Hay una especie de tontos, bastante abundante como casi todas, que no pierde oportunidad de hacer pronunciamientos, y en ella destaca la de los superlistos que explican a hora y a deshora cómo va a ser el mundo después de la Covid-19. Como buena parte del público está bastante confinado y las teles no cesan en lo suyo, imagino que los que ofician de profetas habrán tenido bastante audiencia. En su disculpa se puede aducir que se atreven a mirar hacia donde todos miramos, pero donde la gente con buen sentido pone prudencia, escepticismo y atención a lo que va pasando, ellos tratan de acertar en lo suyo con la tranquilidad de que no por equivocarse volverán a dejar de consultarles.

Como es normal, hay casi de todo entre esas profecías, pero son de destacar las que se inspiran en dogmas ya bastante zurrados por la historia, pero cuyos defensores siempre están a la espera de su resurrección gloriosa y, claro está, todo lo que destruye y atemoriza puede ser empleado en el laborioso convento de los apocalípticos anticapitalistas. Estos últimos constituyen el publico preferido de los tontos de mayor nivel y más relumbrón internacional, pero no se pueden dedicar a la profecía porque tienen que consagrar sus energías a poner orden en el patio más doméstico que anda un poco revuelto con tanto susto y parece que parte del personal podría vacilar en alguna de sus más recias convicciones. Les urge, pues, defender los dogmas y atacar a los escépticos e impíos sin ceder un milímetro.

Los defensores del dogma social, y de los abundantes corolarios que lo adornan, suelen recurrir para defenderlo a la actividad de unos comandos agresivos, de una especie de jaurías

Uno de los dogmas que ninguno de estos osaría jamás poner en duda es el de la inmaculada santidad de lo público, una de esas impostadas certidumbres que resiste cualquier intento no ya de falsación sino de mero matiz. Por ejemplo, ante el notorio fracaso de tantos centenares de empleados públicos (a Dios gracias, no todos, ni en todas partes) cuya responsabilidad es advertir a tiempo los menores signos de amenaza a la salud, los defensores del santo dogma agitan el trapo de que “no se podía prever”, sin que consientan siquiera que se haga una pregunta bastante elemental, a saber, si no hay manera de prever para qué demonios empleamos a tanto sabio en la detección precoz y todo ese tipo de bellos hallazgos que se emplean para explicar lo que se supone deben hacer aunque no tenga nada que ver con lo que han hecho. Ante la mera sugerencia de que la presencia de tanto vigilante pudiere haber atenuado su sentido de la responsabilidad y la finura de su olfato nos llamarán terroristas, como poco. Si dices que tal vez alguno de estos atentos vigilantes no ha estado al día en sus lecturas y que han dado la sensación de que apenas ojean de habitual los boletines de la OMS, que tampoco es que sea un prodigio de adivinación, te dirán que estás sembrando sospechas sobre la rectitud y el buen nombre de sacrificados profesionales. Como me gustan los experimentos mentales les sugiero uno sencillito: ¿qué habría pasado si estos servicios estuviesen privatizados y hubiesen obtenido éxitos similares a los públicos? Como, en cambio, no me gustan las películas de catástrofes no les sigo en la respuesta.

Lo público tiene cada vez más defensores, sin que eso quiera decir que yo crea que los necesita, no es una necesidad, es un instinto de supervivencia basado en que es evidente que hace falta defender aquello de que uno se beneficia, en especial cuando puede hacerse con disimulo, como ocurre con ese larguísimo porcentaje de funcionarios que sabe llenar las calles en defensa de lo suyo, pero que, por si acaso, prefiere apuntarse a la sanidad privada, como ha hecho la Vicepresidenta Calvo, y es que todo el mundo está en su derecho de hacer una cosa y decir la contraria.

Los defensores del dogma social, y de los abundantes corolarios que lo adornan, suelen recurrir para defenderlo a la actividad de unos comandos agresivos, de una especie de jaurías. Este personal, me apresuro a aclararlo, es bastante multidisciplinar, y lo mismo acampa en Sol que bate cacerolas a nada que le irriten, porque es muy sensible. Uno de los peores efectos del dogmatismo suele ser la ceguera, y las jaurías son ciegas y muy selectivas. Persiguen presas muy bien definidas y no necesitan razones, basta con que alguien les señale el objetivo y se lanzan a degüello.

Para los que defienden con ardor los aciertos de Sánchez en este asuntillo de la pandemia, basta que alguien sugiera que tal vez podían haber estado un poco más ágiles en la cosa preventiva, o insinué que cabe la posibilidad de que el presidente pueda estar abusando de un secretismo impropio de su gallarda defensa de la transparencia, para que pueda estar cierto de que saldrán en su persecución diversas jaurías por tierra, mar y aire, desde La 1 a La Sexta, pasando por la prensa complaciente, las emisoras alineadas y las numerosísimas redes sociales que, de forma por entero espontánea, se han comprometido con el interés público. En cuanto te descuides, te dirán que ante un enemigo tan mortífero lo que hay que hacer es obedecer y que ya es hora de aprender aquello que dice el evangelio (San Juan 15,12-17), que “el siervo no sabe lo que hace su amo”, y que el amo es un demócrata sin tacha que manda con el apoyo del pueblo y para poner en su sitio a los nuevos enemigos que no dejan de molestar en su trayecto salvador hacia la nueva normalidad, que así se llama.

Las jaurías son una policía del pensamiento, en lo que pueden entender, que no es mucho, pero también actúan como guardianes del orden moral y están empezando a especializarse en el escrutinio de las conductas. Como es lógico, no se les ha escapado la inaudita conducta de un alto cargo del PP que se ha puesto a vivir en un hotel de la capital de manera harto sospechosa y han logrado convertir este escabrosísimo asunto en la noticia del día, y con suerte, del resto del super elástico estado de alarma del que tanto estamos disfrutando. Al parecer, en una España cuya economía se está desangrando y que todavía no ha tenido tiempo de enterrar y recordar con dignidad a decenas de miles de muertos, un asunto de tanta envergadura no podía quedar sin la correspondiente censura moral. Ni siquiera han reparado en el paralelismo con la vivienda que se ha adjudicado la mentada Calvo, pero es que arguyen que, en este caso, el pisito, más bien la mansión, es público y ya dijo la Calvo que el dinero público no es de nadie.

En fin, que en medio de tanta desdicha, el que no se divierte es porque no quiere, puede gozar de las profecías más desorejadas de los que llevan siglos advirtiendo de la ruina del capitalismo y la destrucción del planeta, o de la evidencia científica de que la Tierra se está tomando su venganza, visto que los enemigos de la casta no parecen capaces de conseguir gran cosa, y tal vez por eso los más avisados han decidido ponerse a vivir en fincas bien soleadas. Pero también podemos entretenernos con las cacerías con jauría, viendo cómo se señala a la víctima y cómo los feroces canes se lanzan a morder el cuello de los insensatos que amenazan la tranquilidad y el buen gobierno de los más dignos, eficaces y discretos líderes de los que ha gozado nunca esta España en la que las cosas siempre acababan mal, como decía Gil de Biedma, hasta que llegaron Sánchez & Iglesias a poner fin al despropósito.

Foto: Philipp Pilz

Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

 

Artículo anteriorLa arbitrariedad como reafirmación del poder
Artículo siguienteHeroísmo (una teoría breve)
J.L. González Quirós
A lo largo de mi vida he hecho cosas bastante distintas, pero nunca he dejado de sentirme, con toda la modestia de que he sido capaz, un filósofo, un actividad que no ha dejado de asombrarme y un oficio que siempre me ha parecido inverosímil. Para darle un aire de normalidad, he sido profesor de la UCM, catedrático de Instituto, investigador del Instituto de Filosofía del CSIC, y acabo de jubilarme en la URJC. He publicado unos cuantos libros y centenares de artículos sobre cuestiones que me resultaban intrigantes y en las que pensaba que podría aportar algo a mis selectos lectores, es decir que siempre he sido una especie de híbrido entre optimista e iluso. Creo que he emborronado más páginas de lo debido, entre otras cosas porque jamás me he negado a escribir un texto que se me solicitase. Fui finalista del Premio Nacional de ensayo en 2003, y obtuve en 2007 el Premio de ensayo de la Fundación Everis junto con mi discípulo Karim Gherab Martín por nuestro libro sobre el porvenir y la organización de la ciencia en el mundo digital, que fue traducido al inglés. He sido el primer director de la revista Cuadernos de pensamiento político, y he mantenido una presencia habitual en algunos medios de comunicación y en el entorno digital sobre cuestiones de actualidad en el ámbito de la cultura, la tecnología y la política. Esta es mi página web

3 COMENTARIOS

  1. «Al parecer, en una España cuya economía se está desangrando y que todavía no ha tenido tiempo de enterrar y recordar con dignidad a decenas de miles de muertos, un asunto de tanta envergadura no podía quedar sin la correspondiente censura moral».

    No le falta razón, Quirós. Es vergonzoso el tiempo, la dedicación y la intensidad con las que la jauría de medios y periodistas del régimen socialista-comunista se han ensañado con la presidenta de Madrid, el gobierno de la comunidad y las protestas activas en el barrio de Salamanca. Indigna y avergüenza a partes iguales ese vasallaje perpetuo con el que sirven y se arrodillan ante el poder, eludiendo todas y cada una de las acciones opacas, autoritarias y recurrentes que maneja este gobierno en esta crisis sanitaria.

    Para las televisiones del grupo Atresmedia lo que ocurre en toda España se reduce a Madrid. Cataluña y concretamente Barcelona están protegidas y a resguardo de las críticas. Imagino que para no molestar a sus «leales» socios separatistas del gobierno. Los disparates del ministro de universidades o de Colau están fuera del foco, pasan de puntillas y desapercibidos.
    Lo mismo ocurre con el barrio del Raval de Barna, convertido de forma dramática en la zona cero de la pandemia, mientras la alcaldesa Colau, desaparecida en combate, se entrega a la labor altruista de convocar y desconvocar conciertos en los balcones.
    Pero en las teles de atresmedia el único drama social que ha trascendido es el del barrio del Aluche en Madrid, que es donde gobiernan los «enemigos» de la izquierda hipócrita, moralista y sectaria hasta la náusea.

    Una se pregunta si a estos medios y «periodistas» convertidos en mercenarios a sueldo del gobierno, les quedará un resquicio de moral, de conciencia y de vergüenza para no sonrojarse cuando se miran en las hemerotecas (crisis del ébola y crisis del covid-19). Una se pregunta si podrán dormir a pierna suelta por las noches al final de su jornada como activistas selectivos de la corrupción y podredumbre moral en todo el país. Una se pregunta si de verdad les compensa ser cómplices y voceros de tanto despropósito.

    En su inmensa estulticia son tan «ingenuos» y están tan bien adiestrados en su acoso y derribo a todo lo que huela a derecha, a excepción de la derecha catalana y vasca, que están convencidos de que, por el simple hecho de que gobierne la «izquierda», sus libertades y derechos están a salvo. Quieren pensar en su enfermo juicio que la justicia y el progreso están garantizados. Si no para todos, al menos, para ellos.

    • En realidad no tiene otro fin que desviar la atención, no puedo entender por qué el PP no ataca, tampoco lo hace VOX, basta decir la verdad, que se han gastado el dinero de los españoles en corrupción y compra de voluntades, que los más sórdidos negocios ocupan el tiempo del gobierno, que han prevaricado con el dinero destinado a salvar vidas, y que, o no tienen ni idea de gobernar o el objetivo principal es quebrar España y sumir a los españoles en la miseria para apropiarse de la riqueza de la nación a precio de saldo.

      Sólo si su objetivo prioritario es quebrar España tiene algún sentido su comportamiento.

      Desde que llegaron al gobierno no han realizado ni una sola acción bienintencionada, y mucho menos destinada al beneficio de los españoles., Ni una.

  2. Bienquista Princesa,

    Ha llegado a mis oídos que tu ciudad está sitiada, que una horda de viles fraudillos la asedia impidiendo el paso de víveres por orden de ministros traidores al reino.

    Me informan que la peste china llegó con anterioridad a la ciudad causando grandes estragos, y que el aislamiento fue aprovechado por los traidores para sumir la ciudad en la miseria y el hambre. Me han dicho también, que las riquezas del reino destinadas a paliar las calamidades han sido robadas por los miserables traidores para obligar al pueblo a la rendición por hambre y desesperación.

    Recibo con alegría la noticia de tu coraje y resolución para enfrentarte a la peste y a los enemigos de tu pueblo.

    Se que has tenido la prudencia de recluirte en la Torre del Sorosolo ante el acecho de la peste y el enemigo, bien, eso me tranquiliza, y espero que desde allí dirijas al pueblo con acierto y serenidad.

    Sabes también que yo crecí en La Villa y que allí viven grandes amigos que me han hecho llegar su preocupación por el asedio, informándome que el ardor guerrero y la sed de venganza para con los traidores crece día a día entre la población

    Procura calmar a tu pueblo con esperanza, expectativas, ilusión, alegría y hermandad. Ahora mismo ensillan mi caballo, allí estaré en breve con mis tropas y riquezas, me acompañan los mismos valientes, sabios y esforzados hombres de honor de los que siempre me he rodeado, resiste bienquista princesa, y procura en este tiempo de resistencia y espera guardarte bien de esos aún más peligrosos que los miserables fraudinos. Guarda tu espalda y vigila la entrada, que ningún miembro o miembra del gremio de los aguadores pueda sorprenderte, sabes bien que desde tiempos del otro Pedro, el I de Castilla, andan anaranjando la sangre y el vino con subrepticia mezquindad. Desconfía.

    Allá vamos princesa, cargados de riqueza, ánimo y resolución para ayudaros, resistid el asedio criminal de los malquistos fraudinos, sé cómo derrotarlos. No tienen escapatoria, el Bien los mata.

Comments are closed.