uno por el camino y sobre todo diferenciar la realidad de un sueño. Hay que saber distinguir muy bien lo que es mito a lo que es historia y últimamente da la sensación que la realidad es un cuento.
        Desear o soñar con un mundo mejor no está mal, hasta puede ser esperanzador, pero mejor hacerlo con los ojos abiertos aunque claro, eso conlleva asumir muchas responsabilidades y da la sensación que mucha gente prefiere seguir en su mundo Alicia, antes de asumir la realidad de la vida.

        Saludos

  10. Así es Vilches…Dios ha muerto, Marx ha muerto, y yo mismo no me encuentro muy bien.

    Liquidada la pretensión científica marxista de criterios objetivos y verdad universal volvemos al multiuniverso de las miniutopias, viejas conocidas desde Platón pasando por Moro, movimientos protestantes y la miliada pre y post revolución francesa. (del ‘falangista’ Babeuf, mano derecha de Fouché, impulsor del Manifiesto de los Iguales, precusor del Manifiesto Comunista para muchos, hay que decir que fue de los pocos que denunció el genocidio de católicos de la Vendée…su error, en efecto, creer en la participación voluntaria del pueblo en su revolución, delirio que no repetirían los leninistas).

    Tal vez, en mi opinión, el asunto es más grave, el verdaderamente inquietante, es que el fenómeno de las miniutopias ha dejado de ser patrimonio de la izquierda postmarxista, infectando a la derecha, esa derecha estatolatra de extracción burocrática.

    Las miniutopias se han convertido en las utopías soft de la tecnocrácia, y la tecnocrácia es el placebo que pasa por derecha política entre la derecha social. Uno de los engaños más peligrosos por su capacidad de infiltración sin activar los mecanismos defensivos reflejos, mimetizándose con el paisaje, un camuflaje perfecto…he ahí la muerte negligente de la derecha social de manos de una derecha política burocrática, con su propia agenda egoísta de intereses.

  11. Excelente, Jorge!!, el hallazgo de esa expresión “microutopías”.

    Y fantástico y ameno repaso histórico de cómo se pasó de la Utopía, con mayúscula, a la micro.

    Estoy con ZARATRUSTA: el contenido y el nivel de DISIDENTIA es tal, tan abrumador, que más que una web, un blog al uso, es como como una revista mensual, ni siquiera semanal. Se hace difícil seguir todas las colaboraciones, debido a su profundidad y calidad.

    Enhorabuena a todos!

  12. Un análisis sin duda certero Sr. Viches, no tengo casi nada que oponer a su desarrollo del devenir de la izquierda y sus nuevas estrategias tras el derrumbe del bloque soviético, valedor único de los que luchaban por mejorar su situación frente al omnímodo poder del capital. Dicho esto, me gustaría hacerle un par de preguntas:
    ¿De verdad piensa que las eternas víctimas de los poderosos, mutantes históricos que pasaron de un tío grandón con una macana de grandes proporciones al estado de: caciques, luego emperadores, oligarcas; reciclándose oportunamente cuando el negoció lo requirió, en: jerarcas de todas las iglesias, burgueses y sus categorías menores, como políticos sin escrúpulos, mamporreros, directores de grandes comunicación y beneficiarios de distintos rubros, como notarios, abogados, jueces y fiscales abonados al chollo de la legalidad vigente o al palco del Real Madrid, se iban a quedar quietecitos diciendo: ¡ Sí Bwana?

    Decir que las microutopías te roban la libertad, es una de las frases más miserables que he leído en mi vida; espero que se trate sólo de esa estrategia cazaclics que paren los grandes medios cuando pretenden concitar repudio o adhesiones, tanto da, que ”clic” es también el ruido que hacen las monedas al caer una sobre otra. Es un titular al estilo de: ”Un cocodrilo se come a un niño en un garaje y se lleva el peluche para sus crías”
    Finalmente, los descendientes del de la macana, vieron que sus presas seguían revolviéndose y decidieron imitar a los comunistas fallidos en la búsqueda de estrategias que, poniendo por delante la bonhomía, la democrajajacia y una probada idoneidad en la gestión; probada, porque es evidente que se han beneficiado mucho de ella allí donde han podido meter la zarpa). Nació así, hijo de monstruos, dioses sin olimpo y sicarios alquilados que hacen las tareas sanguinolentas (Berta Cáceres, por poner un sólo ejemplo), el NEOLIBERALISMO.
    Su cara amable y sus trajes bien planchados conquistan a quienes tienen algo que defender y a quienes, por no tener, no tienen ni cerebro ni sentido común.
    Las microutopías (muchas de ellas detestables, como el hembrismo cómplice del: Divide y vencerás”) son las pequeñas batallas que pueden alistar ejércitos a tiempo parcial ( el resto de día corren estos soldaditos cabreados detrás de las migas o los mendrugos que magnánimamente dejan caer con displicencia los neoliberales y sus empleados coyunturales).
    Las microutopías, son las veredas que transita quien sabe que el enemigo no tiene suficiente aunque lo tenga todo y que le quitará hasta la camisa para pasar el polvo a los bureaus de los bufetes de las legiones de abogados que les dan cobertura legal a sus desmanes.
    Veo que a medida de que Disidentia va captando anuncios financieros o de cartas astrológicas, ( ¿ han llegado ya los de los préstamos express y los masajes?), va abriendo el corral para que salgan los neoliberales engominados y con ”papers” en sus carteras de Luis Vuitón. ¡ Pardiez, si hasta ha salido Jiménez Losantos!, que no sé si es neoliberal, sólo sé que es un tipo repugnante al que ya le supongo bastante pesebre como para que se le invite a esta fiesta del pensamiento y ocupe el sitio de quienes pudieran soltar ideas, no espumarajos.
    Sigue siendo su artículo como dije al comienzo, un certero diagnóstico de la biografía de muchas luchas y papanaterías actuales; pero bájese del pedestal, porque mientras el neoliberalismo sea lo que es hoy día, sus enemigos crecerán, por más esfuerzos que haga el IBEX 3% por desacreditar a sus adversarios ideológicos.
    Ya tiene la corporación de intereses que no cuenta los muertos llamada Neoliberalismo en su nómina, a casi todos los partidos, la prensa y los chamanes vaticanos, si de verdad pretendéis que no luchemos ni siquiera por un carril bici, váis listos.

      • Perdone Incandescente que me entere tan tarde de que me pedía una precisión. Pensaba que al marcar las casillas debajo del comentario, tenía asegurado que si alguien se refería a mí oa mis disquisiciones, habría de enterarme sin tener que repasar los comentarios antiguos y sus réplicas.
        ¡Efectivamente!, pienso que los neoliberales son los plutócratas, los que a partir de los Chicago boys, vieron la conveniencia y la posibilidad, de revertir el statu quo post guerra mundial (porque en realidad fue una sola en dos fases); se instalaron en los gobiernos de Thatcher y Ronald Reagan y sentaroon las bases para un viaje de vuelta a la revolución industrial. Amparados en el desconcierto del desarrollo post caída del muro de Berlín en la discusión política, trajeron su ”buena nueva” de triunfadores del debate ideológico, a la vista del fracaso del bloque del este,quecse produjo por las mismas razones que el fracaso de la revolución nicaragüense. Sin despreciar por supuesto la condición humana y corrupta de los jerarcas del esperpento en que quedaron las buenas intenciones de la Revolución Rusa, no hay régimen que pueda soportar una carrera armamentística de la magnitud de la que comenzó en los sesenta, sin tener la sartén por el mango. A sus diferentes escalas, la contra hondureña en el caso de los ”nicas” y ”el mundo libre” en el este con sus mismos financistas ( y hasta podría mencionar la huelga de camioneros de Chile, que dio la victoria a Pinochet por ”acogotamiento” económico), fueron capaces de hacer desbarrancar las únicas alternativas a lo de siempre, con las nefastas noticias que significan, un sonoro fracaso, atribuyéndolo al régimen per se y no al desgaste continuo que impide mantener el orden interno o la extensión de la influencia exterior en aras de equilibrar el tablero.
        En España, los neoliberales se reparten entre Ciudadanos y un sector del PP, el resto del partido corrupto hasta la médula, son los herederos del franquismo, los beneficiarios de las rentas del oasado oscuro de España y algún que otro falangista detenido en el túnel del tiempo. En el PSOE, en cambio,
        sólo hay caraduras, clientes y gente a la que le gusta vivir bien a costa de la ignorancia política de quienes le sustentan entre su ingenuidad, su inmovilismo y porqué no decirlo, un pesebre de todo a cien que se conforma con subvencionados y funcionarios de estirpe con abuelos en cunetas que les impide pasarse más a la derecha aún.
        Acabo de recordar a un neoliberal sobrevenido del PSOE…¿cómo pudo escapárseme esta evidencia?: Felipe González, el político más hábil que he conocido; sólo que él, está obligado a un paripé continuo y tiene prohibido (por la sensatez que le impulsa a que su descrédito no se convierta en estigma) a recinocer que es liberal desde 1986,y por lo tanto, utilizaremos el: ”NEO” como una referencia temporal.
        Espero haber respondido a sus inquietudes Sr. Incandescente. Le ruego perdone la desprolijidad de mi prosa, porque como habrá notado, no soy muy leído y, a las puertas de la ancianidad, mi dedo corre más veloz que miborden mental. Espero sepa agradecerme que le pongo a huevo el chascarrillo acerca de lo poco que he aprendido llegada la edad provecta, lo mío, querido amigo, es pataleta de paria eterno que, conservando el olfato, permite captar que algo huele a podrido en Borneo, en Ciudadanos y en los discursos novedosos que noa venden el pasado, recién salidito de la Inteligentsia acomodaticia, de los plutócratas que pueden pagar a sus voceros porque las plusvalías, como las células del cáncer se reproducen ad infinitum en un cuerpo enfermo de avaricia como es nuestro mundo, o mejor dicho los que se arrogaron hace siglos lacexclusividad de explotarlo. Buenas bnoches.

  13. Disidentia está cargada de artículos realmente soberbios. Artículos, además, que por su naturaleza, contenido y alcance son muy difíciles de encontrar en otra parte.

    Este que acabo de leer es uno de los mejores aquí publicados, que ya es decir.

    Extraordinario resumen de la mutación táctica y estratégica experimentada por los izquierdistas pijiprogres (nunca va lo uno sin lo otro) cuando el paraíso prometido se hundió, revelando sus miserias hasta a los ciegos voluntarios, y hubo que buscar un nuevo ídolo de encargo. Desde entonces se adoptaron ya completamente, sin freno alguno, las formas, métodos y fines religiosos. Una religión sin dioses, como el budismo o el taoísmo, pero una religión decadente más al fin y al cabo.

    • Veo que se ha tomado ya varios cafés y se ha levantado con el liberalismo a tope. Eso hace sufrir su percepción, si me lo permite, y en ese ese estado de exaltación ( propio de las ”manías”, y sé de lo que hablo), despliega su euforia.
      El artículo es muy bueno; pero, o ha leído Ud. Muy pocos de Disidentia, o muestra su agrado exclusivamente con las piezas que,
      cañeando a sus adve
      rsarios políticos, obvia las miserias liberales que le dan munición.